IMG-LOGO

Biografía

Judd Apatow

Judd Apatow

52 años

Judd Apatow

Nació el 06 de Diciembre de 1967 en Syosset, Nueva York, EE.UU.

El último gracioso

30 Noviembre 2009

Es el representante de las nuevas risas, el último gracioso oficial de Hollywood, que parece haber destronado de su trono de reyes de ‘la comedia con chistes gruesos’ a los mismísimos hermanos Farrelly.

Judd Apatow nació el 6 de diciembre de 1967 en Syosset, Nueva York, en el seno de una familia judía. Y el humor parece que siempre fue lo suyo. De hecho, en el instituto tenía un programa de radio, donde las bromas eran su tema recurrente, y donde entrevistó a comediantes como Steve Allen, Harold Ramis y John Candy, o al entonces desconocido Jerry Seinfeld. En aquella época admiraba a uno de los grandes cómicos norteamericanos, Steve Martin. En tanta afición, seguro que tuvo que ver su madre, que trabajaba en un club de comedia. En cualquier caso, las risas no impidieron el divorcio de los padres, cuando Judd tenía sólo 12 años. Su hermano Robert se fue a vivir con los abuelos, su hermana Mia con la madre, y él con el padre.

Sus estudios le encaminaron a Los Ángeles, a la Universidad del Sur de California, donde hizo el curso de guiones. El campus sería el lugar ideal para seguir desarrollando su vis cómica, con eventos para los estudiantes. Tuvo su experiencia en clubes de comedia –primero lavando platos, luego ya con sus chistes–, y conoció a Adam Sandler, que sería compañero suyo de piso. Pronto se daría cuenta que se le daba mejor urdir chistes y gags, que interpretarlos en primera persona.

En los 90 conoce a Ben Stiller, para quien produce de The Ben Stiller Show; y en 1996 le hizo una reescritura del guión de Un loco a domicilio; sería también la ocasión para conocer a su esposa, la actriz Leslie Mann, con la que se casó al año siguiente, y con la que tiene dos niñas. Quien se convierte en gran mentor es Garry Shandling, para quien hace The Larry Sanders Show entre 1993 y 1998. Está claro que toda esta trayectoria inspiraría a Apatow para su film Hazme reír (2009).

Tras hacer trabajos televisivos y tareas oscuras sin crédito en reescribir guiones, llegará el 2004, un año importante para Apatow. Firma entonces el guión de El reportero (2004), película protagonizada por Will Ferrell. Y rueda y dirige su primer guión, Virgen a los 40, con Steve Carell, que se convierte en un inesperado éxito al año siguiente; la idea de comedia sexual, con humor grueso pero cierta moraleja sobre las obsesiones con el tema, se convertirá en su fórmula de éxito. Así me explicó el cómico en una entrevista acerca de Hazme reír su fijación por el tema: “Siempre ha habido películas subidas de tono. A veces algunas son graciosas precisamente por su contenido sexual y otras, sin embargo, también lo son y no tienen sexo. Pero aquí lo que intentaba reflejar es que los cómicos, cuando se reúnen y hablan, como ya lo han oído todo, o se pasan muchísimo o no se hacen gracia los unos a los otros. Y esto es un reflejo de cómo hablan entre ellos. Normalmente la gente jamás se comportaría de esa forma, pero bueno. Aún así, después de haber dicho esto, después de un día de trabajo duro, hay mucha gente a la que le apetece un chiste subido de tono sobre un pene. No hay que pensar mucho y hace un gran servicio a la comunidad. (risas)”,

Enseguida, aprovechando sus muchos contactos con cómicos de club, formará una especie de grupo de actores con los que repetirá, en filmes dirigidos por él, o al menos con su firma en el guión y su intervención en la producción: Adam Sandler, Will Ferrell, Seth Rogen, Jonah Hill, Jason Schwartzman... De la factoría Apatow saldrán títulos como Superfumados (2008), Dick y Jane: ladrones de risa (2006), Pasado de vueltas (2006), Dewey Cox: una vida larga y dura (2007), Paso de ti (2008), Hermanos por pelotas (2008), Zohan: Licencia para peinar (2008), e incluso produce a Harold Ramis en la fallida Año uno (2009). No son grandes películas, y la zafiedad es recurso habitual, pero el caso es que funcionan en taquilla, sobre todo en Estados Unidos.

Ciertamente son más valiosas las películas dirigidas personalmente por Apatow. Especialmente Lío embarazoso (2008), su film más maduro, toda una reflexión sobre el 'complejo de Peter Pan' de tantos, y una invitación a asumir responsabilidades como la de la paternidad. También Hazme reír (2009), dentro de su evidente tono cómico, invita a pensar sobre el aprovechamiento del tiempo y la fugacidad de la vida, al seguir la trayectoria de un cómico.

Filmografía
Girls

2012 | Girls | Serie TV

Las andanzas de cuatro amigas veinteañeras bastante desnortadas. Hannah aspira a convertirse en escritora, sus padres ya no le pagan sus gastos, y tiene relaciones sexuales esporádicas con Adam. Comparte piso con Marnie, galerista, que parecía tener una estupenda relación con su novio, pero no es oro todo lo que reluce. Completan el grupo dos primas muy distintas, una pasota y descarada, la otra de carácter rarito. Serie creada por Lenna Dunham –también protagonista, pues ella es Hannah–, que cuenta con el padrinazgo de Judd Apatow. Con episodios de apenas media hora, de acentos tragicómicos, cuenta con algunos fans acérrimos. Aunque las historias están bien escritas, y pueden ser representativas de la mirada cínica y utilitaria de algunos urbanitas narcisistas de vuelta de todo, sorprende su enorme crudeza desamorada, también en lo sexual: las chicas no tiene ningún pudor y hablan sin cortarse de sus hábitos de alcoba, perversiones incluidas.

5/10
Si fuera fácil

2012 | This Is 40

Especie de “spin-off” de Lío embarazoso, Si fuera fácil sigue a los personajes de Pete y Debbie, felizmente casados y padres de dos niñas, que acometen la temida crisis que supone cumplir los 40 años. El film escrito y dirigido por Jude Apatow, y protagonizado por su esposa Leslie Mann y sus dos hijas Maude Apatow e Iris Apatow, hace una apuesta por mirar a la cotidianeidad familiar y de pareja, tomada con suave humor irónico, y las acostumbradas -y reiterativas- bromas sexuales. Ya sean la obsesión por mantener el tipo físico, los agobios económicos por apuestas profesionales que no acaban de cuajar, el temor a no resultar atractivo al marido o la mujer, la preocupación por los hijos y sus artilugios tecnológicos, más las peculiaridades del padre de él -sexuagenario, tiene niños trillizos- o el de ella -médico exitoso, rompió la relación siendo ella una cría de ocho años-, sirven para configurar una trama que se antoja larga, demasiado. Falta un punto de naturalidad a lo que vemos en Si fuera fácil, lo que no deja de ser un fallo importante para un film que quiere dibujar “la vida normal” de quien se convierte en cuarentón. Si existe una crítica a las cada vez más complejas estructuras familiares, se diluye en un conjunto de escenas llenas de referencias a la cultura cinéfila y musical popular, y en los intercambios entre la pareja protagonista, Leslie Mann y Paul Rudd, que parecen demasiado autoconscientes de sus papeles, como si estuvieran interpretando un número de Saturday Night Live ante el público en directo, y esperaran escuchar sus risas de complacencia.

4/10
Hazme reír

2009 | Funny People

Sorprendente comedia de Judd Apatow, para empezar por su inusual duración, casi dos horas y media. Sigue a George Simmons, un importante actor de comedia, al que le acaban de diagnosticar una enfermedad terminal. Hecho polvo, y sin nadie a quien contárselo, va a un local donde suelen acudir aspirantes a comediantes a hacer sus monólogos, con el deseo de hacerse un hueco en el difícil mundo de los profesionales de la risa. Allí le caen en gracia Ira y Leo, dos novatos, hasta el punto de que al día siguiente llama a Ira para que le componga gags cara a sus actuaciones en vivo, al tiempo que se convierte en una suerte de secretario y confidente. Primero en saber del grave estado de salud de George, le aconsejará que aproveche el tiempo que le queda para estar con sus seres queridos.Judd Apatow se ha convertido en el comediante de moda en Hollywood, combinando según le da los roles de guionista, director y productor. Aquí aúna los tres, en una trama con buen ritmo y cierta moraleja, como ocurría en Lío embarazoso, aunque el contexto sea conscientemente frívolo, sobre todo en su limitada mirada al sexo, donde no faltan las zafiedades de rigor. A veces da la impresión de que Apatow lleve a cuestas el complejo de que le tachen de moralizante. Porque lo cierto es que dentro del humor bestial que le ha dado fama, plantea la idea de qué cosas son las que hacen que la vida merezca la pena. George ha alcanzado las cotas más altas en su profesión, posee todo lo que el dinero puede comprar, se ha acostado con mujeres hermosas... Pero se ha alejado de su familia, y nunca se casó, dejó escapar a la mujer de su vida, la aventura de tener hijos. Curiosamente es la cercanía de la muerte lo que hace que se replantee las cosas, aunque un inteligente giro de guión invita a reflexionar sobre la sinceridad de ciertas resoluciones.Un grupo de actores cómicos con los que Apatow se siente muy a gusto, representan la función. Adam Sandler es el protagonista al que acecha la muerte, un rol con su lado un poquitín serio, tiene algo de su trabajo en En un lugar de la memoria. A Seth Rogen le toca hacer de “Pepito Grillo”, él es el inesperado amigo con ciertos principios, que asume su obligación de decir las cosas a las claras. Y luego están esos personajes cuya función principal es hacer reír, como Jonah Hill y Jason Schwartzman.De justicia es reconocerlo, aunque el film en parte sea una mirada al propio ombligo -el ombligo cómico de Apatow y compañía, al que se le perdonan todos sus excesos- contiene un buen puñado de gags que funcionan. Está, por supuesto, esa especie de homenaje a los profesionales de la comedia, y el tono es más festivo que el de otro título de estas características, El rey de la comedia de Martin Scorsese. Y una cierta capacidad de reírse de uno mismo, no tomarse demasiado en serio, una receta siempre eficaz, y que tiene un buen botón de muestra en ese intercambio entre Ira y el auténtico cantante James Taylor: “¿No te cansas de cantar siempre las mismas canciones?”, le dice el primero, a lo que el otro repone “¿No te cansas de hacer siempre bromas con la p.....?”.

5/10
Zohan: Licencia para peinar

2008 | You Don't Mess with the Zohan

El cómico Adam Sandler ha protagonizado algún título interesante, como El chico ideal, Spanglish o En algún lugar de la memoria. Sin embargo, parece que se ha propuesto elevar progresivamente los niveles de falta de calidad de sus cintas. Tras la prescindible Yo os declaro marido y marido, Sandler da un paso más en argumentos disparatados con esta ‘tomadura de pelo’. que se pasa de rosca ‘un pelín’. Zohan Dvir es un agente contraterrorista israelí de élite, más eficaz que James Bond; una auténtica máquina de matar, capaz de resolver las misiones más arriesgadas. Pero en realidad, sueña con dejarlo todo y reconvertirse en peluquero, a pesar de que su padre se lo toma a chirigota, pues según sus propias palabras, piensa que es una profesión para afeminados. Tras un enfrentamiento con El Fantasma, un peligroso terrorista palestino, Zohan finge su propia muerte, para poder emigrar a Estados Unidos, donde consigue trabajo en la peluquería de Dalia, una atractiva palestina con problemas económicos. Allí, Zohan se gana a las maduras clientas porque es un estilista estupendo, pero también porque (hay que verlo para creerlo) remata sus servicios ofreciendo también otro tipo de servicios, sexuales. El punto de partida (James Bond se reconvierte en peluquero) es tan surrealista que podría haber dado lugar a una comedieta resultona. Sin embargo, lo que comienza con grandes dosis de zafiedad (Zohan en la playa deteniendo una pelota con el culo) aumenta progresivamente los niveles de grosería hasta extremos vergonzosos, a base de chistes sobre sexo, mujeres obesas, vello púbico, etc. o diálogos vergonzosos en los que Zohan, por ejemplo, elogia los atributos sexuales de las abuelillas que acuden al local. Tan graciosas deben parecerles estas bromas a Judd Apatow (Virgen a los 40) y al resto de guionistas que repiten los mismos clichés una y otra vez. Resultan especialmente de mal gusto sus golpes de humor en torno al conflicto árabe-israelí, lo que ha motivado que no se estrene en algún país árabe. Desafortunados momentos políticamente incorrectos sobre grupos terroristas, como las llamadas telefónicas de Rob Schneider a Hezbolá, dan al traste con las buenas intenciones de una de las subtramas, la historia de amor entre el protagonista israelí y la peluquera palestina, que podría haber derivado en un mensaje positivo sobre la posibilidad de alcanzar la paz. Resulta difícil salvar algo en este despropósito tan ‘casposo’, del que saldrán huyendo todos aquellos que no tengan ‘un pelo de tonto’. Pero salen adelante, por méritos propios, la atractiva actriz canadiense de origen marroquí Emmanuelle Chriqui –todo un descubrimiento, que en el futuro dará que hablar–, y el todoterreno John Turturro, que se merece papeles mejores que el de El Fantasma, pero que aún así logra mantener cierta dignidad contra viento y marea.

1/10
Superfumados

2008 | Pineapple Express

Superfumados es una producción de Judd Apatow, el actual rey Midas de la comedia norteamericana. Es responsable de títulos como Lío embarazoso o la reciente Hermanos por pelotas. El título que nos ocupa sigue la línea de sus trabajos anteriores, aunque hay que reconocer que es bastante más gracioso que sus predecesoras del tipo Supersalidos, al igual que es infinitamente más divertida que la saga de título similar Dos colgaos muy fumaos. Dale es un joven trabajador enganchado a la marihuana, que es testigo de un asesinato entre bandas de traficantes rivales. Presa del pánico, corre a buscar a su camello Saul. Como no saben muy bien qué hacer, optan por huir, pues enseguida comprenden que sus vidas están en grave peligro. Con esta premisa la historia se adereza con bastantes notas de acción y humor, así como con alguna escena un poco violenta de más. El “chico Apatow” Seth Rogen, y James Franco, componen una de esas parejas cinematográficas que congenian con el espectador. Obviamente, son unos adictos a la marihuana, pero la película hace hincapié en sus lados más humanos. Y es que los dos son buenos chicos, especialmente Franco, que compone a un camello muy tierno. Además, los momentos más divertidos de la película corren de su cuenta, como cuando atraviesa con la pierna el parabrisas, en plena persecución en coche. La película gana ritmo por momentos. De hecho, al principio, nada hace presagiar que se vaya a convertir en una cinta de acción –con escenas bastante cuidadas–, donde el ritmo trepidante está perfectamente integrado con los gags humorísticos. Lo que sí resulta esperable es el tipo de humor que se ve. Hay bromas escatológicas, irreverentes y sexuales, aunque en menor grado que en otras películas actuales de corte similar. Y es que la cinta no es tan “bestia” como se puede intuir por el título. Hasta se hace una pequeña reflexión, sin mayores compromisos, sobre los aspectos negativos de fumar porros, así como sobre la importancia de la amistad. Queda más que claro que entre Dale y Saul ha nacido una relación inquebrantable.

4/10
Dewey Cox: una vida larga y dura

2007 | Walk Hard: The Dewey Cox Story

Risas paródicas, a partir de un subgénero de moda: los biopics de gente del mundo de la música. John C. Reilly asume el protagonismo con una historia del prolífico Judd Apatow (Supersalidos) y de Jake Kasdan, éste el director. Sigue a Dewey Cox, una leyenda del rock, y que comparte con Johnny Cash rasgos como el de una esposa ama de casa, y el romance con una cantante, y con Ray Charles un trauma en relación a la muerte de su hermano. El film incluye cameos de actores haciendo de músicos: Jack Black (Paul McCartney), Justin Long (George Harrison), Paul Rudd (John Lennon) y Jason Schwartzman (Ringo Starr).

4/10
Dick y Jane: ladrones de risa

2006 | Fun With Dick And Jane

A primera vista, se diría que a Dick y Jane Harper no les pueden ir mejor las cosas. Felizmente casados, con un hijito adorable, él tiene un puesto ejecutivo en la importante empresa Globodyne, pues acaba de ser promocionado como vicepresidente de la compañía. Es la ocasión de que Jane deje de trabajar y se dedique con más tiempo a cuidar a la familia, y su estupendo hogar. Pero de la noche a la mañana Globodyne ‘pincha’. La empresa entra en bancarrota, los grandes jefes se han preparado sus ‘fondos de reptiles’, y el caso es que Dick se encuentra con una mano delante y otra detrás. Los Harper vivirán primero de los ahorros, y luego venderán sus propiedades, y tendrán que aceptar trabajos poco menos que indignos. La situación se vuelve tan precaria, que al fin deciden convertirse en auténticos ladrones: no al modo de sus jefes, sino disfrazados y asaltando bancos. Divertida comedia, que actualiza el viejo film de 1977 Roba sin mirar a quién, con Jim Carrey y Téa Leoni sustituyendo a los originales George Segal y Jane Fonda. Con un marco contemporáneo de escándalo al estilo del caso Enron, el film contiene un buen puñado de gags sencillamente hilarantes, a cuento de esta sociedad ‘de plástico’ que nos hemos construido, donde la felicidad se identifica con la posesión de bienes, y no con el esfuerzo de ser mejores personas. Bromas en torno a la idea de guardar las apariencias, o a la torpeza con que abordan su carrera criminal (un poco al estilo de Granujas de medio pelo, de Woody Allen), las borda la pareja protagonista. De Carrey es bien conocido su talento para la comedia, mientras que Leoni continúa exhibiendo la gracia mostrada en Flirteando con el desastre y Un final made in Hollywood.

5/10
Lío embarazoso

2006 | Knocked Up

Alison, que vive con su hermana casada Debbie, madre de dos hijos, es una joven con una prometedora carrera en el mundo de la televisión. Recién promocionada con un ascenso, sale a celebrarlo con Debbie a una discoteca. El alcohol corre, y Ben, el típico gandul simpatiquillo, se muestra amable con ella, le consigue una cerveza, y hay "buen rollito" y tal... Hasta el punto de que se acuestan. Al día siguiente, Alison sobre todo, ven las cosas de modo muy distinto. La joven se da cuenta de que ha mantenido relaciones sexuales con un "pringadillo" sin ocupación fija, y bastante tosco a la hora de expresarse, por decirlo finamente. Su idea es no volver a verlo nunca más. Pero pasan unas semanas y descubre que está embarazada. El aborto no es una opción que contemple, de modo que Alison llama a Ben, y ambos deciden ocuparse del bebé por venir, y mientras tratarán de conocerse mejor, para ver si el matrimonio es una opción posible. Esta comedia escrita, dirigida y producida por Judd Apatow tiene más enjundia de la que podría extraerse de una mirada superficial. Y resulta bastante sintomática de los tiempos actuales en que es moneda corriente el sexo sin compromiso. La película tiene la honradez de señalar que las relaciones de pareja tienen consecuencias, como la posible llegada un hijo, y que no pueden ser abordadas con frivolidad. También retrata a esa especie de comuna, a la que pertenece Ben, un grupo de veinteañeros con complejo de Peter Pan vicioso, que viven en la misma casa, y que han tenido la "gran idea" de hacer una página web que señale los pasajes guarros de las películas, para que los viciosos como ellos puedan solazarse con las imágenes procaces; piensan que puede ser un buen negocio, aunque ni siquiera en tan dudosa tarea se esmeran demasiado. Por otro lado tenemos el matrimonio de Debbie, donde lo que une son sobre todo los hijos, pues esposa y marido han perdido en confianza y cariño, cada uno tiene sus particulares refugios. No viene mal recordar que Apatow es el director de Virgen a los 40, lo que da alguna pista acerca de que tampoco cabe esperar del film ideas nítidas sobre los temas señalados en el párrafo anterior. La escapadita a Las Vegas, o los comentarios de Debbie a Alison sobre los hábitos sexuales de su marido en solitario, son sintomáticos de la dispersión y ligereza del cineasta. Pero al menos plantea cuestiones de interés, lo que ya es algo. No faltan algunos pasajes innecesarios de sexo, o bromas zafias a lo Farrelly, aunque justo es señalar que también hay gags de buena ley. El conjunto, pues, es un batiburrillo, en el que resulta difícil separar el "oro" de la "ganga".

6/10
Virgen a los 40

2005 | The 40 Years-Old Virgin

Andy es un cuarentón adorable, dependiente de una tienda y aficionado a los cómics. Pero le tiene obsesionado el hecho de no haber mantenido relaciones sexuales. Una noche de póker, Jay y Clay, compañeros de trabajo, descubren su secreto y deciden presentarle a varias mujeres. Steve Carell, cómico que protagonizó El reportero, con Will Ferrell, llamó la atención del productor de la misma, Judd Apatow, por su sentido del humor. Éste decidió dirigirle en esta alocada comedia, que al menos no es tan grosera como el título permite suponer, se sigue con interés –quizás por la presencia de Catherine Keener, muy superior al producto-, tiene momentos jocosos y recoge la desmedida obsesión por el sexo de la sociedad moderna.

4/10
Pesos pesados

1995 | Heavy Weights

El campamento "Esperanza" está diseñado para que acudan niños obesos. Allí ninguno se siente discriinado y pueden hacer vida al aire libre sin problemas. Sin embargo, cuando un nuevo propietario se haga con el campamento las cosas van a cambiar totalmente. Y es que el nuevo jefe es un obseso del ejercicio y de la dieta sana, con lo que les hará la vida imposible a los chicos. Familiar y medianamente divertida comedia, coescrita por Judd Apatow antes de que se hiciera mundialmente célebre con sus filmes groseros y disparatados. El reparto reúne algunos rostros conocidos, entre ellos el de Ben Stiller, que está acompañado por su padre y su madre en la vida real, Jerry Stiller y Anne Meara.

4/10
Y de repente tú

2015 | Trainwreck

Amy se resiste al compromiso. Prefiere compartir las noches con desconocidos a los que manda enseguida a su casa, para que no se queden a dormir, se burla de su hermana porque ha formado una familia. Pero cuando su jefa en la revista para la que trabaja la manda a escribir un artículo sobre Aaron Conners, un médico deportivo, acaba enamorándose de él y replanteándose su estilo de vida. Judd Apatow dirige a la peculiar cómica televisiva Amy Schumer, ultrafamosa en Estados Unidos, que debuta como escritora de largometrajes. Se incorpora así a la galería de colaboradores del realizador, tras haber asomado la cabeza en la serie producida por él Girls. El libreto juega a la subversión de roles pues la protagonista se comporta tradicionalmente como un hombre mujeriego. Encaja muy bien en la filmografía del responsable de Lío embarazoso, pues abunda el humor de trazos gruesos, pero en el fondo subyacen reflexiones sobre el miedo al compromiso del mundo actual, en el caso de una mujer fuerte e independiente, pero que también tiene sus necesidades afectivas. Tiene cierta gracia la siempre sobresaliente Tilda Swinton encarnando con mucho maquillaje y grandes dosis de exageración a la jefa del protagonista, y también el luchador John Cena, como novio cachas y descerebrado. Algunas de sus referencias al mundo del deporte y la cultura popular funcionan, especialmente los cameos de figuras del baloncesto como Lebron James o el cine, como Daniel Radcliffe, Marisa Tomei y Matthew Broderick. Desentonan sin embargo la histriónica protagonista, y su acompañante masculino, el también cómico Bill Hader. Además, Apatow siempre se alarga y los 125 minutos de metraje se antojan excesivos para este tipo de producto.

4/10
Si fuera fácil

2012 | This Is 40

Especie de “spin-off” de Lío embarazoso, Si fuera fácil sigue a los personajes de Pete y Debbie, felizmente casados y padres de dos niñas, que acometen la temida crisis que supone cumplir los 40 años. El film escrito y dirigido por Jude Apatow, y protagonizado por su esposa Leslie Mann y sus dos hijas Maude Apatow e Iris Apatow, hace una apuesta por mirar a la cotidianeidad familiar y de pareja, tomada con suave humor irónico, y las acostumbradas -y reiterativas- bromas sexuales. Ya sean la obsesión por mantener el tipo físico, los agobios económicos por apuestas profesionales que no acaban de cuajar, el temor a no resultar atractivo al marido o la mujer, la preocupación por los hijos y sus artilugios tecnológicos, más las peculiaridades del padre de él -sexuagenario, tiene niños trillizos- o el de ella -médico exitoso, rompió la relación siendo ella una cría de ocho años-, sirven para configurar una trama que se antoja larga, demasiado. Falta un punto de naturalidad a lo que vemos en Si fuera fácil, lo que no deja de ser un fallo importante para un film que quiere dibujar “la vida normal” de quien se convierte en cuarentón. Si existe una crítica a las cada vez más complejas estructuras familiares, se diluye en un conjunto de escenas llenas de referencias a la cultura cinéfila y musical popular, y en los intercambios entre la pareja protagonista, Leslie Mann y Paul Rudd, que parecen demasiado autoconscientes de sus papeles, como si estuvieran interpretando un número de Saturday Night Live ante el público en directo, y esperaran escuchar sus risas de complacencia.

4/10
Hazme reír

2009 | Funny People

Sorprendente comedia de Judd Apatow, para empezar por su inusual duración, casi dos horas y media. Sigue a George Simmons, un importante actor de comedia, al que le acaban de diagnosticar una enfermedad terminal. Hecho polvo, y sin nadie a quien contárselo, va a un local donde suelen acudir aspirantes a comediantes a hacer sus monólogos, con el deseo de hacerse un hueco en el difícil mundo de los profesionales de la risa. Allí le caen en gracia Ira y Leo, dos novatos, hasta el punto de que al día siguiente llama a Ira para que le componga gags cara a sus actuaciones en vivo, al tiempo que se convierte en una suerte de secretario y confidente. Primero en saber del grave estado de salud de George, le aconsejará que aproveche el tiempo que le queda para estar con sus seres queridos.Judd Apatow se ha convertido en el comediante de moda en Hollywood, combinando según le da los roles de guionista, director y productor. Aquí aúna los tres, en una trama con buen ritmo y cierta moraleja, como ocurría en Lío embarazoso, aunque el contexto sea conscientemente frívolo, sobre todo en su limitada mirada al sexo, donde no faltan las zafiedades de rigor. A veces da la impresión de que Apatow lleve a cuestas el complejo de que le tachen de moralizante. Porque lo cierto es que dentro del humor bestial que le ha dado fama, plantea la idea de qué cosas son las que hacen que la vida merezca la pena. George ha alcanzado las cotas más altas en su profesión, posee todo lo que el dinero puede comprar, se ha acostado con mujeres hermosas... Pero se ha alejado de su familia, y nunca se casó, dejó escapar a la mujer de su vida, la aventura de tener hijos. Curiosamente es la cercanía de la muerte lo que hace que se replantee las cosas, aunque un inteligente giro de guión invita a reflexionar sobre la sinceridad de ciertas resoluciones.Un grupo de actores cómicos con los que Apatow se siente muy a gusto, representan la función. Adam Sandler es el protagonista al que acecha la muerte, un rol con su lado un poquitín serio, tiene algo de su trabajo en En un lugar de la memoria. A Seth Rogen le toca hacer de “Pepito Grillo”, él es el inesperado amigo con ciertos principios, que asume su obligación de decir las cosas a las claras. Y luego están esos personajes cuya función principal es hacer reír, como Jonah Hill y Jason Schwartzman.De justicia es reconocerlo, aunque el film en parte sea una mirada al propio ombligo -el ombligo cómico de Apatow y compañía, al que se le perdonan todos sus excesos- contiene un buen puñado de gags que funcionan. Está, por supuesto, esa especie de homenaje a los profesionales de la comedia, y el tono es más festivo que el de otro título de estas características, El rey de la comedia de Martin Scorsese. Y una cierta capacidad de reírse de uno mismo, no tomarse demasiado en serio, una receta siempre eficaz, y que tiene un buen botón de muestra en ese intercambio entre Ira y el auténtico cantante James Taylor: “¿No te cansas de cantar siempre las mismas canciones?”, le dice el primero, a lo que el otro repone “¿No te cansas de hacer siempre bromas con la p.....?”.

5/10
Lío embarazoso

2006 | Knocked Up

Alison, que vive con su hermana casada Debbie, madre de dos hijos, es una joven con una prometedora carrera en el mundo de la televisión. Recién promocionada con un ascenso, sale a celebrarlo con Debbie a una discoteca. El alcohol corre, y Ben, el típico gandul simpatiquillo, se muestra amable con ella, le consigue una cerveza, y hay "buen rollito" y tal... Hasta el punto de que se acuestan. Al día siguiente, Alison sobre todo, ven las cosas de modo muy distinto. La joven se da cuenta de que ha mantenido relaciones sexuales con un "pringadillo" sin ocupación fija, y bastante tosco a la hora de expresarse, por decirlo finamente. Su idea es no volver a verlo nunca más. Pero pasan unas semanas y descubre que está embarazada. El aborto no es una opción que contemple, de modo que Alison llama a Ben, y ambos deciden ocuparse del bebé por venir, y mientras tratarán de conocerse mejor, para ver si el matrimonio es una opción posible. Esta comedia escrita, dirigida y producida por Judd Apatow tiene más enjundia de la que podría extraerse de una mirada superficial. Y resulta bastante sintomática de los tiempos actuales en que es moneda corriente el sexo sin compromiso. La película tiene la honradez de señalar que las relaciones de pareja tienen consecuencias, como la posible llegada un hijo, y que no pueden ser abordadas con frivolidad. También retrata a esa especie de comuna, a la que pertenece Ben, un grupo de veinteañeros con complejo de Peter Pan vicioso, que viven en la misma casa, y que han tenido la "gran idea" de hacer una página web que señale los pasajes guarros de las películas, para que los viciosos como ellos puedan solazarse con las imágenes procaces; piensan que puede ser un buen negocio, aunque ni siquiera en tan dudosa tarea se esmeran demasiado. Por otro lado tenemos el matrimonio de Debbie, donde lo que une son sobre todo los hijos, pues esposa y marido han perdido en confianza y cariño, cada uno tiene sus particulares refugios. No viene mal recordar que Apatow es el director de Virgen a los 40, lo que da alguna pista acerca de que tampoco cabe esperar del film ideas nítidas sobre los temas señalados en el párrafo anterior. La escapadita a Las Vegas, o los comentarios de Debbie a Alison sobre los hábitos sexuales de su marido en solitario, son sintomáticos de la dispersión y ligereza del cineasta. Pero al menos plantea cuestiones de interés, lo que ya es algo. No faltan algunos pasajes innecesarios de sexo, o bromas zafias a lo Farrelly, aunque justo es señalar que también hay gags de buena ley. El conjunto, pues, es un batiburrillo, en el que resulta difícil separar el "oro" de la "ganga".

6/10
Virgen a los 40

2005 | The 40 Years-Old Virgin

Andy es un cuarentón adorable, dependiente de una tienda y aficionado a los cómics. Pero le tiene obsesionado el hecho de no haber mantenido relaciones sexuales. Una noche de póker, Jay y Clay, compañeros de trabajo, descubren su secreto y deciden presentarle a varias mujeres. Steve Carell, cómico que protagonizó El reportero, con Will Ferrell, llamó la atención del productor de la misma, Judd Apatow, por su sentido del humor. Éste decidió dirigirle en esta alocada comedia, que al menos no es tan grosera como el título permite suponer, se sigue con interés –quizás por la presencia de Catherine Keener, muy superior al producto-, tiene momentos jocosos y recoge la desmedida obsesión por el sexo de la sociedad moderna.

4/10
The Disaster Artist

2017 | The Disaster Artist

Una película que parte de hechos auténticos, de las andanzas de un director de esos que, al estilo Ed Wood, son definidos como el peor de la historia, o que han hecho el mayor bodrio de todos los tiempos. Lo que permite situaciones humorísticas muy divertidas. Pero a la vez, se atrapa la pasión por el oficio, la ilusión por convertir en celuloide –ahora también en soporte digital– esas historias que bullen en el espíritu de uno, quien considera que deben ser contadas y conocidas por el público. Lo patético y risible reviste cierta grandeza, que merece ser destacada, hasta con alguien con tan poco talento como Tommy Wiseau, director de The Room. De origen incierto –él decía que era de Nueva Orleans a pesar de su imposible acento, según IMDb nació con el nombre de Piotr Wieczorkiewicz en Poznan, Polonia, en 1955– vemos en The Disaster Artist que aspira a lo más alto de la carrera artística, ser actor y director de cine. Pero no trata de realizar su sueño hasta que encuentra un alma gemela, una suerte de hermano con todo el ímpetu de la juventud, que sienta lo mismo. Se trata de Greg Sestero, con quien conecta inmediatamente, de modo que ambos marchan juntos a Los Angeles. Tras intentos infructuosos para conseguir trabajo, será el propio Wisau quien ponga en marcha su propia película con guión escrito por él, The Room, que financia gracias a su nutrida cuenta corriente, nadie sabe de donde ha podido sacar el dinero. El actor James Franco es el responsable de este film, bien llevado, donde también él es protagonista junto a su hermano Dave. La Concha de Oro ganada en San Sebastián resulta totalmente razonable, aunque podía haber ido a parar a otros títulos con méritos no tan distantes. Y aunque el tono de la película de Tim Burton es diferente, un aura de romanticismo envuelve Ed Wood, lo cierto es que son inevitables las comparaciones, y la película citada es indudablemente mejor. Todo el mundo sabe que James Franco no para quieto un momento, a su inicial carrera de actor ha sumado la de director y productor, en la que sobreabundan los proyectos, algunos ya realizados. Esa pasión por la profesión de cineasta es lo que sin duda le ha cautivado de la estrafalaria personalidad de Tommy Wiseau, que suple su falta de talento con el entusiasmo puro y duro. Puede ser raro, egocéntrico, celoso, de carácter imposible, pero su determinación para hacer lo que desea, sin dejar que le afecte la pésima opinión que tienen de él los demás como cineasta, resulta admirable, y es que nunca se viene abajo. Y cuando está a punto, ahí está la amistad de Greg Sestero, quien resiste lo loco y absurdo que parece un proyecto que podría echar por tierra su trayectoria futura, de un artista desastre sólo cabe esperar una película desastre. La película logra su propósito, contagiar el amor al cine y por ende a la propia profesión a través de alguien que no es el mejor ni mucho menos, pero que lo intenta. La paradoja de que la chapuza pueda caer en gracia engancha, aunque al mismo tiempo deja la sensación de que este “así se hizo” dramatizado no da para tanto. Podría uno preguntarse por qué James Franco, que interpreta a Tommy, ha decidido que su hermano encarne a Greg Sestero. Todo apunta a subrayar la metáfora de que tenemos a unos “hermanos del alma”, de los que al principio se acentúa su innegable parecido físico. En cambio, a medida que discurre la narración y surgen los problemas, las diferencias en su aspecto son más marcadas, uno sigue en las nubes, mientras que el otro quiere pisar el suelo.

6/10
El reportero (2004)

2004 | Anchorman: The Legend Of Ron Burgundy

Años 70. Ron Burgundy es un famoso presentador televisivo de San Diego. Un día le asignan una nueva reportera, Veronica Corningstone, feminista y ambiciosa, pero Ron decide relegarla a trabajos menores, como cubrir exposiciones de animales. Aunque era el típico cómico histriónico procedente de televisión, Will Ferrell ha subido muchos puntos al protagonizar Melinda y Melinda, de Woody Allen, y ha demostrado tener cierta gracia en productos hechos a su medida,como Elf. Esta comedia homenajea la estética de los 70, época dorada de los telediarios en Estados Unidos.

2/10
Pesos pesados

1995 | Heavy Weights

El campamento "Esperanza" está diseñado para que acudan niños obesos. Allí ninguno se siente discriinado y pueden hacer vida al aire libre sin problemas. Sin embargo, cuando un nuevo propietario se haga con el campamento las cosas van a cambiar totalmente. Y es que el nuevo jefe es un obseso del ejercicio y de la dieta sana, con lo que les hará la vida imposible a los chicos. Familiar y medianamente divertida comedia, coescrita por Judd Apatow antes de que se hiciera mundialmente célebre con sus filmes groseros y disparatados. El reparto reúne algunos rostros conocidos, entre ellos el de Ben Stiller, que está acompañado por su padre y su madre en la vida real, Jerry Stiller y Anne Meara.

4/10

Últimos tráilers y vídeos