IMG-LOGO

Biografía

R.D. Call

R.D. Call

70 años ()

R.D. Call

Nació el 16 de Febrero de 1950 en Ogden, Utah,, EE.UU.
Falleció el 27 de Febrero de 2020 en EE.UU.

Habitual compañero de Sean Penn

13 Agosto 2007

Apareció en numerosas películas, muchas de ellas junto a Sean Penn. El actor R.D. Call falleció el 27 de febrero de 2020 por complicaciones durante una operación de cirugía por problemas en la espalda. Tenía 70 años. "Podía parecer un tipo muy duro por fuera, pero era un buenazo", ha declarado un portavoz de su familia.

Nacido el 16 de febrero de 1950 en Utah, a los 25 años se trasladó a Los Ángeles para estudiar interpretación en la escuela de Lee Strasberg. Su primer trabajo importante fue como secundario en la serie Barnaby Jones, en episodios dirigidos por Leo Penn, padre de Sean Penn. Se hizo muy amigo de la familia.

Como consecuencia, R.D. Call apareció en cinco largometrajes junto a Sean PennHombres frente a frenteColors (Colores de guerra)El clan de los irlandesesEl peso del agua, y Yo soy Sam, y en el film dirigido por éste Hacia rutas salvajes. También intervino en títulos como BabelWaterworld. Pese a que tuvo problemas con el alcohol, en el momento de su deceso llevaba 26 años de sobriedad.

Filmografía
Código de honor

2016 | Code of Honor

Hacia rutas salvajes

2007 | Into the Wild

Extraordinario y poderoso film del carismático actor y director Sean Penn, que recrea una impactante historia real. El guión escrito por el propio Penn está basado en el libro de Jon Krakauer, y supone la cuarta película de Penn como director, tras Extraño vínculo de sangre, Cruzando la oscuridad y El juramento. El archipremiado actor elige en este caso una aventura de superación, búsqueda, perdón y redención, para realizar una obra magna, de mucha mayor entidad que sus anteriores filmes. Penn se aleja asimismo de sus películas más fatalistas, porque, aunque no abandona del todo el territorio de la tragedia y su particular visión desgarrada de la existencia, recarga el film de toneladas de esperanza en el ser humano. El resultado es un film difícil de olvidar, emotivo, triste y alegre, tan bello como implacable. Pero aún contando con tan excelente material, seguramente el resultado habría sido inferior sin la ayuda de los actores, desde la adolescente Kristen Stewart hasta Catherine Keener o la colosal actuación del veterano Hal Holbrook, pasando claro está por el joven protagonista Emile Hirsch (Los amos de Dogtown), un actor con un futuro muy, pero que muy halagüeño. Y si el reparto es bueno, la dirección de actores por parte de Sean Penn se antoja absolutamente perfecta. Cuando contaba veintidós años Christopher McCandless se graduó en la Emory University y, en contra de cualquier previsión de futuro, decidió hacer algo inaudito. Dejó de lado su carrera de derecho, donó todo su dinero ahorrado (24 mil dólares) a la organización Oxfam, y emprendió un camino en solitario hacia las inmediaciones del monte McKinley, en Alaska, con el objetivo, lleno de idealismo, de encontrar el sentido y la verdad de la existencia. Durante los dos años que duró su experiencia recorrió variadísimos lugares y conoció a multitud de personas. Estamos ante un viaje espiritual, ante la particular odisea interior de un joven desesperado, desubicado interiormente, que ha perdido el norte de su existencia. Con la radicalidad del empuje juvenil decide romper con todo al no poder convivir por más tiempo con la mentira que reina a su alrededor: el engaño de sus padres y la relación con ellos, el afán de bienes materiales, las necesidades impuestas por la sociedad, etc. Chris es un magnífico estudiante, que, como el mismo dice creer, "tiene la cabeza en su sitio", y es un ávido lector de una serie de autores íntegros, radicales y valientes, escritores cuyas obras memoriza y que son sus verdaderos padres espirituales: Lev Tolstoi, Henry David Thoreau, Jack London o Boris Pasternak, entre ellos. Y un buen día Chris desaparece. Necesita nacer de nuevo, y para eso tiene que dejar atrás el pasado, incluso su nombre verdadero. Ni cartas, ni teléfono, ni dinero. Sólo lo puesto. Abandona Atlanta y emprende una vida errante hacia el oeste y luego el norte de Norteamérica, en un periplo en el que recorre miles de kilómetros durante dos años. "Antes que amor, dinero o fama, dadme la verdad", repetirá con Thoreau. El film, fantásticamente estructurado, sitúa la acción en tres tiempos y lugares distintos: la primera, la del último punto de destino de Chris en Alaska, en Fairbanks, en donde vive como un héroe de novela de Jack London, de lo poco que caza con su rifle y de la contemplación de la naturaleza; la segunda, la de las diversas etapas de su trayecto (Dakota del sur, Colorado, California, Oregón, etc.), lo cual supone un hondo y fructífero itinerario espiritual gracias a las personas con las que coincide, con las que convive, a las que ayuda; y en tercer lugar, Penn inserta momentos de incertidumbre y dolor de la familia ignota, padre y madre que lloran a su hijo desaparecido, y de la voz en off de la hermana, cómplice en el fondo del camino emprendido por su hermano. Quizá puedan achacarse algunos pequeños defectos al conjunto, como el de que todas las personas que encuentra Chris sean tan buenas, tan dispuestas a ayudarle, tan, digamos, sabias, o de que sus padres estén escasamente dibujados, pero son detalles que se pierden ante la grandiosidad del resto. Penn dirige con mano sabia y pulso narrativo notable, y la fotografía y la música ayudan a recrearse en los maravillosos paisajes de Estados Unidos. Hay muchos momentos de serena belleza, de contemplación, de autenticidad, en esta historia que remite a clásicos que van desde "La odisea" de Homero, hasta "En la carretera" de Kerouac. Sin embargo, menos importancia tiene el trayecto geográfico que el camino espiritual, porque, como en el "Walden" de Thoreau, Chris busca la verdad, la verdad desnuda, desprovista de artificios. Es como un asceta en busca de la Verdad, con mayúsculas. Por eso las conversaciones que tiene con la gente que encuentra a su paso –memorable la maravillosa relación con el anciano Ron– resultan tan claves para su iluminación interior. De todas formas, esos "pilares" del camino no impiden que, como el protagonista de Las aventuras de Jeremiah Johnson, Chris se sienta empujado obsesivamente hacia las montañas, hacia rutas salvajes, hacia el lugar ideal para encontrarse a sí mismo y entrar en la sabiduría anhelada: "La batalla culminante para matar lo falso y concluir la revolución espiritual".

8/10
Babel

2006 | Babel

Un matrimonio estadounidense pasa unos días de vacaciones en Marruecos, una escapada para darse un respiro ante un amor que se ha enfriado. Una bala perdida alcanza a la mujer, y en su debate entre la vida y la muerte, quizá se produzca la deseada aproximación. Pero esa misma bala tendrá un efecto disgregador en la familia del chaval marroquí que, de modo insensato pero sin malicia, ha efectuado el disparo. Muy cerca de la frontera con México, en Estados Unidos, los dos hijos pequeños del mencionado matrimonio están al cuidado de su niñera mexicana. La llamada que anuncia una demora en su regreso supone un trastorno para la mujer, que debe asistir a la boda de su hijo en su país natal. Acabará yendo con los niños, lo que se traducirá en problemas en la frontera. Finalmente, tercer escenario, Japón. Una adolescente sordomuda tiene problemas afectivos, agravados por la muerte de su madre y el alejamiento del padre; éstos le empujan al exhibicionismo sexual, un reclamo en su busca del calor humano que le falta. Película caleidoscópica del tándem mexicano Alejandro González Iñárritu-Guillermo Arriaga (Amores perros, 21 gramos). Trenza cuatro historias que discurren en distintos puntos del globo, más o menos interconectadas, que quieren subrayar aquello de que “el mundo es un pañuelo”, y la respuesta de Mafalda en las tiras cómicas, “pues habrá que quejarse al lavadero”. Film complejo, gran parte del mérito lo constituye la ágil estructura, los saltos fluidos de uno a otro hilo narrativo, y la creación de personajes humanos con problemas, encarnados por un maravilloso reparto. Los cineastas insisten en su cosmovisión fatalista, donde las cosas ocurren por caprichoso azar. Las personas son libres, parecen decir, pero sólo hasta cierto punto, algo externo las condiciona. En realidad esto es cierto en la ficción pergeñada por ellos, pues con cierto cinismo convierten a los personajes del tercer mundo –la familia marroquí, la niñera– en las víctimas principales del destino, mientras que para los saludables representantes de la sociedad opulenta dejan abierta la puerta a la esperanza.

8/10
Sobrenatural

2005 | Supernatural | Serie TV

Dean acude a buscar a su hermano Sam, que estudia en la universidad. Necesita ayuda, pues su padre, un individuo que luchaba contra demonios y seres sobrenaturales, ha desaparecido. Dean y Sam recorren el país en coche, en busca de su progenitor, enfrentándose a todo tipo de fenómenos paranormales. Eric Kripke, creador de la serie Tarzán, es el responsable de esta mezcla de road movie y género fantástico. Los protagonistas son Jared Padalecki (Las chicas Gilmore) y Jensen Ackles (Smallville).

5/10
El peso del agua

2000 | The Weight of Water

La directora especializada en cine de acción Kathryn Bigelow (Le llaman Bodhi, Días extraños) narra dos relatos en uno. En el primero, actual, la joven periodista Jean, con un grupo de insustanciales amigos, investiga en la isla de Smuttynose un crimen ocurrido hace un siglo. El otro, como habrá adivinado el lector, es el que provocó el mencionado crimen. Jugando a los paralelismos, a que la historia está condenada a repetirse o algo así, Bigelow sirve un film de pasiones al que, paradójicamente, le falta algo de chispa. Aunque ella asegura que “tamizada por la historia contemporánea, la de época se hizo familiar y accesible. Mirar hacia el pasado ayuda a dar forma al presente e incluso al futuro.” El film cuenta con reparto de lujo: ese pedazo de actor llamado Sean Penn, acompañado de la modelo Elizabeth Hurley (que se dedica a lo que sabe, provocar) y de Catherine McCormack.

4/10
Cuestión de honor (1998)

1998 | Logan's War: Bound by Honor

Cuando Logan tenía diez años, fue testigo del vil asesinato de su padre, fiscal, y el resto de la familia, a manos de un gángster que tenía ganas al primero, pues estaba trabajando en su encarcelación. En vez de dar toda la información, ha esperado a crecer, y con ayuda de un ranger mentor que sabe mogollón de artes marciales, está dispuesto a hacer justicia a su manera. Típica película a la medida de Chuck Norris, aunque el actor tiene el acierto de reconocer que ya no es un crío, y asume el rol de “maestro” del “aprendiz” Logan. Las escenas de kárate gustarán a los amantes de la “cosa”.

4/10
Waterworld

1995 | Waterworld

El hielo de los casquetes polares se ha fundido, y las aguas cubren la Tierra. Sus habitantes malviven en infectas ciudades acuáticas con la esperanza de pisar un día la mítica Tierra Seca. La llegada a un atolón de Mariner, un solitario y taciturno navegante, altera la vida de la colonia que allí habita. Y aún se altera más cuando los "smokers", un grupo de violentos delincuentes, asaltan el lugar. Mariner huirá del caos acompañado de una mujer y una niña que tiene en la espalda un misterioso tatuaje. Ríos de tinta acompañaron a esta película, una forma muy particular de marketing. Primero trataron de convencernos de que se trataba del mayor despilfarro de la historia del cine, y de que su valor fílmico era nulo; luego aseguraron que la película estaba bastante bien, y que todo era un montaje de cierta prensa contra Kevin Costner. Sea como fuere, lo cierto es que el film no fue la debacle económica que algunos auguraban, y más o menos recuperó lo invertido en él. Propaganda extrafílmica aparte, estamos ante una película futurista entretenida, de guión muy simple, donde los personajes son poco interesantes; desde el antipático héroe de acción, Costner, que nunca se hace amable al espectador, hasta el villano "diácono", que Dennis Hopper interpreta rayando el histrionismo. Como se busca lo comercial, no faltan las concesiones a la galería, incluida alguna burda secuencia erótica. El principal valor del film proviene del tratamiento visual y del diseño de producción. El "look" de una película cuyos horizontes paisajísticos sólo ofrecen agua tiene un indescriptible encanto, y Kevin Reynolds lo aprovecha filmando unas cuantas secuencias de gran fuerza, originalidad y mérito técnico.

5/10
Jack Reed: Badge of Honor

1993 | Jack Reed: Badge of Honor

Intrépidos forajidos

1990 | Young Guns II

En el año 1878 en Lincoln, Nuevo México, los forajidos imponen su ley, por lo que el territorio está plagado de malhechores y oportunistas que hacen fortuna en plena Guerra Civil. Billy el niño es el bandido más perseguido del oeste, y junto con su banda de forajidos intentan llevar a cabo su venganza contra los comisarios que acabaron con varios de los miembros de la banda. En una ráfaga de violencia, arrasan el país disparando contra todo lo que se cruza en sus caminos. Los representantes de la ley trazan un plan maestro para acabar con ellos: buscarles uno a uno, algo que no se esperan los miembros de la banda, que tienen que enfrentarse al desafío más arriesgado de toda su vida. Tras el éxito de Arma joven se hizo esta amena secuela dirigida a un público joven y protagonizada por los actores de mayor éxito entre este sector del público, entre ellos Christian Slater, Lou Diamond Phillips y dos de los herederos más prestigiosos de Hollywood, Emilio Estevez, hijo del prestigioso Martin Sheen y Kiefer Sutherland, hijo del veterano Donald Sutherland. La promoción de la película tuvo un éxito sin precedentes, debido a la canción central, interpretada por Bon Jovi, que arrasó en las listas de ventas junto con el disco de temas que no salían en la película, pero que supuestamente estaban inspiradas en el guión. Esto se convirtió en la tónica general durante los años siguientes.

4/10
El clan de los irlandeses

1990 | State Of Grace

Cuando Terry Noonan vuelve a su barrio natal, la neoyorquina “Cocina del Infierno”, sus viejos amigos tratan de enredarle en la mafia irlandesa. Buen film de gangsters de Phil Joanau.

6/10
Colors (Colores de guerra)

1988 | Colors

En la agitada ciudad de Los Angeles ha comenzado una guerra de bandas. La violencia aumenta cuando se trata de apoderarse del millonario negocio de la droga. Los enfrentamientos callejeros ya se han saldado con varias muertes. Los Crips y los Bloods son las bandas más salvajes. Para tratar de poner cerco a esta sangrienta oleada, la policía ha organizado un grupo especial contra los narcotraficantes. El experto Bob Hodges (Robert Duvall) y el novato Dan MacGavin (Sean Penn) forman parte de una de las patrullas. Ambos tienen caracteres muy distintos, pero están obligados a entenderse. Su trabajo se amontona cuando un miembro de los Blood aparece acribillado a balazos. Las investigaciones de Hodges y MacGavin les ponen tras la pista del peligroso asesino. Con la intención de protegerse, el asesino azuza a un grupo de chicanos, que entran en la guerra. Una eficaz película de acción policíaca, que hace una incursión en la violencia callejera sin caer en demasiados tópicos. La pareja protagonista se complementa a la perfección. Sean Penn despunta como uno de los actores más sólidos de su generación.

8/10
Hombres frente a frente

1986 | At Close Range

Brad es un ladronzuelo de poca monta que quiere prosperar en el "negocio", así que está esperando a reunir el suficiente dinero para salir de Pensylvania e ir en busca de su padre, un experto ladrón, implacable y eficaz. Cuando se reencuentra con él, poco a poco comprueba como la vida delictiva le puede llevar a un pozo sin fondo y que los hurtos mezclados con asesinato ya son palabras mayores. Thriller bien rodado por parte de James Foley (Cámara sellada) que mantiene el interés hasta el final. Sean Penn interpreta a un delincuente juvenil, y el actor no cambia su cara de malo en toda la cinta, lo cual le iba muy bien al personaje de este joven que acaba enfrentado a su padre, un correcto Christopher Walken.

5/10

Últimos tráilers y vídeos