IMG-LOGO

Biografía

Romy Schneider

Romy Schneider

43 años ()

Romy Schneider

Nació el 23 de Septiembre de 1938 en Viena, Austria
Falleció el 29 de Mayo de 1982 en París, Francia

Emperatriz trágica

10 Junio 2010

Muy pronto logró el éxito con películas románticas que ensalzaban su enorme belleza. Sin embargo, la tragedia le golpeó con saña y fuerza insuperable, hasta que su vida se truncó prematuramente cuando sólo tenía 43 años.

Su papel de emperatriz Sissi la convirtió en estrella internacional. La perfección delicada de rostro y de su figura, la azul candidez de su mirada y la gracia de sus maneras juveniles cautivaron al público más refinado de finales de los años 50 del siglo XX. Ella era la reencarnación en celuloide de la la mítica emperatriz, arquetipo de una época ideal perdida para siempre en el recuerdo, unos años alegres, prósperos y rebosantes de romanticismo. Desde entonces fue siempre favorita del público.

Nacida en Viena (Austria) el 23 de septiembre de 1938, Rosemarie Magdelena Albach-Retty procedía de una familia de artistas, pues su padre era el actor teatral Wolff Albach-Retty, hijo a su vez de Rosa Retty, apodada la “Sara Bernhard austriaca”. La madre de Romy, Magda Schneider, también era actriz y se hizo famosa por el papel de Christine en la excelente película Amoríos, de Max Ophüls. El matrimonio tuvo otro hijo, Wolf, pero al poco tiempo se acabó separando. Romy pasó parte de su infancia en un internado de monjas, en donde cogió afición por el teatro y el cine; y su actor famorito era Orson Welles. Cuando regresó a casa su madre se había casado de nuevo, y ella quiso entonces estudiar en la Academia de Bellas Artes. En 1938 su madre comenzó a rodar la película Lilas blancas, y el director ofreció a Romy un papelito pequeño para encarnar a su hija. Fue el debut de la actriz, con tan sólo 15 años, y lo hizo realmente bien. Tanto que le empezaron a ofrecer papeles en películas, que su madre escogía con meticulosidad, y así dos años depués le ofrecieron el papel de la emperatriz Elizabeth de Austria en Sissi. Su trabajo esmerado y el atractivo de la joven hicieron un tándem extraordinario y el film fue todo un bombazo. A los pocos meses, el mismo director, Ernst Marischka, rodó con ella Sissi emperatriz (1955) y El destino de Sissi (1956), pero al cabo de los años todavía volvería a repetir personaje hasta en otras dos películas más: Forever My Love (1962) y, diez años después, Ludwig (Luis II de Baviera), dirigida por Luchino Visconti. Se entiende que con esas cinco películas, el personaje de Elizabeth de Austria haya quedado tan ligado a la bella actriz vienesa.

Con veinte años, Romy Schneider conoció a Alain Delon en el rodaje de Christine (1958), remake de Amoríos, la película más famosa de su madre. Ambos se enamoraron y vivieron una relación en París. Más tarde, tras algunos rodajes, como los de Boccaccio 70 o Le combat dans l'île, Romy recibió una carta de su adorado Orson Welles para que trabajara con él. Romy vio así cumplido un sueño desde niña y marchó rauda a Estados Unidos para rodar El proceso. También en Estados Unidos rodaría ese mismo año y el siguiente The Victors y Préstame a tu marido, esta última con Jack Lemmon. Aunque con seguridad su mejor papel en Hollywood fue el de la inolvidable Annemarie de El cardenal, dirigida por su paisano Otto Preminger. La actriz recibió por el papel una nominación al Globo de Oro. De vuelta en Francia se puso a las órdenes de Clive Donner en la comedia ¿Qué tal, Pussycat? (1965), con guión de Woody Allen. Cuatro años más tarde volvió a coincidir en la pantalla con quien fuera su amante, Alain Delon, en la lograda La piscina, de Jacques Deray. Tres años antes la actriz se había casado con el empresario Harry Meyern, con quien tuvo a su hijo David.

Seguidamente rodó estupendas películas con el director Claude Sautet y el actor Michel Piccoli. En 1970 Las cosas de la vida y en 1971 Max y los chatarreros, genial muestra de cine negro. Y al año siguiente volvió a coincidir con Delon en El asesinato de Trotsky, del controvertido Joseph Losey. Durante los 70 rodó en general películas de calidad, aunque de temáticas a veces insanas e inquietantes. Así son ejemplos de esos años: Ella, yo y... el otro (1972), Mado (1976), Una vida de mujer (1978), las tres con Sautet. En 1975 filmó Lo importante es amar (1975) e Inocentes con manos sucias (1975), y además se divorció de Meyern y volvió a casarse con el guionista Daniel Biasini, aunque el matrimonio tampoco duró. Cuatro años después su ex marido Harry Meyern se ahorcó, lo cual supuso un durísimo golpe para Romy, quien comenzó entonces a beber y a tener serios problemas de insomnio, unidos a depresiones continuas.

Sin embargo, la tragedia no había hecho más que comenzar. Tras rodar Fantasma de amor (1981), con Marcello Mastroianni, Romy fue operada de urgencia en un riñon, debido a un incipiente proceso cancerígeno. Y entonces al poco tiempo la desgracia se cebó brutalmente de nuevo: su hijo David, de 14 años, muere tras pasar toda la noche ensartado en la verja de su casa. Terrible. La actriz se encerró un un hotel y no salía para nada. Alain Delon la visitaba a menudo pero sin mucho éxito... La mañana del 29 de mayo de 1982 la actriz fue encontrada muerta (presumiblemente de un infarto) sentada en el escritorio de su cuarto. Su corazón, de tan sólo 43 años, no aguantó tanto dolor.

Filmografía
Fantasma de amor

1981 | Fantasma d'amore

Nino Monti no suele tomar el autobús, pero un día decide hacerlo para llegar antes a casa. Allí, una anciana le pide prestada una moneda. Por la noche, recibe misteriosamente la llamada de una persona que dice ser la mujer del autobús. Ésta se siente agradecida y quiere devolverle el préstamo, pero no sabía cómo hacerlo. Además, se siente sorprendida de que Nino no la haya reconocido, ya que se trata de Ana, que fue el gran amor de su vida, a pesar de que él finalmente se casó con otra persona. Cuando Nino le cuenta la historia a sus amigos, estos le aclaran que Ana murió muchos años atrás. A partir de una novela de Mino Milani, el italiano Dino Risi (Perfume de mujer) compone una historia romántica de fantasmas, con elementos cercanos al cine de terror. La presencia de Romy Schneider y de Marcello Mastroianni otorga una gran credibilidad al film. Esto compensa en cierta manera que la puesta en escena parezca muy poco elaborada.

5/10
Arresto preventivo

1981 | Garde à vue

Un 31 de diciembre a las nueve de la noche el inspector de la policía Antoine Gallien llega a la comisaría para interrogar al notario Emile Martinaud, sospechoso de haber violado y asesinado a dos niñas. No hay pruebas muy claras, pero Martinaud fue quien avisó a la policía del hallazgo de uno de los cadáveres. En el curso del interrogatorio, los ánimos se encenderán y saldrán a relucir cuestiones de la vida personal y matrimonial del sospechoso. Sólido drama francés dirigido con un perfecto ritmo por Claude Miller, coautor de un guión que adapta la novela de John Wainwright. Se tratan temas peliagudos, como las crisis matrimoniales, secretos sexuales e incluso desviaciones hacia la pederastia. Y hay de fondo una mirada implacable a la falta de amor y las fatales consecuencias de la ambición y el desprecio. La película se despliega como una obra de teatro en tres actos: el grueso del interrogatorio; la conversación con la esposa de Martinaud; y la resolución final. Incluso puede añadirse una coda con el logrado colofón. Además, la acción tiene lugar casi por completo entre las cuatro paredes de una oficina, con diálogos fantásticos y unas interpretaciones soberbias de Lino Ventura y Michel Serrault, que demuestran ser dos actores de altura. Menos papel tiene Romy Schneider –en su penúltimo trabajo para el cine–, pero su presencia invade la pantalla.

6/10
La muerte en directo

1980 | La mort en direct

Película que se anticipó a los abusos de la "televisión basura". Describe cómo un reportero televisivo tiene implantada una cámara en el cerebro, con la que pretende grabar a una enferma terminal para emitir esas imágenes en el popular programa "La muerte en directo". Bertrand Tavernier contó con un reparto internacional para este film sobre un futuro cercano que situaba cerca de 1990. Se trataba de una adaptación del libro de David Compton, que llegó a decir que el guión era mejor que su texto original. El cineasta se tomó la historia como una interpelación a su conciencia de artista, y así se interrogaba en primera persona: "¿Hasta dónde tenemos derecho a llegar para obtener emociones?"

6/10
La banquera

1980 | La banquière

Emma Eckhert, hija de comerciantes, se casa con el heredero de una adinerada familia de joyeros. Por su cuenta reailza pequeñas inversiones hasta que funda una empresa de éxito y se convierte en una poderosa e influyente mujer. Drama basado libremente en la historia real de Marthe Hanau, una famosa banquera alsaciana.

5/10
Lazos de sangre

1979 | Bloodline

Elizabeth Rolfe, interpretada por Audrey Hepburn, es la hija de un poderoso magnate, que debe ponerse al mando del gran emporio industrial que acaba de heredar tras la muerte de su padre. De la noche a la mañana, se ha convertido en la única heredera de unas de las fortunas más grandes del mundo. Esta suculenta situación, atrae a una serie de gente que trata de agasajarla, pero también despierta el interés de alguien que pretende asesinarla. Una fallida película de suspense, que trata de explotar de manera vana un conjunto de emociones. El lujoso reparto está muy desaprovechado; destacan Audrey Hepburn, Romy Schneider, Omar Sharif e Irene Papas.

4/10
Una mujer singular

1979 | Clair de femme

Una pareja madura, Michel y Lydia, se conocen en un momento crítico en sus vidas. La esposa de él tiene una enfermedad incurable y ha decidido quitarse la vida, el marido de él quedó terriblemente lesionado en un accidente de automóvil donde murió su hijo. Ambos comparten las horas que Michel ha concedido a su mujer para un discreto suicidio. Se trata de una historia terriblemente deprimente dirigida por Costa-Gavras, con personajes que no encuentran razones para gozar viviendo.

5/10
Una vida de mujer

1978 | Une histoire simple

Exhibición de Romy Schneider en uno de los grandes papeles de su carrera, que le proporcionó un César a la mejor actriz. La película está creada por y para ella, en un inolvidable paseo por su rostro lánguido y su inmenso talento para crear sensaciones y emociones. Marie es una mujer en plena crisis de los cuarenta, que comienza planteándose muchas de las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. Sobre todo cuando, estando aún embarazada, abandona a su actual pareja y regresa junto a su ex marido. Dudando sobre cómo acometer la situación, decide tener el niño. Melodrama y cine social se unen en un fascinante retrato del alma femenina, que aboga finalmente por una inédita sensación de libertad.

8/10
Mado

1976 | Mado

Tercera película de Sautet con la pareja compuesta por Michel Piccoli y la lánguida Romy Schneider, después de su éxito con Las cosas de la vida (1970) y Max y los chatarreros (1971), que no hace sino otorgarle una sensación más realista y desesperada a la relación que establecen sus personajes. La actriz austriaca muestra toda su sensualidad en un papel breve aunque decisivo en la trama. Al no poder hacer frente a sus deudas, una mujer no ve otra salida que el suicido. Este hecho deja a su pareja, Simon, al frente del negocio. Para evitar la bancarrota y no vender su propiedad a un usurero, Simon no tiene otra ocurrencia que elaborar un plan en el que resulta imprescindible una prostituta llamada Mado. Nueva aproximación de Claude Sautet a las relaciones personales, aunque con un toque más sórdido e inquietante de lo habitual.

8/10
Inocentes con manos sucias

1975 | Les Innocents aux mains sales

Una pareja de amantes decide asesinar al marido de ella para estar juntos, disfrutando de las riquezas del futuro difunto. Pero las cosas no salen del todo bien, y las sospechas hacia la pareja permiten un juego del ratón y el gato, donde el gato es un irónico policía. Claude Chabrol aprovecha una trama más o menos convencional, para llevarla a su terreno, y lanzar sus invectivas a una clase burguesa incapaz de ver más allá de sus narices.

5/10
Lo importante es amar

1975 | L'important c'est d'aimer

Servaine, un fotógrafo que se encuentra “robando” instantáneas en un rodaje cinematográfico de serie Z, con sexo y violencia a granel, queda conmovido por las lágrimas de Nadine, la actriz principal, que pese a su talento se ve obligada a actuar en cualquier bodrio. Surgirá una atracción prolongada con la excusa de nuevos reportajes fotográficos; la relación se intensifica cuando Servaine ve que el marido de Nadine es un histrión que no le hace casi ningún caso; así que sin que ella le sepa moverá hilos para que obtenga mejores papeles fílmicos. El cineasta de origen polaco Andrzej Zulawski (su Lwów natal está integrado en la actualidad en Ucrania) rueda una historia bastante sórdida de cine dentro del cine, que pese a su pretendido romanticismo, se resiente del marco en que transcurre la trama, y de un ritmo tremendamente plúmbeo. Protagoniza la austriaca Romy Schneider.

4/10
El trío infernal

1974 | Le Trio infernal

Un abogado y dos hermanas forman un grupo de malhechores que se aprovechan de hombres acaudalados para quedarse con todo su dinero y después deshacerse de ellos. Retorcido thriller en tono de humor negro, dirigido por un debutante Francis Girod, que contaba con el protagonismo de Romy Schneider. La que fuera la dulce Sissi, se coloca ahora en el rol de una pérfida y atrevida mujer (muy guapa, por cierto), que utiliza a los hombres por su dinero. Le acompaña Michel Piccoli (Bella de Día), en el papel de un abogado algo excéntrico. Destaca la música de Ennio Morricone.

4/10
El trepa

1974 | Le mouton enragé

Nicolas Mallet, empleado de banca, tiene un carácter tan introvertido que apenas se relaciona socialmente. Pero un día, inexplicablemente, se siente capaz de abordar a una atractiva mujer a la que no conoce en plena calle. Tras conocer lo ocurrido su amigo Claude le propone un curioso plan que consiste en buscar a millonarias para seducirlas. Uno de los mayores éxitos de Michel Deville (La lectora) que aborda la inmoralidad en la sociedad moderna. El gran Jean-Louis Trintignant realiza una de sus interpretaciones más trabajadas y recordadas, y tiene como compañeros de reparto a unos convincentes Romy Schneider y Jean-Pierre Cassel.

6/10
El tren (Anna Kauffmann)

1973 | Le train

El asesinato de Trotsky

1972 | The Assassination of Trotsky

Considerada una de las peores películas de la historia del cine, se trata de una revisión de los últimos días de la vida de León Trotsky, uno de los dirigentes más relevantes de la Revolución Bolchevique que, por sus disidencias con el dictador Stalin, fue expulsado del partido en 1927, desterrado de la Unión Soviética en 1929 y  asesinado por el español Ramón Mercader (un sicario al servicio del Kremlin) durante su estancia en México en 1940. Sin embargo, todo comenzó a torcerse cuando el guionista seleccionado fue Nicholas Mosley, hijo del líder fascista Sir Oswald Mosley, que acabó escribiendo una serie de inconexas ideas que acabaron por destrozar el filme. Richard Burton se metió en la piel del líder soviético adelgazando quince kilos para la ocasión, pero fue inútil porque la carrera comercial de la película resultó un desastre.

3/10
Ella, yo y... el otro

1972 | César et Rosalie

Melodrama que parte del triángulo amoroso –descrito de forma poco elegante en su título en español– formado por Rosalie (Romy Schneider), su actual pareja César (Yves Montand) y su antiguo amante David (Sami Frey). Cuando César enloquece de celos, Rosalie le abandona yéndose a vivir con David. Pero al pasar los años, César vuelve a aparecer en sus vidas. Lírico drama romántico, muy en la línea de cine intimista y reflexivo que su director había comenzado en 1970 con Las cosas de la vida. Para ello, de nuevo cuenta con Romy Schneider como transmisora de sensaciones y sentimientos, esta vez inmersa en una dualidad romántica creada por el ambiente violento transmitido por César y la seguridad que le proporciona David. Isabelle Huppert aparece brevemente en pantalla.

7/10
Ludwig (Luis II de Baviera)

1972 | Ludwig

Historia del joven rey austriaco que en 1864 subió al trono. A pesar de sus buenos deseos y progresos que quería para Baviera, Ludwig II no supo dirigir a sus subditos, los cuales le traicionaron y actuaron a sus espaldas, haciendo que el destino del país fuera muy distinto al que el rey tenía pensado. Luchino Visconti firma esta larga película que es un fresco histórico de Luis II de Baviera, tipo romántico y soñador (alguno diría ingenuo). Rodada con exquisita elegancia, extupendos decorados y ambientación, la cinta cuenta con el protagonismo de Helmut Berger dando vida al rey; Trevor Howard como el músco Richard Wagner; incluso Romy Schneider interpretando como no podía ser otro, el papel de Sissi. Desmesura, barroquismo y decadencia, servidos por Visconti con mano maestra.

5/10
Max y los chatarreros

1971 | Max et les ferrailleurs

Cansado de que la justicia suelte a los delincuentes, un juez llamado Max abandona su carrera y se convierte en detective. En uno de sus casos ha de detener a una peligrosa banda, con lo que decide infiltrarse en la misma. Allí contacta con Lily, la novia prostituta del jefe de los criminales. Pronto una inevitable atracción comienza a surgir entre ambos. Adaptación de una novela de Claude Néron, convertida en un excelente melodrama de cine negro que mima la descripción psicológica de sus dos personajes centrales – interpretados por Michel Piccoli y Romy Schneider–, con un tono críptico y melancólico. Especialmente notable es la inquietante marcheta central compuesta por el músico Philippe Sarde.

8/10
Las cosas de la vida

1970 | Les choses de la vie

Una de las películas clave en la historia del cine francés, que supuso el descubrimiento de su director Claude Sautet como un autor volcado en un tipo de cine intenso y emotivo, austero e introspectivo, principalmente centrado en las relaciones de pareja. La historia es la de un hombre que, en la encrucijada de su vida, hace un repaso a la relación que ha mantenido con sus dos amores. Trama que volvería a ser empleada en una nueva versión americana titulada Entre dos mujeres (1993). Las cosas de la vida supuso el debut en el cine del compositor Philippe Sarde, desde entonces fiel a Sautet, al que aportó creatividad, intimismo y sensibilidad hasta extremos insospechados. La pareja formada por Romy Schneider y Michel Piccoli resultó ser todo un acontecimiento y el director volvería a repetirla en Max y los chatarreros.

8/10
La piscina

1969 | La Piscine

Jean-Paul y Marianne pasan el verano en una casa de campo. Todo marcha sobre ruedas hasta que inesperadamente aparece Harry, un antiguo amante de Marianne, con su hija de dieciocho años. Ni Jean-Paul ni Marianne pueden evitar sentirse celosos. Esta mezcla de drama con cine de intriga fue uno de los grandes éxitos internacionales del cine francés, sobre todo por el tirón de los protagonistas. Y aunque Deray dirige con un ritmo pausado, sus planos crean una inquietante ambientación.

6/10
Triple Cross

1966 | Triple Cross

Coproducción entre Gran Bretaña y Francia en un afortunado thriller que adapta la novela de Frank Owen. Está basada en el caso real de Eddie Champman, un ladrón de bancos inglés que, durante la Segunda Guerra Mundial, espió como doble agente para británicos y alemanes con un complejo plan que consistía en pasar información falsa a unos y otros. Cuando fue hecho prisionero se definió a sí mismo como una persona “completamente amoral”. En su espectacular reparto encontramos nombres como los de Christopher Plummer, Yul Brynner, Trevor Howard al alemán Gert Fröbe y la austriaca Romy Schneider. Uno de sus aspectos más reseñables es la música de George Garvarentz, nacido en Atenas en 1932 y fallecido en París en 1993, con una trayectoria profesional formada en el mundo de la canción, y donde destacan títulos como Las Vegas, 500 millones (1967) y La estrella del Sur (1969).

6/10
¿Qué tal, Pussycat?

1965 | What's New, Pussycat?

Hilarante y superficial film lleno de gags despiporrantes, con un tono gamberrillo y picantorro, que retrata la vida ligera y alegre de los sesenta, en materia amorosa. La idea es jugar con el concepto de "swinger" de los 60 (intercambios de pareja), y el argumento gira en torno a la vida de Mike (Peter O'Toole), editor de una revista de moda en París, a quien gustan tanto las mujeres que no puede evitar liarse continuamente con las chicas fáciles que se le ponen a tiro. Pero él suspira en el fondo por la dulce Carole (Romy Schneider). Se trata de la primera película como actor y guionista del gran Woody Allen, a quien se reconoce detrás de cada frase delirante de los protagonistas. Y destaca todo un elenco de actores y actrices primorosos, muy inspirados en sus tonterías y enredos cómicos.

4/10
Préstame a tu marido

1964 | Good Neighbor Sam

Simpática comedia del director de Tú a Boston y yo a California, con la siempre estimulante presencia de Jack Lemmon, a quien David Swift había dirigido el año anterior en Adán también tenía su manzana. El actor da vida a Sam, un hombre felizmente casado, padre de dos niñas, que se van a un campamento de verano. Él es un tipo muy creativo, que trabaja en el departamento de publicidad de una gran compañía. De modo inesperado le encargan la campaña de su principal cliente, un tipo muy conservador, al que agrada la vida familiar de Sam. Lo malo es que su imagen va a peligrar cuando llega de Europa Janet, la mejor amiga de su esposa Minerva. La bella Janet acaba de heredar una fortuna de su abuelo, pero... debe cumplir una condición. Estar casada, y desgraciadamente ella se ha divorciado recientemente. Para evitar la reclamación de la herencia por otros parientes, Sam y Janet simularán ser marido y mujer. Es el inicio de un montón de enredos.El tipo de historia, con los enredos matrimoniales y de riesgo de infidelidad, recuerda al cine de Billy Wilder, aunque seguramente sin las dosis de mala leche típicas del genial cineasta. No obstante, el director y coguionista Swift sabe imprimir el necesario 'timing' a una deliciosa narración, sembrada de gags ocurrentes y equívocos sin cuento, con un toque picantillo muy medido y la clásica guerra de sexos por partida doble. Lemmon está genial, como siempre, y Romy Schneider parece pasárselo en grande dando réplica al actor. También tiene presencia Edward G. Robinson en un breve papel.

6/10
L'enfer

1964 | L'enfer

Una película maldita de Henri-Georges Clouzot, cuyo rodaje inició y no pudo concluir, y cuyas hipnóticas imágenes se han recuperado restauradas en un documental presentado en el Festival de Cannes de 2009. La trama correspondía a una historia de celos entre una pareja desigual, la compuesta por el cuarentón Serge Reggiani y la veinteañera Romy Schneider. Sólo hubo tres semanas de rodaje, debido a una enfermedad de Reggiani. Cuando fue sustituido por Jean-Louis Trintignant, Clouzot sufrió un infarto, y aquel material pasó a formar parte de la leyenda del cine inacabado, de lo que fue y pudo haber sido. La trama argumental de Clouzot sería revisitada treinta años después por Claude Chabrol, el otro Hitchcock francés.

4/10
El cardenal

1963 | The Cardinal

Un sacerdote recién ordenado regresa a su ciudad natal, Boston. Poco a poco va ganando prestigio y subiendo posiciones en la jerarquía eclesiástica, hasta alcanzar el rango de cardenal. Sin embargo, en su camino se encontrará con todo tipo de dificultades, conflictos personales y problemas familiares. Uno de los más sólidos trabajos del realizador Otto Preminger (Laura, Éxodo), que supo manejar con mucha soltura el amplio presupuesto y dirigir con garra a los excelentes aunque desconocidos actores.

7/10
Los vencedores

1963 | The Victors

Un escuadrón de soldados americanos atraviesa Italia, Francia y Bélgica durante la Segunda Guerra Mundial. A lo largo de este camino comprueban la dureza y la devastación de la guerra. Es una película real que hace reflexionar al espectador sobre el horror de las batallas. Se aprecian  ciudades derruidas, pobreza y la soledad de las mujeres que aparecen a lo largo de la cinta. El director Carl Foreman dicidió retratar la guerra desde otro punto de vista, sin mostrar apenas al enemigo y la lucha. Años después se filmarían largometrajes bélicos con este estilo, como La delgada línea roja de Terrence Malick. 

6/10
Boccaccio 70

1962 | Boccaccio 70

Cuatro de lo más reputados cineastas italiano, filman otros tantos en cuentos de Bocaccio modernizados. Fellini critica la censura en Las tentaciones del señor Antonio. En Renzo y Luciana, Monicelli narra una boda secreta. II avoro, es un relato de Visconti sobre un conde. La rifa es una historia ambientada en Nápoles, de De Sica.

6/10
El proceso

1962 | Le procès

Adaptación de la celebérrima novela de Franz Kafka. Describe las tribulaciones de un pobre oficinista, Joseph K., que es detenido por la policía debido a un crimen terrible que nunca se especifica, y del que K. no tiene ninguna conciencia. Orson Welles atrapa el alucinante y absurdo proceso judicial al que es sometido el protagonista, un Anthony Perkins que dos años antes había saboreado las mieles de la gloria gracias a Psicosis. Destaca la tenebrista fotografía en blanco y negro de Edmond Richard, que convierte la película en algo muy próximo a un título de terror.

7/10
Corrupción en el internado

1958 | Mädchen in Uniform

Segundo remake (el primero fue en 1951, de manos del mexicano Alfredo B. Crevenna) del clásico alemán Muchachas de uniforme, dirigido en 1931 por Leontine Sagan, y adaptada, a su vez, de una obra de Christa Winsloe. Fue una de los primeros filmes en abordar el tema de la homosexualidad. Lilli Palmer y Romy Schneider interpretan a una pareja de lesbianas, formada por una profesora y su alumna. El director, Géza von Radványi, opta por ensalzar el tono melodramático, dejando de lado los aspectos sociopolíticos que caracterizaban, tanto a la novela original, como a la versión de Sagan. Si bien, esta versión es menos intensa en cuanto al contenido. En 2006, Katherine Brooks hizo un nuevo remake titulado Loving Annabelle.

6/10
Cristina

1958 | Christine

En la Viena de 1906, el teniente de la armada Franz Lobheiner decide acabar su relación amorosa con Lena, la esposa de un importante barón, al conocer a una aspirante a cantante de ópera llamada Christine. Sin embargo, los celos de Lena amenazan con romper su relación. Melodrama romántico basado en la obra teatral 'Liebeleï', escrita por Arthur Schnitzler. Significó la primera oportunidad de Alain Delon como protagonista, algo que aprovechó al aparecer atractivo y cautivador. Aunque no tanto como Romy Schneider, que es quien con su resplandeciente presencia acaba por conquistar las imágenes de un film que recrea lujosamente la Viena Imperial. A partir de este título, los dos actores antes citados compartirían un apasionado romance en la vida real que mantendrían durante algún tiempo.

4/10
El destino de Sissi

1957 | Sissi - Schicksalsjahre einer Kaiserin

Continúan los quehaceres en palacio de la emperatriz Sissi y siguen también las discordias con su suegra, la archiduquesa Sofia, la cual intenta acabar con el matrimonio de su hijo. Además, Sissi comenzará a padecer una enfermedad respiratoria lo que hará que viaje a Grecia para recuperarse. Tercera y última entrega de la saga, la más triste de las tres pues muestra a una emperatriz débil y enfermiza. Lejos quedan los años de esplendor y jovialidad que regaló la primera película. En este film, Sissi ha madurado pero sigue 'peleando' con su suegra, que infunde rumores sin fundamento de Sissi con el conde Andrassy.

5/10
Sissi Emperatriz

1956 | Sissi - Die junge Kaiserin

La película retoma la historia tras la boda de Francisco José y Elizabet 'Sissi' de Baviera. En palacio, la joven debe hacerse cargo de sus responsabilidades como esposa del príncipe y lidiar, al mismo tiempo, con su suegra. Las desavenencias entre las dos se hacen cada vez más notables y por ello deberán llegar a un acuerdo. Además, la pareja tendrá una hija, lo que le devolverá la alegría a Sissi, que empezaba a sentir mucha nostalgia por la libertad que disfrutaba antes de su matrimonio. Segunda parte de la saga donde se narra la trayectoria hasta que los príncipes son coronados emperadores con el apoyo del pueblo húngaro. La película sigue en la misma línea de la primera pero dando mayor relevancia a la trama política. La parte en que la pareja asiste a la ópera donde tocan Nabucco de Verdi, considerado una provocación por significar esta obra un canto en contra de la opresión extranjera, y al término del mismo, Sissi se levanta y aplaude, es uno de los momentos más emotivos del film. Vuelve a dirigir Ernst Marischka y repite en el rol de Sissi, la encantadora pero maltrecha Romy Schneider junto a Karlheinz Böhm como el emperador.

5/10
La panadera y el emperador

1955 | Die Deutschmeister

Constanze es una bella joven que se traslada a la corte de Viena para ayudar a su tía, que trabaja como panadera del emperador. Conocerá a un compositor, Jurek, que inspirado en la chica compondrá una bella obra. La música encantará al emperador y pedirá conocer al autor, que acudirá al encuentro junto a Constanze. El mismo año en que Romy Schneider impactó al mundo con su papel principal en Sissi, el director que la hizo triunfar, Ernst Marischka, dirigió a la actriz, entonces de 17 años, en este film dulce y romántico, igualmente ambientado en la idílica época del imperio austrohúngaro. La madre de la actriz interpretaba a su tía en la película.

5/10
Sissi

1955 | Sissi

Elizabeth de Baviera, apodada cariñosamente 'Sissi', es una joven alegre, impetuosa y amante de la naturaleza que no se da cuenta de lo que el destino le depara. En palacio, el emperador Francisco José ha de contraer matrimonio y su madre, la archiduquesa Sofía ve en Helena 'Nene' de Baviera y hermana de Elizabeth, la candidata perfecta. Pero el joven príncipe ha puesto los ojos en otra jovencita y no es otra que Sissi. Romántica película basada en la histórica figura de Sissi, la princesa de larga cabellera que llegó a ser emperatriz de Austria. (¿Qué niña no ha soñado con ser Sissi?). La verdad es que la película plantea una historia demasiado amable e idílica de Sissi, y se detiene, en ocasiones, en mostrar los preciosos paisajes de Austria; pero en general, el film es entretenido y cuenta con un gran despliegue de vestuario y escenarios. El film lanzó a la fama a la tristemente desaparecida Romy Schneider y explotó su personaje en dos películas más: Sissi emperatriz y El destino de Sissi.

6/10
Sueños de circo

1954 | Feuerwerk

El director de un circo vuelve muchos años después a su pueblo natal para felicitar a su hermano, un fabricante de gnomos de jardínk, el día de su cumpleaños. La hija del fabricante está fascinada con el circo y termina por fugarse con un acróbata. Historia típica de amor juvenil y alocado.

5/10

Últimos tráilers y vídeos