IMG-LOGO

Biografía

Rory Cochrane

Rory Cochrane

48 años

Rory Cochrane

Nació el 28 de Febrero de 1972 en Siracusa, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Antlers: Criatura oscura

2020 | Antlers

La profesora de un pequeño pueblo de Oregón y su hermano, el sheriff local, descubren que un joven alumno esconde un secreto peligroso con consecuencias aterradoras.

White Boy Rick

2018 | White Boy Rick

Una visita a la América profunda de los blancos más desfavorecidos, cerca de Detroit, en los años 80, donde en una feria de armas puede adquirirse legalmente un Kalashnikov, el único riesgo sería que quisieran darte gato por liebre. Allí están de compras Richard y Rick, padre e hijo. Su hogar está desestructurado, con madre ausente, hermana pequeña Dawn drogadicta, y abuelos vecinos ya mayores, que poco pueden hacer para ayudar, más allá de dar de comer o acoger en casa. De condición humilde, no es fácil traer dinero a casa. De modo que Rick, un adolescente que tiene pelusa en vez de bigote, hace de confidente de la policía, y gracias a su concurso podría ayudar a la detención de unos peligrosos criminales. Pero cuando deja esta tarea, conseguir un trabajo honrado que genere suficientes recursos no resulta sencillo. En cambio, traficar con droga… Películas basada en hechos reales que dirige con buen pulso Yann Demange. Nacido en Francia, pero que rueda en inglés, ya descolló en 2014 con la notable ’71. Demuestra en la puesta en escena ser un buen realizador, y logra describir bien los lazos que unen al chaval con el progenitor, apartado en el que entregan magníficas interpretaciones el desconocido debutante Richie Merritt –es perfecto para el papel de adolescente en la pubertad algo indolente– y Matthew McConaughey, un actor que se crece en cada película que le toca acometer. También lo hace muy bien Bel Powley en el rol más secundario de la hermana. De todos modos, quizá por indefinición de un guión escrito a seis manos, hay algún salto abrupto, y algunos personajes secundarios a los que falta definición. Lo que incluye a los enlaces de la policía, a los que falta un poquito de humanidad. Además, el tema de que Rick es una pura pieza blanca prescindible en el tablero de fichas negras también prescindibles, en la partida de la lucha contra el narcotráfico, podría haber dado bastante más juego.

6/10
The Outsider

2018 | The Outsider

Hostiles

2017 | Hostiles

1892. Antes de licenciarse del ejército, el capitán Joseph J. Blocker es asignado para una misión sumamente desagradable para él: debe trasladar al jefe cheyenne Halcón Amarillo hasta su tierra de origen en el norte, pues se encuentra gravemente enfermo y ha pedido morir allí. Este indio fue responsable de crueldades inenarrables de las que Blocker fue testigo y sus manos torturaron y mataron a varios de sus compañeros. Al poco de comenzar el viaje se sumará a la pequeña comitiva una joven viuda que acaba de perder a su familia a manos de los indios. Extraordinario western crepuscular escrito y dirigido por Scott Cooper, un cineasta que confirma definitivamente que se ha ganado un lugar entre los más prestigiosos de la actualidad, gracias este film y a otras películas como Corazón rebelde o Black Mass. Presenta uno de esos westerns duros y realistas que adopta ese tipo de atmósfera y de hondos conflictos que en los últimos años están revitalizando un género que se niega a desaparecer. Aquí tenemos a un personaje principal magnífico, un hombre curtido en mil batallas y dolores, en sinsabores e injusticias, pero que dentro de esa piel curtida por cientos de atrocidades (también por supuesto las cometidas por él), aún conserva una humanidad de oro bruñido. Presenta el guión el viaje de redención de varias personas que geográficamente les lleva desde Nuevo Mexico hasta Montana, pero a la vez es un largo y emotivo adiós pues ejemplifica el único fin posible de una época llena de violencia y hostilidades entre blancos e indios, algo que no se arregla saldando deudas, ni reclamando justicias, pues ambos bandos saben que son culpables. Está bien resuelto el progreso interior de Blocker, así como la evolución del personaje de Rosalee Quaid, cuyas primeras apariciones en pantalla rompen el corazón. Destaca en Hostiles sin duda la falta de maniqueísmo en los caracteres, también a la hora de juzgar a blancos y pieles rojas, a la vez que se agradece una decidido, aunque costoso, rechazo del cinismo y la autocompasión, que en más de un personaje puede acabar derivando en desesperación. Visualmente la película es preciosa, aunque áspera, a un tiempo violenta y reflexiva, y expresa la odisea india con esa fotografía límpida de las grandes llanuras tan propias del western, con una ajustada banda sonora de Max Richter. Espléndido trabajo, por otra parte, del elenco de actores, encabezados por un soberbio Christian Bale, que repite trabajo con el director tras La ley del más fuerte. Al mismo nivel de calidad está la estremecedora composición de Rosamund Pike.

8/10
La mujer más odiada de América

2017 | The Most Hated Woman in America

La historia auténtica de Madelyn Murray O'Hair, una temperamental mujer de vida familiar desarreglada, que se hizo célebre por una denuncia contra un colegio de Baltimore, que terminó en el Supremo con una sentencia de 1963 favorable para ella y en contra de la oración y la lectura de la Biblia en las escuelas públicas. De ahí pasaría a un activismo más intenso creando la asociación de Ateos Americanos, convirtiéndose en una figura aún más controvertida, que le valió el apelativo en titular de prensa de “La mujer más odiada de América”. El más bien desconocido Tommy O'Haver dirige y coescribe con Irene Turner, con quien ya colaboró en An American Crime, un film antipático y que no acaba de dar con su tono, pues ni siquiera sirve como film didáctico que aboga por la libertad religiosa y la no imposición de ninguna creencia. Está narrado en dos tiempos que discurren paralelamente, uno alrededor de un secuestro sufrido por Madelyn, uno de sus dos hijos y su nieta, el otro sobre su trayectoria de mujer que ha estado con dos hombres, que vive en la casa de sus padres criando a su hijo Billy, y que con sus creencias de ateísmo a contracorriente, lenguaraces y ofensivas, se va convirtiendo en una celebridad, que incluso obtiene pingües beneficios con los donativos que envían simpatizantes de su causa. Como en más de un pasaje hay elementos de farsa y humor corrosivo, sorprende el dramático giro que dan los acontecimientos, sobre todo si no se conoce la figura de la protagonista. De todos modos, da qué pensar, pues irónicamente Madelyn Murray O'Hair –bien interpretada por Melissa Leo– acaba haciendo realidad aquello de que “cuando no crees en Dios, acabas creyendo en cualquier cosa”, pues la incredulidad de la protagonista que ella ve como una muestra de sus sólidos principios, contrasta poderosamente con su corrupción en asuntos monetarios y la ingenua confianza que acaba concediendo a un criminal, que trabaja para ella; además, hace daño a su familia, que al fin y al cabo son los que la quieren de verdad, aun con sus singularidades, lo que acaba teniendo repercusiones en el hijo Billy que había provocado la famosa demanda, y que en la actualidad es un firme partidario de la oración en las escuelas. Tiene su enjundia además que se aborde la instrumentalización de las convicciones ajenas, cuando vemos a la protagonista actuando en connivencia con un telepredicador en debates públicos, ambos ganan mucho dinero dando un espectáculo de ataque y defensa de la religión, donde lo que creen parece ser lo de menos.

5/10
Black Mass. Estrictamente criminal

2015 | Black Mass

Si hubiera que mencionar un género fílmico genuinamente americano, y el western estuviera descartado, probablemente el cine gangsteril nos vendría inmediatamente a la cabeza. Quizá ante Black Mass. Estrictamente criminal uno puede pensar que ya poco queda que aportar a dicho género, con las aportaciones inolvidables de Coppola y Scorsese. Pero lo cierto es que la realidad siempre logra sorprender. Y al estar basado el film en hechos auténticos bien documentados en el libro de los periodistas del Boston Globe, ganadores del Pulitzter, Dick Lehr y Gerard O'Neill, ser sólido el guión de Mark Mallouk y Jez Butterworth, y cuidada la puesta en escena de Scott Cooper con el respaldo de un gran estudio de Hollywood, el visionado resulta muy grato, si es que se puede usar tal expresión ante una trama criminal y violenta, con chanchullos en el lado de los criminales, pero también en el FBI. Básicamente se nos cuenta la alianza, amistades peligrosas, entre un gángster del sur de Boston, James 'Whitey' Bulger, y un agente del FBI también del barrio y conocido de la infancia, John Connolly. Es la década de 1970, y Connolly propone a Bulger que le pase información que permita desactivar a la mafia italiana, lo que en la práctica le convierte en confidente, aunque tiene la indudable ventaja de despejarle el campo para sus personales actividade criminales. Bulger acepta el trato, e irá copando poder delictivo a medida que transcurre el tiempo, pues los federales no actúan contra él por considerarlo un importante activo. Sin embargo, algunas desgracias familiares le convierte en un hombre básicamente solo, que actúa con pasmosa frialdad a la hora de ordenar asesinatos o cometerlos con sus propias manos. Se nota que la historia sobre el gangsterismo irlandés en Boston daba para más metraje, y que ha habido que meter tijera, por lo que se resiente la humanidad de Bulger, pese al notable esfuerzo interpretativo de Johnny Depp, que vuelve a transformarse físicamente para componer a su personaje; otros elementos que podían haber tenido más peso, la familia o el background católico, quedan diluidos. Y algunas cuestiones como el apoyo de Bulger al IRA, o las relaciones con su hermano senador, apenas quedan apuntadas. De modo que el espectador se queda con ganas de más. Quizá mejor perfilada está "la otra cara de la moneda", Connolly, interpretado por Joel Edgerton, arribista del FBI con la connivencia tácita de los jefes, que empieza a perder los papeles cuando llega un nuevo fiscal. En cualquier caso se incide bien en esa doble moral hipócrita de ciertos personajes narcisistas, que sólo buscan su propio beneficio, aunque se envuelvan de curiosos códigos de honor o del éxito de algunoas operaciones policiales para justificar sus deleznables acciones.

7/10
Oculus. El espejo del mal

2013 | Oculus

Tiempo atrás, un asesinato dejó dos niños huérfanos. Las autoridades culparon al hermano, mientras que la hermana creció creyendo que el verdadero culpable fue un antiguo espejo maldito. Ahora, completamente rehabilitado y con veinte años de edad, el hermano está listo para empezar de nuevo, pero la hermana está decidida a demostrar que fue el espejo lo que destrozó a su familia.

Argo

2012 | Argo

Argo, dirigida por Ben Affleck, es una buena película, tiene todas las papeletas para estar esta año en los Oscar. Entre los productores, además de Affleck, figura George Clooney. El film se basa en un caso real, una parte no excesivamente conocida de la crisis de los rehenes de la embajada americana en Irán, acontecida en 1979, en plena revolución del ayatollah Jomeini. Que gran parte del personal diplomático fue retenido y humillado durante cerca de un año, y que la tristemente célebre operación de “ResCarter” fue un fracaso sí suena. Pero el film se centra en seis personas que lograron salir de la legación y refugiarse en la embajada canadiense. Ante la falta de opciones para sacarles del país, un agente de la CIA alumbra la peregrina idea de simular que un equipo de cine canadiense, aliado con Hollywood, anda buscando localizaciones para una desopilante película de corte fantástico titulada precisamente “Argo”. El guión de Argo es obra del desconocido Chris Terrio, y Ben Affleck sabe dar al relato un aire setentero, lleno de emoción, pero también de las justas dosis de humor. El tempo es perfecto: la presentación al público de los antecedentes, las opciones de rescate, los preparativos, el caldeado ambiente en las calles de Teherán, las dudas de la administración Carter, la vida en la embajada canadiense... El riesgo de tomar este caso particular y dejar orillada la gran crisis de la embajada americana se sortea con éxito. Quizá el clímax es excesivo, muy peliculero y hollywoodiense, pero en general tenemos una de esas grandes producciones de las que puede enorgullecerse con razón el cine americano y con las que el espectador empatiza enseguida. El reparto es sencillamente perfecto, componen unos personajes creíbles, tanto en el mundo de los espías -el propio Affleck y Bryan Cranston...- como en el de Hollywood -John Goodman y Alan Arkin- y el diplomático -Tate Donovan, Victor Garber y Clea DuVall, entre otros-.

7/10
Enemigos públicos

2009 | Public Enemies

Nueva incursión en el mundo de los forajidos al margen de la ley del veterano Michael Mann, que debutó en el cine con la notable Ladrón, y ha indagado sobre el tema en títulos como Hunter, Heat, Collateral y Corrupción en Miami (2006). Esta vez se basa en hechos reales, recogidos en el libro ‘Public Enemies: America’s Greatest Crime Wave and the Birth of the FBI, 1933-34’, de Bryan Burrough. Recoge las peripecias de John Dillinger –personaje auténtico ya llevado al cine con desiguales resultados por John Milius (Dillinger), Lewis Teague (La dama de rojo) y Max Nosseck (Dillinger (1945))–. Fue el más afamado ladrón de bancos de todos los tiempos, a pesar de la competencia, pues vivió en una época prodiga en criminales míticos, como Baby Face Nelson o Pretty Boy Floyd. El guión –que remite a cintas como Bonnie and Clyde y Los intocables de Eliot Ness– sigue los pasos de John Dillinger durante 14 meses, a partir de su salida de la cárcel, en julio de 1934. Inicia entonces una oleada de atracos que le convirtieron en una presencia habitual de los periódicos. En ese tiempo, se enamora de Billie Frechette, una humilde empleada de un guardarropa. Dillinger debe esquivar a los hombres del agente federal Melvin Purvis, un experto tirador encargado de atraparle. Michael Mann se luce con una esmerada reconstrucción de la época, y hace hincapié en la lucha de J. Edgar Hoover, porque el congreso le dote de los medios legales y financieros suficientes para perseguir a los delincuentes que cometieran robos en un lugar y después cambiaran de estado. Uno de los puntos de interés es la lucha de Hoover por transformar el Bureau of Investigation que dirigía por aquel entonces en el actual FBI: Por otro lado, el cineasta transmite muy bien la fascinación que sentían los ciudadanos medios, en plena época de la Gran Depresión, por los grandes gángsteres y ladrones de bancos, que por entonces tenían mucha presencia en los medios de comunicación. Dillinger se convirtió en una especie de ídolo, en una época donde ciudadanos incapaces de saltarse una señal de tráfico admiraban a aquellos que habían solucionado sus problemas desafiando la ley. Como los bancos eran extremadamente impopulares, el asaltante Dillinger era aclamado como una especie de Robin Hood. Mannn ha sabido reflejar todo esto en muchos detalles, como la sesión de preguntas de unos periodistas emocionados con Dillinger, tras ser detenido, o en la pasión que despertaba el actor especializado en mafiosos James Cagney –al que imita un compinche de Dillinger– y películas como El enemigo público nº 1, que cobra gran importancia en el desenlace de este film. Sorprendente es la interpretación de Johnny Depp, en un registro más realista de lo habitual, que sabe transmitir la elegancia de su personaje, a pesar de sus métodos violentos, y añade un toque romántico que recuerda a alguna película de gángsteres de Humphrey Bogart, como El bosque petrificado o El último refugio. Es un personaje con muchos matices, descritos con sutileza en el guión, pues tuvo una infancia desgraciada, y a pesar de vivir al margen de la ley, tiene una especie de código de honor y valora la amistad por encima de todo, como los viejos personajes de las películas de Sam Peckinpah. Le secunda con convicción el prolífico Christian Bale, como un policía obsesionado por su presa, pero en el fondo honrado. Cuenta también el film con ilustres secundarios en papeles a veces muy menores, como Marion Cotillard, Channing Tatum, Giovanni Ribisi, Stephen Dorff y la casi olvidada Leelee Sobieski, que a pesar de su calidad, aquí casi no tiene papel. En su relato de ascensión y caída de un gángster, Michael Mann parte de viejos esquemas, que tan buenos resultados le dieron a Howard Hawks, en Scarface, el terror del hampa. Un planteamiento clásico filmado con el moderno estilo eminentemente visual del director de El dilema, un montaje trepidante y una sabia utilización de las cámaras digitales. Muchos son los momentos deslumbrantes, aunque cabe destacar el último atraco al banco, la huida de la posada y una surrealista y poco probable visita de Dillinger a la oficina desde donde se dirige su busca y captura. También se anota un tanto Michael Mann a la hora de integrar las canciones de la época en la trama.

8/10
The Company

2007 | The Company | Serie TV

Entretenida miniserie televisiva, que cuenta la historia de los 40 últimos años de la CIA. La acción arranca en la Universidad de Yale, donde Jack McCauliffe y Leo Kritzky son reclutados por “la Compañía”, que necesita de jóvenes idealistas dispuestos a sacrificarse por el bien de los Estados Unidos. Un tercer compañero que competía con ellos en remo, el ruso Yevgeny Tsipin, es fichado a su vez por el KGB. Un poco al estilo de El buen pastor se recorre la historia de estos espías, en escenarios como Berlín, con la acción del topo Kim Philby en el horizonte, la revolución de terciopelo en Hungría, la invasión de Bahía de Cochinos, y el colapso del imperio soviético.Personajes ficticos y auténticos se entremezclan en un digno producto, donde se abordan las crisis de identidad típicas de los servicios secretos, donde las lealtades se confunden, la frontera entre la intuición y la paranoia se diluye, y las convicciones pueden llegar a tener muy escaso valor. El reparto es magnífico, y sirve para recuperar a actores que andan un poco perdidillos en lo que a películas importantes se refiere, como es el caso de Chris O'Donnell o Michael Keaton.

6/10
En la puerta de casa

2006 | Right at Your Door

Un día cualquiera. Lexi se despide de su marido y se dirige al trabajo. Pero varias bombas explotan por toda la ciudad, levantando una nube de gas tóxico, y colapsando todas las comunicaciones. Las autoridades aconsejan a la población que se encierren a cal y canto en sus hogares. Lexi consigue llegar a la puerta de casa, pero el miedo va a hacer de las suyas. Inquietante thriller del debutante Chris Gorak, explora la psicología dominada por el pánico.

4/10
A Scanner Darkly

2005 | A Scanner Darkly

Un futuro no muy lejano. La adicción a las drogas se ha convertido en un problema de primera magnitud. La policía utiliza ‘topos’ que se infiltran en los grupos sospechosos, para dar con los que manejan los hilos de tan lucrativo negocio. Uno de estos ‘topos’ es Bob Arctor, obligado a llevar una vida esquizofrénica, y que porta un sofisticado traje de camuflaje cuando anda en las dependencias policiales, para que sus compañeros no conozcan su verdadera identidad. Adaptación de una novela de anticipación de Philip K. Dick, cuyas historias han dado pie a filmes de la talla de Blade Runner, Desafío total y Minority Report. Richard Linklater aplica la tecnica que ya empleó en Waking Life, y filma a los actores reales, a cuyas imágenes aplica luego animación rotoscópica. El resultado, de personajes con contornos muy marcados y cierta cualidad etérea, tiene su encanto, aunque puede terminar cansando. Linklater, siguiendo las intenciones del autor, señala los perniciosos efectos de la drogadicción. Pero, con ritmo cansino, sucumbe a la tentación de la verborrea, que tan buenos resultados le dio en Antes de amanecer y Antes de atardecer, pero que aquí empantana la narración. Pese a todo tiene logros destacables, como la del citado traje de camuflaje, o la escena final de Arctor en la plantación, recogiendo una florecilla.

5/10
CSI: Miami (2ª temporada)

2003 | CSI: Miami (2ª Season) | Serie TV

En el primer episodio de esta temporada, el teniente Horatio y sus hombres han de investigar unos crímenes que se han cometido a dos jóvenes modelos. Segunda entrega de una de las series de más éxito protagonizada por David Caruso, y que es un spin-off de CSI: Las Vegas.

6/10
CSI: Miami

2002 | CSI: Miami | Serie TV

El teniente Horatio comanda un equipo de forenses en la soleada Miami. Un episodio de C.S.I. mostraba la colaboración entre los equipos forenses de Las Vegas y Miami, en un caso de doble jurisdicción. Era el prólogo de un spin off que nos lleva a Florida, marco propicio para nuevos casos, resueltos gracias a la pericia de un nuevo equipo de policías científicos, liderados por el carismático Horatio. David Caruso es el poli pelirrojo que debe superar algunos traumas, como la pérdida de su gran mentor por la explosión de una bomba.

4/10
La guerra de Hart

2002 | Hart's War

Los años de la II Guerra Mundial. El teniente Hart (Colin Farrell), estudiante de derecho en la vida civil, es hecho prisionero por los nazis. No es un héroe y lo sabe; lo que le cuesta es reconocerlo, y esto molesta al coronel William A. McNamara (Bruce Willis), cuyas raíces castrenses se remontan cuatro generaciones. No quiere a ese hombre en su barracón del campo de prisioneros, y lo manda con los suboficiales. Allí –giro dramático de doble vuelta y pelín forzado– van a parar también dos oficiales negros; en un ambiente de racismo nada soterrado, se fuerza la muerte violenta de uno de ellos. La atmósfera se carga, y se produce el asesinato de un suboficial blanco: el negro superviviente es el principal sospechoso y tras lograr, graciosa concesión de los nazis, la posibilidad de formar un consejo de guerra, Hart se encarga de su defensa. Gregory Hoblit maneja bien la historia, a la vez que muestra con atino a un grupo de hombres que combaten por su país, pero que no son de una pieza. Tanto el razonable Hart (el joven Farrell) como el soldado a machamartillo McNamara (Willis, al que le basta saber estar), presentan rasgos sombríos; pero a la vez son capaces de sacrificarse y pensar en los otros. Los nazis son unos malvados, como mandan los cánones; pero el coronel que compone Marcel Iures también muestra su humanidad al aflorar sentimientos paternales en su endurecido corazón. Hasta tenemos a un par de actores de color (Terrence Howard y Vicellous Reon Shannon) dispuestos a reclamar la cuota de pantalla que piden Denzel Washington, Halle Berry y compañía. Si encima tenemos un par de espectaculares escenas de acción –dos ataques aéreos, posibles gracias al software desarrollado para la bastante inferior Pearl Harbor–, podemos decir en verdad “miel sobre hojuelas”.

6/10
Estafadores

2000 | The Prime Gig

Penny ha encontrado una interesante oferta de trabajo. Ganará mucha pasta por encontrar inversores para una mina de oro. El único problema es que podría tratarse de una estafa, pues Kelly Grant, su nuevo jefe, no parece un tipo de fiar. En lugar de denunciar los hechos, Penny decide mirar cínicamente hacia otro lado, e incluso sucumbe ante la atracción que siente hacia Caitlin, la atractiva novia de Grant. Julia Ormond triunfó en Hollywood con títulos como El primer caballero, pero después se decantó por continuar su carrera en Europa. Con este film regresa al cine americano, aunque lo hace en una cinta independiente: el debut cinematográfico de Gregory Mosher, uno de los directores teatrales más prestigiosos de Broadway. Aunque nunca se había interesado por el cine, le sorprendió la sinceridad del guión, escrito por un veterano vendedor telefónico que sabía de lo que hablaba. El reparto incluye a Vince Vaughn (La celda) y Ed Harris (Enemigo a las puertas), siempre atento a papeles de entidad, y especialista en villanos.

5/10
Nadie es perfecto

1999 | Flawless

Walt es un poli muy viril, que ronda la cincuentena, amante de la acción. Vive en un barrio marginal, y todos los días se cruza con un grupo de homosexuales, a los que mira mal. Tampoco se fija mucho en Rusty, su vecino, que se traviste de drag queen y actúa en un garito nocturno. Pero una acción policial deja a Walt inválido, lo cual le va a obligar a ver más de lo que querría a Rusty. Entretenida comedia sobre la intolerancia y los prejuicios, que evita casi siempre el tonillo didáctico. Aunque previsible, el film cuenta con una extraordinaria pareja de actores: el camaleónico Robert De Niro, y el menos conocido Philip Seymour Hoffman, que ya destacó en El talento de Mr. Ripley y State And Main.

4/10
Amor del calibre 45

1994 | Love and a .45

Watty (Gil Bellows) es un delincuente que se gana la vida atracando tiendas. Pero un día su compañero, el psicópata Billy Mack (Rory Cochrane), le convierte en cómplice de un asesinato. Watty decide huir con su prometida Starlene (Renée Zellweger), pero primero tienen la feliz idea de casarse e ir a ver a los padres de Starlene. Una película con persecuciones, disparos, sangre y velocidad. Tiene todos los ingredientes para hacer pasar un buen rato al espectador. Recuerda en cierta medida a Asesinos natos.

5/10
Movida del 76

1993 | Dazed and Confused

Indagación tragicómica acerca de la desorientación y superficialidad de la vida de un grupo de estudiantes de instituto a mediados de los años 70. Están los mayores, que deben pensar que van a hacer con sus vidas, y los jóvenes que empiezan a tener sus primeras salidas nocturnas, sus particulares botellones y primeras experiencias amorosas. La película cuenta con una imaginería notable y unas interpretaciones verosímiles. Narra el final de las clases antes de las vacaciones de verano de 1976. Es una época donde aún perviven con fuerza los estimulantes juveniles nacidos en los años sesenta: el sexo libre está a la orden del día y las drogas son concebidas aún como una vía de escape. Pink, Mitch, Jodie y sus amigos se preguntan de vez en cuando sobre el sentido de sus vidas, mientras se centran en lo inmediato, que es divertirse y autoafirmarse. Se trata de una nostálgica radiografía juvenil de cierta frescura, con una interesante galería de personajes todavía muy actuales y que muestra a las claras cuán superficial puede llegar a ser una vida si carece de asideros sólidos. Junto a American Graffiti forma un tándem imprescindible del cine adolescente de Estados Unidos. En el reparto de distinguen actores que llegarían lejos, como Ben Affleck y Matthew McConaughey, y otros que tuvieron que conformarse con una trayectoria más discreta.

6/10
Un asesino amenaza

1992 | Fathers & Sons

Extraño y mediocre thriller criminal escrito y dirigido por Paul Mones, especialista en escribir libretos para Jean-Claude Van Damme. Aquí la historia trata de la difícil relación entre un padre y un hijo problemático, por lo que el progenitor intentará tomarse un descanso en su trabajo. Los verdaderos problemas vendrán cuando una médium le comunica que pronto se toparán con un asesino en serie que está atemorizando la zona. Lo único relevante es ver el nutrido reparto de caras conocidas, con Rosanna Arquette (Jo, ¡qué noche!) y Jeff Goldblum (Parque Jurásico) como protagonistas.

4/10

Últimos tráilers y vídeos