IMG-LOGO

Biografía

Andrei Konchalovsky

Andrei Konchalovsky

83 años

Andrei Konchalovsky

Nació el 20 de Agosto de 1937 en Moscú, Rusia

Premios: 2 Festival de Venecia

Desde Rusia con amor, lágrimas y acción

29 Noviembre 2011

De cineasta crítico con la URSS pasó a triunfar en el terreno del cine de acción en Hollywood. Andrei Konchalovsky tiene una filmografía de lo más variado.

Andrej Sergejevich Mijalkov-Konchalovsky nació en Moscú, en el seno de una familia de intelectuales y artistas el 20 de agosto de 1937. Su padre, el escritor de novelas infantiles Sergéi Mijalkov, escribió el himno de la URSS, mientras que su hermano menor es el célebre realizador Nikita Mijalkov. Estudió desde muy joven en el Conservatorio de Moscú. Todo presagiaba que iba a ser un gran pianista, hasta que conoció casualmente a Andréi Tarkovski, con quien coescribió su largometraje Andréi Rublev, en 1968.

Debutó en el cine con El primer maestro, sobre un docente en un pueblecito que debe inculcar a humildes campesinos los principios de la reciente Revolución Rusa. El film realizaba una sutil crítica al régimen soviético, pero aún así se estrenó sin problemas con gran éxito. Envalentonado, fue más lejos en sus críticas con La felicidad de Asia (Klyachinoy, kotoraya Iyubita, da ne vyshla zamuzh), sobre una madre soltera que decide criar sola a su hijo. En la cinta, el realizador planteaba con mucha inteligencia y contención sus dudas sobre el futuro de la URSS, por lo que fue censurada y no se estrenó hasta 21 años después.

Para asegurarse de que el régimen no le hostigara rodó un par de adaptaciones de clásicos, Hogar de la pequeña nobleza, basada en la obra de Iván Turgénev, y Tío Vania (1971), a partir de la célebre obra de Anton Chekhov. La épica Siberiada, que contaba con su hermano Nikita Mijalkov como actor, reconstruye los acontecimientos más destacados acontecidos en Siberia en el siglo XX, a través de la historia de dos familias. Ganó el Gran Premio del Jurado en Cannes, y le dio a conocer a escala internacional, hasta el punto de que le contrataron en Hollywood.

Su primer film estadounidense fue Los amantes de María, drama sobre las carencias afectivas en la que Nastassja Kinski interpretaba a una mujer que se reencuentra con el gran amor de su vida, un soldado que acaba de regresar de la Segunda Guerra Mundial. El padre de la muchacha estaba interpretado por el legendario Robert Mitchum.

Su siguiente trabajo sorprendió a propios y extraños. A partir de un guión basado en una idea de Akira Kurosawa dirigió El tren del infierno, con dos presos que se fugan en un tren de mercancías a la deriva tras la muerte del maquinista por un infarto. Tras filmes de poca repercusión, como el interesante drama Ansias de vivir, con Julie Andrews como violinista, o El círculo de poder, sobre el proyeccionista privado de Stalin, regresó triunfalmente al terreno de la acción con Tango y Cash, con Sylvester Stallone y Kurt Russel como competitivos policías.

A mediados de los 90 regresó a Rusia con la comedia Kurochka Ryaba, aunque siguió trabajando ocasionalmente en Estados Unidos, en la serie La odisea, producida por Francis Ford Coppola, y el telefilm The Lion in Winter. Ganó el León de Plata en Venecia con Dom Durakov, sobre un psiquiátrico checheno. La superproducción El cascanueces 3D reconstruye el famoso cuento que dio lugar al ballet de Chaikovski.

En cuanto a su vida personal, Konchalovsky no ha parado de cambiar de pareja. Se divorció de la actriz kazaka Natalia Arinbasorova, con quien tuvo dos hijos, y después ha estado con Irina Kandat, Viviane Godet y actualmente con la actriz rusa Yuliya Vysotskaya.

Ganador de 1 premio

  • León de Plata al mejor director Paraíso

Ganador de 1 premio

Filmografía
Dear Comrades!

2020 | Dorogie Tovarischi!

Hechos reales de 1962 en la Unión Soviética, durante una manifestación de trabajadores en Novocherkassk.

Paraíso

2016 | Ray

El veteranísimo Andrei Konchalovsky vale igual para ganar el Gran Premio del Jurado en Cannes, con la película rusa Siberiada, que narraba 60 años de historia del país, que para conquistar las taquillas con la producción mainstream de Hollywood Tango y Cash. A sus 79 años se atreve a dar su visión del Holocausto, uno de los temas más abordados por el cine, y lo cierto es que consigue frescura a la hora de tratar hechos durísimos de sobra conocidos. En Paraíso, con la que ha ganado el premio al mejor director en Venecia, tres personajes que visten igual confiesan (no se sabe por qué ni ante quién) lo que han vivido durante la II Guerra Mundial en Francia. Se trata de Olga, aristócrata procedente de Rusia apresada cuando trata de salvar a unos niños judíos, el funcionario francés que investiga su caso, Jules, padre de familia colaboracionista, y Khelmut, alto oficial de las SS que en el pasado fuera su amante, y que al reencontrarse con ella la convierte en su doncella. El guión coescrito por el realizador con Elena Kiseleva, que ya colaboró con él en su trabajo anterior, El cartero de las noches blancas, se detiene sobre todo en consecuencias terribles de la crueldad nazi, como hasta dónde son capaces de llegar las víctimas desesperadas, en esa línea resulta sobrecogedora la disputa de unas prisioneras por las modestas posesiones de una compañera recién fallecida. Rodado en blanco y negro, con estética de documental, puede resultar algo frío en ocasiones, sobre todo en el arranque, pero poco a poco va construyendo a sólidos personajes. Sólido trabajo de todo el reparto, en especial sobresalen los tres protagonistas, Yuliya Vysotskaya, esposa de Konchalovsky y habitual de su cine, como la detenida, Philippe Duquesne, el policía, y sobre todo, el debutante Christian Clauss, que compone a un oficial nazi amante del arte, convencido de sus ideas, pero más complejo de lo visto normalmente en pantalla.

6/10
El cartero de las noches blancas

2014 | Belye nochi pochtalona Alekseya Tryapitsyna

Una pequeña localidad, con no más de treinta o cuarenta almas que viven desperdigadas en torno al lago de Kenozero, al norte de Rusia. La conexión de esas gentes rudas y pobres con el mundo exterior se produce a través de los viajes diarios que el cartero Lyokha realiza diariamente a la ciudad, a través de las aguas del lago, a bordo de su lancha. Galardonado con el León de Plata en el Festival de Venecia, el director ruso Andrei Konchalovsky (Siberiada) ofrece aquí una de sus películas más contemplativas, con pocas concesiones para el gran público. De marcado aire costumbrista, con una levísima trama de ficción y narrativamente muy sobria, prácticamente se recrea durante hora y media en ofrecer a los espectadores los naturalistas parajes en torno al gran lago de Kenozero, de subyugante belleza, en donde viven una serie de personajes. El hilo conductor es el protagonista Lyokha, cartero y recadero de la localidad, que conoce a todo el mundo, y por medio del cual, a través de sus trayectos, sus idas y venidas, entrevemos las existencias de los vecinos, las casas de madera desperdigadas, entramos en ellas, observamos cómo se levantan, cómo se saludan escuetamente, cómo malviven en una gran pobreza generalizada, cómo la soledad del hogar sólo se rompe con la sempiterna compañía del televisor. Hay también en El cartero de las noches blancas una denuncia del miserable modo de vida de estas gentes sencillas, cuyas penalidades ahogan frecuentemente en vodka, lamentable lacra de la comunidad. La soledad reina por doquier, con cierto conformismo ante el peso de la existencia. Pero ante esa visión más pegada a la tierra, no evita el guionista y director incluir imágenes hechizantes, con una gran carga nostálgica, donde abruman los recuerdos, la búsqueda del amor o el espacio para el misterio... Retazos del anhelo de felicidad que reina en el ser humano.

5/10
El cascanueces 3D

2010 | The Nutcracker in 3D

La moda del 3D provoca que algún que otro cineasta veterano se haya lanzado a explorar sus posibilidades para el cine infantil y familiar. Poco antes de que Martin Scorsese rodara La invención de Hugo, el moscovita Andrei Konchalovsky (El primer maestro, Siberiada) se lanza a esta lujosa recreación del clásico ballet de Piotr Chaikovski, basado a su vez en el cuento "El cascanueces y el rey de los ratones", original de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, adaptado por Alejandro Dumas père. El guión, coescrito por el propio Konchalovsky, es bastante fiel al original, sobre todo al principio, pese a los cambios del nombre de los personajes. Viena, años 20. Los pequeños Mary y Max, que viven en una lujosa mansión, no pueden pasar la Nochebuena con sus padres, porque su madre, cantante de ópera, tiene una importante actuación. Pero sí que se presenta en casa su alocado tío Albert, que trae regalos. A Mary le entrega un soldado de madera cuya boca sirve de cascanueces. Con su imaginación, Mary recrea una historia en la que el muñeco cobra vida y la lleva de viaje a un mundo mágico donde unas maquiavélicas ratas traerán problemas... Konchalovsky rueda con el dinamismo de sus conocidas cintas de acción rodadas en inglés Tango y Cash y El tren del infierno, y hace gala de una enorme imaginación visual en momentos como la ascensión por un árbol de Navidad o el clímax final, en un aparato volador. Se trata de una coproducción anglohúngara que ha tenido un presupuesto holgado, en concreto de 90 millones de dólares, que se notan. También logra el realizador extraer buenas interpretaciones del reparto, encabezado por Elle Fanning, que rodó esta cinta antes de Super 8. Está acompañada por veteranos como John Turturro (Rey Rata) y Nathan Lane (tío Albert), algo exagerados, pero convincentes. Se puede interpretar la historia como un alegato a favor de la unidad familiar que también reflexiona sobre el valor de la imaginación. Sin embargo, y aunque gustará al público infantil, le sobra algo de almíbar y la historia acaba siendo maniquea. Además, no resulta demasiado atractiva para el público adulto, le falta garra. Uno de los elementos más criticados es la banda sonora, recreada a partir del ballet de Tchaikovsky, y con la que también se han creado canciones, con letra de Tim Rice (El rey león) y arreglos de Eduard Artemiev, el legendario compositor de cintas de Andrei Tarkovsky como Solaris y El espejo. El resultado no es del todo satisfactorio, pues aunque sigue teniendo parte de la fuerza de la inmortal pieza en la que se inspira, suena muy acaramelado.

5/10
A cada uno su cine

2007 | Chacun son cinéma

Gloss

2007 | Glyanets

"...Una vez más Andrei Sergevich ha captado nuestra sociedad a la perfección. Una sociedad que grita: 'lo que ahora está de moda en Rusia es el indiscreto encanto de la burguesía'." (Natalia Bobrova)

La casa de los engaños

2002 | Dom durakov

"En 2002, el director aportó su visión de la guerra de Chechenia en la farsa sentimental La casa de los locos, entremezclando la cruel absurdez de la guerra con la ironía compasiva y la sabiduría." (Peter Rollberg)

La Odisea

1997 | The Odyssey

Coproducción televisiva internacional que narra la aventura clásica de Ulises contada por Homero. Ulises debe ir a luchar a Troya, dejando atrás a su pequeño hijo Telémaco y a su amada esposa Penélope. Tras conquistar Troya, Ulises regresa a Itaca, pero en su camino deberá superar numerosas dificultades. Título de aventuras en toda regla, donde el director ruso Andrei Konchalovsky (Siberiada) trata con fidelidad el texto clásico. Aunque los efectos especiales no son demasiado memorables, el reparto artístico es muy notable.

5/10
Lumière y compañía

1995 | Lumière et compagnie

Un grupo muy numeroso de directores, entre los que destacan Theo Angelopoulos, Vicente Aranda, Spike Lee o Liv Ullmann, se reúnen para rodar una película cada uno, con una características muy definidas: utilizando cámaras de la época de los hermanos Lumiere, con una duración de 52 segundos como máximo, empleando la luz natural y sin usar más de tres tomas. Esta peculiar iniciativa se llevó a cabo en 1995, como homenaje a los 100 años que cumplía el cine. El resultado es un insólito y desigual experimento.

4/10
La gallina de los huevos de oro

1994 | Kurochka Ryaba

"[En el cine ruso postsoviético] el campo dejó de ser un lugar idílico, como se muestra más claramente en La gallina de los huevos de oro (Kurochka Riaba, Rusia / Francia, 1994) de Konchalovski, basada en un cuento popular sobre una gallina con un huevo de oro, pero que también es una secuela de La felicidad de Asia (1968) rodada casi treinta años después de la primera película y con Asia interpretada por una actriz diferente y más extrovertida: la popular Inna Churikova." (Birgit Beumers)

El círculo del poder

1991 | The Inner Circle

Interesante film basado en la historia real del oficial del KGB y proyeccionista oficial de películas para Josef Stalin, Ivan Sanchin. Llama la atención la devoción de este hombre a su patrón, a pesar de los desmanes de que es directo testigo. El film puede hacer pensar en Lo que queda del día, donde también el protagonista procuraba mantener la postura imposible de quedar al margen de los abusos del hmbre al que sirve. Es quizá la mejor película de Tom Hulce, junto a Amadeus, y cuenta con la buena dirección de Andrei Konchalovsky.

6/10
Tango y Cash

1989 | Tango & Cash

En Los Ángeles, dos policías que luchan contra el narcotráfico llamados Ray Tango y Gabe Cash no hacen más que mostrar su rivalidad constantemente intentando competir el uno con el otro para demostrar que son los mejores. Pero hay algo que les une, y es una conspiración contra ellos por un delito que no han cometido. Tras pasar varios meses en una dura prisión y conseguir escapar, su objetivo ahora será ayudarse mutuamente para demostrar su inocencia. Acción y ritmo sin pausa en esta película llena de persecuciones, tiros y musculitos, a cargo de Sylvester Stallone y Kurt Russell. El malo de la cinta es un mafioso Jack Palance (Raíces profundas) y la chica de turno, Teri Hatcher (Mujeres desesperadas). Guión, puesta en escena y trama sencillita y sin demasiadas pretensiones, pero entretenida para pasar un buen rato disfrutando de la mezcla de acción y humor de los dos protagonistas.

5/10
Vidas distantes

1987 | Shy People

Delicado estudio de cámara del choque de dos caracteres muy distintos, el de una mujer de ciudad, que ha visto de todo y está abierta a todo, y el de una mujer rural, de rígidos principios y escasa cintura para poder encajar posturas vitales diferentes. Dirige el ruso Andrei Konchalovsky, que arranca grandes interpretaciones a sus actrices. Precisamente Barbara Hershey fue premiada en Cannes por su admirable trabajo.

6/10
Ansias de vivir

1986 | Duet for One

Película de la etapa americana de Andrei Konchalovsky, inspirada en la vida de Jacqueline de Pré. Adapta la obra de teatro de Tom Kempiski, también coguionista, sobre una violinista casada con un célebre compositor, que vive un auténtico calvario cuando le diagnostican una multiesclerosis, a lo que su suma la infidelidad del marido, y la huida de uno de sus pupilos. Julie Andrews hace un trabajo sensacional, que le valió una nominación al Globo de Oro.

5/10
El tren del infierno

1985 | Runaway Train

En una remota cárcel de Alaska, Manny y Buck, dos de los reclusos más duros, trazan un plan para fugarse que consiste en colarse en un tren de mercancías. Pero el maquinista muere, víctima de un infarto, y el tren se dirige a toda velocidad a un desastre seguro. Además, hay un tercer pasajero, una bella ferroviaria. El ruso Andrei Konchalovsky, que llegó a trabajar con Andrei Tarkovsky, dirige esta trepidante cinta de acción y aventuras, con guión de Akira Kurosawa. Jon Voight y Eric Roberts recibieron sendas nominaciones al Oscar.

6/10
Los amantes de María

1984 | Maria's Lovers

Al acabar la II Guerra Mundial, María se casa con Iván, que vuelve del frente. Su vida conyugal se convertirá en una pesadilla. Konchalovsky dirige este drama sobre las carencias afectivas.

6/10
Siberiada

1979 | Sibiriada

En Yelan, pueblecito siberiano, viven las familias Solomin y Ustiuzhanin. Los Solomin son ricos y poderosos, mientras que los Ustiuzhanin son tan pobres como joviales. La llegada de la revolución bolchevique en 1917 conmocionará a los habitantes del lugar. Andrei Konchalovsky, autor de El primer maestro y de películas estadounidenses como Tango y Cash, reconstruye con muchos medios los acontecimientos más importantes de Siberia en el siglo XX. Se edita en versión restaurada por el Russian Cinema Council.

6/10
Romance de enamorados

1974 | Romans o vlyublyonnykh

Al creer erróneamente que el hombre del que está enamorada ha muerto, una mujer se casa con otro. Todo un clásico del cine soviético y uno de los films más recordados de Andrei Konchalovsky.

6/10
Tío Vania

1970 | Diadia Vania

Adaptación de la clásica obra de Chejov. Cuenta el regreso de un profesor viudo a su finca, tras contraer matrimonio con una mujer mucho más joven que él, y los conflictos que surgen con la familia de su primera esposa, que viven allí. Es un prodigioso estudio de la psicología humana, y fue realizada por Andrei Konchalovsky en una época en que en su país era mejor evitar temas actuales y refugiarse en los clásicos, para evitar conflictos con la autoridad soviética.

7/10
El primer maestro

1966 | Pervyy uchitel

Un pueblecito de la frontera de la Unión Soviética con China. Corre el año 1923 y un maestro acaba de llegar, enviado por el partido para ilustrar en los principios de la revolución a las ignorantes masas. Los campesinos, gente sencilla, le acogen bien, pero no acaban de entender lo que el recién llegado pretende, y los alumnos dormitan en sus aulas. Aunque uno parece prestar más atención que el resto.   El film logró el premio a la mejor actriz en Venecia para Natalya Arinbarasova. La narración, gracias a la pericia de Andrei Konchalovsky, logra poner rostro humano a un régimen bastante sospechoso, cuestionando con inteligencia una ideología cerril. En efecto, a través de la ingenuidad de los niños surgen preguntas como la de respuesta bastante obvia, pero implanteable, de si Lenin se morirá algún día.

6/10
Dear Comrades!

2020 | Dorogie Tovarischi!

Hechos reales de 1962 en la Unión Soviética, durante una manifestación de trabajadores en Novocherkassk.

Paraíso

2016 | Ray

El veteranísimo Andrei Konchalovsky vale igual para ganar el Gran Premio del Jurado en Cannes, con la película rusa Siberiada, que narraba 60 años de historia del país, que para conquistar las taquillas con la producción mainstream de Hollywood Tango y Cash. A sus 79 años se atreve a dar su visión del Holocausto, uno de los temas más abordados por el cine, y lo cierto es que consigue frescura a la hora de tratar hechos durísimos de sobra conocidos. En Paraíso, con la que ha ganado el premio al mejor director en Venecia, tres personajes que visten igual confiesan (no se sabe por qué ni ante quién) lo que han vivido durante la II Guerra Mundial en Francia. Se trata de Olga, aristócrata procedente de Rusia apresada cuando trata de salvar a unos niños judíos, el funcionario francés que investiga su caso, Jules, padre de familia colaboracionista, y Khelmut, alto oficial de las SS que en el pasado fuera su amante, y que al reencontrarse con ella la convierte en su doncella. El guión coescrito por el realizador con Elena Kiseleva, que ya colaboró con él en su trabajo anterior, El cartero de las noches blancas, se detiene sobre todo en consecuencias terribles de la crueldad nazi, como hasta dónde son capaces de llegar las víctimas desesperadas, en esa línea resulta sobrecogedora la disputa de unas prisioneras por las modestas posesiones de una compañera recién fallecida. Rodado en blanco y negro, con estética de documental, puede resultar algo frío en ocasiones, sobre todo en el arranque, pero poco a poco va construyendo a sólidos personajes. Sólido trabajo de todo el reparto, en especial sobresalen los tres protagonistas, Yuliya Vysotskaya, esposa de Konchalovsky y habitual de su cine, como la detenida, Philippe Duquesne, el policía, y sobre todo, el debutante Christian Clauss, que compone a un oficial nazi amante del arte, convencido de sus ideas, pero más complejo de lo visto normalmente en pantalla.

6/10
El cartero de las noches blancas

2014 | Belye nochi pochtalona Alekseya Tryapitsyna

Una pequeña localidad, con no más de treinta o cuarenta almas que viven desperdigadas en torno al lago de Kenozero, al norte de Rusia. La conexión de esas gentes rudas y pobres con el mundo exterior se produce a través de los viajes diarios que el cartero Lyokha realiza diariamente a la ciudad, a través de las aguas del lago, a bordo de su lancha. Galardonado con el León de Plata en el Festival de Venecia, el director ruso Andrei Konchalovsky (Siberiada) ofrece aquí una de sus películas más contemplativas, con pocas concesiones para el gran público. De marcado aire costumbrista, con una levísima trama de ficción y narrativamente muy sobria, prácticamente se recrea durante hora y media en ofrecer a los espectadores los naturalistas parajes en torno al gran lago de Kenozero, de subyugante belleza, en donde viven una serie de personajes. El hilo conductor es el protagonista Lyokha, cartero y recadero de la localidad, que conoce a todo el mundo, y por medio del cual, a través de sus trayectos, sus idas y venidas, entrevemos las existencias de los vecinos, las casas de madera desperdigadas, entramos en ellas, observamos cómo se levantan, cómo se saludan escuetamente, cómo malviven en una gran pobreza generalizada, cómo la soledad del hogar sólo se rompe con la sempiterna compañía del televisor. Hay también en El cartero de las noches blancas una denuncia del miserable modo de vida de estas gentes sencillas, cuyas penalidades ahogan frecuentemente en vodka, lamentable lacra de la comunidad. La soledad reina por doquier, con cierto conformismo ante el peso de la existencia. Pero ante esa visión más pegada a la tierra, no evita el guionista y director incluir imágenes hechizantes, con una gran carga nostálgica, donde abruman los recuerdos, la búsqueda del amor o el espacio para el misterio... Retazos del anhelo de felicidad que reina en el ser humano.

5/10
El cascanueces 3D

2010 | The Nutcracker in 3D

La moda del 3D provoca que algún que otro cineasta veterano se haya lanzado a explorar sus posibilidades para el cine infantil y familiar. Poco antes de que Martin Scorsese rodara La invención de Hugo, el moscovita Andrei Konchalovsky (El primer maestro, Siberiada) se lanza a esta lujosa recreación del clásico ballet de Piotr Chaikovski, basado a su vez en el cuento "El cascanueces y el rey de los ratones", original de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, adaptado por Alejandro Dumas père. El guión, coescrito por el propio Konchalovsky, es bastante fiel al original, sobre todo al principio, pese a los cambios del nombre de los personajes. Viena, años 20. Los pequeños Mary y Max, que viven en una lujosa mansión, no pueden pasar la Nochebuena con sus padres, porque su madre, cantante de ópera, tiene una importante actuación. Pero sí que se presenta en casa su alocado tío Albert, que trae regalos. A Mary le entrega un soldado de madera cuya boca sirve de cascanueces. Con su imaginación, Mary recrea una historia en la que el muñeco cobra vida y la lleva de viaje a un mundo mágico donde unas maquiavélicas ratas traerán problemas... Konchalovsky rueda con el dinamismo de sus conocidas cintas de acción rodadas en inglés Tango y Cash y El tren del infierno, y hace gala de una enorme imaginación visual en momentos como la ascensión por un árbol de Navidad o el clímax final, en un aparato volador. Se trata de una coproducción anglohúngara que ha tenido un presupuesto holgado, en concreto de 90 millones de dólares, que se notan. También logra el realizador extraer buenas interpretaciones del reparto, encabezado por Elle Fanning, que rodó esta cinta antes de Super 8. Está acompañada por veteranos como John Turturro (Rey Rata) y Nathan Lane (tío Albert), algo exagerados, pero convincentes. Se puede interpretar la historia como un alegato a favor de la unidad familiar que también reflexiona sobre el valor de la imaginación. Sin embargo, y aunque gustará al público infantil, le sobra algo de almíbar y la historia acaba siendo maniquea. Además, no resulta demasiado atractiva para el público adulto, le falta garra. Uno de los elementos más criticados es la banda sonora, recreada a partir del ballet de Tchaikovsky, y con la que también se han creado canciones, con letra de Tim Rice (El rey león) y arreglos de Eduard Artemiev, el legendario compositor de cintas de Andrei Tarkovsky como Solaris y El espejo. El resultado no es del todo satisfactorio, pues aunque sigue teniendo parte de la fuerza de la inmortal pieza en la que se inspira, suena muy acaramelado.

5/10
Gloss

2007 | Glyanets

"...Una vez más Andrei Sergevich ha captado nuestra sociedad a la perfección. Una sociedad que grita: 'lo que ahora está de moda en Rusia es el indiscreto encanto de la burguesía'." (Natalia Bobrova)

La casa de los engaños

2002 | Dom durakov

"En 2002, el director aportó su visión de la guerra de Chechenia en la farsa sentimental La casa de los locos, entremezclando la cruel absurdez de la guerra con la ironía compasiva y la sabiduría." (Peter Rollberg)

La Odisea

1997 | The Odyssey

Coproducción televisiva internacional que narra la aventura clásica de Ulises contada por Homero. Ulises debe ir a luchar a Troya, dejando atrás a su pequeño hijo Telémaco y a su amada esposa Penélope. Tras conquistar Troya, Ulises regresa a Itaca, pero en su camino deberá superar numerosas dificultades. Título de aventuras en toda regla, donde el director ruso Andrei Konchalovsky (Siberiada) trata con fidelidad el texto clásico. Aunque los efectos especiales no son demasiado memorables, el reparto artístico es muy notable.

5/10
La gallina de los huevos de oro

1994 | Kurochka Ryaba

"[En el cine ruso postsoviético] el campo dejó de ser un lugar idílico, como se muestra más claramente en La gallina de los huevos de oro (Kurochka Riaba, Rusia / Francia, 1994) de Konchalovski, basada en un cuento popular sobre una gallina con un huevo de oro, pero que también es una secuela de La felicidad de Asia (1968) rodada casi treinta años después de la primera película y con Asia interpretada por una actriz diferente y más extrovertida: la popular Inna Churikova." (Birgit Beumers)

El círculo del poder

1991 | The Inner Circle

Interesante film basado en la historia real del oficial del KGB y proyeccionista oficial de películas para Josef Stalin, Ivan Sanchin. Llama la atención la devoción de este hombre a su patrón, a pesar de los desmanes de que es directo testigo. El film puede hacer pensar en Lo que queda del día, donde también el protagonista procuraba mantener la postura imposible de quedar al margen de los abusos del hmbre al que sirve. Es quizá la mejor película de Tom Hulce, junto a Amadeus, y cuenta con la buena dirección de Andrei Konchalovsky.

6/10
Vidas distantes

1987 | Shy People

Delicado estudio de cámara del choque de dos caracteres muy distintos, el de una mujer de ciudad, que ha visto de todo y está abierta a todo, y el de una mujer rural, de rígidos principios y escasa cintura para poder encajar posturas vitales diferentes. Dirige el ruso Andrei Konchalovsky, que arranca grandes interpretaciones a sus actrices. Precisamente Barbara Hershey fue premiada en Cannes por su admirable trabajo.

6/10
Ansias de vivir

1986 | Duet for One

Película de la etapa americana de Andrei Konchalovsky, inspirada en la vida de Jacqueline de Pré. Adapta la obra de teatro de Tom Kempiski, también coguionista, sobre una violinista casada con un célebre compositor, que vive un auténtico calvario cuando le diagnostican una multiesclerosis, a lo que su suma la infidelidad del marido, y la huida de uno de sus pupilos. Julie Andrews hace un trabajo sensacional, que le valió una nominación al Globo de Oro.

5/10
Los amantes de María

1984 | Maria's Lovers

Al acabar la II Guerra Mundial, María se casa con Iván, que vuelve del frente. Su vida conyugal se convertirá en una pesadilla. Konchalovsky dirige este drama sobre las carencias afectivas.

6/10
Siberiada

1979 | Sibiriada

En Yelan, pueblecito siberiano, viven las familias Solomin y Ustiuzhanin. Los Solomin son ricos y poderosos, mientras que los Ustiuzhanin son tan pobres como joviales. La llegada de la revolución bolchevique en 1917 conmocionará a los habitantes del lugar. Andrei Konchalovsky, autor de El primer maestro y de películas estadounidenses como Tango y Cash, reconstruye con muchos medios los acontecimientos más importantes de Siberia en el siglo XX. Se edita en versión restaurada por el Russian Cinema Council.

6/10
Tío Vania

1970 | Diadia Vania

Adaptación de la clásica obra de Chejov. Cuenta el regreso de un profesor viudo a su finca, tras contraer matrimonio con una mujer mucho más joven que él, y los conflictos que surgen con la familia de su primera esposa, que viven allí. Es un prodigioso estudio de la psicología humana, y fue realizada por Andrei Konchalovsky en una época en que en su país era mejor evitar temas actuales y refugiarse en los clásicos, para evitar conflictos con la autoridad soviética.

7/10
Andrei Rublev

1969 | Andrey Rublyov

Hermosa película, que va más allá del género biográfico a la hora de seguir la pista al monje pintor de iconos Andrei Rublev, que vivió a caballo entre los siglos XIV y XV. Tarkovsky –con la colaboración en el guión de Andrei Konchalovsky– se propuso que el personaje cobrara para el espectador actualidad, que su esfuerzo por atrapar la belleza y la trascendencia con sus pinceles afectara profundamente al público. Aseguraba compartir la idea de Engels de que “una obra de arte es tanto más valiosa cuanto más enterrada y escondida permanece su idea principal”, y que ése era el camino que había seguido en este film. De modo que emprendió una “biografía imaginaria” en gran parte, con once retazos inspirados en episodios de su vida, donde vemos al artista trabajando aquí y allá, alternando con el pueblo (véase el bufón), acudiendo a la llamada para decorar la catedral de la Asunción en Moscú, viviendo una particular `noche oscura´ o disertando sobre la Pasión. Y vemos a otro artista, su maestro, el monje Kyril: el experto Rafael Llano compara su relación a la célebre de los compositores Salieri y Mozart. Casi todo el metraje está rodado en blanco y negro pero bien avanzada la trama, de modo inesperado, surge el color a la hora de mostrar la obra artística de Rublev; es un estallido cromático que funciona muy eficazmente. Y hay audacias de belleza increíble, como la escena inicial del vuelo. Para interpretar al protagonista, el escogido fue un joven poco conocido, Anatoli Solonitsyn. Tarkovsky explicaba su elección porque imaginaba a Rublev “como un hombre de gran fuerza moral, con mucho nervio, de recio temperamento, aunque exteriormente reservado, silencioso, dado a la meditación. Para nosotros, eran totalmente inadmisibles el sentimentalismo y el carácter empalagoso.” Y el actor se ajustaba perfectamente a esa imagen. El lanzamiento de la película fue accidentado. Una primera proyección tuvo lugar en diciembre de 1966, pero las autoridades soviéticas exigieron cambios. Y no les hizo gracia saber que una copia del film se había pasado en Cannes en 1967. De modo que su estreno oficial no tuvo lugar hasta 1969 en San Petersburgo, lo que aseguraba, al fin, su distribución internacional.

8/10
El primer maestro

1966 | Pervyy uchitel

Un pueblecito de la frontera de la Unión Soviética con China. Corre el año 1923 y un maestro acaba de llegar, enviado por el partido para ilustrar en los principios de la revolución a las ignorantes masas. Los campesinos, gente sencilla, le acogen bien, pero no acaban de entender lo que el recién llegado pretende, y los alumnos dormitan en sus aulas. Aunque uno parece prestar más atención que el resto.   El film logró el premio a la mejor actriz en Venecia para Natalya Arinbarasova. La narración, gracias a la pericia de Andrei Konchalovsky, logra poner rostro humano a un régimen bastante sospechoso, cuestionando con inteligencia una ideología cerril. En efecto, a través de la ingenuidad de los niños surgen preguntas como la de respuesta bastante obvia, pero implanteable, de si Lenin se morirá algún día.

6/10
La infancia de Iván

1962 | Ivanovo detstvo

Adaptación de la novela corta de Vladimir Bogomolov, publicada en la Unión Soviética en 1957, y cuyo guión se debe al mismo autor. Andrei Tarkovsky la rodó en 1961 casi por casualidad, cuando el director previsto, Eduard Abalov, entregó un film que no satisfizo al Consejo Artístico de Mosfilm. En efecto Mijail Romm, miembro del Consejo, propuso que Tarkovsky, aventajado discípulo suyo, reemplazara a Abalov en la dirección del film. Tenía entonces 29 años, y el director supo aprovechar gran parte del material rodado para entregar una película transida de lirismo, que atrapa en sus fotogramas la muerte de la infancia, el final de la inocencia. El film cuenta las andanzas de Ivan, un chaval de doce años, que ha perdido a su madre y a su hermana en un lance de la Segunda Guerra Mundial. El chico, que ignora si su padre está vivo, trabaja para el ejército en calidad de explorador, moviéndose con gran habilidad por terrenos pantanosos, a las órdenes de algunos oficiales que le admiran. Al verle evolucionar se diría que estamos ante el `primo lejano´ de un Tom Sawyer o un Huckleberry Finn, y es de imaginar que el dibujo del endurecimiento del chico por las calamidades de la guerra influyó en El imperio del sol, tanto en la novela de J.G. Ballard como en la adaptación cinematográfica de Steven Spielberg. Explicaba el director ucraniano acerca de esa madurez precipitada por el odio y la violencia que los niños a veces tenían reacciones más duras que los adultos, “precisamente porque sus almas eran sencillas, porque estaban todavía privadas de contrastes. Se trata de individuos que llegaron a ser hombres sin haber sido antes niños.” Tarkovsky conjuga bien las escenas del presente bélico, con otras oníricas que nos retrotraen a una infancia feliz, en que el pequeño Ivan vive una especial comunión con la naturaleza, y disfruta del cariño de su madre, y de los juegos con su hermana. La belleza plástica de los pasajes de ambas etapas de la vida de Ivan es deslumbrante, la fotografía en blanco y negro de Vadim Yusov tiene mucho que ver con los logros contemplativos del cineasta ucraniano. Acerca de las cualidades poéticas de su cine, Tarkovsky asegura: “En el cine no hay que explicar nada, sino remover directamente los sentimientos del espectador. Cuando la emoción se despierta, arrastra consigo a los pensamientos. En eso tenemos que aprender mucho de la poesía que, con muy pocas palabras, transmite una gran riqueza de contenidos emocionales.”

8/10

Últimos tráilers y vídeos