IMG-LOGO

Biografía

Rubén Ochandiano

Rubén Ochandiano

39 años

Rubén Ochandiano

Nació el 03 de Octubre de 1980 en Madrid, España
Filmografía
Nacido rey

2019 | Born a King

1919. El oficial del ejército británico T.E. Lawrence ha pedido al gobierno británico que apoye a Husayn ibn Ali, jerife de La Meca, que podría convertirse en rey de los árabes, pues existen muchos intereses en la zona, ya que todo indica que se encontrará petróleo. Pero otro enviado del Imperio, St. John Philby ha constatado que entre el pueblo es más querido su gran rival, Abdulaziz bin Saúd, respetado emir y valeroso guerrero, así que le facilita a escondidas armamento. Cuando le pide a Saúd que visite Londres en misión diplomática, para ganarse el apoyo de Churchill, éste teme que su enemigo aproveche su ausencia para atacar, por lo que decide enviar a su tercer vástago, el adolescente Faisal. Una vez en Europa, el chico se gana con facilidad el favor de la población, del rey Jorge V, y sobre todo de la hija de éste, la princesa Mary. Pero el primer ministro, y el secretario de Estado de Exteriores, Lord Curzon se hacen los locos porque no quieren reunirse con él. Arruinado tras Manolete, el productor español Andrés Vicente Gómez vive a caballo entre España y Arabia Saudí, donde cara a mejorar su imagen internacional en un momento delicado (tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi) la familia real le ha financiado una superproducción de presupuesto cercano a los 20 millones de dólares. Supone el primer largometraje internacional rodado en la nación árabe en cinco décadas. Gómez ha confiado el proyecto a Agustí Villaronga, autor de títulos como Tras el cristal o Pan negro, que por una vez deja atrás sus historias oscuras y sus atmósferas opresivas, para limitarse a ejercer como artesano, al servicio de un guión coescrito por el británico Henry Fitzherbert y el español Ray Loriga. El resultado puede definirse como polémico, por su parcialidad, pues ensalza la figura de Faisal, sin ningún punto oscuro. Y también se nota que Villaronga no se ha implicado demasiado, por lo que a las imágenes les falta algo de alma. Pero por otro lado, logra hacer interesante lo que narra, y su reconstrucción histórica –que incluye incluso alguna batalla– resulta bastante digna, permitiendo al espectador por un momento eludir comparaciones odiosas con la muy superior Lawrence de Arabia, de David Lean, que ofrecía un punto de vista sobre el conflicto totalmente opuesto. Relato iniciático, un poco básico pero eficaz, sobresale el retrato de la relación entre Faisal con la princesa Mary, que le toma casi como un hermano, traumatizada por el reciente fallecimiento del suyo. Se puede hablar de equilibrio en el amplio reparto, con trabajos decentes del joven debutante Abdullah Ali, en el papel protagonista, y de Hermione Corfield (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), como Mary. Aparte, Ed Skrein (Deadpool) humaniza la figura de Philby, y pese a la brevedad de su intervención, tiene su mérito que un correcto Laurence Fox (La joven Jane Austen) no haga que se eche de menos al genial Peter O’Toole, como T.E. Lawrence.

5/10
Infiltrado

2016 | The Infiltrator

Impactante película acerca del difícil trabajo de los policías infiltrados, que deben fingir un estilo de vida que nada tiene que ver con su forma de ver el mundo, para detener a criminales. Se basa en las memorias del policía de aduanas Robert Mazur, que investiga el sistema de blanqueo de dinero de los cárteles de la droga colombianos en los años 80. A través de un confidente logra contactar, junto con su compañero Emir Abreu con las más altas esferas del narcotráfico: y bajo la tapadera de rico hombre de negocios con múltiples relaciones, les ofrece blanquear con rapidez, brillo y esplendor enormes sumas. En esta ocasión Bryan Cranston, que en la serie que le dio la fama Breaking Bad era un tipo normal que terminaba convertido en capo de las drogas, se encuentra al otro lado de la ley, combatiendo el crimen bajo una falsa identidad, y hace muy creíble al protagonista. La película de Brad Furman (El inocente) pone el foco en la situación esquizofrénica que le toca vivir a Mazur, una persona íntegra, felizmente casado y padre de familia, pero que en su trabajo se enfrenta a situaciones turbias donde debe arreglárselas para hacer creíble su simulación y no transigir en aquellos principios que considera irrenunciables. Curiosamente, el libreto de Infiltrado está escrito por la madre del director, Ellen Sue Brown, en su primera experiencia en estas lides. Y esta relación profesional madre-hijo parece funcionar bien, pues ambos han logrado insuflar un ritmo dinámico a la trama, y una humanidad poco común en este tipo de historias ambientadas en el mundo de la droga, además de una nitidez moral mayor que a la serie casi contemporánea Narcos. Tiene fuerza el modo en que se refleja cómo afecta el trabajo del protagonista a la relación con su esposa (Juliet Aubrey), con situaciones delicadas como la de que Mazur tiene una falsa prometida (Diane Kruger) cuando le toca fingir ser un hombre de negocios; la relación con el también infiltrado John Leguizamo; o los afectos que surgen hacia los criminales, a los que luego se hace duro entregar a la justicia.

6/10
Vulcania

2015 | Vulcania

En un pequeño pueblo de las montañas vive una comunidad de trabajadores en torno a una fábrica de hierro. Son hombres y mujeres clasificados en dos grandes grupos, entre los que no hay relación. El régimen de vida en el villorrio es estricto, casi de esclavitud: trabajo en la fábrica y regreso a sus casas, sin posibilidad de salir del estrecho cerco que los rodea, denominado “la frontera”. Pero un trabajador, Jonás, empezará a indagar sobre su situación cuando un accidente cuesta la vida a su mujer y su hijo. Interesante film español de planteamiento sumamente atractivo, escrito y dirigido por el debutante argentino José Skaf. Los primeros minutos atrapan sobremanera, marcados por la atmósfera opresiva del lugar, donde hombres y mujeres pululan cual muertos vivientes, sin iniciativa, sin alegría, al tiempo que reciben las consignas de una especie de gobernador. La sensación es que estamos ante una especie de secta cuyo líder –qué enorme presencia tiene José Sacristán– mantiene bajo su bota a unos súbditos sometidos intelectualmente que sólo funcionan como peones para servir a ocultos propósitos. Las gentes de esa pequeña localidad viven perpetuamente asustados de lo que sea que haya tras la enigmática “frontera” y se mueven por una especie de kantiano deber ancestral del que no dudan ni un momento y que escuchan cada día una y otra vez: mantener el fuego, es decir, dedicar su vida a trabajar el hierro en la fundición. Pero qué lástima. Podíamos haber estado ante un film brillante, inolvidable, muy de acuerdo con los tiempos distópicos, pero con el paso de los minutos se van simplificando las cosas y deja finalmente un regusto a decepción. Porque desde luego Vulcania daba para mucho más. Incomprensiblemente el guión no aprovecha los puntos calientes que se han ido sugiriendo –la libertad, la búsqueda de la verdad y, el más importante de ellos, la capacidad magnética del protagonista que le permite dominar el hierro– y el desenlace es excesivamente precipitado, casi un bosquejo. Parece como si al término del primer acto las ideas se hubieran esfumado, de modo que apenas hay avance ni en la trama ni en las relaciones entre personajes –tenue esbozo el de la relación entre Jonás y Marta–, de manera que se desemboca directamente, torpemente, en el final del tercer acto. Con todo, Vulcania es un film meritorio, original, con algún giro logrado, y que entretiene sin duda gracias a su planteamiento intrigante al estilo El bosque y a la intensidad mantenida durante todo el metraje por el equipo artístico. Miquel Fernández (Fin) aprueba con nota en su papel protagonista, y no le van a la zaga la atemorizada Aura Garrido (qué gran actriz) y el siempre estupendo Ginés García Millán.

5/10
Incidencias

2015 | Incidencias

El día 31 de diciembre un tren emprende su recorrido desde Barcelona hasta Puerta de Atocha, en Madrid. Es tarde y los pocos pasajeros que viajan –apenas una docena– tienen prisa por llegar a su destino: una pareja con un dineral en efectivo, dos enamorados, un matrimonio mayor, una abogada borrachina, una embarazada y su marido cortito, un musulmán, un móvil-adicto... Junto ellos, el maquinista y demás empleados. A medio camino el tren tiene una avería se detiene en medio de ninguna parte. Aislados, sin suministro eléctrico, sin cobertura, la situación esperpéntica sólo acaba de empezar. Los guionistas y directores José Corbacho y Juan Cruz, responsables de Tapas y Cobardes, contaban en su tercera película juntos con una idea inicial sugestiva: la de reunir en un tren a unos cuantos personajes dispares y ofrecer una historia cómica, con gran variedad de chistes servidos gracias a la situación delirante en que acaban los viajeros y a sus cabezas huecas. Sin embargo, no han sabido sacar tajada de ese planteamiento y su película se queda a medio camino, en un quiero y no puedo que acaba produciendo aburrimiento. Las risas que provoca Incidencias son varias, pero no proporcionales a la cantidad de chistes, innumerables. Quizá esa falta de equilibrio es lo que da al traste con el resultado, porque se ha buscado tanto la carcajada, la tontería banal, que se ha descuidado tremendamente el guión. La trama no tiene ni pies ni cabeza y hay hilos narrativos –las entrevistas, la presencia de la guardia civil, el tipo en la vía, etc.– que quedan ahí sueltos, olvidados, en tierra de nadie. Da la sensación de que el presupuesto se agotó y ni siquiera hubo dinero para rodar un final. Quien sea poco exigente y tenga la risa floja quizá se entretenga, pero en líneas generales la propuesta de Corbacho y compañía es muy pobre. Y ni siquiera el reparto de rostros conocidos logra capear el temporal. Quizá se salve –como casi siempre– Ernesto Alterio y también Rossy de Palma en su breve cameo inicial.

3/10
88

2013 | 88

Ken y Zoe son una pareja cerca de los 40 que se conocieron hace 8 años en la habitación 88 de un hotel. Allí intimaron, se enamoraron y decidieron emprender una vida juntos. En los inicios, la relación era muy pasional, no exenta de sensualidad y sexualidad, rozando a veces lo bizarro. La creación de la pareja fue intensa, impulsiva y lo único que importaba era la efusividad del deseo y el sentimiento. En esa habitación y durante una larga estancia crearon su nido de amor y perversión que les llevó incluso a engendrar un hijo. Ken y Zoe eran una pareja enloquecida a la que poco le importaban las reglas del exterior, más allá de los muros de la habitación 88.

Toledo

2012 | Toledo | Serie TV

Drama histórico español ambientado en el siglo XIII en la capital de la corte castellana de aquel entonces, Toledo. Bajo el reinado de Alfonso X El Sabio, Castilla pone fin a la guerra santa contra los musulmanes tras décadas de lucha. La decisión del monarca no es del agrado de algunos hombres poderosos cercanos a él, pero cuenta con el apoyo de uno de sus principales soldados: Rodrigo Pérez de Ayala, que convertido en magistrado de la ciudad intentará mantener la paz y hacer que judíos, musulmanes y cristianos convivan sin altercados. En este contexto histórico, el protagonismo recae especialmente en el magistrado y sus dos hijos, que luchan por intentar hacer una vida normal olvidando el pasado, en concreto el asesinato a manos de los musulmanes de la madre y el primogénito de la familia. Romances prohibidos, complots, traumas infantiles, ambición, egoísmo en una época donde la espada se imponía no pocas veces sobre la tolerancia. Toledo nos sitúa de lleno y desde el principio en un ambiente de sirvientes, vagabundos, comerciantes, recaudadores de impuestos, ricos caballeros, influyentes religiosos… toda una época dentro de los muros de una ciudad medieval fielmente reflejada gracias a una dirección artística notable que no escatima esfuerzos en vestuario y decorados. Lógicamente también se le saca jugo al escenario real, con calles empedradas rebosantes de vida y en donde aparentemente se respira la paz. Una paz que ni el alto clero ni la nobleza desean frente al rey y los soldados que sí apuestan por ella. He aquí cuando surge el conflicto, una trama con tintes novelescos, por momentos previsible, donde cada personaje, cuitas personales y vivencias paralelas aparte, aporta su granito de arena a la intriga que reina en palacio. Cabe destacar el excelente trabajo de Juan Diego (Los hombres de Paco) en la piel de un envejecido Alfonso X. No se quedan atrás una gran Patricia Vico (Hospital Central), la reina consorte Volante, y quizás el que más carácter imprime a su personaje, Eduard Farelo, el magistrado de la ciudad y principal hilo conductor de la serie. Es de alabar también las interpretaciones de dos jóvenes actores, Jaime Olías como el infante Fernando, y de la joven Paula Rego. Al guaperas de la serie, Maxi Iglesias (Física y Química), que da vida al hijo del magistrado, aún le queda un hervor.

4/10
No tengas miedo

2011 | No tengas miedo

Silvia es una niña encantadora, rubita, risueña, vivaz. Vive feliz con sus padres, que le adoran, y disfruta de la compañía de su mejor amiga, Maite. Pero un día su carácter va a cambiar cuando su padre, entre juegos y risas, abuse de ella. Silvia irá creciendo en ese ambiente terrible y su vida se irá desmoronando. A lo largo de toda su filmografía el navarro Montxo Armendáriz ha demostrado un extraordinario oficio para plasmar sentimientos en la pantalla. Especialmente certero resultó con Secretos del corazón, sobre el paso a la juventud de un niño. Ahora vuelve al difícil terreno de la infancia, la adolescencia y la juventud con esta dura historia sobre la traumática situación de una chica que sufre los abusos de su padre. El director es fiel a su modo parsimonioso y clásico de narrar y elige una puesta en escena realista, cotidiana, sencilla, cuya falta de estridencias hace más terribles si cabe los sucesos que se narran. En este sentido se agradece que Armendáriz opte por no mostrar la explicitud de los hechos más desagradables. Una mirada, una frase, un gesto son capaces de sugerir todo un mundo interior de horror, incomprensión, desesperación. Pesa por otra parte la mirada monolítica ante la experiencia de la protagonista. Armendáriz no quiere distraerse ni frivolizar sobre un tema que, efectivamente, enloda toda la vida de las víctimas de abusos –esos insertos de las terapias de grupo quieren concienciar sin duda de esa realidad y de la dificultad de superar los traumas para seguir adelante–, pero también es cierto que el espectador puede demandar algo más de aire, un rayo de esperanza ante la pesadumbre de la historia (espeluznante la conversación en el bar entre madre e hija), un poco reiterativa en su discurso. Hay que elogiar el sólido trabajo de la actriz Michelle Jenner (Los hombres de Paco), prácticamente omnipresente y que transmite su angustia y su indecible soledad de modo eficaz, con mucho aplomo en los primeros planos, en ese deambular por la ciudad, en las ausencias mentales, en las huidas entre máquinas tragaperras... El resto del reparto , con nombres tan conocidos como Lluís Homar, Belén Rueda o Rubén Ochandiano, hace un buen trabajo.

5/10
Vidas pequeñas

2010 | Vidas pequeñas

Sexto largometraje del realizador argentino establecido en España Enrique Gabriel (En la puta calle, Las huellas borradas), cuyas películas siempre han tenido su interés. En esta ocasión, ha rodado una cinta muy coral, con muchos personajes reconocibles de la realidad actual, y que al parecer están inspirados, en mayor o menor medida, en personajes auténticos conocidos por el propio cineasta, coautor del guión. La trama se vertebra en torno a la figura de Bárbara Helguera, una diseñadora de moda de prestigio, que por la mala situación económica general, y su pésima gestión del negocio, acaba en quiebra y absolutamente arruinada. Demasiado orgullosa para aceptar la ayuda materna, una noche en la que no tiene donde ir, acaba siendo recogida por Andrés, un estrafalario joven que se gana la vida recogiendo monedas como ‘estatua viviente’ en un centro comercial. Éste la lleva a la cochambrosa cabaña en la que vive, en un camping de las afueras de Madrid, donde se refugian numerosas personas de condición muy humilde, como un matrimonio de feriantes, una ‘esteticienne’ que vive con una hija adolescente, que se resiste a estudiar o trabajar, una talentosa periodista cuya revista se fue al traste casada con un dramaturgo en horas bajas, una vendedora de quesos cuyo marido es un tipo que se dedica a negocios dudosos y un peculiar ruso que en sus tiempos llegó a cantar con el mismísimo Yves Montand. Enrique Gabriel retrata las consecuencias de la crisis con un tono amable que enmascara una visión un tanto pesimista. El título acaba siendo irónico, pues el film viene a decir que no hay vida pequeña, sino que en cualquier lugar puede haber gente de lo más interesante, con buenos sentimientos. Recupera uno de los temas centrales de su filmografía, la necesidad de afecto, que da pie a los mejores momentos de la cinta: la hija que se da cuenta de que nunca le ha demostrado su cariño con un regalo de cumpleaños o similar a su madre, los problemas de comunicación de la protagonista con la suya, y el ruso que sólo quiere que alguien escuche su disco. El director ha echado mano de escogidos intérpretes del cine español, con la memorable Ana Fernández a la cabeza, demostrando una vez más que no le dan todas las oportunidades que merecería. Pero es que no hay interpretación pequeña en esta película, pues los secundarios son todos bastante eficaces, con especial mención al matrimonio ‘culto’ que interpretan los veteranos Ángela Molina y Emilio Gutiérrez Caba, y al ‘campechano’ que conforman Alicia Sánchez y Pepo Oliva.

6/10
Biutiful

2010 | Biutiful

Barrio del Raval, en Barcelona. Uxbal es un padre de familia separado de su esposa bipolar Marambra, que tiene la custodia de sus dos hijos pequeños, Ana y Mateo. Baqueteado por la vida, sostiene a los suyos colaborando con una mafia china de inmigrantes ilegales, chinos y africanos, que trabajan en la construcción, o como ‘manteros’, aunque tampoco son ajenos al tráfico de drogas. Además, Uxbal tiene un don muy especial: es vidente, y en ocasiones ve a los espíritus de los muertos, que le cuentan sus penas. Acostumbrado a mirar a la muerte de cara, va a tener que enfrentarse a la suya propia: le acaban de diagnosticar un cáncer terminal, y una buena amiga le aconseja que en el tiempo que le queda intente “arreglar lo suyo”. En su primera película sin Guillermo Arriaga, el mexicano Alejandro González Iñárritu cambia la narración fragmentada de tramas múltiples por el relato lineal centrado sobre todo en un personaje, tarea en que le han ayudado los jóvenes Armando Bo y Nicolás Giacobone; sólo prólogo y epílogo, profundamente conectados, rompen levemente esa linealidad. En lo que no hay alteración es en los temas y enfoques del cineasta, nuevamente tenemos una situación extrema que envuelve a Uxbal, al que si algo le puede salir mal, parece que le saldrá peor. De modo que la dramática situación de familia rota conoce vaivenes, las mejorías resultan espejismos, la esperanza la aportan las posibilidades abiertas de un futuro incierto. Y las variables de su enfermedad, más sus trapicheos con los inmigrantes, donde él pone toda su buena voluntad para ayudar en una sociedad atravesada por la injusticia, le harán tocar fondo, todo debe conducir a la necesaria catarsis. El fondo católico de Iñárritu se nota no sólo en la imaginería religiosa presente en la cinta, sino en los temas, recurrentes en su cine, de sentido de culpa y redención, que surgen en el océano de la injusticia propia del ser humano caído. Ello atravesado de fatalismo providente, si se nos permite el oxímoron. Las cosas se tuercen, toman la senda más difícil, pero ello acaba ayudando al protagonista, del mal acaba saliendo el bien, aunque antes toca sufrir. El director sabe contar su historia, aunque quizá se entretiene demasiado en algunas escenas, una recreación excesiva en el dolor de Uxbal, que a veces parece un lastre. Está bien la subtrama del amigo senegalés, o la relación con Marambra, pero otros elementos –la relación afectiva entre los dos chinos mafiosos, el hermano de Uxbal– no aportan demasiado, de haber sido eliminados quizá el conjunto ganaría en agilidad. La película cuenta con un gran reparto, entre los que se cuentan algunos actores no profesionales. Pero sobresale Javier Bardem, con una magnífica interpretación, salvaje y entregado como suele ser –por ejemplo la escena en que le van a hacer una extracción de sangre muestra su increíble temple actoral–, que le valió el premio al mejor actor en Cannes.

6/10
Los abrazos rotos

2009 | Los abrazos rotos

El director de cine Mateo Blanco quedó ciego a resultas de un trágico accidente. Desde entonces perdió las ganas de vivir, lo que escenificó con un cambio de nombre. A partir de ese momento sería Harry Caine, y bajo ese apelativo firmaría su obra literaria y sus guiones cinematográficos. Harry trabaja codo con codo con su directora de producción Judith, y el espabilado hijo de ésta, Diego, hace las veces de secretario. Durante una ausencia materna, Diego sufre un accidente y Harry cuida de él. En eso ratos de forzada compañía, el joven pide al guionista invidente que le explique el porqué del nerviosismo de su madre por la aparición en escena de Ray X, hijo del recién fallecido empresario Ernesto Martel, que ha aparecido con una inesperada propuesta de proyecto cinematográfico. Y se inicia una larga historia que cuenta los años de convivencia de Ernesto con Lena Rivero, una secretaria devenida en amante y aspirante a actriz de cine... bajo la batuta de Mateo Blanco.Pedro Almodóvar vuelve a los terrenos del melodrama con una trama alambicada, atravesada de detalles personales sobre sus sentimientos y su dedicación al cine, dotada de una estructura donde juega con el concepto de duplicidad, muchas cosas se repiten de algún modo, acontecen dos veces. A lo largo del metraje brillan destellos de genialidad, el director manchego tiene todo tipo de ocurrencias ingeniosas, que va incorporando a su historia. Ya sea la película de vampiros que Diego cuenta a Harry, el recurso de leer los labios de otros o la película dentro de la película, “Chicas y maletas” (qué lástima que no sea ésta la película rodada por Almodóvar, porque los fragmentos que se incorporan, deudores de Mujeres al borde de un ataque de nervios, prometen muchas risas), se detecta una increíble facilidad para imaginar tramas y crear personajes. Lo mismo cabe decir de su ojo para lo visual, ya sean las páginas en braille llenando la pantalla, o las fotos hechas mil pedazos. O de las referencias cinematográficas bien traídas, ya sea el Te querré siempre de Roberto Rossellini, o la idea de convertir a Penélope Cruz, en la película que Mateo está filmando, en un trasunto bastante creíble de Audrey Hepburn. Y a pesar de todo... la película de Almodóvar resulta demasiado artificiosa, de algún modo se ahogan las emociones, que no llegan a aflorar. Quizá la más auténtica es la de Lena sacrificándose por su padre con una desesperada llamada a Ernesto; pero hay pocas como ésa. Los hilos narrativos se tuercen y retuercen, se está muy cerca del ridículo culebrón en algunos pasajes. Como es habitual en el cineasta, hay sentimientos exacerbados, pero a la vez muy epidérmicos. Se nos habla de amor, pero vemos poco amor. Ernesto está obsesionado con Lena, y se nos viene a decir que eso no es amor, sobre todo porque ella no le corresponde. Pero lo que surge entre Lena y Mateo tampoco acaba de parecer amor, es una especie de entrega física, sin más, propiciada por la relación profesional. Tampoco se ahonda mucho en el hijo despechado de Ernesto, y la revelación de algunos secretos, relativamente sorprendentes, suenan a disparatados -la escena de confesión de Blanca Portillo chirría-, metidos un poquito con calzador, y llama la atención lo poco que alteran a aquellos que debían quedar profundamente afectados. El tratamiento del sexo es puramente lúdico, poco avanza Almodóvar en este terreno: por supuesto no va ligado al compromiso o a la entrega, y es objeto de chistes de gusto, cuando menos, discutible.

5/10
Tuya siempre

2007 | Tuya siempre

Lola y Alfredo son una pareja de novios que malviven con trapicheos y robando a incautos que caen en las redes seductoras de Lola. Por casualidad Alfredo conoce a un trompetista en una de sus detenciones y gracias a él entran en relación con el ambiente libertino y criminal que rodea a un garito de jazz de la capital barcelonesa. Lola trabaja de camarera y se hace amiga de un pianista solitario y borracho; Alfredo, por su parte, se convierte en el recadero de un vividor con aires de capo mafioso que domina el contrabando del puerto. Lo que no sabe es que conoció a Lola cuando ésta sólo tenía 12 años. Peculiar thriller español en torno al mundo del jazz, y que cuenta con un buen elenco de músicos reales de gran proyección, como el contrabajista Horacio Fumero (autor de la banda sonora), el trompetista Raynald Colom y la vocalista sueca Caroline Henderson. Todos estos artistas tienen su propio papel en la ficción y además ofrecen su música en la película. El director ha elegido además una localización muy especial: el club Jamboree, posiblemente el rincón de jazz más célebre de Barcelona. El film ofrece diversos hilos conductores, la mayoría en torno al personaje de Lola (fantástica la bella colombiana Flora Martínez), pero el sinuoso guión no acaba de atraer y el intento de crear una trama estilo cine negro, con voz en off, ambiente nocturno, jazz, etc., aunque estimable no es suficiente para enganchar. José Coronado hace uno de esos personajes suyos de chulo que ya parecen excesivamente estereotipados, y Nancho Novo sobreactúa demasiado en su sincero aunque algo tópico papel. Posiblemente lo que mejor funcione sean las leves escenas entre el fotógrafo y la cantante, llenas de miradas sutiles y convincentes.

4/10
Tapas

2005 | Tapas

José Corbacho y Juan Cruz son dos de los miembros de la productora El Terrat, responsable de programas como Homo Zapping y Buenafuente, que últimamente gozan de buena aceptación entre los telespectadores. Juntos debutan como directores cinematográficos con esta tragicomedia que entrecruza los periplos vitales de varios vecinos de la localidad barcelonesa de Hospitalet de Llobregat. Mariano es un jubilado a quien le diagnostican un cáncer y decide poner fin a su vida. Su esposa, Conchi, vende éxtasis a los chicos del barrio. Dos de los clientes de Conchi son César y Opo, que trabajan en un supermercado y planean un viaje de desenfreno a Benicassim. Pero antes, César tendrá un romance con Raquel, mujer madura que a su vez mantiene una relación por internet con un argentino al que nunca ha visto. Todos pasan de vez en cuando por el bar de Lolo, un tipo que intenta ocultar que su mujer le abandonó hace tiempo. Los directores explican que pensaron el título antes de escribir el guión. Como es evidente, hace referencia a los pinchos de los bares, tan cotidianos como los personajes de la cinta, pero también es un juego de palabras, porque todos los personajes ‘tapan’ cosas de su vida cotidiana. Algunos puntos del guión son discutibles, como su modo frívolo de presentar la eutanasia o el uso de las nefastas drogas de diseño. La realización y argumento recuerdan a las series televisivas y se abusa de los cameos de celebridades catódicas. Aún así, para tratarse de su opera prima, Corbacho y Cruz se revelan como prometedores cineastas, logran algún momento divertido y hasta entrañable, e incluso abordan de pasada temas interesantes como la soledad y las necesidades afectivas. También consiguen que sus actores compongan personajes auténticos, que parecen sacados de la vida misma. Todo esto (y la sequía de títulos en un año aciago para el cine español) explica su premio a la mejor película en el Festival de Málaga.

6/10
Descongélate

2003 | Descongélate

Justo Santos, humorista fracasado, sólo ha conseguido actuar en el pequeño bar de su hermano. Ahora está a punto de firmar un contrato para hacer una película con un director drogadicto. Pero durante una cena en su casa, muere por sobredosis. Alentado por su esposa, oculta el cadáver en su bañera, con abundante hielo, hasta firmar el sustancioso contrato con el productor. Con títulos en su filmografía como El grito en el cielo y Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí, Félix Sabroso y Dunia Ayaso encarnan la comedia española más alocadamente frívola. Filmada en el madrileño barrio de Lavapiés, y producida por los hermanos Almodóvar, su nueva comedia presenta una gran variedad de personajes estrafalarios, adictos a la vida desenfrenada. Aunque el punto de partida no es demasiado original, está mejor construida que las anteriores comedias de Sabroso y Ayaso, y se regodean menos en el humor soez (aunque queden residuos). Los actores son espontáneos, especialmente los protagonistas, Pepón Nieto y Candela Peña, lo que hace olvidar en parte que el guión tiene poco calado, más allá de reflexionar sobre el peligro de obsesionarse por el éxito. Algunos de gags se alargan demasiado, pero otros funcionan bien.

4/10
La flaqueza del bolchevique

2003 | La flaqueza del bolchevique

Pablo López trabaja fuera del horario de oficina. Su rutina incluye viajes en avión y ligues ocasionales. Un día tiene un pequeño accidente de tráfico. La mujer que va en el otro coche se comporta como una energúmena. De modo que el afectado se toma su pequeña venganza: le hace la vida imposible con llamadas anónimas amenazantes. Un día la sigue y descubre que tiene una hermana adolescente, María: mona, inocente, lista, llena de encanto. Se entabla entonces una relación de amistad, y quién sabe si de amor en el futuro. Manuel Martín Cuenca, a partir de la novela de Lorenzo Silva, describe con acierto, paulatinamente, el progreso de la relación, una especie de juego de mutuas desconfianzas, que va haciéndose entrañable. Pero aquello resulta un amor imposible, y la fatalidad actuará de modo terrible. La peli, bien llevada, habla de esas vidas que a veces llevamos, y que no son vida; y apela a la necesidad de una mirada limpia, del disfrute de las cosas sencillas, como pasar una tarde con alguien a quien aprecias. Excelentes las interpretaciones de Luis Tosar y la debutante María Valverde.

6/10
Guerreros

2002 | Guerreros

Daniel Calparsoro cambia los tercios a que nos tiene acostumbrados (Salto al vacío, Asfalto) y nos introduce en las vicisitudes de un grupo de soldados españoles, que hacen no se sabe bien qué en Bosnia. Con ayuda del periodista Juan Cavestany en el guión, Calparsoro se centra en los omnipresentes agobios de los protagonistas, sin ofrecer un solo momento de relajo para humanizarlos.

4/10
Amnesia

2002 | Amnèsia

El napolitano Gabriele Salvatores, que ganó el Oscar a la mejor película extranjera con Mediterráneo, entrecruza varias historias sobre la incomunicación en la familia tradicional, alrededor de un chiringuito de la playa ibicenca. Allí acuden habitualmente un padre y un hijo con problemas de convivencia, y un director de cine que dejó de ver a su hija tras un fuerte enfrentamiento. El reparto incluye a los españoles Juanjo Puigcorbé y Antonia San Juan, entre otros.

3/10
Silencio roto

2001 | Silencio roto

Año 1944. La guerra civil española terminó hace años. ¿Seguro? En las montañas del Pirineo navarro, el maquis libra su particular batalla con el régimen de Franco. En tal contexto llega la joven Lucía a pasar una temporada a un pueblo de estas montañas. Allí descubre su primer amor, el idealista y algo ignorante herrero del pueblo. Pero también descubre la división que existe entre la gente, dos bandos irreconciliables. Y el silencio de unas personas que no se atreven a hablar, y que cuando lo hacen pueden producir las más terribles heridas en el alma. El director navarro Montxo Armendáriz (Tasio, Secretos del corazón) hurga sin miedo en nuestro pasado: “La película no trata de posicionarse o valorar los comportamientos de quienes participaron en la trágica contienda en que se sitúan los hechos que se relatan, ni pretende reabrir viejas rencillas: su finalidad es recuperar un trozo de nuestra memoria histórica y reflejarla con toda la objetividad posible.” En el reparto destacan más los veteranos que los jóvenes, unos inspirados Mercedes Sampietro y Álvaro de Luna.

5/10
El corazón del guerrero

2000 | El corazón del guerrero

Una época indefinible, a lo Conan el Bárbaro. Beldar es un valiente guerrero, y Sonja su bella novia o así. Los dos están a punto de robar una valiosa joya en la Cripta de la Orden de los Mil Ojos. Pero algo no sale bien, Beldar pierde el conocimiento y se despierta en la actualidad con los rasgos del adolescente Ramón, un pirado de los juegos de rol. A partir de ese momento, entre partidita y partidita con sus amigos, Ramón empieza a no tener muy claro qué es la realidad y qué ficción. No sabe si está en Madrid o el fantástico país de Zaphiria. Película de aventuras pasada por el filtro de un humor tirando a cutre, estilo ‘Torrente’. No en vano, el amiguete Santiago Segura tiene un papel en la peli como el mago Netheril. La historia encierra una trama romántica, en que el quijotesco Ramón trata de sacar de la prostitución a una chica que tiene los rasgos físicos de Sonja. Dirige la peli Daniel Monzón, que fue crítico antes que guionista y director; sus colegas le han dejado salir bastante bien parado de esta su primera película.

4/10
Asfalto

2000 | Asfalto

Tres raterillos. Lucía, es una joven buscavidas, que vive una peculiar relación amorosa con sus dos coleguillas, Chino y Charly. Atrapados en el asfalto de la gran ciudad, son víctimas de su rostro menos amistoso. Hasta el punto de que no les importa poner en peligro sus vidas para conseguir un poco de “aire” que les permita respirar. Daniel Calparsoro prometía mucho con su impactante film Salto al vacío. Luego decepcionó un tanto con Pasajes y sobre con A ciegas (1997), un fallido acercamiento al problema del terrorismo de ETA. Aquí vuelve a abordar una historia urbana, con personajes de estrechos horizontes (¿de quién es la culpa?, ésa es la pregunta que lanza el film), protagonizada por su musa y por entonces esposa, la actriz Najwa Nimri

4/10
Flores de otro mundo

1999 | Flores de otro mundo

Santa Eulalia, imaginario pueblecito de Castilla. El lugar se muere. La gente joven se va a la ciudad. La población masculina no encuentra esposas. ¿Remedio? Una “caravana de mujeres” (como la del western de William A. Wellman), solteras, que invitadas unos días quizá encuentren al hombre de sus sueños. Pasado el evento, seguimos a lo largo de un año las peripecias de varios personajes. Naturalidad; sensación de haber atrapado jirones de la vida real. He ahí el mérito de la película de Iciar Bollain (Hola, ¿estás sola?), que toma prestados estos elementos del cine de Ken Loach. El inicio (la llegada del autobús de solteras), es perfecto. Luego el relato se salpica aquí y allá de pinceladas de autenticidad: por ejemplo, los comentarios de los viejos ante la exuberancia de una cubana. Al buscado realismo, la directora añade una temática palpable en su primer film: la búsqueda del amor, la necesidad de querer y ser querido, con sus ilusiones y desengaños.

6/10
A las once en casa

1998 | A las once en casa | Serie TV

Lucía es una adolescente que tiene que afrontar la separación de sus padres, Ángel y Olga. Al igual que sus hermanos, Lucía acaba viviendo con su progenitor y Paula, la nueva pareja de éste. Ángel es dibujante y trabaja en casa, haciendo una tira cómica. Su ex mujer, Olga, sigue siendo su amiga, pasa por su casa casi todos los días, y suele ponerle muy nervioso. Serie televisiva española que gozó de gran aceptación entre los años 1998 y 2000, cuando fue emitida. El reparto estaba encabezado por conocidos actores españoles, mientras que otros rostros conocidos interpretaron personajes puntuales.

4/10
Al salir de clase

1997 | Al salir de clase | Serie TV

Serie televisiva de impresionante éxito en España, que superó los mil capítulos. Creada por Antonio Cuadri, se trataba de recoger el ambiente estudiantil, lleno de frivolidad y tontería, de un instituto español, con las relaciones y problemas varios de los alumnos y alumnas, un poco con la idea de fondo de las comedias juveniles americanas al estilo Sensación de vivir. Y todo ello mostrado en un formato muy barato, de sitcom, y donde el punto fuerte no eran las tramas ni la intriga, sino la cantidad de personajes que aparecían y desaparecían, y sus interminables enredos. La serie, que ofrecía una visión muy limitada de la juventud, extremadamente egoísta e hipersexualizada, será recordada sobre todo porque por ella pasaron, durante los seis años en que se emitió, más de 100 actores, muchos de los cuales luego siguieron con una carrera exitosa en el cine, como Pilar López de Ayala, Diana Palazón o Alejo Sauras, entre muchos otros. También ofrecía actuaciones musicales de cantantes o bandas reales de gran prestigio, como Laura Pausini, Ella Baila Sola, Amaral, La Oreja de Van Gogh, Shania Twain, Bon Jovi, Lenny Kravitz, Paulina Rubio, Roxette o Enrique Iglesias, por nombrar sólo a unos pocos.

4/10

Últimos tráilers y vídeos