IMG-LOGO

Biografía

Selma Blair

Selma Blair

48 años

Selma Blair

Nació el 23 de Junio de 1972 en Southfield, Michigan, EE.UU.
Filmografía
After, aquí empieza todo

2019 | After

Tessa Young, hija modélica, lo tiene todo: educada, estudiosa, ni fuma, ni bebe. Cuando está a punto de iniciar sus estudios en WCU, la Universidad de Washington, le acompañan hasta la residencia en la que se va a instalar su novio, el estudiante de instituto Noah, y Carol, su madre, a la que no causa una buena impresión la que va a ser la compañera de cuarto de Tessa, Step, pues huele a marihuana, y tiene pinta de chica rebelde. Sus sospechas no van desencaminadas, pues acercará a la recién llegada a su amigo ‘malote’ Hardin, que pretende conquistarla por motivaciones dudosas. Hasta ahora pensábamos que subproductos para adolescentes como Crueles intenciones, Tres metros sobre el cielo o la mismísima Crepúsculo carecían de calidad. Las convierte en obras maestras esta adaptación del primero de los cuatro libros de la saga literaria de la estadounidense Anna Todd, publicado en España por Planeta en 2014, aunque en realidad nació como un relato de la aplicación para móviles Wattpad, concebido en primer lugar como un tributo a la banda juvenil One Direction, cuando la autora tenía 24 años. En línea con otras producciones juveniles recientes, sorprende la presencia de escenas de sexo, quizás no muy explícitas –no vaya a ser que la calificación por edades desaconseje la entrada a las salas al público al que va dirigida–, pero sí abundantes, y de todos los palos, también una homosexual. De hecho, la cinta recuerda por momentos al infame drama erótico 50 sombras de Grey, pues aunque la protagonista –aquí también un arquetipo de niña buena cercano al rídiculo– no se enamora de un sádico practicante de la dominación, poco le falta, ya que elige a un macarra que no la respeta demasiado, y la intimida todo el tiempo. Ella piensa que a pesar de todo le quiere, y que le puede cambiar. ¿Es éste el modelo que se quiere imponer teniendo en cuenta el problema de la violencia sexista? Resultaría amena si al menos el relato hubiera estado bien contado, con algún punto de interés, o si hubiera incluido algún número musical estilo Grease –historia muy similar de mojigata enamorada de chico gamberro, pero mucho mejor resuelta–. Acaba siendo una sucesión de lugares comunes, a los que la debutante en el largometraje Jenny Gage no logra dotar de un mínimo interés. Pese a que su trabajo no resulta desastroso, no consiguen humanizar a los protagonistas, los poco experimentados Josephine Langford (Siete deseos) y Hero Fiennes Tiffin (hijo de Martha Fiennes y por tanto sobrino de Ralph y Joseph). Por otro lado, las veteranas Selma Blair y Jennifer Beals tienen poca presencia. Como nota positiva (porque no va a ser todo malo), al menos el personaje central transmitirá al joven público la pasión por la lectura. Invita a conocer clásicos de la literatura anglosajona como “Cumbres borrascosas” y “Sentido y sensibilidad”; la segunda ha servido como fuente de inspiración para esta historia.

3/10
Otra vida

2019 | Another Life | Serie TV

Una misteriosa nave espacial llega a la Tierra, y no resulta posible acceder a ella, ni tampoco parece sencillo comunicarse con los alienígenas que es de suponer que alberga en su interior. De modo que mientras intentan ese “encuentro” en la Tierra, las autoridades organizan velozmente una expedición espacial, que debe viajar al probable lugar de origen de la nave extraterrestre. Lo que divide a la familia formado por Niko y Erik, ella es astronauta y lidera el viaje a la estrellas, mientras que el otro es un científico que siempre ha buscado vida inteligente fuera de la Tierra, y que se queda en casa al cargo de la hijita que tienen en común, mientras desempeña su trabajo. Serie de ciencia ficción creada por el desconocido Aaron Martin y bastante decepcionante, se diría producto de relleno para plataformas como Netflix, ávidas de exhibir contenido propio original. Copia sin rubor ideas de La llegada, sin demasiado talento, y colecciona tópicos con la lucha de egos que se desata en la nave espacial, lo que incluye un motín a bordo. Los actores, casi todos desconocidos, resultan bastante sosainas.

3/10
Lost in Space (2ª temporada)

2019 | Lost in Space | Serie TV

Fantástica segunda temporada de Lost in the Space, se mantiene el nivel logrado por el arranque de esta nueva versión de la serie original de Irwin Allen. Ésta a su vez adaptaba a un entorno de ciencia ficción la novela “La familia Robinson suiza” de Johann David Wyss, en que los componentes de un clan debían luchar por la supervivencia tras el naufragio de su embarcación, que les llevaba a recalar en una isla desierta. En esta ocasión, los Robinson comienzan sus andanzas más perdidos que nunca, se nave Jupiter ha ido a parar a un planeta cubierto de océanos muy agitados, y donde son frecuentes las tormentas eléctricas. A los papás, Maureen y Toby, y a sus hijos Penny, Judy y Will, les acompañan la doctora Smith, prisionera tras quedar claro que es una villana con muchas caras, y el intrépido Don West, que también tiene algún hecho de su vida pasada poco nítido. Separados de la Resolute, con la que viajaban rumbo al sistema solar Alfa Centuri para montar una nueva colonia por los problemas que atraviesa la Tierra, dudan entre seguir en el complicado planeta donde se encuentran, o intentar aprovechar la energía de las tormentas para despegar y retomar el contacto con los suyos. Will echa de menos al Robot tanto les ayudó, y aún espera volver a tener noticias de quien podía llamar en verdad su amigo. Mientras Penny, con la ayuda de Will, ha compuesto una suerte de relato escrito de las aventuras familiares, “Perdidos en el espacio” se titula, aunque le apena el escaso aprecio del mismo que hace su madre, piensa que le muestra mucho menos cariño que a sus hermanos. La serie desarrollada por Matt Sazama y Burk Sharpless depara estupendas sorpresas, con un ritmo endiablado, hay mucha acción servida con cuidados efectos visuales y un magnífico diseño de entornos planetarios, oceánicos, espaciales, y del interior de las naves. Pero sobre todo está muy logrado el carácter familiar de toda la trama, aventuras a tutiplén, que nunca resultan ñoñas. La idea de que la familia unida es capaz de afrontar mil y un obstáculos atraviesa hábilmente toda la narración, con personajes y sus relaciones muy bien desarrollados, los Robinson parecen de verdad una familia. Además, hay que reconocer la complejidad de la “mala” de la función, Parker Posey compone a la perfección a una persona inteligente, de carácter luciferino, que sabe decir a cada uno lo que necesita oír, aunque duela, su capacidad de introspección psicológica da siempre en la diana de lo que resulta estimulante, y lo que apena porque supone poner el foco sobre un defecto o carencia. Algunos flash-backs sirven para entender cómo se convirtió en la mujer egocéntrica que es, evitando maniqueísmos o simplezas facilonas, por ejemplo no deja de afectarle el descubrimiento de algunas de sus acciones, como el de cómo la niña Samantha perdió a su padre.

7/10
Mamá y papá

2017 | Mom and Dad

Mientras que el niño solitario Josh demanda todo el tiempo la atención de su padre, el oficinista Brent, su hermana adolescente Carly trata de que su madre, la enfermera Kendall, le controle lo menos posible, sólo quiere dinero. Ambos hermanos tendrán que unirse para huir de una extraña plaga que se ha propagado en su localidad, por la que los progenitores, incluidos los suyos, se vuelven locos y tratan de matar a sus vástagos. Nicolas Cage tropieza de nuevo con la piedra de ponerse a las órdenes del realizador Brian Taylor, responsable de Ghost Rider: Espíritu de venganza, uno de los peores largometrajes en la filmografía cada vez más impresentable del prolífico actor. Consigue bajar aún más el nivel, si cabe, con una de sus peores interpretaciones, parece que nadie le ha dicho que exagera, y que sus alaridos resultan ridículos. A su lado, los esforzados Selma Blair, los jóvenes Zackary Arthur y Anne Winters, y el veterano Lance Henriksen están desaprovechados. Thriller gamberro, pero que no logra hacer reír, se diría que parte de la premisa contraria al clásico ¿Quién puede matar a un niño?, de Narciso Ibáñez Serrador, cuyos responsables posiblemente ni siquiera conocerán. Aquí son los adultos quienes la emprenden contra los menores. Quizás la idea podría haber dado algún juego, pero en este homenaje poco imaginativo a la serie B todo acaba resultando rutinario y predecible, y sus excesos violentos acaban de estropear la función. Ni siquiera la disfrutará el público cómplice, amante de los subproductos.

3/10
Mothers and Daughters

2016 | Mothers and Daughters

American Crime Story: The People v. O.J. Simpson

2016 | American Crime Story: The People v. O.J. Simpson | Serie TV

Cuidadísima dramatización de uno del juicio que quizá más ha marcado a la opinión pública americana del siglo XX: el que llevó al banquillo –y no precisamente del campo de juego– al popularísimo jugador de fútbol americano O.J. Simpson, acusado del asesinato de su ex mujer Nicole Brown y del hombre que le acompañaba, el camarero Ronald Goldman, en el domicilio de ella. Se trató de un doble crimen realizado con particular saña, y todas las pruebas apuntaron a Simpson como a su autor. Todo lo que rodeó al trágico suceso se convirtió en un auténtico culebrón, muy cercano a los actuales "reality", con informaciones en directo, tanto de una huida del acusado con amenazas suicidas, como de la vista judicial. No había estadounidense que careciera de opinión acerca de lo ocurrido. El dúo constituido por Scott Alexander y Larry Karaszewski tiene en su haber libretos de películas sobre personajes auténticos, atractivos y con un punto estrafalario y polémico, ahí están Ed Wood, Man on the Moon y El escándalo Larry Flynt para corroborarlo. Aquí son creadores de una miniserie muy pegada a la realidad, que parte de un libro de Jeffrey Toobin, y aunque algunas situaciones pueden rayar lo surrealista, se evita lo que pueda parecer onírico, la narración es fiel a los cánones del thriller judicial, y hace pensar en filmes como El misterio von Bulow, donde por cierto, el protagonista era defendido por uno de los abogados de Simpson, Alan Dershowitz. Casi todos los episodios los dirige Ryan Murphy, que se aleja así del tono de otras series creadas por él, como Glee o American Horror Story. La serie tiene la virtud de ser muy poliédrica, aborda muchas cuestiones, más allá de la simple narración de un caso criminal. Al mostrarnos al acusado y alrededores, la acusación y la defensa, se nos pinta muy bien la tendencia de cualquier persona al egocentrismo, que se acentúa cuando anda la fama de por medio: O.J. era un héroe para muchos, y él mismo se tenía y actuaba como un semidios; sus abogados conformaron un auténtico Dream Team de caros abogados con ganas de brillar, además del citado Dershowitz, estaban el abogado de las estrellas Robert Shapiro, el amigo de O.J. Robert Kardashian, el adalid de la causa racial Johnnie Cochran y el criminalista F. Lee Bailey; y la acusación también se vio bajo los focos más de lo deseable, con una Marcia Clark a la que juzgan por su peinado y su ropa, y un Chris Darden que por ser negro. Todos los implicados, incluido, el juez, pagan un precio personal por trabajar en esta causa. Ideas como justicia e injusticia se abordan cuando la incendiaria causa racial pueden subvertir un caso donde lo ocurrido no parece admitir discusión, no hay más hipótesis aparte de la que se juzga, pero otras cuestiones como la discutible actuación, en general, de la policía de Los Ángeles, y la alarma social, quizá lo alteren todo. Hay habilidad en episodios como el que nos ofrece el punto de vista de un jurado que de algún modo sufrió "prisión" durante ocho meses, lo que duró el juicio. Y desde luego está la cuestión mediática, que nos apunta como pudo surgir el fenómeno asombroso de los Kardashian, aquí vemos a los hijos siendo niños ya fascinados por la fama recién adquirida por su padre. La serie al completo tiene un magnífico ritmo, y el reparto es excelente. Sorprende la transformación de John Travolta como Shapiro, pero igualmente están muy bien una Sarah Paulson fiscal bajo presión, un Cuba Gooding Jr. como el acusado sin histrionismos más allá de lo justo, o un Courtney B. Vance como el abogado Cochran, por citar sólo a unos pocos.

7/10
Columbus Circle

2012 | Columbus Circle

Una mujer que ha estado encerrada en su apartamento durante casi dos décadas se ve obligada a salir de su reclusión cuando uno de sus vecinos muere, y la policía acude allí para hacer una investigación. Thriller discreto dirigido por George Gallo (Color local), que sin embargo cuenta con un amplio y conocido reparto, donde destaca la protagonista Selma Blair.

4/10
Dark Horse

2011 | Dark Horse

The Family Tree

2010 | The Family Tree

Mi novio es un ladrón

2008 | My Mom's New Boyfriend

Henry Durand (Colin Hanks) es un joven agente del FBI que regresa a Louisiana tras una misión en el extranjero. Pero al llegar, algo ha cambiado: su madre Martha (Meg Ryan), antes una mujer enormemente gorda y triste, se ha convertido en una verdadera jovenzuela -que ahora se hace llamar Marty-, con tipazo y mucha marcha, ávida de recibir piropos de los hombres. Entretanto llega a la ciudad un famoso ladrón llamado Tommy (Antonio Banderas), que pretende robar una valiosa Madonna de Bernini. Por cosas del destino Marty se cruza en el camino de Tommy y éste queda totalmente prendado de ella. A su vez, Henry recibe la misión del FBI de seguir todos los movimientos de un famoso ladrón buscado internacionalmente... Tenía el guionista y director George Gallo elementos suficientes –ladrón de guante blanco, mujer divertida, mafia internacional, acción, FBI– para haber diseñado una estupenda comedia romántica, sin embargo el que fuera artífice del genial libreto de Huida a medianoche no acaba de dar esta vez con la tecla adecuada para que la cosa funcione. El resultado no deja de ser convencional, una película amable y bienintencionada, pero demasiado del montón. Esa falta de chispa se transmite también a los actores (o viceversa), y el caso es que el habitualmente convincente Antonio Banderas está aquí excesivamente soso, poco inspirado. También es lastimoso comprobar cómo la otrora pizpireta número uno del cine romántico, Meg Ryan, va perdiendo película a película el brillo de antaño e intenta recuperarlo con forzado histrionismo. El único que parece estar en su sitio, con un papel de tipo perplejo y aburrido, es el hijo de Tom Hanks. Pero él solo no es suficiente para sacar la película a flote.

3/10
Hellboy 2. El ejército dorado

2008 | Hellboy II: The Golden Army

En la primera parte dedicada a este personaje, Guillermo del Toro adaptó con mucha fidelidad uno de los comics de Hellboy. Esta vez, el mexicano ha concebido una historia original, junto con Mike Mignola, creador del personaje, y se ha encargado de escribir el guión ‘a su aire’. Curiosamente, el cineasta, que se prepara para dirigir la adaptación en dos películas de ‘El hobbit’, ha incluido varios elementos que recuerdan a la mitología de J.R.R. Tolkien. Así, el desencadenante de la historia es un poderosísimo objeto mágico de la antigüedad, en concreto una corona que controla un tenebroso ejército, tan poderosa que fue dividida en tres partes. Dos anillos, uy, perdón, trozos de la corona, fueron a parar a los elfos, y uno a los humanos, condenados a morir. Esta historia se la contaba su padre adoptivo, el profesor Bloom, al demonio crecido entre los humanos Hellboy, cuando era pequeño. Años después –como se vio en la entrega anterior– Hellboy se ha convertido en miembro de una agencia gubernamental dedicada a la investigación de fenómenos paranormales, denominada BPRD. Junto con sus compañeros –su novia Liz Sherman, con poderes piroquinéticos, y Abe Sapien, un hombre-pez capaz de ver el pasado o el futuro de los objetos–, Hellboy investiga el brutal robo de una pieza de la antigua corona –la que permanece entre los humanos–, que iba a ser vendida al mejor postor en una casa de subastas neoyorquina. El culpable es Nuada, el príncipe heredero del reino de los elfos, que tomó la pieza que poseía su padre, tras acabar con su vida. Le falta un tercer fragmento, en poder de su hermana gemela, la princesa Nuala, a la que Hellboy y sus chicos tratarán de proteger. Del Toro supera la anterior entrega, sobre todo porque introduce muchos elementos muy personales en el guión, como la relación de pareja, entre Hellboy y Liz, que ya estaba apuntada anteriormente y que al parecer se basa en la relación entre el cineasta mexicano y su esposa. Sus problemas para vivir el día a día humanizan muchísimo a los personajes, con alguna frase muy realista, como cuando Hellboy viene a decir que daría la vida por ella, pero lo que realmente le cuesta es ‘fregar los platos’. También tiene un gran interés el enamoramiento entre Abe Sapien y la princesa Nuala. Resultan bastante cercanos los esfuerzos de estos ‘freaks’, que a pesar de su apariencia escalofriante para los humanos, intentan agradar, integrarse entre la gente normal y convertirse en héroes. En este sentido, no resultan gratuitos los homenajes a Frankenstein (monstruo incomprendido por excelencia) y a otras criaturas de la época dorada del cine de terror de la Universal. Por otro lado, predomina un tono humorístico muy de agradecer, que da lugar a momentos divertidos. Introduce también Del Toro criaturas muy características de su universo personal, tan originales como evocadoras, realizadas con unos efectos especiales memorables. A nivel visual, el film es apabullante, con momentos vistosos, como el enfrentamiento con la judía que se convierte en un ser espantoso en contacto con el agua, o la llegada del Ejército Dorado. En cuanto al reparto, Ron Perlman vuelve a demostrar que es un actor único para interpretar con una gran expresividad a personajes que requieren muchísimo maquillaje. Le acompaña la correcta Selma Blair y correctos secundarios. Destaca Doug Jones (Abe Sapien), al que ni siquiera se le ve por el maquillaje, y que tiene que apoyarse básicamente en su voz, que por lo visto fue sustituida por la de otro actor en el primer Hellboy. Todo esto, y un ritmo dinámico, permite pasar bastante por alto la simpleza de la historia, y que las secuencias de acción se alarguen innecesariamente, probablemente por exigencias de la productora.

6/10
El juego del amor

2007 | Feast of Love

Visión triste del amor ofrecida por el veterano Robert Benton (1932), director en su día de la notable Kramer contra Kramer, su mejor película. El film comienza cuando un profesor de la Universidad de Oregon llamado Harry Stevenson narra en voz en off un curioso cuento griego, que es toda una declaración de intenciones. Según la leyenda, tras crear a los humanos, los dioses se aburrían de ver la vida de los hombres y las mujeres, y para poner remedio crearon el amor. Nunca jamás volvieron a aburrirse, hasta el punto de que decidieron incorporar también el amor a sus propias vidas. Pero, entonces, inventaron la risa para poder soportarlo. Una cafetería es el lugar habitual en el que Stevenson se encuentra con su amigo Bradley, un buen tipo, casado, optimista, pero cuya excesiva ingenuidad en asuntos amorosos va a jugarle varias malas pasadas. Y allí también está el joven empleado Oscar, quien se enamora de un flechazo de Chloe, una joven que entra por la puerta. Bradley y Oscar, junto con las mujeres y hombres con los que se relacionan, forman el entramado en el que el viejo profesor se sitúa como testigo excepcional. Porque, debido a una tragedia personal –que él procura sobrellevar gracias al amor de su mujer–, el propio Stevenson ha aguzado la vista a la hora para percibir las verdades tantas veces ocultas en la vida de los otros. Así, con una visión gris de la existencia, que le hace mantener una actitud demasiado pasiva frente a lo que ve, Stevenson capta las cuitas amorosas de sus amigos y conocidos, sus encuentros y desencuentros, sus deseos y sus traiciones, sus riñas y enamoramientos, sus peligros y esperanzas. El tema de la película es indudablemente interesante, y el reparto es de esos que empujan a decidirse a verla. Sin embargo, el guión, basado en la novela de Charles Baxter, desprende una excesiva amargura. Pese a algún intento final por difundir esperanza –aunque apoyada en una estoica fortaleza humana–, al cabo el chato planteamiento de fondo con que Benton impregna su película es parecido a éste: el amor es una máquina de generar sufrimiento. Cierto es que tampoco es un camino de rosas, pero la idea que transmite la historia es que más vale ser una ameba sin sentimientos que tener la desgracia de enamorarse. Los vaivenes emocionales de los personajes parecen decir que el amor está ahí solamente para ser traicionado o para que un enorme vacío ocupe su lugar cuando ya no esté la persona amada. El caso es que aquí todo el mundo es infeliz. Sorprende, por otra parte, el tratamiento que el director hace del sexo, las más de las veces mostrado como un simple juego sin que el compromiso tenga nada que decir. Un “simple juego”, eso sí, que Benton se toma muy en serio, mostrándolo una y otra vez con gran explicitud.

4/10
Waz

2007 | Waz

Un asesino anda suelto. Mata salvajemente a sus víctimas, dejando grabado en sus pechos, a punta de cuchillo, tres letras, las del título: WAZ. Investiga el caso un veterano detective de vuelta de todo, Eddie, a quien han asignado como compañera a una novata, la voluntariosa y espabilada Helen. Su investigación les hace descubrir que las tres letras de marras son en realidad una ecuación, y que la persona a la que buscan está asesinando a las personas relacionadas con una violación y un asesinato, sometiéndolas a una tortura que les obliga a elegir entre salvar su propio pellejo o el de alguien a quien supuestamente aman. Thriller "filosófico" y "existencialista", por así decir, que conecta en parte en títulos como Seven, además de por su estética, por su visión cansada de la vida, por la que, se viene a decir, las personas actúan genéticamente y su instinto de supervivencia vence a cualquier cosa, incluida esa llamada "amor". La idea de usar fórmulas y matemáticas tiene su punto, aunque sea muy poco realista, y los actores están bien. El problema son algunas caídas de ritmo, el querer "sorprender" con la fuerza del "amor homosexual", y la violencia a cuento de las torturas, muy desagradable.

5/10
The Night of the White Pants

2006 | The Night of the White Pants

Max es un hombre de negocios que de la noche a la mañana se encuentra en la calle. Sin nada, recurre a su familia, pero no todos reaccionarán como él espera. Con el paso del tiempo su nueva situación le sirve para establecer verdaderos vínculos con los suyos. Tom Wilkinson es el patriarca "desheredado" de esta peculiar familia donde no faltan todo tipo de excesos y excentricidades.

4/10
The Alibi (La coartada)

2006 | The Alibi

Ray Elliott tiene un trabajo un poco especial. Se dedica a servir como coartada para sus clientes, cuando éstos mantienen relaciones extraconyugales. El tipo es especialista en inventarse todo tipo de historias para justificarles de cara a sus esposas. Mientras ejerce su extraña profesión, Ray se enamora de una mujer. Comedia que parodia los tópicos del cine negro, cortada a la medida de Steve Coogan. Le acompañan actores con oficio como son Sam Elliott o Rebecca Romijn.

4/10
The Deal

2005 | The Deal

Tras la agradable (y difícil de seguir) película-sorpresa de Syriana, merece la pena ahondar en las tramas empresariales acerca de los turbios intereses que rodean el mundo del petróleo. Este film sigue la pista a un ejecutivo de Wall Street, que representa a una compañía que está sufriendo los efectos de la subida del precio del bárril por la guerra en Oriente Medio. Sus gestiones por conseguir crudo a través de una empresa, y su relación con una recién licenciada, ecologista por más señas, le llevarán por complicados derroteros. El guión del film lo ha escrito Ruth Epstein, antiguo agente de bolsa en Goldman Sachs, que conoce este mundillo bastante bien. De hecho, la parte que mejor funciona, a pesar de la jerga propia del ramo, es la que describe los problemas empresariales. Cuando la cosa discurre por cauce más convencionales, propios del cine de acción, la trama se vuelve menos creíble. El film recupera a Christian Slater, que además ejerce de productor ejecutivo.

5/10
Terror en la niebla

2005 | The Fog

Remake de La niebla (1980), protagonizada por Jamie Lee Curtis. Cerca del pueblo de Antonio Bay, Nick Castle, capitán de un barco de alquiler, y su primer oficial, Brett Spooner, enganchan el ancla en una vieja bolsa atrapada en el fondo del mar. Esto libera varios objetos del interior de la bolsa, como un cepillo de oro, y un antiguo reloj, que acaban apareciendo en la playa. Poco después, una espesa niebla cubre el pueblo de Antonio Bay. Este hecho presagia la llegada de los antiguos dueños de los objetos, los fantasmas de la tripulación y los pasajeros de un barco, que fueron asesinados en 1871. Ahora, pretenden vengarse de los descendientes de los asesinos. Aporta al original sofisticados efectos especiales, lo que permite planos bastante realistas de la niebla extendiéndose por la localidad. Está protagonizada por Tom Welling y Maggie Grace, dos jóvenes actores que han obtenido cierta fama por las series Smallville y Perdidos, respectivamente. Dirige un especialista en el género, el desconocido cineasta ingles Rupert Wainwright, responsable de Stigmata. No faltan los sustos, pero en lugar de los excesos de violencia de otras producciones de terror, Wainwright se concentra en crear suspense, aprovechando las sugerentes secuencias en la niebla.

4/10
Dulce persuasión

2005 | Pretty Persuasion

Historia de una pija adolescente llamada Kimberly, que estudia en un colegio de élite de Beverly Hills. Con tal de convertirse en una famosa actriz, pasará por encima de quien haga falta sin importarle las consecuencias. Su próxima víctima será el profesor Anderson, y junto a otras maquiavélicas amigas, le acusarán falsamente de abuso sexual con tal de salir en los medios de comunicación. Guapa y sensual por fuera, pero maligna y retorcida por dentro. El personaje aquí retratado tiene el rostro de Evan Rachel Wood (S1m0ne, Thirteen), actriz en alza que interpreta a una seductora diablesa, a las órdenes de Marcos Siega, un director más asiduo a las series, como Dexter, Shark o Veronica Mars.

4/10
In Good Company

2004 | In Good Company

A sus 51 años, Dan Foreman parece estar en su mejor momento. Gracias a sus habilidades como negociador y jefe de equipo, ha cerrado su mejor año como responsable de publicidad de Sports America, la revista para la que trabaja. La mayor de sus dos hijas, Alex, su ojito derecho, está a punto de marcharse a la Universidad de Nueva York, y además, ha recibido una inesperada y fantástica noticia: va a ser padre una vez más. Eso sí, habrá que apretarse el cinturón. Pero en éstas hace su entrada en el tablero de juego un nuevo personaje, Carter Duryea, ejecutivo de 26 años que Globecom, la multinacional que acaba de adquirir la revista, ha designado como jefe de Dan. Por su parte, Carter no es el ‘triunfador’ que parece. Acaba de romper con su novia, y carece de una familia tan unida como los Foreman. Por ello se autoinvita a cenar a la casa de éstos, y acaba iniciando una relación con Alex. Cabría esperar que el responsable de American Pie, Paul Weitz, director de este film que también ha coescrito con su hermano Chris, compusiera otra comedia en la misma línea, alocada y sin contenido. Nada más lejos de la realidad. Weitz supera incluso la calidad de la interesante Un niño grande (también sobre relaciones paterno-filiales) en una comedia que habla de los modernos conglomerados empresariales que absorben a las compañías pequeñas, el peligro de la deshumanización en las grandes corporaciones, la conciliación entre la vida laboral y la familia, la competitividad, y sobre todo, el choque generacional entre los veteranos y los jóvenes cracks que revolucionan el mundo empresarial sin atender a la experiencia de los que le preceden. Y lo hace con un estilo elegante, que entronca con comedias laborales tipo El apartamento, de Billy Wilder, o Luna nueva, de Howard Hawks. Aunque las comparaciones son odiosas, Weitz hereda de esos maestros la habilidad para lograr un tempo muy ágil, y una modélica dirección de actores. Encadenando un éxito tras otro, Dennis Quaid viene demostrando últimamente su capacidad para los papeles maduros de padre modélico. El desconocido Topher Grace está a la altura de la ocasión, y la siempre insuperable Scarlett Johansson eclipsa al resto del reparto en sus escasas escenas.

7/10
Hellboy

2004 | Hellboy

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis patrocinan un ritual pagano mediante el que el mismísimo Rasputín pretende traer a la Tierra a un demonio poderoso que les permita ganar la contienda. Algo sale mal, y sólo consiguen traer a un bebé de diablo rojo. Tras ser rescatado por el ejército aliado, será criado como un hijo por el profesor Broom. Convertido en un demonio adulto, socarrón y fumador de puros, Hellboy se hará miembro de una sociedad secreta: el Instituto para la Investigación Paranormal y de Defensa. Esta organización combate el mal y previene la llegada a nuestro mundo de otros demonios. Pero Rasputín reaparece para intentar atraer a Hellboy al lado oscuro. El cineasta mexicano Guillermo del Toro está especializado en cine fantástico, y es el autor de Cronos, Mimic y Blade 2. En esta ocasión toma por los cuernos la adaptación al cine del demoníaco personaje procedente del cómic, al que manifiesta tener un gran aprecio. Al frente de su equipo habitual, que incluye al director de fotografía Guillermo Navarro y al compositor Marco Beltrami, Del Toro logra una modélica ambientación gótica, compone eficaces secuencias de acción, y humaniza a los personajes a pesar de su carácter irreal. Al guión le falta solidez, quedándose a ratos en una acumulación de situaciones artificiosas. Se juega bien la carta del humor, pero se habría agradecido un mejor aprovechamiento del potencial dramático del personaje, con complejo de culpa porque en realidad es un demonio. De todas formas, por su alta calidad técnica apasionará a los aficionados al cómic e incondicionales del cine fantástico. Para ellos sale también a la venta la edición del coleccionista, que incluye una estatuilla de Hellboy y el Director’s Cut, un montaje distinto al que se vio en los cines.

5/10
Cosas de tíos

2003 | A Guy Thing

David, un joven prometido, amanece el día después de su despedida de soltero con una chica en la cama de nombre Becky. Incapaz de confesar la verdad a su novia Karen, tratará de ocultar el “desliz” a toda costa; pero lo cierto es que sus sentimientos parecen, como mínimo, algo confusos. Comedia romántica de enredo más o menos disparatado, lo mejor es el trabajo de Julia Stiles. Dirige Chris Koch, cuyo mayor logro ha sido la serie Me llamo Earl, también con Jason Lee como protagonista.

4/10
La cosa más dulce

2002 | The Sweetest Thing

La sombra de los hermanos Farrelly es alargada. Cameron Díaz, protagonista de la comedia más popular de los cineastas, Algo pasa con Mary, protagoniza una cinta en la misma línea, dirigida por Roger Kumble (Crueles intenciones), que curiosamente aparecía en los agradecimientos de esa comedia. También aquí, se parte de un argumento que podría funcionar como comedia romántica, salpicado hasta la saciedad del humor más soez y alocado posible que se le ha ocurrido a la guionista, Nancy Pimental, curtida en la gamberra serie televisiva South Park. Como Mary, Christina Walters, el personaje de Cameron Díaz, es la chica más deseada por los varones que tiene alrededor. Pero ella, en vez de comprometerse, prefiere una vida frívola y salir cada noche con sus dos compañeras de piso, en busca de nuevas emociones y romances pasajeros de una noche. Hasta que da con la horma de su zapato, un chico a quien conoce fugazmente en una discoteca, que no sucumbe enseguida a sus encantos, lo que la saca completamente de quicio. De hecho, Christina decide acudir a la boda de su hermano, a la que ha sido invitada, para descubrir si está enamorada de él. Pero allí descubre que ha cometido un error, pues su objetivo es el que realmente va a contraer matrimonio. Acompaña a la protagonista la célebre Christina Applegate, protagonista de la serie televisiva Matrimonio con hijos.

3/10
Cosas que no se olvidan

2001 | Storytelling

En su último trabajo, el polémico, ácido, irreverente y nihilista director de Happiness, explora las relaciones entre la realidad y la creación artística, a través de dos crudas historias, cuya única relación es que están protagonizadas por personajes desorientados. En "Ficción" una estudiante se esfuerza por escribir algo que le guste a su exigente profesor de literatura creativa. En "No ficción", un cineasta frustrado convence a una familia normal para protagonizar un documental.

5/10
Una rubia muy legal

2001 | Legally Blonde

Elle Woods es en verdad una jovencita “chachi piruli”. Es la chica más popular de la hermandad, asociación estudiantil que preside; tiene las notas más altas en moda y confección; ha salido en un vídeo de Ricky Martin; y le encanta el color rosa. Es guapa, e inteligente, ¿qué más se puede pedir? Pues Warner, su novio, considera que esta chica rubia es demasiado insustancial y frívola para él, que pertenece a una familia de rancio abolengo, donde su padre, y el padre de su padre, han sido senadores nada menos; ella no cuadra con la imagen seria que quiere cultivar ahora que va a ir a estudiar derecho a la Universidad de Harvard. Y da calabazas a Elle, cuando la chica, pobre incauta, pensaba que le iba a proponer matrimonio. Pero Elle no se arredra, y dispuesta a seguir su corazón, se matricula en la prestigiosa facultad con idea de recuperar a su amado. Al principio su horterismo redomado choca en el ambiente universitario, pero poco a poco se descubre que en Elle hay auténtica madera de picapleitos. Divertida comedia para adolescentes, bastante por encima de la media de este tipo de películas. Basada en un libro de Amanda Brown, una auténtica rubia abogada, el film contiene situaciones la mar de hilarantes, hilvanadas por el tándem de guionistas Karen McCullah Lutz y Kirsten Smith, que ya se enfrentaron a un film de cierto parecido: 10 razones para odiarte, adaptación bastante libre de "La fierecilla domada" de Shakespeare. Otra referencia clara es Fuera de onda, que traspasaba al mundo adolescente actual el encanto de las novelas de Jane Austen, sobre todo de Emma. En el reparto juvenil destacan, además de Witherspoon, Luke Wilson, que junto a su hermano Owen se está haciendo un hueco en las pantallas; y Selma Blair, a quien se pudo ver en Crueles intenciones, donde coincidió con Witherspoon.

6/10
Crueles intenciones

1999 | Cruel Intentions

Kathryn y su hermanastro Sebastian hacen una apuesta. Él, seductor empedernido, debe lograr acostarse con Annette, una chica que quiere ser virgen hasta el día de su boda. El film es una adaptación de Las amistades peligrosas de Choderlos De Laclos con adolescentes guaperas. Entre el reparto aparecen los rostros de Ryan Phillippe (Sé lo que hicisteis el último verano, 54, Crash), o la oscarizada Reese Witherspoon (Pleasantville, Una rubia muy legal, En la cuerda floja).

5/10
Réquiem por Brown

1998 | Brown's Requiem

Un ex policía alcohólico se dedica a la investigación privada. Un día se presenta en su oficina un tipo obeso, que le pide que vigile a su hermana de 17 años, amante de un anciano mafioso. Es el comienzo de un caso muy complicado. El film se inspira en una novela de James Ellroy, el mismo que permitió que se filmara esa joya llamada L.A. Confidential.

5/10

Últimos tráilers y vídeos