IMG-LOGO

Biografía

Sung Kang

Sung Kang

48 años

Sung Kang

Nació el 08 de Abril de 1972 en Gainesville, Georgia, EE.UU.
Filmografía
Fast & Furious 9

2021 | Fast & Furious 9

Dom Toretto (Vin Diesel) lleva una vida tranquila con Letty y su hijo, el pequeño Brian, pero saben que el peligro siempre acecha esa tranquilidad. Esta vez, esa amenaza obligará a Dom a enfrentarse a los pecados de su pasado si quiere salvar a aquellos que más quiere. El equipo se vuelve a reunir para impedir un complot a escala mundial, liderado por uno de los asesinos más peligrosos y mejor conductor a los que se han enfrentado; un hombre que además es el hermano desaparecido de Dom, Jakob.

Code 8

2019 | Code 8

Película canadiense claramente inspirada en producciones como X-Men, Héroes o Los increíbles, donde las personas con superpoderes son parias: no ocupan la privilegiada posición social que podría suponerse, sino que son vistos como una amenaza, o en el mejor de los casos, un problema. Sigue a Connor Reed, cuyas habilidades le sitúan en el grupo de “Los eléctricos”, a quien preocupa su mamá enferma, hasta el punto de que, para conseguir curro, se une a unos criminales quizá poco recomendables, que se las arreglan para engañar a los drones policiales a la hora de ejecutar sus golpes. Por otro lado, el sindicato del crimen trafica con Psyke, una droga que obtienen de la espina dorsal de las personas con poderes, quienes desesperadas, así obtienen algunos ingresos. Podía ser una aceptable B, pero el desconocido Jeff Chan, que por lo visto ha alargado su propio corto, entrega una historia rutinaria, y no tan dinámica como exige el guion que le ha escrito su amigo Chris Pare. Los efectos visuales son apañados, pero no suficientes. Y los actores, bastante sosetes.

4/10
The Free World

2016 | The Free World

Gang Related

2014 | Gang Related | Serie TV

El detective Ryan Lopez es un agente que trabaja bajo las ordenes de Sam Chapel (Terry O’Quinn) para intentar acabar con el crimen de bandas en Los Angeles. Lo que nadie sabe es que el propio agente Lopez estuvo muy cerca de las bandas cuando era sólo un niño y además tiene una relación muy especial con uno de los líderes más peligroso de la ciudad.

Fast & Furious 6

2013 | Fast & Furious 6

Dom (Vin Diesel) vive "retirado" plácidamente con la poli brasileña Elena (Elsa Pataky). Ha sido tío, pues su hermana Mía (Jordana Brewster) ha tenido un hijo con Brian (Paul Walker). Pero la tranqulidad de su vida se va pique cuando un día se presenta el forzudo agente Hobbs (Dwayne Johnson) y pide ayuda a Dom para capturar a Shaw (Luke Evans), un peligroso criminal y ex militar que persigue un sofisticado mecanismo tecnológico. Para asegurarse de que Dom y su equipo le echarán una mano Hobbs le facilita pruebas de que su novia Letty (Michelle Rodríguez), dada por muerta hace tiempo, sigue viva, y forma parte de la banda de Shaw. Sexta entrega de la saga comenzada con A todo gas, que va camino de convertirse en una de las más extensas de la historia del cine. Como en la mayoría de ellas vuelve a estar detrás de las cámaras Justin Lin, quien sigue tirando de la madeja para tejer una tupida trama de acción, y más acción, y más acción. Sin embargo, esta vez se lía un poco con su interés de intentar "el más difícil todavía" y llega a rodar escenas cuyas imágenes producen carcajadas no precisamente deseadas –véase el salvamento en el aire–, más propias de cualquier película fantástica de superhéroes. Sin duda alguna el punto fuerte es la reaparición de Letty, interpretada por una malencarada Michelle Rodríguez que quizá nunca debió dejar la franquicia. Gracias a ella hay un acuciamiento en tomarse todo demasiado en serio, de modo que al conjunto le falta el sentido del humor de películas anteriores, y se acusa. Se dejan ver otros signos de decadencia en Fast & Furious 6, lo que no quita que se apunte la llegada de una próxima entrega. Pero en la que estamos se ha dejado más de lado la relación natural entre los personajes, sus historias. En la quinta parte, por ejemplo, tenían una evolución, algo cambiaba en cada uno, pero aquí sus roles son mucho más insípidos (especialmente los de los secundarios de la banda). Hay un exceso asimismo de poses, de diálogos enlatados típicos de película de malotes de tres al cuarto, etc. y en esto Vin Diesel está más exagerado que nunca. No basta que se diga que lo más importante sea la familia y bla bla bla. El problema de fondo está en que esta vez se dedican demasiados minutos a la acción y los motores, y el resto se desequilibra obligatoriamente. Y llegados a este punto hay que recalcar que por supuesto la trepidación es apabullante, brutal, desproporcionada sobre todo en la inacabable secuencia final.

4/10
Una bala en la cabeza

2012 | Bullet to the Head

Tras una década sin dirigir, desde Invicto, el veterano Walter Hill adapta la novela gráfica "Du plomb dans la tête", de Alexis Nolent y Colin Wilson. Queda para el recuerdo que Thomas Jane, que iba a acompañar a Sylvester Stallone en este film, finalmente fue despedido por ser blanco, para sustituirle por un oriental (Sung Kang). En Una bala en la cabeza, Stallone interpreta a Jimmy Bobo, un asesino a sueldo que intenta vengarse de Keegan, cabecilla de una siniestra organización que ha corrompido a las altas esferas y a los agentes de la ley. Para llegar hasta él, tendrá que formar tándem con Taylor Kwon, peculiar policía adicto a los móviles, no muy acostumbrado a los brutales métodos de Bobo. Casi septuagenario, Walter Hill demuestra que sigue capacitado para rodar potentes imágenes y lograr un ritmo endiablado. Una bala en la cabeza viene a ser en el fondo una repetición del esquema de su mayor éxito, Límite: 48 horas, pero con un cambio de roles, ya que aquí el blanco duro es el delincuente (Stallone) y el más cómico es el policía (Sung Kang). La conjugación de 'bromitas' con secuencias de acción también recuerda al film que tenía como protagonistas a Nick Nolte y Eddie Murphy. Ya era violenta y subida de tono aquélla para su época, y ésta va por la misma línea. Una bala en la cabeza funciona como entretenimiento ligero. Sylvester Stallone y Sung Kang (La jungla 4.0) cumplen con papeles a su medida. Además, tienen frente a sí a un antagonista experto en encarnar a brutotes, Jason Momoa, mientras que el desaparecido Christian Slater interpreta con convicción a un secundario casi episódico.

5/10
Fast & Furious 5

2011 | Fast & Furious 5

Hubo un momento en el que ni Paul Walker ni Vin Diesel querían protagonizar más secuelas de A Todo gas, en busca de proyectos diferentes, de mayor entidad. Así, ninguno de los dos protagonizaba la tercera entrega que sólo contaba con un cameo de Diesel. Pero ahora, tanto él como Walker no han conseguido captar el interés del gran público, salvo porque en 2009 se reunieron para Fast & Furious. Aún más rápido, que fue la cuarta de la serie. No les ha quedado más remedio que retomar una vez más a sus personajes en una saga un tanto agotada. En esta ocasión, el fugitivo Dominic Toretto (Diesel), su hermana Mia (Jordana Brewster) y su pareja, el ex policía Brian O'Conner (Walker) se han refugiado en Brasil. Allí planean robar unos cien millones de dólares a un poderoso empresario corrupto que domina la mafia local. Para ello, reclutarán a valiosos aliados de élite. Mientras, el agente especial Luke Hobbs (Dwayne Johnson) les pisa los talones para enviarles a la cárcel. Dirige nuevamente Justin Lin, que ya había sido el encargado de las dos anteriores. Como era de esperar, Lin se luce en las persecuciones y secuencias de acción, pero en esta ocasión son un tanto rutinarias y saben a poco, como si ya no hubiera nada que aportar. El realizador se atasca con el ritmo de una historia que a pesar de un pequeño alegato pro-familiar, y de pequeñas reflexiones sobre la justicia, está concebida como sus predecesoras como un entretenimiento muy ligero. El film toma como modelo descaradamente Ocean's Eleven, con su robo-venganza, su equipo de profesionales, y sus toques de humor. Pero se toma demasiado tiempo para desarrollar unos personajes muy tópicos y su metraje acaba resultando excesivo para una entrega que poco aporta a la saga. Eso sí, agradará a los incondicionales de los coches caros y los ambientes marginales. Repite Tyrese Gibson que aparecía en la segunda parte, y se incorporan Dwayne Johnson y la española Elsa Pataky, como intrépida agente de policía. En cualquier caso los actores de la cinta, tanto veteranos como recién llegados, aunque no desentonan, se limitan a poner caras de tipo duro.

5/10
Enlaces y compañía

2011 | Knots

La joven Lily rechaza la proposición matrimonial de su novio y decide regresar a su casa, en Hawai. Allí deberá ayudar a planear otra boda, la de su madre. Discreta comedia romántica, escrita y protagonizada por Kimberly-Rose Wolter. Entre el reparto se encuentran una ya veterana Illeana Douglas y Sung Kang (Fast & Furious 5).

3/10
Fast & Furious. Aún más rápido

2009 | Fast & Furious

La carrera de Vin Diesel pegó un gran acelerón con A todo gas, de 2001, un insustancial pero aparatoso espectáculo de acción, que apasionó sobre todo a los espectadores jóvenes. Con la vista puesta en otros proyectos que pudieran darle proyección en otros sectores del público, Diesel rechazó rodar la secuela, A todo gas 2, y se limitó a hacer un cameo en A todo gas. Tokyo Race, la tercera parte. En su lugar, decidió decantarse por títulos como Un canguro superduro, Declaradme culpable y Babylon, que no tuvieron la repercusión esperada, por lo que en la práctica han supuesto un frenazo para las aspiraciones de Diesel. Necesitado de público, el neoyorquino se ha apresurado a volver a subirse en marcha a la saga automovilística, en una cuarta parte que le reúne con el resto del tándem original: Paul Walker, Michelle Rodríguez y Jordana Brewster. De nuevo, Diesel vuelve a meterse en la piel del ex convicto Dominic Toretto, que comete espectaculares robos, y se refugia de la policía en una cabaña junto a la playa, en Santo Domingo. Pero un día recibe la noticia de que Letty, su novia, ha sido violentamente asesinada en Los Ángeles. Decide volver allí –a pesar de que corre el riesgo de ser inmediatamente detenido–, y rápidamente averigua que los culpables son los hombres de un narcotraficante que pasa drogas a Estados Unidos a través de la frontera con México. Persigue también al mismo narcotraficante el agente Brian O’Conner, que en el pasado dejó escapar a Toretto. Repite como director el taiwanés Justin Lin, responsable de la entrega anterior, preocupado sobre todo por lograr un ritmo frenético y que la película vaya ‘a todo gas’. Se luce en un par de espectaculares secuencias automovilísticas, como el robo del principio y una angustiosa persecución final en unos túneles, muy influida por los videojuegos de acción. Por lo demás, los actores cumplen, a pesar de que sus personajes están desdibujados, y el film ofrece lo que se esperan sus potenciales espectadores, los apasionados de los coches de lujo ‘tuneados’. Uno de los momentos supuestamente más dramáticos y emotivos, cuando Toretto acude a visitar la tumba de su novia Letty, resulta involuntariamente hilarante para los espectadores españoles, por el nombre completo de la fallecida, que aparece en la lápida. Posiblemente para el guionista no hace alusión a ningún personaje público que él conozca.

4/10
Ninja Assassin

2009 | Ninja Assassin

Apabullante película de acción y artes marciales dirigida por James McTeigue, quien anteriormente dirigió un film de considerable éxito, con abundancia de efectos especiales, V de Vendetta, y antes fue asistente de dirección en la trilogía Matrix. Aquí ofrece un espectáculo hiperviolento que encandilará a los jóvenes ávidos de adrenalina y sangre, y por supuesto a los amantes de las artes marciales más mortíferas. Todo comienza con las investigaciones de una tal Mika (Naomie Harris), la típica agente de un despacho de la Europol que se interesa por lo que no debe, es decir por las acciones delictivas de lo que parece ser una organización de asesinos a sueldo. Según ella habría una serie de clanes ancestrales que desde hace mil años entrenan a niños para convertirse en ninjas asesinos, y éstos son contratados según las necesidades de los gobiernos. La película cuenta cómo uno de esos niños fue Raizo, quien fue reclutado en el clan de Ozunu, donde destacó sobremanera y llegó a convertirse en un experto. Sin embargo, algo hizo que Raizo se volviera contra sus compañeros. Ya en la actualidad los caminos de la agente Mika y de Raizo se cruzarán. El ritmo del film es endiablado y la acción casi continua. Pero James McTeigue tiene el buen ojo de consiguir atraer con la historia pasada del protagonista, pues urde para él un pequeño relato, sencillo pero poderoso, en donde entran en conflicto emociones como el amor, la justicia, la libertad y el bien. De todas maneras, la película es por encima de todo acción a mansalva, con larguísimas secuencias de enfrentamientos a muerte, donde pies y manos, brazos y piernas, cabezas y estómagos son seccionados sin ton ni son y donde los borbotones de sangre son tan abundantes y repetitivos que hasta dejarán de molestar a los espectadores más sensibles. Se agradece también que McTeigue ofrezca algún respiro de sutil hilaridad, aunque sin perder nunca el tono del film. La planificación y la coreografía de los combates están muy elaboradas y hay una acertada sobriedad en la utilización de los efectos especiales, que aunque por supuesto que los hay, se alejan felizmente de la estética atolondrada de los videojuegos y componen imágenes que resultan verosímiles en su mayoría (aunque sobran un par de fantasiosas curaciones). Por eso, aunque está claro que no se trata de una película de actores, es de justicia felicitar al coreano Rain (Soy un cyborg) por su papel protagonista.

5/10
El asesino

2007 | War

Thriller de acción a todo trapo, repleto de artes marciales, protagonizado por dos de los actores más en forma de la actualidad. En el mundo de las mafias chinas, el agente del FBI Crawford no puede olvidarse de la muerte de su compañero a manos del sanguinario asesino Rogue. Cuando éste vuelve a aparecer tres años después, provocando una guerra entre las mafias chinas y los yakuzas, Crawford pondrá en jaque a todo su equipo, con la mente puesta en castigar de una vez por todas a Rogue, convertido ya en una verdadera obsesión para él.  El experto en artes marciales Jet Li (El único) es todo un seguro de vida para el éxito de la cinta. Le secunda a la perfección el forzudo Jason Statham (Transporter). Ofrece exactamente lo que promete, es decir, espectaculares coreografías de peleas.

5/10
La jungla 4.0

2007 | Live Free or Die Hard

Más difícil todavía. De nuevo John McLane vuelve a estar en el lugar y en el momento equivocados, pero, cómo no, con sus expeditivos métodos de trabajo –un hombre analógico en un mundo digital–, logrará salvar al mundo mundial, y estrechar lazos con su joven hija, en la que descubrimos la verdad de aquello de “De tal palo, tal astilla”. Quienes demuestran no estar en el lugar equivocado al retomar la saga son Fox, la productora, y el director fichado para la ocasión, Len Wiseman, el responsable de la vampírica Underworld, otra franquicia hollywoodiense. Quien era un quinceañero cuando se rodó el primer film ofrece la mejor entrega “junglera”, si se exceptúa la original. La película, por supuesto, ofrece un ritmo vertiginoso y elaboradísimas escenas de acción. Son completamente disparatadas pero, ¿qué importa? Aceptada la premisa de la suspensión de la incredulidad, se disfruta sobremanera de auténticos momentos circenses, como el enfrentamiento de la autopista o cómo derribar un helicóptero con un automóvil, o el duelo en la autopista entre un enorme camión y un caza de combate, que invitan a que “el respetable” aplauda entusiasmado las proezas del héroe. Y las escenas del caos circulatorio explotan al límite lo que ya se apuntaba en otro buen film de acción, The Italian Job. Pero los efectos especiales y las coreografías no bastan. Hay además un guión inteligente de Mark Bomback, que toma como punto de partida un artículo periodístico de John Carlin, “A Farewell to Arms” (adiós a las armas), sobre la dependencia excesiva de la tecnología en la sociedad intelectual. La trama especula sobre qué ocurriría si, con piratas informáticos, se pudieran colapsar los equipos que regulan la circulación, el suministro energético, las finanzas, la seguridad nacional… Y el telón de fondo de los miedos post 11-S refuerza el planteamiento. Además presenta a un villano de envergadura (Timothy Olyphant) ejecutando un maquiavélico plan, con oscuros propósitos no desvelados de inmediato. Mientras, McClane debe llevar a cabo una tarea sencilla antes de irse a su casa –buscar en su domicilio a un hacker y ponerlo a disposición del FBI–, pero las cosas se complican cuando un equipo de terroristas trata de eliminar a su hombre. El film es fiel al espíritu de los anteriores, también en la añoranza del héroe por la vida familiar, y en el sacrificio y la renuncia, precio que debe pagar quien tan altas cualidades posee, para enfrentarse a los villanos de turno. Hay además mucho sentido del humor –impagables el gurú informático fan de La guerra de las galaxias de Kevin Smith, la puya a Spiderman o las bromas con “la chinita”–, buenas réplicas y guiños para McClane, inmenso Bruce Willis, cuando conversa con su “protegido”, su hija, el FBI o los “malos malotes”.

7/10
A todo gas. Tokyo Race

2006 | The Fast and the Furious: Tokyo Drift

Esta tercera parte de A todo gas trae más de lo mismo: adrenalina pura envuelta en una trama de competencias más allá del asfalto. Pero en este caso la acción se sitúa en Tokio, ciudad agobiante y recubierta de tubos de neón. Hasta allí va a parar Sean Boswell, un americano imberbe más chulo que un ocho violeta, como único recurso para eludir la cárcel. El jovenzuelo en cuestión es un pirao de los coches y entra en contacto con la “crême de la crême” del lugar: maleantes, chulitos, yakuzas y tipas monas. Y lo demás es aprender la técnica del "drift", un tipo de conducción sin la cual en las carreras niponas no eres nada. El joven director Justin Lin no sale mal parado en esta secuela. Las carreras quitan el hipo materialmente y son más espectaculares que en las entregas precedentes. Hay, cómo no, una severa lucha por el territorio y por la chica buena del malo malísimo, así como una llamada muy "teen" a la irresponsabilidad: lo importante es hacer lo que realmente quieres sin mirar atrás ni al futuro (y tal y tal). Es cierto que le falta algo de carisma al protagonista, el semidesconocido Lucas Black (Cold Mountain, Jarhead), quien palidece ante sus eminentes predecesores, pero en un film como éste eso no tiene ni la más mínima importancia. 

4/10

Últimos tráilers y vídeos