IMG-LOGO

Biografía

Waldemar Kobus

Waldemar Kobus

Waldemar Kobus

Filmografía
Vida oculta

2019 | A Hidden Life / Radegund

Una película sorprendente. Basada en hechos reales, pero nada convencional. Edificante, sin ser cargante. Bellísima, sin apabullar. Para paladares exigentes, habrá quien no pueda con ella. Terrence Malick, director y guionista, se acerca mucho a ofrecer la mirada amorosa de Dios a la hora de describir el singular destino de Franz Jägerstätter, campesino austriaco católico en Los Alpes, casado con Fani, con quien tiene tres niñas. Tras la anexión de su país por Alemania y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, su conciencia le impide prestar el juramento de lealtad a Adolf Hitler que viene aparejado con su servicio en el ejército. Su actitud no es comprendida por sus vecinos, muchos de los cuales se encuentran en primera línea de combate. Y se produce una reacción hostil. Incluso a los seres queridos les cuesta aceptar su modo de proceder. En otras manos, Vida oculta podía ser una película interesante, porque el personaje que se retrata lo es, pero poco más. Aquí se eleva a alturas insospechadas por la sensibilidad artística de Malick, que cuenta la historia de un modo inefable. De algún modo, mantiene una cierta distancia, el espectador puede tener la sensación de contemplarlo todo desde una nube, sin verse sacudido por la crispación o las emociones más primarias. Se nos invita con esta perspectiva a ver a Franz como un hombre sencillo, muy enamorado de su mujer, Fani –un sentimiento mutuo–, padre amantísimo de sus niñas, buen trabajador, alegre y cordial con sus amigos. Que tal vez tuviera una juventud azarosa, pero que ya ha sentado la cabeza, también por sus sólidas creencias religiosas. Y que se mantiene fiel a los dictados de su conciencia, le importa hacer lo correcto, el juicio de Dios, aunque los que le presionan insistan en que el suyo es un gesto inútil, del que nadie se va a enterar, y que debería pensar en lo inmediato y acuciante, el riesgo de dejar viuda y huérfanas, si las autoridades dictaminaran su ejecución. Incluso, en la versión original, tiene su sentido distinguir el inglés en que está rodado casi todo el film, con voz en off de Franz y Fani que deviene en plegaria y manifestación de la vida interior de cada uno, del alemán que asoma de vez en cuando, y que ayuda a ofrecer como distintos planos de intimidad y conversación pausada en confidencia, junto a otros más elementales en que se espetan insultos o voces despreciativas. Resulta llamativa la condición sinfónica del conjunto, servido con la fotografía poderosa de Jörg Widmer. El inteligente uso de algunas imágenes documentales de las multitudes idólatras del Führer. El contraste con otras idílicas de los Alpes, la verde hierba, la presencia de la niebla. El encanto del duro trabajo en el campo, arando la tierra, plantando, recogiendo, con las pausas para rezar tal vez el ángelus. El recurso a los objetivos cortos que amplían la mirada del espectador. Y el dibujo de la vida hogareña, cómo la felicidad la componen cosas muy sencillas, somos los hombre los que nos complicamos ambicionando no se sabe qué. Todo casa y se hila armónicamente, también con la fantástica partitura musical de James Newton Howard. Cuando surge el dilema moral de Franz, también se pinta su categoría moral con pulso firme, se entiende esa cita de la Escritura, que hace suya, “es mejor padecer la injusticia que cometerla”. Y resulta natural su petición de consejo, su posición no es la soberbia de quien se encastilla en su punto de vista. Y tiene muchos matices la descripción de cómo reaccionan unos y otros, desde el alcalde de Radegund, a la madre de Franz, la hermana de Fani, el sacerdote local, los vecinos... El secreto radica, ya lo he dicho, en la mirada, una mirada en la que nunca hay odio, sino más bien compasión, misericordia, lástima. De modo que cuando en quien mostraba una actitud mezquina, asoma un gesto de bondad, aquello llega muy hondo. La película está llena de matices, y no resulta posible aquí agotarlos todos. Pero resulta preciosa, y es obligado mencionarla, la descripción del tierno y completo amor de Franz y Fani, que no impide a esta reconocer “yo le amo, pero Él [Dios] le ama más”. Es una relación real, que podemos tocar, y en la que hay verdaderamente dolor y gloria. Ninguno de los cónyuges, maravillosamente interpretados por August Diehl y Valerie Pachner, es impasible o actúa como si el sacrificio que les toca vivir no les rompiera el corazón. Tienen fuerza también todos los pasajes en prisión, en que la violencia de los malos tratos es tratada con inteligencia, elípticamente con el recurso al fuera de campo. Y el proceso a que es sometido Franz tiene un claro paralelismo con el de Jesús antes de ser crucificado, incluso el oficial alemán de Bruno Ganz tiene algo de Poncio Pilato en el reconocimiento de una verdad que no sabe manejar envuelto en el cinismo de esa guerra injusta.

10/10
Beat

2018 | Beat | Serie TV

La historia de Robert Schlag (Jannis Niewöhner), también conocido como Beat. Trabajar en un club de techno, traspasa los límites y hace disfrutar de todas las facetas de la vida nocturna de Berlín. En todo el mundo, el crimen organizado se involucra en cualquier actividad lucrativa: tráfico de drogas, personas, armas y órganos. Lo único que pueden hacer las fuerzas del orden para llegar a los peces gordos detrás de las redes criminales de tráfico de órganos es usar métodos no convencionales, para los cuales Beat es el aliado perfecto. Nadie está tan bien conectado como él. No importa lo que necesites, a quién estés buscando: Beat tiene el contacto adecuado, conoce a las personas adecuadas. Siguiendo la pista a los que mueven los hilos en un sistema corrupto, Beat pronto se enfrentará con su pasado y rápidamente llegará al límite...

El capitán

2017 | Der Hauptmann

Cine en blanco y negro, algo tiene esta opción estética a la hora de fotografiar una película que la envuelve de una atmósfera evocadora y sugerente. Aunque sea para abordar historias tremendas, de degradación humana hasta el paroxismo, el caso de El capitán, regreso al cine de su país del alemán Robert Schwentke tras una larga etapa hollywoodiense, que incluye títulos como Plan de vuelo: Desaparecida, RED y la saga Divergente. Situada en las últimas semanas de la Segunda Guerra Mundial, la película se basa en hechos reales, el golpe de suerte de un desertor alemán, que encuentra en su deambular un automóvil abandonado, con el uniforme de un oficial altamente condecorado. Suplantada su identidad, el capitán Willi Herold va reuniendo a su alrededor a un grupo de soldados, que podrían ser desertores como él o no, pero ante los que hace la vista gorda, como alguno la hace también en su caso, con respecto a su graduación y misión recibida supuestamente y en directo del mismísimo Führer. La pantomima va subiendo de grado, y Herold no duda en ejecutar con su propia mano a hombres que han cometido el mismo crimen que él. ¿Llegará al colmo cuando en un campo de prisioneros desertores de su propio ejército, haya que aplicar mano dura? Como en las otras películas que ha rodado en alemán, Schwentke firma el guión de una historia que pinta como lo que en principio podía ser un ejercicio puro del instinto de supervivencia, degenera en arbitraria disposición de la vida de los otros, Herold toma el gusto a dar órdenes de tremenda crueldad y sin consideración moral alguna, como sin duda ha visto hacer antes a sus oficiales. Un modo de actuar tan brutal, que incluso produce repulsa en oficiales alemanes, que al menos consideran que deberían guardarse las formas, un compatriota desertor debería ser juzgado por un tribunal militar y ejecutado, si es el caso, con dignidad. Pero en momentos en que se masca la derrota, y en que por la borrachera de ostentar un poder, el del “comando Herold”, la conciencia está muerta, si alguien como Freytag aún tiene algún escrúpulo, o siente cierta camaradería cómplice por la suerte de quienes han intentado salvar el pellejo como uno, el mandato de un superior y el valor puesto a prueba obligan a tomar partido. Los actores atrapan bien la idea de ser “actores” en el último acto de la tragedia nazi, con Max Hubacher como el impostor principal, y también lo hace muy bien Milan Peschel, el más humano de sus hombres. La película no deja ningún resquicio a la esperanza, se trata de recoger en unas fantásticas imágenes en blanco y negro obra de Florian Ballhaus, y premiadas en San Sebastián, no la dignidad humana, sino la indignidad, no hay espacio para héroes al fin, como en La lista de Schindler; y el pasaje final durante los títulos de crédito, con la circulación de un vehículo militar ocupado por el comando Herold, ya en la actualidad, invita a no olvidar y no caer nunca en lo mismo.

6/10
Wendy

2017 | Wendy

Wendy es una jovencita que no sabe montar a caballo, pero su vida va a cambiar rotundamente cuando conoce a Dixie, un caballo con el que se siente como pez en el agua. Bonito film familiar de producción alemana que discurre por derroteros bastante previsibles, pero que derrocha buenos sentimientos.

4/10
Los hermanos negros

2013 | Die schwarzen Brüder

Suiza, siglo XIX. Antonio Luini es un sinvergüenza que se aprovecha de la desgracia ajena para hacer lucrativos negocios. A familias pobres del campo en apuros económicos les ofrece dinero a cambio de sus chavales adolescentes, a los que se lleva a trabajar a Milán como deshonilladores. Se supone que van a estar ahí seis meses, pero las estancias suelen prolongarse "sine die", si es que los chicos no mueren antes por la penalidad de respirar el pernicioso hollín. Giorgio es uno de los chicos cuyo padre "vende", para poder llevar al médico a su madre, que ha tenido un accidente. El chaval no perdona al progenitor tal decisión, no puede entenderla. Una vez en la metrópoli italiana, hará buenas migas con otros chicos que forman la fraternidad de "Los hermanos negros", y que tienen sus peleas con "Los lobos", unos chavales señoritos. Simpática película familiar, con un tono que recuerda inevitablemente a "Oliver Twist" de Charles Dickens y novelas similares. Adapta una novela de Lisa Tetzner y Kurt Held, y destaca por la formidable ambientación. Podía ser mejor, pues junto a pasajes dramáticos hay otros algo infantiloides, como la captura del villano, el algo pasado de rosca Moritz Bleibtreu. con una trampa en forma de red; o el insoportable chaval gordito, hermano de la chica que hace tilín a Giorgio. Pero se trata de un eficaz entretenimiento.

5/10
Vicky el Vikingo y el martillo de Thor

2011 | Wickie auf großer Fahrt

Halvar es secuestrado por su terrible enemigo Sven, con idea de hacerse con un amuleto que le permitirá apoderarse del mítico martillo del dios Thor. Su inteligente –aunque no gran hombre de acción– hijo Vicky comandará una expedición con los hombres de la aldea para rescatarle. Podría encontrar una aliada en Svenja, la hija de Sven, que tiene un problema parecido al de Vicky, estar a la altura de las expectativas de su padre. Nueva entrega de las andanzas del personaje de literatura infantil creado por el sueco Runer Jonsson en 1963, y que tuvo una popularísima versión en forma de serie de animación televisada. Aunque repitan los actores del primer film, cambia el director, Michael Herbig, por Christian Ditter, especializado en cintas para toda la familia como  Los cocodrilos, y el formato en 3D. Por lo demás tenemos a un Vicky al que sigue costando encontrar su valor, aunque Halvar ya ha comprendido que su inteligencia es un arma mucho más poderosa que la simple fuerza bruta. No falta su gesto característico con el dedo en la nariz cuando tiene una idea, y las bromas de los distintos guerreros: los eternos rivales Snorry y Jure, el gordo Fax, el cantarín Ulme y el sabio anciano Urobe. Evidentemente el martillo de Thor con el rescate de Halvar es un simple macguffin para servir aventuras variadas y de diverso tono: hay un asalto inicial, la vida en la aldea, la navegación, las amazonas, la gélida Groenlandia, el rescate de las mazmorras, y el clímax del martillo. Quizá esto acentúa demasiado el carácter episódico, falta cierta unidad y hay pasajes más tediosos. Pero en cambio hay momentos tronchantes en torno al rescate de Halvar, sin duda lo mejor de una película que sin duda gustará a la chavalería. El diseño de producción es efectivo, aunque unos ojos demasiado críticos dirían que todo parece “de plástico” y que en ocasiones se notan en exceso los efectos digitales. Pero bueno, no se trata tanto de lograr una realista reconstrucción de época, como de ofrecer una fantasía aventurera entretenida, objetivo claramente cumplido.

5/10
El secreto del arca

2011 | Visus-Expedition Arche Noah

Un profesor de universidad encomendará a su sobrino Robert que localice a un colega desaparecido. Robert descubrirá que ha muerto, pero encontrará un extraño manuscrito medieval que puede ser la clave. Al mismo tiempo una secta religiosa busca en el océano, entre los restos de un naufragio, el famoso Ojo de Dios. Aventuras de teología ficción con producción alemana y limitado aspecto de telefilm, pese a haber contado con un holgado presupuesto. Basado en la novela de Richard Hayer, sólo convencerá a los espectadores menos exigentes.

4/10
Vicky el vikingo

2009 | Wickie und die starken Männer

Adaptación del conocido libro infantil del alemán Runer Jonsson, que ya tuvo una popular versión en forma de serie de animación japonesa. De hecho, dicha serie ha sido un referente esencial, tanto en la concepción de los personajes como en el uso y adecuación a los nuevos tiempos de los temas musicales de antaño. El film describe la vida en un poblado vikingo desde el punto de vista de uno de sus más jóvenes habitantes, el pequeño Vicky, hijo del jefe Halvar. Éste está un poco decepcionado con su retoño, pues a pesar de su inteligencia, no tiene demasiada fuerza y sale huyendo despavorido cuando le toca enfrentarse a un lobo. Tras el secuestro que perpetra Sven el Terrible de todos los niños de la aldea, excepto Vicky, se organiza una expedición de rescate.Entretenida película familiar, que seguramente captará a los que vieron la serie animada siendo niños, pues ha habido un esfuerzo por reconstruir muchos momentos que quedan en el imaginario, sin tampoco abusar de ellos: la frase “estoy entusiasmado”, la eterna rivalidad entre Snorre y Tjure, el gesto en la nariz cuando Vicky tiene una idea, Sven con su bola metálica, etcétera, despertarán sin duda la nostalgia. El planteamiento de producción puede recordar a Los Picapiedra o Astérix y Obélix contra César y secuelas, o sea mucho colorido para hacer un 'cartoon' realista que no deja de sonar a falsete, y la inevitable comparación entre dibujos y personas de carne y hueso, que llevan a la conclusión de que 'no es lo mismo'. Con buen sentido el director Michael Herbig ha mantenido una mirada blanca, quizá excesivamente infantil, pero con el suficiente gancho para que un adulto no se aburra. Están bien resueltos pasajes como la prueba que afrontan padre e hijo, la improvisada tirolina, el esquí acuático con delfines o el barco volador, donde se utilizan con inteligencia los espectaculares efectos especiales. Y hay buenos momentos humorísticos, con gags en torno lo bárbaros y brutos que pueden llegar a ser los vikingos.

5/10
El silencio de los inocentes

2009 | Killerjagd. Töte mich, wenn du kannst

La abogada criminalista Anna Winter trabaja ahora como operadora para dudas legales. Recibirá una enigmática llamada de un hombre que le dice que tiene que ayudar a un preso condenado injustamente de asesinato por culpa de su abogado. Ella piensa que es un chiflado, pero descubrirá que no es así. La atractiva actriz Alexandra Neldel (La ramera errante) interpreta a Anna Winter, personaje que ha encarnado en varias ocasiones, incluso en una serie televisiva de 12 episodios. El film es entretenido aunque el guión no es muy convincente y al conjunto le cuesta arrancar.

4/10
Receta para un crimen

2008 | Mordshunger

Telefilm alemán que adapta la novela de Frank Schätzing, sobre un caso criminal. Cuenta con la presencia de Bettina Zimmermann (La herencia de los Hansen). Una mujer millonaria aparece asesinada y todo a punta a que el responsable es su marido. Cuando aparece un hermano gemelo de éste las cosas se complican.

4/10
El libro negro

2006 | Zwartboek

Golpe de mano del veterano director holandés Paul Verhoeven (Desafío total, Instinto básico), quien tras algunos años sin entregar nada medianamente potable vuelve a la palestra cinematográfica con un tipo de film que, a priori, siempre cuenta con el favor del público: la lucha antinazi durante la Segunda Guerra Mundial. Verhoeven elige además una parte de la historia sumamente atractiva, la de la heroica y peligrosa labor de la resistencia, en este caso en tierras holandesas, durante el último año de la contienda. El cine ha tratado este tema en numerosas ocasiones, pero quizá ninguna tan recordada como ¿Arde París?, donde René Clément recreó la resistencia de los parisienses contra el opresor alemán, o Roma, ciudad abierta, donde el gran Roberto Rossellini hacía lo propio con lo acontecido en Italia. El argumento –que el film anuncia con la manida y siempre sospechosa frase: "inspirado en hechos reales"– se centra en una tal Rachel Stern, joven y guapa holandesa que, por su origen judío, ve cómo toda su familia es asesinada. Decide entonces aliarse con la resistencia. Tras el arresto de unos cuantos compañeros, recibe la arriesgadísima misión de intentar camelarse a un alto mando alemán, el capitán Müntze, y por medio del espionaje en el Cuartel General Alemán hacer posible el rescate de sus colegas. Y allá irá con el alias de Ellis De Vries, además de con su talento musical y sus innegables encantos. El film gana enteros gracias al acertado enfoque narrativo de Verhoeven, el cual no se limita a ofrecer una película bélica sin más sino que adopta una atmósfera intrigante, con acciones de espionaje de las de toda la vida –con micros, planos, engaños en los controles, topos, amores fingidos y reales–, además de que escoge una puesta en escena realista, realzada por la magnífica fotografía de Karl Walter Lindenlaub. El guión, escrito por el propio Verhoeven y su colaborador habitual Gerard Soeteman, es otro acierto, ya que está bien urdido, con vueltas y revueltas, y con una visión nada maniquea de las personas de la época. En general, resulta esmerada la contrucción de los personajes –muy distintos aun luchando para el mismo bando–, lo cual es vital en este tipo de filmes si no se quiere caer en simplificaciones. Quizá sólo está algo desaprovechado el rol del Capitán Müntze, que claramente habría dado para más. Y como era previsible en un director con su filmografía, Verhoeven también carga mucho la mano en innecesarias secuencias de alto voltaje sexual y en reiterados exhibicionismos de todo tipo. Y también la religión cae bajo su particular y estrecha visión, mofándose de ella e incluyendo algún elemento sibilinamente malévolo, como el ridículo retrato que hace del único miembro creyente de la Resistencia. El reparto está muy convincente, aunque casi todo el peso del film recae en la actriz holandesa Carice van Houten, que hace un extraordinario trabajo, deudor confeso de la Mata Hari de Greta Garbo. Y está excelente asimismo Thom Hoffman, un actor cuyo parecido físico con Kevin Spacey es realmente asombroso.

6/10

Últimos tráilers y vídeos