saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Lasa y Zabala

Lasa y Zabala

Lasa y Zabala

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

Lasa y Zabala

Octubre de 1983. Los jóvenes refugiados vascos Joxean Lasa y Joxi Zabala desaparecen en Baiona sin dejar rastro. Pasarán doce años antes de que sus cuerpos, asesinados y enterrados en cal viva, sean identificados y se abra así un sumario largo y tortuoso en el que Iñigo, abogado de las familias, con su ayudante Fede, tratarán de llevar a los asesinos ante la justicia arrastrando un grave peligro personal y enfrentándose al dilema de si es lícito responder al juego sucio con sus mismas armas.

Galería de imágenes

Lasa y Zabala
Lasa y Zabala
Lasa y Zabala
Lasa y Zabala
Lasa y Zabala
Lasa y Zabala
Lasa y Zabala
Lasa y Zabala

Crítica decine21.com

estrella
4
Proceso a la guerra sucia
Proceso a la guerra sucia

El caso de Lasa y Zabala, dos miembros de ETA que fueron secuestrados en Francia, y posteriormente torturados y asesinados, fue uno de los casos más sonados de la guerra sucia contra la organización terrorista. Varios guardias civiles, uno de ellos el coronel Rodríguez Galindo, y el entonces gobernador civil de Guipúzcoa Julen Elgorriaga, fueron hallados culpables y condenados por los hechos. Ahora Pablo Malo dramatiza los hechos de investigación y procesales en Lasa y Zabala, una película demasiado convencional, plana y discursiva, con carga política demasiado obvia, las simpatías están desde luego en el lado abertzale. Está todo estructurado alrededor de Íñigo, abogado de las familias de los desaparecidos. Lo que está claro es que sus planteamientos pueden descansar en la acusación cierta de que no se puede responder al asesinato con el asesinato, quien tiene razón debe actuar con sentido moral y de la justicia, dentro de la legalidad, por muy dolorosos y continuados que sean los crímenes etarras a los que uno se enfrenta. De hecho esta idea es utilizada en el film en sentido contrario, cuando Íñigo tiene la tentación de usar un falso testigo en el caso.

Dicho lo anterior, el film es parcial, y algunos de sus recursos son evidentes y usados sin demasiado talento, como es el regodeo en las escenas de tortura y asesinato de quienes dan título a la película, a los que con frecuencia se alude como a “esos pobres chavales”. También resultan muy estereotipados, puro cliché, los guardias civiles con sus declaraciones ante el juez, la presentación de Lasa y Zabala al principio del film como unos jóvenes muy majetes, Fede, el joven e idealista ayudante de Íñigo, abogado que representa a la acusación particular, las familias de las víctimas, con planos muy, muy trillados, de sus componentes sufriendo en el juicio. El thriller judicial es un género agradecido, por la intriga, la búsqueda de testigos y pruebas, las amenazas, pero aquí estos elementos se manejan sin excesiva fortuna, se echa en falta sentido del ritmo y dramático. El protagonista encarnado por Unax Ugalde se antoja demasiado distante, sólo es humanizado cuando una tragedia le toca de cerca.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE