IMG-LOGO
Nunca, casi nunca, a veces, siempre
6 /10 decine21

Nunca, casi nunca, a veces, siempre

Never Rarely Sometimes Always

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Retrato íntimo de dos adolescentes en la zona rural de Pensilvania. Enfrentada a un embarazo no deseado y sin ningún apoyo familiar ni gubernamental, Autumn y su prima Skylar deciden embarcarse en un valiente e inquietante viaje a través de las fronteras estatales hasta la gran ciudad de Nueva York.

6 /10 decine21

Crítica

Aborto en la adolescencia

Aborto en la adolescencia

El drama del aborto sin aditamentos. Nunca, casi nunca, a veces, siempre es una desolación, sin dulcificaciones de ningún tipo, ni de uno ni de otro lado. Sólo una historia sobre el acto probablemente más inhumano que puede cometer una persona. En torno a un embarazo no deseado puede haber multitud de circunstancias que lo hacen aún más difícil –juventud, abandono familiar, causas…–, sí, pero el hecho del aborto siempre es unívoco: la muerte provocada de un ser humano en el seno materno.

Esto es lo que narra la directora Eliza Hittman en Nunca, casi nunca, a veces, siempre. Nos adentra en la inmensa tribulación de Autumn Callahan, una chica de 17 años que se queda embarazada. Sumida en un ambiente ingrato dentro de la pequeña comunidad de Pennsylvania donde vive, con una áspera e incluso desagradable relación con sus padres, tan sólo cuenta con el cariño de su prima Skylar. Desde el principio Autumn decide que no va a tener el bebé y rechaza cualquier otra alternativa. Pero como en su estado necesita la autorización de sus padres para someterse a un aborto, ella y Skylar escapan a Nueva York para llevarlo a cabo.

Hittman, responsable de dos episodios de Por trece razones y de otras películas en donde los sufrimientos derivados del amor son el tema principal, se adentra sin miramientos en uno de los temas más peliagudos que hay y lo hace con seriedad, evitando la ligereza. En el polo opuesto de la positiva Unplanned, la directora evita enjuiciar a su protagonista pero tampoco frivoliza con la decisión y el proceso del aborto (esas miradas durante la ecografía), aunque eso no lo haga más humano, por mucho que se muestre traumático y haya comprensión, acompañamiento. De hecho, quizá quiere acercarse tanto al realismo objetivo que su narración, sin dejar de desprender veracidad, tiene también algo frío, seco, desangelado. Apenas sabemos nada de la protagonista, sólo su penosa situación: parece haber perdido el norte, su mirada ausente y su laconismo constante hablan de una inmensa tristeza en el alma, de un profundo y negro agujero.

Estamos ante una película eminentemente triste, muy dura por el tema que trata, aunque se evitan las imágenes descarnadas. Con un marcado look de aire independiente Nunca, casi nunca, a veces, siempre transmite innegable fuerza, acrecentada por los numerosos primeros planos de las actrices, dentro de un ambiente urbano hosco, desapacible. Dentro del horror de la situación, se lleva la palma la escena en que toman sentido las palabras del título, términos que hacen referencia a un formulario que Autumn ha de rellenar antes de la intervención y que da al espectador las únicas pistas de su hondo dolor, una muesca cinematográfica más sobre la vulnerabilidad de la juventud actual y especialmente de las mujeres. La actriz debutante Sidney Flanigan brilla sobremanera en ese momento, aunque está extraordinaria durante todo el metraje, muy bien acompañada por Talia Ryder en el papel de su prima.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Últimos tráilers y vídeos