Decine21
The Mauritanian
5 /10 decine21

The Mauritanian

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Un prisionero en el centro de detención de la Bahía de Guantánamo del ejército de los EE. UU. está retenido sin cargos durante más de una década. Buscará la ayuda de un abogado defensor para su liberación.

5 /10 decine21

Crítica The Mauritanian (2021)

Cualquiera

Cualquiera

Nada ha vuelto a ser igual en el mundo, y más concretamente en Estados Unidos, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, en que el corazón del país sufrió un terrible ataque con numerosas víctimas mortales. A la conmoción del 11-S siguió el deseo de dar con los culpables para que pagaran por sus crímenes, y el de evitar que algo así pudiera ocurrir de nuevo en suelo estadounidense.

Conviene dar este contexto para entender lo que nos narra The Mauritanian, película basada en hechos reales contados por Mohamedou Ould Salahi en un libro autobiográfico, donde describe los casi quince años de encierro que sufrió en Guantánamo, en medio de un limbo jurídico que permitió que permaneciera allí retenido sin que se presentaran cargos contra él, desde su detención en Mauritania dos meses después del 11-S. Los productores del film negociaron con las abogadas de Shali, Nancy Hollander y Teri Duncan, para poder convertir el libro en celuloide. Y persuadieron para que tomara las riendas a Kevin Macdonald, prestigioso documentalista y responsable de títulos de ficción basados en personajes reales, como El último rey de Escocia, donde asoman el dictador ugandés Idi Amín y su médico. Todo esto es garantía de un enorme esfuerzo de producción y de rigor para ajustarse a los hechos, aunque evidentemente el punto de vista dominante es el de Shali, que siempre negó cualquier vínculo con el terrorismo de Al Qaeda.

The Mauritanian es una película interesante, pero irregular. A favor tiene el mimo con que se describe el itinerario jurídico en torno al Shali: de parte de la defensa, para tratar de asegurarle un juicio justo que nunca tuvo, o su libertad; de parte de la acusación, el empeño por encontrar pruebas que demuestren la culpabilidad. Era fácil y lógico convertir a Hollander y Duncan en heroínas, o al menos dar de ellas una visión amable, pero el film muestras sus debilidades, en la primera no dar prioridad a la persona, reduciendo todo a “casus belli” jurídico de autoafirmación profesional y abstracta justicia, en la otra quedarse en lo sentimental; mientras que en la acusación, resulta atractivo Stuart Couch, a quien podría cegar la muerte de un amigo en los atentados, pero que es un profesional guiado por principios cristianos, que cree en la justicia y en la necesidad de pruebas para condenar a alguien, no se trata de culpabilizar a cualquiera para cubrir el expediente. Brillan las actuaciones de Jodie Foster y Benedict Cumberbatch, también en las dos escenas que comparten; más difícil lo tiene Shailene Woodley, con un personaje de abogada poco matizado y sin arco de transformación. Y tiene mérito la rica interpretación del protagonista, Tahar Rahim, quien curiosamente había trabajado con Macdonald en La legión del águila, aunque sus papeles mayores son los de Un profeta y El pasado.

La cinta tiene el mérito de procurar no caer en “villanos de opereta”, y el de abordar unos hechos y una situación geopolítica complejos, donde se reparten culpas entre las administraciones de Bush Jr. y Obama. Pero el libreto de Michael Bronner, Rory Haines y Sohrab Noshirvani dista de ser perfecto: la cronología de los hechos es algo errática, con saltos temporales que desconciertan en los 15 años abarcados, y hay una entrega caprichosa de ciertos datos para conseguir efectos dramáticos, como el del descubrimiento de las torturas que habría padecido el protagonista, mostradas cuando toca con crudeza. Hay momentos, como la aparente ruptura entre las dos abogadas, poco creíbles, también por lo que sigue después. Funcionan mejor los flash-backs de los primeros tiempos de Shali en Guantánamo, mostrador con un formato cuadrado de pantalla, y cierto aire descuidado de cámara en mano, una decisión estética que sirve para subrayar la situación de indefensión en que se encuentra. Pero en cualquier caso no queda claro al espectador si Shali está siendo torturado entre visita y visita de sus abogadas, porque los flash-backs proceden de un relato escrito que no acaba de situarse bien cronológicamente.

Últimos comentarios de los lectores

Ana - Hace 4 meses

Es una buena película, merece una puntuación mayor al 5 sin duda.
Es muy interesante cómo muestra la soledad o el aislamiento que sufren quienes deciden vivir conforme a los dictados de su conciencia, si eso contradice la opinión de la mayoría.
En mi opinión, el diferente acercamiento de las abogadas al caso explica suficientemente la ruptura entre ellas y lo que ocurre después. Por otro lado, los flash-backs de las torturas se ubican perfectamente en el tiempo.

José María - Hace 4 meses

Esta película no trata, como tantas otras, de un tema banal y alcanza a transmitir cierta esperanza en la especie humana, con una no despreciable carga de religiosidad... Y respecto a la tortura que muestra no llega a la millonésima parte de la que algunos gobiernos aplican de verdad.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Noticias relacionadas con The Mauritanian (2021)

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales