IMG-LOGO

Biografía

Shailene Woodley

Shailene Woodley

28 años

Shailene Woodley

Nació el 15 de Noviembre de 1991 en Simi Valley, California, EE.UU.

La ascendente

20 Enero 2011

La "descendiente" Shailene Woodley está en fase ascendente como actriz, no cabe la menor duda. Con apenas 20 años, su trabajo a las órdenes de Alexander Payne en "Los descendientes" permiten augurar una carrera interesante. Que así sea.

Shailene Diann Woodley nació en Simi Valley, California, EE.UU., el 15 de noviembre de 1991. Sus padres, profesionales del mundo de la educación, tienen los graciosos nombres de Lori y Loni, y su hermano pequeño se llama Tanner. Desde pequeñita se vio que Shailene respondía ante las cámaras, motivo por el cual comenzó a hacer spots publicitarios a la corta edad de cuatro años. De aquí a su debut en el cine no pasó mucho tiempo, pues en 1999, sin haber cumplido aún los ocho años, apareció en el telefilm Reemplazando a papá.

Siendo adolescente le diagnosticaron una escoliosis, desviación de columna que tuvo que ser arreglada llevando un arnés, y de la que parece se ha recuperado. Esa época coincidió con el divorcio de sus padres.

Hasta Los descendientes, no había llamado mucho la atención, aunque tuvo una nominación a uno de esos premios que descubren jóvenes promesas, por el telefilm Felicity: An American Girl Adventure. Su carrera ha transcurrido interviniendo en series de televisión, con personajes episódicos, y telefilmes. Aunque fue la joven Jordan en Crossing Jordan y Kaitlin Cooper en O.C., casi siempre su presencia en CSI: NY o Sin rastro se limitaba a una aparición fugaz, sin mayor trascendencia.

En cine hizo en 2007 la desconocida película Moola. Y al año siguiente fue muy importante Vida secreta de una adolescente, telecomedia “teen” donde es protagonista con Ken Baumann. Su carrera ha dado un paso de gigante tras toparse con George Clooney y convertirse en su hija en Los descendientes, papel que le ha valido ser nominada a todos los premios imaginables. Nos creemos perfectamente a esa chica con sentimientos contrapuestos por el estado comatoso de su madre, y la relación con su padre, su hermanita, y alguien parecido a un novio; las escenas con Clooney en que él le desvela que su madre va a morir, y ella le descubre su infidelidad, muestran a una actriz de admirables registros.

Drew Barrymore la dirigió en el vídeo musical “Our Deal” de la banda Indie Rock. Está claro que en cine su carrera no ha hecho más que empezar, pero la carrera por el Oscar puede ser una pista de despegue no “descendente”, sino todo lo contrario.

Filmografía
Big Little Lies (2ª temporada)

2019 | Big Little Lies | Serie TV

Tras los trágicos acontecimientos de la primera temporada, que acabaron con la muerte de Perry Wright, ahora Madeline MacKenzie, Celeste Wright, Jane Chapman, Renata Klein y Bonnie Carlson –llamadas ahora "las 5 de Monterrey"– deberán lidiar con las consecuencias. No será fácil mantener la mentira en sus vidas y poco a poco les irá mermando. Además, cada una de ellas tendrá que lidiar con sus problemas personales: la custodia de los hijos, afrontar la bancarrota, reconstruir un matrimonio roto, superar un trauma de la niñez, afrontar una nueva relación... En esta temporada, llena como es habitual de conflictos, algunos turbulentos, el punto fuerte es la aparición de Meryl Streep en el papel de la inquietante y manipuladora suegra de Celeste Wright, quien decide interponer i¡una demanda para quiatrle los hijos a Celeste, cada vez más inestable. Las amigas seguirán con el plan inicial de manetner la mentira acerca de la muerte de Perry, pero la conciencia taladra hasta la desesperación y la mentira –como dice uno de los personajes– siempre tiene fecha de caducidad. Las interpretaciones vuelven a ser fabulosas, con un elento de actrices y actores formidables.

6/10
A la deriva

2018 | Adrift

Recreación de la historia real de Tami Ashcraft, a partir de su libro autobiográfico de 2002 “Red Sky in Mourning: A True Story of Love, Loss and Survival at Sea”, centrado en su dramática experiencia cuando en octubre de 1983 partió de Tahití a San Diego, en un yate de lujo, junto a Richard Sharp, su novio, porque un matrimonio de clase alta les había contratado para llevar la embarcación de vuelta a casa, ya que ellos preferían regresar en avión. Después de tres semanas de mar en calma, Tami y Richard se toparon con Raymond, tormenta tropical de categoría cuatro, que no llegó a destruir por completo la embarcación, pero que la dejó en un estado ruinoso en medio de las aguas… En busca de papeles más complejos que los de sagas para adolescentes como la iniciada con Divergente, Shailene Woodley ha producido esta cinta, cuya realización ha recaído en el islandés Baltasar Kormákur, bastante apropiado para el encargo, pues en su país rodó The Deep, en torno al hundimiento de un navío en 1984, pero también ha retratado a una comunidad pesquera en El mar, a contrabandistas que viajan en barco en Contraband, y la lucha del hombre contra la naturaleza en Everest, basada en otra tragedia real. Quizás le perjudican sus frecuentes flash-backs a los momentos felices de los protagonistas, que sacan un poco de situación al lector; el realizador no consigue mantener el dramatismo cuando regresa a las secuencias más intensas. Resultan inevitables las comparaciones con Cuando todo está perdido, con Robert Redford en solitario envuelto en una situación similar, que estaba mejor resuelta. Pero A la deriva mantiene la tensión, pese a que casi todo el metraje presenta a Woodley casi en solitario, hablando con Sam Claflin, la mitad del tiempo inconsciente, y su protagonista femenina realiza una labor encomiable. Además, cuenta con un buen trabajo del director de fotografía Robert Richardson, habitual de Oliver Stone, Martin Scorsese y Quentin Tarantino. Pese a que se basa en un suceso auténtico, bastante conocido en Estados Unidos, el film se permite alguna sorpresa, por lo que quienes la desconozcan la disfrutarán más si antes del visionado no tratan de buscar en internet qué ocurrió.

6/10
Big Little Lies

2017 | Big Little Lies | Serie TV

Miniserie dirigida por el canadiense Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers Club, Alma salvaje), adapta una novela de Liane Moriarty. Del guión se ha ocupado un experto en series televisivas, el creador de Ally McBeal David E. Kelley, una opción inteligente, al fin y al cabo la experiencia de Vallée en estas lides era inexistente. Aun así, se nota la huella del realizador por una puesta en escena nada convencional, en que seguimos los actos de los múltiples personajes con escenas rápidas, a veces de tipo impresionista. Per el recurso de alternar planos breves de la investigación de un homicidio de alguien innombrado, con la narración principal, se antoja demasiado artificial. La acción transcurre en Monterrey, una ciudad de California, al comienzo del curso escolar. Jane Chapman es una madre soltera, recién llegada a la ciudad con su hijo, un niño llamado Ziggy. Enseguida entabla relación con Madeline Mackenzie, ama de casa de fuerte personalidad, divorciada y vuelta a casar, madre de una jovencita y de una niña, bastante metomentodo, que quiere ejercer de anfitriona de la recién llegada, por lo que le presenta a otras madres como su mejor amiga, Celeste Wright, madre de gemelos y casada con un hombre bastante más joven que ella. Cuando el pequeño Ziggy es acusado por una compañera de haberla intentado estrangular, el otro lo niega, pero la atmósfera se enrarece, la madre de la supuesta víctima, empresaria sin un minuto libre y rival de Madeline, cree que la cosa no puede quedar así. De modo que empieza a larvarse una guerra entre Madeline y Renata, en que el supuesto acoso escolar parece ser lo de menos. El planteamiento recuerda mucho a Mujeres desesperadas, en el sentido de que la acción transcurre en una zona residencial, el papel de las mujeres es primordial, y los altibajos emocionales y os problemas familiares conviven en la narración con la investigación de una muerte que debe ser aclarada. Como en su modelo, ningún personaje parece medianamente equilibrado, todos llevan a cuestas sus problemas de ego y las frustraciones, junto a una incapacidad de reconocer y afrontar los problemas reales con un mínimo de sentido común: la destructuración en las familias, a pesar del innegable cariño al fondo, resulta llamativa. Este desquiciamiento se procura hacer más llevadero, con escenas bien trazadas con escuadra y cartabón, con cuidados diálogos pronunciados por un reparto de campanillas, ahí están actrices de la talla de Reese Witherspoon, Nicole Kidman, Shailene Woodley y Laura Dern.

6/10
Snowden

2016 | Snowden

Las tribulaciones de Edward Snowden, el hombre que destapó el espionaje masivo a ciudadanos corrientes llevado a cabo por el gobierno de los Estados Unidos, es un tema Oliver Stone cien por cien. El cineasta que ha dedicado una trilogía a Vietnam, buceado en el lado oscuro de Wall Street, paseado por conspiraciones y vidas de presidentes, y que ha recalado incluso en el 11-S, además de atreverse con una serie documental y un libro sobre la historia no contada de su país, sólo podía relamerse de gusto ante la posibilidad de lleva a la pantalla esta historia. Quizá las pegas a que debía enfrentarse estriban en la abundante información publicada en los medios sobre Snowden junto a la existencia del oscarizado e imprescindible documental de Laura Poitras, Citizenfour. En cualquier caso Stone, tras cuatro años fuera de la ficción, demuestra en Snowden su buen pulso de cineasta, su historia atrapa, cuenta con un buen reparto y sabe visualmente impactar acerca de las inquietantes posibilidades de espionaje que brindan las nuevas tecnologías. Está bien que nos permita conocer el background de Snowden hasta llegar a contratista de la CIA, y la relación con su novia Lindsay Mills, aunque sea precisamente la subtrama amorosa una de las partes más flojas del film. Donde más sólido se muestra es en la denuncia, en presentar el punto de vista del protagonista, por qué actuó como actuó; aunque Snowden se presenta como un héroe sin fisuras, al estilo capriano de Jim Garrison de JFK, no hay lado oscuro ni se responde a la pregunta sobre de qué otro modo podría afrontarse la amenaza terrorista. En cualquier caso se palpa la decepción de este cineasta liberal ante el modo en que maneja la cuestión el presidente Obama. Los actores –Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley y compañías– están bien, al estilo de lo que exige un thriller, aunque quizá un tanto fríos.

6/10
La serie Divergente: Leal

2016 | The Divergent Series: Allegiant

Tercera entrega de la saga distópica surgida de las novelas de Veronica Roth. El sistema de facciones que imperaba en Chicago ha caído, pero el ser humano no escarmienta, y en el nuevo orden imperante la nueva lideresa Evelyn no duda en ordenar ejecuciones sumarias. De modo que un pequeño grupo en el que no faltan Tris, Cuatro y Peter no duda en ignorar sus órdenes de no intentar saltar la muralla que rodea la ciudad. Al otro lado van a encontrar un paisaje desolador, pero también a los miembros de una sociedad más avanzada, representada por la Agencia, que responde ante un misterioso Consejo. Su líder, David, les explicará que han formado parte de un experimento que trata de superar el desastre que supuso en el pasado la manipulación del mapa genético humano. Aunque a estas alturas puede haber cierta saturación de películas juveniles que nos pronostican un futuro aún más desolador que el presente, Robert Schwentke, que ya dirigió el anterior film Insurgente, entrega una cinta muy entretenida, repleta de acción, y con un apabullante diseño de producción. De modo que a la ciudad en ruinas se suman escenarios del páramo del exterior, y de las instalaciones ultraavanzadas de la Agencia. Además, los efectos visuales del sistema de vigilancia, las esferas y los drones, tienen su punto. Por supuesto se encuentran presentes las ideas del liderazgo, las debilidades que todas las personas acarreamos, y los ideales por los que vale la pena luchar, y que están ligados a la libertad y a la no discriminación hacia ninguna persona. Son planteamientos ligados a lo que está bien y a lo que está mal, a aquello tan importante de que el fin no justifica los medios, al lado oscuro del relativismo moral. A los actores ya presentes en los anteriores filmes –entre ellos los eficaces Shailene Woodley y Theo James, más el fantástico Miles Teller– se suma un inquietante Jeff Daniels, que algo parece ocultar tras su beatífico paternalismo y sus deseos de un mundo más puro.

6/10
Insurgente

2015 | Insurgent

Nueva entrega de la saga juvenil distópica iniciada por Divergente, con una humanidad dividida en 5 facciones (Verdad, Erudición, Cordialidad, Osadía y Abnegación, cuyos miembros destacan en uno de esos rasgos), más un grupo de personas selectas a los que no cabe aplicar tan fácilmente tal molde (los Divergentes, entre los cuales la joven Tris tiene un talento muy especial), y otros que viven en rebeldía anárquica, al margen del orden establecido (los Abandonados). La reducción a pavesas de Abnegación –incluido el asesinato de los padres de Tris– ha llevado a Jeanine, de Erudición y miembro del Consejo por el que gobiernan las distintas facciones, a declarar la ley marcial, mientras usa a Tris y a sus amigos como chivos expiatorios de lo ocurrido. Pronto sabrá que el mecanismo de seguridad de un valioso objeto con un mensaje crucial de los Padres Fundadores del actual orden social, iniciado 200 años antes, sólo podrá ser desmontado por un Divergente excepcional. Por supuesto, Tris es la persona que necesita. Lo que se dijo en su momento de Divergente, puede decirse de Insurgente, en progresión creciente, y con algunas revelaciones que hacen avanzar la trama: de nuevo tenemos a una heroína juvenil como la de Los juegos del hambre, sobre cuyos hombros recae la responsabilidad de ayudar a la humanidad, aunque se sienta pequeña y sin aptitudes, y tenga miedo y se sienta culpable de lo ocurrido a sus seres más queridos, siempre acechados por la muerte. Los adultos no están a la altura, y los amigos pueden traicionar o no, redimirse o no, el juego de la libertad y de hacer lo correcto, la vida misma, vaya. La trama se desarrollla con buen ritmo, Robert Schwentke entrega sin duda su mejor film desde Plan de vuelo: Desaparecida. Quizá sea algo repetitivo volver a someter a Tris a pruebas relativas a Verdad, Erudición, Cordialidad, Osadía y Abnegación, pero lo cierto es que son momentos poderosos, visualmente por la imaginería de unos efectos digitales bien usados, dinámicamente por el ritmo con que están montados, e interpretativamente, porque sirve para mostrar duelos y dilemas morales de los personajes. Shailene Woodley aguanta las comparaciones con su “prima hambrienta y juguetona” Jennifer Lawrence, y también están bien los chicos, Theo James, Ansel Elgort y Miles Teller. Mientras que las adultas Kate Winslet, y la recién llegada Naomi Watts, saben conceder a sus personajes rasgos interesantes, entre la crueldad brujeril y el frío pragmatismo.

6/10
Divergente

2014 | Divergent

Adaptación al cine de la novela homónima escrita a los 23 años por la debutante Veronica Roth. Forma una trilogía con "Insurgente" y "Leal", por lo que la productora, Summit Entertainment, tiene en mente que Divergente inicie una nueva franquicia juvenil si le acompaña el éxito en las taquillas. La acción de Divergente transcurre en el futuro, cuando la población se ha dividido en cinco grupos: Verdad, Erudición, Cordialidad, Osadía y Abnegación. En esta última, encargada del gobierno aunque se cuestiona su honradez, se ha criado con su hermano y sus padres la joven Beatrice. Cuando ésta se dispone a pasar la prueba de aptitud que determina el clan al que pertenecerá para siempre, tiene claro que no se siente parte de los suyos, pues le atrae más Osadía, que se ocupa de la defensa y seguridad. Inesperadamente, la encargada de hacerle este test le confiesa en secreto a Beatrice que los resultados arrojan que es una 'divergente', lo que quiere decir que no encaja en ninguna de las facciones. Esto la convierte en una persona peligrosa para el gobierno, que la considera difícil de controlar... Ya la novela apareció a rebufo de la exitosa Los juegos del hambre, publicada 3 años antes, y resulta evidente que al comprar los derechos para el cine, la compañía tenía en mente repetir los mismos elementos: trilogía literaria con tirón, futuro distópico, muchacha destinada a rebelarse contra la opresión, historia de amor apasionado, joven actriz en alza como protagonista, veteranas estrellas en papeles secundarios y director de prestigio. No es la primera vez que se imita la fórmula, pues también seguía el mismo sendero The Host (La huésped), que no obtuvo el resultado previsto. Aparte de la sensación de “déjà vu” que produce Divergente, también juega en contra su excesivo metraje de 139 minutos centrados en su mayor parte en las pruebas que debe superar la protagonista para ser aceptada por su nuevo bando, tan repetitivas como premiosas. Esto le quita vigor dramático al último tramo, cuando la acción avanza y ofrece giros que ya pillan al espectador un tanto agotado. Dejando aparte estas consideraciones, lo cierto es que Divergente capta la atención del espectador. Aunque el realizador Neil Burger no llega a la altura de la más personal El ilusionista, logra una esmerada ambientación de un Chicago futurista en el que no circulan coches, y consigue cierta fuerza en secuencias claves, como en la dolorosa separación de la protagonista de sus padres, cuando no le está permitido quejarse o aferrarse al pasado. Sin llegar al nivel de la sorprendente Jennifer Lawrence en su saga del hambre, lo cierto es que Shailene Woodley, nominada al Oscar como hija de George Clooney en Los descendientes, cumple como protagonista, al igual que su partenaire, el menos conocido Theo James (Conocerás al hombre de tus sueños) y un Jay Courtney al que se le da mejor un papel desagradable que hacer de improbable hijo de Bruce Willis en La jungla, un buen día para morir. Como cabe esperar las veteranas Ashley Judd (la madre) y Kate Winslet (la malvada líder de la facción Erudición) realizan un impecable trabajo a pesar del poco espacio que tienen sus respectivos personajes. Por otro lado, Divergente aprovecha bien el tema central, la afirmación de la personalidad, por lo que conectará con el público adolescente al que mayoritariamente se dirige. Igual ocurre con sus reflexiones sobre los esfuerzos para pertenecer a un grupo, y la importancia de mantener los lazos familiares a pesar de las desavenencias de la vida.

5/10
Bajo la misma estrella

2014 | The Fault in Our Stars

Hazel es una adolescente con cáncer de pulmón desde hace varios años, siempre atada a una mochila con oxígeno, que sabe que el hecho de que siga viva es una especie de milagro, aunque la sombra de la muerte no deja de acecharla. Sus padres la quieren y no dejan de cuidarla, aunque la angustia forma parte de sus vidas. En el grupo de terapia de su iglesia episcopaliana, al que Hazel acude sobre todo por complacer a su madre, conoce un día a Gus, que acompaña a su amigo Isaac; él mismo ha pasado por la experiencia del cáncer, y de hecho le amputaron una pierna, ahora lleva una prótesis. Ambos comparten una asombrosa vitalidad a pesar de convivir a diario con el dolor, y llegarán a admirar juntos la novela "Un dolor imperial", de Peter Van Houten, que les ha ayudado por su capacidad de atrapar parte de lo que han conocido. Contra pronóstico lograrán contactar con el autor, que vive en Amsterdam, Holanda, aunque el estado de Hazel no hace aconsejable la invitación de aquél a viajar para conocerle. Adaptación del best-seller de John Green, a cargo de los guionistas Scott Neustadter y Michael H. Weber, con la dirección de Josh Boone, que ya trató los desafíos a que se enfrentan las familias en su existencia cotidiana en su otro largometraje, Un invierno en la playa. Tiene el mérito de presentar al público juvenil una historia donde se tratan cuestiones tan serias como la enfermedad, el dolor, la eternidad y la muerte, todas ellas enmarcadas por el amor, lo único capaz de darles el necesario sentido. Y ello de un modo atractivo, que no espante al público, problema al que se enfrenta cualquier película que se atreve a optar porque su protagonista o protagonistas padezcan cáncer, se supone que el espectador va a distraerse, quiere acción, fantasía y cosas bonitas, no enfrentarse a un espejo que les muestra la realidad de la vida. Es inteligente la comparación que hace Boone de que el film es un Titanic –película por cierto, de Fox, como ésta– y que, como ocurría en ese título, procura que no nos obsesionemos con el iceberg, para focalizarnos en la historia de amor. Dicho lo anterior, conviene subrayar que la película no es perfecta, y que aunque diga evitarlo la voz en off de la protagonista en el arranque, se paga el peaje de cierto acaramelamiento empalagoso en algunos pasajes, la bonita historia de amor que viven Hazel y Gus, muy bien encarnados por lo ya popular Shailene Woodley y el emergente Ansel Elgort, curiosamente ambos comparten presencia en la saga Divergente.  La elección, claramente, es centrarse en el amor de la pareja protagonista, la mirada adolescente, lo que hace que la presencia de los padres quede algo simplificada –o incluso "bobificada", si se nos permite la expresión–, reducida a la situación de vivir en sobresalto permanente, algo que se trata de salvar en una escena hacia el final del film. Esa mirada adolescente también trata de ser muy contemporánea, y atrapar lo que se supone domina entre la gente joven, o sea, cierto idealismo y deseos de amor, que debe estar unido al compromiso y no al capricho pasajero, rasgos de generosidad y de sacrificarse por los otros, el miedo al menos a tener miedo; pero también la levedad de la consideración por Dios, la otra vida, la trascendencia, la prevención a la religión organizada, e incluso el contagio de cierto cinismo, hay que hacer un poco de "comedia" para aliviar el dolor de los demás. No se trata de desvelar aquí demasiado acerca de lo que supone para los protagonistas la experiencia literaria y el esfuerzo por conocer a su escritor favorito, pero sí conviene decir que las dos escenas claves al respecto son desiguales, aunque la segunda intente ser una especie de reverberación invertida de la primera, ésta sin duda más poderosa y conseguida. La referencia –también literaria– en otro momento a Ana Frank, una adolescente que afronta también con su familia una situación límite, se revela acertada.

6/10
Pájaro blanco de la tormenta de nieve

2014 | White Bird in a Blizzard

The Spectacular Now

2013 | The Spectacular Now

Los descendientes

2011 | The Descendants

Hawai es algo más que un lugar de playas paradisíacas. Las desgracias ocurren como en cualquier otro sitio, y Matt King, abogado inmobiliario demasiado absorto en su trabajo, está sufriendo una de ellas. Padre de dos hijas –la jovencita Alex y la pequeña Scottie–, la esposa y madre, Elizabeth, está en coma irreversible tras un accidente acuático. No hay esperanzas de recuperación, sólo queda desenchufar la respiración asistida, y cuidarla hasta que muera. Si sobrellevar algo así ya es difícil, todavía lo es más cuando Matt se entera por Alex que Elizabeth le engañaba. Debe encajar y gestionar esta dolorosa noticia, con la asunción en serio de su responsabilidad de padre de familia y la culminación de la venta una importante propiedad familiar en una de las islas, de la que él es único depositario, y que le enraiza con la tierra y sus antepasados nativos. Magnífica traslación a la pantalla de la novela homónima de Kaui Hart Hemmings, con guión del director, Alexander Payne, respaldado por el dúo de actores reconvertidos a guionistas que conforman Nat Faxon y Jim Rash. Se trata de una historia profundamente humana, de personajes muy bien perfilados, interpretados por un reparto sensacional donde brilla con luz propia George Clooney, perfecto en su rol de hombre corriente sobrepasado por los acontecimientos, pero también Shailene Woodley como su hija mayor, que aguanta sin titubeos los planos compartidos con la popular estrella. La niña Amara Miller es muy natural, y Nick Krause atrapa la idea de su rol, de atolondrado medio novio de Alex. Hay otros personajes con menos minutos en pantalla, pero con peso específico en la historia, y actores como Robert Forster, Judy Greer y Beau Bridges los bordan. También sale airoso Matthew Lillard en un papel difícil, su existencia y relación con Elizabeth son las que encauzan la tragedia en una dirección determinada. A Alexander Payne (A propósito de Schmidt, Entre copas) parece que le gusta estructurar sus películas en torno a un viaje o desplazamiento que no sólo es físico sino también, y sobre todo, emocional. Y aquí se apoya bien en una selección musical exótica hawaiana, que da el “mood” adecuado a lo que se cuenta. El cineasta arranca su historia con una familia en descomposición, con un futuro no demasiado prometedor, para mostrar cómo de lo que parece y es malo –el accidente, la infidelidad...­– puede surgir algo bueno –de la aceptación de la situación se pasa al conocimiento, la comprensión, el perdón, el amor en suma...– que tal vez ayude a recomponer lo que parecía irremisiblemente perdido. Con un esquema inteligente –etapas en el camino que incluyen la visita a amigos y familiares, y el hurgar en las heridas recién descubiertas–, y una feliz imbricación de la cuestión inmobiliaria –que invita a pensar en la tierra como algo más que una oportunidad de convertirse en millonario–, entrega una película que roza la perfección, donde a los momentos propicios para las lágrimas sabe darles, cuando conviene, algunos desahogos humorísticos muy de agradecer.

8/10
Vida secreta de una adolescente

2008 | The Secret Life of the American Teenager | Serie TV

El particular mundo de los adolescentes americanos, tan contradictorio, visceral y cambiante, es lo que cuenta esta serie de éxito creada en 2008 por Brenda Hampton (Siete en el paraíso), cuya trama se inicia con un planteamiento muy similar al de la exitosa película Juno. La trama se centra en el mundo de relaciones, familia y amistades de Amy, una joven adolescente, guapa e inteligente, estudiante modélica, que inicia su juventud con una situación muy seria. Y es que al regreso de una estancia en un campamento de verano recibe la noticia de que está embarazada. Su mundo se pone entonces patas arriba, y tendrá que pensar si casarse o no con el padre, si quedarse al niño o darlo en adopción, y además deberá afrontar los juicios y prejuicios que se formarán en torno a ella. La serie está protagonizada por la joven Shailene Woodley, quien tuvo una breve aparición en la serie O.C.y pronto se convirtió en estrella a partir de su aparición en Los descendientes.

5/10
O.C.

2003 | The O.C. | Serie TV

O.C. son las siglas de Orange County, lujoso distrito de Newport Beach, en California. Allí se traslada Ryan Atwood, un adolescente conflictivo de los barrios bajos, acogido por su abogado, Sandy Cohen, que quiere dar al joven la oportunidad de redimirse. Frente a otras series similares, más superficiales, como Sensación de vivir, The O.C. está rodada con más realismo y cuidado en la caracterización y el desarrollo de los personajes.

6/10

Últimos tráilers y vídeos