IMG-LOGO

Biografía

Cecilia Roth

Cecilia Roth

63 años

Cecilia Roth

Nació el 08 de Agosto de 1956 en Buenos Aires, Argentina

Premios: 2 Goya

Goya
2000

Ganador de 1 premio

Goya
1998

Ganador de 1 premio

Filmografía
Los internacionales

2020 | Los internacionales | Serie TV

La historia de esta banda de ladrones colombianos, que viajó a Argentina en plena crisis del corralito para aprovecharse de la situación de pillaje y desmantelamiento social. En 2001, muchos argentinos se vieron obligados a cancelar sus cuentas y sacar sus ahorros de los bancos ante la amenaza causada por la profunda crisis económica y política que sumió al país en el caos. “Los internacionales” aprovecharon este desorden para robar en casas particulares y hacerse con un importante botín en dinero y joyas que los convirtió en leyenda.

El prófugo

2020 | El prófugo

Dolor y gloria

2019 | Dolor y gloria

Salvador. Un español, director de cine, que triunfó en los 80 en la escena internacional. En lo relativo a su producción artística, en la actualidad se encuentra varado en el dique seco. Se le acumulan las molestias físicas, de columna, y dificultades para tragar, más terribles migrañas, un cuadro que le sume en la depresión y le lleva a estar acostado gran parte del día. En un estado de duermevela afloran recuerdos de infancia en su pueblo natal, de su querida madre Jacinta, de su gusto por la lectura y el cine, del único modo de acceder a la educación. Ello coincide con el reencuentro con Joaquín, protagonista de uno de sus éxitos, con el que terminó mal, siempre le reprochó su adicción a la heroína. Curiosamente otros dolores del alma le llevan a entablar con él una nueva relación, y a sumergirse él mismo en la droga, el comienzo de un inesperado camino que le posibilitará cerrar heridas y tal vez volver a crear. Pedro Almodóvar, director y guionista, como es norma, se pone en esta ocasión más serio de lo habitual, los años pasan, la gravedad se va imponiendo en su cine. “¿Drama o ficción?” le pregunta su médico a Salvador cuando le habla de un nuevo proyecto, y la respuesta del personaje interpretado por Antonio Banderas, su escueto “no sé”, explica parte del secreto del nuevo film del manchego, de claros tintes autobiográficos, hasta el aspecto físico del protagonista se asemeja a Almodóvar, aunque por supuesto, ficcione. Estamos ante una obra muy personal, estructurada en un presente donde los flash-backs asoman con fluidez, en que trata cuestiones muy queridas, la del amor al cine y todo lo que le rodea, pero también el modo en que nos marcan nuestras raíces. El tema de la madre, cómo influye en la vida de las personas, y concretamente en la suya, ya lo había tratado antes Almodóvar. Aquí insiste, aunque sacando a la luz, no sólo lo que es una amorosa y entrañable relación maternofilial, sino también los reproches y la conciencia de decepcionar a ese ser querido, con comportamientos y actitudes que no se pueden compartir, aunque el amor no cese, en una y otra dirección. Al tratarse de una película muy almodovariana, exige una complicidad para conectar con su estado emocional, quien carezca de tal complicidad reconocerá una obra hábil, bien diseñada, llena de guiños personales, cuidada hasta los últimos detalles visuales –decorados, atrezzo– y sonoros, canciones como la del río de Rosalía, las menciones a Chavela Vargas, los libros como subtexto... Pero tal vez los reencuentros y rememoraciones, los amores homosexuales del protagonista y la evocación del primer chispazo de deseo sexual, introducidos con demasiados “deus ex machina”, le resulten artificiosos, algo forzados. Igual que la insistencia en las drogas, la explicación de las “asignaturas” de geografía y anatomía, o el preparado de los fármacos pulverizados para una más fácil ingesta. El director ama sin duda a los personajes, y se agradece una mirada amable, no es ésta una película de ajustes de cuentas ni amarga. Estamos ante una reivindicación del arte como forma de vida, no sólo en el sentido de ganarse un sueldo, sino como casi la única forma de seguir existiendo y soportando este mundo y encarar la inevitable muerte, de encontrar algo parecido a la fe que mueve montañas cuando se carece de una fe religiosa. Y esto, y ciertas pulsiones de puro sentimiento, son las emociones a las que caba agarrarse en el claroscuro de la vida, llena de dolores, y en que los momentos de gloria, desde el punto de vista almodovariano, son escasos y esquivos. Da gusto ver un conjunto de personajes bien perfilados como el de este film, incluso los numerosos secundarios: el médico (Pedro Casablanc), la actriz (Cecilia Roth), el moderador del coloquio (Julián López), la beata del pueblo (Susi Sánchez), el padre de Salvador (Raúl Arévalo), la madre de Salvador ya anciana (Julieta Serrano), la ayudante de Salvador (Nora Navas)... También está bien Salvador niño (el debutante Asier Flores), y por supuesto Penélope Cruz (una madre que compone con desparpajo), Asier Etxeandia (el actor que no se hablaba con Salvador), Leonardo Sbaraglia (un amor reaparecido), y Banderas, que lleva el peso de la película con gran dignidad.

6/10
El embarcadero

2019 | El embarcadero | Serie TV

Valencia. Alejandra, arquitecta felizmente casada, consigue un contrato millonario para construir un gran edificio junto con su mejor amiga, Katia. La felicidad es inmensa, pero al día siguiente recibe la peor noticia que podía esperar: el cuerpo de su marido ha sido encontrado en una apartada zona de la albufera. Al parecer todo apunta a que se ha suicidado. El shock es enorme. Sin embargo, aún será mayor el impacto de la pérdida cuando Alajandra descubre que su marido vivía una doble vida con otra mujer, Verónica. Serie española producida por Movistar y creada por Álex Pina y Esther Martínez Lobato, responsables de algunas de las series más exitosas del cine español, como Los hombres de Paco, El barco o La casa de papel. En este caso mezclan el drama con el thriller de intriga e insertan el misterio dentro de una historia de amor a varias bandas, en donde impera una llamativa insistencia en el elemento sexual. Los responsables cuentan la historia en tres tiempos diferentes y la idas y venidas se encargan de ir dejando cabos sueltos y generar el suspense necesario. Aunque es legítimo este modo de narrar también demora el desarrollo con el paso de los capítulos, dosificando demasiado los datos y se tiene la sensación de que hay poca materia de fondo. Ésta se llena continuamente con escenas y devaneos sexuales que van convirtiendo la serie en una especie de explícito culebrón sexual que reivindica modos de vida alternativos, en donde el poliamor y las relaciones esporádicas, de cualquier género y sin compromiso, se venden como algo tan natural como beber un vaso de agua. Hay que reconocer que la parte fuerte de la serie es el perfil de los personajes y los solventes actores que los interpretan. Destaca Álvaro Morte en su papel de Óscar, tipo que se va metiendo en un cenagal del que cada vez será más complicado salir. Es creíble su situación, pese a acabar siendo totalmente peregrina. Hace por su parte un meritorio papel Irene Arcos en su interpretación de Verónica, la mujer eminentemente sexual, de espíritu libre en todos los ámbitos, a la que es difícil resistirse y que es continuamente mostrada como un perfecto modelo de vida idílica. No trabaja a la altura, sin embargo, Verónica Sánchez, que abusa de reacciones poco creíbles, si bien es cierto que el arco de su personaje se las trae y es el menos verosímil. Los tres están acompañados por otros secundarios a la altura.

3/10
El ángel

2018 | El ángel

Años 70. Carlos, hijo único en una familia normal de clase media, parece acostumbrado a lograr todo lo que quiere. No duda en entrar en residencias lujosas para apoderarse de lo que le apetece, aparentemente sólo por hobby, pues luego puede deshacerse de lo que se ha llevado sin darle importancia. En su nuevo instituto intima con Ramón, un joven aspirante a cantante que junto a sus padres se dedica al robo de un modo más profesional. Cuando Carlos se une a ellos, quedan fascinados por el desparpajo con el que comete delitos, porque nunca deja de reírse, y porque jamás levanta sospechas debido a su apariencia angelical. Tras su ópera prima, Caja negra, el realizador y guionista argentino Luis Ortega parecía anclado en producciones de presupuesto aún inferior al del cine independiente, que apenas tenían repercusión fuera de su país. Ahora, tras su paso por dos series televisivas sobre el mundo del hampa, Historia de un clan y El marginal, reconstruye libremente la carrera criminal de Carlos Robledo Punch, que se convirtió en uno de los mayores asesinos de la historia del país antes de ser condenado a cadena perpetua cuando tenía 20 años. El cineasta cuenta con el apoyo del español Pedro Almodóvar, productor a través de El Deseo, su compañía, junto a su hermano Agustín y a Esther García, reciente Premio Nacional de Cinematografía. Bien narrada, gracias sobre todo a una ambientación opresiva y un montaje cuidado al milímetro que por momentos recuerda al del cine de Martin Scorsese. Su autor se luce al incrementar la fuerza de sus imágenes utilizando canciones de la época en la que transcurre la acción, entre ellos dos de su progenitor, el célebre –sobre todo en aquel país sudamericano– Palito Ortega, lo que ha propiciado comparaciones de la crítica con Quentin Tarantino, pese a que Ortega tiene personalidad propia. Sorprende el trabajo del enérgico Lorenzo Ferro, debutante que interpreta al protagonista, acompañado de actores de eficacia probada, que sin sobresalir convencen, como Chino Darín (Ramón), Mercedes Morán (la madre de éste) y Cecilia Roth (progenitora del protagonista). Sobrecoge porque no trata de explicar en ningún momento la amoralidad del personaje central, pues no procede de un ambiente desestructurado, ni los suyos parecen haber tenido nunca problemas de dinero, y de hecho apenas ofrece datos sobre su familia, como si no fuera relevante. Tampoco analiza el contexto político y social de la época, no apunta que ahí la clave esté en una sociedad enferma, en todo caso se señala a la banalidad de la juventud más superficial, y a la represión de una homosexualidad que nace de la atracción que parece sentir hacia su amigo, aunque no se la confiesa por miedo. En todo caso, se retrata a Carlos como si estuviera fuera de la realidad, todo el mal que comete sería un juego para él. Quizás el film peca de cierta falta de dirección, a ratos parece una sucesión de hechos delictivos que no va a ningún sitio. Pero desde luego no está exento de interés.

6/10
Supermax

2017 | Supermax | Serie TV

Una gran cadena de televisión plantea para su próxima temporada el más difícil todavía: un juego de escape y supervivencia dentro de una antigua prisión federal de máxima seguridad, comúnmente conocidas como ‘Supermax’, abandonada hace años tras un sangriento motín y aislada en mitad de un desierto.  La cadena reclutará como participantes a un variado grupo de personas en apariencia inofensivas, pero que esconden peligrosos secretos que convertirán su encierro televisado en una experiencia extrema. La tensión del reality rebasará todos los límites cuando, a pocas horas después de arrancar la emisión, un incidente deje a los concursantes y al presentador aislados en un entorno hostil y sin contacto con el exterior. Será entonces cuando comience la verdadera competición por sobrevivir y donde cada jugador muestre la verdadera motivación por la que aceptó el reto de ‘Supermax’, un lugar que esconde un secreto por el que merece la pena vivir… o matar.

Migas de pan

2016 | Migas de pan

Tras muchos años de ausencia, Liliana, fotógrafa madura, regresa a Montevideo para asistir al matrimonio de su hijo. Pero éste la hará elegir entre seguir manteniendo el contacto o continuar con la denuncia colectiva que está poniendo en marcha con otras antiguas presas políticas como ella. Duro drama, en el que Manane Rodríguez, responsable de Los pasos perdidos, revisa la brutal represión durante la dictadura cívico-militar (1973-1985) en el país que la vio nacer, Uruguay, régimen por el que se vio obligada a exiliarse en España. Narrado en dos tiempos, promete en su arranque más o menos sutil, situado en el presente, pero después no acaba de resultar satisfactoria la trama del pasado, demasiado explícita y gráfica, así como reiterativa en su recopilación de los horrores vividos por quien no pasaba por el aro de los mandatarios. No ayudan una factura convencional, y personajes monocromos, tanto los malvados de cómic de segunda fila, como los héroes intachables sin ningún punto oscuro. Aunque la joven Justina Bustos realiza un enorme esfuerzo, y tiene posibilidades de hacer carrera, no llega al nivel interpretativo, ni tiene el carisma de Cecilia Roth, la Liliana actual, por lo que no encaja del todo que ambas encarnen a la misma mujer. Da la impresión de que a Rodríguez le han salido de forma involuntaria dos filmes, mucho mejor uno que otro.

5/10
Los amantes pasajeros

2012 | Los amantes pasajeros

El vuelo de la compañía aérea Península despega desde Madrid en dirección a México. Pero por problemas con el tren de aterrizaje deberán abortar el viaje. Durante varias horas se mantendrán volando por el espacio aéreo español a la espera de tener luz verde para un aterrizaje de emergencia. Con el fin de evitar problemas, la mayoría de los pasajeros han sido drogados convenientemente. El piloto es un bisexual que está enrollado con uno de los tres azafatos homosexuales que completan la tripulación, junto con el copiloto, éste también con líos de género. Entre los pasajeros están una dominatrix de alto standing, un pobre tipo que huye de una chica enferma, una vidente medio tarada que quiere perder la virginidad, un misterioso hombre de negro, un empresario corrupto y una pareja de recién casados. Todos tendrán sus minutos de historia. Dentro del surrealista y disparatado universo de Pedro Almodóvar Los amantes pasajeros es a la comedia lo que La mala educación es al drama. En otras palabras, estamos ante una de las peores películas del director manchego, al menos de los últimos tiempos. Fracasa estrepitosamente en su intento por encontrar la tecla para meterse al público en el bolsillo, cosa que es la verdadera especialidad de Almodóvar y la clave de su éxito. Sin ese don para llegar a la gente, sus argumentos estrafalarios, erótico-festivos y rebuscadamente inverosímiles se vienen abajo. Y aquí ocurre justamente eso. La trama de toda la película es un monumento a la ligereza, la zafiedad, la exageración del mundo de locas homosexuales y conversaciones vanas de portera, tan típico de su filmografía; pero al contrario que otras veces en Los amantes pasajeros nada adquiere consistencia, todo es anecdótico, trivial, tonto: al final el espectador tiene la sensación de haber estado viendo una gigantesca nada, un conjunto de sketches televisivos de muy baja ralea, montañas de chistes verdes, ejercicio de locazas que en otros tiempos darían que hablar y hoy en día no producen risa, sino más bien aburrimiento. Es como si Almodóvar hubiera querido regresar a los 80, con una bomba de frescura escandalosa, y el trasnochado experimento le hubiera explotado en la cara. Hay lógicamente algunos momentos, contados, en que es imposible no sonreírse (o reírse de la pura vergüenza), tales son las esperpénticas situaciones “amaneradas”, así como ciertos coscorrones a las corrupciones del poder y de los negocios que funcionan momentáneamente. También destaca, claro, el numerito musical, por lo insólito y artificioso de la ocurrencia, y ese aire kitch del conjunto, con la luminosa fotografía de colores claros, limpios, de pintura warholiana. Pero, al fin, todo es tan demente y ridículo que ni un impresionante elenco de actores y actrices de enorme renombre –hay cameos hasta de Antonio Banderas, Penélope Cruz y Paz Vega– es capaz siquiera de evitar la catástrofe de la vacua y procaz farsa que inunda cada uno de los minutos del film. Y, si hay que salvar algo, el trabajo de Blanca Suárez en las pocas tomas de exteriores sería una buena opción.

2/10
Matrimonio

2012 | Matrimonio

Una película sobre la rutina que puede instalarse malamente en el matrimonio. Retrata el peligro de la monotonía y el resentimiento rumiado con realismo, pero de un modo algo cansino. Cuenta con dos grandísimos actores, Darío Grandinetti y Cecilia Roth.

5/10
El nido vacío

2008 | El nido vacío

  El argentino Daniel Burman reflexiona sobre el paso del tiempo, el amor que se agosta, y la creación artística. Lo hace a través de Leonardo, un escritor célebre, dramaturgo. Casado con Marta, tiene tres hijos. Ha llegado a una edad en que la vida en cierto modo le aburre. Hay rutinas que le cargan, se fija en otras mujeres más jóvenes que la suya, no aguanta a los amigos de su esposa que le hablan de su obra, o que le piden que lea algo que han escrito, para que les dé su opinión. Tras una cena en que todo esto resulta palmario, regresa a casa, donde recibe la noticia de que su joven hija va a pasar la noche fuera, la primera vez que esto ocurre, presuntamente con su novio. Leo se sienta en su sillón y anota en uno de sus cuadernos de escritor, ideas que le han venido a la cabeza para una posible nueva obra: "Un hombre y una mujer flotan en el mar. ¿Están muertos?" De sopetón, parece que ha pasado el tiempo y descubrimos que los hijos del matrimonio han dejado el nido y han partido lejos, se han independizado, para estudiar o casarse. Marta ha decidido matricularse en la universidad, para acabar los estudios que dejó a medias para dedicarse a su familia, desarrolla una intensa actividad, un modo de llenar su tiempo. Mientras, Leo teóricamente se dedica a escribir, pero está viviendo una auténtica crisis existencial de los 60 años o así, como una especie de segunda adolescencia. Fantasea con la joven dentista que le atiende, y al tiempo le dominan los celos, teme que su esposa le engañe con otros. Su rotunda seguridad de intelectual, que le lleva a no prestar atención para leer el original que le ha dejado su cuñado, no logra ocultar la inseguridad que le acomete como persona que está envejeciendo. El argentino Daniel Burman aborda un tema interesante, el de los matrimonios que corren el peligro de desmoronarse cuando los hijos se van de casa, pues la prole a veces puede ser la única razón de que se mantuviera la unión. Sorprende que sea un cineasta de 35 años quien explore tal temática. Lo hace con un artificio de guión que tiene cierta gracia, aunque en cierta manera se intuye, y una inteligente puesta en escena. Hay algo de tragicómico en la narración, pues junto al patetismo de quien no sabe aceptar su actual etapa vital, hay detalles de suave humor, y arriesgadas escenas en que se dispara la imaginación del protagonista, singularmente una casi de musical, que acontece en un centro comercial. Y se juega con un curioso personaje, el del doctor Sprivak, un neurólogo que da consejos al protagonista para afrontar su edad, y cuya dimensión real desconcierta con efectividad al espectador. No es una película redonda, pero su humanidad, bien soportada por el protagonista, Oscar Martínez, resulta todo un aliciente para su visionado. La película se llevó los premios de mejor actor y fotografía en el Festival de San Sebastián.  

6/10
Las películas de mi padre

2007 | Las películas de mi padre

3/10
Otros días vendrán

2006 | Otros días vendrán

Alicia, una profesora de instituto, vive con su hija adolescente. Su existencia es más bien errática, y busca establecer una relación sentimental chateando en internet. Pero claro, en internet los adolescentes son mayoría en los chat. Y un jovencito se va a encaprichar con Alicia, lo que tendrá consecuencias fatales. Más cuando Alicia conoce al padre del chico, viudo, y cree descubrir al hombre de su vida. El barcelonés Eduard Cortés ya entregó un film más que presentable con La vida de nadie. Ahora reincide en el dibujo de personajes a la deriva –notables Cecilia Roth y Antonio Resines–, a la búsqueda de su `lugar en el mundo´.

5/10
Sofacama

2006 | Sofacama

Comedia a cuento de cómo altera la vida de un hogar de clase media –el matrimonio y tres hijos varones– la llegada de una amiga de la madre, a la que hace tiempo que no ve, y que durante una temporada dormirá en el sofa-cama. Cecilia Roth encarna bien a la madre, y María Fernanda Callejón da el tipo de mujer capaz de alterar la tranquilidad familiar.

5/10
Luisa Sanfelice

2004 | Luisa Sanfelice

La hija del caníbal

2003 | La hija del caníbal

En un aeropuerto, unos delincuentes secuestran al marido de Lucía, que la había dejado un momento para ir al baño. Mientras reúne el dinero del rescate, ella se replantea su vida, pues se siente vacía. El mexicano Antonio Serrano, que tuvo cierto éxito en el país azteca con la comedia Sexo, pudor y lágrimas, adapta la novela con la que la escritora española Rosa Montero obtuvo el premio Primavera. Cecilia Roth resulta ideal para interpretar a una mujer desorientada, que no sabe por qué está deprimida si aparentemente no le falta de nada.

4/10
Kamchatka

2002 | Kamchatka

Kamchatka o la capacidad de resistir, encastillado en los propios ideales. El país de un juego de mesa, que soporta contra viento y marea el asedio de los ejércitos del contrario, se convierte en símbolo de la necesidad de luchar, aunque el mundo se venga encima. Porque esto o casi sucede a una familia compuesta por el matrimonio y dos hijos pequeños. Son los años de la dictadura militar argentina, y tener ideas resulta peligroso. De modo que los cuatro se van una temporada al campo. Harry, el niño mayor, está en esa edad en que empieza a hacerse preguntas. Mientras que El Enano es un chavalín inocente, que apenas se entera de lo que ocurre alrededor. El argentino Marcelo Piñeyro (Caballos salvajes, Cenizas del paraíso) no ofrece un discurso didáctico y obvio, o aun peor –cuánto deben aprender los cineastas españoles, a vueltas siempre con la guerra civil–, revanchista. Sus maneras suaves y entrañables se revelan así más efectivas, a la hora de hablar de libertad y persecución. Acierta al pintar una familia normal, donde el contrapunto a la defensa de sus ideas lo ponen los abuelos, que querrían que los padres pensaran más en el futuro de sus hijos. Las actividades políticas, el riesgo de acoger a un joven perseguido, la ayuda que presta el colegio de frailes de los niños (aceptan nombres falsos sin hacer preguntas) son elementos que enriquecen la historia, y que conforman una perfecta unidad.

6/10
Deseo (2002)

2002 | Deseo

España, 1945. Elvira malvive con su madre enferma y con su hermana menor. Su padre murió en la Guerra Civil y su marido está en la cárcel. Son una familia de ideas comunistas, en el punto de mira del régimen franquista. Elvira es una buena chica que espera el regreso de su marido, pero cuando entra a trabajar como sirvienta en casa de un joven argentino de origen alemán, ambos se enamorarán perdidamente. Lo que no sabe es que ese argentino, Pablo, es un espía al servicio de los nazis. El español Gerardo Vera (Segunda piel) dirige a un plantel de actores argentinos –Leonardo Sbaraglia, Ernesto Alterio, Cecilia Roth–, junto a la madrileña Leonor Watling en este film cuyo argumento –entre la pasión amorosa y la política– resulta bastante simplista, en su pintura de una España en connivencia con los nazis. Los actores se esfuerzan, pero la cosa no da para mucho.

4/10
Vidas privadas

2001 | Vidas privadas

Carmen regresa a Buenos Aires, tras 20 años viviendo en Europa. Su padre está muy enfermo y ha decidido repartir los bienes familiares antes de su muerte. Los quince días que pasa en la ciudad, se instala en casa de sus padres, pero también alquila un apartamento que utilizará para dar rienda suelta a sus extrañas perversiones sexuales. Primer largometraje de Fito Páez, que en 1994 dirigió el mediometraje La balada de Donna Helada. Cecilia Roth se luce en su papel de mujer desnortada tras haber sufrido un grave trauma en el pasado.

4/10
Antigua vida mía

2001 | Antigua vida mía

Josefa y Violeta son amigas íntimas en Buenos Aires. La primera, cantante española, vive para su profesión y desatiende a su familia. Mientras que Violeta se dedica a la restauracion de edificios y sueño con tener un hijo. Adaptación de la novela de Marcela Serrano a cargo de Héctor Olivera, quien entrega una producción correcta, pero algo sosita. Los personajes están bien confeccionados y cuentan con notables interpretaciones a cargo de Ana Belén y Cecilia Roth, pero al conjunto y a la puesta en escena les falta un ardor.

4/10
Una noche con Sabrina Love

2000 | Una noche con Sabrina Love

Daniel es un adolescente inmaduro, que entretiene las noches con un programa de Sabrina Love, una actriz porno muy popular. Su vida cambia cuando, en un concurso, gana “una noche con Sabrina Love”. Su viaje hasta la ansiada cita es un despertar a la vida, un confrontamiento con las realidades del amor y el sexo, la vida y la muerte. El film, de equilibrado reparto, lo adapta el argentino Alejandro Agresti de la novela de Pedro Mairal.

4/10
Segunda piel

1999 | Segunda piel

Alberto y Elena forman una pareja joven que no atraviesa su mejor momento. Ambos tienen dudas sobre el amor y el sentido de su relación. Alberto conoce a Diego, un homosexual por el que se siente atraído sin remedio. De esta manera, se forma un complejo triángulo. Gerardo Vera, tras el fracaso de La Celestina, se adentra en un enmarañado mundo de sentimientos.

3/10
Todo sobre mi madre

1999 | Todo sobre mi madre

Manuela es una madre soltera, que lo que más quiere en este mundo es a su hijo Esteban. Cuando muere atropellado, todo se le viene abajo. Le quedan los remordimientos por no haberle revelado el nombre de su padre, y unos sentimientos contradictorios hacia la célebre actriz Huma Rojo, responsable involuntaria de la muerte de Esteban. Cuando Manuela se acerca a Huma, consigue un trabajo como relaciones públicas y, más tarde, uno de sus sueños: actuar en una obra de teatro. ¡Atención! A preparar todas y todos los kleenex. Pues esta película de Pedro Almodóvar rebosa sentimientos por todos sus poros, y hace falta ser de piedra para no quedar "tocado". Con referencias al mundo del teatro (con citas de Un tranvía llamado deseo de Tennessee Williams y del film Eva al desnudo de Joseph L. Mankiewicz), y situaciones y relaciones complicadas entre mujeres, Almodóvar monta un culebrón que no parece tal, una película en la línea de las de su admirado Douglas Sirk. El director manchego apuesta por el melodrama y por hacer creíble el manojo de sentimientos que presenta; y ahí está su principal mérito. Para ello rebaja la presencia de personajes extrafalarios, y concentra el humor que su parroquia le exige en el personaje de Antonia San Juan. El reparto femenino es de quitarse el sombrero; a destacar las maravillosas, Cecilia Roth y Marisa Paredes.

7/10
Martín (Hache)

1997 | Martín (Hache)

Martín hijo, Hache –por la letra muda del alfabeto le conocen todos, para distinguirle de su padre–, ha estado a punto de morir en Buenos Aires por una sobredosis de droga. ¿Accidente?, ¿intento de suicidio?, ¡quién lo sabe!. Su madre, divorciada y casada de nuevo, le ha perdido. Martín, su padre, director de cine afincado en España, tampoco conecta con el joven; pero acepta acogerle una temporada. Hache conoce a Alicia, amante enamorada de su padre, pese al humor cambiante y parquedad de palabras de él, cuando de expresar los sentimientos se trata. Y retoma el contacto con Dante, gran actor de vida licenciosa. Adolfo Aristarain (Un lugar en el mundo) sostiene este durísimo drama en cuatro personajes, que apenas dejan de hablar, con diálogos de estudiada naturalidad. El sólido guión contiene secuencias de gran intensidad, aunque no evita un naturalismo, en un par de ocasiones, que nada aporta. El director argentino ha confesado hacer suyo el comentario de John Ford “las historias se cuentan a través de los rostros de los actores”, y apuntala este film en un memorable recital interpretativo. Federico Luppi, Juan Diego Botto, Cecilia Roth, Eusebio Poncela... Si hubiera que destacar a uno, con permiso de Luppi, premiado en San Sebastián, destacaríamos a Poncela. Hace creíble su personaje, el menos sostenible sobre el papel. Martín, personaje a la deriva, no sabe querer con hechos. Y hace sufrir a los que tiene cerca, que le aman de veras. Dante, su amigo, se lo hace ver, no calla las verdades, aunque puedan doler. Ejerce en ese sentido de conciencia de Martín. A la vez recibe las confidencias de Hache, a quien trata de orientar en su desconcertada juventud. Nada que objetar a lo dicho si Dante no fuera además una suerte de personaje epicúreo, que busca en la vida gozar del placer al máximo, a través del sexo o las drogas; eso sí con riguroso –y utópico– control, que evite daños irreparables. Las contradicciones del personaje son evidentes. Como hiciera en anteriores trabajos, Aristarain da una visión pesimista de la condición humana. Soledad interior, desesperanza, ausencia de ilusión, egoísmo que se desfoga en invectivas venenosas, arrojadas sin pensar en su influencia en los demás... Cerrado a la trascendencia y encharcado en una moral autónoma de escasas miras, poco queda que ofrecer al director a través de los perdedores natos de su historia. Quedan la lealtad a los amigos y los lazos de sangre, una lucecita en la oscuridad. Algo es algo, aunque sepa a poco.

6/10
Cenizas del paraíso

1997 | Cenizas del paraíso

Los tres hermanos Makantasis se confiesan, cada uno individualmente, culpables del asesinato de Ana Muro, la novia de uno de ellos. La juez que investiga el caso sospecha que detrás de tan extraña actitud se esconde el intento de encubrir los motivos reales de la muerte de su padre, el juez Costa Makantasis, que, aparentemente, se suicidó. El mayor mérito del film de argentino Marcelo Piñeyro (Caballos salvajes), ganador del Goya a la mejor película extranjera en castellano, es hacer creíble la historia. Pese a los vericuetos del guión, con idas y venidas en el tiempo, los procedimientos judiciales y la interpretación de Cecilia Roth ayudan al realismo, y el conjunto es bastante coherente. Cojea más el tratamiento del juego amoroso de Ana con los hermanos, donde la morosidad y lo gráfico frenan a menudo la narración.

6/10
Un lugar en el mundo

1992 | Un lugar en el mundo

Adolfo Aristarain es uno de los mejores cineastas argentinos de la actualidad. En España se dio a conocer con Un lugar en el mundo, su mejor trabajo, protagonizado por Federico Luppi, su actor fetiche. Marcado por un fondo ideológico muy parcial, suele retratar personajes procedentes de la izquierda, desencantados con el paso del tiempo y sin horizontes vitales. Este filme, supuso uno de sus mayores éxitos en las taquillas, y fue seguido de cintas interesantes, pero nunca igual de redondas, como Martín (Hache), Lugares comunes y Roma. Convertido en un hombre, Ernesto regresa a Valle Bermejo, en Argentina, y recuerda su niñez, cuando los lugareños estaban oprimidos por Andrada, un cacique sin escrúpulos. Los padres de Mario fundaron una cooperativa que agrupaba a los pequeños ganaderos del Valle en defensa de la lana de sus ovejas. Por entonces apareció allí Hans, un geólogo español que buscaba petróleo para Andrada. Se trata de un interesante drama social que denuncia los abusos del neocolonialismo y emociona al espectador sin caer en la demagogia o el maniqueísmo. Las interpretaciones son extraordinarias, y el guión, que sigue cuidadosamente las pautas genéricas del western, no tiene desperdicio. Ganó justamente la Concha de Oro del Festival de San Sebastián.

8/10
Vivir mata

1991 | Vivir mata

Una película que tiene algo de culebrón. Situada en la Argentina de finales del XIX, sigue a un joven con buenas conexiones sociales, al que le encomiendan abrir oficina en Europa para fomentar la inmigración de jóvenes con talento que sirvan para hacer país. Cuando conoce a una princesa de un pequeño país, su vida se altera y se ve enredado en una serie de crímenes.

4/10
Los amores de Kafka

1988 | Los amores de Kafka

El tema, la relación del influyente escritor Franz Kafka con las mujeres, es apasionante, pero la complejidad de la empresa es demasiado grande, de modo que los Beda Docampo Feijóo se queda por debajo de las posibilidades, lo suyo es puro academicismo.

4/10
¿Qué he hecho yo para merecer esto!!

1984 | ¿Qué he hecho yo para merecer esto!!

La vida cotidiana de una sencilla ama de casa es el tema central de la película, una tragicomedia con tintes de neorrealismo italiano. El director manchego Pedro Almodóvar combina un humor prácticamente surrealista, con momentos patéticos. También incorpora por primera vez los tonos melodramáticos, que ya sólo excepcionalmente abandonará en el futuro.

4/10
El jardín secreto (1984)

1984 | El jardín secreto

Lucía perdió a su marido en un accidente, o quizá a un novio o a un antiguo amor. Lo raro es que recibe unas extrañas cartas anónimas que la obligan a hacer una serie de cosas extrañas bajo amenazas. Ese hombre podría entonces estar vivo... Esas "cosas" que se le ordenan tienen relación con prácticas sexuales sadomasoquistas, en las cuales Lucía tiene que tomarse fotografías, desnudarse ante otros, grabarse cintas de audio, etc. Aburrida película española que explora territorios morbosos pero con un guión desastroso, sin un ápice de interés. El título, El jardín secreto, hace referencia a ese mundo oculto y prohibido en donde cada uno hace realidad sus perversiones. Protagoniza Assumpta Serna, que está rodeada de secundarios de prestigio. La factura visual es pobre, de tan penumbrosa, pese a ser obra de Javier Aguirresarobe.

2/10
Entre tinieblas

1983 | Entre tinieblas

Una aspirante a cantante, tras advertir que su novio ha muerto por sobredosis, entra a vivir en un convento de monjas "redentoras humilladas". Allí viven unas cuantas monjas esperpénticas y drogatas. Surrealista película que se toma a chirigota el mundo de la religión, esta vez ofreciendo como protagonistas a una serie de religiosas más locas que unas maracas. Se trata de un film genuinamente almodovariano, con una puesta en escena melodramática, con multitud de escenas humorísticas, situaciones absurdas y grotescas, con los temas de la "movida madrileña" de fondo: música, sexo, prostitutas, drodadicción...

3/10
Laberinto de pasiones

1982 | Laberinto de pasiones

Producto ochentero de la llamada "movida madrileña", cuando se encontraba en todo su esplendor. La película es excesiva y emblemática del cine de Pedro Almodóvar en sus primeros años, aquí absolutamente alocado y que no se corta un pelo ni a la hora de salir a cantar él mismo en plan loca, con su amigo de juergas de entonces, Fabio McNamara. El argumento es delirante y gira en torno al enamoramiento del heredero de un reino oriental, con una española. Lo curioso es que él es gay (Imanol Arias) y ella es una ninfómana empedernida (Cecilia Roth). Entre medias mucha procacidad humorística y un retrato costumbrista de la época con tono sexual muy atrevido, y libertinajes de todo tipo: homosexualidad, ninfomanía, incestos, orgías, drogas, travestismo, etc.

3/10
Trágala, perro

1981 | Trágala, perro

Sor Patrocinio, monja de clausura en Madrid, tiene unos estigmas en manos y pies que para muchas personas es cosa milagrosa. Sin embargo, para otros se trata de un engaño de la religiosa, por lo que la verdad tendrá que dirimirse en un tribunal de justicia. Ambientada en tiempos de la Primera República española, el film ofrece un triste retrato costumbrista de la época. Cuenta con actores de primer orden, desde la malograda Amparo Muñoz, entonces en la flor de la vida, hasta el soberbio Fernando Rey.

5/10
El curso en que amamos a Kim Novak

1980 | El curso en que amamos a Kim Novak

Nicolás y Gonzalo son dos estudiantes que comparten piso y ambos son admiradores de la estrella hollywodiense Kim Novak. Gonzalo empieza a salir con Marisa, pero Nicolás es más tímido y solo se preocupa de estudiar. Un día, ve a una mujer que guarda cierto parecido con Kim Novak, y Nicolás empieza a sentirse atraído por ella a pesar de que no se decide a conocerla. Comedia de Juan José Porto, que ahonda en la juventud de los 80 y la visión que ésta tenía de las películas americanas. Kim Novak es el símbolo de algo idealizado e inalcanzable, una mujer perfecta que sólo sale en las películas y cuya vida en nada se parece a las mujeres reales. Entre el reparto destaca la presencia de Cecilia Roth.

4/10
Arrebato

1980 | Arrebato

José es un joven director de cine desilusionado con su carrera y que no pasa un buen momento sentimental. Conoce a Pedro, otro muchacho aficionado al cine, con una idea extraña y propia, ya que cree que la cámara tiene un magnífico poder para guiar por sí sola las historias, y además que cada fotograma contiene una especie de fantasmas vampíricos que hipnotizan al espectador. Un día, José recibe una película de Pedro que resulta ser un experimento cinematográfico sobre hipnosis para conocer los límites del celuloide. Enrevesada historia dirigida por Iván Zulueta donde se muestra el cine dentro del cine, y que para algunos se ha convertido en film de culto. Este cortometrajista sabe mantener la tensión y el suspense a lo largo del metraje, donde se deja ver la cultura pop española de los 80, pero igualmente se pierde tanto en rodeos que puede acabar despistando al espectador.

4/10
Cuentos eróticos

1980 | Cuentos eróticos

Nueve cortos distintos de otros tantos directores en torno al sexo, realizados en plena Transición, durante la época del Destape. Con excepción de algún hallazgo cómico ocasional, prima la falta de calidad.

3/10
Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

1980 | Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

Pepi es violada por un policía en su apartamento, cuando éste la amenaza con detenerla por posesión de marihuana. Ella decide vengarse y planea que sus amigos le den una paliza. Más tarde, por casualidad conoce a la esposa del poli, Luci, que resulta ser una mujer apocada con su marido, porque a ella lo que le va es el sadomasoquismo. Pronto Pepi se hace amiga de Luci y le presenta a su amiga Bom. Segunda película de Pedro Almodóvar protagonizada Carmen Maura, quien con el tiempo se convertiría en una de sus "chicas" más famosas. El director manchego muestra ya lo que serán las constantes de su cine: el mundo femenino, la excelente definición de personajes, la obsesión por el sexo en cualquiera de sus versiones más anormales (homosexualidad, sadomasoquismo, voyeurismo, travestismo), la droga, el ambiente underground... Todo ello envuelto en un aire de ingenuidad, de comedia costumbrista, divertida aunque decadente y obscena, que recrea el ambiente de depravación y libertinaje de la movida madrileña de los 80. La película cuenta con la cantante Alaska (Olvido Gara) en el papel de Bom.

3/10
Las verdes praderas

1979 | Las verdes praderas

Conchi y José son un matrimonio unido con dos hijos. Cuando llega el viernes la familia al completo viaja al chalet de la sierra madrileña al que acuden todos los fines de semana. Pero la vida en el chalet no es tan idílica como parece y descubren que les trae más preocupaciones que alegrías. José Luis Garci describe con espíritu crítico un fenómeno que empezaba a darse en España en la época de finales de los 70, cuando muchos ciudadanos compraban su segunda vivienda. Gran trabajo de Alfredo Landa, que hace gala de su gran naturalidad y compone un José Rebolledo realmente auténtico.

4/10
La familia, bien, gracias

1979 | La familia, bien, gracias

Carlos, padre de familia numerosa que se quedó viudo años atrás, se jubila. También se queda completamente solo cuando su última hija soltera abandona el nido. Para mitigar la nostalgia del pasado, cuando vivía feliz con sus 16 hijos, decide visitarles uno a uno en compañía de 'El padrino', su mejor amigo. Pero los chicos están demasiado absorbidos por sus propios problemas, y apenas le prestan atención. Algunos están casados pero las nueras y los yernos les han cambiado por completo. Tercera entrega de La gran familia, con Pedro Masó –guionista del original– ejerciendo de realizador. Masó escribió con el guionista Rafael Azcona, un film mucho más amargo y desesperanzado que el modelo original, optimista y alegre. El argumento parece influido por la muy superior Cuentos de Tokio, de Yasuhiro Ozu.

5/10
De fresa, limón y menta

1978 | De fresa, limón y menta

Una vendedora mantiene una larga discusión con un soldado y un director de cine. Otra de las comedias de la Transición, que seguía la línea de Tigres de papel, de Fernando Colomo, que aquí ejerce como guionista. Algunas situaciones y diálogos tienen su gracia. También resulta interesante su retrato social de la época de los cambios políticos en España.

4/10
Tráfico de menores

1978 | Enigma rosso

El comisario Di Salvo investiga la muerte de una chica de 18 años. Para ello interroga a sus amigas y hermana, pero lo más importante resulta ser un hombre, que aparece en el funeral y se marcha muy rápido al ser descubierto. Truculento thriller coproducido por Alemania Italia y España, que cuenta con un sólido Fabio Testi. Incluye un morboso y explícito tratamiento del sexo.

4/10
Crecer de golpe

1976 | Crecer de golpe

Adaptación de una novela de Haroldo Conti, cuenta las dificultades del adolescente Milo para afrontar la complejidad del mundo, aunque una figura quasi-paterna se erige en su guía espiritual.

4/10
No toquen a la nena

1976 | No toquen a la nena

La nena del título sí ha sido tocado, pues es una joven de 17 años que se ha quedado embarazada. Trata de buscar ayuda entre sus amigos, temiendo la reacción de su riguroso padre. Una comedieta sin demasiada trascendencia.

3/10

Últimos tráilers y vídeos