IMG-LOGO

Biografía

Julieta Serrano

Julieta Serrano

87 años

Julieta Serrano

Nació el 02 de Enero de 1933 en Barcelona, España

Premios: 1 Goya

Goya
2020

Ganador de 1 premio

Filmografía
Caronte

2020 | Caronte | Serie TV

Entretenida serie creada por la todoterreno Verónica Fernández que combina los subgéneros judicial y policíaco. Sigue a Samuel Caronte, un ex policía que tras pasar una temporada en prisión se ha reconvertido en abogado penalista. Fue condenado injustamente, pero a cambio ha templado su carácter, sabe que hizo cosas mal, lo que propició la ruptura de su matrimonio y la renuncia a la patria potestad de su hijo adolescente. Aunque se ha ido a vivir a Gijón con su novia, queriendo dejar atrás su pasado madrileño, una amiga de la familia le pide ayuda como abogado, para que defienda a su hijo que se autoinculpado como responsable del homicidio de un hombre, en una trifulca entre hinchadas de dos equipos de fútbol rivales. Aceptar el caso supone volver a la capital, donde se topa con compañeros policías de antaño, alguno corrupto, y con miembros de su familia. También con una persistente joven, abogada, que querría poner un despacho con él, piensa que son complementarios. Aunque tiene un pase esta producción de Mediaset, asociada con Amazon –Telecinco y Prime Video la estrenan simultáneamente–, adolece de los defectos de muchas series televisivas, que prolongan la narración innecesariamente, para rellenar parrilla televisiva: capítulos de más de una hora, ritmo parsimonioso, no es lo mejor. Tiene un esquema bastante clásico, en que cada entrega presenta un nuevo caso, mientras los personajes evolucionan y hay una trama de corrupción policial de fondo que está presente todo el tiempo ayudando a la unidad. En el camino, Caronte tiene que demostrar en su entorno que ha cambiado, y ahora es mejor persona. Se nota la veteranía de Roberto Álamo, mientras otros actores más jóvenes, como Miriam Giovanelli, conocida por Velvet, tratan de aguantar el tipo.

5/10
Dolor y gloria

2019 | Dolor y gloria

Salvador. Un español, director de cine, que triunfó en los 80 en la escena internacional. En lo relativo a su producción artística, en la actualidad se encuentra varado en el dique seco. Se le acumulan las molestias físicas, de columna, y dificultades para tragar, más terribles migrañas, un cuadro que le sume en la depresión y le lleva a estar acostado gran parte del día. En un estado de duermevela afloran recuerdos de infancia en su pueblo natal, de su querida madre Jacinta, de su gusto por la lectura y el cine, del único modo de acceder a la educación. Ello coincide con el reencuentro con Joaquín, protagonista de uno de sus éxitos, con el que terminó mal, siempre le reprochó su adicción a la heroína. Curiosamente otros dolores del alma le llevan a entablar con él una nueva relación, y a sumergirse él mismo en la droga, el comienzo de un inesperado camino que le posibilitará cerrar heridas y tal vez volver a crear. Pedro Almodóvar, director y guionista, como es norma, se pone en esta ocasión más serio de lo habitual, los años pasan, la gravedad se va imponiendo en su cine. “¿Drama o ficción?” le pregunta su médico a Salvador cuando le habla de un nuevo proyecto, y la respuesta del personaje interpretado por Antonio Banderas, su escueto “no sé”, explica parte del secreto del nuevo film del manchego, de claros tintes autobiográficos, hasta el aspecto físico del protagonista se asemeja a Almodóvar, aunque por supuesto, ficcione. Estamos ante una obra muy personal, estructurada en un presente donde los flash-backs asoman con fluidez, en que trata cuestiones muy queridas, la del amor al cine y todo lo que le rodea, pero también el modo en que nos marcan nuestras raíces. El tema de la madre, cómo influye en la vida de las personas, y concretamente en la suya, ya lo había tratado antes Almodóvar. Aquí insiste, aunque sacando a la luz, no sólo lo que es una amorosa y entrañable relación maternofilial, sino también los reproches y la conciencia de decepcionar a ese ser querido, con comportamientos y actitudes que no se pueden compartir, aunque el amor no cese, en una y otra dirección. Al tratarse de una película muy almodovariana, exige una complicidad para conectar con su estado emocional, quien carezca de tal complicidad reconocerá una obra hábil, bien diseñada, llena de guiños personales, cuidada hasta los últimos detalles visuales –decorados, atrezzo– y sonoros, canciones como la del río de Rosalía, las menciones a Chavela Vargas, los libros como subtexto... Pero tal vez los reencuentros y rememoraciones, los amores homosexuales del protagonista y la evocación del primer chispazo de deseo sexual, introducidos con demasiados “deus ex machina”, le resulten artificiosos, algo forzados. Igual que la insistencia en las drogas, la explicación de las “asignaturas” de geografía y anatomía, o el preparado de los fármacos pulverizados para una más fácil ingesta. El director ama sin duda a los personajes, y se agradece una mirada amable, no es ésta una película de ajustes de cuentas ni amarga. Estamos ante una reivindicación del arte como forma de vida, no sólo en el sentido de ganarse un sueldo, sino como casi la única forma de seguir existiendo y soportando este mundo y encarar la inevitable muerte, de encontrar algo parecido a la fe que mueve montañas cuando se carece de una fe religiosa. Y esto, y ciertas pulsiones de puro sentimiento, son las emociones a las que caba agarrarse en el claroscuro de la vida, llena de dolores, y en que los momentos de gloria, desde el punto de vista almodovariano, son escasos y esquivos. Da gusto ver un conjunto de personajes bien perfilados como el de este film, incluso los numerosos secundarios: el médico (Pedro Casablanc), la actriz (Cecilia Roth), el moderador del coloquio (Julián López), la beata del pueblo (Susi Sánchez), el padre de Salvador (Raúl Arévalo), la madre de Salvador ya anciana (Julieta Serrano), la ayudante de Salvador (Nora Navas)... También está bien Salvador niño (el debutante Asier Flores), y por supuesto Penélope Cruz (una madre que compone con desparpajo), Asier Etxeandia (el actor que no se hablaba con Salvador), Leonardo Sbaraglia (un amor reaparecido), y Banderas, que lleva el peso de la película con gran dignidad.

6/10
El aviso

2018 | El aviso

  La acción transcurre en dos tiempos. En 2008 Jon, joven que ha perdido a su mejor amigo en un atraco a una tienda de 24 horas en una gasolinera, se da cuenta de que en el mismo lugar han ocurrido varias veces, en décadas pasadas, otros asesinatos violentos, con patrones muy parecidos, siempre los implicados tienen las mismas edades. Por otro lado, en 2018, Nico, un niño de 10 años encuentra en su mochila escolar una nota anónima que le advierte de que el día de su cumpleaños no acuda precisamente a ese establecimiento, que suele visitar con frecuencia. Tras una carrera llena de altibajos, Daniel Calparsoro demostró que mejora sustancialmente poco a poco en Cien años de perdón, aceptable thriller, quizás no redondo, pero lo mejor de su filmografía. Ahora confirma parcialmente su veteranía con El aviso, rodada con el suficiente pulso, donde también logra aceptables interpretaciones del reparto, sobre todo por parte de los dos actores que tienen más presencia, Raúl Arévalo, como esquizofrénico, y la siempre conmovedora Aura Garrido, como madre de niño acosado en el colegio. Aunque se trata de un entretenimiento sin muchas pretensiones, subyace cierta reflexión sobre la necesidad de superar el miedo ante situaciones en las que en principio no existen posibilidades de salir adelante. Sin embargo, el cineasta no logra remontar el principal problema de la mayoría de trabajos de su coguionista, Jorge Guerricaechevarría, que con excepciones como Celda 211, siempre logra atractivos puntos de partida pero no consigue rematar (sin ir más lejos le pasa en su trabajo inmediatamente anterior Perfectos desconocidos, pero también en todos sus trabajos para Álex de la Iglesia, como Los crímenes de Oxford, Las brujas de Zugarramurdi, Acción mutante, etc.). Partiendo en esta ocasión de la primera novela del autor Paul Pen, el libreto logra intrigar durante la mayor parte del metraje, pero en su resolución final, los elementos parecen metidos con calzador.  

5/10
Formentera Lady

2018 | Formentera Lady

Pese a su avanzada edad, Samuel vive como un ‘hippie’ de los años 70, cuando llegó a la isla de Formentera. Sin luz, ni agua corriente, se saca el dinero necesario para la supervivencia tocando música ‘country’ y ‘blue grass’ en un local. Pero su hija Ana se presenta por sorpresa, tras muchos años de distanciamiento, pues quiere probar fortuna con un empleo en Francia, pero no puede llevarse consigo a su niño, Marc, por lo que le pide al abuelo que se quede con él. En su ópera prima, Pau Durà se decanta por una historia que tenía posibilidades, en cuanto que la trama le sirve como excusa para analizar las consecuencias de la contracultura, en individuos que tras romper con las instituciones tradicionales, tienen que echar de menos por fuerza a la familia, con el paso de los años. Y cuenta con el siempre apasionante José Sacristán, muy bien acompañado del niño que apunta maneras Sandro Ballesteros, y con breves apariciones de Nora Navas. Sin embargo, el desarrollo no logra evitar todos los tópicos del subgénero de egoísta al que le endosan un infante, que ha dado lugar a filmes mucho mejores, desde Un rayo de luz hasta Kolya, León, el profesional o Kramer contra Kramer, pasando por filmes animados como Up, y Gru, mi villano favorito. Por su parte, Formentera Lady no logra frescura ni entidad propia, se queda en buenas intenciones. Además, no acaba de sacarle todo el partido a Sacristán, en un personaje de tipo que se resiste a salir de su zona de confort, que le iba al pelo. El título hace referencia a una canción de la época de King Crimson, grupo que convivió con el personaje central en la ficción.

5/10
Villaviciosa de al lado

2016 | Villaviciosa de al lado

Los hombres de Villaviciosa de Al Lado se enteran de que han sido agraciados con el gordo de la lotería de Navidad. Pero todos han adquirido las participaciones en el Club Momentos, un prostíbulo regentado por La Mari. Como cada esposa afila las uñas, ante la posibilidad de que su marido haya podido ser uno de los clientes de tan dudoso local, el alcalde, el líder de la oposición, el frutero y otros vecinos se alían para trazar algún plan que les permita cobrar de forma discreta antes de que venza el plazo. Nacho G. Velilla inició su carrera en el campo televisivo con capítulos de telecomedias como 7 vidas y Aída, que cumplían sus objetivos –poco ambiciosos– de cara al público de este tipo de producciones. Por desgracia, cuando dio el salto al cine, sus largometrajes (Que se mueran los feos, Perdiendo el norte) ofrecían la sensación de ser más de lo mismo, pues prácticamente parecen haber sido creados como pilotos de series. Ahora, toca fondo con Villaviciosa de al lado, fallido intento de comedia coral que supone un insulto a la memoria de Luis García Berlanga, claro punto de referencia, aunque recuerda mucho más a españoladas de Mariano Ozores como Jenaro el de los 14. Una secuencia del film la define por completo, cuando el cineclub del pueblo proyecta Sucedió una noche, elegante comedia de Frank Capra, pero dos personajes descerebrados piden a gritos “más Torrentes y menos clásicos en blanco y negro”. Pues precisamente esta cinta gustará más a quienes disfruten con la saga dirigida y protagonizada por Santiago Segura que a los que busquen comedia sofisticada. Sobredosis de humor grueso basado en los eternos clichés sobre España, los curas, las prostitutas, los homosexuales, etc., al menos se le puede reconocer cierta voluntad de criticar a todos los sectores, ‘dándole cera’ también a una caricatura del típico militante de Podemos, con un correcto trabajo del actor Carlos Santos, que tras transformarse en Luis Roldán en El hombre de las mil caras, aquí aparece caracterizado de forma que recuerda a Pablo Iglesias con coleta de caballo. Es lo único que (relativamente) puede tener cierta gracia y frescura, en todo el interminable metraje.

2/10
Historias robadas

2012 | Historias robadas | Serie TV

Año 1979. Una mujer da a luz a gemelos en un parto con demasiada anestesia. Entre sueños escucha el llanto de dos bebés pero al despertar, el prestigioso ginecólogo que le atiende le comunica que uno de los dos niños ha muerto. Ella no le cree y aunque le ofrecen la posibilidad de mirar en el interior de un pequeño ataúd, finalmente no lo hace, algo que se arrepentirá siempre.

4/10
La última isla

2012 | La última isla

Alicia vive en Barcelona con sus padres. Es una niña caprichosa, poco agradecida y muy dependiente de regalos y comodidades. Cuando, por problemas de trabajo, su madre Elena decide enviarla a pasar una temporada junto a su abuela Belinda en una isla remota, la pequeña Alicia queda desolada. Allí vivirá en una cabaña con su abuela, la curandera, y conocerá a extraños lugareños. Cuidada mirada a la infancia de la directora tinerfeña Dácil Pérez de Guzmán. La llegada a la isla de la protagonista –de nombre Alicia, en clara referencia al clásico de Lewis Carroll– supone el comienzo de un viaje iniciático en el cual encontrará los resortes que la hagan madurar y comprender con ojos nuevos el mundo de los adultos. Este crecimiento interior se va desarrollando poco a poco, con la inclusión de algunos pocos personajes que irán dejando su impronta en Alicia, la cual irá abriendo su corazón paulatinamente. Está claro que el marco natural en el que se desarrolla la historia de La última isla adquiere protagonismo inusitado. La cámara de Pérez de Guzman se detiene con cariño en el paisaje natural, un ambiente agreste, tumultuoso, desértico, en donde el guión encuentra acomodo para desplegar un cierto aire de realismo mágico que le sienta bien a la historia. Por el contrario, es cierto que se echa en falta más meollo, pues muy pocas cosas suceden, el giro vital de Alicia resulta repentino y el leve misterio que rodea la trama acaba siendo anecdótico. La niña Carmen Sánchez está excelente.

5/10
Mil cretinos

2010 | Mil cretins

Como es habitual, el director catalán Ventura Pons rueda a ritmo de película anual. En esta ocasión, su propuesta es diferente a los dramas a los que se dedica desde finales de los 90, y los momentos más cómicos se parecen en cierta manera a las primeras comedias que rodó, en la línea de ¡Rosita, please! y similares. El argumento se compone de numerosos relatos cortos aparentemente inconexos, aunque al final se explica la relación entre ellos. Como suele suceder en este tipo de películas, el nivel es irregular. Algunos segmentos están muy bien resueltos, sobre todo el relato del escritor que alaba en una entrevista la obra de un autor joven, lo que desencadena consecuencias inesperadas. Otros son menos interesantes, y bastante surrealistas, como el de la mujer a punto de suicidarse, un hombre que va a visitar a una residencia a su padre, que se viste con ropa interior de mujer, un tipo al que le ha enviado una carta su ex novia, pero antes de recibirla se ha suicidado, la señora que limpia su casa hasta vaciarla por completo incluso de muebles y baldosas, un profesor que ante la visión de un niño que sangra tras haber sido herido con una botella rota, le reprende por no haberle dado los buenos días... Especialmente insufrible es la parte formada por varios relatos mudos, en homenaje a los primeros tiempos del cine, y que recrean a base de humor muy simplón historias clásicas, como “La bella durmiente”, “Robin Hood”, “Guillermo Tell” y la Anunciación a María del Evangelio. Pons cuenta con un amplio reparto, que incluye a actores muy solventes, como Julieta Serrano, Jordi Bosch, Joel Joan, Roger Príncep o Santi Millán. Todos realizan correctos trabajos y logran arrancar sonrisas ocasionales. Pero el film trivializa los temas centrales que trata, como la vejez, la muerte y la eutanasia, y el conjunto decepcionará incluso a los incondicionales del prolífico Ventura Pons.

4/10
Un poco de chocolate

2008 | Un poco de chocolate

Adaptación cinematográfica de la novela de Unai Elorriaga "Un tranvía en SP", que fue Premio Nacional de Narrativa en 2002. Lucas acaba de salir del hospital y acompañado de su hermana María se dispone a proseguir con su vida apacible en un pueblecito costero de Bilbao. Al entrar en su casa se dan de bruces con Marcos, un completo desconocido que se les ha metido dentro. Pero, salvado el estupor inicial, Lucas y María invitan a quedarse al recién llegado, que resulta ser un joven simpático, de pocas palabras, que ha dejado atrás a su familia y ha recalado allí con lo puesto, únicamente acompañado de su acordeón. La película es por encima de todo una mirada dulce a la última etapa de la vida, encarnada en la figura de Lucas, un anciano entrañable que en medio de los coletazos que la demencia o el Alzheimer empiezan a ocasionar en su cerebro, conserva una alegría de vivir contagiosa y un afinado tino para vislumbrar el interior de los demás. Llama la atención la carga de nostalgia de la historia, pues los personajes parecen vivir siempre del pasado, un territorio poblado por los seres queridos muertos hace tiempo. En claro contraste con Lucas y María se sitúa Marcos, quien rejuvenecerá el ambiente que reina en la casa de los dos hermanos, aprenderá alguna valiosa lección y a su vez vivirá una historia de amor situada en el presente. También resulta bella la metáfora del viaje en tranvía al Shisha Pangma –montaña mitificada en el corazón de Lucas (y de ahí el “SP” de la novela)–, quizá como un trayecto vital y definitivo hacia el objetivo anhelado de la felicidad. En el apartado artístico destaca, como no podía ser menos, la actuación de Héctor Alterio, un gran actor que logra hacer atractivo y creíble un papel difícil. Se diría que se cree a pies juntillas su personaje. Julieta Serrano (La moños) está igualmente notable como hermana abnegada, mientras que los que más cojean son Daniel Brühl y Bárbara Goenaga, quizá simplemente porque sus personajes son los peor trazados en el guión. La música de Bingen Mendizábal brilla especialmente. Se nota de todas maneras que estamos ante un debut tras las cámaras. Aitzol Aramaio intenta transmitir a las imágenes el aire de realismo mágico de la obra literaria. Pero no lo consigue del todo, y en todo caso al conjunto le falta mordiente. Aunque en ocasiones logra la conjunción perfecta –las apariciones de la idealizada Rosa en el tranvía– muchas otras no aportan demasiado e incluso parecen rebuscadas, como el caminito de velas encendidas o el idílico y felliniano colofón. Por otra parte, tampoco funciona el personaje de Roma, pues en ningún momento resulta convincente, desde su forzada aparición y fijación por Marcos, hasta el inconsistente romance. De cualquier forma la levedad y dulzura de todo lo que se cuenta resta importancia a estos defectos. Todo es demasiado emotivo, optimista y poco problemático en esta agradable y costumbrista mirada a la ancianidad.

5/10
La mirada violeta

2004 | La mirada violeta

Violeta vive con Ari, pero le es infiel. Va por la vida dando tumbos, y sólo pone freno a sus superficiales relaciones con hombres, cuando el que la pretende es un adolescente. El trato con su madre tampoco es sencillo, pues ella le hace frecuentes recriminaciones. Los debutantes directores Nacho Pérez de la Paz y Jesús Ruiz orquestan una trama leve y premiosa sobre el desconcierto y la veleidad de la protagonista, Violeta, que anda a la búsqueda de ese algo que todos desean, llamado felicidad. Esta mujer, encarnada por Cayetana Guillén Cuervo, se revela como incapaz de averiguar que tal estado del alma no puede ser fin, sino consecuencia de las elecciones correctas.

1/10
Arderás conmigo

2002 | Arderás conmigo

Laura, una joven tímida, de misteriosa belleza, inicia una apasionada relación con uno de sus alumnos, un adolescente marginal llamado Israel. El joven empieza a frecuentar la decadente mansión en la que Laura vive con sus abuelos, Irene y Luis, con el propósito de aprovecharse de ella. En el transcurso de esos encuentros clandestinos, Luis descubre a los amantes y la violencia estalla, revelando inesperadamente los oscuros secretos que se esconden en la casa, y conduciendo la relación de la pareja a un juego cada vez más peligroso, en el que ya no se sabe quién utiliza y quién es utilizado, en el que Israel acaba siendo un instrumento de la venganza de Laura, que les arrastra a todos hacia la destrucción.

Sagitario

2001 | Sagitario

Rosa (Ángela Molina) es pintora y su mejor amigo, Jaime (Eusebio Poncela), es un vehemente homosexual. Ambos buscan el amor y no lo encuentran. Tendrán esporádicos ligues y relaciones más o menos estables, como con Juan (Enrique Alcides) y con su amigo gay (Jacobo Martín), respectivamente. Pero las cosas no durarán. Debut tras las cámaras del escritor Vicente Molina Foix, quien se descuelga dirigiendo una película que no lleva a ninguna parte, pues sólo habla de las frustraciones de unas cuantas personas y no ofrece respuesta al sentido de sus vidas; en su búsqueda de amor, tan sólo parecen encontrar acomodo en el placer sexual. El ritmo es cansino y la dirección muy plana, de modo que, aunque cuenta con un correcto reparto, ni por esas llega al aprobado.

3/10
Nosotras

2000 | Nosotras

En un barrio de Barcelona, las vidas de varias mujeres se entrecruzan en el lapso de unas pocas horas. Son mujeres de todas las edades y de diferentes sectores sociales. Para su primer largometraje en solitario la catalana Judith Colell (53 días de invierno) eligió la adaptación de un libro de historias de la escritora Isabel-Clara Simó. La directora adopta un tono equilibrado de comedia dramática para pintar el mundo femenino de la capital catalana. El reparto reúne uno nutrido grupo de actrices de renombre.

4/10
Cuando vuelvas a mi lado

1999 | Cuando vuelvas a mi lado

Ha pasado el tiempo. Tres hermanas se reúnen con motivo de la muerte de su madre. El cumplimiento de su último deseo –la división de sus cenizas en tres partes, que deben entregarse a distintos destinatarios–, sirve para que Gloria (Mercedes Sampietro), Ana (Adriana Ozores) y Lidia (Rosa Mariscal) buceen en su pasado familiar, en el que hay oculto más de un secreto. Cuando vuelvas a mi lado es una película llena de sensibilidad. Su directora, Gracia Querejeta, sabe penetrar en el alma femenina, y dibuja varios e interesantes personajes femeninos. Las tres hermanas protagonistas son muy distintas, cada una ha seguido un rumbo distinto en la vida. Pero aunque se dicen verdades hirientes, el cariño perdura, como podrá comprobarse. La directora utiliza una estructura original, pues combina la narración en tiempo presente, con "flash-backs" que nos introducen en el momento en que los padres de las tres hermanas se conocieron, y en diversas escenas de su infancia. El reparto es de primera magnitud. Además de las tres ya mencionadas, que dan vida a las tres hermanas, podemos ver en acción a Marta Belaustegui y a Julieta Serrano.

7/10
Caricias

1998 | Carícies

Varios personajes barceloneses, con una relación afectiva entre ellos, no son capaces de comunicarse ni entenderse. Al final acaban aflorando los instintos más bajos. Pero parece que tan solo unas simples caricias pueden ser el comienzo de un lazo más fuerte. Película muy del gusto del catalán Ventura Pons (Anita no pierde el tren, Amor idiota), con un reparto coral donde resaltan los nombres de Rosa Maria Sardà, Sergi López o el triunfito Naím Thomas.

3/10
La Moños

1997 | La Moños

En los años 30, dos niñas de Barcelona persiguen a una mujer tras quedar fascinadas por su excéntrico atuendo. Mireia Ros debutó como directora con esta fábula, basada en un popular y real personaje barcelonés.

4/10
Cuerpo en el bosque

1996 | Un cos al bosc

Una partida de cazadores descubre en las montañas gerundenses el cuerpo de una joven asesinada. La teniente Cifuentes, de la guardia civil, investiga el caso. El film tiene un buen arranque: el hallazgo del cadáver, su levantamiento, los primeros pasos de la investigación... crean un sugerente clima de misterio. Joaquím Jordá viste con acierto lo que puede ser el esclarecimiento de un crimen en una zona rural. Y una jugada arriesgada, como la de hacer pasar a Rossy de Palma por guardia civil, se acepta pronto sin discusión. En cambio, la idea de mostrar a la teniente con un amplio dominio del catalán, aunque simpática, se convierte en un lugar común algo reiterativo. Es una lástima que Jordá, finalmente, haga discurrir su historia por cauces demasiado convencionales, presididos por el morbo, violento o erótico, y los diálogos subidos de tono. Además, la pirueta argumental que domina el último acto del film está algo traída por los pelos.

4/10
Alma gitana

1996 | Alma gitana

Historia de amor entre payo y gitana. Él, Antonio, bailador de flamenco, ligón impenitente, con un trauma del pasado tras la muerte de sus padres en accidente de automóvil. Ella, Lucía, buena chica, estudiante, con unos padres que la atan demasiado corto. Podía resultar una película tópica, folklórica en el peor sentido de la palabra; y no lo es. Chus Gutiérrez se toma la historia en serio y ofrece momentos de gran intensidad dramática, bien narrados y planificados. Sobra, eso sí, algún exabrupto en el lenguaje. El terreno en que mejor se mueve la directora es el del relato amoroso, bastante creíble, en parte gracias al desparpajo de Amara Carmona y Pedro Alonso; funciona especialmente el encuentro de los dos en la tienda de antigüedades. La subtrama de la carrera profesional de Antonio, que oscila entre el pragmatismo de su tío y las pretensiones artísticas del joven, también resulta aceptable. Donde más rechina el engranaje de Alma gitana es en el enigma que encierra el pasado de Antonio —cuya clave es el personaje encarnado por Peret—, que no responde a las expectativas creadas.

4/10
Turno de oficio: diez años después

1996 | Turno de oficio: diez años después | Serie TV

El abogado Chepa es un alcohólico en fase de redención, Cosme se ha convertido en juez y Eva sigue siendo abogada defensora. Diez años después de la serie original, los mismos actores protagonizaron esta segunda tanda de episodios.

4/10
El amante bilingüe

1993 | El amante bilingüe

Adaptación de la novela homónima de Juan Marsé, por el director que más ha abordado su obra en cine, Vicente Aranda. Sigue la trayectoria de Juan, que logra casarse con la adinerada Norma. Pero el matrimonio no funciona, porque ella vive inmersa en un mundo de fantasías sexuales y el marido no le complace. Para solucionar el problema, Juan se inventa un doble campeón sexual, Joan; así piensa recuperar a la amada perdida. Vicente Aranda se siente a sus anchas con la trama, pues le sirve de excusa para todar numerosas escenas eróticas. Eso sí, en el camino sacrifica cualquier acercamiento psicológico a los personajes medianamente coherente, a los que encarnan con escasos matices Imanol Arias y Ornella Mutti.

3/10
La fiebre del oro

1993 | La febre d'Or

Barcelona, 1880. Nadie sabe lo que tiene hasta el día que lo pierde. Gil Foix era un hombre pobre y no poseía nada de valor, hasta que un día se convierte en millonario gracias a una estupenda inversión que realizó en la bolsa de Barcelona. Pero debido a la codicia y a los aires de grandeza sumados a la llegada de una importante crisis, pronto el dinero que tan rápidamente amanso se esfumará con la misma velocidad. Basado en la novela de Narcís Oller, se trata de un extenso drama histórico que relata cómo la crisis financiera afecta a un hombre que acaba de salir de la escasez y cómo afronta los nuevos desafíos que se le presentan. El versátil Fernando Guillen interpreta con empaque al protagonista Gil Foix. 

5/10
Salsa rosa

1992 | Salsa rosa

Ana y Koro son dos mujeres que se conocen por casualidad en una discoteca, y terminan tramando un plan para comprobar si sus respectivos maridos les son fieles. Ana intentará seducir al marido de Koro y Koro al de Ana. Comedia española cuyo director Manuel Gómez Pereira (Boca a boca) recibió una nominación al Goya en 1992.

4/10
Las chicas de hoy en día

1991 | Las chicas de hoy en día | Serie TV

Nuri y Charo son dos dinámicas jóvenes que tratan de triunfar en el mundo del espectáculo. Ambas son completamente opuestas. La barcelonesa Nuri es culta y refinada, y la sevillana Charo es alegre e impulsiva. Mientras intentan cumplir su sueño comparten piso en Madrid y vivirán numerosas vicisitudes. Comedia televisiva impulsada por el cineasta Fernando Colomo. Las dos protagonistas realizaron un trabajo excepcional, apoyadas por la presencia del todoterreno Juan Echanove. Fresca y divertida, aunque no demasiado original, se compone de 26 episodios.

6/10
¡Átame!

1990 | ¡Átame!

Ricky, un 'semental' con problemas mentales, acaba de salir del psiquiátrico donde ha estado recluido. Su primer objetivo es acudir al rodaje de 'El fantasma de medianoche', un subproducto de terror protagonizado por Marina, una actriz con la que está obsesionado. Acabará secuestrándola en su propia casa, al tiempo que asegura estar profundamente enamorado de ella. Pedro Almodóvar se inspira claramente en El coleccionista de William Wyler, aunque tamiza esa trama con su personal modo de ver las cosas. Lo que significa un peculiar sentido del humor y una abundante carga erótica, que en momentos raya lo pornográfico. No es el mejor trabajo del manchego, que estira el film hasta el infinito. Aunque su talento de cineasta es evidente, su esfuerzo por convertir lo narrado en una historia de amor no funciona. Protagonizan dos actores fetiche de Almodóvar, Antonio Banderas y Victoria Abril, y Francisco Rabal asume un pequeño papel de director 'atado' a una silla de ruedas (el motivo de personajes 'atados' es usado con ingenio). Hacen un par de cameos la madre y el hermano del director.

5/10
Mujeres al borde de un ataque de nervios

1988 | Mujeres al borde de un ataque de nervios

La película que abrió definitivamente el mercado internacional a Pedro Almodóvar, de las más logradas de su filmografía. Sigue a Pepa, actriz y dobladora profesional de películas, cuya relación amorosa con Iván acaba de romperse, o eso parece. En plena crisis vital, la esposa de Iván, que estaba ingresada en un sanatorio mental, tiene crecientes celos de Pepa. Ésta se entera por casualidad de que Iván tenía un hijo, Carlos, que casualmente ha ido con su novia Marisa a interesarse por el ático que ella tiene en alquiler. Para enredar aún más las cosas, una de las grandes amigas de Pepa, Candela, se ha metido en un lío porque tuvo un romance con un chiíta que ha resultado ser un terrorista. El director manchego es fiel a su estilo alambicado, de subtramas exageradísimas, pero aquí tal recurso funciona por lo disparatado del conjunto de la propuesta, con bastantes momentos para la risa. Carmen Maura está sembrada como protagonista, y algunos personajes secundarios funcionan maravillosamente, como el taxista de Guillermo Montesinos, o la habitual Chus Lampreave, con su típico desparpajo. Llama la atención también la originalidad de muchos planos, y el colorido marca de fábrica de Almodóvar.

6/10
El pecador impecable

1987 | El pecador impecable

Don Honorio es un hombre cincuentón que aún vive dominado por su posesiva madre, doña Aurora, una mujer que lleva a su hijo a misa, le hace partícipe de su colección de sellos, le arrastra a sesiones de bingo y, sobre todo, se encarga de que ninguna mujer le seduzca. Pero a la muerte de su progenitora, el mundo de Honorio sufre una radical transformación.

Matador (1986)

1986 | Matador

Diego (Nacho Martínez), torero retirado, es un asesino que mata a sus víctimas tras hacer el amor con ellas. El director Pedro Almodóvar (Mujeres al borde de un ataque de nervios) relaciona la tensión de la arena del ruedo con el clímax sexual, de un modo muy suyo. La pintoresca idea es que el asesino sigue teniendo sed de sangre, pero no de toros, sino de mujeres. De modo que violación y crímenes conviven en un clima de humorada negra, con el estilo excesivo e inconfundible del manchego.

4/10
Tata mía

1986 | Tata mía

Elvira abandona el convento en el que ingresó siendo muy joven y se instala en Madrid, en busca de ayuda para superar su crisis existencial. Convertida en una cuarenton, descubre que el mundo se ha transformado por completo desde su infancia. Una de las mejores películas de José Luis Borau, que describe a variopintos personajes. Recuperó a la legendaria actriz Imperio Argentina, que encabeza un excelente reparto.

5/10
El caballero del dragón

1985 | El caballero del dragón

Un científico extraterrestre recorre los alrededores de un pueblo durante la Edad Media. Los lugareños piensan que su nave es un temible dragón. Aunque sólo se lleva animales, acaba raptando a la hija del conde que gobierna el lugar. Éste organiza una expedición para ir a rescatarla. Fernando Colomo cambió radicalmente de registro con una película de aventuras y ciencia ficción que pretendía emular éxitos del cine de Hollywood como Encuentros en la tercera fase. Aunque el guión tenía posibilidades, se notan las carencias en el terreno de los efectos especiales y a Colomo no se le da nada bien dirigir a un reparto internacional encabezado nada menos que por Klaus Kinski. A pesar de que su presupuesto era bastante amplio para el cine español de la época, fue un fracaso de taquilla.

3/10
Entre tinieblas

1983 | Entre tinieblas

Una aspirante a cantante, tras advertir que su novio ha muerto por sobredosis, entra a vivir en un convento de monjas "redentoras humilladas". Allí viven unas cuantas monjas esperpénticas y drogatas. Surrealista película que se toma a chirigota el mundo de la religión, esta vez ofreciendo como protagonistas a una serie de religiosas más locas que unas maracas. Se trata de un film genuinamente almodovariano, con una puesta en escena melodramática, con multitud de escenas humorísticas, situaciones absurdas y grotescas, con los temas de la "movida madrileña" de fondo: música, sexo, prostitutas, drodadicción...

3/10
La mujer del ministro

1981 | La mujer del ministro

Rafael es un joven de pueblo que trabaja de camarero en un hotel y se saca unas perras seduciendo a señoras. Cuando pierde su trabajo, una de ellas, la marquesa de Montenegro, le recomienda para que entre a trabajar de jardinero en la casa de un ministro. Muy pronto, la mujer del político se sentirá fuertemente atraída por el recién llegado. Apolillada película de Eloy de la Iglesia, que aúna el casposo mundo de la política de la época (con subtrama terrorista de por medio), con el desenfreno sexual. El guión resulta anodino y trasnochado, mientras que la puesta en escena no ayuda gran cosa. El morbo lo pone una por entonces despampanante Amparo Muñoz.

3/10
Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

1980 | Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

Pepi es violada por un policía en su apartamento, cuando éste la amenaza con detenerla por posesión de marihuana. Ella decide vengarse y planea que sus amigos le den una paliza. Más tarde, por casualidad conoce a la esposa del poli, Luci, que resulta ser una mujer apocada con su marido, porque a ella lo que le va es el sadomasoquismo. Pronto Pepi se hace amiga de Luci y le presenta a su amiga Bom. Segunda película de Pedro Almodóvar protagonizada Carmen Maura, quien con el tiempo se convertiría en una de sus "chicas" más famosas. El director manchego muestra ya lo que serán las constantes de su cine: el mundo femenino, la excelente definición de personajes, la obsesión por el sexo en cualquiera de sus versiones más anormales (homosexualidad, sadomasoquismo, voyeurismo, travestismo), la droga, el ambiente underground... Todo ello envuelto en un aire de ingenuidad, de comedia costumbrista, divertida aunque decadente y obscena, que recrea el ambiente de depravación y libertinaje de la movida madrileña de los 80. La película cuenta con la cantante Alaska (Olvido Gara) en el papel de Bom.

3/10
La familia, bien, gracias

1979 | La familia, bien, gracias

Carlos, padre de familia numerosa que se quedó viudo años atrás, se jubila. También se queda completamente solo cuando su última hija soltera abandona el nido. Para mitigar la nostalgia del pasado, cuando vivía feliz con sus 16 hijos, decide visitarles uno a uno en compañía de 'El padrino', su mejor amigo. Pero los chicos están demasiado absorbidos por sus propios problemas, y apenas le prestan atención. Algunos están casados pero las nueras y los yernos les han cambiado por completo. Tercera entrega de La gran familia, con Pedro Masó –guionista del original– ejerciendo de realizador. Masó escribió con el guionista Rafael Azcona, un film mucho más amargo y desesperanzado que el modelo original, optimista y alegre. El argumento parece influido por la muy superior Cuentos de Tokio, de Yasuhiro Ozu.

5/10
¡Vámonos, Bárbara!

1978 | ¡Vámonos, Bárbara!

Ana, una mujer de clase alta, decide separarse de su marido, y tomarse unas vacaciones junto con su hija, recorriendo diversos lugares para sentirse libre y sin ataduras. Drama que recuerda a las road movies estadounidenses, pero en versión española. Aunque el punto de partida podría haber dado más juego, el resultado es bastante modesto. Se salvan los esforzados intérpretes.

4/10
Carne apaleada

1978 | Carne apaleada

Berta es una inocente ladrona reincidente que acaba siempre entre rejas, y ahí sufrirá la ira de sus compañeras. Dramático film que adapta la novela homónima de Inés Palou. Se trata de un duro testimonio de su experiencia en las cárceles de mujeres durante el Franquismo. El director Javier Aguirre dirige a su futura esposa Esperanza Roy.

4/10
Soldados

1978 | Soldados

Un drámatico retrato de hombres y mujeres desolados durante la Guerra Civil española, en donde tiene lugar una historia de amor.

2/10
In memoriam

1977 | In memoriam

Único largometraje cinematográfico del guionista y crítico Enrique Brasó, que cuenta con grandes actores como protagonistas. Narra una destructiva historia de amor a tres bandas.

5/10
El amor del capitán Brando

1974 | El amor del capitán Brando

Cine español del tardofranquismo, premiado en el Festival de Berlín, quizá por aquello de alentar la democracia que podría venir. La historia, más o menos coral, transcurre en Pedraza, un pueblo de Segovia, donde entre otros personajes destacan una maestra modernilla, Ana Belén, un exiliado republicano, Fernando Fernán Gómez, un joven que está a punto de acceder al mundo de los adultos, Jaime Gamboa, el alcalde, Antonio Ferrandis, la farmacéutica, Amparo Soler Leal... Pero el meollo del asunto lo constituye el joven enamorado de la maestra, que sublima como si la cosa fuera una película de ficción con Marlon Brando y Robert Mitchum como protagonistas de excepción; y ello deviene en metáfora, algo forzada, sobre la situación política.

5/10
La prima Angélica

1973 | La prima Angélica

Singular mirada de Carlos Saura, con guión de Rafael Azcona, a los mecanismos de funcionamiento de la memoria. Con una estructura compleja, cuenta el regreso a Segovia de Luis, un editor cuarentón, para enterrar los restos de su madre en el panteón familiar. Al llegar al lugar de su infancia, los recuerdos de una educación opresiva y su amor por la prima Angélica se apoderan de su mente. Ahora Angélica está casada en un matrimonio infeliz, y él se ve agobiado por los traumas del pasado. Película personalísima de Saura, según se trasluce de sus propias palabras: "Nunca he estado de acuerdo, tal vez a causa de mi experiencia personal, con esa afirmación comúnmente extendida que asegura que la infancia es la época dorada de la vida". Y en efecto, su visión es negativa, viene a decir que las malas experiencias marcan de por vida y no se pueden enterrar. El film fue Premio del Jurado en Cannes, y fue muy polémica en España por la visión negativa de un personaje falangista. Pero en un momento de política cultural aperturista del régimen, tuvo muy buena acogida de público y crítica.

6/10
Vera, un cuento cruel

1973 | Vera, un cuento cruel

1840, en el sur de Francia. Vera se casa con Alfredo de Quiroga, caballero español en el exilio. Ambos se van a vivir a la casa solariega de los Quiroga en el norte de España con Roger, el criado de toda la vida de la señora. Pero tras unos meses, Vera muere y su marido queda trastornado. Acaba reconstruyendo la realidad como si ella siguiera viva. Impactante drama, bien dirigido y con notables interpretaciones, que adapta un relato de Auguste Villiers de L’Isle-Adam, uno de los máximos representantes del simbolismo. Su atmósfera, cercana al cine de terror, está muy lograda gracias al buen hacer de Josefina Molina, en su primer largo, tras diversos cortos y trabajos televisivos.

5/10
Mi querida señorita

1972 | Mi querida señorita

Singular película española sobre el travestismo. Cuenta la historia de doña Adela, una solterona empedernida, que contra pronóstico, encuentra un pretendiente en un hombre viudo. Tal situación podría sacar a la luz que doña Adela es, o fue en otro tiempo, también... Juan. El guión de José Luis Borau y Jaime de Armiñán trata un tema escabroso con mayor delicadeza de la que cabría esperar, y José Luis López Vázquez brilla en su papel de doble personalidad.

5/10
Laia

1972 | Laia

Laia es una chica que se ha casado con tres hombres pero no amó a ninguno de ellos. El único hombre más importante en su vida es su hijo.

Marianela

1972 | Marianela

La humilde Marianela le entrega todo lo que tiene a Felipe, un buen amigo suyo, para que pueda ir a estudiar a Madrid. Mientras, se martiriza pensando que Pablo, el joven al que sirve de lazarillo, pueda dejar de quererla por su aspecto cuando recupere la vista. Correcta adaptación de la excelente novela de Benito Pérez Galdós, con una ambientación lo suficientemente lograda.

5/10
El hombre oculto

1971 | El hombre oculto

Un hombre perseguido decide refugiarse en un zulo donde permanece oculto mucho tiempo. Debut del director Alfonso Ungría (Gatos en el tejado), que obtuvo buenas críticas tras su presentación en el Festival de Venecia, pero tuvo problemas para estrenarse en España. Se inspiró libremente en las experiencias de Ricardo Muñoz Suay tras la Guerra Civil.

4/10
Tirarse al monte

1971 | Tirarse al monte

Un grupo muy variado de gente habita en común en lo alto de una montaña desierta. La convivencia será cada vez más difícil.

Crónica de nueve meses

1967 | Crónica de nueve meses

Divertida película coral sobre los acontecimientos que sobrevienen a un embarazo. La película narra las vicisitudes de diversas familias tras la noticia. Algunos maridos la reciben con alegría, otros con menos; las mujeres tienen diferentes antojos durante su época de buena esperanza; los nombres de los retoños serán tema de discusión; y los nervios estarán a flor de piel. Dirige la comedia Mariano Ozores, que de ese género sabía un rato, y entre los intérpretes hay un nutrido grupo de grandes comediantes españoles de lo más castizos.

4/10
El juego de la oca

1965 | El juego de la oca

Pablo es un joven dibujante felizmente casado con Blanca, con la que ha tenido dos hijos. Sin embargo, cuando su familia se marcha de vacaciones no puede evitar sentirse atraído por Ángela, una compañera de trabajo. Uno de los mejores trabajos de Manuel Summers, y también uno de los menos conocidos. El cineasta recurre a numerosas secuencias cómicas, para narrar una historia con un fondo dramático en torno a la infidelidad. Cuenta con guión de la también directora Pilar Miró.

6/10
Secuestro en la ciudad

1965 | Secuestro en la ciudad

Un hombre secuestra a Ana, una niña de 4 años hija de un rico empresario. Para su rescate pone en contacto a la niña con el padre exigiendo el importe para ponerla en libertad. Un imprevisto hará que el raptor no se salga con la suya.

Últimos tráilers y vídeos