IMG-LOGO

Biografía

Dominic Harari

Dominic Harari

Dominic Harari

Filmografía
Amor en su punto

2014 | Amor en su punto

Oliver Byrne es un prestigioso crítico gastronómico en Dublín, que considera que creció alienado como hijo único en su típico hogar irlandés, su sensibilidad contrastaba con la rudeza del padre y la sumisión de la madre. Ha construido una personalidad tremendamente egocéntrica,  y sus relaciones sentimentales son tan superficiales como poco duraderas, apenas se basan en algo más que en la atracción a primera vista. Hasta que expulsado en traje de Adán del apartamento de su última novia, conoce en tan embarazosa situación a Bibiana, una española. Enseguida le gusta, y se empeña en conquistarla, el amor parece al fin ser una coordenada importante, y no importará que en gustos y formas de ser de ambos sean muy diferentes. Se suele decir que “la vida nunca es como en las películas”, y tal afirmación se aplica de modo muy particular al género de las comedias románticas, cuya principal meta consiste en lograr que el espectador se sienta bien. La clave para la cosa funcione es que el espectador suspenda más o menos su incredulidad ante situaciones algo disparatadas, algo a lo que ayuda la consistencia de lo narrado. El dúo formado por Teresa de Pelegrí y Dominic Harari, responsable de guiones para películas de Joaquín Oristrell, se esfuerzan en entregar una amable pero irregular película an torno a las relaciones amorosas y la búsqueda de “la otra media naranja”, con telón de fondo gastronómico. Sin duda que Richard Coyle y Leonor Watling son actores con encanto, y hay entre ellos cierta química. Y el film contiene algunos gags francamente divertidos. Pero falla el tono, la entrega de unos personajes que sean (o lo parezcan) de una pieza. De acuerdo que se quiere dibujar unos caracteres muy actuales, lo que supone inestables, egoístas e inmaduros, con dificultades para tomar decisiones que supongan esfuerzo y coherencia. Pero la responsabilidad de los guionistas –que son los directores más Eugene O’Brien– es lograr una paradójica coherencia en la incoherencia, que las piezas del puzzle encajen. Y lo cierto es que los vaivenes del film son excesivos. Ridículo es el viejo amor infantil que se ofrece al protagonista desnuda y embadurnada de chocolate. Pero también que Bibiana sea ganada para la causa vegetariana, y los patéticos intentos de Oliver por secundarla. El elemento gastronómico, aunque muy presente, no tiene la magia de otras películas en torno al placer de comer. El film incluye un importante momento dramático relativo al padre de él, que nada tiene que ver con el tono del resto del metraje. Y el desenlace, verdadero y caprichoso “deus ex machina”, se convierte en solución equivalente a un “vamos a ir acabando...”.

4/10
Inconscientes

2004 | Inconscientes

Alma, hija de un neurocirujano, investiga la misteriosa desaparición de su marido, un psiquiatra. Le ayudará Salvador, cuñado de Alma, y enamorado en secreto de ella. La única pista es un manuscrito del desaparecido. Lo mejor del último trabajo del director de Sin vergüenza es la ambientación de la Barcelona modernista de principios del XX. Bien interpretada, el guión se queda en una comedia alocada con algo de intriga y referencias a las anticuadas teorías de Freud.

4/10
Seres queridos

2004 | Seres queridos

Leni, una joven judía, se enamora de Rafi, un joven palestino. Presentárselo a su familia no saldrá tan bien como esperaba. Film que desarrolla de forma amable el conflicto de Oriente Medio. De todas maneras, a pesar de sus buenas intenciones y de sus esforzadas interpretaciones, apenas mantiene el interés.

4/10
Sin vergüenza

2001 | Sin vergüenza

Una escuela de interpretación que bien podía ser la de Cristina Rota (de hecho, ahí se ha rodado la película). Dirige el lugar Isabel, una magnífica profesora. Un día, casualmente, llega a sus manos el guión de una película... basado en el romance que 17 años atrás vivió con el director de cine Mario Fabra. De hecho, su hija lo es también de Mario, aunque ni padre ni hija tienen idea del caso. Y además la joven, que aspira a ser actriz, y que despierta la atracción de Mario, decide aprovechar la situación. Viaje al mundo del teatro. Con múltiples historias que se entrecruzan, el film de Joaquín Oristrell pretende rendir homenaje a los esforzados aspirantes a triunfar en la escena. En el reparto destaca Verónica Forqué.

4/10
Novios

1999 | Novios

Arturo es el dueño de un restaurante especializado en banquetes de bodas. Está casado y tiene un hijo, Arturito. Cada semana vive una intensa pasión con su amante, Cristal, que también trabaja en el restaurante y además es la hija de su mejor amigo. Las cosas se volverán patas arriba cuando Cristal se enamore de Arturito. Típico producto español-cutre, al que no hay por dónde cogerle. Se trata de una especie de mezcla de drama y comedia, con un punto inquietante, y con los tejemanejes frívolos y groseros que se pueden esperar de tal argumento. El reparto, solvente, tampoco acompaña.

3/10
El dominio de los sentidos

1996 | El dominio de los sentidos

Peculiar película que supone el debut tras las cámaras de cinco directoras catalanas. La idea es realizar una película unitaria que conste de cinco segmentos independientes, cada uno relacionado con uno de los sentidos. El tono de todos ellos es lógicamente muy sensual, pero especialmente se pone el énfasis en su relación con el erotismo. Eva lame todo lo que quiere conocer, también lo relacionado con los hombres. Una estudiante de danza vive una relación táctil con una escultora invidente. Esther disfruta espiando a una pareja. Veïna experimenta escuchando sonidos. Una chica se excita oliendo y así elige a los hombres.

4/10
Amor en su punto

2014 | Amor en su punto

Oliver Byrne es un prestigioso crítico gastronómico en Dublín, que considera que creció alienado como hijo único en su típico hogar irlandés, su sensibilidad contrastaba con la rudeza del padre y la sumisión de la madre. Ha construido una personalidad tremendamente egocéntrica,  y sus relaciones sentimentales son tan superficiales como poco duraderas, apenas se basan en algo más que en la atracción a primera vista. Hasta que expulsado en traje de Adán del apartamento de su última novia, conoce en tan embarazosa situación a Bibiana, una española. Enseguida le gusta, y se empeña en conquistarla, el amor parece al fin ser una coordenada importante, y no importará que en gustos y formas de ser de ambos sean muy diferentes. Se suele decir que “la vida nunca es como en las películas”, y tal afirmación se aplica de modo muy particular al género de las comedias románticas, cuya principal meta consiste en lograr que el espectador se sienta bien. La clave para la cosa funcione es que el espectador suspenda más o menos su incredulidad ante situaciones algo disparatadas, algo a lo que ayuda la consistencia de lo narrado. El dúo formado por Teresa de Pelegrí y Dominic Harari, responsable de guiones para películas de Joaquín Oristrell, se esfuerzan en entregar una amable pero irregular película an torno a las relaciones amorosas y la búsqueda de “la otra media naranja”, con telón de fondo gastronómico. Sin duda que Richard Coyle y Leonor Watling son actores con encanto, y hay entre ellos cierta química. Y el film contiene algunos gags francamente divertidos. Pero falla el tono, la entrega de unos personajes que sean (o lo parezcan) de una pieza. De acuerdo que se quiere dibujar unos caracteres muy actuales, lo que supone inestables, egoístas e inmaduros, con dificultades para tomar decisiones que supongan esfuerzo y coherencia. Pero la responsabilidad de los guionistas –que son los directores más Eugene O’Brien– es lograr una paradójica coherencia en la incoherencia, que las piezas del puzzle encajen. Y lo cierto es que los vaivenes del film son excesivos. Ridículo es el viejo amor infantil que se ofrece al protagonista desnuda y embadurnada de chocolate. Pero también que Bibiana sea ganada para la causa vegetariana, y los patéticos intentos de Oliver por secundarla. El elemento gastronómico, aunque muy presente, no tiene la magia de otras películas en torno al placer de comer. El film incluye un importante momento dramático relativo al padre de él, que nada tiene que ver con el tono del resto del metraje. Y el desenlace, verdadero y caprichoso “deus ex machina”, se convierte en solución equivalente a un “vamos a ir acabando...”.

4/10
Seres queridos

2004 | Seres queridos

Leni, una joven judía, se enamora de Rafi, un joven palestino. Presentárselo a su familia no saldrá tan bien como esperaba. Film que desarrolla de forma amable el conflicto de Oriente Medio. De todas maneras, a pesar de sus buenas intenciones y de sus esforzadas interpretaciones, apenas mantiene el interés.

4/10

Últimos tráilers y vídeos