IMG-LOGO

Biografía

Gordon Willis

Gordon Willis

82 años ()

Gordon Willis

Nació el 28 de Mayo de 1931 en Queens, Nueva York, EE.UU.
Falleció el 18 de Mayo de 2014 en North Falmouth, Massachusetts, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

El príncipe de las tinieblas

27 Junio 2009

Ha creado imágenes para la pantalla que son auténticas obras de arte y no tienen nada que envidiar a las de los maestros de la pintura. Gordon Willis es uno de los grandes directores de fotografía de todos los tiempos, y sin duda el más influyente de los años 70, y las siguientes décadas. Sus contraluces dejan boquiabiertos a los espectadores, mientras que Woody Allen le ha calificado como un ‘mago de la luz’.

Natural del barrio más extenso de Nueva York, Queens, Gordon Willis (28 de mayo de 1931) era hijo de un maquillador que trabajó para Warner Bros. Al terminar sus estudios en el instituto Manhasset de su ciudad natal, probó fortuna como actor y constructor de decorados en el teatro, aunque era un apasionado de la fotografía desde joven. A principio de los 50, se alistó en las Fuerzas Aéreas, donde ejerció de fotógrafo durante la Guerra de Corea. Cuando se licenció, la industria de la televisión echaba a andar y a Gordon Willis no le faltó trabajo como ayudante de cámara para trabajos variopintos. “Esos días encontrabas trabajo fácilmente como operador de documentales y anuncios publicitarios. Y en mi opinión no he podido tener una escuela mejor”, declaró Willis.

En 1970, Willis debutó como director de fotografía en el cine con End of the Road, un drama con Stacy Keach. Enseguida se encontró con uno de los directores que mejor ha sabido explotar su talento, Alan J. Pakula, que le reclutó para Klute, un durísimo thriller por el que Jane Fonda ganó el Oscar, al interpretar a una prostituta. El estilo de Willis, tan artístico como realista, marcó la década de los 70. Y su talento llamó tanto la atención que justo a continuación recibió una llamada del mismísimo Francis Ford Coppola, que quería reclutarle para una película que preparaba por aquel entonces y que se iba a titular El padrino. El resto es historia con mayúsculas del Séptimo Arte. Los fabulosos contrastes visuales de Willis convirtieron el film en una experiencia inolvidable para los cinéfilos. Repitió como operador de cámara en un estilo muy similar en las dos secuelas, aunque curiosamente Coppola –siempre preocupado por dar un aire diferente a todas sus películas– sólo le ha llamado para rodar el periplo de la familia Corleone.

Por contra, Pakula le convirtió en su operador fetiche, pues volvió a reclamarle para otras cinco películas: El último testigo, Todos los hombres del presidente, Llega un jinete libre y salvaje, Presunto inocente y La sombra del diablo. Otro que le sacó tajada a Willis fue Woody Allen tras el providencial encuentro de ambos en Annie Hall. Aunque han colaborado en Interiores, Recuerdos, La comedia sexual de una noche de verano, Zelig y La rosa púrpura del Cairo, ambos estaban especialmente inspirados en Manhattan, una auténtica declaración de amor a la ciudad donde habían nacido, Nueva York, que pocas veces ha salido retratada de forma tan espectacular. Apoyada por la música de "Rhapsody in Blue' de Gershwin, la fotografía en blanco y negro daba un tono bastante irreal a rincones tan característicos como el puente de Brooklyn, el MoMa o Central Park. Especialmente imperecedera es la imagen de Allen y Diane Keaton rodeados por las estrellas en el planetario.

Según recuerdan quienes han trabajado con él, Willis es un tipo irritable, que en su afán perfeccionista sufría continuos ataques de ira, pero no paraba hasta que encontraba el encuadre y la iluminación ideal. No la mejor para su propio lucimiento, sino la que mejor expresaba lo que tenía que narrar el plano en cuestión. En la industria le apodaron ‘El Príncipe de las Tinieblas’, por su tendencia a usar sombras hasta el punto de que no se suelen ver los ojos de los actores. Curiosamente, entre 1971 y 1977, siete de los incomparables filmes que él rodó acumularon 39 nominaciones al Oscar, y tres de ellos (El padrino, El padrino II y Annie Hall) triunfaron en la categoría de mejor película, hazaña que posiblemente no habrían alcanzado sin su esmerada labor. Y sin embargo, a él ni siquiera llegaron a nominarle. Sólo obtuvo posteriormente dos infructuosas candidaturas, por Zelig y El padrino III.

Ha trabajado a veces Willis de forma excepcional con otros directores, como Harold Becker (Malicia), Stuart Rosenberg (Con el agua al cuello), Herbert Ross (Dinero caído del cielo) y Richard Benjamin (Esta casa es una ruina). Y decidió debutar él mismo como realizador con el thriller Ventanas, que fue muy criticado, y en el que es cierto que prima la fotografía por encima del resto de elementos fílmicos.

Casado y con tres hijos, su última colaboración con Pakula, la citada La sombra del diablo, supuso su último trabajo en el cine. Es posible que precipitara su decisión de jubilarse la inesperada muerte de Pakula en accidente de coche, pero el caso es que desde entonces no ha vuelto a ponerse detrás de las cámaras.

Oscar
2010

Ganador de 1 premio

  • Oscar honorífico
Filmografía
La sombra del diablo

1997 | The Devil's Own

Tom O'Meara es un policía neoyorquino, de origen irlandés, que acoge en su casa a Rory Devaney, un joven irlandés recién emigrado. Pronto surge entre ellos una profunda amistad que se enturbia, sin embargo, cuando Tom descubre que tras la inofensiva apariencia del joven Rory se esconde el terrorista del IRA más buscado en el Reino Unido. Alan J. Pakula dirige este film, que reúne a dos grandes estrellas de la pantalla: el ya veterano Harrison Ford, y Brad Pitt, uno de los más representativos actores de la llamada Generación X. Ambos están magníficos en sus respectivos papeles, y ello pese a que, según las malas lenguas, los dos "divos" no se llevaron excesivamente bien durante el rodaje. Destaca una soberbia fotografía a cargo del excelente Gordon Willis, bien acompañada por la partitura de música celta de James Horner. Ambas se pueden apreciar en la espectacular secuencia inicial que tiene lugar en Irlanda, con la que arranca el film.

5/10
Malicia

1993 | Malice

Endy y Tracy están casados y un día traban amistad con un atractivo cirujano. Pero cuando Tracy sufre una hemorragia y tiene que ser intervenida de urgencia, la vida de Endy se encontrará envuelta en traiciones, mentiras, adulterios y asesinatos.

4/10
El padrino III

1990 | The Godfather: Part III

Con esta entrega, concluye la saga de la familia Corleone. Hasta ahora, en El padrino y El padrino II, Coppola había narrado con maestría las intrigas y los complejos avatares de la familia Corleone. A los nueve años, Vito Corleone, interpretado en las diferentes fases de su vida por Marlon Brando y Robert De Niro, presenció cómo el capo de una familia siciliana, asesinó a sangre fría a su padre, a su madre y a su hermano. Él se vio obligado a emigrar hacia Estados Unidos, jurando volver algún día para vengarse. Cuando muere, dejando a los Corleone en una situación privilegiada sobre el resto de las familias neoyorkinas, le sucede su hijo Michael (Al Pacino), que trata de legalizar sus negocios y convertirlos en una empresa respetable. Michael se ha convertido justo en el tipo de persona que nunca deseó ser: un padrino hecho a la imagen y semejanza de su padre, frío, ambicioso, tradicional y sin escrúpulos. Esto le ha costado el abandono de su mujer, interpretada por Diane Keaton. A la vez que pretende apartar a su familia del mundo del crimen, desea encontrar a un sucesor que pueda mantener la dignidad y los negocios de los Corleone. Pone toda su confianza en el temperamental Vincent (Andy García), su sobrino. Pero abandonar el oscuro mundo de la mafia no le va a resultar nada fácil. Quizá ésta es la menos espectacular de las tres partes de El padrino, pero mantiene la integridad y el intenso tono narrativo de sus antecesoras. Una formidable dirección y un guión muy inteligente. Al Pacino está magistral, al igual que Diane Keaton. El joven Andy García realiza con brillantez su papel. La pena es el personaje de la hija de Michael, interpretado de manera nefasta por la hija de Coppola, Sofía.

7/10
Presunto inocente

1990 | Presumed Innocent

El fiscal Rusty Sabich (Harrison Ford) es el principal sospechoso del asesinato de una atractiva colega profesional, Carolyn Polhemus, con quien tiene un romance extramatrimonial. Sabich se ve enredado en una misteriosa trama por la que el sistema judicial que él defiende a capa y espada, trata ahora de encerrarle y arruinar su vida profesional y sentimental. Alan J. Pakula es un director ambicioso, siempre preocupado por el funcionamiento de los mecanismos que estructuran la sociedad. Sobresalen entre sus películas tres policíacas, con una inquietud esclarecedora: Klute (1971), El último testigo (1974), y Todos los hombres del presidente (1976). Presunto inocente sube el ritmo de la narración, desde la serenidad inicial de un hombre satisfecho, hasta la trepidante parte final. Una incursión en el interior de la justicia y de las pasiones humanas, donde Harrison Ford hace un papel muy convincente. La música es del genial John Williams.

4/10
Noches de neón

1988 | Bright Lights, Big City

Película ochentera donde la haya, narra la vida nocturna de un aspirante a escritor que se traslada desde los campos yertos de Kansas hasta el mismísimo Manhattan. Allí se deja arrastrar por la vida de juerga en discotecas hasta el punto de poner patas arriba toda su vida, con el riesgo de arrastrar también a las personas que quiere. La película, adaptación de la novela homónima de Jay McInerney, destaca por la ambientación psicodélica y por la banda sonora, con temas de Depeche Mode, New Order y Prince. Protagoniza con oficio Michael J. Fox (Regreso al futuro), al que acompaña Kiefer Sutherland.

4/10
El cazachicas

1987 | The Pick-up Artist

Un ligón empedernido, acostumbrado a que las mujeres caigan a sus pies, podría empezar a sentar la cabeza. Pues ha descubierto a una chica que le hace tilín de verdad. El único problema es que se trata de la hija de un gángster. Comedia romántica a la que falta un poquillo de ingenio, lo que acaba pesando. Destaca la química entre Molly Ringwald y Robert Downey Jr.

3/10
Esta casa es una ruina

1986 | The Money Pit

Una pareja adquiere una casa que, en principio, parece ser una ganga. Producida por Steven Spielberg, esta insustancial pero entretenida comedia recupera los gags cómicos del cine mudo. Este tipo de productos hicieron famoso a Tom Hanks, quien posteriormente dio un giro hacia papeles más dramáticos. Lo mejor es la mezcla entre música clásica y música moderna que incluye la banda sonora. La fotografía es del excelente Gordon Willis (El padrino).

4/10
Perfect

1985 | Perfect

Film que explota un poco burdamente el cuerpo y las formas de los actores John Travolta (Grease) y Jamie Lee Curtis (La noche de Halloween), que por aquel entonces mantenían su estado físico en lo más alto. La trama se centra en las relaciones, nada fáciles al principio, entre una instructora de aerobic y un periodista que pretende escribir un reportaje sobre la moda de los centros, gimnasios y clubs que exaltan la salud física y que empezaron a proliferar en los años 80 del siglo XX.

3/10
La rosa púrpura del Cairo

1985 | The Purple Rose of Cairo

Años de la Depresión. Cecilia se evade de la realidad en el cine. Cautivada por el actor de una peli, la ve una y otra vez. Un Woody Allen mágico y cinéfilo.

7/10
Broadway Danny Rose

1984 | Broadway Danny Rose

Danny Rose es un representante artístico que lleva a los perdedores más estrafalarios: un ventrílocuo tartamudo, un bailarín de claqué con una sola pierna, o un loro que toca el piano. Un día, parece que su suerte empieza a cambiar, pues Lou Canova, un cantante relacionado con la mafia, le pide que le represente, a condición de que acompañe a su amante a ver una actuación. Pero Danny se enamora de la muchacha, lo que está a punto de llevarle al más absoluto de los desastres. Divertido homenaje de Woody Allen a las actuaciones en directo de los clubs de Nueva York, donde él mismo había comenzado como humorista. Excelente fotografía en blanco y negro.

6/10
Zelig

1983 | Zelig

Documental ficticio sobre la figura de Leonard Zelig, un hombre dotado de la capacidad sobrenatural de cambiar su apariencia. El film sigue sus pasos desde 1920, cuando empieza a llamar la atención, y presentan testimonios de supuestos testigos de los sucesos. También se incluye un análisis del personaje de la psicóloga Eudora Fletcher, que tiene la teoría de que Zelig es un caso extremo de timidez, lo que le lleva a cambiar su apariencia, para que le acepten las personas de su alrededor. Sin duda, es una de las películas más originales de Woody Allen, que logró dar a la cinta una apariencia de viejo documental. Para que las imágenes parecieran lo suficientemente deterioradas, los operadores de cámara llegaron a ensuciar e incluso pisotear los rollos de película. El personaje principal llega a aparecer con personajes reales, como Adolf Hitler, mediante imágenes superpuestas.

6/10
La comedia sexual de una noche de verano

1982 | A Midsummer Night's Sex Comedy

Andrew, un inventor de tres al cuarto, y su esposa, Adrian, ofrecen su lujosa residencia campestre a su amigo, el pretencioso filósofo Leopold, para que pase allí el fin de semana junto a su prometida Ariel, a punto de casarse. También se apunta el mejor amigo de Andrew, Maxwell, un médico ligón que llega hasta la bucólica casita con una guapa enfermera llamada Dulcy. Durante esos dos días idílicos del verano hablarán del amor, rememorarán recuerdos y tendrán lugar diversas relaciones de infidelidad. Woody Allen homenajea Sonrisas de una noche de verano, una película de su maestro sueco, Ingmar Bergman, añadiendo elementos de La regla del juego, una de las obras maestras de Jean Renoir. Allen se muestra más frívolo que nunca y bastante pesimista en su visión de las relaciones matrimoniales y de pareja, aunque sigue repartiendo divertidos gags, e introduce un par de toques mágicos con ingenio. De todos modos no acaba de dar con el ritmo vertiginoso de otras ocasiones, a ratos resulta algo cansino.

5/10
Dinero caído del cielo

1981 | Pennies from Heaven

En el Chicago de la Gran Depresión, Arthur es un vendedor de partituras musicales que quiere abrir su propia tienda. El problema es que su esposa Joan se niega a darle el dinero para ello. Mientras, en la carretera, Arthur conoce a la profesora Eileen y ambos viven un apasionado romance. Adaptación cinematográfica de una miniserie británica escrita por Dennis Potter y exhibida en la pequeña pantalla en 1978. La novedad era que la narración se seguía mediante conocidas canciones que salían de los labios de los protagonistas. En su reparto encontramos a Bernadette Peters, una actriz procedente del musical y que era pareja sentimental de Steve Martin desde 1977, quien consiguió un Globo de Oro a la mejor actriz de comedia por su actuación. A pesar de su elevado coste de producción y notable fracaso en taquilla obtuvo tres nominaciones al Oscar: Dennis Potter por el guión adaptado, en la categoría de sonido (Michael J. Kohut, Jay M. Harding, Richard Tyler y Al Overton) y vestuario (Bob Mackie).

6/10
Recuerdos

1980 | Stardust Memories

Sandy Bates, un conocido actor y cineasta, sufre una crisis creativa porque está cansado de rodar comedias. La productora de su última película quiere cambiar el final trágico de su última película, para hacerla más comercial. Un fin de semana, le invitan a una retrospectiva de sus films, donde le asedian sus numerosos fans. Allí le visita su novia, pero Sandy se fija en una atractiva violinista. Woody Allen homenajeó a su maestro italiano, Federico Fellini, en esta comedia dramática libremente inspirada en Ocho y medio, de Federico Fellini, también sobre un realizador que pasa una grave crisis vital. El título original del film, Stardust Memories, proviene de una famosa canción de Louis Armstrong, que suena en un momento importante de la trama. Aunque es una de las películas menos redondas de Allen, algunos momentos son realmente memorables.

5/10
Manhattan

1979 | Manhattan

Woody Allen da vida a un escritor de comedias cuya esposa le ha abandonado por una mujer. Actualmente mantiene una relación con una chica que no tiene ni dieciocho años. Los problemas surgen cuando aparece la mujer que él considera apropiada, ya que se trata de la novia de su mejor amigo. Con este pretexto argumental, Woody Allen elabora una comedia que tiene como finalidad elaborar un retrato de la ciudad de Manhattan y sus habitantes. No faltan las referencias al sexo, a la religión y a los psiquiatras, temas siempre presentes en las películas de Allen. El film cuenta con un excelente reparto que incluye, además de al propio director, a Diane Keaton, Michael Murphy, Mariel Hemingway y Meryl Streep. Rodada en blanco y negro, la fotografía corre a cargo de Gordon Willis, quien hace un espléndido retrato de la ciudad de Nueva York. Sin lugar a dudas, se trata de una de las grandes obras maestras del genio neoyorquino, junto a Annie Hall, Hannah y sus hermanas y Delitos y faltas.

8/10
Interiores

1978 | Interiors

Un padre de familia anuncia a sus tres hijas que ha decidido abandonar a su esposa a causa del amor que siente por otra mujer. La madre, una decoradora de gran reputación en los ambientes intelectuales de Nueva York, recibe la noticia con escepticismo, pero enseguida inicia una desesperada etapa de crisis. Primer drama de Woody Allen, que para lograr una mayor seriedad decidió no intervenir como actor. Como es habitual, logra desgarradoras interpretaciones, y algunas secuencias bastante emotivas. De paso, muestra el dolor que la situación provoca entre sus personajes, pero su visión del matrimonio es un tanto cínica y negativa.

6/10
Llega un jinete libre y salvaje

1978 | Comes a Horseman

Al final de la Segunda Guerra Mundial, dos ganaderos se asocian para proteger sus tierras de los explotadores de petróleo. Excepcional western que moderniza los temas típicos del género.

6/10
Annie Hall

1977 | Annie Hall

Escrita y dirigida por Woody Allen, Annie Hall narra la relación que surge entre un neurótico escritor de comedias (Woody Allen) y una joven cantante (Diane Keaton). Excelente film, considerado por muchos como la mejor película del genio neoyorquino, ofrece unos elaborados diálogos en los que no faltan las referencias a los temas preferidos por Allen: sexo, religión, la influencia paterna y, por supuesto, psiquiatras. Todo ello interpretado por un envidiable reparto; así, la pareja protagonista está acompañada por Tony Roberts, Carol Kane, Paul Simon y Christopher Walken. Como anécdota que encantará a los admiradores de la heroína de la saga de Alien, el octavo pasajero hay que señalar una brevísima aparición de unos diez segundos de Sigourney Weaver. Annie Hall fue galardonada con cuatro Oscar en las categorías de mejor película, mejor director, mejor actriz y mejor guión original. El célebre director no acudió a la ceremonia para recibir la dorada estatuilla, alegando que tenía que tocar el clarinete en su club de jazz.

8/10
September 30, 1955

1977 | September 30, 1955

James Dean es el ídolo de Jimmy. Admira su obra y su forma de vivir de una manera incondicional. Cuando el famoso actor muere en un accidente el 30 de septiembre de 1955, al jóven Jimmy se le cae el mundo encima. Él y sus amigos deciden celebrar una vigilia, pero las cosas empeoran cuando empiezan a beber y emborracharse. La tragedia será inminente. Intenso drama que cuenta la trágica situación por la que vive un estudiante que sufre de una forma especial la muerte de su artista favorito. La película cuenta con un buen reparto que consigue emocionar al espectador.

5/10
Todos los hombres del presidente

1976 | All President’s Men

En 1972, la policía detuvo a unos ladrones en el Hotel Watergate, sede del partido demócrata, en pleno proceso electoral. Carl Bernstein y Bob Woodward, periodistas del Washington Post, investigan lo ocurrido. Lo que en principio parece un asunto irrelevante, podría implicar al mismísimo presidente Nixon. Los periodistas cuentan con la colaboración de un misterioso confidente, al que apodan Garganta Profunda. El especialista en thrillers políticos Alan J. Pakula adapta el libro homónimo, en el que los propios Bernstein y Woodward exponen su investigación. Se trataba de un film muy difícil, porque Pakula corría el riesgo de que el espectador se perdiera en un mar de datos, pero el cineasta filma con fuerza, aprovecha el carisma de sus protagonistas y secundarios, y exprime el inteligente guión de William Goldman, que resume con maestría el asunto. Su visión idealizada de la prensa ganó cuatro Oscar.

7/10
Con el agua al cuello

1975 | The Drowning Pool

Secuela de Harper, investigador privado, que se corresponde con la segunda novela sobre el personaje –traducida al español como "La piscina de los ahogados"– escrita por Ross Macdonald, uno de los grandes de la novela negra norteamericana. Esta vez, el detective ayuda a Iris Deveraux, una antigua amante, chantajeada por un desconocido. Como su predecesora, es un excelente thriller con una inquietante secuencia final. 

6/10
El padrino II

1974 | The Godfather: Part II

Una segunda parte que rompe el tópico de segundas partes nunca fueron buenas. Es cuestionable si es mejor o peor que la genial primera parte pero, como poco, se queda a la misma altura. Cuenta la vida del niño Vito Corleone, el futuro padrino interpretado en la primera parte por Marlon Brando. A los nueve años, Vito Corleone presencia en su Sicilia natal cómo un capo de la mafia local asesina a su padre, a su madre y a su hermano. Él debe emigrar a Estados Unidos, donde dieciséis años después ya es el padrino de una importante familia. Hasta aquí, el personaje es interpretado por Robert De Niro. Cuando muere, le sucede su hijo Michael (Al Pacino), que trata de legalizar los negocios mafiosos de su familia para convertirlos en una empresa respetable. Una secuela formidable. El relato de la ascensión de Vito y el de la venganza de Michael, se combinan de forma muy atractiva en el audaz guión, firmado de nuevo por Coppola y Puzo. Es menos espectacular que la anterior, pero el ritmo narrativo es también impresionante. La actuación de Robert De Niro es brillantísima, y ganó un Oscar al mejor secundario. Al Pacino, Robert Duvall y Diane Keaton están sensacionales. La música, de Nino Rota, inigualable.

10/10
El último testigo

1974 | The Parallax View

El prestigioso periodista Joe Frady se convierte en testigo del asesinato de un senador. En la investigación descubre que todos los que vieron del suceso están muriendo en misteriosas circunstancias, y que detrás del asunto podría estar una corporación, Parallax, dedicada a la terapia, por lo que decide someterse a uno de estos tratamientos para averiguar la verdad. Otra cinta de intriga política protagonizada por periodistas, del director de Todos los hombres del presidente, inspirada en el asesinato de John Kennedy.

6/10
Vida de un estudiante

1973 | The Paper Chase

James es un estudiante universitario de Derecho que asiste a las sufridoras clases del estricto profesor Kingsfield. Pronto se enamora de Susan, que resulta ser la hija del docente. Drama sobre un muchacho que lucha por mantener el amor de su vida y no descentrarse de sus estudios universitarios. El disciplinario profesor no le pondrá las cosas fáciles, sobre todo cuando sabe que es el noviete de su hija. La película tuvo buenas valoraciones, obteniendo John Houseman un Oscar como mejor actor secundario. El guión y el sonido se conformaron con la nominación.

6/10
Pistoleros en el infierno

1972 | Bad Company

Debut en la dirección de Robert Benton, que, junto a David Newman ya había escrito dos grandes guiones de la historia del cine, los de Bonnie and Clyde (1967) y El día de los tramposos (1970). En esta ocasión, e igualmente junto a su inseparable guionista, ofrecen una curiosa visión de la Guerra Civil Norteamericana donde se forma un grupo de jóvenes bandidos envueltos en toda clase de robos de bancos y otras fechorías. Siguiendo la línea marcada por el éxito de Dos hombres y un destino (1969), la cinta no parece tomarse muy en serio las andanzas de los ladrones, quedando en ocasiones la acción bastante descontrolada. Entre todo su reparto sobresalen Jeff Bridges y John Savage.

4/10
El padrino

1972 | The Godfather

Una película épica basada en la novela de Mario Puzo, guionista de la película junto a Coppola. Cuenta la vida de la familia Corleone, que ha ascendido en la sociedad norteamericana de principios de siglo gracias a la ambición y a las agallas de su patriarca, Don Corleone (Marlon Brando). Don Corleone es uno de los jefes de las familias neoyorquinas, que ejerce un enorme poder, que llega incluso hasta las altas esferas políticas. En un mundo de corrupción, Don Corleone es también el principal defensor del viejo orden moral de la mafia. Pero las nuevas generaciones no están dispuestas a acatar sus métodos, y el padrino no tiene fuerzas para imponerse. Un impresionante retrato que sobre la mafia siciliana en Estados Unidos. En el año de su estreno fue un gran éxito en taquilla. Logra la atención del espectador en todo momento, gracias a la maestría en la dirección de Coppola, y nunca resulta aburrido aunque se vuelva a ver de modo habitual. Oscar a la mejor película, al mejor guión, y al mejor actor para Marlon Brando, que se negó a recoger como protesta contra el trato dado por el gobierno a los indios norteamericanos. La historia se cuenta de manera contundente y ágil, a pesar de que está llena de dobleces. En el reparto aparecen con fuerza algunas brillantes caras nuevas, como la de Al Pacino, James Caan o Diane Keaton. La música de Nino Rota es inolvidable. Imprescindible y genial.

9/10
Klute

1971 | Klute

Tom, un ingeniero amigo del detective Klute, ha desaparecido sin dejar ni rastro. La única pista es una carta obscena dirigida a Bree, una prostituta. Klute se las arregla para grabar llamadas telefónicas comprometedoras de Bree, y la chantajea para que le ayude a dar con Tom.Alan J. Pakula rueda un thriller muy sórdido, aunque vistoso visualmente, que impactó al comienzo de los 70. El film recoge todo un océano de miserias humanas. Jane Fonda ganó el Oscar por su composición de una prostituta, aunque el trabajo de Donald Sutherland no le va a la zaga. Según la actriz, "me dediqué a construir una manera distinta de construir una prostituta: dura, indignada, pero no del todo insensible; y fue cuando acudí a mi recuerdo de las prostitutas parisinas que había conocido con Roger Vadim"; rodado el film en uno de sus momentos más azarosos, Fonda dijo en sus memorias, en un rapto infrecuente de sinceridad en el mundo de la farándula, que "veo el paralelismo entre la que yo era entonces y el personaje de Bree, una mujer que prefería la prostitución a la intimidad de una relación verdadera". De Sutherland comentó que "se portaba como un caballero de los de antes".

6/10
End of the Road

1970 | End of the Road

Una sociedad opresiva y conflictiva ha marcado la personalidad del recién graduado Jacob, a quien ayuda a salir adelante su peculiar terapeuta, el doctor D. Conseguirá trabajo como profesor pero se acaba liando con la mujer de un colega. Cinta muy de su época sobre las alienaciones que soporta el ser humano, con tintes tragicómicos, destaca sobre todo por ser el debut de un maestro de la fotografía, Gordon Willis.

4/10
El casero

1970 | The Landlord

Elgar es un joven rico que lleva una vida aburrida y sin preocupaciones. Un buen día decide comprar un edificio de apartamentos en un humilde barrio de la ciudad. Su objetivo es desalojar a todos los inquilinos y renovar el edificio entero pero, para su sorpresa, Elgar empezará a sentir aquel viejo bloque de viviendas como su nuevo y auténtico hogar. Divertida comedia que cuenta con geniales interpretaciones por parte de Beau Bridges (El fugitivo) y Lee Grant (Brigada 21), ésta última fue nominada al Premio de la Academia como Mejor actriz de reparto. La historia resulta muy entrañable y la relación del casero con los demás vecinos es un buen detonante para escenas muy tronchantes.

5/10

Últimos tráilers y vídeos