IMG-LOGO

Biografía

Mia Farrow

Mia Farrow

75 años

Mia Farrow

Nació el 09 de Febrero de 1945 en Los Angeles, California, EE.UU.

La musa destronada

18 Marzo 2008

Mia Farrow ha sido una de las grandes musas de Woody Allen, papel del que fue relevada. Aún así, la actriz puede presumir de tener una vida plena, tanto en lo profesional como en lo personal.

Mia Farrow nació el 9 de febrero de 1945 en Los Ángeles en una familia de lo más cinematográfica. Su padre fue el director John Farrow y su madre Maureen O'Sullivan, más conocida como Jane, la novia de Tarzán. Con semejante ambiente familiar no es raro que la pequeña debutará en el cine en 1959 con un pequeño papel en El capitán Jones, una cinta que dirigió su padre. Sólo cuatro años después, papá Farrow murió de un ataque al corazón, pero la pequeña ya estaba decidida a ser actriz. Así que para su siguiente película se puso a las órdenes de Anthony Mann en Sentencia para un dandy (1968). Ése mismo año interpretó su primer papel protagonista en la inquietante cinta de Roman Polanski La semilla del diablo. No le debió quedar mal recuerdo de la película, pues la actriz vive junto al edificio Dakota, donde rodó la terrorífica cinta. Un lugar también tristemente conocido porque fue donde murió asesinado John Lennon, amigo personal de Mia.

Después de su buena interpretación de Rosemary, su carrera se desarrolló por títulos con poca trascendencia donde tuvo la oportunidad de compartir cartel con grandes de la pantalla como Elizabeth Taylor en Ceremonia secreta (1968), Dustin Hoffman en John y Mary (1969) o Bette Davis en Muerte en el Nilo (1978). De esta etapa destaca su trabajo en El gran Gatsby (1974) junto a Robert Redford. Fueron años en los que también tuvo la ocasión de trabajar para grandes cineastas como Claude Chabrol en Doctor Casanova (1972) o Robert Altman en Un día de boda (1978). Sin embargo, el momento que marcaría su carrera llegó en 1982 cuando protagonizó junto a Woody Allen La comedia sexual de una noche de verano (1982). A partir de entonces, la actriz se convirtió en su musa y trabajó para él en doce títulos más, entre los que se encuentran Hannah y sus hermanas (1986) o Historias de Nueva York (1989). Su última colaboración se produjo en 1992 en Maridos y mujeres, algo que no llegaron a ser nunca. La pareja tuvo una relación sentimental durante varios años, pero su historia de amor se rompió en 1996 cuando el cineasta neoyorquino inició una relación con su hija adoptada Soon-Yi Previn, con la que se ha casado y vive actualmente. Antes de conocer a Allen, Mia estuvo casada dos años con Frank Sinatra y nueve con André Previn. De todas sus relaciones tiene 14 hijos, uno de los cuales murió de un problema de corazón. Diez de sus vástagos son adoptados y la mayoría nacidos en países del extranjero, pues Mia siempre se ha mostrado comprometida con los que más lo necesitan.

Su gran familia no le quitó tiempo para seguir trabajando, aunque cinematográficamente, la época post Allen no fue muy fructífera. Realizó películas con poca trascendencia como El pico de las viudas (1994) y participó en numerosos telefilmes y series de televisión. Su reencuentro con el gran público se está produciendo en estos años. En 2006 fue la diabólica niñera en el remake de La profecía (2006), papel con el que dejó claro que los temas de endemoniados no se le dan nada mal. Ése mismo año fue la tierna abuela del niño protagonista de Arthur y los Minimoys. Ahora está a punto de estrenar la comedia de Michel Gondry Rebobine, por favor, que protagoniza Jack Black. Si bien todavía no se puede hablar de una vuelta por todo lo alto al cine de Mia Farrow, la actriz parece estar en el camino correcto. Sin embargo, tiene una vida lo suficientemente ocupada como para que no se le pueda recriminar el que no haga más películas para el cine. Farrow nunca ha abandonado el teatro, ocupación que añadir a la de madre de una gran familia. Y por si fuera poco, Mia es un destacado miembro de UNICEF desde hace años. Su faceta más solidaria le ha llevado a implicarse con diferentes causas. Actualmente, el conflicto que consume sus días es el de Darfur en Sudán. La implicación de la actriz es tal que no dudó en criticar abiertamente a Steven Spielberg porque el cineasta iba a colaborar en un vídeo promocional de los Juegos Olímpicos de Pekín. Sin pelos en la lengua, lucha cotidianamente por lo que cree que es justo. Así pues, pese a ser una musa destronada, Mia Farrow puede presumir de tener una vida más que completa, tanto en lo profesional como en lo personal.

Filmografía
Dark Horse

2011 | Dark Horse

Arthur y la guerra de los mundos

2010 | Arthur et la guerre des deux mondes

Colofón de la trilogía dirigida por Luc Besson, que adapta la serie de libros infantiles de Patrice y Céline Garcia protagonizada por los Minimoys, criaturas diminutas. El realizador francés repite con los mismos colaboradores de las anteriores filmes, como el director de fotografía Thierry Arbogast, etc., y por supuesto con el mismo reparto, encabezado por el joven Freddie Highmore y la veterana Mia Farrow. El argumento enlaza directamente con el final de la entrega anterior, cuando Maltazard –el villano de la saga– lograba adquirir tamaño humano, y se lanzaba a la búsqueda de un ejército para conquistar el mundo. Con ayuda de la princesa de los minimoys, Selenia, y de su amigo Betameche, otro minimoy, Arthur intentará frustrar los planes de Maltazard. Recibirán el apoyo inesperado de Darkos, hijo de Maltazard, que afirma estar de su lado. A nivel técnico, la película está lo suficientemente lograda, sin llegar a los niveles de otras superproducciones más caras. Sin duda es la más conseguida de la saga, y eso que era la más difícil, porque cuenta con numerosos planos que integran animaciones con actores. Por lo demás, los actores cumplen y su reconstrucción de una arquetípica localidad americana de los años 60, donde transcurre gran parte de la acción (Daisy Town), tiene su encanto. El guión está pensado sobre todo para los más jóvenes y no tanto para el público adulto, y realiza un pequeño alegato en defensa de la unidad familiar. Llaman la atención los imaginativos títulos de crédito iniciales, insertados en la imagen como si fueran letreros de los edificios.

5/10
Arthur y la venganza de Maltazard

2009 | Arthur et la vengeance de Maltazard

Aunque sigue manteniéndose muy activo como guionista y productor, Luc Besson está parcialmente retirado como director. Más de una década después de Juana de Arco (1999), Bessson sólo ha vuelto a tomar la batuta en dos películas infantiles, Arthur y los Minimoys, de 2006, y ésta secuela que no será la última, pues se basa en una trilogía de libros de Céline Garcia, que se completa con “Arthur y la guerra de dos mundos”, que también llevará próximamente a la pantalla. A Besson se le ha echado el tiempo encima, pues ha rodado el film cuando su protagonista, Freddie Highmore, estaba a punto de cumplir 18 años. De momento, aunque se nota que ha crecido muchísimo desde el film anterior (esto se menciona específicamente en el film), el protagonista de Charlie y la fábrica de chocolate sigue siendo tan expresivo como antes, por lo que se disculpa que haga de niño. Highmore vuelve a ser Arthur, que mientras pasa unos días con sus padres en la casa de sus abuelos, recibe la visita de una araña. Ésta lleva consigo un grano de arroz con un mensaje que le advierte de que la princesa Selenia está en peligro. Decidido a acudir en su ayuda, Arthur debe reducir mágicamente su tamaño, hasta alcanzar la altura diminuta de Selenia y el resto de los “minimoys”, pequeños seres que viven en el jardín. Highmore vuelve a estar acompañado por Mia Farrow, y el resto de actores de la cinta original. Sus imágenes se mezclan con las secuencias animadas de los Minimoys, que tienen la suficiente calidad, sin ser sorprendentes, dado el nivel de este tipo de animaciones en los tiempos que corren. Como ocurría en la primera parte, el diseño de los personajes animados recuerda a la cinta de culto Cristal oscuro. Arthur y la venganza de Maltazard ofrece sobre todo acción a raudales, y un sano alegato pro naturaleza. Pero el tono es mucho más infantil que en películas familiares como las de Pixar, que tienen un público mucho más amplio. Y el final es demasiado abierto, para que los espectadores vayan a ver la siguiente entrega, lo que ofrece la sensación de cierto oportunismo.

5/10
Rebobine, por favor

2008 | Be Kind Rewind

Michel Gondry es sin duda un cineasta diferente. Curtido en el mundo de la publicidad, sus originales spots han sido multipremiados. También es notorio cómo revolucionó el mundo de los vídeos musicales, a partir de su rompedor “Human Behavior” para Björk. En el cine, sus películas tienen justa fama de “raritas”, como acreditan Human Nature, ¡Olvídate de mí! (que le valió el Oscar al mejor guión original) y La ciencia del sueño. El film que nos ocupa también tiene su punto “marciano”, lo que significa que agradará a su fiel “parroquia”, mientras que los desconocedores del mundo de este autor se verán dominados por un desconcierto que puede llevarles a convertirse en nuevos adeptos, o a mostrar el más absoluto rechazo a planteamientos que les pueden sonar a pura y simple tomadura de pelo. Mike es un joven negro que trabaja en el desvencijado y algo cochambroso videoclub del señor Fletcher, una suerte de figura paterna para él. El local, donde se alquilan cintas en VHS (el DVD no ha sido adoptado todavía, frente al posicionamiento de la competencia con las nuevas tecnologías y herramientas de marketing), está situado en un edificio en estado ruinoso, que las autoridades municipales planean demoler si no se acometen enseguida las necesarias reformas. Algo que apena a la pareja, pues allí nació, según asegura la leyenda, la mítica figura del jazz Fats Waller. El mejor amigo de Mike es Jerry, un mecánico algo chiflado, que vive en una caravana. Se le meterá en la cabeza que sus neuronas no funcionan bien por culpa de una central eléctrica, que decide sabotear una noche. Como consecuencia casi se electrocuta, y se queda magnetizado. Lo cual tiene nefastas consecuencias en las cintas del videoclub, pues todas se borran cuando entra en el local. Para arreglar el desastre, en ausencia del señor Fletcher, Mike y Jerry no tienen mejor idea que filmar unas cintas caseras, “remakes” de las cintas borradas, para sustituir a las originales, y alquilarlas a los clientes. Empezarán con Los cazafantasmas, y contra pronóstico la iniciativa resulta todo un éxito. Pronto hay más demanda de películas “suecadas”, como empiezan a ser conocidas las nuevas versiones de los filmes. Como puede verse, la trama es puro disparate, y da pie a escenas lindantes con lo surrealista. Resultan graciosos los rodajes de las nuevas películas, hecho todo con un aire chapucero a lo “Ed Wood”, o a lo que podía ser una broma de una panda de amiguetes que juegan a la parodia tipo “Aterriza como puedas”. De tal modo que a veces la cinta de Gondry tiene ese aire “amateur”, como de broma urdida por unos amigos que disponen de una videocámara. De todos modos, y dentro de la pequeña anécdota que es el film, hay buenas ocurrencias, sutiles diatribas al mundo de los grandes estudios y su celo por los derechos de sus películas, o a lo que es el cambio por el cambio, la preferencia inopinada de lo nuevo sobre lo viejo. Hay una apología del trato humano, subrayada en el título, que alude a esa petición típica del videoclub, que espera que sus clientes tengan la amabilidad de devolver las cintas rebobinadas, un modo de pensar en los demás. Y a la hora de apostar por la emotividad, se subraya la importancia de la comunidad, el barrio entero apoyando las películas “suecadas” y el videoclub, lo que concede al film un inesperado aire capriano, especialmente emotivo en la escena de la proyección de la última película, un clímax especialmente logrado.  

6/10
Arthur y los Minimoys

2006 | Arthur and the Minimoys

Instalado en el suculento negocio de la producción de subproductos tan taquilleros como infames (Transporter, Danny the Dog, Taxi, Bandidas, Fanfan la Tulipe), Luc Besson, que como director ha rodado películas mucho mejores como León, el profesional, llevaba sin dirigir desde el siglo pasado, cuando filmó la decepcionante versión videoclipera de Juana de Arco. Ahora, tiene pendiente de estreno en España la comedia Angel-A y ha finalizado esta inusual película, en la que por primera vez en su filmografía recurre a la animación digital, mezclada con imágenes reales. Por primera y última, pues el cineasta galo ha anunciado que a partir de ahora se retira como director, y sólo ejercerá de acomodado productor. Arthur es un niño de diez años, que vive con su abuela, pues tiene unos padres egoístas que apenas le prestan atención. Cuando están a punto de demoler la casa de campo de su abuela, por deudas, Arthur debe buscar el tesoro escondido por su abuelo ausente, tarea en la que le echarán una mano unos misteriosos indígenas. Éstos le enseñan a manejar una máquina estrafalaria que reduce a Arthur al tamaño de los Minimoys, criaturas diminutas que viven en el jardín, y que tienen la clave de la situación del tesoro. En la parte de imagen real, destaca el buen hacer de la veterana Mia Farrow (la abuela), y del expresivo Freddie Highmore (Arthur), el niño de Charlie y la fábrica de chocolate y Descubriendo Nunca Jamás. De la parte animada, se puede decir que funciona, aunque parece anticuada si se compara con Cars, o Happy Feet. Rompiendo el hielo. Pero Besson logra un tono que recuerda a los mejores cuentos infantiles. También imprime un ritmo ágil a un relato sobre la capacidad de superación, la infancia, la imaginación y el proceso de maduración. 

6/10
Fast Track

2006 | Fast Track

Tom vive gracias al trabajo de su mujer, abogada, mientras que él se hace el remolón, y aunque es cocinero, lleva mucho tiempo en el paro. Cuando nace su primer hijo, ella quiere dedicarse a ser madre a tiempo completo, y Tom acabará trabajando para su padre, asistente del director de una agencia de publicidad. Intrascendente comedia romántica, con un esforzado reparto.

5/10
La profecía (2006)

2006 | The Omen

Antaño había en Hollywood directores que eran maestros. También estaban los artesanos, que aportaban su indudable profesionalidad, para filmar cualquier historia. Se diría que John Moore ha inaugurado una nueva categoría: los clonadores. Tras revisitar en El vuelo del Fénix el clásico de Robert Aldrich, sin aportar apenas nada nuevo, vuelve a la carga con La profecía, de Richard Donner. No es exageración decir que el film es un calco del original, del que nadie debería hacer lecturas teológicas demasiado serias. Con el mismo guionista, David Seltzer, la idea es ofrecer sin rubor lo mismo, sólo que con mejores efectos especiales, y un sonido más inquietante, cara a las nuevas generaciones. Añadir copos de nieve a la escena del cementerio, o lluvia al encuentro en el puente, no parece el colmo de la originalidad. Por no hablar del prólogo y epílogo ‘vaticanos’, un cardenal explicando al Papa el cumplimiento de no se sabe qué profecía, y la agonía del Pontífice, algo grotescos. Sigue funcionando, claro está, la idea del Anticristo en forma de niño encantador, al que sus padres empiezan a temer. Y algunas escenas son ciertamente terroríficas, con un toque gore. Y el reparto funciona medianamente, aunque Liev Schreiber no es Gregory Peck, Mia Farrow parece tomarse su papel de niñera un poco en broma, y Pete Postlethwaite no cuadra como sacerdote iluminado.

5/10
Coming Soon

1999 | Coming Soon

Stream Hodsell, una adolescente de Manhattan muy atractiva, afronta el paso a la edad adulta junto a sus dos mejores amigas, Jenny Simon y Nell Kellner. Obsesionada por iniciarse en el terreno sexual, Stream no acaba de llevarse bien con sus padres, una madre que antaño fue hippie y un padre que apenas le presta atención. Aburrida comedieta de adolescentes poco profundos, que recuerda a una versión adolescente de la serie Sexo en Nueva York. Únicamente tiene a su favor la presencia de grandes actores en el reparto. Los veteranos Mia Farrow, Ryan O'Neal y el prestigioso cineasta Peter Bogdanovich interpretan personajes secudnarios, en un film que cuenta también con la presencia de Ashton Kutcher, Ellen Pompeo y Ryan Reynolds.

4/10
Un camino hacia la luz

1999 | Forget Me Never

Diane McGowin es una mujer en la cuarentena que sufre inesperadamente un vacío de memoria al salir de la oficina. Una vez llega a su casa, donde le esperan para celebrar el cumpleaños de su marido, se desmaya. Pronto se sabe que Diane sufre alzheimer prematuro. Discreto telefilm, pesaroso aunque bienintencionado y narrado con soltura, que cuenta entre sus mejores bazas con las interpretaciones de los protagonistas, Mia Farrow y Charlie Sheen. De cualquier forma se trata de un trabajo menor.

4/10
Miami

1995 | Miami Rhapsody

Divertida comedia romántica en la que una irresistible publicitaria, Sarah Jessica Parker (Luna de miel para tres, Mars Attacks!), decide hacer una apuesta arriesgada: casarse de una vez por todas con su novio. Sin embargo el matrimonio exige serias responsabilidades, una de ellas la fidelidad, cosas que no parecen suceder en su propia y recien formada familia. El enredo de amores que se produce a su alrededor será el detonante de multitud de situaciones inesperadas. El admirado Antonio Banderas (Entrevista con el vampiro, Two Much, La máscara del Zorro) y Mia Farrow (Alice, El pico de las viudas) completan un reparto memorable en esta comedia sobre el matrimonio y la fidelidad, escrita y dirigida con inestimable soltura por David Frankel. El estilo recuerda a los ácidos films de Woody Allen.

4/10
El pico de las viudas

1993 | Widow's Peak

En los años 20, la zona irlandesa conocida como "El Pico de las Viudas" está habitada sólo por viudas. Las casas las alquila la rica viuda Doyle‑Counihan (Joan Plowright), que vive con un hijo soltero. En ese curioso círculo existe una excepción a la regla: Miss O'Hare (Mia Farrow), una solterona y excéntrica cuidadora de rosas. Esta se enemistará con Edwina Broome (Natasha Richardson), una viuda recién llegada a la que rodea un aura de misterio. También algún extraño secreto parece guardar O'Hare. El guión se debe a un irlandés, Hugh Leonard, y tiene algunos giros y sorpresas relativamente ingeniosos. A pesar de todo el desenlace resulta algo inverosímil. Dice Irving que el modelo de su film es El hombre tranquilo de John Ford. Está bien ser ambicioso y ponerse metas altas, pero hay diferencias no sólo en los logros –Ford es Ford e Irving se encuentra bastante lejos de alcanzar su lirismo– sino de enfoques. La ironía fordiana la preside un tono amable; aquí hay un tono satírico más amargo, cercano al humor negro. Hay personajes antipáticos, actitudes que disgustan: así, sin ir más lejos, la cotilla del pueblo, que podía haberse retratado con gracia, repele. Y flota –levemente, eso sí–, la idea de que la religión católica, o al menos los que se jactan de practicarla, son a veces bastante hipócritas, y fácilmente se escandalizan. El pico de las viudas adolece de ese lánguido encanto que transmiten determinadas películas de corte británico. Cuidadísimo diseño de producción, y hermosos paisajes. Tono elegante, sin lugar para los exabruptos. Y un magnífico reparto encabezado por tres grandes actrices –Farrow, Plowright, Richardson–, y apoyado bien por los secundarios masculinos. John Irvin (La colina de la hamburguesa, Los perros de la guerra) pisa un terreno bastante distinto al de acción al que está acostumbrado, y logra un film en la línea de Un abril encantado de Mike Newell, aunque inferior. De realización correcta y funcional, pero de escaso poso.

5/10
Sombras y niebla

1992 | Shadows and Fog

Un hombre cobarde es obligado por sus vecinos a salir en plena noche, para capturar a un asesino que siembra el pánico entre la población. Woody Allen homenajeó al Expresionismo Alemán con este thriller cómico, con una magistral fotografía en blanco negro que recuerda a clásicos como Nosferatu, y un argumento que recuerda a M, el vampiro de Düsseldorf. Sin ser de los mejores títulos de Woody Allen, contiene algunos momentos memorables.

6/10
Maridos y mujeres

1992 | Husbands and Wives

Jack y Sally son una pareja liberal que después de darle muchas vueltas a su relación, han decidido separarse de manera amigable, por el bien de ambos. Racionalmente han llegado a la conclusión de que no son dichosos juntos, y antes de que sea más tarde deben buscar la felicidad por su cuenta. Esta decisión sorprende mucho a sus mejores amigos, la pareja formada por Woody Allen y Mia Farrow, que sin saberlo están atravesando la misma situación. La película narra las relaciones entre varios personajes, que coinciden en sus dudas y sus indecisiones. Una comedia típica de Woody Allen, que trata de reflejar la complejidad de las relaciones amorosas entre un hombre y una mujer. Protagonizada por la atractiva Mia Farrow, unida sentimentalmente a Allen durante diez años, con quien trabajó además en Zelig (1983), La rosa púrpura del Cairo (1985) o Delitos y faltas (1989). Realista, divertida y con un ritmo muy rápido. Ésta no es una de las mejores películas de Allen, y quizá se repite un poco, pero sin duda merece la pena.

6/10
Alice

1990 | Alice

Woody Allen al ataque. Aquí sigue a Alice, que lleva una vida gris. Su marido la ignora, y ella no ha hecho nada para remediarlo... hasta ahora. Unas hierbas le llevan a un viaje para descubrirse así misma.

6/10
Delitos y faltas

1989 | Crimes and Misdemeanors

Judah Rosenthal (Martin Landau) es un prestigioso oftalmólogo que lleva una vida exitosa y plácida con su familia, o al menos eso es lo que parece. Porque en realidad está pasando por una grave crisis: lleva dos años engañando a su mujer, y su amante –harta de la precaria situación– ha tomado la decisión de contarle a su mujer la verdad. Por otro lado tenemos a Cliff Stern (Woody Allen), un director de documentales fracasado, cuya vida matrimonial hace aguas y que se acaba de enamorar de Halley, una lista productora de televisión que es pretendida también por el ególatra cuñado de Cliff. Delitos y faltas es probablemente una de las películas más logradas e interesantes de Allen. Como es habitual, sus temas de siempre están presentes de modo contundente: el amor, las mujeres, la religión, el sexo, el cine; pero esta vez incorpora otro aspecto vital de la vida humana: la moral. Como en Match Point, el genio neoyorquino reflexiona acerca de la moralidad de los actos, del castigo y el perdón, de la culpa y de la conciencia. Allen no deja de ser él mismo, y se muestra cínico y nihilista, sobre todo cuando se trata de hablar de religión (un personaje importante llega a afirmar que prefiere a Dios antes que a la verdad). De cualquier forma, y aun con su tono pesimista, el film ofrece importantes puntos de reflexión y destaca el soberbio y contundente paralelismo final. El guión es modélico, plagado de diálogos ricos y chispeantes, y pese a no tratarse de una comedia al uso del director, hay algunas escenas desternillantes, como cuando Cliff le muestra a su cuñado la película que ha rodado sobre él. El reparto está sensacional, pero hay que hacer mención especial de un superlativo Martin Landau, cuya composición dramática es sencillamente excepcional. No en vano fue nominado al Oscar.

8/10
Historias de Nueva York

1989 | New York Stories

Los tres realizadores que más han recurrido, a lo largo de su filmografía a escenarios de Nueva York, se unieron en esta cinta donde cada uno aporta un episodio.  En 'Apuntes del natural', de Scorsese, un pintor mundialmente famoso se siente atraido por su ayudante. 'Vida sin Zoe', de Coppola, es la historia de una niña de doce años. 'Edipo reprimido', de Woody Allen, sigue los pasos de un neurótico abogado, incapaz de escapar a la influencia que su madre ejerce sobre él. Mientras que el de Coppola resulta magistral y está lleno de elementos autobiográficos, el de Scorsese es un tanto rutinario y el de Allen autocomplaciente aunque divertido.

6/10
Otra mujer

1988 | Another Woman

Marion, una mujer casada, aunque de carácter solitario, profesora de filosofía, alquila un apartamento. Y por el delgado tabique se cuelan las confidencias de otra mujer al psiquiatra. Aunque pretende escribir un libro no encuentra la inspiración. Y es que Marion se ha autoconstruido un escudo, una fachada, para evitar ser vulnerable. Pero cuando escucha los problemas que esa desconocida cuenta en la consulta del vecino, le parece ver un reflejo de su propia vida. Woody Allen se pone serio para hablar de un problema muy contemporáneo: la soledad, la falta de personas a las que poder confiar los propios problemas. Como es habitual cuenta con un reparto excepcional, donde se llevan la palma la que fuera su mujer, Mia Farrow, esta vez en un papel secundario, y sobre todo ese peso pesado de la interpretación llamado  Gena Rowlands.

7/10
Septiembre

1987 | September

Un grupo de personas pasa unos días en una casa de campo, en Vermont. Algunos de los miembros del grupo se enamoran, pero pronto llegaran a la conclusión de que podrían haber elegido una pareja equivocada. Gran admirador de Ingmar Bergman, Woody Allen ya revisitó los temas de Gritos y susurros en Interiores. En Septiembre retoma los de Sonata de otoño. Aunque los conflictos que plantea son interesantes, Allen no alcanza la talla intelectual del maestro sueco, y pesan demasiado sus prejuicios, su irreverencia y su visión irresponsable de la vida.

6/10
Días de radio

1987 | Radio Days

Lejos del diván, Woody Allen hila fino para crear un maravilloso tapiz de entrañables historias en torno a la radio de los años 40. Nunca el genio de Manhattan ha destilado con tanto cariño y comicidad la chispa de la adolescencia y la nostalgia. Imborrable en su autorretrato como Joe Needleman, un pícaro chaval que fantasea con su sexy profesora de sexto. Lúcida y encantadora.

6/10
Hannah y sus hermanas

1986 | Hannah and Her Sisters

A través de las andanzas de tres hermanas, Woody Allen indaga en la infidelidad matrimonial, esta vez con un tono reposado, introspectivo y profundo, a medio camino entre la comedia clásica y el cine de Bergman. Del excelente reparto, destacan Michael Caine y Dianne Wiest, premiados con los Oscars al mejor actor y a la actriz secundaria, respectivamente.

7/10
La rosa púrpura del Cairo

1985 | The Purple Rose of Cairo

Años de la Depresión. Cecilia se evade de la realidad en el cine. Cautivada por el actor de una peli, la ve una y otra vez. Un Woody Allen mágico y cinéfilo.

7/10
Supergirl

1984 | Supergirl

Kara, la prima de Superman, viaja por el espacio para encontrar el Omegaheadron, el poder vital de su ciudad Argo. Cuando llega a la Tierra, descubrirá sus poderes y tendrá que adaptarse a vivir con los humanos. Para ello, cambia su apariencia e ingresa en un colegio para señoritas con el nombre de Linda. Pero su mayor objetivo será encontrar el poder y regresar a su casa. Las cosas no serán tan fáciles pues se encontrará con su enemiga Selena, que desea también el Omegaheadron. Otra entrega de la saga del famoso superhéroe. En este caso no es él el protagonista, sino su prima, una rubia de acero que se enfrentará a los mayores peligros. La película no tuvo el éxito ni la acogida que las protagonizadas por Christopher Reeve, pero es entretenida. La interpretación de Helen Slater es aceptable, pero nada tiene que hacer con una Faye Dunaway notable, en el papel de la malvada Selena. Destaca también la presencia de Peter O'Toole, como el fundador de Argo.

4/10
Broadway Danny Rose

1984 | Broadway Danny Rose

Danny Rose es un representante artístico que lleva a los perdedores más estrafalarios: un ventrílocuo tartamudo, un bailarín de claqué con una sola pierna, o un loro que toca el piano. Un día, parece que su suerte empieza a cambiar, pues Lou Canova, un cantante relacionado con la mafia, le pide que le represente, a condición de que acompañe a su amante a ver una actuación. Pero Danny se enamora de la muchacha, lo que está a punto de llevarle al más absoluto de los desastres. Divertido homenaje de Woody Allen a las actuaciones en directo de los clubs de Nueva York, donde él mismo había comenzado como humorista. Excelente fotografía en blanco y negro.

6/10
Zelig

1983 | Zelig

Documental ficticio sobre la figura de Leonard Zelig, un hombre dotado de la capacidad sobrenatural de cambiar su apariencia. El film sigue sus pasos desde 1920, cuando empieza a llamar la atención, y presentan testimonios de supuestos testigos de los sucesos. También se incluye un análisis del personaje de la psicóloga Eudora Fletcher, que tiene la teoría de que Zelig es un caso extremo de timidez, lo que le lleva a cambiar su apariencia, para que le acepten las personas de su alrededor. Sin duda, es una de las películas más originales de Woody Allen, que logró dar a la cinta una apariencia de viejo documental. Para que las imágenes parecieran lo suficientemente deterioradas, los operadores de cámara llegaron a ensuciar e incluso pisotear los rollos de película. El personaje principal llega a aparecer con personajes reales, como Adolf Hitler, mediante imágenes superpuestas.

6/10
La comedia sexual de una noche de verano

1982 | A Midsummer Night's Sex Comedy

Andrew, un inventor de tres al cuarto, y su esposa, Adrian, ofrecen su lujosa residencia campestre a su amigo, el pretencioso filósofo Leopold, para que pase allí el fin de semana junto a su prometida Ariel, a punto de casarse. También se apunta el mejor amigo de Andrew, Maxwell, un médico ligón que llega hasta la bucólica casita con una guapa enfermera llamada Dulcy. Durante esos dos días idílicos del verano hablarán del amor, rememorarán recuerdos y tendrán lugar diversas relaciones de infidelidad. Woody Allen homenajea Sonrisas de una noche de verano, una película de su maestro sueco, Ingmar Bergman, añadiendo elementos de La regla del juego, una de las obras maestras de Jean Renoir. Allen se muestra más frívolo que nunca y bastante pesimista en su visión de las relaciones matrimoniales y de pareja, aunque sigue repartiendo divertidos gags, e introduce un par de toques mágicos con ingenio. De todos modos no acaba de dar con el ritmo vertiginoso de otras ocasiones, a ratos resulta algo cansino.

5/10
Huracán

1979 | Hurricane

El capitán Bruckner tiene el barco atracado en la isla de Bora Bora. Su joven hija va a visitarlo, lo que provocará más de un quebradero de cabeza a su padre. Y es que la chica inicia un idilio con uno de los nativos de la isla. La película está basada en una novela homónima de James Norman Hall y Charles Nordhoff, quienes antes habían escrito la obra que inspiró Rebelión a bordo.

4/10
Avalancha

1978 | Avalanche

Tras sonoros éxitos del cine catastrofista, como Aeropuerto y sus secuelas o El coloso en llamas, el actor Rock Hudson protagonizó otra nueva modalidad de "historia de personajes que han de sobrevivir ante los elementos". Acompaña al galán la actriz Mia Farrow (Hannah y sus hermanas). El resultado es pobre y falto de tensión. La aventura de supervivencia tiene lugar en este caso en una estación de invierno. Ahí, unos cuantos turistas quedarán atrapado por una inmensa avalancha de nieve.

3/10
Un día de boda

1978 | A Wedding

Una de las más conocidas películas corales de Altman, que incorporó algunas anécdotas que le habían ocurrido durante algunas de las bodas a las que asistió. Se rodó en una lujosa mansión de Illinois con complejos movimientos de cámara con los que aglutinar a tantos personajes moviéndose por la pantalla. Como su propio nombre indica, todo transcurre durante una ceremonia nupcial, primero en la iglesia y luego en el convite, donde suceden un montón de acontecimientos, principalmente centrados en la comedia y en cierta crítica social.  Por supuesto, lo más recordado de la cinta es su numeroso reparto que incluye a Geraldine Chaplin, Carol Burnett, Mia Farrow, Desi Arnaz Jr., Vittorio Gassman y Lillian Gish, entre otros.

5/10
Muerte en el Nilo

1978 | Death on the Nile

Fiel adaptación de la novela homónima de Agatha Christie, galardonada con un oscar al mejor vestuario, y que cuenta con un reparto estelar. Una millonaria se encapricha del novio de su mejor amiga y se casa con él. La luna de miel a bordo del "Karnak", un lujoso crucero que navega por el Nilo, termina con el asesinato de la millonaria. Estamos ante un nuevo caso del detective Hercules Poirot, que se desarrolla en un marco lujoso -un crucero- de modo similar a lo que ocurría en Asesinato en el Orient Express. Dirige el film John Guillermin, responsable del film catastrofista El coloso en llamas. El elenco de actores es verdaderamente extraordinario.

6/10
Escalofrío

1977 | Full Circle

Una mujer quedó traumatizada por la muerte de su hermana cuando era pequeña. A esto se va a sumar el traslado con un esposo con el que está infelizmente casado a una casa donde murió años atrás una niña, cuyo espíritu podría querer maldecir a la recién llegada. Película de terror con atmósfera envolvente, uno de los trabajos más tempranos tras las cámaras del polifacético Richard Loncraine. Protagoniza una Mia Farrow acostumbrada al terror psicológico tras brillar en La semilla del diablo con Roman Polanski, y está bien secundada por Keir Dullea.

5/10
El gran Gatsby

1974 | The Great Gatsby

La quintaesencia del cine romántico. Francis Ford Coppola –antes lo había intentado Truman Capote– adapta para Jack Clayton la mejor novela de Francis Scott Fitzgerald, cuya trama gira alrededor del misterioso Jay Gatsby, un tipo rico y sofisticado, que vive en una las mejores casas de la exclusiva Long Island neoyorquina. Todo el mundo se vuelve loco por ser invitado a una de sus fiestas: para las damas es un tipo atractivo, y para los caballeros el misterio de su fortuna y la rumorología lo hacen más interesante. Clayton atrapa esa atmósfera dorada y decadente típica que rodea a los personajes encumbrados, en los que se cumple a la letra aquello de "más dura será la caída", y en que el lujo y el fasto no pueden ocultar que, al final, lo que todos buscamos es amor; y Gatsby lo que desea es llamar la atención de la mujer que ama. Cada fotograma de esta particular encarnación del "sueño americano" está impregnado de nostalgia, de anhelo de felicidad o del paraíso perdido. Robert Redford se revela como la elección ideal para encarnar al enigmático Gatsby.

7/10
Doctor Casanova

1972 | Docteur Popaul

Adaptación de la novela 'Meutre à loisir', de Hubert Monteilhet. Una comedia negra sobre la figura del doctor Simay, un seductor impenitente que es en realidad un cínico en potencia, ya que suele decir que en una mujer sólo ve 'la belleza interior' aunque todas sus conquistas parecen indicar lo contrario. Todo cambiará cuando, por una apuesta, acaba en brazos de Christine, una parapléjica más bien fea. Sin embargo, el padre de la chica es un reputado médico y Simay cree que casarse con ella sería un buen espaldarazo para su carrera. Un gran éxito de taquilla que unía a una estrella americana como Mia Farrow con otra francesa tipo Belmondo y, en medio, a la italiana Laura Antonelli. Tan divertida como ocurrente, y cerca de la crítica social que siempre anda presente en el cine de Chabrol.

7/10
Terror ciego

1971 | Blind Terror

Mia Farrow interpreta a una bella joven que sufre un percance y cae de su caballo. Por esta causa, se queda ciega y muy traumatizada. Con el fin de ayudarla en su recuperación, es adoptada por sus tíos, que la trasladan a su casa de campo, donde esperan que se mejore en plena naturaleza. Allí empieza a acostumbrarse a su ceguera, y a sobreponerse psicológicamente. Todos sus adelantos se van al traste cuando, de manera fortuita, descubre un terrible asesinato. Entonces comienza una dramática lucha por la supervivencia, aterrorizada en su mundo de oscuridad. Una película de un grado de tensión que corta la respiración. El experto Richard Fleischer aprovecha bien sus bazas para crear una atmósfera inquietante y angustiosa. Gran especialista del cine de acción, hijo de Max Fleischer y sobrino de Dave Fleischer, creadores del personaje de dibujos animados Popeye. Sus grandes películas son Sábado trágico (1955), Los vikingos (1958), o Los invasores (1964). La Farrow lleva aquí al extremo su faceta terrorífica, que ya desarrolló en La semilla del diablo (1968).

5/10
Ceremonia secreta

1968 | Secret Ceremony

Leonora es una prostituta cuya hija murió cuando era muy pequeña. Un día, la joven Cenci la ve por la calle y cree que es su madre, a la cual no ve desde hace muchos años. Amablemente, le invita a instalarse en su casa de Londres y vivir juntas como si de madre e hija se tratasen. El caos y la decepción que baña sus vidas hará que ambas entren en una rueda de amargura muy difícil de salir. Una joven Mia Farrow interviene aquí tras haber rodado La semilla del diablo de Roman Polanski. Elizabeth Taylor no pasaba por un buen momento personal y sus continuos cambios físicos se hacían patentes en cada uno de sus papeles. De aquí en adelante, la elección de sus personajes no correspondían con la gran actriz que había sido, y los críticos y el público, empezaban a asistir al ocaso de una estrella.

4/10
Sentencia para un dandy

1968 | A Dandy in Aspic

La película que cierra la filmografía de Anthony Mann, de quien bien puede decirse que 'murió con las botas puestas', pues no llegó a terminar el rodaje. El cineasta se adentró en el género de espías al contar cómo Alexander Eberlin, un agente ruso infiltrado en los servicios secretos británicos, recibe un insólito encargo: eliminar al espía infiltrado, o sea, a sí mismo. Sus colegas le han confundido con su contacto en Londres, Pavel. Eberlin está metido en un buen lío, y en Berlín piensa en pasar al otro lado del Muro, mientras juega un juego del ratón y el gato donde él es un simple peón en manos de los rusos, en el que nada es lo que parece, y donde aparece una joven y frívola fotógrafa llamada Caroline paa enredar todavía más las cosas. Se trata de un film de Mann poco conocido, rodado con estilo, y que merecería mayor atención de la que le han prestado los estudiosos. El director juega con los ángulos de cámara, tiene un estupendo apoyo en la banda sonora de Quincy Jones, y el reparto, sobre todo Laurence Harvey, transmite esa frialdad que se supone a los profesionales del espionaje. El novelista Derek Marlowe adapta su propia novela, que subraya con ironía cómo los espías son puros instrumentos de los intereses de sus respectivos países. El final reserva varias sorpresas de buena ley.

6/10
La semilla del diablo

1968 | Rosemary's Baby

El joven matrimonio Woodhose, interpretado por Mia Farrow y John Cassavetes, alquila un espacioso apartamento en el viejo edificio Brandford, que tiene mala fama por una serie de sucesos ocurridos en el siglo pasado. Según se acomodan y arreglan su apartamento, la vida de los Woodhose es invadida por unos extraños vecinos, los Castevet. Una serie de misteriosos desastres comienzan a ocurrir a su alrededor. Esto lleva a la desesperación a Rosemary Woodhose, que trata de convencer a Guy, su marido, para que abandonen la casa. Una muchacha recogida por los Castevet se lanza sin motivo por una ventana, un actor que competía por un papel con Guy se queda ciego... Entretanto, Rosemary ha quedado embarazada, y los Castevet comienzan a tratarla con tanta solicitud que parece su propia hija. Rosemary está cada vez más extrañada, pero Guy parece verlo todo con normalidad. A medida que se acerca el día de su alumbramiento, Rosemary está más convencida de que los Castevet dirigen una secta diabólica que quiere arrebatarle a su hijo. El veterano productor William Castle compró los derechos de la novela "El bebé de Rosemary", de Ira Levin, que cae en manos del máximo dirigente de la Paramount, Robert Evans. Este encuentra en el prometedor Roman Polanski al director adecuado. Polanski era por entonces un joven judío polaco, admirado por El cuchillo en el agua (1962) y Repulsión (1965). Polanski construye una de las mejores películas de terror de todos los tiempos. Trata el tema del demonio con seriedad y sin efectismos. Narrada con gran habilidad, en un ambiente claustrofóbico que contagia al espectador de inmediato. No muestra el miedo explícitamente, sino que lo sugiere con mucha audacia. Al demonio sólo se le entrevé en algunos sueños de Rosemary, y en ningún momento se ve a su diabólico hijo. Una película imprescindible, emocionante y cautivadora, pero sólo recomendable para un público que sepa con lo que se va a encontrar.

6/10
Cañones en Batasi

1964 | Guns at Batasi

5/10
El capitán Jones

1959 | John Paul Jones

Producción de aventuras sin reparar en gastos, a cargo del especialista en el tema Samuel Bronston (55 días en Pekín, La caída del Imperio Romano...). Rodada en España, a todo color, y con un reparto repleto de rostros conocidos (Bette Davis como Catalina la Grande, Charles Coburn como Benjamin Franklin, Peter Cushing....), cuenta con una pujante banda sonora de Max Steiner repleta de marchas de acción. La historia es la de John Paul Jones, fundador de la flota naval norteamericana. Para conseguir revitalizarla tuvo que luchar contra los designios de su propio país, que por aquel entonces acababa de ganar la guerra de la Independencia a los ingleses. Sintiéndose rechazado, Paul se marchó incluso a Rusia para ayudar a la emperatriz a comandar sus navíos por el mar Negro.

6/10

Últimos tráilers y vídeos