IMG-LOGO

Biografía

Jia Zhang Ke

Jia Zhang Ke

50 años

Jia Zhang Ke

Nació el 24 de Mayo de 1970 en Fenyang, Shanxi, China

Premios: 1 Festival de Venecia

Ganador de 1 premio

Filmografía
La ceniza es el blanco más puro

2018 | Jiang hu er nü

Sensible retrato de una mujer de carácter, en dos tiempos, antes y después de su estancia en prisión, por defender y sacrificarse por el hombre que ama. Esta estructura la maneja con mano férrea el cineasta chino Jia Zhang Ke, director y guionista, que se beneficia del maravilloso trabajo que realiza su actriz principal y habitual de su cine, Zhao Tao, con la que está casado; ciertamente su complicidad es perfecta, como ya ocurriera previamente en títulos como Naturaleza muerta o Más allá de las montañas. Zhang Ke sabe dar a las dos partes de su film el tono adecuado, que se manifiesta también en las interpretaciones, y sin que el pase de una a otra se realice bruscamente. Al principio Qiao es una mujer hermosa y sofisticada, que se maneja con desparpajo ante su amado, el gángster Bin. Pero corren nuevos tiempos, y jóvenes violentos rechazan los modos de hacer de los mafiosos a la vieja usanza, invadiendo el territorio de Bin, e incluso atacándole directamente. Uno de estos enfrentamientos es el que da pie al ingreso carcelario de ella, y a su salida es una mujer distinta, con el rostro endurecido, despojada de todo maquillaje. Lo que sí se mantiene es su amor incondicional a Bin, pero puede que él no esté a la altura, tras su fachada criminal hay una personalidad nada segura de sí misma. El simbólico título que apela a la pureza del blanco de las cenizas, resulta muy apropiado para expresar esta idea.

7/10
Más allá de las montañas

2015 | Shan He Gu Ren

Película rodada en tres momentos, 1999, 2014 y 2025, donde el ancho de pantalla se va abriendo en cada tramo, supone toda una reflexión sobre el paso del tiempo, y las relaciones entre las personas y los lugares que habitan. Arranca la trama en la pequeña ciudad de Fenyang, donde Tao, empleada de un establecimiento de electrodomésticos, es pretendida por dos amigos, rivales amorosos: Liangzi, de modesta condición, entrañable, trabaja en una mina; y Zang, propietario de una gasolinera, egoísta y ambicioso, sueña con llegar socialmente a lo más alto. La elección por Tao de uno de los pretendientes marca los otros dos tramos del film, atravesados por un matrimonio roto y un hijo desubicado, falto de afectos, que no logra comunicarse con sus progenitores, incluso por cuestiones idiomáticas, y que trata de llenar el vacío maternal mediante una relación sentimental con una mujer mayor que él. Jia Zhang Ke prueba con este film la coherencia temática de sus películas. De modo que sigue abordando con sensibilidad y talento las enormes transformaciones que ha experimentado China, no sólo como pujante potencia económica, sino socialmente: las familias están saboreando algo parecido al desarraigo, el desencanto ante el atractivo del dólar pasa factura, las decisiones traen consigo consecuencias, las nuevas generaciones pagan parte del precio de esas decisiones. Y tales cuestiones se contemplan con melancolía exenta de amargura. La música, sobre todo dos canciones, apoyan bien el “mood” creado por Zhang Ke. Sabe utilizar bien el director elementos como el de las llaves de casa, que nadie debería perder, y vehículos como trenes, aviones y automóviles subrayan la idea de la vida como viaje. A veces hay que estar atento a planos breves aparentemente inconexos, como el del tigre enjaulado, o entender el significado de la invitación a una boda cubierta de polvo. Zhang Ke vuelve a trabajar con su esposa, Zhao Tao, estupenda como la mujer que se decide por uno de los dos amigos, para convertirlo en su marido. También dotan de matices a sus personajes Zhang Yi, como el tipo ambicioso, Liang Jing Dong, con su aire resignado, y Dong Zijang en la versión adulta del hijo. Al igual que el resto del reparto, la otra esposa, el hijo en versión infantil, la profesora de aires maternales –la veterana Sylvia Chang–.

8/10
Un toque de violencia (A Touch of Sin)

2013 | Tian zhu ding

Sorprendente película china de Jia Zhang Ke, sobre todo porque usa una violencia que recuerda a las cintas de artes marciales de Hong Kong, y al wuxia, y porque no la asociarías con el director de películas potentes pero reposadas y cercanas al documental como son Naturaleza muerta o Historias de Shanghai. Aunque sí hay una coincidencia argumental en la pretensión de tomar el pulso a la China contemporánea. Ganó el premio al mejor guión en Cannes. Un toque de violencia aúna cuatro historias de violencia –“de pecado” en el título en inglés, expresión quizá más precisa a nuestro entender–, de personajes que se rebelan ante la injusticia de un modo extremo, incluso recurriendo a la violencia. El director asegura haberse basado en historias reales leídas en los medios de comunicación, y sirven para entregar un mosaico de actitudes que muestran la extensión de la corrupción y los modos mafiosos en los cuatro puntos cardinales de la China comunista actual, de modales neocapitalistas. Con enorme fuerza visual, y una violencia a veces muy explícita, Jia Zhang Ke muestra la impotencia de varios personajes a la hora de afrontar dificultades varias, una presión creciente que les lleva a una reacción brutal. Violencia con armas, violencia con los puños, violencia afectiva, violencia sexual, e incluso la violencia de un accidente ferroviario sirven para plasmar en la pantalla una sociedad convulsa, con aspiraciones a liderar el mundo, pero con múltiples problemas que impiden respirar con libertad.

7/10
Historias de Shanghai

2010 | Hai shang chuan qi

Conocido por los cinéfilos especialmente por su film de ficción Naturaleza muerta, con la que ganó el León de Oro en Venecia en 2006, Jia Zhang Ke está considerado uno de los documentalistas chinos de mayor prestigio. En 2010, con motivo de la celebración de la Exposición Universal de Shanghai, el gobierno le encargó rodar un film sobre la ciudad. El título internacional, I Wish I Knew, hace referencia a un famoso tema musical de Chet Baker, que resuena en la banda sonora. Con una fotografía muy cuidada, Historias de Shanghai recopila entrevistas con 18 habitantes del lugar, entre los que se encuentran políticos, deportistas y otros individuos. Todos ellos recuerdan momentos dolorosos o emotivos vividos allí, como el asesinato del padre de uno de los entrevistados, vivencias de la guerra contra Japón, etc. Los testimonios están filmados con gran exquisitez en la composición fotográfica, en significativas localizaciones, que se combinan en el montaje con imágenes de películas rodadas en Shanghai. Gustará especialmente a los cinéfilos que sigan el cine chino, pues varios de los entrevistados son grandes figuras del mismo, como las actrices Wei Wei, Rebecca Pen y Barbara Fei y los realizadores Hou Hsiao Hsien y Wang Tung. Además, se rememora el rodaje de Chung Kuo - Cina, un documental del maestro europeo Michelangelo Antonioni. Un testigo de la filmación recuerda que a pesar de que Antonioni fue invitado por las autoridades, se calificó su trabajo de antichino. Historias de Shanghai juega en su contra el excesivo localismo de algunos pasajes, difíciles de situar para el público de fuera de China, o no experto en su historia. También se antoja excesivo el metraje, que supera las dos horas. Pero se trata de un material de evidente interés.

6/10
24 City

2008 | Er shi si cheng ji

Un curioso documental creativo, que sigue a tres generaciones de chinos, y la transformación del viejo sistema comunista en un peculiar capitalismo dictatorial de nuevo cuño. Lo hace prestando su atención a la Fábrica 420, situada en la ciudad de Sengdu, que en los años 50 se dedicaba a la industria aeronáutica con fines militares, y que va a ser desmantelada en la actualidad para hacer rascacielos y un hotel de lujo. Para explicar cómo se ha podido producir tan sorprendente cambio, el director de la llamada Sexta Generación Jia Zhang Ke (Naturaleza muerta) adopta un formato de falso documental, en que se incluyen entrevistas con distintos personajes que han trabajado en la fábrica, sus hijos, etc. De algún modo, podríamos decir que es como un En construcción a la china. Tales declaraciones vienen precedidas de versos de poetas nacionales y extranjeros, canciones y demás, y son interpretadas por actores muy competentes, entre los que destaca Joan Chen. Su historia, la de Pequeña Flor, mote que le ponen en la fábrica por parecerse al personaje de una película de... ¡Joan Chen! tiene su gracia, y sirve para subrayar el complejo de culpa por una pieza mal fabricada, causa de un accidente aéreo. Película de autor, de visionado arduo, resulta valiosa por el esfuerzo en explorar nuevos caminos de expresión artística.  

6/10
Cry Me a River

2008 | Heshang aiqing

Corto sencillo y melancólico de Jia Zhang Ke, muestra el reencuentro de cuatro universitarios nacidos en los setenta, diez años después de terminaran sus carreras. Brotan los recuerdos de los antiguos amores, que rememoran en sus conversaciones junto al río, al tiempo que saben que volverán a separarse hasta quién sabe cuándo. El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona ( CCCB ) encargó al director chino este film, presentado en Venecia en 2008. Lo respalda en la producción el estudioso de cine Jordi Balló.

4/10
Naturaleza muerta

2006 | Sanxia haoren

La China contemporánea. En torno al río Yangtsé se acometen las obras de construcción de la ambiciosa presa de las Tres Gargantas. Para ellos poblaciones enteras deben trasladarse, se realiza la demolición de edificios... La ciudad de Fengjie es una de las afectadas. En este contexto el minero Sanming intenta dar con su mujer y su hija, a las que no ha visto desde hace 16 años. Y en paralelo, la enfermera Shen Hong busca a su marido, del que se separó hace dos años. El film del cineasta chino Jia Zhang Ke fue premiado en 2006 con el León de Oro del Festival de Venecia. Con asumida parsinomia, que se diría paralela al de las aguas, elemento dominante del paisaje donde transcurre la narración, se muestran las gestiones de uno y otra para dar con sus seres queridos. Para un espectador occidental, faltan elementos que ayuden a entender el contexto social, cómo se han podido dar las situaciones extremas de alejamiento familiar que se nos narran, donde se habla de una esposa "comprada", por ejemplo. Zhank Ke habla de que la idea del film surgió al entrar "sin avisar en una casa". "Descubrí objetos cubiertos de polvo en una mesa de trabajo. De pronto, sentí como si el secreto de la vida acabara de caérseme encima. Los viejos muebles, los papeles en la mesa, las botellas en el alféizar de la ventana, los cuadros de la pared, cobraron un aire triste y melancólico. Una naturaleza muerta es una realidad que preferimos no ver. Aunque esté enmarcada por el tiempo, su silencio está lleno de los secretos de la vida." Impregna la película una atmósfera triste y cansada, como de inevitabilidad de las cosas, casi de "muerte en vida", aunque siempre queda un margen para la libertad, plasmada en la reunión o no que procuran los personajes. Hay algún momento para el humor –el personaje admirador del cine de Chow Yun-Fat, el paisaje del billete-, y escenas de intenso lirismo -el movil sonando, el baile, el puente iluminado–, dentro de un conjunto que apuesta por lo plomizo y realista.

6/10
La ceniza es el blanco más puro

2018 | Jiang hu er nü

Sensible retrato de una mujer de carácter, en dos tiempos, antes y después de su estancia en prisión, por defender y sacrificarse por el hombre que ama. Esta estructura la maneja con mano férrea el cineasta chino Jia Zhang Ke, director y guionista, que se beneficia del maravilloso trabajo que realiza su actriz principal y habitual de su cine, Zhao Tao, con la que está casado; ciertamente su complicidad es perfecta, como ya ocurriera previamente en títulos como Naturaleza muerta o Más allá de las montañas. Zhang Ke sabe dar a las dos partes de su film el tono adecuado, que se manifiesta también en las interpretaciones, y sin que el pase de una a otra se realice bruscamente. Al principio Qiao es una mujer hermosa y sofisticada, que se maneja con desparpajo ante su amado, el gángster Bin. Pero corren nuevos tiempos, y jóvenes violentos rechazan los modos de hacer de los mafiosos a la vieja usanza, invadiendo el territorio de Bin, e incluso atacándole directamente. Uno de estos enfrentamientos es el que da pie al ingreso carcelario de ella, y a su salida es una mujer distinta, con el rostro endurecido, despojada de todo maquillaje. Lo que sí se mantiene es su amor incondicional a Bin, pero puede que él no esté a la altura, tras su fachada criminal hay una personalidad nada segura de sí misma. El simbólico título que apela a la pureza del blanco de las cenizas, resulta muy apropiado para expresar esta idea.

7/10
Más allá de las montañas

2015 | Shan He Gu Ren

Película rodada en tres momentos, 1999, 2014 y 2025, donde el ancho de pantalla se va abriendo en cada tramo, supone toda una reflexión sobre el paso del tiempo, y las relaciones entre las personas y los lugares que habitan. Arranca la trama en la pequeña ciudad de Fenyang, donde Tao, empleada de un establecimiento de electrodomésticos, es pretendida por dos amigos, rivales amorosos: Liangzi, de modesta condición, entrañable, trabaja en una mina; y Zang, propietario de una gasolinera, egoísta y ambicioso, sueña con llegar socialmente a lo más alto. La elección por Tao de uno de los pretendientes marca los otros dos tramos del film, atravesados por un matrimonio roto y un hijo desubicado, falto de afectos, que no logra comunicarse con sus progenitores, incluso por cuestiones idiomáticas, y que trata de llenar el vacío maternal mediante una relación sentimental con una mujer mayor que él. Jia Zhang Ke prueba con este film la coherencia temática de sus películas. De modo que sigue abordando con sensibilidad y talento las enormes transformaciones que ha experimentado China, no sólo como pujante potencia económica, sino socialmente: las familias están saboreando algo parecido al desarraigo, el desencanto ante el atractivo del dólar pasa factura, las decisiones traen consigo consecuencias, las nuevas generaciones pagan parte del precio de esas decisiones. Y tales cuestiones se contemplan con melancolía exenta de amargura. La música, sobre todo dos canciones, apoyan bien el “mood” creado por Zhang Ke. Sabe utilizar bien el director elementos como el de las llaves de casa, que nadie debería perder, y vehículos como trenes, aviones y automóviles subrayan la idea de la vida como viaje. A veces hay que estar atento a planos breves aparentemente inconexos, como el del tigre enjaulado, o entender el significado de la invitación a una boda cubierta de polvo. Zhang Ke vuelve a trabajar con su esposa, Zhao Tao, estupenda como la mujer que se decide por uno de los dos amigos, para convertirlo en su marido. También dotan de matices a sus personajes Zhang Yi, como el tipo ambicioso, Liang Jing Dong, con su aire resignado, y Dong Zijang en la versión adulta del hijo. Al igual que el resto del reparto, la otra esposa, el hijo en versión infantil, la profesora de aires maternales –la veterana Sylvia Chang–.

8/10
Un toque de violencia (A Touch of Sin)

2013 | Tian zhu ding

Sorprendente película china de Jia Zhang Ke, sobre todo porque usa una violencia que recuerda a las cintas de artes marciales de Hong Kong, y al wuxia, y porque no la asociarías con el director de películas potentes pero reposadas y cercanas al documental como son Naturaleza muerta o Historias de Shanghai. Aunque sí hay una coincidencia argumental en la pretensión de tomar el pulso a la China contemporánea. Ganó el premio al mejor guión en Cannes. Un toque de violencia aúna cuatro historias de violencia –“de pecado” en el título en inglés, expresión quizá más precisa a nuestro entender–, de personajes que se rebelan ante la injusticia de un modo extremo, incluso recurriendo a la violencia. El director asegura haberse basado en historias reales leídas en los medios de comunicación, y sirven para entregar un mosaico de actitudes que muestran la extensión de la corrupción y los modos mafiosos en los cuatro puntos cardinales de la China comunista actual, de modales neocapitalistas. Con enorme fuerza visual, y una violencia a veces muy explícita, Jia Zhang Ke muestra la impotencia de varios personajes a la hora de afrontar dificultades varias, una presión creciente que les lleva a una reacción brutal. Violencia con armas, violencia con los puños, violencia afectiva, violencia sexual, e incluso la violencia de un accidente ferroviario sirven para plasmar en la pantalla una sociedad convulsa, con aspiraciones a liderar el mundo, pero con múltiples problemas que impiden respirar con libertad.

7/10
Historias de Shanghai

2010 | Hai shang chuan qi

Conocido por los cinéfilos especialmente por su film de ficción Naturaleza muerta, con la que ganó el León de Oro en Venecia en 2006, Jia Zhang Ke está considerado uno de los documentalistas chinos de mayor prestigio. En 2010, con motivo de la celebración de la Exposición Universal de Shanghai, el gobierno le encargó rodar un film sobre la ciudad. El título internacional, I Wish I Knew, hace referencia a un famoso tema musical de Chet Baker, que resuena en la banda sonora. Con una fotografía muy cuidada, Historias de Shanghai recopila entrevistas con 18 habitantes del lugar, entre los que se encuentran políticos, deportistas y otros individuos. Todos ellos recuerdan momentos dolorosos o emotivos vividos allí, como el asesinato del padre de uno de los entrevistados, vivencias de la guerra contra Japón, etc. Los testimonios están filmados con gran exquisitez en la composición fotográfica, en significativas localizaciones, que se combinan en el montaje con imágenes de películas rodadas en Shanghai. Gustará especialmente a los cinéfilos que sigan el cine chino, pues varios de los entrevistados son grandes figuras del mismo, como las actrices Wei Wei, Rebecca Pen y Barbara Fei y los realizadores Hou Hsiao Hsien y Wang Tung. Además, se rememora el rodaje de Chung Kuo - Cina, un documental del maestro europeo Michelangelo Antonioni. Un testigo de la filmación recuerda que a pesar de que Antonioni fue invitado por las autoridades, se calificó su trabajo de antichino. Historias de Shanghai juega en su contra el excesivo localismo de algunos pasajes, difíciles de situar para el público de fuera de China, o no experto en su historia. También se antoja excesivo el metraje, que supera las dos horas. Pero se trata de un material de evidente interés.

6/10
24 City

2008 | Er shi si cheng ji

Un curioso documental creativo, que sigue a tres generaciones de chinos, y la transformación del viejo sistema comunista en un peculiar capitalismo dictatorial de nuevo cuño. Lo hace prestando su atención a la Fábrica 420, situada en la ciudad de Sengdu, que en los años 50 se dedicaba a la industria aeronáutica con fines militares, y que va a ser desmantelada en la actualidad para hacer rascacielos y un hotel de lujo. Para explicar cómo se ha podido producir tan sorprendente cambio, el director de la llamada Sexta Generación Jia Zhang Ke (Naturaleza muerta) adopta un formato de falso documental, en que se incluyen entrevistas con distintos personajes que han trabajado en la fábrica, sus hijos, etc. De algún modo, podríamos decir que es como un En construcción a la china. Tales declaraciones vienen precedidas de versos de poetas nacionales y extranjeros, canciones y demás, y son interpretadas por actores muy competentes, entre los que destaca Joan Chen. Su historia, la de Pequeña Flor, mote que le ponen en la fábrica por parecerse al personaje de una película de... ¡Joan Chen! tiene su gracia, y sirve para subrayar el complejo de culpa por una pieza mal fabricada, causa de un accidente aéreo. Película de autor, de visionado arduo, resulta valiosa por el esfuerzo en explorar nuevos caminos de expresión artística.  

6/10
Cry Me a River

2008 | Heshang aiqing

Corto sencillo y melancólico de Jia Zhang Ke, muestra el reencuentro de cuatro universitarios nacidos en los setenta, diez años después de terminaran sus carreras. Brotan los recuerdos de los antiguos amores, que rememoran en sus conversaciones junto al río, al tiempo que saben que volverán a separarse hasta quién sabe cuándo. El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona ( CCCB ) encargó al director chino este film, presentado en Venecia en 2008. Lo respalda en la producción el estudioso de cine Jordi Balló.

4/10
Naturaleza muerta

2006 | Sanxia haoren

La China contemporánea. En torno al río Yangtsé se acometen las obras de construcción de la ambiciosa presa de las Tres Gargantas. Para ellos poblaciones enteras deben trasladarse, se realiza la demolición de edificios... La ciudad de Fengjie es una de las afectadas. En este contexto el minero Sanming intenta dar con su mujer y su hija, a las que no ha visto desde hace 16 años. Y en paralelo, la enfermera Shen Hong busca a su marido, del que se separó hace dos años. El film del cineasta chino Jia Zhang Ke fue premiado en 2006 con el León de Oro del Festival de Venecia. Con asumida parsinomia, que se diría paralela al de las aguas, elemento dominante del paisaje donde transcurre la narración, se muestran las gestiones de uno y otra para dar con sus seres queridos. Para un espectador occidental, faltan elementos que ayuden a entender el contexto social, cómo se han podido dar las situaciones extremas de alejamiento familiar que se nos narran, donde se habla de una esposa "comprada", por ejemplo. Zhank Ke habla de que la idea del film surgió al entrar "sin avisar en una casa". "Descubrí objetos cubiertos de polvo en una mesa de trabajo. De pronto, sentí como si el secreto de la vida acabara de caérseme encima. Los viejos muebles, los papeles en la mesa, las botellas en el alféizar de la ventana, los cuadros de la pared, cobraron un aire triste y melancólico. Una naturaleza muerta es una realidad que preferimos no ver. Aunque esté enmarcada por el tiempo, su silencio está lleno de los secretos de la vida." Impregna la película una atmósfera triste y cansada, como de inevitabilidad de las cosas, casi de "muerte en vida", aunque siempre queda un margen para la libertad, plasmada en la reunión o no que procuran los personajes. Hay algún momento para el humor –el personaje admirador del cine de Chow Yun-Fat, el paisaje del billete-, y escenas de intenso lirismo -el movil sonando, el baile, el puente iluminado–, dentro de un conjunto que apuesta por lo plomizo y realista.

6/10

Últimos tráilers y vídeos