IMG-LOGO

Biografía

Joel Kinnaman

Joel Kinnaman

40 años

Joel Kinnaman

Nació el 25 de Noviembre de 1979 en Estocolmo, Suecia
Filmografía
Wallenberg

2020 | Wallenberg

Cuenta la increíble pero cierta historia de Raoul Wallenberg, el héroe que se enfrentó a Adolf Eichmann, salvando a más de cien mil personas durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, justo antes de desaparecer de forma inexplicable. A pesar de su trágico final, su legado sigue vivo a través de los descendientes de aquellos a los que salvó la vida.

Three Seconds

2019 | The Informer

Hanna

2019 | Hanna | Serie TV

Año 2003, algún lugar remoto de Rumanía. Una intrépida pareja orquesta un plan en la noche para irrumpir en las instalaciones de lo que parece un hospital, y llevar a una niña recién nacida, su hija. Descubiertos sufren una persecución a resultas de la cual la madre muere. Años después la adolescente Hanna vive aislada con su padre Erik en un remoto bosque, donde le ha enseñado prácticas de supervivencia y autodefensa. Pero vivir así no es natural, ella siente necesidad de saber qué hay más allá de los confines de lo que ha sido su hogar, relacionarse con otras personas, descubrir un amor más allá del filial, tener amigos. Y su padre nunca ha sido claro acerca de por qué hay una gente “mala” que quiere matarles. David Farr, que firmó con Seth Lochhead el guión de Hanna, entretenida película dirigida por el eficaz Joe Wright, expande la idea de ese film con una serie que ayuda a profundizar en los temas planteados, a la vez que ofrece un dinámico thriller, repleto de espectacular acción. Se mantiene la idea de organización secreta que manipula genéticamente a personas por nacer, para mejorar sus aptitudes y convertirlas en potenciales agentes y soldados terriblemente letales. Y se ahonda sobre todo en las necesidades afectivas y de pertenencia a una familia y a una comunidad. A tal efecto funciona muy bien la relación que Hanna establece con una chica de su edad, Sophie, de vacaciones en Marruecos con su familia, que presenta rasgos de desestructuración; lo que invita a preguntarse en qué familia hay más problemas, en la extrañísima de Hanna, con padre taciturno que desvela poco a la joven de su pasado a la vez que le proporciona una peculiar educación, o la de Sophie, con padres que se pelean constantemente e chica adolescente que va a su aire, con ganas de fiesta, ligues e insatisfacción contante. La desconocida Esme Creed-Miles toma el relevo de Saoirse Ronan como chica de aspecto frágil e inofensivo, pero que demuestra poder cuidarse ella solita tras la preparación recibida de su padre, mientras que Mireille Enos y Joel Kinnaman son los que asumen los roles que Cate Blanchett y Eric Bana hacían en el original.

7/10
Altered Carbon

2018 | Altered Carbon | Serie TV

Archipublicitada serie de Netflix con Laeta Kalogridis de showrunner, que adapta una novela futurista ciberpunk, obra de Richard Morgan. Deudora de Blade Runner en su planteamiento de cine negro en un mundo distópico, donde el alma o la conciencia puede conservarse digitalmente y ser descargada en distintos cuerpos o fundas desechables. De modo que se ha conseguido algo parecido a la inmortalidad, aunque la destrucción de la batería de la conciencia situada en la nuca sí podría acabar con la vida de una persona. Un planteamiento que rechazan los neocatólicos, pues esta práctica no supondría aceptar la muerte como algo natural que a todos llega, y obliga a repensar conceptos como la eternidad y la resurrección. Con este planteamiento seguimos la pista al mercenario Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman), que ha dormido en una prisión durante años, a modo de limbo, hasta ser despertado por los requerimientos del poderoso millonario Laurens Bancroft (James Purefoy), que ha vivido cientos de años -ha utilizado siempre la misma funda, gracias a una costosa clonación de sí mismo, no al alcance de todas las fortunas- quiere que averigüe quién ha intentado matarle. Reticente a aceptar tal encargo, y con la mirada poco amistosa de la agente de policía Kristin Ortega (Martha Higareda), la perspectiva de volver a estar “dormido” no le seduce, de modo que llevará finalmente el caso. Se trata de una vistosa y cara producción, con una imaginería que remite a la citada Blade Runner, con sus neones y retrato de una urbe depravada, o a El resplandor de Stanley Kubrick en los pasajes del hotel y su cibernético gerente, e incluso a Twin Peaks. Sólo que aquí se carga la mano en ese dibujo de una sociedad deshumanizada, cuerpos y espíritus degradados, un revoltijo de abundante sexo y violencia francamente desagradables. Además, cuesta empatizar con los personajes, el cinismo de Kovacs, típico de la serie negra, está completamente exacerbado, y sólo cuando avanza la relación, y conocemos algo de su pasado en otra funda oriental, podemos atisbar algo de la persona. Pero hasta entonces el viaje es demasiado largo, con un erotismo desmadrado y gratuito, y una antropología y concepción del ser humano muy superficial, incluida la inclusión de los neocatólicos, a modo de fundamentalistas. No se aprovechan además las posibilidades de una trama detectivesca con mujer fatal, policía que podría ser una buena amiga y peligros mil, todo resulta demasiado frío y poco atractivo.

5/10
House of Cards (5ª temporada)

2017 | House of Cards | Serie TV

Continúan las intrigas políticas de Frank y Claire Underwood para copar el poder en Washington, cada vez más parecidos al referente shakespereano del matrimonio Macbeth. Están muy próximas las elecciones presidenciales en que Frank debería revalidar un cargo que consiguió desde el bando demócrata en circunstancias más que dudosas, y con su esposa Claire como compañera de ticket aspirante a ocupar la vicepresidencia y no limitarse a ser la primera dama. Pero el republicano Will Conway, que tiene un pasado de héroe de guerra y es mucho más joven y padre de familia, es un poderoso rival. Además pesa el modo en que el presidente Underwood gestionó una crisis de secuestro en que un ciudadano americano fue decapitado a manos yihadistas. Decidido a conservar el mandato presidencial al precio que sea, Frank juega a la guerra sucia, además de manejar la carta del miedo para limitar el poder de los gobernadores, y ahuyentar de las urnas a los votantes m´s conservadores. La quinta temporada de House of Cards, que ha desarrollado antes con brillantez Beau Willimon, ahora desmarcado para acometer nuevos proyectos, mantiene de la mano de Melissa James Gibson y Frank Pugliese el nivel de las predecesoras, pero con una intención de elevar el nivel de intrigas y manipulación del matrimonio protagonista y su equipo, azuzada por el fenómeno "presidente Trump", que de alguna manera confirma aquello de que la realidad siempre supera a la ficción. De modo que siguen las intrigas en la sombra, mostrando el contraste entre un presidente que ya peina muchas canas, es de otra generación, y un adversario que usa hábilmente las nuevas tecnologías –su sesión de preguntas directas con el público durante horas via internet–, y que podría tener un punto flaco que no acaba de aflorar. En esta nueva entrega se prueba que hay capacidad sobrada para mostrar el modo en que actúan unas mentes retorcidas, que en algún caso, Doug Stamper, podrían estar tocando fondo. También la idea "marca de fábrica" de que Frank (el gran Kevin Spacey) se dirija directamente al espectador tiene nuevos momentos de originalidad, como en la reunión con los gobernadores, o con la que gente que se manifiesta a las puertas de la Casa Blanca, lo que tiene su mérito, la fórmula siempre apuntaba al riesgo de convertirse en lastre, Nombrar al reparto habitual y decir lo bien que lo hace cada uno, incluida con Robin Wright repitiendo como directora de un par de capítulos, se antoja un ejercicio innecesario. Sí conviene señalar alguna incorporación de relumbrón, como la de Patricia Clarkson.

7/10
House of Cards (4ª temporada)

2016 | House of Cards | Serie TV

Cuarta temporada de esta serie de lucha por el poder a toda costa, que alcanza su momento más álgido. Porque ciertamente y gracias a sus intrigas el vicepresidente Frank Underwood ha accedido a la presidencia de los Estados Unidos, tras implicar en un escándalo al anterior mandatario, pero al precio de la ruptura con su esposa y nueva primera dama, Claire, aunque la opinión pública no sea aún consciente de ello. De modo que en campaña para su reelección, donde la situación política con la crisis del petróleo y los roces con Rusia no ayudan demasiado, se suman las piedras que le va poniendo en el camino su propia mujer, que siguiendo sus propias aspiraciones políticas pretende presentarse al Congreso en Texas; decisión que coincide con la noticia de que su madre, con la que apenas se habla, padece un cáncer bastante avanzado. Beau Willimon vuelve a demostrar destreza para desarrollar las posibilidades que ofrece el lado más oscuro de la Casa Blanca. Aquí la novedad es que lo que había sido un frente unido, Francis y Claire, se ha quebrado, con lo que la lucha por el poder en su vertiente más maquiavélica, es también una pelea entre ellos, las desavenencias conyugales y políticas se confunden, es todo lo mismo. A esto se suman nuevos personajes –la madre enferma, amargada e intrigante, encarnada por Ellen Burstyn; o la jefa de campaña de Claire, Neve Campbell–, subtramas bien pensadas como la crisis rusa, y puntos de giro inesperados que no deberíamos desvelar, pero que complican la vida, nunca mejor dicho, al presidente. La trama atrapa, y aunque se presta humanidad a los personajes, de nuevo la apuesta es convertir a todos en ambiciosos y resentidos ávidos de poder y venganza, cada uno a su modo, nadie resulta medianamente positivo o atractivo, sólo cabe admirar el ingenio de unos y otros a la hora de urdir artimañas para conservar lo logrado, tapar escándalos o alcanzar ciertas metas, ya sea el comandante en jefe Kevin Spacey –que en esta temporada habla menos al espectador–, la primera dama Robin Wright –que vuelve a dirigir varios episodios–, o el astuto jefe de gabinete Michael Kelly, por citar a los principales.

7/10
Escuadrón suicida

2016 | Suicide Squad

Amanda Waller, oficial de Inteligencia de Estados Unidos, logra que el gobierno le dé luz verde para formar un equipo a base de supervillanos encarcelados, que pueda hacer frente a terribles amenazas metahumanas, a cambio de una reducción de su condena. Reclutará al asesino a sueldo Deadshot, la psiquiatra enamorada de El Joker Harley Quinn, el monstruoso  reptiliano Killer Croc, el delincuente australiano Bumerang, la experta en artes marciales Katana, el maestro en el uso de cuerdas Slipknot, el pirokinético El Diablo, y la arqueóloga June Moone, que ha sido poseída por el espíritu de una hechicera. Todos estarán coordinados por el novio de esta última, el experto militar Rick Flag. A Moone le encargan enfrentarse a una horda de monstruos que aparecen en una estación de metro de Midway City, pero ésta aprovecha para convertirse en la jefa de todos, y traer de vuelta a la Tierra a Incubus, su malévolo hermano. Sus compañeros tendrán que hacerles frente. Robert Kaniger y Ross Andru crearon en 1959 el cómic en que se basa Escuadrón Suicida, que desde entonces ha sido reinventado una y otra vez por la editorial DC. Su concepto, cercano al de Doce del patíbulo, aporta frescura en pleno aluvión de caras producciones de superhéroes. Le toca llevar a estos personajes a la pantalla a David Ayer, guionista de Training Day, y director de títulos como Sin tregua, y Corazones de acero, que también se ha ocupado del libreto. Le va que ni pintado el proyecto, pues hasta ahora todos sus trabajos han ido en torno a la camaradería, y la línea difusa que separa el bien del mal. La trama enlaza con El hombre de acero y Batman v. Superman, el amanecer de la Justicia, con los que construye una red de films inspirada por las adaptaciones de personajes de Marvel. El proyecto ha sufrido numerosos problemas de producción, pues Ayer tuvo que empezar el rodaje con poco tiempo para pulir el guión, y puesto que los primeros test del film con espectadores dieron resultados negativos, se realizaron diversos remontajes. Así las cosas, no resulta extraño que Escuadrón Suicida tenga algunos defectos, sobre todo que sólo estén bien definidos dos de los personajes centrales, Deadshot y Harley Quinn, encarnados por los inspirados Will Smith y Margot Robbie. Pero otros se quedan a medio hacer, algunos, como Katana y Bumerang están totalmente desdibujados, explicados con un par de frases, y uno de ellos Slipknot, podría haberse eliminado sin que nadie le echara en falta. El argumento puede resultar algo confuso por la acumulación de giros (¿quién controla a la Hechicera y por que se escapa?), y se apuntan críticas a la labor encubierta de la CIA que no acaban de estar bien desarrolladas. Por otro lado, Jared Leto se lleva a su terreno al Joker, logrando que el espectador no se acuerde del magistral trabajo de Heath Ledger en la piel del personaje, pero sus apariciones secundarias amenazan con robar el film, al igual que la mínima presencia de Ben Affleck como Batman. A pesar de todo, queda un notable espectáculo que no aburre en ningún momento, pues los espectadores no podrán apartar la mirada. Sus reflexiones sobre la redención humanizan a unos personajes con los que a priori resulta difícil empatizar, por ejemplo en la escena en la que éstos discuten en un bar el camino que tomarán, que logra dramatismo. Además, aporta algunos golpes de humor que hasta ahora brillaban por su ausencia en las adaptaciones de comics de DC, tiene el ritmo adecuado, y una banda sonora a base de éxitos de rock (“House of the Rising Sun”, de The Animals, “Gangsta”, de Kehlani) que encaja muy bien con el tono oscuro del film. Conviene quedarse a ver los títulos de crédito, pues incluyen enseguida una secuencia con Ben Affleck y Viola Davis importante para la continuidad cinematográfica del universo DC.

6/10
Edge of Winter

2016 | Edge of Winter

El niño 44

2015 | Child 44

Año 1953. El agente secreto de la policía soviética Leo Demidov investiga la muerte de su ahijado, arrojado a las vías del tren. Todo apunta a que el culpable está también relacionado con los asesinatos de otros niños, pero en su departamento nadie quiere que continúe indagando, la idea es cerrar pronto el caso buscando una explicación peregrina. Además, Demidov tendrá que defender a su esposa, Raisa, acusada de traidora, lo que provoca que ambos sean exiliados a provincias, sin posibilidad de volver a Moscú. Juntos no cejarán en su empeño por capturar al psicópata. El sueco Daniel Espinosa triunfó a nivel internacional con Dinero fácil, lo que le dio la oportunidad de demostrar ampliamente su talento para rodar en inglés con El invitado. El británico Ridley Scott le produce El niño 44, adaptación de la primera novela de Tom Rob Smith, que alcanzó el éxito internacional cuando se publicó en 2008. A su vez, se basaba libremente en la historia real del asesino en serie ruso Andréi Chikatilo, que entre los 70 y los 90 asesinó a 52 personas, la mayoría niños. Aquí la acción ha sido trasladada dos décadas atrás, para hablar del estalinismo más duro. Sus horribles crímenes dieron lugar al notable film Citizen X, con Stephen Rea, Donald Sutherland y Max von Sydow. Cuenta como guionista con Richard Price, autor de títulos como El color del dinero, y varios de los mejores episodios de The Wire (Bajo escucha), que desarrolla con corrección la historia, mientras que el citado Espinosa logra una ambientación tan oscura e inquietante como efectiva. El niño 44 recuerda en cierto sentido a La noche de los generales, que también trataba sobre la búsqueda de justicia en medio del horror totalitarista. Pero pone los pelos de punta al pisar su propio terreno, pues aborda una realidad poco tratada por el cine: en la 'utopía' comunista no podía haber asesinos en serie. Se suponía que eran un producto del decadente sistema capitalista, por lo que cuando ocurrían de verdad se ocultaban. El niño 44 cuenta también el desencanto histórico ante el comunismo. El británico Tom Hardy aporta su habitual brillantez interpretativa a su personaje, un héroe de la Segunda Guerra Mundial que sufrirá en sus carnes la verdadera naturaleza del régimen. Le acompaña una correcta Noomi Rapace, que sin estar a su mejor nivel, resulta convincente, y secundarios de probada eficacia, como Gary Oldman, en la piel de un oficial, Vincent Cassell, un oscuro superior del protagonista, y Joel Kinnaman, su principal rival, que representa lo peor de la idiosincrasia bolchevique.

6/10
Una noche para sobrevivir

2015 | Run All Night

El maduro gángster Jimmy, "El Sepulturero' lleva décadas al servicio de Sean Maguire, líder de un clan mafioso, pero se ha refugiado en el alcohol, hastiado sobre todo porque su hijo trata de llevar una vida honrada como chófer y no le habla. Se verá obligado a ayudarle cuando el chico tiene la mala suerte de convertirse en testigo de una matanza orquestada por el desastroso e impulsivo hijo de Maguire. Tercer trabajo conjunto del realizador español Jaume Collet-Serra y el actor norirlandés Liam Neeson. Una noche para sobrevivir parte de un guión quizás no excesivamente original, pero bien tramado de Brad Ingelsby (Out of the Furnace). Quizás los personajes y algunas situaciones sobre el papel pudieran ser un poco de cómic vacuo, pero el reparto realiza una buena labor, especialmente Neeson, que consigue hacer olvidar que su personaje pasa de borrachín patético a recuperado superasesino en pocos segundos. No está del todo bien escogido Joel Kinnaman, con escasa química con su padre en la ficción, Neeson, pero en general el film cuenta con sólidos secundarios como Ed Harris, que defiende bien al antagonista de la función, y Vincent D'Onofrio, como policía que trata de que la justicia prevalezca. Tiene un brillante futuro la joven Génesis Rodríguez, aunque su personaje es muy breve, al igual que el del veteranísimo Nick Nolte, sin acreditar, pero que brilla en su única secuencia como hermano y tío de los protagonistas. Tiene mérito Collet-Serra, que sabe crear secuencias con cierta entidad dramática, y rueda muy bien la acción, sobre todo las persecuciones de coches. No se queda en el mero espectáculo pirotécnico, sino que obtiene cierta fuerza dramática, por los conflictos paternofiliales a dos bandas.

6/10
Knight of Cups

2015 | Knight of Cups

RoboCop

2014 | RoboCop

José Padilha, brasileño que se prodiga en el documental, se ha labrado un sólido prestigio internacional con sus dos únicos filmes de ficción, Tropa de elite, y su secuela, estrenada directamente en DVD en España, a pesar de las buenas críticas cosechadas. Hollywood se ha fijado en él, contratándole para ocuparse del remake de RoboCop, el exitoso film de ciencia ficción de Paul Verhoeven. El argumento de RoboCop parte del mismo esquema que su predecesor. 2028. Estados Unidos provee a todos los países de robots capaces de reemplazar a soldados y policías. Pero éstos están prohibidos en el interior del país. La corporación que los diseña, presidida por Raymond Sellars, tratará de influir en el Senado mediante el último trabajo del doctor Norton, que ha construído un híbrido de máquina y humano, para devolverle la vida a Alex Murphy, policía y padre de familia gravemente herido en un atentado. Padilha ha sido una elección acertada, pues imprime a las secuencias de acción un aire cercano al documental que las dota de enorme realismo. Su integración naturalista de los logrados e impactantes efectos especiales recuerda a District 9 y Elysium, del sudafricano Neill Blomkamp. Imprime además un ritmo ágil, sólo roto por alguna caída de ritmo, y logra la necesaria espectacularidad, A diferencia de otros directores que pretenden exhibir demasiado la sofisticada técnica de que disponen, el cineasta la pone al servicio de la narración, y logra resultados impactantes, especialmente en la secuencia –posiblemente la mejor del film– en la que el protagonista se enfrenta a lo que queda de humano en él, después de que le retiren la parte robótica. El guionista Josh Zetumer, debutante aunque ha colaborado sin aparecer en los créditos en Quantum of Solace y La hora más oscura, introduce numerosas diferencias menores con el original (se desplaza en moto, tiene un compañero masculino, etc.), y algunas significativas como una mayor presencia de la esposa y el hijo del protagonista, lo que contribuye a humanizarle. Pero el mayor acierto del libreto de este RoboCop consiste en actualizar la trama, aportando elementos para la reflexión de temas candentes, por ejemplo con los paralelismos de la trama con el uso militar de drones y máquinas. También reabre el debate de la renuncia a la libertad en beneficio de la seguridad, habla de la esencia del ser humano, y reivindica la necesidad de que sean las personas las que tomen las decisiones. Además, mantiene cuestiones ya presentes en el original, como la corrupción, y la avaricia que puede llevar por el mal camino a las grandes corporaciones. El sueco Joel Kinnaman, conocido por The Killing, realiza un notable trabajo en el rol principal. No es el único acierto total del reparto, que cuenta como inventor de RoboCop con un eficaz Gary Oldman que en los últimos tiempos se ha propuesto demostrar que también puede interpretar a personajes honestos, el siempre inquietante Jackie Earle Haley en el papel de uno de los villanos, una Abbie Cornish estupenda como desconsolada esposa, y unos exagerados pero bien elegidos Samuel L. Jackson –un locutor televisivo– y Michael Keaton –el CEO de la megacorporación–.

6/10
The Killing (serie, 3ª temporada)

2013 | The Killing | Serie TV

Sarah Linden (Mireille Enos; Guerra Mundial Z) ha dejado su puesto como detective y trabaja como vigilante de seguridad. Por su parte, Stephen Holder (Joel Kinnaman) ha ido adquiriendo cada vez más responsabilidades dentro del departamento de policía. Los destinos de ambos se volverán a cruzar tras descubrir una serie de horribles asesinatos, que parecen estar conectados con un caso que llegó a obsesionar a Linden hace varios años. La agente tendrá que rememorar episodios traumáticos de su vida que creía haber dejado atrás.

El invitado

2012 | Safe House

Tobin Frost, un antiguo agente de la CIA vendido en la actualidad al mejor postor, ve peligrar su vida en medio de una operación de alto riesgo, hasta el punto de pedir asilo en la embajada de Estados Unidos en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Será trasladado para su interrogatorio a una de las “casas seguras” en la ciudad, de la que se ocupa el novato agente Matt Weston. Pero se ve que “el invitado” molesta a gente poderosa, pues el refugio es asaltado, y Matt no tiene más remedio que huir con el prisionero y vagar de aquí para allá mientras espera instrucciones de sus superiores sobre el modo de proceder con el espía traidor. Irregular película trepidante de espionaje, con nombres desconocidos en el guión y la dirección, los prometedores (al menos para los estudios de Hollywood) David Guggenheim y Daniel Espinosa. Entretenida sin duda, el film cuenta con dos buenos actores protagonistas, Denzel Washington y Ryan Reynolds, más una pléyade de eficaces secundarios a los que les falta un poco más de cancha (Vera Farmiga, Brendan Gleeson, Sam Shepard, Rubén Blades, Robert Patrick). La película juega con el clásico esquema de “veterano-principiante”, “guardián-prisionero”, donde a veces se cambian las tornas, más el telón de fondo de unos turbios servicios secretos con oscuras cuestiones que ocultar y una absoluta falta de principios. Todo suena a visto, y muchos modos de hacer avanzar la trama son clichés muy previsibles –traiciones, complicidad con los medios de comunicación...–; y un detalle como situar la trama en Sudáfrica no aporta nada, la acción podía transcurrir en cualquier otra parte. Además el montaje del arranque y algunas escenas de acción, aunque sean muy dinámicas y dejen al espectador sin resuello, resultan un tanto confusas.

5/10
The Killing (serie, 2ª temporada)

2012 | The Killing | Serie TV

En Seattle no sale el sol. No lo ha hecho desde que se tuvo noticia de la desaparición de la joven Rosie Larsen tras una fiesta en el instituto al que acudía. Desde el primer momento la detective Sarah Linden, junto a su ayudante Holder, se han encargado de las pesquisas policiales que apuntan en varias y opuestas direcciones. Tras una primera temporada que concluyó con el concejal Richmond acusado del asesinato de la joven, la segunda arranca con importantes novedades. Richmond es víctima de un tiroteo por parte de un allegado de la familia Larsen; la detective Linden decide abandonar el caso y mudarse a otra ciudad junto a su hijo; la madre de Rosie se fuga de casa y el padre tiene que luchar por encontrar al verdadero asesino de su hija y mantener a sus hijos alejados de los focos de la prensa y del acoso de alguien que pretende como mínimo asustarles. Se trata de un remake de una serie danesa, que goza al igual que la original del beneplácito de la crítica y del público. Por muchos motivos. El argumento es uno de ellos. La historia puede recordar a la narrada por la mítica Twin Peaks de David Lynch, a finales de los 80, sobre el asesinato de una joven en extrañas circunstancias. Y es que en este caso, como en aquél, las pesquisas policiales y las consecuencias del asesinato son mucho más importantes para la serie que la recreación del mismo hecho luctuoso. El fatal final de Rosie Larsen afecta a una familia destrozada, a los policías que se encargan de su caso (sus vidas se desmoronan por la magnitud del caso) y a todos aquellos que la conocían, especialmente a uno de los principales sospechosos, el concejal Richmond. Todo esto en un Seattle casi en penumbra, en el que la noche se apodera de las escenas, en medio de la lluvia, emergiendo rasgos distintivos del mejor cine negro. Fría, en ocasiones justificadamente lenta, plagada de personajes complejos con muchos problemas personales y totalmente creíbles, bien caracterizados, especialmente el de Sarah Linden interpretado por la convincente Mireille Enos. The Killing es un soplo de aire fresco que renueva el género policíaco acercándolo a las novelas y las películas clásicas con personajes atormentados y ambientes desoladores.

7/10
Dinero fácil II

2012 | Snabba cash II

Lola Versus

2012 | Lola Versus

Lola tiene 29 años y vive con su novio Luke. Sin embargo, cuando poco antes de la boda, Luke se echa atrás, Lola caerá en un tremendo estado de confusión. Irá entonces dando tumbos afectivos, con su amigo Henry (mejor amigo de Luke), un tipo que encuentra en un bar, etc., mientras recibe el apoyo de su amiga Alice y de sus padres. Film con vitola de independiente que acaba dando un poco menos de lo que promete. Responden la historia y los personajes a una visión muy postmoderna de la vida, con urbanitas neoyorquinos que parlotean y parlotean sobre el amor, en un intento de huir de la soledad, pero que en el fondo no saben vivir con una mínima hondura sus relaciones. La película tiene algo de los filmes de Woody Allen, sobre todo por la neurótica protagonista, la frescura de los diálogos y la inclusión de la cínica y humorísta amiga de Lola, Alice (interpretada por la coguionista Zoe Lister Jones), una artista, joven y deslenguada. La actriz Greta Gerwig hace un buen trabajo.

4/10
La hora más oscura

2011 | The Darkest Hour

Segundo trabajo como realizador de Chris Gorak, que dirigió la poco conocida En la puerta de casa, y anteriormente había sido director artístico de títulos como El club de la lucha y El hombre que nunca estuvo allí. Cuenta con el apoyo como productor del ruso Timur Bekmambetov (Guardianes de la noche). Los jóvenes Sean y Ben viajan a Moscú para ultimar un negocio de internet con Skylar, un empresario sueco. Pero éste les ha robado la idea y ni siquiera esperaba verles. Desilusionados, los chicos visitan un club nocturno de moda, donde hacen amistad con una pareja de americanas de viaje turístico, y también descubren que uno de los clientes es Skylar. En medio de la velada, la ciudad sufre la invasión de unas criaturas alienígenas que parecen ondas electromagnéticas, prácticamente invisibles, salvo porque su presencia se puede detectar mediante cualquier aparato eléctrico. Acaba siendo otra película de invasiones alienígenas, cuya única originalidad es que la trama tiene lugar en la capital rusa. La fotografía le saca mucho juego a localizaciones significativas de esta ciudad, y las imágenes de sus calles vacías, al estilo del Nueva York de Soy leyenda, resultan sugerentes. Cuenta también con un buen reparto encabezado por Emile Hirsch, Max Minghella y Olivia Thirlby, Sin embargo, desde el principio queda claro que transita por lugares comunes, y de hecho se estrena después de Skyline e Invasión a la Tierra, con las que guarda múltiples similitudes. Además, el guión es predecible, los personajes bastante planos y los diálogos desastrosos. Todo está supeditado a los efectos especiales, que si bien son aceptables, tampoco son especialmente rompedores.

4/10
Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres

2011 | The Girl With the Dragon Tattoo

El periodista Mikael Blomkvist acaba de ser condenado por difamación, debido a las afirmaciones vertidas en la revista Millennium acerca de un poderoso empresario. Parece el momento ideal para desaparecer del mapa, y la ocasión la pintan calva cuando un magnate jubilado, Henrik Vanger, convencido de su honestidad, rastreada por la joven investigadora Lisbeth Salander, le encarga que indague, en la solitaria isla Hedeby donde reside, el caso que le ha obsesionado durante décadas: la misteriosa desaparición y más que probable asesinato de su sobrina Harriet, el día en que se celebraba un popular desfile. Ello supone volver al pasado y rebuscar en el sucio pasado de la familia Vanger, tarea en que terminará ayudándole la asocial y rarita Lisbeth, cuya tutela corresponde al estado por sucesos acaecidos tiempo atrás, y a la que ha tocado llevar una vida donde los abusos y vejaciones eran moneda corriente. La versión americana del primer volumen de la conocida trilogía de novelas Millennium, de las que es autor el malogrado Stieg Larsson, que no llegó a conocer con vida el enorme éxito de sus novelas, no digamos de su traslación al cine y la televisión. Sin atender a ningún pudor mantiene, si no aumenta, la enorme carga de morbo sexual y violencia presentes en la novela original y en la película sueca servida por Niels Arden Oplev. En lo que claramente mejora es en la estructura del inteligente guión de Steven Zaillian, donde las piezas argumentales casan mucho mejor, además de que existe una mejor definición de personajes, se humanizan Blomkvist y Salander, del primero se apunta aquí una vida familiar rota, y de ella se perfila mejor la relación con el primer tutor y las ilusiones que se hace en la relación con el periodista. Incluso los elusivos miembros del clan Vanger tienen algo parecido a la tridimensionalidad. De modo que el reparto lo tiene en tal sentido más fácil –Daniel Craig, Rooney Mara, Stellan Skarsgård, Christopher Plummer...- que los originales Michael Nyqvist, Noomi Rapace y compañía, que debían llenar agujeros de guión con sus interpretaciones. Además la película se beneficia claramente del talento visual de su director, David Fincher, por ejemplo en todas las escenas que muestran el avance en las pesquisas de Blomkvist y Salander, y también en la creación de atmósferas, la isla bajo la nieve, el viento que sopla en la casa de Martin, un sobrino de Henrik, en lo alto de una colina, o un pasaje tan breve como la escena del metro en que a Lisbeth le birlan el ordenador portátil. Así las cosas, los defectos del film son los mismos que los de la obra de Larsson, que se enmarca en la moda del “noir” nórdico, del que también es muy representativo Henning Mankell y su Kurt Wallander, que también pasó de la versión sueca a la angloparlante con Kenneth Branagh de protagonista. La idea es mostrar los excesos de la opulenta sociedad occidental, donde han acontecido y acontecen todo tipo de depravaciones; el problema es la falta de referentes morales nítidos, ya que ante los crímenes horrorosos a los que se enfrentan los protagonistas –y de los que Lisbeth es víctima directa–, parece que vale cualquier respuesta, por salvaje que sea. Y eso que a tal respecto la película de Fincher y Zaillian se permite alguna licencia para suavizar actitudes y no convertir a Salander en la Terminator que podía verse en la versión fílmica de Oplev. Algunas truculencias y pasajes –las actitud del segundo tutor, la persecución en moto...– obligan a algo parecido a la suspensión de la incredulidad del espectador, aunque muchos espectadores –y lectores– pensarán que eso es parte del juego en que consisten película –y libro.

6/10
The Killing (serie)

2011 | The Killing | Serie TV

Sarah Linden, inspectora de la policía en Seattle, está a punto de abandonar el servicio porque se traslada a otra ciudad junto a su pareja y su hijo. Pero el hallazgo del cadáver de una adolescente en el maletero de un coche de la campaña electoral de un candidato a alcalde trastoca sus planes. Aplaza una y otra vez su traslado, obsesionada por el caso, lo que afecta a su vida personal. A la vez le toca cargar con el policía que debe reemplazarle, Stephen Holder, cuya actitud algo indolente le saca de sus casillas. Estupenda serie televisiva que versiona la original danesa creada por Søren Sveistrup. Es deudora de la novela y cine negros nórdicos, estillo Wallander y Salander, pero también de una serie televisiva emblemática acerca de un asesinato enigmático, el Twin Peaks de David Lynch, aquí Rosie Larsen vendría a sustituir a la mítica Laura Palmer. Se manejan bien los distintos grupos de personajes y sus entornos, que básicamente son los policías, la familia de la víctima, y el candidato a alcalde y su equipo. Se ha contado con cineastas de prestigio como la polaca Agnieszka Holland, que saben combinar la intriga principal con los dramas personales de los personajes, sus dificultades para afrontar el día a día. Los actores hacen un gran trabajo, destacando sobre todo Mireille Enos y Joel Kinnaman.

7/10
Dinero fácil

2010 | Snabba Cash

Tercera película del cineasta sueco de ascendencia chilena Daniel Espinosa, que adapta una novela de su compatriota el abogado y escritor Jens Lapidus. Su éxito ha sido tan fulminante que se habla de dos secuelas y un remake americano, con Zac Efron, y Espinosa ha sido fichado por Hollywood para rodar Safe House, con Ryan Reynolds y Denzel Washington. Su mayor interés reside en que retrata los bajos fondos de Estocolmo. Sigue los pasos de tres personajes variopintos. El sueco JW es un joven ambicioso que finge ser hijo de diplomáticos, para no desentonar con sus amigos de alto standing, y con la chica de la que se ha enamorado. Acaba involucrado en un nuevo negocio de importación de cocaína. Mientras, el chileno Jorge escapa de la cárcel, y trata de vengarse del tipo que le delató, y Mrado, un matón yugoslavo, intenta cuidar de su pequeña hija. Espinosa compone un drama criminal que conecta más con películas clásicas tipo La jungla de asfalto, en su afán por centrarse en la descripción de personajes, que con los modernos thrillers de estilo videoclipero. La puesta en escena es realista y tiene un guión muy bien hilvanado que se centra en la búsqueda de afecto y un sentido a su existencia de los protagonistas. Están a un alto nivel los actores que los interpretan, Joel Kinnaman, Matias Padin y Dragomir Mrsic, desconocidos al menos fuera de las fronteras suecas.

6/10

Últimos tráilers y vídeos