IMG-LOGO

Biografía

John de Borman

John de Borman

John de Borman

Filmografía
Las reglas de Slaughterhouse

2018 | Slaughterhouse Rulez

Don Wallace ingresa como nuevo interno en la prestigiosa institución escolar Matadero, situada en medio del campo británico, en una zona cercana a un bosque. Allí pronto se dará cuenta de que va a tener una vida difícil. El director es muy rarito, su compañero de cuarto, Willoughby, es igual de extraño y la disciplina es férrea en el lugar debido a un veterano muy violento. Lo único bueno en el horizonte es la presencia de Clemsie, una estudiante por la que Don se siente atraído. Pero todo esas cosas quedarán en segundo plano cuando unas excavaciones prohibidas en el bosque cerca de la escuela provoquen el caos y la muerte entre los alumnos. Los comediantes ingleses Simon Pegg y Nick Frost se hicieron un nombre en el cine gracias a sus delirantes comedias de terror, al estilo Zombies Party. Aquí recuperan el aliento de antaño y ejercen como productores y también como actores de esta película gamberra y sanguinolenta que hará las delicias de frikis poco exigentes. Terror, sangre y humor se unen en un argumento poco trabajado, donde los efectos especiales importan poco y parece que lo más relevante es pasarlo bien en el rodaje. El resultado es inferior al de otras películas del mismo estilo. Cuenta, eso sí, con la aparición de otros actores de renombre, como Michael Sheen o la australiana Margot Robbie.

4/10
El fin de un imperio

2015 | Indian Summers | Serie TV

Si decido quedarme

2014 | If I Stay

El día en que espera la llegada de la carta que le informe de si ha sido o no admitida en la escuela Juilliard de Nueva York, Mia Hall –estudiante del último año de instituto y virtuosa del violonchelo– sufre un grave accidente de tráfico mientras viaja con sus padres y su hermano. Ella misma presenciará atónita los acontecimientos posteriores desde un plano distinto de la realidad, mientras su cuerpo se debate en el hospital entre la vida y la muerte. Además de sus demás familiares, acusará el golpe extraordinariamente Adam, su novio rockero. Hay películas que suenan a mil veces vista. Quizá la trama sea original y el desarrollo contenga puntos o material novedoso, pero el espectador tiene la sensación de que ya sabe de qué va y, lo que es peor, presiente cómo va a terminar. Algo así sucede con Si decido quedarme, adaptación del best-seller de Gayle Forman. Se trata de una historia muy sentida que exalta el amor juvenil y narra sucesos trágicos que hablan del límite entre la vida y la muerte, de lo inesperado del dolor y de las decisiones que forjan el destino, de la fuerza del amor y también de la vida después de la muerte. Sin embargo, hay también en el meollo del film una idea muy de moda, pero igualmente discutible: que somos los seres humanos quienes no se sabe con qué poderosa fuerza interior decidimos sobre nuestra vida y nuestra muerte. Es un enfoque romántico, bonito y literario, qué duda cabe, pero que resulta inevitablemente presuntuoso y, por supuesto, un poco falso... El director R.J. Cutler (especialmente conocido por su trabajo en The September Issue), rueda bien y se apoya con esmero en una magnífica fotografía de John de Borman (Un gran día para ellas). Debido a lo lacrimógeno de la historia, decide contar su película por montaje paralelo, seguramente para no cargar demasiado las tintas, de modo que por un lado se muestra el pasado de Mia, su enamoramiento de Adam, sus vaivenes afectivos, la relación con sus padres, sus dificultades a la hora de decidir su futuro; y por otro, el espectador es testigo del presente trágico, mientras ella está en coma, entre la vida y la muerte, acompañado por sus seres queridos en el hospital. Por lo demás, el enfoque un tanto “new age” es inevitable en este tipo de películas, en donde se muestran de algún modo los dos planos de la vida, el material y el inmaterial con una espiritualidad muy blandita. Los actores están bien, especialmente la protagonista Chloë Grace Moretz, que hace un excelente trabajo, creíble, pero también destacan Mireille Enos en el papel de madre y el veterano Stacy Keach en el de abuelo.

5/10
Half of a Yellow Sun

2013 | Half of a Yellow Sun

El cuarteto (Quartet)

2012 | Quartet

Dustin Hoffman debuta como director en El cuarteto (Quartet), donde ha decidido no aparecer como actor. El tema que trata el film se diría que es toda una declaración de principios sobre el genio del artista que nunca muere, aunque envejezca, algo que en definitiva puede trasladarse a cualquier ser humano, independientemente de su dedicación profesional. No olvidemos que Dustin Hoffman ha hecho el film poco antes de cumplir los 75 años. Y el cineasta parece querer decirnos que hay que saber hacerse mayor, y aceptar las limitaciones propias de la edad, pero sin convertirse por propia voluntad en “muertos en vida”. Adaptación de una obra de teatro de Ronald Harwood, que se ha encargado también de escribir el guión, la historia de El cuarteto (Quartet) se sitúa en la Casa Beecham, una residencia que acoge a músicos ancianos. Allí siguen practicando su arte, la ópera o lo que se tercie, aunque la voz ya no sea la de antaño. Los residentes andan muy revolucionados por dos motivos: una gala para recaudar fondos para Beecham en el aniversario del nacimiento de Giusseppe Verdi, en la que actúan muchos de ellos, y la llegada de una nueva inquilina y diva de la ópera, Jena Horton, ex esposa de Reggy, que vive allí. La posibilidad de que con otros dos grandes profesionales ancianos, Wilfred y Cecily, formen un cuarteto para la gran gala se diría imposible, por la triste forma en que terminó el matrimonio de Jena y Reggy, y por los temores de ella a cantar en público a su edad. El cuarteto (Quartet) es una película pequeña y amable, un canto a la vida en cualquiera de sus etapas, drama con muchos toques de humor, y que también supone un reconocimiento al mundo de la lírica, y en general, a todos los artistas. Historia muy conveniente para Hoffman, que maneja bien en su condición de primerizo, sin intentar alardes innecesarios. El reparto es excepcional, están magníficos Maggie Smith y Tom Courtenay, el matrimonio que se rompió, el travieso y mujeriego Billy Connolly, y la ingenua y con señales de demencia senil Pauline Collins.

6/10
Pago justo

2010 | Made in Dagenham

Dagenham, Inglaterra, 1968: en la fábrica de coches Ford local, Rita O’Grady (Sally Hawkins) es una de las 187 mujeres en una plantilla de 55.000 hombres. Enfrentándose a una oposición abrumadora en este ”mundo para hombres”, Rita une a todas sus compañeras de trabajo para luchar por un sueldo equitativo - una postura que desafía el statu quo empresarial, pone en peligro su matrimonio y a la larga conllevará un precio trágico. Pero con el apoyo del delegado sindical (Bob Hoskins) la secretaria de trabajo del gobierno (Miranda Richardson), las mujeres causan sensación en todo el país, sirviendo de catalizador para un momento decisivo de la historia.

An Education

2009 | An Education

Años 60. Jennie es una inteligente adolescente, cuyo talento se ve sofocado por unos padres ‘del montón’, unas amigas ‘discretitas’ y unas clases en las que lleva varias ‘cabezas’ de ventaja a sus compañeras. A ella le encantaría progresar con el violoncelo, pero su padre piensa que debe dedicar todas sus energías al ingreso en la Universidad de Oxford. Un día en que un aguacero la está dejando empapada, un encantador desconocido se ofrece a llevarla en coche. David, que es mayor que ella, resulta ser un tipo fascinante, que la introduce en un mundo sofisticado, de arte, conciertos, restaurantes de lujo... Y Jennie cree detectar allí toda una vida que se le podría escurrir de los dedos si no espabila. Al tiempo, comienza a sentir una fuerte atracción por David. Reunión de talentos. La periodista Lynn Barber escribió un breve relato autobiográfico acerca de un amor de juventud; el escritor y guionista Nick Hornby (Alta fidelidad, Un niño grande) vio ahí materia para elaborar un libreto; y la danesa Lone Scherfig pensó que la ocasión la pintaban calva para rodar en inglés. De modo que el film resultado de tal ‘conjunción planetaria’ sigue la estructura de iniciación a la vida de una chica que va a comprobar que no es tan lista como se creía, una auténtica ‘educación’ en la ‘universidad de la vida’, donde asegura David que se formó. Pero dicha estructura presenta un tono singular, que tiene algo de cuento. Si nos fijamos en el buscado ‘look’ a lo Audrey Hepburn de la protagonista –excelente interpretación de Carey Mulligan, nominada al Oscar–, podríamos hablar de una inversión de Vacaciones en Roma, donde en vez de una princesa introducida en la vida corriente, tenemos a una chica de ambiente modesto, inmersa en una recién descubierta existencia de lujo; y también cabe citar otro título de Hepburn, Desayuno con diamantes, para referirnos a un discurrir de las cosas burbujeante y ligero, en que Mulligan y Peter Sarsgaard habrían intercambiado los roles de la mentada Hepburn y George Peppard. Tiene An Education más ‘miga’ de lo que aparenta. Una mirada superficial concluirá que se trata de una historia agriculce más bien frívola, una anécdota contada con cierta cierta gracia, y poco más. Sin embargo la propuesta de Scherfig consiste en toda una invitación a ir por la vida más allá de las apariencias, para averiguar el significado de la palabra “compromiso”. La vida gris, lo que aparenta vulgaridad, e incluso fracaso, puede estar lleno de amor y de dedicación a los otros; los prejuicios que se ven en los otros, pueden anidar en uno mismo; y la risa hueca está, sí, hueca, vacía.

6/10
Nunca es tarde para enamorarse

2008 | Last Chance Harvey

Dos personas maduras, un encuentro casual, la oportunidad para el amor al caer el día. Él es Harvey, divorciado neoyorquino, cuya hija está a punto de casarse en Londres; le habría gustado ser pianista de jazz, pero ha debido conformarse con crear melodías y ambientes para anuncios comerciales. Y ella es Kate, eterna solterona, que trabaja en una empresa de encuestas en Londres, siempre pendiente de una madre que no para de llamarle, y que desea fervientemente que encuentre al hombre de su vida.Agradable comedia romántica y otoñal, traspasada de buenos sentimientos capaces de conmover al público que “no busca tres pies al gato”. El primer tramo del film sirve para que el desconocido Joel Hopkins, guionista y director londinense, trace en parelelo la trayectoria de los dos personajes, y lo hace con estupenda fluidez, sin que parezca artificioso el paso de una narración a otra. Con habilidad juega a amagar, despertando el deseo del espectador, que aguarda a que definitivamente Kate y Harvey entren en la vida del otro. Tiene la grandísima fortuna de contar con dos actores formidables, Dustin Hoffman y Emma Thompson, que bordan sus papeles; no caen jamás en la exageración, y hay química entre ellos, resulta creíble el modo tan normal en que intiman, donde uno y otra gozan de la mutua compañía. Resulta muy atractivo la capacidad de ella para sacar a flote lo mejor de él en relación a la boda de la hija, de la que un Harvey que se siente excluido ha decidido huir. En realidad, toda la cinta invita a aprovechar el tiempo de esta vida, atrapar las oportunidades que surgen e incluso crearlas. Es ésta una de esas películas que puede despertar en más de un momento la lágrima del público. En tal sentido quizá peca de exageración cierto acontecimiento ya avanzada la cinta, que se diría un guiño no bien resuelto a Tú y yo. Pero conviene no exagerar este defecto en un film de hechuras clásicas, bien planteado y con muchas virtudes. Además Hopkins sabe guardar el adecuado equilibrio de lo emotivo con algunas buenas ideas humorísticas -el antirrobo del traje que luce Hoffman, la madre que sospecha que su vecino es un psicópata...-, que a buen seguro harán sonreír al espectador.

6/10
Un gran día para ellas

2008 | Miss Pettigrew Lives for a Day

Londres, vísperas de la Segunda Guerra Mundial. Miss Guinevere Pettigrew es una institutriz sin empleo, en plena recesión. Además, se diría que la mala suerte se ceba con ella todo el tiempo. En una ocasión en que está en la oficina de empleo, escucha que una conocida actriz está buscando una secretaria; sin que la encargada lo advierta, birla la tarjeta y se presenta en casa de la famosa Delyssia Laffosse. Ésta es una mujer tremendamente superficial, que simultanea relaciones con tres hombres: el hijo de un empresario teatral que le podría conseguir un importante papel en un musical; el dueño de un club nocturno, que la mantiene; y un joven pianista, que es realmente el hombre al que ama. Miss Pettigrew va a demostrar una gran habilidad para sacar a Delyssia de situaciones embarazosas, gracias a lo cual consigue el empleo. Esto le supone abandonar sus vestidos harapientos para introducirse en un estilo de vida sofisticado y frívolo; ella seguirá manteniendo los pies en el suelo, procurando enderezar a la despistada Delyssia. Al tiempo va a conocer a un famoso modisto, del que podría enamorarse, aunque éste a su vez acaba de romper su compromiso con una experta en moda algo arpía. Una sorprendente y divertida comedia, que se inscribe en la tradición del cine de Frank Capra y de la “screwball comedy” de Howard Hawks, Preston Sturges y compañía; lo que no impide que su clasicismo conviva con bromas sexuales más “actuales”. Se basa en una novela de Winifred Watson, escrita en 1938, o sea, muy cercana a los hechos narrados. La acción abarca apenas 24 horas en que los encuentros y desencuentros entre personajes se suceden a velocidad de vértigo, con diálogos ingeniosos y muy acelerados. Su desconocido director Bharat Nalluri, de origen indio, define el film como “un cuento de hadas para adultos”. Y en efecto, en dicho cuento hay toques a lo Cenicienta, y además a miss Pettigrew le toca ejercer de “ángel de la guarda” (una idea subrayada con los ángeles ornamentales del apartamento de Delyssia) o “hada madrina”, templando gaitas con los tres hombres que hay en la vida de su jefa. Hay un gran acierto en la película en lo referente al reparto, sobre todo femenino: Frances McDormand y Amy Adams demuestran dotes excepcionales para la comedia, mientras que entre sus compañeros masculinos hay que destacar la clase que Ciarán Hinds imprime a su personaje, y la presencia de un Mark Strong que bien podría decir que el 2008 está siendo su año, véasele también en Rocknrolla y Red de mentiras.

6/10
Tsunami: El día después

2006 | Tsunami: The Aftermath

El 26 de diciembre de 2004 un tsunami arrasó el sudeste asiático. Esta ambiciosa coproducción televisiva de HBO y BBC recrea los trágicos sucesos que sucedieron al fenómeno natural que se llevó por delante la vida de más de 250.000 personas.La película sigue a distintos personajes ficticios cuyas vidas quedaron transformadas después de tan magna catástrofe, y aunque es inevitable plegarse a ciertos esquemas del cine de catástrofes hay un esfuerzo claro para huir de los estereotipos y evitar las sensiblerías facilonas.Entre los dramas personales descritos se encuentra el de un matrimonio negro, Ian y Susie, que trata de dar con el paradero de su hijita Martha; el del camarero local Than, cuyo pueblecito de pescadores ha sido arrasado y se ha quedado sin familia; el de la familia Peabody, donde las dificultades para evacuar a un hijo podría obligar a amputarle la pierna. También se describen las actuaciones de la prensa (el veterano periodista Nick de Tim Roth), una ONG cristiana (a la que dedica su vida la Kate Toni Collette), o la empresa propietaria del hotel, que sólo piensa en reconstruirlo y volver a ganar dinero. Y se especula acerca de si se podía haber evitado la catástrofe, de cuya posibilidad había advertido años atrás un prestigioso metereólogo. Actores de la talla de Toni Collette, Sophie Okonedo, Tim Roth y Chiwetel Ejiofor ponen rostro a las miles de personas anónimas afectadas.

6/10
Fundido a negro

2006 | Fade to Black

El genial cineasta estadounidense Orson Welles y el artesano británico Oliver Parker tienen una cosa en común: ambos han llevado al cine Otelo, la celebérrima obra teatral de William Shakespeare. Welles rodó una obra maestra y Parker una apreciable versión. Ahora, Parker ha convertido a Welles en protagonista de esta cinta de ficción, su primera película como director no basada en una obra de teatro, como el film citado, Un marido ideal y La importancia de llamarse Ernesto (2002). Sigue los pasos de Welles, cuando en 1948 llega a Roma para protagonizar Cagliostro. El cineasta intenta superar la dramática separación de su esposa, Rita Hayworth, al tiempo que tiene problemas para financiar su versión de Otelo, proyecto poco atractivo para los estudios. Durante el rodaje, un secundario muere en brazos de Welles. La policía piensa que ha sido un suicidio, pero él investiga en el asunto y descubre indicios de que ha sido un asesinato, relacionado con una oscura trama de corrupción. Parker integra de forma coherente los elementos ficticios con los sucesos reales. Las referencias a Welles harán las delicias de los cinéfilos. Además, el nivel interpretativo es alto, incluso en el caso de la española Paz Vega y el mexicano Diego Luna, contratados no se sabe por qué, para encarnar a italianos. De todas formas, es un thriller demasiado ligero, salvo por alguna deliberación puntual sobre el sacrificio, y su visión de la política italiana es superficial, pues ofrece una visión idílica del partido comunista y prácticamente demoniza a los demócratacristianos.

4/10
El amor es lo que tiene

2005 | A Lot Like Love

Estamos ante una especie de versión juvenil de Cuando Harry encontró a Sally, aquella inolvidable comedia sobre los encuentros y desencuentros de dos personajes dispares condenados a estar juntos. De la misma forma, Emily y Oliver se conocen durante un viaje en avión. En principio parecen demasiado dispares para que surja algo entre ellos. Oliver es un chico cuadriculado, que acaba de licenciarse en la facultad, y ha calculado un meticuloso plan para triunfar en los negocios. Ella es una muchacha creativa, pero más alocada y rebelde. Durante los 6 años siguientes, ambos se reencontrarán en numerosas ocasiones, pero diversas circunstancias impiden que entre ellos surja el amor. El cineasta británico Nigel Cole llamó la atención del público a nivel internacional con El jardín de la alegría, que compitió en el Festival de Sundance, y sobre todo con Las chicas del calendario. Ahora, debuta en Hollywood con la típica comedia romántica, insustancial, similar a otras películas del género, pero lo suficientemente entretenida. El principal atractivo de la cinta es la pareja protagonista, ambos actores de moda. Amanda Peet está en su mejor momento, tras Identidad, y Melinda y Melinda, mientras que Ashton Kutcher ha logrado cierto éxito con cintas como El efecto mariposa (2004) y Adivina quién.

6/10
Tara Road

2005 | Tara Road

Dos mujeres desconocidas a ambos lados del atlántico deciden intercambiar sus casas durante una temporada. Ambas pasan por diferentes crisis: la americana Marilyn no supera la muerte de su hijo de 15 años, lleva varios meses fuera de órbita y su matrimonio se tambalea; por su parte, la irlandesa Ria –casada y madre de dos hijos– acaba de enterarse de que su marido va a tener un hijo con otra mujer. Así las cosas, Marilyn se trasladará a Tara Road, la casa de Dublín de Ria, mientras que ésta intentará ahogar sus penas en la mansión de Marilyn en Nueva Inglaterra. Como se ve, el planteamiento del film es casi idéntico al de otra película de mayor éxito titulada The Holiday (Vacaciones), protagonizada por Kate Winslet y Cameron Díaz, en los papeles de europea y yanqui respectivamente. En el caso que nos ocupa, sin embargo, la historia tiene tintes mucho más melodramáticos, aunque poco a poco la cosa se vuelve más equilibrada. Gillies MacKinnon, director de la estupenda Pure, se limita aquí a trasladar de modo convencional a la pantalla la novela de Maeve Binchy. El montaje por acciones paralelas no es novedoso y el desarrollo es previsible hasta la exageración, aunque eso no quita que las interpretaciones sean solventes y se intente huir del tópico hasta cierto punto (no hay milagritos ni tampoco príncipes azules). Además, alguna escena logra emocionar, al menos tímidamente, como la que tiene lugar en el comedor de la casa de Dublín, cuando uno de los hijos de Ria consuela a Marilyn por la pérdida de su hijo. Por lo demás, sorprende el gran plantel de secundarios y lo poco aprovechados que están. Entre ellos destaca la jovencita Sarah Bolger, a la que ya vimos en la excelente En América.

4/10
¿Bailamos?

2004 | Shall We Dance

Padre de familia, abogado, con dos hijos, que sólo tiene motivos para ser feliz… no es feliz. El día de su cumpleaños, pese al ambiente festivo que impregna su casa, no puede evitar la sonrisa forzada de quien acepta una celebración convencional. Las cosas cambiarán gracias a un rostro triste como el suyo: el de una profesora de una academia de baile, a quien ve cada día, tras el cristal de una ventana, desde su vagón de metro. Un día se apea, y casi sin pensarlo se apunta a clases de baile. Oculta la decisión a su familia, y lo que al principio era curiosidad por una atractiva mujer se convierte en pasión por el baile, y alegre camaradería con alumnos y profesores. Película perdidamente romántica, y que no se avergüenza de serlo, remake de un film japonés de 1997, firmado por Masayuki Suo. Su apuesta la acerca al acaramelamiento, pero la presencia de un director con personalidad, Peter Chelsom, evita el peligro, real, del ridículo. Sin ambigüedades, se señala que los problemas en casa no se arreglan ‘liándose’ con la vecina de enfrente. Pero el motivo para superar las personales insatisfacciones, la afición por el baile, no deja de ser endeble, aun aderezado con lo que éste propicia: nuevas amistades y un redescubierto aprecio a lo que tiene, una familia estupenda. Hay un acierto completo en el reparto, tanto en el trío protagonista (Gere, López, Sarandon) como, y quizá más, en los personajes secundarios (Stanley Tucci, inesperado bailarín latino; Lisa Ann Walter, bailarina de ‘peso’; Richard Jenkins, el detective…).

5/10
Hechizada

2004 | Ella Enchanted

En un mundo mágico todos los niños reciben al nacer un don de sus respectivas hadas madrinas. Pero algunos dones son mejores que otros. Ella (Anne Hathaway) es una joven cuyo don es la obediencia, cosa que le obliga siempre a hacer todo los que le dicen, lo que para la jovencita dista poco de ser una maldición. Para acabar con el hechizo decide emprender un largo viaje, a lo largo del cual encontrará a ogros, gigantes, príncipes, etc. La protagonista de Princesa por sorpresa sigue sacando brillo a su fantástico encanto adolescente en este agradable cuento de hadas. Y en este caso le acompañan pesos pesados como Minnie Driver (El fantasma de la ópera (2004)) o Cary Elwes (La princesa prometida).

4/10
El gurú del sexo

2002 | The Guru

Obsesionado por Hollywood, Ramu, profesor de baile hindú, se traslada a Estados Unidos decidido a convertirse en estrella, pero sólo consigue trabajo en un restaurante y en una película pornográfica. Cuando ejerce como camarero en una fiesta, el gurú contratado para hacer un espectáculo se emborracha, y Ramu se ofrece para sustituirle. Sátira social que retrata los problemas de la emigración, con humor cercano a los gags de las películas más gamberras y descerebradamente soeces. Los números musicales homenajean los filmes de Bollywood, la industria del cine hindú.

3/10
Pure

2002 | Pure

Paul es un chaval de diez años muy espabilado, que vive con su madre Mel y su hermano pequeño Lee. La muerte del padre de un infarto hizo que Mel se viniera abajo, y desde entonces está enganchada a la heroína, que le proporciona periódicamente su camello Lenny. El despierto Paul creía que lo que su madre se inyectaba era una medicina, pero pronto debe enfrentarse a la cruda realidad. Y aunque hace todo lo que puede para que deje de ser una yonki, la cosa parece superior a sus fuerzas; por lo que Mel podría perder la custodia de sus hijos, que se irían a vivir con los abuelos paternos. Film modélico a la hora de abordar situaciones extremas sin complacencias, pero de un modo humano, y con mirada positiva, señalando el amor, la fuerza de voluntad y la ayuda de los seres queridos como medios para resolver problemas. El punto de vista de la narración es, indudablemente, el de Paul, obligado a crecer antes de tiempo. A su corta de edad debe afrontar un panorama que incluye la adicción de su madre; la muerte de la mejor amiga de ésta; el conocimiento de que la chica de la que está platónicamente enamorado, la menor de edad Louise, está embarazada y ya tuvo otro niño, que tuvo que dar en adopción; la actitud violenta de Lenny; y el resentimiento de la abuela hacia su madre. Lo que le conduce, en su esfuerzo por entender a su madre, a una decisión terrible, uno de los momentos más impactantes del film, que ofrece con cámara subjetiva los efectos de estar 'colocado'. Gillies Mackinnon (Un golpe del destino) aguanta el tipo dirigiendo -es notable el clímax en que se decide con quién van a estar los críos-, aunque abusa de la banda sonora, una bonita partitura de Nitin Sawhney que se hace notar demasiado. En el apartado actoral, señalar el estupendo trabajo de Molly Parker y Keira Knightley, madre y adolescente, y del niño protagonista Harry Eden.

6/10
Serendipity

2001 | Serendipity

El término “serendipity” designa la capacidad que tienen algunas personas de protagonizar encuentros fortuitos y agradables. Y, aunque ellos lo ignoran, Jonathan y Sarah están a punto de convertirse en auténticos maestros de “serendipia”. Todo comienza un día de Navidad en Nueva York. Ambos han acudido a unos grandes almacenes para comprar regalos a sus respectivas parejas. Unos guantes de lana pueden ser una buena elección. Ambos se encuentran frente al mostrador. El problema es que sólo quedan un par de guantes… Conversan, ríen y conectan de modo asombroso, hasta el punto de que deciden tomar algo en una cafetería y patinar sobre hielo en el Central Park. Cuando, al despedirse, se disponen a intercambiar los teléfonos, la duda entra en sus conciencias. Sarah toma una decisión: permanecer en el anonimato. Si han de volver a encontrarse, el destino se encargará de ello y entonces ya no tendrán que preocuparse. Pasarán los años. Sus andanzas han corrido por cauces diferentes y ambos están a punto de casarse… ¡Qué maravillosa puede ser la vida en las películas! ¡Qué disparatada y entrañable! Estamos ante una comedia romántica de corte clásico, donde la casualidad y el enredo componen un divertido y delicioso tapiz que sólo resplandecerá cuando esté enteramente completado. Hay dos cosas que logran que esta película sobresalga muy por encima de los productos del género. Por un lado tienen lugar en ella algunas escenas realmente logradas, de encanto superlativo, como la apuesta en los ascensores del Waldorf Astoria o la lección de astronomía en el brazo de Sarah. Sin embargo esa magia cinematográfica es posible únicamente gracias a la química que hay entre John Cusack y Kate Beckinsale. El encantamiento entre ambos no tiene nada que envidiar a los que se producen en el colegio Hogwarts, por poner un ejemplo conocido. Y tal es el magnetismo de su serendipia que uno sale transformado después de ver la peli, mientras se pregunta ligeramente obsesionado: ¿me puede pasar a mí? La película cuenta además con un buen puñado de fantásticas canciones, unos secundarios bastante apañaditos (los amigos de los protagonistas son un perfecto contrapunto) y un ritmo milimétrico que va "in crescendo" hasta la escena final. Una delicia, vamos.

7/10
El sueño de Jimmy Grimble

2000 | There's Only One Jimmy Grimble

Para Jimmy, un adolescente que vive en Manchester con su madre (una mujer que no acaba de tener una relación estable con ningún hombre), el fútbol lo es todo. O casi. Y el caso es que el chaval es habilidoso con el balón. Pero sólo cuando está solo. Cuando tiene público, la confianza le abandona. Además, los compañeros del cole se burlan de él de modo inmisericorde. Pero un buen día una mujer andrajosa le regala un par de botas, que se supone son mágicas. Y el chico empieza a jugar mejor que el Raúl ese. Billy Elliot cambia el baile por el fútbol. Así podría definirse este film de sueños que acaban haciéndose realidad. El joven Lewis McKenzie compone bien al chaval inseguro, mientras que Robert Carlyle compone a un interesante entrenador, desilusionado por un algún misterioso hecho del pasado.

5/10
El jardín de la alegría

2000 | Saving Grace

Tras el suicidio de su marido, Grace, un ama de casa de un pueblecito británico, descubre que éste ha acumulado importantes deudas financieras. Para tratar de salvar su casa, decide plantar marihuana en el jardín, y recurrir a un joven consumidor de este estupefaciente para que le ayude a venderla en el mercado negro. Desenfadada cinta que muestra la irresponsable tolerancia de cierto sector de la sociedad hacia las llamadas “drogas blandas”. Pero no critica el fenómeno, sino que elige la vía de la comedia amable, en la línea de otras producciones británicas como Despertando a Ned o, yendo más lejos, las viejas comedias de la Ealing. Como en los títulos referenciados, se pone el acento en describir las costumbres y personajes típicos de una pequeña localidad, que dan pie a secuencias muy divertidas.

5/10
Hamlet (2000)

2000 | Hamlet

Revisitar o no revisitar "Hamlet". Un dilema que Michael Almereyda resuelve con brillantez. Su aproximación a Shakespeare, un hombre para todas las estaciones, adapta el original... al comienzo del tercer milenio. En Nueva York el reino de Dinamarca se transforma en una empresa multinacional. A partir de ahí el crimen y el infame matrimonio de Claudio y Gertrudis, las dudas y la fingida locura de Hamlet, los amores por Ofelia... funcionan como un perfecto mecanismo de relojería. La audacia de acercar la obra de Shakespeare a la época actual, como hicieron en su día Baz Luhrmann, Richard Loncraine o Kenneth Branagh, no es en absoluto banal. Y demuestra que los temas inmortales tratados por el genial bardo son, ciertamente, eternos. Buen Trabajo de Hawke y de quien fuera hace tiempo el actor fetiche de Lynch, Kyle MacLachlan.

6/10
Hideous Kinky

1998 | Hideous Kinky

Julia es una mujer joven y hippie que se lleva a sus dos hijas pequeñas de viaje desde Londres hasta Marruecos. En el transcurso del viaje vivirán diferentes experiencias y aventuras. Tras el éxito de Titanic, Kate Winslet se 'embarcó' en una serie de films de menor resonancia. Uno de ellos es este título.

5/10
Un mundo a su medida

1998 | The Mighty

Max es un chaval de 13 años, grandullón, objeto de burlas en la escuela. Vive con sus abuelos, pues su padre cumple condena por asesinato: un día, borracho, mató a su esposa. La vida del chico cambia con la llegada de un nuevo vecino de su edad: Kevin, que ha venido con su madre (el padre les dejó), y está aquejado de una grave enfermedad degenerativa. Ambos chicos se complementan: Max es fuerte, se convierte en las piernas de Kevin; éste, con su pasión por los libros –especialmente los del ciclo artúrico­–, estimula las neuronas y el valor de aquél. Peter Chelsom (Serendipity) adapta una popular novela juvenil en Estados Unidos, "Freak the Mighty", y logra un atractivo dibujo de la amistad. Los jóvenes actores Elden Henson y Kieran Culkin protagonizan una relación entrañable, donde cada uno se sacrifica por el otro. La inspiración la sacan del espíritu de caballería del rey Arturo. Eficaz recurso, que da pie a algunas escenas oníricas, donde caballeros medievales saludan con regocijo a sus jóvenes seguidores. Lo realista y lo mágico se funden con singular fortuna. Se trenza con acierto el acercamiento entre los dos protagonistas (en cierto modo, un don Quijote idealista, y un Sancho Panza más práctico), los enfrentamientos con una pandilla, el drama de la enfermedad, las relaciones familiares, y la oscura subtrama en torno al malvado padre de Max. Hay un buen reparto de secundarios adultos (Sharon Stone, Gena Rowlands, Harry Dean Stanton, Gillian Anderson, James Gandolfini) que, sabiamente, optan por la sobriedad: saben que los pequeños Henson y Culkin son los protagonistas, y ni por asomo intentan robarles la película.

6/10
Full Monty

1997 | The Full Monty

Gaz (personaje interpretado por Robert Carlyle) es un trabajador en paro de Sheffield que tiene un hijo que mantener. Tras haberlo intentado todo, no le queda otra salida que convencer a su grupo de amigos con una genial idea para ganar mucho dinero en poco tiempo. Les convence de que un strip-tease masculino hará que la gente se gaste dinero en adquirir su localidad. En un principio, todos aceptan y se ponen a ensayar; sin embargo, por diversos problemas personales, no todos acaban estando seguros de que llegarán hasta el final. Uno de los mayores éxitos del cine británico es esta comedia que resulta muy divertida de ver, y a la vez reflexiona sobre el grave problema del desempleo de la sociedad actual y la lucha del individuo por mantener la dignidad; de modo que su fondo tiene un componente trágico. El realizador supo combinar eficazmente la comedia y el drama y contó con una excelente lista de actores. A la cabeza, Robert Carlyle, habitual del cine de Ken Loach (Riff-Raff), que anteriormente había logrado un gran éxito con el filme Trainspotting de Danny Boyle. Junto a él, Tom Wilkinson y Mark Addy, a pesar de ser desconocidos en el cine, realizan unos impresionantes trabajos. La principal baza de la película es un guión que se toma la tragedia de los protagonistas en clave de humor. Está escrito por Simon Beaufoy.

6/10
Fotografiando hadas

1997 | Photographing Fairies

El debutante Nick Willing reconstruye el caso real de un fotógrafo, que tras la Primera Guerra Mundial investigó el caso de unas fotografías de supuestas hadas. Describe la ingenuidad de los espiritistas de la época.

5/10
Trojan Eddie

1996 | Trojan Eddie

Últimos tráilers y vídeos