IMG-LOGO

Biografía

Johnny Klimek

Johnny Klimek

Johnny Klimek

Filmografía
Mesías

2020 | Messiah | Serie TV

Una serie intrigante, que especula con la necesidad que todo ser humano tiene de encontrar sentido a su existencia, y de la búsqueda de redención, necesitamos ser salvados, reconocer el mal que hemos hecho, pedir y recibir perdón. Tiene detrás nombres de cineastas interesados por el tema de la fe, entre ellos productores Mark Burnett y Roma Downey, que impulsaron una exitosa serie sobre la Biblia, el creador Michael Petroni, que escribió el libreto de El rito, y el director James McTeigue, que dirigió V de Vendetta, una reflexión sobre una sociedad enferma y desorientada. La trama arranca en Siria, donde una milagrosa tormenta de arena impide una sangrienta acción bélica del Estado Islámico. Se atribuye el logro a un misterioso hombre que comienza a ser conocido como Al-Masih, el Mesías, un hombre muy espiritual y sosegado, cuya sola mirada conmueve a los que se acercan a él. Reunirá tras de sí a dos mil hombres que caminan y acampan en la frontera de Israel. Los servicios secretos judíos, preocupados por este hombre, le detienen para interrogarlo, y el duro agente Aviram Dahan, separado y con una hijita, queda impactado por alguien que parece leer en su corazón. Sigue también el caso la agente de la CIA Eva Geller, viuda y con una mala relación con su padre judío. Entre los afectados por quien pronto se convierte en personaje mediático global a través de las redes sociales se encuentra un pastor protestante, de familia desestructurada, que estaba a punto de quemar su iglesia, y una madre desesperada por el cáncer que padece su pequeña. Petroni logra atrapar al espectador, pero su planteamiento tiene el problema de qué dirección tomar hasta alcanzar un resultado satisfactorio. Porque se trata de jugar con las dudas –¿es Al-Mahih un profeta, el mismo Jesús en su segunda venida, o un impostor hinchado por las redes sociales?– y la catarsis e interrogantes que produce entre las personas a nivel planetario, hasta el mismísimo presidente de Estados Unidos se siente interpelado. Y la apuesta es tan alta, que cualquier solución, por sugerente e imaginativa que resulte, tiende a ser insatisfactoria. Con lo que se va prolongado algo innecesariamente la trama, aportando elementos traumáticos de los personajes, o proporcionando algo de “background” sobre Al-Masih, lo que tiene efectos paradójicos, porque sí, responde a la curiosidad del espectador, pero a la vez esa información puede parecerle banal o al menos insatisfactoria. Evidentemente no estamos ante un sesudo tratado teológico, y no debería esperarse una gran ortodoxia en la propuesta. La serie, respetuosa con las creencias religiosas, no es al fin y al cabo otra cosa que una suerte de parábola para tiempos descreídos y superficiales en que, sin embargo, anhelamos la trascendencia y la vida espiritual. El reparto está muy bien escogido. Acierta Mehdi Dehbi, en su hierática composición con leves rasgos para mostrar su cariño y afecto. Mientras que el resto del elenco –Michelle Monaghan, Tomer Sisley, John Ortiz, Stefania LaVie Owen, Sayyid El Alami...– encarnan bien variadas situaciones en que sus personajes se debaten entre la esperanza y sus demonios interiores.

6/10
Deadwood: La película

2019 | Deadwood

Trece años después de la emisión del último capítulo de la serie Deadwood, que contó con tres temporadas, HBO recupera la historia. Durante estos años ha dado tiempo para que la serie original haya ido ganando en prestigio hasta ser considerada una de las mejores series pioneras, junto con otras que marcaron época, como Perdidos, The Wire o Los Soprano. La película presenta a los personajes respetando el paso de los años, al tiempo que el pueblo se prepara para fomar parte del estado de Dakota del Sur: Seth Bullock y Charlie Utter siguen asumiendo labores de sheriff y ayudante; Swearengen domina aún el pueblo desde su local (que ahora se llama "Gem", en homenaje a la prostituta que él mató); Trixie está embarazada y sigue viviendo con Sol Star; el doctor se desvive por los habitantes, en especial últimamente por Swearengen que está gravemente enfermo del hígado. En esta situación regresan al pueblo tres personajes clave: Calamity Jane, Alma Ellsworth, junto con su hija ya crecidita, y el violento Hearst, ahora convertido en senador y que llega con la pretensión de comprar nuevas tierras. No escapa a nadie que esta producción quiere ser un colofón al mundo mostrado en la serie, y lo consigue con eficacia. El conjunto se ve de todos modos como un largo episodio, que va yendo y viniendo de personaje en personaje, humanizándolos algo más y recuperando viejas cuestiones, aunque sin duda el tema central es el ajuste de cuentas con respecto a Hearst, quien nada más llegar será responsable de un asesinato. HBO levanta algo la mano en cuestiones de violencia y sexo, quizá para llegar a un público más amplio, mientras que la puesta en escena sigue siendo excelente.

6/10
Asalto en la noche

2018 | Breaking In

El padre de Shaun Russell acaba de morir, víctima de un atropello. La relación no era muy estrecha, pero ha heredado una fabulosa casa en medio de un bosque, y para allá va ella con sus dos hijos, la adolescente Jasmine y el chaval Glover, un fin de semana, para arreglar el papeleo para ponerla en venta. Se quedan asombrados al descubrir las increíbles medidas de seguridad que tiene el lugar, con cámaras por todas partes; y parece que hay motivo, pues una banda compuesta por cuatro facinerosos han llegado antes que ellos; además de ser responsables de la muerte del padre y abuelo, buscan una caja de caudales que contiene un montón de dinero. Thriller de acción bastante plano, con mamá coraje defendiendo a sus crías con uñas y dientes, y unos malos malotes que parecen primos hermanos de los de Solo en casa. Puede entretener a quien no exija demasiado la trama de familia normal en situación extrema, pero lo cierto es que no hay ni un destello de ingenio, y sí bastante torpeza narrativa y tópicos, véase la "antológica" llegada del padre de familia. Los actores, encabezados por Gabrielle Union, rematan la faena con su inexpresividad y sosería. Sorprende observar que el director detrás de la cámara es James McTeigue, que empezó su carrera con fuerza gracias a V de Vendetta, pero que luego ha tenido una carrera de escaso interés, incluidos capítulos de la insoportable serie de los-las Wachowski Sense 8, que apadrinaron su mencionado debut.

4/10
Jungle

2017 | Jungle

Un corazón extraordinario

2017 | Dieses bescheuerte Herz

A sus 30 años, Lenny Reinhard ha dejado los estudios, pues sólo piensa en irse de fiesta, para ligar con las chicas más atractivas. Pero después de una de sus juergas acaba tan perjudicado que hundirá su lujoso Audi en la piscina de la casa donde vive cual parásito con su progenitor, renombrado cardiólogo. Harto de la actitud de su vástago, éste le quita las tarjetas de crédito hasta que acepte compartir algo de tiempo con uno de sus pacientes, David Müller, enfermo terminal de 15 años, que le hará una lista de deseos que quiere cumplir antes de morir. El especialista en reconstrucción de hechos reales Marc Rothemund, autor de la extraordinaria Sophie Scholl (Los últimos días), ya intentó mezclar drama y comedia en Cita a ciegas con la vida, una historia de superación personal, donde no lograba del todo equilibrar ambos géneros. Lo consigue sobradamente con esta adaptación de un libro autobiográfico de Daniel Meyer y Lars Amend, donde sin estropear las lágrimas, consigue arrancar carcajadas, toda una hazaña para una producción…¡alemana! Recuerda a numerosas películas de superación personal, de la rama de encuentro entre dos personajes, en particular a Intocable (2012), de Eric Toledano y Olivier Nakache, donde otro cuidador poco convencional también aprende a ser menos egoísta, al tiempo que devuelve las ganas de vivir a su asistido, en aquel caso un inválido. Pero consigue la necesaria frescura, quizás por la autenticidad de varias escenas que no parecen haber sido retocadas mucho en el guión, da la sensación de que debieron suceder tal cual, por ejemplo cuando Lenny lleva al chico a grabar un tema musical, como si fuera una estrella del rock, pese a su discutible voz. El realizador acierta porque aunque no le quita gravedad a la enfermedad cardíaca que sufre el adolescente, tampoco se cae en el sentimentalismo facilón. Eleva bastante el nivel la interpretación de Elyas M'Barek, quien fuese uno de los estudiantes de La ola, que aquí aporta enorme humanidad a un caradura, que está malgastando su inteligencia, y eso que alguna de sus decisiones (como la de acudir a un club de striptease), resulta un poco ‘macarra’. Se complementa muy bien con el joven casi debutante Philip Schwarz, que sabe expresar la fascinación por el hermano mayor que nunca tuvo, a quien va a copiar hasta la forma de vestir. El resto del reparto da la talla de sobra, por ejemplo parecen sacados de la vida real la madre de David (Nadine Wrietz, El elemento del crimen) y el sufrido padre de Lenny (Uwe Preuss, Cartas de Berlín).

6/10
Esperando al rey

2016 | A Hologram for the King

Alan Clay tiene madera emprendedora, una habilidad para impulsar proyectos innovadores de éxito, y presentarlos donde haga falta. Es lo que pretende hacer en Arabia Saudí, donde quiere ofrecer al rey un innovador sistema de comunicaciones para un ambicioso plan urbanístico en medio de del desierto. Pero las mentalidades y costumbres de anfitriones y visitantes son muy diferentes, y Alan debe esperar, un día y otro, para realizar la ansiada presentación. Lo que aumenta el peso en su ánimo de una importante crisis familiar –está divorciado y siente que no está prestando todo el apoyo que debiera a su hija universitaria–, un reciente fracaso profesional, y un bulto en la espalda que podría ser canceroso. El escritor Dave Eggers se está poniendo de moda. A sus primeros trabajos en cine, en los guiones de Tierra prometida y la adaptación de una obra ajena, Donde viven los monstruos, ha sumado el tremendo éxito de su novela “El círculo”, cuya versión fílmica prepara James Ponsoldt, y la adaptación de “Un holograma para el rey”, que motiva estas líneas. Precisamente estas novelas comparten de algún modo inquietudes, la mirada a un mundo globalizado de personas desubicadas, quizá muy competentes en su trabajo, pero que necesitan reconciliarse con ellos mismos, encontrar el lugar que les corresponde en el planeta, donde puedan sentirse en paz. El alemán Tom Tykwer se siente muy cómodo tratando estas cuestiones, pues ya estaban presentes de algún modo en su mejor película, que le puso en el mapa fílmico, Corre, Lola, corre, de 1998, y en las que vinieron después. Otra cosa es que esta coherencia temática se haya plasmado luego en películas notables, pues su filmografía, donde prima lo sensorial, es algo irregular, así se apuntó a retomar ideas del difunto Krzysztof Kieslowski para hacer En el cielo, y se ha basado en best-sellers para entregar las como mínimo discutibles El perfume y El atlas de las nubes. Aquí logra crear una atmósfera como de ensueño, algo irreal, muy eficaz, para describir la peripecia de Alan, un personaje que le va como anillo al dedo a Tom Hanks. De modo que funciona razonablemente el singular choque-alianza de civilizaciones del protagonista, pues las trabas administrativas para presentar su proyecto le permiten entablar amistad con su chófer local, y conocer a una mujer fascinante, la doctora saudí que le trata médicamente. Y se puede jugar al contraste entre las crisis traídas de occidente, o el deseo hedonista de juergas y alcohol que propicia la amiga danesa, con experiencias como el paso por La Meca y la noche en el desierto vigilando que no venga el lobo. Y sin embargo, el resultado no es del todo satisfactorio, se nota al film demasiado su buenismo, un deseo de convertir todo lo que le ocurre al protagonista en hito iluminador decisivo, algo a todas luces exagerado. Aunque quizá lo más flojo sea el tramo final, pues una vez resuelto lo relativo a la presentación todo se precipita de un modo demasiado tópico e idílico.

5/10
La oscuridad

2016 | The Darkness

Durante una visita al Gran Cañón, el hijo de una familia despierta a una antigua y demoniaca fuerza sobrenatural. Desde ese momento sus vidas se verán involucradas y tendrán que sufrir las consecuencias una vez lleguen a casa. Thriller de terror que no inventa la pólvora y suena a poco novedoso. Aun así contiene fases logradas que mantienen el interés, incluido algunos segmentos más terroríficos que resultan impactantes, aunque en ocasiones se abuse de los sustos efectistas. Dirige el competente realizador australiano Greg McLean (El territorio de la bestia) y ayuda sin duda la presencia de un elenco de actores de primera, en donde sobresalen Kevin Bacon y Radha Mitchell.

4/10
Yo, Frankenstein

2014 | I, Frankenstein

Refrito de Underworld que sustituye vampiros y hombres lobo por el monstruo de Frankenstein. Adapta la novela gráfica del coguionista de aquélla Kevin Grevioux, que además de ejercer como productor, y actor secundario ha colaborado en la adaptación con Stuart Beattie, el realizador del film. Poco queda de la inmortal novela "Frankenstein o el moderno Prometeo", de Mary Shelley, resumida mínimamente en los primeros minutos. En Yo, Frankenstein tras deshacerse de su creador, el monstruo creado a base de cadáveres llama la atencion de Naberius, general de los Demonios, que manda a varios de los suyos a secuestrarle, intrigado por la posibilidad de crear un ser vivo. Pero la criatura será finalmente reclutada por el clan de las Gárgolas, guerreros al servicio de Dios, que mantienen con sus rivales un conflicto desde tiempos ancestrales. Cuando un guionista salta a la realización, suele apoyarse precisamente en un sólido libreto. Éste no es el caso de Beatty, que obtuvo un enorme prestigio en la industria, al ocuparse de Collateral y también de la saga iniciada con Piratas del Caribe. La maldición de la Perla Negra, donde la espectacularidad cobraba más importancia que la trama en sí misma. Ya en su único crédito hasta ahora como director, la ligera Mañana, cuando la guerra empiece, Beattie demostró que no cuida lo que cuenta. En Yo, Frankenstein el desarrollo y los personajes resultan excesivamente convencionales, y hasta los gruñidos de los monstruos parecen provenir de alguna biblioteca de archivos sonoros sobreutilizada. Por otro lado, tanto los diseños de monstruos como la ambientación tienen poco carisma y suenan a ya vistos en numerosas ocasiones en otras películas y videojuegos. Incluso los efectos digitales, a día de hoy, parecen pobres. Por tanto, resulta completamente desaprovechado el actor Aaron Eckhart, en alza en el terreno del blockbuster tras el triunfo sorpresa de Objetivo: La Casa Blanca, y que ha demostrado en varios trabajos su solvencia interpretativa. En esta ocasión, apenas tiene espacio para la interpretación, pues se pasa casi por alto todo lo que no sea acción y fuegos de artificio, así que finalmente el actor le roba a Robert De Niro el dudoso título de peor monstruo de Frankenstein de la pantalla. Lo mismo le ocurre al ilustre plantel de secundarios, donde están presentes Bill Nighy –en un rol de villano calcado al de la saga licántropo-vampírica–, el tan activo como inexpresivo Jai Courtney (hijo de Bruce Willis en La Jungla: Un buen día para morir) y hasta Miranda Otto, recordada como Eowyn, en El Señor de los Anillos).  

4/10
Kill Me Three Times

2014 | Kill Me Three Times

The Newsroom (2ª temporada)

2013 | The Newsroom | Serie TV

Después de haber ofendido al Tea Party y a los republicanos -aunque él mismo se declara de ese partido- Will McAvoy y su televisión, la ACN, sufren un boicot, lo que se nota especialmente a la hora de acceder a información en la campaña para designar al candidato presidencial. Una dudosa operación militar con armas químicas, conocida en clave como Génova, obliga a los miembros del equipo de noticias a conseguir fuentes que la confirmen. La moralidad y legalidad de los drones, o el movimiento "ocupa Wall Street" ocupan la actualidad informativa. Y mientras cada uno sigue con sus problemas sentimentales, Will y Mackenzie con la especialista en chismorreos Nina de por medio, Maggie traumatizada por su estancia en África, y su ruptura con Jim, a la que se suma un vídeo viral en YouTube, etc, etc. Aaron Sorkin sigue demostrando una gran habilidad para la escritura de guiones basados en la actualidad, como demostrara en El ala oeste de la Casa Blanca, con diálogos bien perfilados. Aunque quizá en esta segunda temporada de The Newsroom introduce demasiados elementos próximos al culebrón, y carga las tintas contra todo aquello que huela a conservador, con menos sutileza que en otras ocasiones. En cualquier caso engancha, y saca el máximo partido al inspirado reparto, donde sobresalen Jeff Daniels y el veterano Sam Waterston.

6/10
Wolf Creek 2

2013 | Wolf Creek 2

Wolf Creek 2

El atlas de las nubes

2012 | Cloud Atlas

En el siglo XIX el dueño de una plantación del Pacífico decide ayudar a un esclavo para que escape. En los años 60 del siglo XX, una periodista quiere destapar un caso de corrupción a gran escala y se jugará la vida. Años atrás el hombre que compuso la más bella sinfonía ve cómo otra persona se apodera injustamente de su obra. En el siglo XXII una joven oriental creada en una cadena de producción es salvada de su esclavizada vida por un miembro de las fuerzas rebeldes. Muchos siglos después una mujer venida del espacio busca la ayuda de otros humanos para evitar la extinción de su raza, etc. Los hermanos Wachowski y Tom Tykwer ofrecen un aturullada película, que entremezcla una enormidad de personajes, diferentes escenarios, épocas y puesta en escena, para transmitir una visión global del mundo de tinte filosófico-esotérico procedente de la voluminosa novela homónima de David Mitchell. Durante la primera hora y media de película (las tres horas de duración son desde todo punto de vista exageradas) el espectador puede quedar absolutamente desconcertado, ante un film muy confuso que amalgama todo tipo de tramas y subtramas en un "totum revolutum". Desde luego el trío de cineastas alcanza cotas altísimas de megalomanía al intentar transmitir con esa estructura poliédrica una especie de visión cósmico-profética de la vida humana que daría sentido al mundo. Pero el peligro de contar esto en imágenes wachowskianas es obvio y la superficialidad campea a sus anchas bajo una supuesta hondura metafísica. Lo más interesante de El atlas de las nubes es que busca hacer comprender que la historia del mundo se puede explicar con la frase "el pez grande se come al chico". A lo largo de las eras, la épocas, los años, siempre habrá una lucha de los pobres contra los ricos, de la libertad contra la esclavitud, del amor contra el odio, de la justicia contra la opresión. Jamás el espíritu humano se rendirá ante cualquier forma de tiranía, y nunca podrá quedar aniquilado ante quienes desean someter bajo su mando a los demás hombres. Siempre ha sido así en cada época: en el siglo XIX, en el XX, y lo seguirá siendo en el XXI. Cada uno es libre de elegir el bando, y así forjará su destino... Hasta aquí vamos bien. No hay derrapes. Pero donde la cosa ya se vuelve muy resbaladiza es en el axioma de que "todo está conectado", la otra idea magna que impera en El atlas de las nubes. La cosa resulta un poquito infantil a la hora de hacer comprender al respetable que las vidas que vivimos tienen su inicio en existencias anteriores y que su prolongación se extiende hasta las futuras formas de ser en que nuestros espíritus se desplegarán a su vez, para seguir así una cadena cósmica de vidas, de experiencias que derivan de los diversos actos libres del pasado remoto. Como las imágenes y la sucesión de historias no siempre funcionan para entregar esta visión pseudopanteísta del eterno retorno, los cineastas no dudan en dejar clarito su mensaje explicitándolo burdamente en las bocas de algunos personajes. La sensación es que los Wachowski y su socio Tykwer quieren erigirse aquí en gurús que ofrecen una salida a los infelices humanos que no nos enteramos de que va la vida. Este limitado y pretencioso planteamiento es compatible con una propuesta visual impactante. La imaginación de los creadores de Matrix está fuera de toda duda y aquí vuelven a dar rienda suelta a esa creatividad. Los efectos especiales desplegados a lo largo de todo El atlas de las nubes son considerables, y merece atención especial el esfuerzo por caracterizar de modo diferente a los mismos actores para en cada una de las historias. Aunque es cierto también que el derroche de maquillaje parece a veces descontrolado. Narrativamente la película es muy ecléctica y los hilos narrativos se reparten por doquier, con transiciones más o menos eficaces. Cada espectador tendrá sus preferencias en cuanto a las subtramas. Tienen su gracia las cómicas vicisitudes de Timothy Cavendish (Jim Broadbent), aunque seguramente las aventuras de Chang (Jim Sturgess) y Sonmi (Doona Bae) en un futuro de ciencia ficción son las más logradas, amén de ser las más entretenidas por sus escenas de acción y su sencilla comprensión, y quizá también porque a Somni es a quien corresponde poner inicio y fin al relato y darle de coherencia al conjunto.

4/10
Asesinos de élite

2011 | The Killer Elite

1980. Danny es un mercenario que quiere retirarse, y llevar una vida tranquila junto a Anne, una ranchera de la que se ha enamorado. Pero un adinerado jeque de Omán secuestra a su mentor, Hunter, que recientemente le había salvado la vida. A cambio de liberarle y de una enorme cantidad de dinero, el jeque le exige a Danny que lleve a cabo uno de sus 'trabajitos'. Se trata de asesinar a los asesinos de tres de sus cuatro hijos. El problema es que los respectivos responsables de cada muerte son hombres del SAS, el Servicio Aéreo Especial de Gran Bretaña, que tiene los hombres mejor entrenados y con menos escrúpulos del mundo. Subproducto de acción, basado en el libro "The Feather Men", de sir Ranulph Fiennes, ex miembro del SAS, que a su vez recrea hechos reales, y que provocó cierta polémica cuando se publicó por sus datos sobre los tejemanejes británicos y asesinatos encubiertos en Omán. Dirige el debutante en el largometraje Gary McKendry, hasta ahora autor del cortometraje "Everything in This Country Must". McKendry rueda muy bien las persecuciones y secuencias de acción, pero es incapaz de remontar un guión excesivamente tópico. Además, toma como modelo filmes de acción de los ochenta, y a veces parece que los está caricaturizando con diálogos 'macarras' forzados. Desaprovecha en cierta medida al reparto. Jason Statham pone la misma cara de duro habitual, y la única diferencia entre su personaje de esta cinta y el de Transporter y similares es que aquí no se ha rapado el pelo del todo. Robert De Niro aún conserva su enorme carisma, pero no se esfuerza excesivamente por interpretar. El único que destaca mínimamente en el reparto es Clive Owen, siempre eficaz, que encarna a un soldado retirado del SAS, con un ojo de cristal, capaz de las acciones más sucias para proteger a antiguos compañeros.

5/10
Mañana, cuando la guerra empiece

2010 | Tomorrow, When the War Began

Un pueblecillo de Australia, en plena naturaleza. Siete jovenzuelos planean una excursión de fin de semana en el Valle del Diablo, un lugar de belleza edénica. Cuando regresan se encuentran con que ha estallado la Tercera Guerra Mundial. Soldados de aspecto oriental han ocupado el pueblo y controlan un puente de alto valor estratégico. Coproducción de Australia y Estados Unidos. El guionista Stuart Beattie (Collateral, G.I. Joe, Australia) debuta en la dirección con esta cinta juvenil basada en la novela de John Marsden. Al principio, y dentro de los carriles algo simplones escogidos para desarrollar la trama, la cosa funciona: se perfilan los personajes de los chicos, y se crea cierta tensión acerca de qué les ha pasado a sus familiares, y con las posible razones de la invasión extranjera. Pero luego la cosa se desinfla, los agujeros de guión se hacen notar. No se nos dice quién es el invasor, tal vez por no molestar a China o Corea, que son los países que más pegan por los rasgos de los soldados, y hasta se nos dice que no importa. Surgen personajes sin que vengan a cuento –el doctor que cura a un herido, el joven “fumado”– y al final la cosa cae por derribo: no hay un claro desenlace, y para disimularlo hay un amago de promesa de segunda entrega que se diría improbable, aunque nunca se sabe... Cosas más raras se han visto.

4/10
The International (Dinero en la sombra)

2009 | The International

Una investigación llevada a cabo por el agente de la Interpol Louis Salinger y la ayudante del fiscal del distrito en Manhattan Eleanor Whitman está a punto destapar un escándalo mayúsculo de venta de armas en países del tercer mundo a través de un banco tapadera con sede en Luxemburgo. Pero la persona que servía de contacto con el banco es asesinada con una limpieza escalofriante, y a partir de ese momento se ponen en marcha resortes muy poderosos para no dejar resquicios que permitan denunciar el caso. Lo que supone el empleo de asesinos profesionales, que ponen en su punto de mira a personas muy importantes, como Calvini, uno de los políticos favoritos para ocupar el puesto de primer ministro en Italia. Apasionante intriga política escrita por el primerizo Eric Singer, y dirigida por el alemán Tom Tykwer, que tan buen sabor de boca dejó en los cinéfilos hace ya más de diez años con la dinámica Corre, Lola, corre. Con un esquema de enfrentamiento sin equilibrio de fuerzas, a lo David contra Goliat, el cineasta filma con buen pulso, y sabe crear la perfecta atmósfera de conspiración que exige la trama –es modélico el pasaje en Milán en torno a un francotirador–, donde en todo momento tiene uno la sensación de que puede surgir un personaje de la sombra, dispuesto a enmarañar aún más la historia. Además incluye formidables escenas de acción, bien rodadas, como la que acontece en el museo Gugghenheim neoyorquino, verdaderamente espectacular. La película denuncia a un sistema financiero y político internacional capaz de permitir, aunque sea por omisión, los más increíbles y corruptos negocios, a costa de la tragedia de personas y aun naciones enteras. En tal sentido estamos ante una narración pesimista, donde no cabe confiar en la justicia, sólo en las personas concretas; y aquellos que procuran hacer lo correcto se ven obligados a vender, en parte, su alma al diablo. El film combina actores estrella o de solvencia probada –los siempre resultones Clive Owen y Naomi Watts, el brillante veterano Armin Mueller-Stahl– con otros menos conocidos pero perfectamente escogidos, como Ulrich Thomsen o Brían F. O'Byrne, dos de los villanos de la función.

7/10
Llamada perdida

2008 | One Missed Call

La joven Taylor Anthony se queda completamente conmocionada tras la muerte en circunstancias extrañas de dos amigos, con pocos días de diferencia. Ambos habían recibido sendos mensajes en el móvil fechados incomprensiblemente unos días después, en los que podían escucharse a sí mismos, pronunciando frases que luego resultan ser sus últimas palabras. Intenta contarle todo esto a una agente de policía que investiga el asunto, pero ésta no le cree. Sí que convence al detective Jack Andrews, cuya hermana murió en circunstancias muy similares. Beth trata de ayudar a Jack a esclarecer el caso, pero cuando están acercándose a la verdad, inesperadamente recibe un mensaje en el móvil que le advierte de que ella también está a punto de morir. En el terror estadounidense conviven dos tendencias al principio del nuevo milenio, importar cineastas franceses, como Alexandre Aja (Las colinas tienen ojos) o David Moreau y Xavier Palud (The Eye), y los remakes de cintas japonesas. No es de extrañar por tanto que hayan reclutado al francés Eric Valette, que ha despuntado en el género en su país con Maléfique, para este remake de la japonesa Llamada perdida. El original de Takashi Miike –basado en una novela de Yasushi Akimoto– nació, como se puede comprobar en el argumento, a rebufo del extremado éxito de The Ring (El círculo), cuya influencia en el cine fantaterrorífico contemporáneo es sólo comparable –salvando mucho las distancias– a la de Scarface, el terror del hampa, al cine de gangsters, si bien esta última ha inspirado grandes obras maestras. Si The Ring (El círculo) sorprendió por su originalidad, empieza a resultar agotadora la enésima repetición de las mismas amenazas de muerte en cadena y fantasmas de movimientos bruscos, entrecortados mediante una técnica de eliminación de fotogramas en el montaje. Por lo demás, el tal Eric Valette crea una atmósfera bastante adecuada, y logra introducir más o menos bien los giros del guión. Además, tiene actores muy superiores a la media del género, pues Edward Burns eleva mucho el nivel, así como las jóvenes Shannyn Sossamon y Ana Claudia Talancón, que es la que sostiene la mayor parte de la trama. Un espectador que desconozca los precedentes, pasará un rato sobrecogido, por lo que se puede decir que es un producto que cumple sus objetivos.

4/10
La marca del lobo

2007 | Blood and Chocolate

Convencional película que se vale del tirón que tienen las criaturas fantásticas –en este caso los licántropos: mitad hombres, mitad lobos– para crear una trama romántica de aires góticos, sin demasiadas pretensiones, entre Vivien, una joven mujer-lobo llamada a convertirse en líder de los de su especie, y Aiden, un humano que pasaba por ahí. Se opone a tal unión el líder de lo lobos, Gabriel, que sólo ve una amenaza en el ser humano. Al margen de su excesiva semejanza con Underworld –muy superior en todos los aspectos–, la película sorprende por su insuficiente tensión y su previsibilidad. La falta de originalidad se revela en escenas como las de las persecuciones en manada, cuyo buen planteamiento se estropea por una deficiente ejecución. Además son claramente pobres, e incluso ingenuos, los efectos especiales, con esas explosiones de luz que ocultan las metamorfosis y que parecen proceder de telefilmes de los ochenta. Por lo demás, hay un poco de todo, pero sin demasiada hondura: amor, acción, drama, sentimientos grandilocuentes, sacrificio... Los personajes son típicos y están pobremente dibujados, a excepción del protagonista masculino, el único que desnivela la balanza a su favor, gracias al meritorio trabajo de Hugh Dancy. La chica sólo pone su cara bonita (que además no lo es tanto), y como malo tenemos a un insulso Olivier Martinez, que peligrosamente se acerca cada vez más al estilo pétreo de Christopher Lambert.

3/10
El perfume

2006 | Perfume: The Story of a Murderer

Adaptación del célebre best-seller de Patrick Süskind. El film, ambientado en la Francia del siglo XVIII, comienza con la inminente ejecución de Jean-Baptiste Grenouille. Se inicia entonces un largo flash-back donde la voz de un narrador (John Hurt en la versión original) nos pone en antecedentes. Jean-Baptiste es un ser excepcional por su asombroso sentido del olfato, que le permite detectar e identificar los olores que desprenden todas las cosas. Tras una vida de penalidades –nació bajo el tenderete de un pescadero–, ingresa en el mundo de la confección de perfumes. Pero anda tras la idea de atrapar el olor que le parece más extraordinario de todos: el de las mujeres. Y con tal propósito se convierte en un asesino de féminas, de las que pretende extraer sus esencias olorosas. La trama suena a disparatada, y es disparatada. La excusa de que estamos ante un cuento o parábola no parece válida, y comparar los olores con el alma, pues vaya, que no cuela. El mérito de Tom Tykwer –y antes de Süskind, se supone– es vestir su “desnudez”. Así que, un poquito de alimentar el morbo por aquí, otro despliegue apabullante de producción por acá, un algo más de cinismo y humorada negra con la muerte accidental de los jefes de Jean-Baptiste más allá, permiten ocultar lo que no deja de ser una película de personajes desalmados, esto es, sin alma. Estamos ante un truculento guiñol con muñecos de trapo, donde sólo la aceptación ciega de la premisa argumental permite entregarse al juego del suspense, cuántas mujeres matará este hombre antes de que le detengan, y si el balance incluirá a la más guapa. En cuanto a lo que ocurre una vez termina el flash-back… sin comentarios. Es de imaginar que conviene no desvelar la sorpresa. Pues sólo lo aparatoso y obsceno de ésta tapa (es un decir), y no del todo, lo ridículo de la misma.

5/10
Paris, je t'aime

2006 | Paris, je t'aime

Mosaico formado por dieciocho historias cortas, rodadas por cineastas excepcionales, que giran en torno al amor. Cada una transcurre en un barrio de París diferente, que sirve como título a cada segmento. El principal escollo es que los cineastas tienen entre cinco y seis minutos por corto, lo que supone un reto para muchos de ellos, acostumbrados a desarrollar sus historias. Sintetizar un relato no es tarea fácil, menos en el cine moderno, en el que por ejemplo son necesarias tres horas de King Kong para contar lo mismo que la película clásica, de 100 minutos. Esta dificultad deriva en que pocos de los autores son capaces de desarrollar una historia de entidad, y los que salen mejor parados son en su mayor parte los que se decantan por narrar una anecdotilla. Es el caso de Joel y Ethan Coen, que mezclan suspense y comedia en ‘Tuileries’, aunque no muestran París, pues transcurre en su totalidad en la estación de metro. Steve Buscemi interpreta a un turista que descubre a una pareja magreándose en el andén de enfrente, lo que causará imprevistas reacciones de los observados. Tiene también su gracia ‘Tour Eiffel’, en la que Sylvain Chomet reivindica el derecho a la diversidad, a través de la historia de amor de dos mimos. Isabel Coixet realiza su primera incursión en el género cómico, pues en ‘Bastille’ parodia sus propios dramones lacrimógenos, a través de la historia de un hombre a punto de dejar a su mujer por una amante más joven. Resulta al menos curiosa ‘Père Lachaise’, en la que el especialista en terror Wes Craven  cuenta con simpatía la visita de una pareja a la tumba de Oscar Wilde. El propio Craven interviene brevemente como actor en ‘Quartier de la Madeleine’, donde Vincenzo Natali convierte a Elijah Wood en protagonista de una historia de vampiros. Esto no significa que no hayan tenido éxito algunos cineastas que han optado por la vía dramática. Destaca Gurinder Chadha, con ‘Quais de Seine’, que apunta con pocos trazos una historia de amor interracial. En ‘Loin du 16ème’, los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas han elegido una entrañable historia de amor maternal, recordando que el amor puede ser de diferentes clases. Frédéric Auburtin se ha encargado de rodar imágenes de París, que sirven de transición entre los cortos, y de ‘Quartier Latin’, homenaje al cine de John Cassavetes, con dos de los actores habituales del neoyorquino, su esposa Gena Rowlands y Ben Gazzara. Como en todos los trabajos colectivos, es inevitable que el nivel sea desigual. Desentonan parcialmente algunos pasajes, como ‘Porte de Choisy’, relato surrealista en torno a unas peluquerías chinas. Lo mismo le ocurre a ‘Le Marais’, pues a pesar de la fuerza visual de Gus Van Sant, su narración de un encuentro que podría dar lugar a una relación homosexual no acaba de arrancar. 

5/10
Deadwood (3ª temporada)

2006 | Deadwood | Serie TV

Tercera y última temporada de Deadwood, serie del oeste que se canceló un tanto inesperadamente. Como se sabe sigue la vida cotidiana en un pueblo perdido de Montana en 1877, un lugar fundado por buscadores de oro y en donde el crimen campa a sus anchas. La llegada del poderoso George Hearst, hombre sin escrúpulos decidido a dominar el pueblo, pondrá en vilo el liderazgo del mafioso Al Swearengen (Ian McShane), del sheriff Seth Bullock (Timothy Olyphant) y de los demás habitantes del lugar, que además se prepara para celebrar sus primeras de elecciones. Como es habitual en HBO, la serie incluye algunos momentos de violencia brutal y sexo explícito, muy acorde con el lugar sin ley que se describe, plagado de gentes rudas y sanguinarias. En esta temporada, además de la habitual presencia de Calamity Jane, hace su aparición otro célebre personaje real, Wyatt Earp.

6/10
Sophie Scholl: los últimos días

2005 | Sophie Scholl: Die letzten Tage

Apasionante película, basada en hechos reales. Describe los seis últimos días de vida de Sophie Scholl, detenida en Munich el 18 de febrero de 1943 junto a su hermano Hans y un amigo común, Christoph Probst. Su delito, haber repartido por la universidad un montón de cuartillas denunciando los abusos del nazismo. Los tres pertenecían a una organización de resistencia pasiva contra el régimen denominada ‘La Rosa Blanca’. Esta historia había sido llevada antes al cine dos veces en 1982, por Michael Verhoeven y Percy Adlon. Aquí, a partir de las transcripciones auténticas de los interrogatorios a que fueron sometidos los jóvenes, que vieron la luz en Alemania del Este tras caer el muro, se recrea con pericia consumada los ideales y la fortaleza de espíritu de Sophie Scholl. La joven, inicialmente, niega cualquier relación con los panfletos de la discordia. Y su aplomo es tal que casi convence a su interrogador, el implacable Robert Mohr, de su inocencia. Cuando las evidencias en su contra se acumulen, lejos de venirse abajo, Sophie defenderá con convicción sus ideales, que le obligan en conciencia a oponerse a una ideología, la nazi, indigna del ser humano. El guión de Fred Breinersdorfer y la dirección de Marc Rothemund se ponen al servicio de una historia de enorme fuerza. Aunque la mayor parte de la trama transcurre en interiores, ambos consiguen imprimir ritmo y emoción a las secuencias de los interrogatorios, de increíble ‘violencia psicológica’, en la que la tranquilidad de estar en la verdad proporciona a Sophie energías inesperadas. Todo gira alrededor de ella (estupenda la composición de Julia Jentsch), pero esto no impide retratar con sutileza al interrogador que se queda sin razones que justifiquen su modo de proceder (sobrio Gerald Alexander Held), a los otros dos detenidos, a la compañera de celda y al juez inicuo. Escenas como la de la visita de los padres o el último pitillo apenas necesitan de palabras para conmover.

8/10
Deadwood (2ª temporada)

2005 | Deadwood | Serie TV

Seth Bullock encuentra dificultades para imponer la ley, tras haber sido nombrado sheriff de Deadwood. Su esposa llegará al pueblo, junto con su hijo. Mientras, la enfermedad se cierne sobre Al Swearengen, que necesitará la inspiración del médico... Interesante serie que recupera elementos del western clásicos y personajes tan legendarios como Calamity Jane. Destaca la dureza con que se retratan las condiciones de vida de los pioneros, en un lugar donde la ley del más fuerte y los intereses personales parecen ser lo único que importan.

5/10
La caverna maldita

2005 | The Cave

Un grupo de científicos descubre en tierras rumanas una desconocida abadía del siglo XIII, perdida en mitad del bosque. Junto a ella, encuentran una entrada subterránea que lleva a una gigantesca caverna. Al equipo se unen biólogos, espeleólogos, submarinistas y los hermanos Jack y Tyler, dos aventureros. Mientras exploran los túneles del lugar, descubren que allí habita una siniestra especie de criaturas asesinas, que están a punto de acabar con todo el grupo. Curiosamente, el guión se basa en una anécdota real, el descubrimiento de pequeños ecosistemas en lugares como la caverna de Movila, en Rumanía. Precisamente, uno de los descubridores de esta cueva, el reputado espeleólogo rumano, Chriti Lascu, participó como asesor durante el rodaje del film. De argumento similar a la reciente The Descent, que también se desarrollaba en una cueva poblada de criaturas malignas, destaca la ambientación, a base de impactantes imágenes de los subterráneos.

3/10
La tierra de los muertos vivientes

2005 | Land Of The Dead

Terroríficos zombies que se alimentan de carne humana han invadido las principales ciudades. Los pocos humanos que quedan sobreviven como pueden. Es el caso de los habitantes de una ciudad rodeada por una verja electrificada. En su interior se alza una urbanización de lujosas torres conocida como Fiddler’s Green, donde imperan las leyes de Kaufman, un autoritario cacique. Uno de los hombres que trabajan para Kaufman es Riley, que al mando de un grupo de duros mercenarios emprende arriesgadas misiones fuera de los muros, con el objetivo de conseguir suministros o reconocer el terreno. Riley quiere ganar el dinero suficiente para huir hacia el norte, donde ha oído que existen superviventes que viven mejor. Durante una misión rutinaria, Riley y sus acompañantes descubren que los zombies están evolucionando, empiezan a fingir que se comportan como humanos, y poco a poco aprenden a comunicarse y a organizarse. Rodada en 1968 con un presupuesto mínimo, pero una gran imaginación, La noche de los muertos vivientes está considerada un clásico del género de terror. La cinta supuso el debut de George A. Romero, que fue alabado por la crítica como una joven promesa. Aunque algunas de sus siguientes películas, como Creepshow, están bien consideradas entre los incondicionales del terror, lo cierto es que Romero no ha vuelto a revalidar su éxito desde entonces, y cuando su carrera se encuentra en horas bajas, recurre a las secuelas de su opera prima. Tras Zombie (1978) y El día de los muertos (1985), el cineasta filma ahora la que sería cronológicamente la cuarta parte, dejando aparte algunos remakes de las entregas anteriores. En la línea de sus predecesoras, la cinta tiene el tono característico del cine de terror más duro, e incluye numerosas secuencias de acción. Pero Romero también incluye agudos golpes de humor, como la impagable aparición del mercenario español, y la secuencia del zombie buscándole utilidad al martillo eléctrico. Durante la mayor parte del metraje, Romero parece más preocupado por describir las interacciones de los humanos que por los zombies, e intenta aportar grandes dosis de crítica social. Y aunque su descripción del lado más negativo de la ambición es un tanto simple, esto no enturbia la calidad del film.

5/10
Iron Jawed Angels

2004 | Iron Jawed Angels

Hilary Swank, Julia Ormond y Anjelica Huston protagonizan este drama que reconstruye hechos reales, acaecidos en Estados Unidos en los años de la Primera Guerra Mundial, durante la presidencia de Woodrow Wilson. Sigue los pasos de Alice Paul y Lucy Burns, dos pioneras del movimiento a favor del sufragio femenino en Estados Unidos. La situación con que arranca la historia es que varios estados han concedido el voto a las mujeres, pero éste dista de ser un derecho constitucional extendido a toda la nación. La principal asociación de mujeres sufragistas es partidaria de una lucha tenaz y paciente, sin extremismos, por lo que Alice Paul y Lucy Burns, más expeditivas, crean un partido de las mujeres, que negará su apoyo a cualquier político que no respalde claramente el voto femenino; y organizan un piquete que está permanentemente ante la Casa Blanca día y noche, llueva, nieve o haga calor. Las cosas se calientan con la entrada de EE.UU. en la guerra, la detención de mujeres, y un movimiento de huelga de hambre.Resulta curioso que una directora alemana, Katja von Garnier, sea quien esté detrás de esta trama netamente americana, sobre "ángeles con mandíbulas de hierro", expresión que debía ser muy difícil de traducir, por lo que se ha mantenido el título original. El film, producción de HBO, tiene interés histórico, pero se resiente de una realización extraña para una película de época, con una música anacrónica, y un ritmo a veces videoclipero. Falta definición a los personajes, una pena porque el reparto es espléndido. Al final lo que más llega es la huelga de hambre de Alice -son terribles las imágenes en que es obligada a ingerir alimentos-, y los problemas de una de las damas, casada con un senador, y que se moja mucho apoyando la causa.

5/10
A contracorriente

2003 | Swimming Upstream

Film basado en la historia auténtica del nadador Tony Fingleton. El propio Tony escribió un libro con su hermana Diane acerca de su vida, y el guionista de la película. Situada en la Australia de los años 50 y 60, arranca presentándonos a Los Fingleton, una familia de condición humilde, compuesta por el matrimonio y cinco hijos, en los que Tony ocupa la tercera posición. El difícil carácter del padre dificulta la convivencia familiar, aunque los chicos tienen un modo estupendo de divertirse: la piscina, donde nadan, bucean, y estrechan lazos. El hobby ayudará a Tony a convertirse en nadador; pero le costará más ganarse el aprecio de su duro padre. Russell Mulcahy ofrece un film sólido, que combina la descripción de los esfuerzos del protagonista por triunfar en el agua, con las relaciones familiares. En el reparto tenemos a unos estupendos Geoffrey Rush y Judy Davis, como padres de familia, aunque los actores que encarnan a los hermanos, de niños y ya jóvenes, también hacen un buen trabajo.

5/10
Sin rastro (2ª temporada)

2003 | Without a Trace | Serie TV

Jack Malone investiga la extraña desaparición de un bus estudiantil. Mientras tanto, Samantha, una de sus ayudantes, trata de recuperarse de las secuelas producidas por el tiroteo en el que se vio inmersa. Así comienza la segunda temporada de la serie, que reconstruye casos reales de despariciones. Producida por Jerry Bruckheimer, artífice de C.S.I, está protagonozada por Anthony LaPlagia, que interpreta a Jack Malone, comandante de la Unidad de Desaparecidos del F.B.I

7/10
Retratos de una obsesión

2002 | One Hour Photo

Conoce las vidas de los demás. Y no es capaz de desarrollar una vida propia. Así se encuentra Sy, encargado del laboratorio fotográfico de una gran superficie, que entrega las fotos reveladas en una hora. A pesar de su profesionalidad, Sy es solitario y tímido, sin familia ni amigos. En esas circunstancias las fotografías dan color a su vida gris. Ellas le revelan cómo son sus clientes, hasta el punto de conocer a veces sus secretos más íntimos. Sy se ha encariñado especialmente con Nina Yorkin y su hijo Will. Las fotos que le traen parecen mostrar la familia perfecta que él habría querido tener; hasta que descubre que el esposo de Nina oculta algún secreto. Mark Romanek, procedente del mundo del vídeo musical, inicia su historia con el interrogatorio de Sy en una comisaria. A partir de ahí inicia un largo flash-back, hasta rematar la historia, pese a algún truco narrativo forzado (el que permite que la policía entre en escena), de modo sorprendente. Director y guionista, Romanek tiene dos grandísimos aciertos: una buena trama, presentada con la gradualidad necesaria, evitando pasarse de rosca; y un personaje magnífico, el de Sy, prototipo de psicópata tímido, que recuerda al Terence Stamp de El coleccionista, de William Wyler, o, en otra línea al solitario Robert De Niro en Taxi Driver, de Martin Scorsese, y al no menos antisocial Gene Hackman en La conversación de Francis Ford Coppola. Robin Williams, sencillamente lo borda: ¿quién dijo que el actor era un histrión?

6/10
Sin rastro (serie)

2002 | Without A Trace | Serie TV

Jack Malone dirige una unidad del FBI especializada en desapariciones. El agente está al frente de un equipo de expertos que analizan las pruebas de los casos luchando contra el reloj, para intentar encontrar a una personas desparecidas o secuestradas. El productor cinematográfico Jerry Bruckheimer, responsable de Piratas del Caribe, está al frente de esta serie, tipo “CSI”, basada en casos reales acontecidos en EE.UU, aunque se cambian los nombres de los verdaderos protagonistas.

5/10
Escuela de asesinos

2002 | Bang, Bang, You're Dead

Aunque siempre ha sido estudiante modelo, Trevor termina intentando poner una bomba en el instituto, tras su enfrentamiento con los integrantes del equipo de fútbol. Un profesor intenta reconducirle por el buen camino, ofreciéndole un papel protagonista en una obra de teatro. La violencia en los institutos en EE.UU. es un grave problema: esta cinta explica cómo puede producirse un acontecimiento similar al del tiroteo del instituto de Columbine.

6/10
La princesa y el guerrero

2000 | Der Krieger und die Kaiserin

Historia de un enamoramiento. Él, Bodo, la salva a ella, Sissi, tras ser atropellada; pero desaparece del mapa. Entonces Sissi inicia su búsqueda, y cuando da con su príncipe azul, éste la rechaza brusca, inexplicablemente. Twyker nos intriga, entrega poco a poco elementos para entender la vida que ella ha llevado en un sanatorio mental, donde trabaja de enfermera; también nos vamos enterando de lo que Bodo y su hermano andan tramando, que es el robo de un banco. Cuento de hadas moderno y totalmente imprevisible. Tom Tykwer demuestra que la flauta de Corre, Lola, corre no sonó por casualidad. Ahora se atreve con una historia más complicada, también de amores esforzados, que no se consiguen en un abrir y cerrar de ojos, y de azares que pueden hacer avanzar nuestra personal historia por caminos insospechados. Todo impregnado de una magia de lo cotidiano, castillos, princesas y tesoros incluidos, que bien podría conectar con el mundo de Paul Auster. Twyker demuestra poderío visual en la composición de los planos, y dirige con acierto a los actores, entre los que destaca la pareja protagonista, excelentes y contenidos Franka Potente y Benno Fürmann.

5/10
Corre, Lola, corre

1998 | Lola rennt

Faltan veinte minutos para el mediodía. Lola recibe una llamada desesperada de Manni, su novio. Ha perdido 100.000 marcos que debía entregar a su turbio jefe a las doce. Manni puede darse por muerto si no entrega el dinero a la hora convenida. Lola piensa rápido y, movida por el amor, corre, corre y corre, dispuesta a lo que sea para sacar a su novio de apuros. Una agradable sorpresa. Esta película alemana del desconocido, fuera de su país, Tom Tykwer, auna una historia universal –la chica que se sacrifica por amor a su chico– con un planteamiento y narración originales. Tykwer firma el guión y dirige, además de participar en la vibrante banda sonora, que se adecúa al ritmo frenético de las imágenes. El film, en línea con títulos como Atrapado en el tiempo, Dos vidas en un instante o el clásico ¡Qué bello es vivir!, presenta el discurrir de una misma situación de modos diversos, con variantes. Veinte minutos pueden ser muy distintos según a una le pongan una zancadilla, se produzca una colisión automovilística o se tope uno con cierto vagabundo que... Y, a la vez, Tykwer nos dice que, en el fondo pueden ser muy parecidos, pese a las distintas consecuencias, si el alma de las acciones lo constituye el amor por el otro. También se dibuja con una perspectiva no exenta de acidez la actitud de ciertos padres irresponsables, incapaces de abrir los ojos a las necesidades de sus hijos. Hay que aplaudir la meritoria puesta en escena. El director da con el timing perfecto para que admitamos que las distintas situaciones pueden acontecer en el escaso tiempo indicado. La combinación de diversos formatos de cine y vídeo, junto a distintas velocidades de película y ritmo de edición, lejos de convertirse en un caos caprichoso, exprime del mejor modo posible lo aportado por los videoclips musicales a la narración audiovisual, en la línea de la reciente Matrix. Bienvenida sea Lola (muy bien interpretada por Franka Potente), con su estética arriesgada y su interesante y bien hilada trama.

7/10

Últimos tráilers y vídeos