IMG-LOGO

Biografía

Mary J. Blige

Mary J. Blige

Mary J. Blige

Premios: 0 Oscar (más 1 nominaciones)

Oscar
2018

Nominado a 1 premio

Filmografía
Power Book II: Ghost

2020 | Power Book II: Ghost | Serie TV

"Power Book II: Ghost" comienza poco después de los eventos devastadores de "Power" cuando Tariq St. Patrick (Michael Rainey, Jr.) se enfrenta a una nueva realidad: su padre ha muerto y su madre, Tasha, se está enfrentando a cargos por el asesinato que cometió su hijo. Por otro lado, Tariq afronta los rigores académicos de la universidad de Ivy League a la que asiste para ganarse su herencia. Verdaderamente solo, por primera vez en su vida, Tariq se ve obligado a dividir su tiempo entre la escuela y la necesidad apremiante de pagar a Davis MacLean (Clifford “Method Man” Smith), el abogado defensor, hambriento de fama, que es la única esperanza para que Tasha salga de la cárcel y evite la acusación del recién nombrado fiscal Cooper Saxe (Shane Johnson). Sin mejores opciones, Tariq recurre al conocido mundo de las drogas, enredándose con una familia de asesinos encabezada por Monet Stewart Tejada (Mary J. Blige), que lleva metida en este mundo mucho más tiempo que él. Mientras Tariq intenta compaginar su negocio con las drogas, sus notas, su vida amorosa y su familia, se da cuenta de que la única manera de evitar el mismo destino que su padre es convertirse en él... pero mejor.

The Umbrella Academy

2019 | The Umbrella Academy | Serie TV

A finales de los 80, cuarenta y tres mujeres de diferentes países del mundo que no estaban embarazadas dan a luz inexplicablemente. El excéntrico millonario Reginald Hargreeves adopta a siete de estos retoños, seis de los cuales manifiestan poderes extraordinarios, por lo que forman un grupo dedicado a combatir el crimen. Por desgracia, uno de ellos, Número Seis, fallece, mientras que Cinco, que tiene la habilidad de viajar en el tiempo y el espacio, ha desaparecido. Tras la muerte de Hargreeves, se reúnen los otros cinco, que empiezan a sospechar que éste ha sido asesinado. Justo en ese momento regresa Cinco que tiene una inquietante noticia: faltan ocho días para que se produzca una catástrofe que acabará con la raza humana. Jeremy Slater, con experiencia en superhéroes tras la fallida 4 Fantásticos, y Steve Blackman, autor de la estupenda Fargo, se reúnen para adaptar el cómic homónimo creado por Gerard Way y Gabriel Bá para Dark Horse, muy apreciado por los aficionados, por su frescura y la tridimensionalidad con la que retrata a los protagonistas. Al partir de este material, la propuesta prometía darle una vuelta novedosa al manido género de superhéroes, pues incluso se estrena pocos días después de Deadly Class, una serie con muchos elementos en común de HBO. Pero pese a un excelente arranque, marcado por la inteligente utilización de la música, y una buena presentación de una familia disfuncional de enorme potencial dramático, la propuesta acaba resultando demasiado manida. Mientras que la investigación principal resulta amena, algunas subtramas carecen de interés, todo indica que se ha tratado de alargar la trama demasiado para alcanzar los diez capítulos, lo que deriva en un ritmo irregular. Se han eliminado los ingredientes más locos de las viñetas, donde podía suceder cualquier cosa, como la aparición de una versión mutante de la Torre Eiffel, pero al pretenderse que la trama sea seria, no acaban de cuadrar del todo por ejemplo el mayordomo simio, o la madre robótica. El reparto no está mal, pero no se le saca todo el jugo a la gran Ellen Page, se desaprovechan un poco las posibilidades de su personaje, Vanya, la única normal de los personajes centrales. En cualquier caso, todo indica que la ficción podría subsanar este aspecto, y mejorar en siguientes temporadas.

6/10
Mudbound

2017 | Mudbound

El Sur de los Estados Unidos, donde se vive sobre todo del cultivo del algodón, en plena Segunda Guerra Mundial. Tras el ataque a Pearl Harbour, dos jóvenes van a servir en el ejército en destinos diferentes. Jamie McAllan es blanco, y pilota un bombardero, mientras que Ronsel Jackson es sargento en un carro de combate. Sus respectivas familias se conocerán durante su ausencia porque Henry McAllan, casado con Laura y madre de dos niñas, ha comprado una granja, a la que se traslada con su padre, un viejo cascarrabias y racista; y el padre de Ronsel, Hap, es arrendatario de unas tierras situadas en esa propiedad, que trabaja con ayuda de su familia. Adaptación de una premiada novela de Hillary Jordan, a cargo de la directora afroamericana Dee Rees (Pariah, Bessie). Es una producción de Netflix donde también ha intervenido Brad Pitt con su compañía Plan B, que ya probó su sensibilidad por las cuestiones raciales respaldando 12 años de esclavitud. Al principio puede aturullar un poco al espectador por la abundancia de voces en off correspondientes a distintos personajes, que van contando sus impresiones interiores ante la dureza de la vida en la época descrita, en que a los sacrificios que comporta la vida en el campo, donde se depende de tantos factores que no se controlan, se suman las circunstancias bélicas, y el racismo imperante, no sólo por parte de las personas más recalcitrantes, sino también propicidado por las leyes de segregación. Rees dirige con buen pulso este drama rural en la América profunda, los planos de la vida en la granja, o los de las acciones bélicas, revelan excelente gusto visual para la composición. Y hay un buen elenco de actores que sirven para reflejar distintas situaciones complicadas. Está el matrimonio de Henry (Jason Clarke) con Laura (Carey Mulligan), donde de ambos se quieren, pero en que existe cierta rutina, y el hecho nunca admitido abiertamente por ambos cónyuges, de que Laura se siente atraído por Jamie (Garrett Hedlund); a este drama soterrado que aflora cuando Jamie vuelve de la guerra, se suma la angustia por las enfermedades de las niñas. Aquí entra en juego la necesaria e inevitable convivencia entre blancos y negros, donde es posible un acercamiento en algunos casos, cuando asoma la humanidad al primer plano por encima de consideraciones del color de la piel, la comprensión entre las mujeres, o la veteranía compartida de los que han sobrevivido a la guerra y se encuentran desubicados, con la tentación de ahogar sus penas en alcochol; pero donde el odio racista bien arraigado no parece fácil que desaparezca, la violencia física o psicológica puede asomar en cualquier momento de un modo brutal y desalmado. El gran mérito de la directora y coguionista es lograr cohesionar las subtramas para entregar un buen cuadro de época, con luces y sombras.

6/10
Black Nativity

2013 | Black Nativity

Rock of Ages (La era del rock)

2012 | Rock of Ages

Sherrie es una joven rubia, de ojos azules, que llega a Los Ángeles procedente de Oklahoma cargada de sueños. Es amante del rock y la suerte le sonríe nada más llegar cuando conoce a un Drew, camarero en el mítico bar de Sunset Strip donde debutó el gran Stacy Jaxx, estrella inigualable del Rok n' Roll. Sherrie se enamora de Drew y es contratada para trabajar en el local. Todo es perfecto. Sin embargo, muy pronto se da cuenta Sherrie de que la suerte te puede dar la espalda el día menos pensado. No funciona esta comedia musical dirigida por Adam Shankman (Hairspray), cuyos elementos estaban perfectamente elegidos para diseñar el éxito, al menos comercial. ¿Qué falla, entonces en Rock of Ages (La era del rock)? En el cine hay tópicos, vale, no pasa nada, pero cuando absolutamente toda la historia sigue los raíles de lo más convencional hasta llegar el destino más previsible, la cosa pasa a convertirse en algo difícil de tragar, un mejunje acaramelado, buenista y cursi, por mucho que se disfrace de cueros, gritos y chicas semidesnudas. Es inimaginable lo que pensarán de este musical los auténticos amantes del rock. Mejor que ni se les ocurra verlo. Es verdad que Rock of Ages (La era del rock) es ante todo una comedia, cine al más puro estilo frívolo hollywoodiense y que no hay que hacerse grandes ilusiones, pero, por favor, si vemos que la chica perfecta, rubia y de ojazos azules llega a Los Ángeles para triunfar en el rock, que se enamora la primera noche de un chico que sueña lo mismo y que precisamente trabaja en un local que es un templo clásico del rock duro, si un malentendido acaba con su amor, si la gran estrella rebelde lo que desea en el fondo es el amor verdadero, si los viejos rockeros de cuero puede que sean de la otra acera, si la alcaldesa anti-rock es en realidad una groupie de corazón, si los sueños han de romperse con un trabajo de stripper, si el agente de la estrella resulta ser un aprovechado sin escrúpulos, si la periodista de gafitas se convierte en una gata en celo, etc., etc., la cosa entonces se hace prácticamente insostenible. ¡Si hasta la protagonista llega en un autobús Greyhound! Llegados a este punto lo único que se salva de Rock of Ages (La era del rock) es... la música. Aunque tampoco es que sea memorable, para nada, e incluso a menudo está demasiado presente. La narración está planteada con el aire fantasioso de otros musicales modernos, en donde la puesta en escena cambia de repente, suenan los acordes, los focos modifican su color e intensidad y todo parece un sueño mientras todo el mundo se pone a cantar y bailar, etc. A lo largo del metraje escuchamos de ese modo un gran puñado de temas clásicos, entre los que pueden destacar "I Want to Know What Love Is" (interpretado por Tom Cruise y Malin Akerman), "Waiting for a Girl Like You" (con Julianne Hough y Diego Boneta) o “Here I Go Again”. En cuanto al reparto, es de justicia afirmar que Tom Cruise pone toda la carne en el asador, que la joven Julianne Hough (Footloose (2011)) es expresiva y no lo hace nada mal, y también que Paul Giamatti y Alec Baldwin siguen manteniendo el tipo. En cuanto a los demás, mejor ni mentarlos, sobre todo a Catherine Zeta-Jones... Hay que ver lo que ha cambiado esta mujer.

4/10

Últimos tráilers y vídeos