IMG-LOGO

Biografía

Mélanie Thierry

Mélanie Thierry

39 años

Mélanie Thierry

Nació el 17 de Julio de 1981 en Saint-Germain-en-Laye, Yvelines, Francia

Belleza arrebatadora

03 Noviembre 2016

Modelo y actriz desde que era adolescente, su espectacular físico no es de los que pasa inadvertido, imposible no fijarse en esta rubia de ojos claros. Ella procura no creérselo demasiado y trabajar peldaño a peldaño su carrera interpretativa.

Su padre estaba en el negocio de la restauración, su madre era farmacéutica a tiempo parcial, su hogar era su otro trabajo. La normanda Mélanie Thierry nació en 1981, y de inmediato su atractivo físico la convirtió en candidata para protagonizar spots y carteles publicitarios, mundo en el que se adentró siendo apenas una adolescente. Algunas de las marcas con las que ha estado asociada como modelo incluyen a Hermès e Yves Saint-Laurent.

Aunque desde 1996 ha aparecido en series televisivas de su país, su debut cinematográfico lo debe a un italiano, ella era "La chica" en la hipnótica La leyenda del pianista en el océano (1998) de Giuseppe Tornatore. Cuatro años después, con apenas 20 años, iniciaba una relación duradera con el cantante Raphaël Haroche, con quien ha tenido dos hijos.

Casi toda su carrera la ha desarrollado en su país, Francia, pero eso no le ha impedido rodar en inglés, el caso de Babylon (2008), donde acompañó a Vin Diesel a las órdenes de su compatriota Mathieu Kassovitz. Ese mismo año estuvo en Largo Winch, adaptación del cómic de Jean Van Hamme y Philippe Francq. Y dos años después, paso de gigante, ganó un César a la actriz más prometedora por su trabajo en Le dernier pour la route, cinta sobre el alcoholismo donde daba la réplica a François Cluzet.

Ha trabajado con directores de prestigio como Bertrand Tavernier (La princesa de Montpensier, 2010), André Techiné (Impardonnables, 2011), Terry Gilliam (The Zero Theorem, 2013) y Denys Arcand (El reino de la belleza, 2014). Y el español Fernando León de Aranoa la quiso en la cinta sobre el conflicto de la antigua Yugoslavia en Un día perfecto (2015).

Está claro que esta chica no quiere perder el paso de una carrera donde no le falta trabajo, y la prueba es su papel de Gabrielle Bloch, suerte de mentora de Loïe Fuller en el biopic La bailarina (2016).

Filmografía
Da 5 Bloods: Hermanos de armas

2020 | Da 5 Bloods

Paul, Otis, Eddie y Melvin, cuatro veteranos afroamericanos, ex combatientes en Vietnam, regresan en la actualidad, por así decir, al “lugar del crimen”, es decir, al lugar donde les tocó librar una guerra que no era la suya, pero en la que forjaron lazos de hermandad. El objetivo declarado es recuperar los restos mortales de un compañero caído en combate, Tormenta Norman, camarada que les supo inculcar humanidad en medio de un infierno donde no era fácil recordar normas morales. Pero también desean apropiarse de un cargamento de lingotes de oro, auténtico tesoro con el que iban a pagar a los aliados vietnamitas, que escondieron en un recóndito lugar de la jungla; de algún modo se trata de cobrarse la deuda que Estados Unidos tiene con la población negra, a la que antaño esclavizó y ahora sigue maltratando. Les acompaña David, hijo de Paul, con el deseo de reverdecer los lazos familiares. La vuelta en tan singulares circunstancias despierta todo tipo de fantasmas que habían permanecido enterrados en sus mentes, la heridas de la guerra, definitivamente, no han cerrado, agravadas además por el sentimiento de desarraigo, de no acabar de pertenecer del todo a Estados Unidos por al color de la piel. Spike Lee vuelve a colaborar con Kevin Willmott tras Infiltrado en el KKKlan en la escritura del libreto de Da 5 Bloods: Hermanos de armas, tarea en la que también se empeñan Danny Bilson y Paul De Meo, conocidos por idear tramas para videojuegos y por Rocketeer. El combativo director vuelve a traer a colación la cuestión de la discriminación racial y la integración de los negros en la sociedad americana, a veces con recursos formalmente atrevidos, como el inserto de fotografías de personajes auténticos que pueden ser inspiradores, o un clip de un mitin del presidente Trump donde tiene a un afroamericano detrás. Eso sí, suaviza algo el tono crispado y antipático de antaño, e incluso parece inspirarle más cierto planteamiento espiritual –oraciones y citas bíblicas incluidas– y las menciones de Martin Luther King. Se revela muy eficaz en los flash-backs, donde el cambio de formato de pantalla tiene su encanto. Resulta curioso detectar influencias variadas fílmicas, que funcionan bien. El viaje a las profundidades de la selva remite a veces a Apocalypse Now, y no solo porque recurre a Wagner, también por los rasgos crecientes de locura en Paul, que hacen pensar en el coronel Kurtz, o el encuentro con la francesa que ayuda a los activistas antiminas. La ceguera que provoca el oro remite a un clásico entre clásicos, El tesoro de Sierra Madre, y en fin, muchos títulos podrían mencionarse en relación a la tensión que produce la posible explosión de una mina. El film presenta muchos personajes con distintos conflictos, y sabe pintar una curiosa realidad multicultural, donde hay espacio para empresarios avariciosos, veteranos con sus secuelas, choque generacional, activistas de ONGs y pinceladas de la población local vietnamita, donde caben estupendos actores afroamericanos (Delroy Lindo, Jonathan Majors, Clarke Peters, Norm Lewis, Isiah Whitlock Jr., Chadwick Boseman), europeos (Jean Reno, Mélanie Thierry, Paul Walter Hauser, Jasper Pääkkönen,) y vietnamitas (Johnny Trí Nguyễn, Lê Y Lan, Nguyễn Ngọc Lâm, Sandy Hương Phạm).

6/10
Le vent tourne

2018 | Le vent tourne

Nos vemos allá arriba

2017 | Au revoir là-haut

La Primera Guerra Mundial ha terminado. Albert Maillard y Edouard Péricourt, compañeros de armas del ejército francés, han sobrevivido. Pero a un alto coste en el caso del segundo, con la boca completamente destrozada, y la capacidad de habla notablemente mermada. Para un artista ilustrador como él de gusto exquisito, es una tragedia. Distanciado además de su familia de clase alta, especialmente de su padre Marcel, intercambia su identidad con la de un caído para simular su muerte y se oculta en un desván, con la complicidad de Albert. Éste, contable, tiene dificultades para volver a trabajar en lo suyo, y tiene que conformarse con modestos oficios, como el de hombre-anuncio. Finalmente, los dos amigos, con la complicidad de una jovencita huérfana, arman una estafa en torno al diseño de supuestos monumentos patrióticos para honrar a los muertos por la patria. Y entretanto, el sádico oficial que les hizo la vida imposible en las trincheras, el teniente Henri d'Aulnay-Pradelle, va a cruzarse inesperadamente con ellos. Adaptación de la novela homónima de Pierre Lemaitre, ganadora del prestigioso Premio Goncourt en 2013. Posteriormente fue adaptada al cómic, lo que puede haber influido en la soberbia concepción visual de la película, desde las escenas bélicas del arranque, con un perfecto diseño de las trincheras, al París de los años 20, los dibujos y máscaras del protagonista, la cuidada concepción de los planos... Dirige, firma el guión y coprotagoniza Albert Dupontel, quien ya dio muestras de habilidad tras la cámara en filmes como 9 meses... ¡de condena!. Sorprende el tono de la película, de difícil definición, y que consigue un raro y habilidoso equilibrio, aunque el desenlace deja un amargo regusto, y parece caprichoso, como una bofetada a un tipo de espectador al que quizá los responsables del film describirían como “ingenuo”. De entrada tenemos el problema de los veteranos de guerra con sus secuelas, que pueden hacer pensar en filmes como El pabellón de los oficiales, también basado en una novela. Está el drama de un mal entendimiento entre padre e hijo. La suplantación de una identidad en el contexto de la Gran Guerra podría hacer pensar en la reciente Frantz. Y el personaje con máscara, carcomido por el rencor, nos retrotrae a la novela gótica, o a historias como las de El fantasma de la ópera o Los crímenes del museo de cera. Mientras que el villano del teniente, resulta conscientemente forzado y caricaturesco. Y luego está el cuestionamiento del patriotismo ante una guerra de dudosa justificación, donde el homenaje a los muertos por parte de unos y otros está atravesado de cinismo. Con estos elementos se arma una narración interesante, aunque algunos comportamientos no quedan lo bastante justificados. Está muy bien seleccionado el reparto, donde brillan sobre todo Albert Dupontel, Laurent Lafitte, Nahuel Pérez Biscayart y Niels Arestrup.

6/10
Marguerite Duras. París 1944

2017 | La douleur

Una mirada a la escritura, parte del diario mantenido por Marguerite Duras en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial. Su marido Robert Antelme, miembro de la Resistencia, como ella, fue capturado y ella desconoce su paradero. La espera de una eventual liberación y regreso a carga es larga y dolorosa. Debe someterse a frecuentes encuentros con el policía que le detuvo, y luego, una vez terminada la contienda, cuando los datos de cifras de muertos provocan escalofríos, está el miedo de que haya ocurrido lo peor. Emmanuel Finkiel, director y guionista, acude con frecuencia a la voz en off de la protagonista, encarnada por Mélanie Thierry, y juega con planos ingeniosos en que ella se mira a sí misma, en un fantasmagórico desdoblamiento. La película se sigue con interés, aunque algunos personajes aparecen y desaparecen caprichosamente -el policía, la mujer judía que se aloja en su casa...-, y el epílogo en que nos explica que fue de marido y esposa deja al espectador un tanto perplejo, sobre todo porque echa por tierra de algún modo cualquier sentido a la espera más o menos amorosa. ¿Nos quiere decir Finkiel que el sufrimiento fue en vano, que del dolor no se puede sacar nada positivo? Misterio misterioso.

5/10
La bailarina

2016 | La danseuse

La traslación a la pantalla, con algunas libertades, de la trayectoria artística y personal de Loïe Fuller (1862-1928), bailarina americana que asombró al público con la puesta en escena de su "Danza de la Serpiente", un espectáculo audiovisual que incluía un vestido de seda de 350 metros, que requería una asombrosa forma física para moverse sobre las tablas, y que tuvo la visión de patentar sus creaciones en Francia. Tras la cámara, debutando en el cine, se encuentra Stéphanie Di Giusto, también conocida por su nombre artístico Paf le chien, con el que había realizado su trabajo fotográfico y de dirección artística y realización de vídeos creativos. Precisamente el apartado estético es lo más conseguido de este film, los números de la protagonista en el escenario son de una belleza cautivadora, de los que quitan el aliento. En cambio, la parte dramática peca de artificiosa, resulta algo forzada la mirada a la existencia de la protagonista en un mundo que tiene algo de decadente y depravado, donde seguimos a una mujer sensible y sufriente, con dificultades para hacer vida social, en la tradición de títulos ocmo Las zapatillas rojas o Cisne negro. Hay una insistencia excesiva en un ambiente familiar opresivo, y en lo sensual y sexual, desde el primer esfuerzo por conseguir un trabajo, una sesión de fotos subidas de tono, donde hay un "peaje" que la protagoniza acepta como si tal cosa. Y resulta algo retorcido el modo de plantear la relación con su singular mecenas (Gaspard Ulliel), o con las mujeres. Se nota de algún modo que la directora no proviene del cine, pues se conforma con apuntar ligeramente las motivaciones, muy complejas, de los personajes, sin acabar de definirlos, por ejemplo en la relación con Isadora Duncan (Lily-Rose Depp, hija de Vanessa Paradis y Johnny Depp, en su primer papel de entidad en el cine), a la que Loïe conoce en París. También toma la decisión de dar el papel protagonista de "patito feo" a la rockera y ocasional actriz Soko, que sirve para encarnar la idea de la artista que tiene dificultades para transmitir su arte por no responder a los cánones de belleza al uso, y por estar un poco en las nubes.

5/10
Un día perfecto

2015 | A Perfect Day

Cinco años después de Amador, Fernando León de Aranoa vuelve a estrenar película, también producida por él. Esta vez sitúa la historia en la guerra de los Balcanes, en la que  sigue a un grupo de voluntarios que se dedica a asegurar el suministro de agua potable en la zona. El conflicto surge cuando, intentando sacar un cadáver de un pozo para evitar su contaminación, se les rompe su única cuerda: conseguir otra será la excusa argumental para el desarrollo de esta “road movie”. El film está concebido como un baile de géneros, se mueve entre la comedia, el drama y el cine social, algo que ya ocurría en Barrio. En Un día perfecto esta hibridación tiene un resultado irregular. En unas ocasiones los chistes del personaje interpretado por Tim Robbins animan el film, en otras le restan verosimilitud. Lo mismo ocurre con la visión crítica de la ONU y de su intervención: por un lado enriquece la película, pero llega un momento en que el reproche a la burocracia militar peca de exagerado. Es la primera vez que Fernando León rueda en inglés, pero eso no le ha impedido dirigir bien a sus excelentes actores. Tanto Benicio del Toro, con una interpretación penetrante de un personaje que intenta arreglarse a sí mismo, como Tim Robbins y su loco conductor, cumplen con creces. Los personajes –incluidas las dos chicas, Mélanie Thierry y Olga Kurylenko– cargan con un pasado que no terminamos de conocer y que nos interesa, pues ellos y ellas son el resultado de sus heridas, de su cansancio por tratar de hacer de este mundo un sitio mejor. Es la mayor virtud de esta película, una veta que se podría haber explotado más. Es indudable que el director quería hacer una película de contrastes, con muchos contrapuntos: entre sus protagonistas, entre imagen y música, entre las risas de los personajes y el drama que los rodea, entre la bondad de los voluntarios y la frialdad de los militares. Así construye una obra irregular e interesante, bien planificada –aunque a veces los planos aéreos parecen metidos con calzador– y con un final que cierra perfectamente la historia. Como es habitual en él –recordemos Familia, Barrio o Los lunes al sol– lo que más brilla en esta película son sus personajes y su pasado. Sin embargo, esta vez la trama no está al nivel de sus protagonistas: da la sensación de que, en ocasiones, la historia está supeditada al deseo de crítica. Además, uno se queda con ganas de introducirse más en el conflicto de la antigua Yugoslavia, que solo se toca de manera tangencial en dos momentos puntuales.

6/10
Je ne suis pas un salaud

2015 | Je ne suis pas un salaud

El reino de la belleza

2014 | Le règne de la beauté

Luc, un arquitecto que se ha desplazado a París para ser homenajeado, se cruza por casualidad con Lindsay, una mujer a la que conoció en Toronto, donde era miembro de un jurado. Recuerda su breve pero apasionada historia de amor, a su esposa Stéphanie, a los amigos de entonces, la casa de Charlevoix, el deporte, las cenas, la caza. También recuerda la tremenda depresión de Stéphanie, que llegó a enamorarse de Mélissa, la pareja de Isabelle, una amiga y médica en la zona.

The Zero Theorem

2013 | The Zero Theorem

Un Londres futurista. Qohen -que no Quinn- es un genio de la informática, que vive en una iglesia abandonada, haciendo programas para una gran corporación que trata de tranquilizar a sus clientes, para que la existencia les sea más llevadera. Y anda muy angustiado por las presiones que padece para demostrar el llamado “teorema cero”, que permitiría descubrir el sentido de la existencia con un cien por cien de seguridad, o lo que es lo mismo, con un cero por ciento de posibilidades de equivocarse. Y aunque logra resultados por el 99 y pico por ciento, aquello no es suficientes. Terapias telefónicas, la tentación de los placeres carnales o paraísos virtuales no acaban de lograr calmar el agobio de Qohen. Otro delirio fílmico de Terry Gilliam, quien ya hiciera integrado en Monty Python treinta años atrás El sentido de la vida, en aquel caso en clave disparatadamente cómica. Aquí recrea con barroquismo exuberante la imaginería de la capital de Inglaterra dentro de unos años, con un Christoph Waltz pasado de rosca, al que rodean personajes a cada cual más estrambótico, desde el fantasmal jefe encarnado por Matt Damon, al supervisor David Thewlis, la psicóloga telefónica Tilda Swinton y la “experta en placeres” Mélanie Thierry. Con un guión del totalmente desconocido Pat Rushin, seguramente Gilliam quiere hacernos en The Zero Theorem, dentro del contexto psocial ostmoderno, un sesudo planteamiento existencial sobre Dios -véase el crucificado descabezado de la iglesia-, y las cosas que nos permiten hacer la vida más llevadera. Pero lo que entrega es un pastel bastante indigesto, con pasajes francamente aburridos, y algún que otro personaje rozando el histrionismo. Doce monos y Brazil eran filmes en la misma línea, pero el cineasta lograba un equilibrio que aquí se le escapa.

4/10
Asesino en el tiempo

2013 | L'autre vie de Richard Kemp

Pour une femme

2013 | Pour une femme

Comme des frères

2012 | Comme des frères

Ombline

2012 | Ombline

Impardonnables

2011 | Impardonnables

Francis (André Dussollier) es un escritor que se traslada a Venecia para poder escribir. Allí conoce a Judith (Mélanie Thierry), su agente inmobiliaria, de la que se enamora y con la que comienza una relación. El problema es que Judith esconde un secreto que no quiere contar a Francis. Sospechas y falta de confianza son temas que le van como anillo al dedo al cine de André Téchiné, de parsimoniosa narrativa. Pero en esta adaptación de la novela de Philippe Djian la cosa deriva hacia el morbo y no acaba de interesar demasiado. Buen elenco actoral.

5/10
L'autre Dumas

2010 | L'autre Dumas

La princesse de Montpensier

2010 | La princesse de Montpensier

Adaptación de un relato de la aristócrata francesa Madame de La Fayette (1634-1693). La película, como el libro, transcurre en el territorio francés del siglo XXVI, cuando católicos y protestantes se enfrentaban en cruentas guerras. La joven Marie de Mèzières está enamorada del duque de Guise, aunque su padre le tiene preparado otros planes: Marie deberá casarse con el príncipe de Montpensier, un hombre a quien no conoce.

5/10
Le dernier pour la route

2009 | Le dernier pour la route

Je vais te manquer

2009 | Je vais te manquer

Largo Winch

2008 | Largo Winch

Nerio Winch, uno de los más importantes magnates del mundo de origen bosnio, ha muerto ahogado. Su imperio empresarial corre el riesgo de caer en manos de tipos con pocos escrúpulos, pero el previsor Wich, al que se suponía sin herederos, adoptó años atrás a un niño huérfano en su país. De modo que el aventurero Largo Winch, quien nunca tuvo una relación fluída con su padre –se veía como una pieza en sus planes–, es quien en teoría controla el conglomerado, pero un traficante de armas que quiere dedicarse a negocios honorables lanza una oferta de compra hostil que puede complicar mucho las cosas. Adaptación de las aventuras del cómic de Jean Van Hamme y Philippe Francq. Aunque se trata de una producción vistosa, con diversos escenarios internacionales y animadas (y bastante violentas) peleas, y las intrigas empresariales captan el interés, el balance es más bien negativo. El romo protagonista encarnado por Tomer Sisley carece de chispa, y las motivaciones de los villanos, con sus traiciones y demás, no están justificadas, resultan bastante gratuitas; es curioso que ni siquiera los lazos afectivos con la familia que cuidó de Largo siendo niño conmueven lo más mínimo.  Tampoco una actriz de la talla de Kristin Scott Thomas es capaz de elevar la película por encima de su innegable medianía.

4/10
Babylon

2008 | Babylon A.D.

Futuro más o menos próximo. El mundo es una especie de caos, con guerras por doquier, atentados a todas horas y detritus y contaminación más que abundantes. Hay drogas, religiones raritas, grandes corporaciones que hacen su agosto, y una situación de las fronteras no muy clara con países curiosos como Nueva Serbia. En este panorama se desenvuelve Thoorop, un duro mercenario que se vende al mejor postor. Y a él acude un tal Gorsky, que le encomienda llevar a Aurora, una joven de aspecto puro, a Nueva York, siempre acompañado de la hermana Rebecca, su “ángel guardián”; si acepta le concederán una nueva identidad, lo que le permitirá regresar al Canadá de sus ancestros. Pero, claro, correrá mil peligros, y descubrirá sucios intereses en torno a Aurora, pues la extraña gran sacerdotisa de los neolitas quiere manejarla a la chica a su antojo. El actor pasado a director Matthieu Kassovitz cada vez parece más despistado en la segunda faceta. Si obtuvo el aplauso de la crítica con El odio, y entregó un thriller razonable con Los ríos de color púrpura, luego perdió el norte en Gothika, y aquí filma un título donde la ciencia ficción tiene muy escaso interés (el tema de las seudorreligiones y de la escena internacional del futuro no son explotados convenientemente) y la acción mamporrera cansa un poco: no está mal el atentado del mercado, pero hay pasajes gratuitos como el del submarino o el de las motos de nieve, cuya función parece exclusivamente ocupar minutaje de la cinta. La estética de futuro cutre es deudora de Hijos de los hombres, pero la distancia que separa a uno y otro film es como la de la noche y el día. Vin Diesel se limita a poner cara de chico duro, capaz de soltar alguna lagrimita, mientras que da pena ver a actores de la talla de Gérard Depardieu, Charlotte Rampling y Michelle Yeoh estar ahí y poco más.

3/10
Chrysalis

2007 | Chrysalis

París, en un futuro cercano. David Hoffman, teniente de la policía, persigue a un asesino en serie, sospechoso de haber acabado con la vida de su esposa, unos meses atrás. Su última víctima es una joven emigrante que ha aparecido con unas extrañas marcas en los ojos. Al parecer, esta mujer fue atendida en una clínica médica donde se reimplantan recuerdos. Esforzado debut en el largo del director y guionista francés Julien Leclercq, que a juzgar por sus imágenes es un apasionado de las adaptaciones cinematográficas de Philip K. Dick, sobre todo de Blade Runner y Minority Report, sus dos principales fuentes de inspiración visual y temática. Leclercq cuenta con un presupuesto reducido, pero aún así consigue una ambientación futurista convincente, a base de un par de decorados y algún que otro retoque digital en su plano general de París. Prima la intriga, aunque también incluye numerosas secuencias de acción, bien coreografiadas, algo bastante inusual en el cine francés. El guión es ligero, más allá de su apropiada advertencia de los riesgos de la experimentación científica descontrolada, y los personajes un tanto esquemáticos, lo que decepcionará a la mayor parte del público. Sin embargo, es un film correcto, que resultará ameno a los incondicionales del género fantástico.

4/10
The Half Life of Timofey Berezin

2006 | The Half Life of Timofey Berezin

Timofey (Paddy Considine) es un trabajador de una planta nuclear que ha estado expuesto a la radicación. Tras ser despedido sin indemnización, decide robar plutonio para poder venderlo en el mercado negro y dejarle algo de dinero a su mujer (Radha Mitchell) y su hijo antes de morir. Es una producción de HBO que no tuvo mucha repercusión, pero que como muchas de sus películas, merece la pena su visionado. La historia engancha al espectador hasta el final con un guión muy bien escrito y sin fisuras. Emociona, divierte y entristece al mismo tiempo, y todo ello acompañado de unos actuaciones a la altura.

6/10
Pardonnez-moi

2006 | Pardonnez-moi

Écorchés

2005 | Écorchés

Jojo la frite

2002 | Jojo la frite

15 août

2001 | 15 août

Canone inverso - Making Love

2000 | Canone inverso - Making Love

Quasimodo d'El Paris

1999 | Quasimodo d'El Paris

La leyenda del pianista en el océano

1998 | La leggenda del pianista sull'oceano

Un veterano trompetista de jazz desea vender su trompeta. Cuando la toca por última vez, antes de desprenderse de ella, el dueño del establecimiento recuerda esa música. Y viene la historia de un hombre que ha pasado toda su vida en el interior del transatlántico donde nació. Allí fue abandonado por su madre y adoptado por un maquinista, que le puso el nombre de Mil Novecientos ("Novecento") por nacer en tal año. Nuestro hombre se convirtió allí en un mítico virtuoso del piano, que hacía una música genial con la que expresaba su rico mundo interior. Cuando descubre el amor piensa en descender a tierra firme, pero... Película romántica hasta los tuétanos, es, sencillamente, una auténtica gozada. La historia atrapa el corazón de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad, al ofrecer una hermosa metáfora sobre la soledad del artista. La música, preciosa, se debe a Ennio Morricone. El director Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso) concede todo su sentido a esas palabras con que empieza el film: "No estás acabado mientras tengas una buena historia y alguien a quien contársela". Escenas como el duelo entre los dos pianistas, o la composición inspirada por el amor, son sobrecogedoras. Un film a descubrir, con una magnífica interpretación de Tim Roth.

8/10

Últimos tráilers y vídeos