IMG-LOGO

Biografía

John Lithgow

John Lithgow

74 años

John Lithgow

Nació el 19 de Octubre de 1945 en Rochester, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Perry Mason

2020 | Perry Mason | Serie TV

Raymond Burr hizo historia catódica como protagonista de Perry Mason, donde daba vida a este personaje creado por el novelista Erle Stanley Gardner, abogado que ganaba un caso por capítulo, con ayuda del detective privado Paul Drake, que le proporcionaba las oportunas pruebas, gracias a las que el verdadero culpable... ¡siempre acababa confesando a voz en grito al final! La serie original se emitió entre 1957 y 1966, aunque el actor siguió interpretando al personaje en telefilmes desde 1985 hasta su muerte en 1993. Ron Fitzgerald (Westworld) y Rolin Jones (Boardwalk Empire) recuperan para HBO esta creación, o al menos la ficción se denomina de igual modo, porque aparte de ese detalle, poco tiene que ver con sus precedentes. Ni Mason ejerce como abogado (todavía, pues se trata de una precuela), ni protagoniza historias blancas, ni mucho menos, pues tiene un tono sórdido, ni éstas pertenecen al género judicial (más bien al noir). Aquí, Mason, de aspecto desaliñado, se gana la vida como investigador en Los Ángeles, en los años 30, fotografiando los deslices sexuales de estrellas de cine, y chantajeando a sus agentes si consigue material comprometedor. Al tiempo, trata de sacar adelante la vieja granja de sus padres, en la que vive. El letrado E.B. Jonathan le pedirá ayuda para investigar el secuestro de un niño que acaba de forma trágica, a petición de Herman Baggerly, un ricachón. Dividida en ocho capítulos, describe muy bien no sólo al personaje protagonista, sino también a los secundarios, y tiene una ambientación oscura de genuina serie negra, que trae a la memoria la magistral Chinatown, de Roman Polanski. Como otras muestras del género pone en solfa a quienes se aprovechan de que tienen mucho poder para atropellar a los pobres diablos, y acorde con las modas imperantes, hace hincapié en denunciar el racismo y el machismo de la época, y también la corrupción policial y a los predicadores que aprovechan los medios de comunicación para captar a inocentes. Los ágiles diálogos no tienen nada que envidiar a las mejores muestras del género. Desde luego, ha sido un acierto fichar a Matthew Rhys, conocido por The Americans, para dar vida al protagonista, pues ni trata de imitar al legendario Burr ni falta que le hace, se lleva a Mason a su terreno. Forma un sólido dúo con la menos conocida pero sorprendente Juliet Rylance (la secretaria Della), el otro personaje que cobra relevancia. A su alrededor desfilan apuestas seguras como John Lithgow (E.B. Jonathan), o Robert Patrick (Terminator 2: el juicio final) como Baggerly.

6/10
Late Night

2019 | Late Night

Cementerio de animales

2019 | Pet Sematary

La familia Creed –el matrimonio, compuesto por el doctor Louis y su esposa Rachel, más dos niños, Ellie, a punto de cumplir 9 años, y su hermanito Gage– se muda de Boston a una casa en medio del bosque en Maine, en busca de paz y tranquilidad, un horario laboral más humano para el cabeza de familia que le permita estar más tiempo con los suyos, etc. Les acompaña Church, un lindo gatito. Descubrirán que la amplia finca que han comprado, alberga un cementerio de mascotas. Cuando el minino es atropellado por un camión y muere, los papás temen decir la verdad a Ellie, que adoraba el animal, pensando en una mentira piadosa, que al animal de escapó; pero su vecino, el huraño de buen corazón Jud ofrece a Louis otra solución: enterrarlo en un terreno indio de propiedades mágicas, gracias a lo cual revive. Pero con rasgos más que siniestros. Treinta años después de la adaptación de la novela de Stephen King con guión del propio novelista, con Mary Lambert como directora, llega una nueva versión dirigida al alimón por el desconocido dúo Kevin Kolsch-Dennis Widmyer. Aunque eficaz a la hora de dar sustos –hay pasajes que ponen los pelos de punta–, el conjunto está mal articulado, de modo que el trauma de la madre por la muerte de su hermana cuando era pequeña, el misterioso pasado de Jud, o el racionalismo irreligioso ciego e incoherente de Louis, se presentan de modo muy deslavazado. Resulta chocante ver una insólita procesión de niños con máscaras para enterrar una mascota, y que no sorprenda a nadie; o tener una casa en medio de la nada, y al lado una carretera por la que sólo pasan camiones de gran tonelaje a toda pastilla. De modo que el film adolece de desequilibrio, con momentos de estancamiento y extraños cambios de tono, y otros en que las cosas suceden demasiado deprisa, con idas y venidas a Boston, por ejemplo, de Rachel. Además, en algún momento, parece que los directores se inclinan por la humorada negra, de modo claro en el último plano. Es una pena, porque visualmente tiene algunos momentos potentes, y los directores logran crear una curiosa atmósfera de irrealidad en otros.

5/10
El escándalo (Bombshell)

2019 | Bombshell

Crónica del escándalo que sacudió al poderoso director de la cadena televisiva Fox News, Roger Ailes (1940-2017), cuando fue denunciado por acoso sexual en 2016 por parte de una de sus empleadas, la presentadora Gretchen Carlson, denuncia a la que se fueron sumando numerosas mujeres que habían sufrido el acoso del magnate a lo largo de los años. El guionista Charles Randolph pergeñó el guión a partir de las acusaciones reales vertidas contra Ailes y ofrece una trama atropellada al principio para irse poco a poco estabilizándose, un poco al modo de su oscarizado libreto de La gran apuesta, una historia que también resultaba poco accesible en ciertas momentos pero que ofrecía un buen tapiz final de la crisis económica de 2008. En El escándalo (Bombshell) se centra principalmente en tres personajes femeninos: las prestigiosas presentadoras Gretchen Carlson y Megyn Kelly, ambas reales, y la recién llegada Kayla Pospisil, personaje ficticio que ejemplifica el modelo de acoso de Ailes. Entre las tres ofrecen una visión poliédrica de las víctimas y las dificultades para tomar unas u otras decisiones que pueden minar el futuro profesional y personal de cada una de ellas. A veces las tramas personales parecen bastante caprichosas –esa relación de Kayla con una compañera-, otras resultan más razonables, como las dudas y crisis de Kelly a la hora callar o hablar. La narración está contada con buen ritmo por el director Jay Roach, más habitual en el género de la comedia. Logra transmitir la trepidación de un canal de noticias, las manipulaciones y controversias políticas (en torno a Trump, etc.), lo cual, por otra parte, exige una atención extra especialmente en el espectador no estadounidense, que probablemente ignora los nombres de las periodistas famosas de la cadena, jefes, compañeros, etc. El resultado es convincente pero también deja un aire general de cierta confusión. No es fácil, se ve, hacerse una idea completa de los hechos en poco más de hora y media, unos sucesos –los mismos– que podía contar con mayores y mejores matices la aplaudida serie televisiva La voz más alta. Sin duda, el punto fuerte de El escándalo (Bombshell), más allá lógicamente de la loable búsqueda de la justicia y la lucha femenina por conseguir la igualdad laboral, hay que buscarlo en el plantel interpretativo, donde hay un trabajo coral de numerosos actores y actrices, a veces en simples cameos. Las tres actrices protagonistas están estupendas y a ellas se debe en gran medida que la película aguante. Hay que destacar a Margot Robbie como la joven ambiciosa y, sobre todo, a una impecable y magnética Charlize Theron, retocada visiblemente en su rostro para ser Megyn Kelly. Su trabajo es formidable. Y también sobresale sin duda el también caracterizado John Lithgow en la piel del repelente Roger Ailes.

6/10
The Crown (3ª temporada)

2018 | The Crown | Serie TV

La tercera temporada de The Crown arriesga, y mucho, con el cambio casi al completo del reparto, empezando por la actriz que interpreta a Isabel II, Olivia Colman, que reemplaza a Claire Foy. Porque en realidad no ha pasado un largo período de tiempo entre los hechos narrados en la segunda temporada y la que aquí arranca. Sin embargo, se logra el milagro de que aceptemos la propuesta, con un original artificio, mostrando a la reina la nueva serie de sellos que el servicio postal propone con su efigie, y en que se reemplaza a Foy por Colman. Y en efecto, es de esperar que para las próximas temporadas, el contar con una actriz de más edad sea acertado, no hay que exagerar a la hora de mostrar su envejecimiento. La serie creada por Peter Morgan continúa con el esquema que tan eficaz se ha demostrado previamente. Van avanzando los años 60 y 70, hasta el jubileo de la reina, y somos testigos de algunos acontecimientos políticos y sociales que debe afrontar Gran Bretaña, de los que no es el menor la recesión económica, lo que implica un rescate por los “primos” americanos, y protestas del sector minero. También de momentos estelares de la historia de la humanidad, como la llegada del hombre a la Luna. Y ello con los primeros ministros que semanalmente despachan con la Reina, esas audiencias a las que se incorporan Harold Wilson, laborista, muy bien interpretado por Jason Watkins, que le da un aire popular, tranquilo, torpón y pragmático adecuados, y el gris Edward Heath. Además, se presentan otros sucesos dramáticos de envergadura, como la tragedia de la escuela de Aberfan, por el colapso de una escombrera, que da pie a uno de los momentos más emotivos. Hay mucha inteligencia en el enfoque de Morgan, que procura que en cada episodio se aborden cuestiones que quedan cerradas, como por ejemplo la estancia de Carlos en Gales para aprender el galés, antes de ser proclamado príncipe; lo que no impide que se desarrolle posteriormente el personaje del joven heredero, que se siente desconectado de su familia, incomprendido hasta el punto de acabar sintonizando con el duque de Windsor,  también por su primera historia de amor, con una tal… Camilla. Así, las cuestiones de estado conviven con los acontecimientos familiares de un clan tan singular como el que preside la reina Isabel II, donde no se pueden dar pasos en falso, por una opinión pública que lo escruta todo. Tiene mucha fuerza el desarrollo de Felipe de Edimburgo –está mejor Tobias Menzies, que su predecesor joven, Matt Smith–, sobre todo con sus crisis de la mediana edad, y el modo en que maneja la llegada de un nuevo pastor para el servicio religioso de los domingos. La dificultad de madurar y aceptar la propia edad y posición que la vida nos ha deparado también afecta a la princesa Margarita, muy bien interpretada por Helena Bonham Carter, o a lord Mountbatten, al que da vida Charles Dance. Y resulta sorprendente el personaje de la princesa Alicia, la madre de Felipe, a la que se concede un inesperado papel redentor. Imposible e innecesario es describir en estas líneas todos los conflictos y situaciones que se plantean. Baste decir que Morgan no se pierde en una madeja cada vez más complicada y rica en matices, y que sabe dotar de unidad al conjunto, con resonancias que encantarían al mismísimo Willliam Shakespeare.

9/10
El caso Sloane

2017 | Miss Sloane

Elizabeth Sloane trabaja para los lobbies que se encargan de persuadir a congresistas y senadores estadounidenses para que apoyen determinados proyectos legislativos que deben aprobarse en el Capitolio. Mujer de arrolladora personalidad, sin pelos en la lengua, tremendamente cínica, su objetivo es siempre ganar a toda costa, yendo un movimiento por delante de su adversario. En el logro de sus objetivos ha sacrificado cualquier atisbo de vida privada, no tiene familia, y acude a los servicios de un "profesional" en lo relativo a su vida sexual. Ahora está en el ojo del huracán por una investigación de un comité del Senado, que le acusa de faltar a los estándares éticos previstos en el ejercicio de su profesión. Potente película cuyo guión firma el desconocido Jonathan Perera, cuyos libretos anteriores, si es que existen, nunca antes habían sido llevados a la pantalla. Pinta un cuadro descorazonador de lo que es un lobby –grupo de presión política, de larga tradición en países como Estados Unidos– y lo que mueve a los políticos, siendo cínico sobre los cínicos, aquello es poco menos que la selva. Está estructurada en torno a la declaración que Sloane realiza ante el comité, y de esta comparencia arrancan los diversos flash-backs que nos ponen en antecedentes de cómo la lobbista ha terminado siendo objeto de tan graves acusaciones. Un caso en que ha podido tener una actuación dudosa es la excusa para cargar contra ella por el modo en que está consiguiendo apoyos para una legislación que podría poner coto, con severos controles, al derecho a la posesión de armas de fuego. Algo que no agrada a la industria del sector, y por lo que encuentra oposición en antiguos compañeros, que trabajan en sentido contrario para lograr los votos suficientes que detengan la ley. John Madden, cuyo Shakespeare enamorado fue recompensado con el Oscar a la mejor película, maneja bien el dinámico y muy verbalizado guión, repleto de frases ingeniosas y mucha y vertiginosa información, y sabe crear cierto suspense y hasta sorprender; eso sí, ya había dado muestras de moverse bien en ese terreno en La deuda. Aunque justo es reconocer que el director cuenta con la baza de una columna vertebral magnífica, que es el soberbio trabajo de Jessica Chastain, que logra hacer creíble a la ambiciosa protagonista. Es difícil que te caiga bien, pero a la vez produce una fascinación semejante a la de, por ejemplo, Francis Underwood en House of Cards: tenemos a alguien odioso, que no sabe ver personas en los demás, sino peones para conseguir sus propósitos en una partida donde todo vale, hasta hacer trampas si no te pillan o el daño puede ser controlado. Dándose paradojas, en que personajes a priori de escasa catadura moral demuestran poseer algunos principios básicos, mientras que algunos políticos que se supone sirven al interés público van a lo suyo. El resto del reparto está a la altura, aunque no dejen de ser satélites que giran alrededor del planeta Chastain: bien, pues, por Mark Strong, Alison Pill, Sam Waterston, Gugu Mbatha-Raw, Michael Stuhlbarg, John Lithgow, etcétera, que sacan todo el jugo posible a sus personajes, siempre al servicio de la historia.

7/10
Beatriz at Dinner

2017 | Beatriz at Dinner

Dando la nota 3

2017 | Pitch Perfect 3

Presuntamente la última entrega de las andanzas de las Bellas, las chicas que cantan a capella, y que ya son unas profesionales, adiós a la universidad. Pero las chicas, empezando por Beca, que ahora trabaja como asesora de una discográfica, echan de menos la época en que eran como una familia y disfrutaban de lo lindo con sus gorgoritos y meneando el esqueleto. Surge una oportunidad para reunirse gracias al papá de una de las chicas, militar de alta graduación, que las incluye entre las bandas que participarán en un tour para actuar ante las tropas desplegadas por distintas bases. La primera etapa las llevará a la base de Rota, en España. Allí la gordita Amy se reencuentra con su padre, un granuja de tomo y lomo que dice haberse redimido. Puede parecer que es mucho decir, pero quizá sea la más floja de las tres películas de Dando la nota. Más allá de chicas guapas, tenemos canciones y coreografías no supersinspiradas, historias de papás ausentes, y una desopilante trama de un malo malote que quiere acceder a una cuenta bancaria en Suiza, para lo que necesita la cooperación de Amy, más unas subtramas amorosas sin demasiado interés. Da un poco de pena ver acreditado como coguionista a Mike White, que acaba de dirigir una película formidable, Qué fue de Brad. Y también hace un efecto un poquito penoso John Lithgow componiendo a uno de los papás. De todos modos, los incondicionales disfrutarán medianamente con las sensiblerías de rigor y la música, y con un reparto de chicas que van creciendo, al menos en edad, con Anna Kendrick a la cabeza. Se suma a la función la modelo Ruby Rose, como chica mala –su banda se llama "Las húmedas", una de las bromitas sexuales del film– que compite con las Bellas para llamar la atención de un famoso DJ –DJ Khaled, que se interpreta a sí mismo– durante la gira.

3/10
Dos padres por desigual

2017 | Daddy's Home 2

Brad (Will Ferrell) y Dusty (Mark Wahlberg) se las han apañado para lograr lo que nadie ha logrado: compartir amistad y paternidad (uno como padre natural, el otro como padre adoptivo). Todo va a pedir de boca hasta que entran en escena el autoritario y machista padre de Dusty, Kurt (interpretado por Mel Gibson), y el sensiblero y emotivo padre de Brad, Don (interpretado por John Lithgow)... ¡justo a tiempo para las Navidades! Horrorizado ante el estilo progresista de educación empleado por Brad y Dusty, Kurt se propone romper la relación entre los dos. A medida que aparecen las primeras grietas en su amistad... ¿podrán los chicos demostrar a Kurt que su estilo moderno de educación funciona y pasar la mejor Navidad en familia de la historia?

El contable

2016 | The Accountant

Christian Wolff arrastra su autismo desde niño, vive en su propio mundo, tiene dificultades para empatizar y adivinar lo que sienten los otros. Esto fue una losa en su hogar, los progenitores se separaron, y el padre le educó a él y a su hermano con mano dura, su profesión de militar le impulsó a prepararles para los desafíos de la vida. Ya adulto, Christian ha utilizado su prodigiosa cabeza para las matemáticas para ejercer de contable, lavando las cuentas a impresentables criminales. Su asesora le recomienda un trabajo más tranquilo, pues el Departamento del Tesoro va tras su pista. Pero investigar incongruencias en los libros de una empresa de robótica va a resultar más peligroso que cualquiera de sus trabajos previos. Después de ver El contable, uno casi está esperando ver en los créditos la leyenda "basada en una novela de John Grisham", por el tipo de historia e incluso el título, pero no, su guionista es alguien bastante desconocido, Bill Dubuque, aunque firmó hace dos años el libreto de una película bastante apañada, El juez, el primero de sus guiones llevado a la pantalla. Tras la cámara está Gavin O'Connor, un director que llamó la atención en 1999 con una historia diferente, Tumbleweeds, aunque luego ha derivado a tramas más comerciales, como la épica deportiva que dio lugar a El milagro, o la que nos ocupa, un thriller que tiene al espectador más o menos en vilo durante todo el metraje. El guión maneja diversos puntos de vista, y también juega con saltos temporales, sobre todo flash-backs de la infancia del protagonista. La mención en varios momentos al concepto "puzzle" bien puede aplicarse al entramado narrativo, donde las piezas encajan bastante bien, es una lástima que el desenlace, bastante forzado estropee el conjunto un tanto. Lo que es una pena, porque hay escenas casi de manual de guión, muy bien escritas, por citar alguna del principio, la de la consulta del neurólogo con tres niños en danza, el médicos, y los padres de uno de ellos. De algún modo el esquema argumental responde al paradigma de algunos superhéroes Marvel relativamente normales como Daredevil al que curiosamente Ben Affleck dio vida en la mediocre versión cinematográfica. Ahí tenemos a alguien lacónico que no tiene superpoderes, pero sí habilidades especiales que trata de manejar con cierta honradez, aunque fuera de la legalidad y anónimamente, y en sus peligrosas andanzas pone en riesgo la vida de los que se cruzan con él, ya sea el pacífico matrimonio cuyas cuentas lleva, o la colega contable a la que da vida la menudita Anna Kendrick. El conjunto es bastante entretenido, con una correcta puesta en escena y un reparto bien escogido. Carga un poco la violencia, últimamente el realismo en los disparos en películas y series resulta excesivo.

6/10
The Crown

2016 | The Crown | Serie TV

Una verdadera joya seriófila, manejada con mano firme por su creador, Peter Morgan, que se ha especializado en escribir guiones basados en personajes auténticos en títulos como El último rey de Escocia, Las hermanas Bolena, The Damned United, El desafío. Frost contra Nixon o Rush, aunque sin duda su libreto más conocido es el de La reina, por el que logró la nominación al Oscar. Y aquí justamente retoma al personaje protagonista de ese film, la reina Isabel II de Inglaterra, pero en su juventud, los primeros años de su reinado con las dificultades de adaptarse a su papel de monarca en un mundo cambiante y recién salido de la Segunda Guerra Mundial. En parte se inspira en su propia obra de teatro "The Audience", estructurada alrededor de las audiencias de la reina con sus diferentes primeros ministros. Llama la atención la solidez del entramado argumental, donde nada es simple o tópico, cada escena está escrita con mimo, las situaciones y los diálogos son de una inusitada brillantez, la introducción de algunos flash-backs con Isabel niña nunca son caprichosos. Y se recogen con rigor los hechos históricos, los últimos años del reinado de Jorge VI, con una enfermedad cuya gravedad oculta a los más allegados, el matrimonio por amor de Isabel con Felipe de Edimburgo, el acceso al trono de la inexperta Isabel, y cómo debe aprender sobre la marcha su papel, poner en práctica lo que conoce en teoría y más. Están recogias, por supuesto, las relaciones con el primer ministro Winston Churchill, casi octogenario, y que viene a despachar con ella semanalmente. A lo largo de diez capítulos, servidos por grandes directores, empezando por Stephen Daldry, se despliegan muchos temas de enorme calado. Por supuesto el significado de la Corona, y su capacidad aglutinadora de un pueblo y un imperio, junto a un encorsetamiento que puede ser frustrante y anulador de la propia personalidad. Se habla de sentido del deber y de sacrificio, de la capacidad para estar a la altura de un puesto de grandísima responsabilidad, pero en cuyo desempeño se puede infligir heridas a los seres más queridos, además de que toca lidiar con políticos que por la bisoñez y el hecho de ser mujer, la miran con condescendencia. Se juega al paralelismo de los dos hermanos –Jorge VI obligado a reinar ante la abdicación de su hermano Eduardo VIII, que prefiere seguir ser fiel a su amor plebeyo, Wallis Simpson– con las dos hermanas, hijas de Jorge, Bertie, con una princesa Margarita enamorada del antiguo caballerizo de su padre, el famoso capitán Townsend, un hombre divorciado. Y también hay espacio para los nuevos tiempos, hay moldes que resulta necesario romper, aunque las tradiciones sean importantes y puedan tener cientos de años de historia. Los ancianos decrépitos deben ceder el testigo a los jóvenes, aunque sea necesario reconocer en algunos casos, Churchill, su servicio extraordinario a la nación. El pueblo debería poder ver la coronación de su reina por televisión, aunque alguno piense que eso vulgariza una función sagrada. En fin, los temas están trenzados maravillosamente, labor de orfebrería de guión, con las vicisitudes de las personas, que son de carne y hueso, y cuyos problemas implican al espectador. Se puede sugerir que el colonialismo debe terminar, o que con la contaminación es un problema auténtico. Todo con un esfuerzo de producción formidable: reconstrucción de la época, dirección artística, vestuario, fotografía, maquillaje, una banda sonora soberbia de Hans Zimmer y Rupert Gregson-Williams... Los actores están muy bien escogidos, no hay personaje pequeño, ninguno es una caricatura, de todos puedes entender sus razones, desde un secretario de la reina a un ministro. Resulta obligado destacar las interpretaciones de John Lithgow, colosal Winston Churchill, increíble todo lo relativo a su retrato pictórico, y de Claire Foy, que sabe dar a su reina una sabia mezcla de fragilidad, sensatez, buena voluntad, carácter...

9/10
Interstellar

2014 | Interstellar

Un futuro de tintes apocalípticos, no muy lejano. Los habitantes de la Tierra han abusado de los recursos naturales, el clima ha cambiado y la mayor parte de la población ha debido reciclarse como granjeros, para producir alimentos que les permitan subsistir, enfrentados a plagas y tormentas de polvo. Es el caso de Cooper, antiguo astronauta, viudo, que vive con su anciano padre y dos jóvenes hijos, el adolescente Tom, que se siente cómodo como futuro granjero, y la niña Murph, soñadora como su padre. Unos extraños mensajes codificados de los "fantasmas", como los llama Murph, conducen a Cooper a unas instalaciones secretas de la NASA. Allí su antiguo mentor, el profesor Banks, trabaja en el proyecto Lazarus, un viaje interestelar a mundos lejanos a través de un agujero de gusano, donde tres planetas con características similares a la Tierra podrían asegurar el futuro de la humanidad. Ambiciosa cinta épica de ciencia ficción, de amplio y espectacular lienzo, dirigida por Christopher Nolan, coescrita con su hemano Jonathan, y coproducida con su esposa Emma Thomas. Plantea una situación en que existe el riesgo serio y real de que desaparezca la humanidad, y con tal premisa apunta a una historia de coraje y sacrificio, donde el protagonista Cooper, en compañía de un equipo de científicos, deja atrás a su familia en la Tierra para embarcarse en una arriesgada misión de final incierto, que puede suponer no volver a ver a los seres queridos. De este modo se juega con la dicotomía del bien común, el futuro del ser humano, frente a las obligaciones más inmediatas, que se refieren, sobre todo, a unos hijos que necesitan tener cerca a un padre que cuide de ellos. De modo que los planteamientos de responsabilidad social y de fidelidad a la vocación científica, podrían ser razones que el corazón no entiende, por lo que no aparece tan claro el lugar donde deberían depositarse las prioridades. Resulta evidente la deuda de los Nolan con 2001: Una odisea del espacio, el film bebe de esta fuente –el viaje interestelar, el robot, las instalaciones espaciales, el uso del sonido y el silencio, algunas especulaciones filosóficas...–, pero con personalidad propia, y con un deseo más consciente de entregar un gran espectáculo capaz de conectar con el gran público y dejarle boquiabierto, sin dejarle necesariamente incómodo y hasta irritado, como podía ocurrir en el caso de Stanley Kubrick. Aquí los dramas humanos son nítidos y es muy importante el concepto de familia, al estilo, salvando todas las distancias, de El árbol de la vida de Terrence Malick, film con el que comparte a una estupenda actriz, Jessica Chastain. En cuanto al "ropaje" científico, se cuida para que ideas como el viaje a grandes distancias en el espacio y el modo en que pasa el tiempo resulten verosímiles. No deberían estas líneas privar al espectador de las sorpresas que depara el film, en torno sobre todo a las ideas de supervivencia y amor, motores potentes para sobreponerse a las situaciones de peligro. Apuntemos sólo la grandeza visual de las imágenes que aporta Nolan, ya sean del espacio exterior, en línea con Gravity, ya sean las de los nuevos mundos por explorar. Aunque la duración del film se acerca a las tres horas, éstas nunca se hacen largas, hay emoción por lo que será de los protagonistas y el deseo de que la humanidad sea capaz de afrontar los desafíos que la vida le pone inevitablemente por delante. Hay un gran acierto en el reparto, donde el peso narrativo recae en un Matthew McConaughey que definitivamente ha venido para quedarse en la primera fila de los grandes actores hollywoodienses. Pero están muy bien el resto, Anne Hathaway, la citada Chastain, y el gran elenco de secundarios, desde los conocidos Michael Caine, John Lithgow, Ellen Burstyn, Wes Bentley, Topher Grace, David Oyelowo, Matt Damon y Casey Affleck, a la niña Mackenzie Foy.

8/10
El amor es extraño

2014 | Love Is Strange

Después de casi cuatro décadas de convivencia, la pareja gay que conforman Ben y George ha podido contraer matrimonio en Nueva York gracias a las nuevas leyes. Amigos y familiares celebran el enlace, y no falta la sobrina política que confiesa que su ejemplo le ha servido de inspiración en su matrimonio con Elliott, con quien tiene un hijo, Joey. La mala noticia es que George se queda sin empleo, la escuela católica donde impartía clases de música le despide por no compartir el ideario del centro en cuestión de tanta entidad como el matrimonio. Triste pero sin ira, deja su trabajo, el problema es que con la pensión de Ben y el desempleo de George no tienen para pagar su apartamento, de modo que, temporalmente, Ben se va a vivir con sus sobrinos, y George con una pareja vecina de policías homosexuales. Lo que no es, desde luego, una solución ideal. Ira Sachs, que firma el guión con Mauricio Zacharias, se esfuerza por entregar una película delicada, militante sin duda en afirmar el amor homosexual, pero que incluso en su título –“el amor es extraño”– parece quedar dejar claro que la meta no es otra que la de imprimir en el espectador la idea de que el afecto toma caminos diversos que no deberían juzgarse a la ligera. De modo que se construye la narración procurando no ir contra nadie, incluso se quiere salvar al colegio donde daba clases George, trasladando la culpa de la posible injusticia a un anónimo obispo, la jerarquía, ya se sabe, que no puede actuar de otro modo que siguiendo las reglas. Así, se centra la atención en los personajes, las relaciones humanas, trazadas sin grandes aspavientos, incluso sembrando dudas en sus motivaciones profundas, no podemos meternos en el interior de cada uno. John Lithgow y Alfred Molina entregan una interpretaciones inteligentes, contenidas, de un viejito y un tipo maduro que se quieren, y Marisa Tomei vuelve a bordarlo como secundaria que sabe cargar a sus personajes de credibilidad, su dibujo de madre con dificultades para trabajar por la llegada del nuevo inquilino, y cansada de un marido demasiado metido en su trabajo y poco atento al hijo, está muy matizado. Más confuso y ambiguo es lo referente al adolescente Joey y su amistad con Vlad, un chico del colegio de origen ruso, subtrama que quiere reforzar la ya mencionada idea de que “el amor es extraño”.

5/10
Deuda de honor

2014 | The Homesman

A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.

5/10
En campaña todo vale

2012 | The Campaign

Cam Brady es un político de un distrito de Carolina del Norte. Nunca ha tenido que preocupare por nada, puesto que la competencia es inexistente y, acostumbrado durante años a mantener su puesto de congresista, se dedica a todo menos a la política. Su vida familiar es una completa falacia, y en general es un tipo de costumbres lamentables. Sin embargo, las cosas darán un giro radical cuando un nuevo ciudadano anuncia su candidatura para las inminentes elecciones. Se trata de Marty Huggins, un verdadero pazguato, hombre muy rarito, casado y con dos hijos, hijo de un antiguo político de altos vuelos. Su candidatura está financiada por dos magnates del Estado, que se han ocupado de enviar a un hombre experto para preparar al nuevo candidato. La guerra entre Cam y Marty es una realidad. El director Jay Roach comenzó su carrera con productos de vuelo rasante, que no levantan apenas dos palmos del suelo, tales como la trilogía iniciada con Austin Powers. Más tarde se irguió un poco gracias a Los padres de ella y su secuela, para luego ir diluyéndose de nuevo. Siguiendo ese itinerario, En campaña todo vale es una absoluta mamarrachada, una sucesión de tonterías soeces con el único objetivo de intentar apagar el cerebro de cualquier espectador dispuesto a tragarse la hora y media de disparates que han ideado los guionistas Chris Henchy y Shawn Harwell. Durante los primeros minutos es casi imposible no soltar la carcajada –esas cenas familiares repletas de surrealistas procacidades–, un poco por la sorpresa y otro porque los chistes verdes y gruesos a veces tienen su gracia (qué le vamos a hacer). Sin embargo, cuando toda la película es prácticamente una montaña de chistes guarros, palabras malsonantes, estrambóticas situaciones, a veces de irreverente mal gusto, y, en fin, indecencias exorbitantes, entonces hay que tener la piel muy dura, casi de animal irracional para entrar al juego humorístico que propone En campaña todo vale. Que bajo ese envoltorio se critique satíricamente el mundo de la política estadounidense, su corrupción, su egoísmo, etc., no deja de ser una anécdota entre tanto despropósito. En cuanto a los actores, comediantes consumados, Zach Galifianakis se muestra mucho más comedido y gracioso que un Will Ferrell agotador y vergonzante. Y Brian Cox ofrece una de las pocas escenas salvables de este demencial film.

2/10
Si fuera fácil

2012 | This Is 40

Especie de “spin-off” de Lío embarazoso, Si fuera fácil sigue a los personajes de Pete y Debbie, felizmente casados y padres de dos niñas, que acometen la temida crisis que supone cumplir los 40 años. El film escrito y dirigido por Jude Apatow, y protagonizado por su esposa Leslie Mann y sus dos hijas Maude Apatow e Iris Apatow, hace una apuesta por mirar a la cotidianeidad familiar y de pareja, tomada con suave humor irónico, y las acostumbradas -y reiterativas- bromas sexuales. Ya sean la obsesión por mantener el tipo físico, los agobios económicos por apuestas profesionales que no acaban de cuajar, el temor a no resultar atractivo al marido o la mujer, la preocupación por los hijos y sus artilugios tecnológicos, más las peculiaridades del padre de él -sexuagenario, tiene niños trillizos- o el de ella -médico exitoso, rompió la relación siendo ella una cría de ocho años-, sirven para configurar una trama que se antoja larga, demasiado. Falta un punto de naturalidad a lo que vemos en Si fuera fácil, lo que no deja de ser un fallo importante para un film que quiere dibujar “la vida normal” de quien se convierte en cuarentón. Si existe una crítica a las cada vez más complejas estructuras familiares, se diluye en un conjunto de escenas llenas de referencias a la cultura cinéfila y musical popular, y en los intercambios entre la pareja protagonista, Leslie Mann y Paul Rudd, que parecen demasiado autoconscientes de sus papeles, como si estuvieran interpretando un número de Saturday Night Live ante el público en directo, y esperaran escuchar sus risas de complacencia.

4/10
El origen del Planeta de los Simios

2011 | Rise of the Apes

Tras el éxito de El planeta de los simios (1968) se rodaron inmediatamente las continuaciones. La cuarta de las cinco entregas, La rebelión de los simios, era una impactante precuela que mostraba la relación entre un humano y el simio Cesar, al que había rescatado de un circo, y que se convertiría en cabecilla de los de su especie, hasta entonces oprimidos por el hombre. Ahora, el británico Rupert Wyatt –que obtuvo cierta notoriedad con el film carcelario de fugas The Escapist– dirige esta versión libre de aquella cinta, que aunque parte de un punto de partida similar, y gira en torno al mismo mono, Cesar, tiene un guión completamente diferente. Will Rodman es un apasionado científico que experimenta con simios medicamentos que podrían acabar con el alzheimer y las enfermedades neuronales. En concreto, una hembra a la que llama Ojos Claros desarrolla tras ser tratada un enorme coeficiente intelectual en poco tiempo, pero finalmente por un efecto inesperado, el animal se vuelve violento y debe ser abatido a tiros. La empresa decide sacrificar a todos los primates, pero Rodman se lleva en secreto al hijo de Ojos Claros, al que llamará Cesar, y que con el tiempo desarrolla sus neuronas de forma sorprendente. Al mismo tiempo, el científico se plantea inyectar el fármaco a su padre, cada vez más afectado por la demencia senil. Uno de los grandes aciertos del guión del matrimonio formado por Rick Jaffa y Amanda Silver, autores de The Relic, es que está pensado para que lo disfruten quienes desconozcan por completo los precedentes fílmicos, pero también está lleno de referencias para los apasionados. Por ejemplo, la madre del protagonista se llama Ojos Claros, como apodaban al personaje de Charlton Heston en el film original, la televisión da cuenta del despegue de una astronave llamada Icarus, como la de aquella película, y un simio llamado Franklin posiblemente aluda al director de la misma, el gran Franklin J. Schaffner. El tal Rupert Wyatt logra el suficiente dinamismo y una gran espectacularidad, y su film remite a clásicos como Frankenstein y otros relatos sobre los límites de la ciencia y de científicos de buenas intenciones cuyos experimentos pueden llevar al desastre. El punto fuerte son unos asombrosos efectos especiales, que superan lo visto hasta el momento. Los simios parecen de verdad, y realizan movimientos asombrosos con gran fotorrealismo. Gracias a la tecnología de captura de imagen, el actor Andy Serkis –que con esta misma técnica dio vida al inolvidable Gollum y a King Kong– consigue darle una gran humanidad al simio Cesar, que como el científico tiene una loable motivación –salvar a los suyos–, aunque esto deriva en tragedia. Cuando el simio interactúa con el siempre brillante James Franco dan lugar a las mejores interacciones entre un humano y un personaje creado por ordenador que se hayan visto en el cine, algunas con una inusitada tensión dramática.

7/10
Tenías que ser tú

2010 | Leap Year

Anna es una mujer hiperordenada de Boston, a la que le gusta mantener el control. Está muy satisfecha de su noviazgo con el cardiólogo Jeremy, aunque se hace esperar su petición de matrimonio. De modo que decide acelerar las cosas viajando a Dublín, pues existe allí la tradición de que el 29 de febrero, los años bisiestos, es la mujer quien se declara a su futuro marido; y Jeremy tiene un congreso en esa ciudad. La cosa no va a ser tan fácil, pues las inclemencias del tiempo alargan su viaje, hasta el punto de que va a parar a un pueblecito en la Irlanda profunda. Allí conoce al tosco Declan, que lleva el pub del lugar, y ejerce de taxista. Los caracteres de ambos chocan, pero Anna no tiene más remedio que aceptar sus servicios para llegar junto a su amado. Aunque puede que las flechas de Cupido estén apuntando en otra dirección. Simpática comedia romántica, tiene una premisa original, unas cuantas situaciones divertidas, y sabe sacar todo el partido a los magníficos paisajes de la verde Irlanda, incluida la isla de Arán. Para ciertos paladares Tenías que ser tú resultará demasiado acaramelada, y le cuesta rematar, pero el esquema de guerra de sexos funciona, en gran medida gracias a esa estupenda actriz llamada Amy Adams, y a un Matthew Goode que le sigue el paso; seguramente su modelo no confeso es El hombre tranquilo, y aunque no se alcanza ese nivel de compenetración entre Maureen O'Hara y John Wayne, hay química entre la pareja protagonista. También funcionan los secundarios, el novio, Adam Scott, y los divertidos lugareños. Es de agradecer la ausencia de detalles zafios, algo no tan frecuente en los tiempos que corren.

6/10
Dexter (4ª temporada)

2009 | Dexter | Serie TV

En esta temporada, Dexter se enfrenta a Trinity, un psicópata que aparentemente es un hombre de familia con una vida ideal. Destaca el trabajo del veterano John Lithgow, que interpreta a Trinity, que resulta ser un sobrecogedor asesino, aparentemente encantador.

6/10
Confesiones de una compradora compulsiva

2009 | Confessions of a Shopaholic

Érase una mujer a una tárjeta de crédito pegada, érase una compradora compulsiva... Esto podríamos decir, parafraseando a Quevedo, de Rebecca Bloomwood, una joven periodista, despierta y agradable, pero que no puede resistir la tentación de comprar todo tipo de trapitos y calzado 'ad hoc'. Hasta tal punto que sus múltiples tarjetas empiezan a estar agotadas, y un especialista en impagados la acecha con tesón. En tal tesitura, mientras intenta ver cumplido su sueño de ser fichada por una revista de moda, se produce la ironía de que donde acaba yendo a parar es a una revista de finanzas, donde sus columnas firmadas por “La dama del pañuelo verde” se convierten en un inesperado éxito; en efecto, con un lenguaje popular, Rebecca da consejos sobre cómo gastar responsablemente, algo que ella no huele ni de lejos. Tampoco su jefe, el apuesto Luke, se baja del guindo, y cree que Rebecca es toda una experta en economía doméstica. Simpática comedia que se basa en las populares novelas de Sophie Kinsella, que en su retrato de los apuros de una mujer de nuestros días conecta con otros éxitos recientes filmados a partir de libros, como El diablo viste de Prada y El diario de Bridget Jones El australiano P.J. Hogan, que despertó muchas esperanzas con sus comedias iniciales La boda de Muriel y La boda de mi mejor amigo, pero cuya carrera luego se ha ido desinflando, retoma el tono del segundo film citado, con un ritmo ágil, repleto de gags ocurrentes, y traslada a Nueva York la acción londinense del original. La película se ve con una sonrisa todo el tiempo, pues se juegan con inteligencia las cartas de la historia amorosa, la relación de las dos amigas, el suspense del cobrador, la adicción a las compras y las reuniones de personas que quieren dejar tal vicio... Isla Fisher y Hugh Dancy son dos actores jóvenes en alza, que aguantan bien la película, y cuentan con el respaldo de secundarios solventes, algunos –Krysten Ritter, Kristin Scott Thomas, Robert Stanton- mejor aprovechados que otros -John Goodman, Joan Cusack, John Lithgow–. Si se quiere, el film intenta ser una crítica al consumismo exacerbado, pero tampoco debería ser tomado demasiado en serio en tal aspecto, pues pesa mucho más su condición de divertimento, y lo cierto es que al verlo dan unas ganas locas de irse a comprar algo. En la puesta en escena hay alguna idea ingeniosa, como la de la animación de los maniquíes que invitan a comprar las prendas que lucen.

6/10
Kinsey

2004 | Kinsey

Entre 1948 y 1950, el biólogo estadounidense Alfred Kinsey aplicó sus métodos estadísticos de observación de moscas a los hábitos sexuales de hombres y mujeres. Los resultados del Informe Kinsey contribuyeron así a la llamada ‘revolución sexual’, al defender que el comportamiento únicamente heterosexual y monógamo es anormal, producto de inhibiciones culturales y condicionamientos sociales. Este film, escrito y dirigido por Bill Condon (Dioses y monstruos), ofrece un perfil de Kinsey con luces y sombras, alternando pasajes en blanco y negro en que es entrevistado, con otros en color, donde se aborda su singular historia. Así, se aplaude su oposición al puritanismo y los tabúes sexuales, pero al tiempo se cuestionan sus estudios sesgados (las personas que responden a sus tests son las más promiscuas, y adolecen de graves patologías) y la insensata infidelidad a su esposa, que acaban produciendo rechazo incluso entre sus más estrechos colaboradores. El film está bien rodado, y tiene un selecto reparto, aunque es difícil adivinar adónde quiere ir a parar, su visión de la sexualidad humana carece de una adecuada base antropológica.

4/10
Llámame Peter

2004 | The Life And Death Of Peter Sellers

Hay actores que nos han hecho disfrutar tanto en la pantalla, con películas inolvidables, que nos entran unas ganas terribles de conocerles, verles ‘en zapatillas’, en el discurrir de su vida corriente y moliente. Uno de estos casos es el del genial actor de comedia Peter Sellers, que nos ha hecho morirnos de risa, o casi, en películas como El guateque, Teléfono rojo volamos hacia Moscú y en la saga de La pantera rosa, como el patoso inspector Clouseau. El riesgo de indagar en la vida de estos personajes se llama ‘decepción’. Puede resultar que su vida no sea fascinante en absoluto, sino que resulte más bien tirando a mediocre. Es lo que viene a decirnos esta cuidada producción dirigida por un inesperado Stephen Hopkins (director de la 2ª entrega de Depredador y la 5ª de Pesadilla en Elm Street, aunque Los demonios de la noche se inspiraba también en hechos reales): Sellers según el film, adaptación de un libro de Roger Lewis, era un tipo muy unido a su madre, y su vis cómica no impedía que en la vida real fuera un tipo bastante gris, poco seguro de sí mismo y con un carácter enfermizo, entre infantil y violento. Esto se puede ver principalmente en el modo en que conduce su vida familiar (el film nos muestra sobre todo dos de sus cuatro matrimonios), donde la atención a los hijos sufre lo suyo. Evidentemente, uno de los encantos de esta película televisiva de HBO y BBC, es reconocer a Sellers en el rodaje de sus películas más populares, o junto a grandes estrellas como Sofia Loren, quien por cierto le da calabazas cuando la invita a cenar con pretensión de ligársela. La composición de Geoffrey Rush como el actor es asombrosa, se diría que estamos ante el doble del actor. Sin histrionismos en los que habría sido sencillo caer, nos creemos que estamos ante Sellers. Rush está muy bien arropado por el plantel de secundarios, donde Stanley Tucci y John Lightow, por ejemplo, dan vida respectivamente a Stanley Kubrick y Blake Edwards.

5/10
Orange County

2002 | Orange County

Shaun es un surfero con sueños de grandeza. Desea salir de su pequeño pueblo, Orange County, para estudiar en la Universidad de Stanford, y convertirse en escritor. Pero los obstáculos surgen desde el momento en que su tutor se equivoca al enviar su solicitud. Sólo dispone de 24 horas para tratar de enmendar el desaguisado y colocar el formulario correcto en la mesa del rector. Le ayudarán en la loca carrera su amada novia y su hermano Black, un auténtico desastre con patas. Película generacional por muchas razones. La dirige Jake, hijo del prestigioso director Lawrence Kasdan; la protagoniza Colin, hijo del prestigioso actor Tom Hanks; y está producida por la MTV, un canal televisivo también prestigioso, que ha revolucionado el lenguaje audiovisual con sus videoclips musicales. El film es una comedia para adolescentes, que se aleja de la línea descerebrada que a veces adoptan este tipo de productos.

5/10
Don Quijote (2000)

2000 | Don Quixote

Cuidada miniserie de la productora británica Hallmark, que adapta la inmortal obra de Cervantes. John Lithgow es un inesperado don Quijote, mientras que a Bob Hoskins le va al pelo su papel de Sancho Panza. De nuevo asistimos a la complementariedad de estos dos tipos humanos, uno idealista que no está en sus cabales, que sale al mundo a ‘desfacer entuertos’; el otro práctico, demasiado práctico, que sueña con ganar una ínsula. Ambos aprenderán de su mutua compañía.

4/10
Cosecha propia

1998 | Homegrown

Tres vividores, Jack, Carter y Harlan, trabajan para Malcolm que tiene como propiedad un cultivo de marihuana en el estado de California. pero un buen día Malcolm es asesinado, y tras el estupor inicial, el trío de trabajadores deciden cultivar por su cuenta la propiedad de Malcolm. Claro está que no saben dónde se están metiendo... Simpática comedia, con buen ritmo y logrados momentos de humor. Además de Ryan Phillippe (Harlan), Hank Azaria (Carter) y Billy Bob Thornton (Jack), se da cita en ella un reparto impresionante, llenito de caras conocidas. Dirige Stephen Gyllenhaal (El país del agua), padre de los actores Jake Gyllenhaal y Maggie Gyllenhaal, convertidos más tarde en grandes estrellas y que tienen en este film un pequeño papel.

4/10
Acción civil

1998 | A Civil Action

Jan Schlichtmann es un cínico abogado, dispuesto a pisotear a quien sea para ganar los casos que lleva entre manos. Con otros tres socios regenta un prestigioso bufete. Un día llega lo que parece un caso más: un grupo de padres busca pleitear contra dos empresas responsables de la contaminación de un río, lo que ha tenido terribles consecuencias –nada más ni nada menos que leucemia– para sus hijos. Lo que empieza como rutina abordada con el cinismo habitual ("Nunca hay que desestimar el valor dramático de varios niños muertos", asegura) acaba involucrando personalmente a Jan. ¿Recuperara la humanidad que había extraviado? Impactante drama judicial basado en hechos reales y producido por Robert Redford. Steven Zaillian (director de En busca de Bobby Fischer y guionista de La lista de Schindler) cuenta con sobriedad los detalles del caso. Tiene la fortuna de contar con un estupendo John Travolta, un sobresaliente Robert Duvall, y unos eficaces William H. Macy y Sydney Pollack. La formidable fotografía tenebrista se debe al legendario Conrad L. Hall, que fue candidato al Oscar.

5/10
Fotografía mortal

1998 | Johnny Skidmarks

Intriga en torno a un tipo que se dedica a tomar fotos comprometidas en moteles a ricachones incautos. Sus clientes usan tales imágenes para hacer chantaje. Las cosas se complican cuando una de las víctimas resulta ser menos dócil de lo previsto. La cinta tiene buen reparto, pero resulta bastante previsible.

4/10
Cosas de marcianos

1996 | 3rd Rock from the Sun | Serie TV

Divertida serie formada por seis temporadas sobre cuatro extraterrestres que reciben la misión de viajar a la Tierra para conocer su avanzada civilización y poder aprender cuantas más cosas mejor para poder aplicarlas en su planeta. Camuflan su forma extraterrestre haciéndose pasar por la típica familia americana. El problema es que de típicos tienen muy poco... El hecho de que los protagonistas sean extraterrestres y que se hagan pasar por una familia norteamericana provoca un sinfín de situaciones divertidas. De hecho, es especialmente gracioso ver los roles que desempeñan cada uno de puertas para afuera y en la intimidad de su "hogar".

5/10
Punto de impacto (1996)

1996 | Hollow Point

Diane Norwood (Tia Carrere) es una bella e inteligente agente del FBI que lleva seis meses persiguiendo al líder de la mafia rusa. En el último momento todo se viene abajo. Para conseguir su objetivo, se asocia con un ex policía y un asesino a sueldo. John Lithgow (En nombre de Caín, Ricochet), uno de los mejores secundarios de Hollywood realiza una excelente interpretación de un genio de las finanzas que blanquea dinero en este filme de Sidney J. Furie repleto de acción.

3/10
World War II: When Lions Roared

1994 | World War II: When Lions Roared

Producción televisiva, originalmente de más de tres horas de duración, que narra la reunión que tuvo lugar entre las fuerzas aliadas para abrir un segundo frente occidental y poner fin así a la II Guerra Mundial. En la conferencia de Teherán, celebrada entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 1943, se dieron cita Stalin, Churchill y Roosevelt. El film cuenta con tan sólo un puñado de intérpretes, pero todos de gran calidad, con Michael Caine (Stalin), Bob Hoskins (Churchill) y John Lithgow (Roosevelt) en los papeles principales. Logró varias nominaciones a los Premios Emmy.

6/10
La princesa Caraboo

1994 | Princess Caraboo

En la Inglaterra de 1817, una pareja de granjeros encuentra a una muchacha de curiosos rasgos, que se expresa en un idioma incomprensible. Acusada ante los tribunales de mendicidad, logra hacerse entender, afirmando ser la hija de un rey de la costa de Java que tras ser raptada por un grupo de piratas consiguió escapar arrojándose al agua. Sus exquisitos modales y encanto personal logran seducir a la alta sociedad británica. Solo un escéptico periodista duda de la autenticidad de su historia. Divertida comedia romántica dirigida por Michael Austin, en la que abundan los enredos, las situaciones equívocas y las aventuras, todo ello hilvanado con mucha inteligencia y elegancia. Un excelente reparto y una gran dirección artística hace que estemos ante un film realmente exquisito, especialmente apropiado para pasar una agradable velada familiar.

5/10
Un testigo silencioso

1994 | Silent Fall

El doctor Rainer (un Richard Dreyfuss algo apagado), es un psiquiatra infantil retirado de la profesión desde el trauma que sufrió cuando uno de sus pacientes se suicidó. Ahora, para ayudar a la policía, ha de hacerse cargo de un niño que ha sido testigo del brutal asesinato de sus padres. Poco a poco se va adentrando en la atormentada mente del niño, que repite las voces que oyó, y que, sometido a presión, es capaz de expresar una gran furia. Thriller psicológico demasiado parsimonioso para ser tomado en consideración, que bucea en el autismo y los abusos sexuales. Linda Hamilton no hace demasiado como esposa del médico, J.T. Walsh es un extraño policía que se acuesta con varias mujeres del pueblo y John Lithgow se limita a jugar con su ambiguo rostro. Lo mejor es la aparición de la guapísima Liv Tyler.

3/10
Un buen hombre en África

1994 | A Good Man in Africa

Bruce Beresford, junto a su guionista William Boyd, insiste en temas africanos tras su trabajo conjunto en Mister Johnson. En esta ocasión se centra en Leafy (Colin Friels), un diplomático inglés residente en Kinjanja, imaginario país de África y el peor destino que podría desear. Allí el protagonista sigue una vida mediocre, con superficiales relaciones amorosas, primero con una nativa, y luego con la hija del cónsul. Su visión de las cosas cambiará a medida que conozca al doctor Murray (Sean Connery), a quien se puede definir sencillamente como un buen hombre. La película es una sátira sobre la vida de los ingleses en África, que recuerda mucho a la visión de Evelyn Waugh en su novela Merienda de negros. El choque de mentalidades y costumbres provoca situaciones ligeramente surrealistas, algunas con cierta gracia. Con un reparto ajustado y un tema interesante, el film adolece de un guión poco equilibrado, al que sobran sus continuas concesiones eróticas.

4/10
Máximo riesgo

1993 | Cliffhanger

Gabe Walker (Sylvester Stallone) es un antiguo miembro del servicio de rescate de montaña. Era muy eficaz en su trabajo, hasta que un desgraciado accidente le hizo apartarse de la profesión. Ahora, un grupo de personas andan perdidas en lo más alto de una peligrosa montaña, Rocky Mountain, porque han sufrido un accidente. Consiguen pedir auxilio por radio, y Gabe Walker debe entrar de nuevo en acción. Pero cuando acude a su rescate, se da cuenta de que en realidad son una banda de criminales que acaban de cometer un asalto en un avión federal. Gabe Walker no sólo debe enfrentarse a ellos, sino también salir con vida de los innumerable peligros de la montaña. Una estupenda película de acción, hecha a la medida de Sylvester Stallone. Cuenta con espectaculares y arriesgadas escenas de escalada en la alta montaña. Recomendable para los aficionados al género.

4/10
El informe Pelícano

1993 | The Pelican Brief

Darby (Julia Roberts) es una joven e inteligente estudiante de derecho. Con motivo del reciente asesinato de dos magistrados del Tribunal Supremo americano, realiza un trabajo teórico –el informe pelícano–, en el que vierte una aventurada hipótesis explicativa de los hechos. El informe llega a manos del gobierno, y a partir de entonces comienza a peligrar la vida de todos los que han tenido que ver con él: su contenido parece acercarse bastante a la realidad. Darby entrará en contacto con el periodista Gray Grantham (Denzel Washington) para desvelar la verdad. De nuevo una novela del archipopular John Grisham se convierte en película. En esta ocasión de la mano de Alan J. Pakula, que aúna labores de guionista y director. El responsable de Todos los hombres del presidente retoma algunos de los elementos de este film: escándalo político que salpica a la Casa Blanca, periodismo de investigación... Hasta cita explícitamente el Watergate cuando se especula sobre la posibilidad de que la joven estudiante no existiera y el periodista dispusiera de distintas fuentes de información, idea que también se aplicó al célebre "Garganta profunda". Pakula demuestra que se le da bien componer puzzles, al lograr encajar las distintas piezas de un relato complejo. Ello a pesar de que comienza el film con poca fortuna, acumulando en exceso escenas de suspense sin hilvanar. Es además el momento elegido por el director para transmitir, sin excesiva sutileza, algunas ideas liberaloides: en menos de dos minutos, Pakula ‘adoctrina’ mostrando a un grupo de fanáticos contrarios al aborto; abogando por los derechos homosexuales; y dando por natural la relación sentimental entre una alumna y su profesor. Pero a medida que avanza la película, va ganando en consistencia: acción e información se presentan con coherencia, manteniendo el interés. La relación entre estudiante y periodista funciona perfectamente, y sin duda es el principal motor de la película. El mérito del guión y de los actores es mayor si se tiene en cuenta que apenas existen referencias personales de los personajes; cuando Darby es perseguida no tiene a quién acudir: no se sabe nada de su familia ni de amigos en los que confiar; en cuanto a Gray, pese a sus muchos contactos profesionales, también parece un tipo muy solitario. Por otra parte abundan los personajes secundarios, interesantes aunque se definan con las pinceladas indispensables. Además de ser una intriga política bien construida, el film goza del habitual empaque de producciones de este tipo. La fotografía es impecable, y los escenarios reproducen con eficacia la Casa Blanca o la grandiosa oficina del periódico. A ello se añade la partitura de James Horner, que renuncia a la vistosidad en aras de respaldar la incertidumbre de la trama.

6/10
En nombre de Caín

1992 | Raising Cain

Carter Nix (John Lithgow), es un reputado sociólogo que realiza un experimento pedagógico con su hija, a la que sobreprotege, lo que le aleja de su esposa. Un día comienza a tener visiones, aunque no sabe si su padre es real o su hermano gemelo, que le pide usurpar su personalidad por unas horas. El excelente realizador Brian De Palma condensó en esta cinta todos los elementos de su reconocido maestro, Alfred Hitchcock, para conseguir otro de sus entretenidísimos filmes de intriga al estilo de Vestida para matar, Doble cuerpo o Impacto. Desconcertó a los espectadores, por lo que no tuvo éxito, pero el resultado merece la pena. Resulta destacable el trabajo como protagonista del eterno secundario John Lithgow (Ricochet).

4/10
Jugando en los campos del señor

1991 | At Play in the Fields of the Lord

Martin y Hazel son dos misioneros enviados a un remoto lugar de Sudamérica. Su tarea es la de convertir a los nativos de la zona, un trabajo nada fácil. Los misioneros tendrán encontronazos con otros religiosos de distintas confesiones además de con los propios nativos, que ya han demostrado en más de una ocasión su capacidad violenta. La problemática de la trama tiene puntos en común con La misión, aunque la película de Roland Joffé de 1986 es de una calidad superior.

4/10
Ricochet

1991 | Ricochet

El joven policía Nick Styles pone en marcha una operación relámpago para detener a un peligroso psicópata asesino que es retrasmitida en directo por todas las cadenas de televisión. Tras pasar una temporada en la cárcel, el asesino se obsesiona con el recuerdo del hombre responsable de su detención, que se ha convertido en el fiscal del distrito, y pone en marcha un siniestro plan de venganza para hacerle pagar los terribles años pasados en la cárcel. Intentará destruir su vida, su familia y su brillante carrera política. Tras el éxito de varias cintas que llevaban impreso su estilo, el productor Joel Silver (Arma Letal) puso en marcha una serie de proyectos característicos de su factoría, de los cuales, Ricochet es uno de los mejores, pues el guionista es Steven E. De Souza (Jungla de cristal). Bien dirigido por Russell Mulcahy (Los inmortales), del reparto destaca la interpretación del eterno secundario John Lithgow (Memphis Belle). Frente a él, un nombre de lujo, el excepcional Denzel Washington (Grita Libertad).

4/10
Memphis Belle

1990 | Memphis Belle

El boeing B-17, también llamado 'Memphis Belle', fue un poderoso avión bombardero, muy relevante en la II Guerra Mundial, que protagonizó 25 misiones de combate. El mérito lo tuvieron los miembros de la tripulación que estaban al cargo, que sobrevivieron a todas las hazañas. La película de Michael Caton-Jones hace un homenaje a este boeing tan especial y cuenta entre el reparto con actores como Matthew Modine (Birdy), Tate Donovan (O.C.), Billy Zane (Titanic), o Sean Astin (El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo), entre otros. Espectaculares imágenes en un film basado en el documental de William Wyler, Memphis Belle (1944).

6/10
Ecos de guerra

1988 | Distant Thunder

John Litgow interpreta a un veterano de la guerra del Vietnam que está trastornado por sus recuerdos. Vive con los terribles recuerdos de los disparos y las bombas en la selva asiática, y aún no está convencido de que aquel infierno haya terminado del todo. Junto a un grupo de amigos, también veteranos del Vietnam, vive escondido en los Montes Olimpo, en Washington, en un bosque que se parece a la pesadilla de sus recuerdos. Sólo su hijo de 15 años, interpretado por Ralph Macchio, puede salvarle de su particular tormento. Pero debido a una serie de circunstancias, su unión parece muy difícil, y ambos deberán luchar por estar juntos. Una película más sobre las terribles secuelas de una de las guerras más famosas del siglo XX, a la que tantas vueltas ha dado el cine norteamericano. La encabeza el prometedor protagonista de Karate Kid, Ralph Macchio.

4/10
Harry y los Henderson

1987 | Harry and the Hendersons

Los Henderson son una familia que regresa a su casa después de un día de picnic en el bosque, cuando de repente, atropellan algo en la carretera. Una cosa grande y peluda yace en el suelo y al acercarse descubren que es un 'Bigfoot', el mítico "hombre de los bosques", parecido al legendario yeti. George, el cabeza de familia insiste en llevarlo a casa debido al interés mediático que podría levantar, y con cuidado lo suben a la baca del automóvil. Así pues, 'Harry', como llaman al bigfoot, se aloja con la familia a la que toma cariño, pero poco a poco empezará a añorar su hogar en el bosque. Mientras tanto, un cazador furtivo andará tras su pista. Entrañable película de aventuras dirigida por William Dear, donde una familia elige como mascota a un grandullón y peludo 'bigfoot' que les complicará la existencia más de lo que creen. Cabe señalar que la cinta está producida por Steven Spielberg y que, además, cuenta con el secundario de lujo Don Ameche (Serenata argentina). El valor de la familia, las raíces y el amor a la naturaleza y sus animales son elementos que están pesentes a lo largo del metraje. Gustará a grandes y a chicos.

4/10
Bigfoot y los Henderson

1987 | Harry and the Hendersons

Tras un día en el campo, la familia Henderson se topa con un extraño y monstruoso animal, Bigfoot. Deciden adoptarlo pero la agradable vida de la familia se rompe con la llegada de un cazador que va en busca de Bigoot. Agradable film familiar, que sin grandes pretensiones resulta entrañable gracias a los personajes y a la camaradería entre ellos. Buen reparto.

5/10
Juguete mortal

1986 | The Manhattan Project

Paul es un adolescente superdotado que decide robar una muestra de plutonio en una empresa para construir su propia bomba nuclear. El legendario guionista de Annie Hall dirige esta interesante historia de ciencia ficción.

5/10
Santa Claus

1985 | Santa Claus

Un leñador se convierte en Santa Claus y así frustra el malvado plan de un malvado fabricador de juguetes que quiere controlar la navidad y que cuenta con la ayuda de uno de los elfos del adorable anciano. Película navideña que no se sale del esquema típico: alguien va a arruinar la navidad y el bueno de Santa lo impide. Además de poco original, la película peca de cutre y poco trabajada, sobre todo si la comparamos con otras cintas del mismo género como:¡Vaya Santa Claus! o Arthur Christmas: operación regalo. Estas obras, aunque no son un deleite cinematográfico, sí tienen algo de magia que encantará a los niños.

5/10
Footloose

1984 | Footloose

La moralista y reprimida comunidad de Bomont, dirigida por el autoritario Reverendo Shaw Moore (John Lithgow) está enfrentada a la del joven Ren Mac Cormack (Kevin Bacon), que tiene unas ideas más tolerantes y liberales. Ambos temperamentos no pueden convivir en un mismo lugar. El baile y la música están prohibidos en el pueblo porque pueden 'incitan a los jóvenes a pecar', según Moore. La existencia de Ren se complica cuando Shaw Moore y sus discípulos comienzan a hacerle la vida imposible. Para que las cosas resulten aún más difíciles, Ren se enamora de la chica equivocada. Además para imponer la justicia, Ren deberá esforzarse para conseguir a su amada. Una película pensada para el público adolescente. Un animoso papel del polifacético Kevin Bacon. Lo más llamativo es el ritmo y la acción sin descanso, que entretiene bastante al espectador. Entre las canciones seleccionadas para su exitosa banda sonora están Kenny Loggins, Shalamar o Denice Williams.

4/10
2010: Odisea dos

1984 | 2010

En el año 2010, la Tierra está viviendo un conflicto nuclear que puede acabar por destruirla. El misterio de la nave Discovery del año 2001 está aún por resolver, ya que sigue perdida por el espacio y la computadora HAL en su interior con importante información. Por ello, un equipo de científicos rusos y norteamericanos se lanzan al espacio dirección Jupiter, con el fin de encontrar respuestas relacionadas con el astronauta Bowman, autor de la última retransmisión de la que tienen constancia. Secuela del gran film de ciencia-ficción de Stanley Kubrick 2001: una odisea del espacio. Peter Hyams dirige, escribe y se encarga también de la fotografía, pero realiza un film lleno de tópicos donde inevitablemente se compara con la primera. La gran baza son los actores protagonistas, pues ahí están Roy Scheider, John Lithgow y Helen Mirren. De todas maneras, la cinta se deja ver, es entretenida y cuenta con el genial Richard Edlund que corre a cargo de los efectos especiales y que es responsable de Species, Alien 3 o El retorno del Jedi.

5/10
El día después

1983 | The Day After

Años 80. El conflicto entre EE.UU y la URSS se recrudece. Los habitantes de Lawrence, un pueblo de Kansas, intentan seguir con su vida normal, a pesar de la amenaza de una guerra nuclear. Telefilm que causó un gran impacto en su momento en todo el mundo, porque muestra con crudez y enorme realismo, mediante modestos efectos especiales, los efectos de la bomba nuclear.

6/10
La fuerza del cariño

1983 | Terms of Endearment

Cuenta la difícil relación entre una madre y su hija, interpretadas de manera sublime por Shirley MacLaine y Debra Winger respectivamente. Ambas tienen un curioso vecino, antiguo astronauta, que se ha convertido en un desvergonzado mujeriego y en un borracho, personaje que le viene a Jack Nicholson como anillo al dedo. La vida de la madre y la hija está narrada de forma real y convincente, lo que provoca una tremenda emotividad. Una película que tuvo un gran éxito de crítica y de público. Cuenta de manera muy sobria una historia sencilla y llena de sentimientos. Gira en torno a la psicología de tres personajes, tratados con ternura, e interpretados con maestría. Un retrato de verdaderos sentimientos y de relaciones humanas, que llega enseguida al corazón de cualquiera.

7/10
En los límites de la realidad (1983)

1983 | Twilight Zone: The Movie

Admiradores de la serie Dimensión desconocida (1959-1964), Steven Spielberg y Joe Dante decidieron producir una película que englobase el espíritu de la misma mediante cuatro episodios. Todo comienza con un antológico prólogo –filmado por el propio Landis– donde dos amigos van en coche por una desértica carretera, recordando series clásicas de televisión. A partir de aquí se suceden los episodios: - El primero, también de Landis, tiene como protagonista al actor Vic Morrow (que falleció durante el rodaje por un accidente de helicóptero), como un tipo racista que recibirá su merecido al viajar en el tiempo y ser perseguido por negro, judío y vietnamita. - El segundo, de Spielberg, narra de forma sentimental cómo un hombre viaja por los asilos ofreciendo a los ancianos una nueva oportunidad de ser jóvenes. - El tercero, dirigido por Joe Dante, cuenta cómo un niño con superpoderes es capaz de extraer a los dibujos animados de la televisión al mundo real. - El último, y más talentoso, tiene a George Miller en la dirección y muestra cómo el aterrorizado pasajero de un avión (magnífico John Lithgow) ve con estupor cómo un maléfico duende está destruyendo el ala del aparato.

6/10
El mundo según Garp

1982 | The World According To Garp

Adaptación de la novela del siempre peculiar John Irving, con unaestrafalaria galería de personajes, situados alrededor del escritor Garp. Robin Williams se siente como pez en el agua con su perplejo personaje. Dirige el realizador de Dos hombres y un destino y El golpe.

4/10
Impacto

1981 | Blow Out

Un técnico especialista en sonidos para películas de terror se verá envuelto en una trama misteriosa que esconde una conspiración de las altas esferas del gobierno. Típico producto ochentero eficaz y a la vez efectistamente dirigido por Brian de Palma, que saca pura esencia de un joven John Travolta. Impacto ofrece intriga y atmósfera malsana, en la línea de otros éxitos del director, como Vestida para matar, rodado un año antes.

4/10
All That Jazz (Empieza el espectáculo)

1979 | All That Jazz

Durante la década de los 70, Hollywood produjo dos tipos de musicales: los que llevaron a la pantalla la música de la juventud, el rock and roll, y los que frente a éstos trataban de recuperar el espíritu del musical clásico, aunque sin alejarse de la modernidad. All That Jazz es uno de los más representativos de esta segunda categoría, integrada por musicales nostálgicos como New York, New York de Martin Scorsese, que compitió con él en las carteleras, o las célebres recopilaciones de los mejores números musicales de las películas clásicas del género, que por entonces contaban con el apoyo incondicional de una gran mayoría del público. Basándose en un célebre musical de Broadway, Bob Fosse (Cabaret) recreó la vida de un tal Joe Gideons, simpático, extraordinario y libertino coreógrafo que ha de poner en funcionamiento una obra musical. Gideons no presta atención a ninguna otra cosa que no sea él mismo y su propio trabajo al frente de la compañía. Su vida es una completa entrega al arte de la danza, del que él también se aprovecha para alimentar sus continuas conquistas amorosas, costumbre que le reprochan su ex mujer, su novia y su hija. Pero la exigencia física a que se somete día a día –tabaco, sexo y drogas forman parte de ella–, lleva a Gideons hasta la extenuación y su estado desemboca en un ataque cardíaco. Bob Fosse rompió sin duda los estándares del musical convencional y asombró al público y a la crítica con una propuesta rompedora, original y repleta de sensualidad –lo del número erótico es bastante excesivo–, con un ritmo vertiginoso y una planificación extraordinaria. Los números musicales, desde el comienzo del casting con la célebre pieza "On Broadway", hasta la despedida de Gideons, son brillantes y tienen lugar entre bastidores, en una casa familiar o en la mente del protagonista. Se llevan la palma los que nacen en las alucinaciones de Joe en el hospital –especialmente el protagonizado por la genial Ann Reinking– y también el espléndido colofón, con una audaz versión de la célebre canción "Bye, Bye Love". Roy Scheider, célebre tras protagonizar Tiburón, despuntó aún más con este papel. No es fácil asumir el papel protagonista de películas como All That Jazz, debido a que se necesitan unas grandes dotes interpretativas, y también es requisito indispensable saber "leer" los números musicales; y se puede decir que Scheider salió airoso de la prueba con una nota brillante. Asimismo la cinta permite contemplar uno de los primeros papeles de Jessica Lange (El cartero siempre llama dos veces, La caja de música), quien interpreta a una especie de hermoso ángel de la muerte, que desde otra dimensión espacial espera la "llegada" del protagonista. El film es sin duda predecesor de otros grandes musicales posteriores, como Chicago (2002). Logró la Palma de Oro en Cannes en 1980, además de otros muchos premios, entre ellos cuatro Oscar.

6/10
Fascinación

1976 | Obsession

Un importante hombre de negocios ha perdido a su querida familia, su mujer y su hija debido a un secuestro. Muchos años después, mientras viaja por Italia, conoce a una mujer idéntica a su esposa fallecida, e intenta entablar una relación con ella. El realizador Brian de Palma siempre había manifestado su admiracion por Alfred Hitchcock, el maestro del suspense. En esta ocasión, hizo una versión libre de una de las mejores películas del realizador británico, De entre los muertos (Vértigo). El guión está co-escrito por uno de los mejores guionistas americanos y, posteriormente, también realizador, Paul Schrader. La fascinante banda sonora es del compositor habitual de Hitchcock, Bernard Herrmann.

4/10

Últimos tráilers y vídeos