IMG-LOGO

Biografía

Mykelti Williamson

Mykelti Williamson

60 años

Mykelti Williamson

Nació el 04 de Marzo de 1960 en San Luis, Misuri, EE.UU.
Filmografía
Saint Judy

2019 | Saint Judy

Crimen a contrarreloj

2019 | Don't Let Go

El detective Jack Radcliff (David Oyelowo) recibe una extraña llamada de su sobrina recientemente asesinada, Ashley (Storm Reid). Aunque al principio no sabe si se trata de un fantasma o de si está perdiendo por completo la cabeza, finalmente descubre que su sobrina sigue con vida. Entre ambos tratarán de averiguar qué es lo que ha sucedido realmente y lucharán a través del tiempo por resolver el asesinato antes de que pueda llegar a ocurrir.

Run the Race

2018 | Run the Race

Election: La noche de las bestias

2016 | The Purge: Election Year

Tercera entrega de la saga donde para reducir el crimen y el exceso de población, el gobierno permite que una noche al año, durante doce horas, se desarrolle cualquier actividad criminal, incluido el asesinato, lo que tiene como resultado que se elimine a los ‘deshechos’ sociales. Recupera a Leo Barnes, protagonista del film anterior, ahora convertido en jefe de seguridad de la senadora Charlie Roan. Ésta sobrevivió a la Purga en la que fue asesinada toda su familia, por lo que se ha propuesto llegar a presidenta de Estados Unidos, para eliminar esta infernal práctica, en la que cada año mueren numerosos inocentes. Repite como director y guionista James DeMonaco, artífice de las dos anteriores, que acierta al explorar cierto trasfondo social, al estilo de su claro referente, el John Carpenter de los 70. Viene a denunciar que los intereses de los poderosos pueden dar lugar a leyes inmorales, aunque aquí la premisa resulte exagerada, y que las minorías étcnicas, sobre todo negros e hispanos, llevan las de perder. En año de elecciones presidenciales, Election. La noche de las bestias presenta a una mujer candidata, como Hillary Clinton, en un claro paralelismo con la realidad. Pero que nadie se llame a engaño. En realidad, aquí la dimensión política se queda en mera excusa, pues lo que importa son las secuencias de tensión y acción, muy bien concebidas. En este aspecto DeMonaco se supera a sí mismo, y demuestra que sabe sacarle jugo a un presupuesto, que sin ser desorbitado, ha aumentado respecto a las cintas precedentes. También aprovecha que cuenta con actores que sin ser superestrellas saben trabajar, como Frank Grillo, que repite su personaje del film anterior, un tipo duro y cínico, pero con corazoncito. A su lado también cumple Elizabeth Mitchell, recordada Juliet de Perdidos.

6/10
Sucesor designado

2016 | Designated Survivor | Serie TV

Sugerente serie que se adscribe al género del thriller político, con un marco cada vez más habitual, el de la Casa Blanca, aunque con un escenario insólito. Un ataque terrorista al Capitolio mientra el presidente de los Estados Unidos pronuncia su Discurso sobre el Estado de la Unión, deja al país huérfano de mandatarios, todos estaban ahí siguiendo la intervención del Comandante en Jefe. ¿Todos? ¡Nooo! El protocolo dicta que un posible sucesor esté en lugar seguro, por eventualidades poco probables, como la que acaba de ocurrir. De modo que inesperadamente Tom Kirkman, secretario de Vivienda del que acababa de deshacerse el presidente, cara a preparar su reelección, debe jurar el cargo de presidente, ante el escepticismo de militares, políticos e incluso escritores de discursos, que no le creen capacitado para ser el líder de Estados Unidos. Entretanto, hay una investigación en marcha para esclarecer quién está detrás del ataque, países como Irán quieren aprovecharse de un momento de aparente debilidad americana, y la familia de Tom debe hacerse a la idea del nuevo puesto del marido y padre. David Guggenheim, que firmó los guiones de los thrillers El invitado y Contrarreloj, se estrena en el formato de serie televisiva, y con el piloto de Sucesor designado apunta maneras. La trama tiene gancho, y las dudas es si logrará mantener el nivel de intriga y política de altos vuelos, o se convertirá en algo más naïf, más al estilo de Señora Secretaria de Estado. En cualquier caso es un acierto contar con el protagonismo de Kiefer Sutherland, a quien nos hemos acostumbrado a ver como el agente terrorista Jack Bauer tratando con varios presidentes en 24, y que ahora le toca ejercer el cargo. También parecen un acierto de casting Natascha McElhone como su esposa, y Maggie Q como agente investigadora del FBI.

6/10
Fences

2016 | Fences

Adaptación a la pantalla de la obra de teatro homónima de August Wilson, escrita en 1987, con guión del propio autor, fallecido en 2005, y actores familiarizados con el texto, ya que interpretaron la versión escénica. Está avalada por premios tan prestigiosos como el Pulitzer y el Tony. Además de ser protagonista, mueve la cámara Denzel Washington, que asumió antes el rol de director en Antwone Fisher y The Great Debaters. La narración transcurre en Pittsburgh, en los años 50. Troy Maxon es un antiguo jugador de béisbol negro, al que la guerra no hizo ningún favor, pues su carrera deportiva se fue al traste. Ahora se gana la vida como empleado municipal de recogida de basuras. Y acumula bastante frustración, que disimula acudiendo al alcohol y con mucha labia. Aunque tiene una esposa adorable, Rose, minusvalora al hijo que tuvo en un matrimonio anterior, Lions, que se esfuerza por dedicarse a la música, y tampoco apoya al joven Cory, que querría seguir sus pasos deportivos, pero que es víctima de un rigorismo paterno que se diría en el fondo envidia pura y dura a su juventud. El origen teatral del film no se intenta ocultar, aunque se airee la trama con la recreación de alguna calle de la ciudad, y el patio, la casa, un bar... y haya una elegante concepción de planos y movimientos de cámara. Lo importante es el texto y los personajes, de gran intensidad dramática y complejidad psicológica, con un desgarro un poco a lo Tennessee Williams. Esta apuesta al principio no funciona, cuesta olvidar cierto artificio que envuelve la puesta en escena. Pero a partir de cierto momento, Washington nos atrapa, hasta conducirnos a un clímax fantástico. Incluso el "handicap" de las metáforas del béisbol, que se le escaparán al no versado en este deporte, tampoco pesa en exceso. Fences, "vallas", nos habla de las barreras metafóricas que, como la física que Troy quiere poner en torno a su casa, construimos como protección, pero que en el fondo nos aislan y capitidisminuyen, al crear complejos de inferioridad y facilitar caminos depresivos. El autoengaño, la falta de comunicación, el escapismo, el rigor con los otros y no con uno mismo, forman parte de la personalidad de Troy, formidable Denzel Washington. Aunque la que más sorprende interpretativamente es Viola Davis como su esposa, mujer fuerte, madre incluso con los que no son sus hijos de sangre, que ama aunque el otro le dé motivos sobrados para el rechazo, tiene algunas escenas sencillamente memorables. Aunque sean secundarios, el resto de actores compone muy bien a sus personajes: los hijos, Jovan Adepo y Russell Hornsby, el compañero de trabajo y amigo de Troy, Stephen Henderson, y el tío Gabriel, mal de la cabeza, una secuela de guerra, Mykelti Williamson.

8/10
Un giro del destino

2013 | Twist of Faith

Ten un poco de fe

2011 | Have a Little Faith

Un anciano rabino, Albert Lewis, encomienda a Mitch una misión para cuando él ya no esté: que pronuncie el sermón en su funeral. La sorpresa de Mitch es grande porque es un hombre descreído y no entiende que el rabino le haya encargado eso a él. Sentido e interesante telefilm de la cadena norteamericana Hellmark, cuyo guión se basa en el libro de Mitch Albom, a su vez inspirado en hechos reales. A través de una historia dramática y bien hilvanada ofrece una interesante reflexión acerca de las creencias religiosas en una época de descreimiento. Ayuda sin duda a que el resultado interese la presencia de actores de renombre, como Laurence Fishburne, Bradley Whitford o el veterano Martin Landau en el papel del rabino. Dirige Jon Avnet (Tomates verdes fritos), a quien la emotiva historia le cuadra a la perfección

5/10
24 (8ª temporada)

2010 | 24 | Serie TV

La presidenta estadounidense, Allison Taylor, está dándole los últimos toques a un tratado de paz que va a firmar con Omar Hassan, presidente de Kamistán. Mientras, Jack Bauer está a punto de irse de Nueva York, con Kim, el marido de su hija y su nieta. Pero uno de sus antiguos informadores, Victor Aruz, le pide que regrese a la UAT, para evitar que unos conspiradores asesinen a Hassan. La octava y última temporada de 24 mantuvo el alto nivel de la serie. Gira en torno a Kamistán, un país ficticio, pero con muchas similitudes con Irán.

6/10
High School

2010 | High School

Parece que las comedias alocadas sobre jóvenes que sólo piensan en fiestas y sexo, suelen tener éxito, desde que títulos como Desmadre a la americana y Porky's iniciaron la moda de un subgénero en el que también se engloban títulos posteriores como American Pie o las más recientes Supersalidos o Project X. Sigue su estela High School, de producción independiente, que cuenta con caras conocidas. High School tiene como protagonista a Henry, lumbreras del instituto que se resiste a fumar marihuana, como hacen algunos de sus compañeros, hasta que cede a la presión de su amiguete Travis, y acaba probándola una noche. Pero tiene la mala suerte de que justo al día siguiente el director del centro –enojado porque una alumna que participaba en un concurso de ortografía consumió marihuana– anuncia que se van a realizar unas pruebas a todos los alumnos para verificar si han consumido estupefacientes. Henry y Travis pondrán en marcha un disparatado plan que consiste en robarle un alijo a un peligroso traficante conocido como Psycho Ed, y echarlo en unas tartas que se repartirán entre los alumnos al día siguiente. Si todos dan positivo la prueba carecerá de valor. Sorprende la presencia en High School, una producción barata con pocas pretensiones, de Adrien Brody, oscarizado por El pianista, como el camello Psycho Ed, y de Michael Chiklis (The Shield), que interpreta al director. Ambos realizan interpretaciones exageradas y caricaturescas impropias de su nivel. Les acompañan jóvenes como Matt Bush, Sean Marquette y Colin Hanks, que por su parte no parecen esforzarse mucho. El humor del conjunto es bastante básico, a base de groserías continuas, por lo que sólo lo apreciará el público joven predispuesto a pasarlo bien.

3/10
El destino final 3D

2009 | The Final Destination

Nick O'Bannon acude a las carreras de coches con su novia y otra joven pareja. Pero una premonición le avisa de que va a ocurrir un aparatoso accidente en el que morirán todos ellos y los espectadores de alrededor. Cuando recupera el sentido, avisa a sus amigos. Todos consiguen salir antes de que la catástrofe se haga realidad. Pero los supervivientes empiezan a morir uno a uno de formas extrañas, y es que como descubrirán Nick y su grupo, la muerte no perdona que se la haya burlado... A cualquiera que haya visto las tres anteriores entregas les sonará muchísimo todo, ya que el esquema es idéntico, con pocas variaciones. Ocurre lo mismo que en las otras, más o menos en el mismo minuto de metraje. De modo, que la única sorpresa es ver las diferentes cadenas de infortunios que conducen a la muerte de cada personaje. Todo es bastante violento, pero está aderezado con humor, a veces negro. Los actores son desconocidos, muy jóvenes y con poca proyección, pero cumplen más o menos. Lógicamente son todos nuevos, pues no suele haber supervivientes. La única novedad es que esta vez el film es en 3D, como empieza a ser inevitable, sobre todo en la animación y en menor medida en el terror. Abusa de los objetos, casi siempre puntiagudos, que salen lanzados directamente al espectador. Esto hará las delicias del público adolescente, y le da un aire nuevo a una película que curiosamente funciona, y que no será la última parte de Destino final ni mucho menos. El film llega a retratar la fiebre por lo tridimensional, pues una de las secuencias más importantes tiene lugar durante una proyección de otra película en 3D.

5/10
Spinning Into Butter

2007 | Spinning Into Butter

Interesante película dramática en torno al racismo, protagonizada por Sarah Jessica Parker (Sexo en Nueva York), que aquí se pone seria. La actriz interpreta a la decana de un 'college' de Nueva Inglaterra en donde tiene lugar un execrable crimen de tintes racistas. La situación le obliga a examinar sus propios prejuicios y sentimientos sobre el racismo, a la vez que ha de mantener una postura oficial políticamente correcta. Se trata del debut en la dirección de Mark Brokaw, el cual cuenta con un reparto secundario apañado, con intérpretes tan experimentados como Beau Bridges (Los fabulosos Baker Boys) o Miranda Richardson.

4/10
August Rush (El triunfo de un sueño)

2007 | August Rush

Buenas intenciones no le faltan a la directora, Kirsten Sheridan, la hija del extraordinario cineasta irlandés Jim Sheridan, que pretende equilibrar realismo y magia, al estilo de En América, una buena película de su padre, con la que comparte el tema central: los lazos familiares. Sin embargo, la cineasta no tiene todavía la maestría y el oficio de su progenitor, por lo que el resultado se queda a años luz. Para filmar un cuento irreal que resulte convincente y que el espectador llegue a aceptar los aspectos ‘mágicos’ de la trama y dejarse llevar, es necesario el talento de un Frank Capra, y no es éste el caso. Atención a un argumento que no tiene desperdicio. Louis, cantante de rock, acude a contemplar la luna en la azotea de un edificio, por la que pasaba casualmente Lyla, una violonchelista. Surge súbitamente el amor y ambos pasan la noche juntos. Al día siguiente, el enojadísimo padre de Lyla se lleva para siempre a su hija lejos de su amado Louis. Ella se ha quedado embarazada, pero justo cuando va a dar a luz sufre un accidente de coche. Como tiene al niño estando en coma, el maquiavélico padre de ella entra en acción nuevamente, y le dice a Lyla que ha perdido al niño. Así lo da en adopción a escondidas y acaba en un orfanato. Curiosamente el pobre muchacho, un prodigio de la música, asegura que puede escuchar la voz de sus padres, a pesar de que éstos, ¡no saben ni que existe! El principal escollo del film es el guión, a pesar de estar coescrito por James V. Hart, veterano responsable de Drácula, de Bram Stoker (sobre un vampiro obsesionado con su amada perdida), de Hook (donde tocó el tema de la infancia y la separación familiar), y de Contact (sobre una mujer obsesionada con su padre perdido). Hart no estaba ni de lejos inspirado, pues a veces recurre a giros de folletín decimonónico, y muchísimas veces a las grandes casualidades (encuentros improbables padre-hijo, madre-asistente social que el día antes ha estado con su hijo, y hasta madre-padre-hijo en un Nueva York que parece un pueblo de dos calles). Numerosos cabos no acaban de cuadrar: ¿Cómo pudo el padre convencer a su hija de que su bebé ha muerto y darlo en adopción? ¿Ninguna enfermera mencionó al bebé? Un niño prodigio, pero muy que muy prodigio aprende solfeo, ¡en dos minutos!... Los diálogos, estilo “he venido aquí siguiendo la música”, son poco creíbles, rebuscados y cursis, especialmente en la escena del tejado donde se conocen los padres del protagonista. Y los momentos supuestamente emotivos, acaban siendo sensibleros y edulcorados. A su favor cuenta con evocadores números musicales (el film es soterradamente casi un musical) y con un estupendo reparto. Freddie Highmore (Charlie y la fábrica de chocolate, Descubriendo Nunca Jamás) es uno de los niños actores más expresivos del cine reciente. Keri Russell y Jonathan Rhys Meyers son bastante eficaces. Y Robin Williams es ideal para un personaje muy oscuro, con un lado paternal, descaradamente calcado del Fagin, del clasico "Oliver Twist". Además, tiene buen fondo, pues aboga por la unión familiar y sugiere que existe un vínculo invisible entre padres e hijos.

5/10
Secuestrado

2006 | Kidnapped | Serie TV

Serie articulada alrededor del secuestro de Leo McCain, el hijo adolescente de un matrimonio adinerado, con la madre de buena familia, y el padre de origen humilde y pasado oscuro. Los motivos del secuestro no aparecen demasiado claros, aunque todo apunta a una conspiración de proporciones colosales. Los McCain acuden a Knapp, un experto en solucionar secuestros, dispuestos a pagar el rescate y no avisar a la policía. Pero el FBI tiene noticia de los hechos, y el agente Latimer, antiguo socio de Knapp, investiga. Creada por Jason Smilovic, todo esta tramado como una complicada telaraña donde cada personaje oculta secretos de su vida pasada, ya sea el trauma de un secuestro no resuelto en el caso de Knapp, o los extraños negocios de Conrad Cain. Hay personajes inquietantes, como el poderoso suegro de Conrad, y situaciones de ésas que vuelven paranoico a cualquiera, como la del descubrimiento de que el hogar de uno está sembrado de cámaras. Buen ritmo, fotografía modernilla, con los pasajes mexicanos deudores de Traffic, y un excelente reparto, configuran una serie de ésas que crean adicción.

6/10
El caso Slevin

2006 | Lucky Number Slevin

Ingenioso thriller, en que el joven Slevin es confundido con otro, lo que le sitúa en medio de una guerra entre dos bandas de gangsters. Mientras, un misterioso asesino a sueldo engaña a unos y a otros, y la policía vigila los movimientos del variopinto grupo sin aclararse demasiado. Paul McGuigan (Obsesión) maneja bien la ‘tarantiniana’ (también en el subido tono de algún pasaje) trama del desconocido Jason Smilovic, cuyo efecto se diría parecido al del taco de una mesa de billar, por la forma en que los personajes ‘rebotan’ en las ‘bandas’ gracias al ritmo vertiginoso, las elaboradas situaciones de enredo y los diálogos afilados. Así, hasta desembocar en un enlace sorpresivo a lo Sospechosos habituales, que obliga a cuestionarse lo visto previamente. Hay además acierto en el reparto: el desconcertado protagonista (Hartnett), el asesino impávido (Willis), la vecina enredadora (Liu), los jefes mafiosos (Freeman y Kingsley), o el poli despistado (Tucci).

6/10
Alí

2001 | Ali

Nueva exploración del mito viviente de Mohammed Ali, antes conocido como Cassius Clay. Michael Mann (El último mohicano, Heat, El dilema) ofrece un retrato impresionista del boxeador, en el que quizá se echan en falta sus repliegues internos. El director prefiere usar trazos suaves en su cuadro del boxeador, que al final dejan una imagen que evita la pura hagiografía, al señalar también el difícil carácter del protagonista. La idea era que la película acompañara al protagonista en la búsqueda de su propia identidad. El film se inicia en el momento en que Ali alcanza el campeonato mundial de los pesos pesados, y llega hasta el inolvidable combate que le enfrentó con George Foreman en Zaire en 1974. En el apasionante recorrido que entrega Mann, no faltan sus relaciones amorosas, que nunca acababan de cuajar, y su compromiso ideológico y religioso, incluida su asociación con Los Panteras Negras y Malcolm X. El actor Mario Van Peebles, que da vida a este personaje, compara a Ali con Gary Cooper nada menos: “No quería ser político necesariamente, pero se encontró ahí fuera, de pie, diciendo, ‘Eh, tíos, dejad de pisotearme’.” Los pasos de Ali son servidos con música e imágenes de enorme fuerza. A veces se suscitan muchos ‘por qué’ que no reciben respuesta, y que invitan a profundizar por libre en la vida del boxeador. Mann considera que Ali personificó conceptos tan importantes como el orgullo racial, el conocimiento propio, el sacrificio y la capacidad de desafiar al mundo entero. Pero como ya hiciera en El dilema, prefiere mostrar los hechos externos sin juzgarlos ni buscar motivaciones. Decisiones como hacerse musulmán o negarse a luchar en Vietnam, o los diversos fracasos sentimentales, están ahí, y son prueba de la fuerza (o debilidad) de su voluntad; pero nos faltan elementos para comprender. Eso sí, los combates están muy bien rodados (un paso adelante en el subgénero del cine de boxeo), y Will Smith compone un fantástico Ali. Resulta muy justa su nominación al Oscar; la que recibió Jon Voight por su personaje del periodista deportivo Howard Cossell quizá corresponde más al apartado de maquillaje, pues se logra un sorprendente parecido físico con el personaje real.

6/10
Tres reyes

1999 | Three Kings

Durante la Guerra del Golfo, un grupo de soldados estadounidenses en Irak siente la terrible tentación de robar el oro kuwaití, en manos del tirano Sadam Hussein. Esta ambición inicial se ve frenada por la miseria de la que son testigos, que les lleva a arriesgar sus vidas para ayudar a un grupo de rebeldes iraquíes que luchan contra el régimen de Bagdad. La experiencia cambia la vida de los “tres reyes”. David O. Russell (Flirteando con el desastre) ha logrado una interesante película, con una fotografía del desierto deslumbrante y un ritmo sencillamente frenético. El tono irónico que preside la ambición de los soldados (entonadísimos George Clooney, Mark Wahlberg e Ice Cube) recuerda a aquella magnífica adaptación de Kipling llevada a cabo por John Huston en El hombre que pudo reinar. George Clooney está de acuerdo en que el film tiene “un buen mensaje, transmitido de forma inteligente y divertida”; sin embargo se muestra bastante crítico con la intervención americana en esa guerra, al asegurar que “nunca le dimos una oportunidad a Sadam Hussein”.

6/10
Gideon

1999 | Gideon

Christopher Lambert interpreta a Gideon Webb, un hombre con un retraso mental que lo hace comportarse como un niño. Criado en Carolina del Sur por su tía, ésta, a partir de su segundo matrimonio, decidió dejarlo a cargo de la más cerrada institución posible para él: un hogar de ancianos. De esa forma se produce la más insólita combinación: una persona de gran ingenuidad y con una mirada mágica, como una pieza que encaja a la perfección dentro de un entorno de ancianos descreídos y angustiados con sus vidas, como una milagrosa inyección de optimismo, casi providencial.

Species II

1998 | Species II

Secuela de Species, que imita títulos de ciencia ficción tipo Alien, el octavo pasajero o El experimento del Dr. Quatermass, aunque con mayor recurso al erotismo y las vísceras. El primer hombre que ha estado en Marte vuelve a la Tierra trayendo en su cuerpo una especie alienígena letal, que necesita buscar parejas para reproducirse. Lo más destacable del film son los efectos especiales en las metamorfosis. Se combinan maquetas y animación por ordenador.

4/10
Con Air (Convictos en el aire)

1997 | Con Air

Estimable película de acción capaz de cortar el aliento a cualquiera que se precie. Un grupo de peligrosos y sanguinarios presos son trasladados a otro penal en un avión de la máxima seguridad. Con ellos viaja también Cameron Poe (Nicolas Cage), un hombre duro que acaba de conseguir la condicional y desea encontrarse con su mujer y su hija. Pero los presos organizan una rebelión urdida perfectamente por su cabecilla, Cyrus "el Virus" Grissom (John Malkovich). Poe hará todo lo posible para que Cyrus no aniquile a toda la tripulación y estrelle el avión en Las Vegas. Mientras, en tierra, el policía Vicent Larkin (John Cusack) ha de conseguir que el gobierno no explote el avión en el aire. Magníficos y sorprendentes son los efectos especiales. Ayuda al resultado general el trabajo del espléndido reparto: John Malkovich (En la línea de fuego) hace una de sus interpretaciones más psicopata-memorables y Steve Buscemi (Reservoir Dogs) logra con una divertida aunque espeluznante caracterización un suspense de gran intensidad. Los amantes de la acción están de enhorabuena con esta película.

5/10
Impacto mortal (1997)

1997 | Double Tap

En medio de una operación del FBI contra la mafia irrumpe un pistolero que acaba con todos los criminales excepto con uno: una mujer, que es una policía infiltrada. Resulta que el asesino está especializado en matar mafiosos y gente de esa calaña. Tiros a todo trapo en este film que protagoniza Stephen Rea, el actor fetiche de Neil Jordan.

4/10
Últimas consecuencias

1997 | Truth or Consequences N.M.

Un ratero recién salido de la cárcel por un crimen que no cometió, trata de reunir el dinero necesario para largarse a México con su novia. Para acelerar las cosas, acepta participar en el robo de un alijo de droga con un viejo conocido. Pero como suele ocurrir, algo sale mal. Estamos ante un film con bastante acción y violencia, en la que los personajes se mueven todo el rato por la carretera. O sea, ante una de las llamadas "road movies". La toma de incautos rehenes que acontece a mitad de metraje remite, inevitablemente, al clásico Bonnie and Clyde. Dirige la película el actor Kiefer Sutherland, quien se reserva, además, el papel de malo hiperviolento. Entre los demás intérpretes, destacan Vincent Gallo y la breve pero magnética presencia de Rod Steiger.

4/10
Doce hombres sin piedad: Veredicto final

1997 | 12 Angry Men

Un jurado popular compuesto por doce hombres se reúnen para discutir y alcanzar un veredicto en un juicio de asesinato. Cuarenta años después de que Sidney Lumet estrenara su obra maestra 12 hombres sin piedad, el norteamericano William Friedkin volvió a sacar a la luz una nueva adaptación del célebre libreto de Reginald Rose, un módélico estudio de tipos y caracteres humanos, con sus mezquidades y sus grandezas. Quizá no está al nivel de su predecesora, pero es sin duda una notable película, llena de intensidad y magníficamente interpretada por un grupo de actores de gran envergadura, empezando por Jack Lemmon, aquí en el papel del octavo miembro del jurado, que antaño encarnó Henry Fonda.

7/10
¡Liberad a Willy! 2

1995 | Free Willy 2: The Adventure Home

Dos años después de su despedida, el destino vuelve a unir al valiente Jesse y a su amiga Willy. Esta vez, a Jesse le acompañan su travieso hermanastro y su primera novia. Cuando no habían acabado de celebrar su encuentro, descubren que un petrolero ha encallado muy cerca de la costa, y la fuga de su mercancía está contaminando el mar. La nueva aventura de Jesse y sus acompañantes consiste en poner a salvo a la orca y a su familia. Esta secuela de la exitosa ¡Liberad a Willy! no se queda atrás en acción y emoción para los más pequeños. Las escenas en pleno mar, en las que la divertida orca amaestrada parece un actor más, son espectaculares.

4/10
Heat

1995 | Heat

Una sofisticada banda de ladrones realiza un robo de enorme audacia. Neil McCauley (Robert De Niro), su cabecilla, es un hombre inteligente, que prefiere evitar crueldades innecesarias, pero de una gran frialdad que cultiva a propósito. Por ello trata de evitar implicarse demasiado a fondo en sus relaciones con las personas: para estar libre de ataduras. El golpe recién cometido lo investiga Vincent Hanna (Al Pacino), un concienzudo policía, a quien su excesiva implicación en el trabajo causa problemas afectivos: se ha divorciado en dos ocasiones, y su esposa actual, a pesar del amor que le profesa, comienza ya a estar algo quejosa. Michael Mann escribe y dirige un film complejo, tanto de estructura como de producción y realización. El director había demostrado su capacidad para conjugar espectáculo de acción e historia de interés humano en El último mohicano. Mann vuelve aquí por los mismos derroteros, pero con mayor acierto, gracias también a unos cuantos momentos intensos, muy bien planificados. No sólo es capaz de coreografiar los robos y persecuciones con la misma o mayor efectividad que cualquier “jungla de cristal”, sino que sabe introducirlos en una historia de entidad, en la que se dibujan dos personajes principales: el ladrón y el policía, los cuales, a pesar de estar en bandos opuestos, tienen más de un punto en común. La idea de introducir un improbable encuentro entre los dos, antes del enfrentamiento final, se revela audaz y eficaz para mostrar esa proximidad. Sin duda que la presencia de dos actores enormes, De Niro y Pacino, contribuye a elevar éste y otros momentos del film. Y es que uno de los grandes aciertos de la película es el muy meditado reparto. A pesar de algunas pegas en personajes poco dibujados –un negro que trata de reinsertarse, la hijastra del policía–, la película funciona muy bien en líneas generales. Hay violencia, pero no regodeo en la misma, y un tratamiento casi siempre contenido de lo morboso. Varias subtramas están desarrolladas con acierto, ya sean las más puramente policíacas, o las que presentan a unos delincuentes y policías en los que late el deseo de llevar una vida familiar normal: poder estar con alguien, compartir lo bueno y lo menos bueno... Pero se trata de personajes con sentimientos contradictorios. Un trabajo para servir a la sociedad, puede no llenar la vida propia y de los que la rodean... El deseo de dejar un determinado estilo de vida no es fácil... Pueden no lamentarse determinados comportamientos bajo el escudo de un sentido fatalista de la vida... El sentimiento de venganza puede dar al traste con decisiones previas... Al final siempre llega en la vida el momento de optar, y cuando a Nel se le presenta –uno de los momentos más excitantes del film no le resulta nada fácil. Dante Spinotti ha fotografíado la película. A él se debe una atractiva visión nocturna de Los Ángeles, iluminada como un maravilloso y enorme árbol de Navidad. También se revela como muy importante su función en la secuencia del clímax, que transcurre en un aeropuerto, y en el que el constante encendido y apagado de las luces para el despegue y aterrizaje de aviones se convierte en una buena metáfora del mundo de luces y sombras en que se mueven los protagonistas.

7/10
Esperando un respiro

1995 | Waiting to Exhale

Savannah, Bernadine, Robin y Gloria son cuatro mujeres con una vida dramática, que se apoyan las unas en las otras y se reúnen de cuando en cuando para contarse sus penalidades. Mantienen una relación de amistad especial. Todas tienen en común que para ellas la única cosa importante en la vida es el amor verdadero. Bernardine llegó a pensar que había encontrado al amor de su vida y vivía feliz con su marido, hasta que éste decidió dejarle por otra mujer. Desde entonces ha tenido que luchar mucho para seguir con su vida. Savannah y Robin son mujeres de negocios que tienen un gran éxito en el terreno profesional, lo que les ha impedido centrarse en sus relaciones amorosas, que son un desastre. Por último, Gloria es la única divorciada del grupo, y quiere rehacer su vida, por lo que entra en el mismo juego de seducción que sus amigas. Se ha enamorado de un hombre atractivo y aparentemente responsable que vive al lado de su casa. En los años 90 los productores se dieron cuenta de que no se hacía cine específicamente para mujeres, por lo que se rodaron títulos como éste, que narra la relación de amistad entre cuatro mujeres de color que se reúnen para contarse sus confidencias, hecho con el que cualquier espectador puede sentirse identificado. Forest Whitaker había logrado un gran éxito como actor, por sus impecables actuaciones en largometrajes como Bird de Clint Eastwood. Poco después dio el salto como realizador con Asesino a sueldo. Con Esperando un respiro se consagró como un imaginativo realizador.

5/10
Forrest Gump

1994 | Forrest Gump

Forrest Gump (Tom Hanks) es una persona con un coeficiente intelectual bajo. Es sincero, honesto y muy infantil. Vive bajo la excesiva protección de su madre, que fue abandonada por su padre. Ella quiere que Forrest sea normal, como el resto de los niños. Pero Forrest es especial. Debido a una desviación en su columna, tuvieron que ponerle un armazón. El tremendo esfuerzo con que le costaba andar, le fortaleció las piernas, y así se convierte en un corredor rapidísimo e infatigable. A su paso por el instituto, se convierte en la estrella del equipo de rugby. Luego irá a la guerra de Vietnam, hará grandes amigos y se convertirá en un héroe sin saberlo. Gracias a ello, volverá a ver al amor de su vida, una dulce y algo atolondrada chica que él conoció en su infancia, interpretada por Robin Wright Penn, y que ahora se ha convertido en una pacifista radical. Sin duda, la película más exitosa de 1994, ganadora de 6 Oscar. Una emotiva y originalísima visión de la historia de Estados Unidos desde mediados de siglo. Su acierto es ofrecer el punto de vista de un personaje tan ingenuo y bondadoso que es imposible no cogerle cariño. Un guión muy inteligente, que se combina con escenas espectaculares, siempre bajo el humor infantil de Forrest. Tom Hanks ganó con merecimiento el Oscar al mejor actor. También obtuvo el de mejor película y el de mejor director. Conmovedora y muy entretenida.

7/10
¡Liberad a Willy!

1993 | Free Willy

Jesse es un niño huérfano que no se entiende muy bien con el resto de los niños ni con sus mayores. Él solo debe enfrentarse a un mundo que parece no entenderle. Un día conoce a un amigo que no le da la espalda y que le comprende a la perfección. Es una orca que se exhibe en un parque acuático. El problema es que el dueño del acuario está perdiendo mucho dinero, y la solución que ha pensado es deshacerse del mastodóntico animal. Por supuesto, Jesse no lo consentirá y acudirá en ayuda de su gran amigo. Una aventura original y emotiva que cautivó a los espectadores grandes y pequeños en los cines de medio mundo. Las escenas en el agua son espectaculares, y la orca amaestrada parece expresarse como los humanos.

5/10

Últimos tráilers y vídeos