saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
Alí

Alí

Ali

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
6
Campeón
Campeón

Nueva exploración del mito viviente de Mohammed Ali, antes conocido como Cassius Clay. Michael Mann (El último mohicano, Heat, El dilema) ofrece un retrato impresionista del boxeador, en el que quizá se echan en falta sus repliegues internos. El director prefiere usar trazos suaves en su cuadro del boxeador, que al final dejan una imagen que evita la pura hagiografía, al señalar también el difícil carácter del protagonista. La idea era que la película acompañara al protagonista en la búsqueda de su propia identidad.

El film se inicia en el momento en que Ali alcanza el campeonato mundial de los pesos pesados, y llega hasta el inolvidable combate que le enfrentó con George Foreman en Zaire en 1974. En el apasionante recorrido que entrega Mann, no faltan sus relaciones amorosas, que nunca acababan de cuajar, y su compromiso ideológico y religioso, incluida su asociación con Los Panteras Negras y Malcolm X. El actor Mario Van Peebles, que da vida a este personaje, compara a Ali con Gary Cooper nada menos: “No quería ser político necesariamente, pero se encontró ahí fuera, de pie, diciendo, ‘Eh, tíos, dejad de pisotearme’.”

Los pasos de Ali son servidos con música e imágenes de enorme fuerza. A veces se suscitan muchos ‘por qué’ que no reciben respuesta, y que invitan a profundizar por libre en la vida del boxeador. Mann considera que Ali personificó conceptos tan importantes como el orgullo racial, el conocimiento propio, el sacrificio y la capacidad de desafiar al mundo entero. Pero como ya hiciera en El dilema, prefiere mostrar los hechos externos sin juzgarlos ni buscar motivaciones. Decisiones como hacerse musulmán o negarse a luchar en Vietnam, o los diversos fracasos sentimentales, están ahí, y son prueba de la fuerza (o debilidad) de su voluntad; pero nos faltan elementos para comprender. Eso sí, los combates están muy bien rodados (un paso adelante en el subgénero del cine de boxeo), y Will Smith compone un fantástico Ali. Resulta muy justa su nominación al Oscar; la que recibió Jon Voight por su personaje del periodista deportivo Howard Cossell quizá corresponde más al apartado de maquillaje, pues se logra un sorprendente parecido físico con el personaje real.

La transformación de Smith

Parece mentira que el graciosete de Will Smith abandonara su imagen habitual de actor de comedia para componer al dramático personaje del mítico Ali. Aunque no hay que olvidar que el actor ya había encarnado personajes de cierta seriedad, como el que hizo en el injustamente olvidado film Seis grados de separación. Smith, de acuerdo, no tiene exactamente la misma envergadura física del boxeador; pero hizo una preparación física (con Angelo Dundee, auténtico entrenador de Ali) y mental (con expertos islamistas) exhaustiva para meterse en su piel. Mann se deshacía en elogios al señalar que “sólo Will Smith tuvo las pelotas, la inteligencia, el encanto y la disciplina requeridas por el papel de Mohammed Ali”. Para la escena del combate con Foreman, Smith se enfrentó a Charles Shufford, un auténtico boxeador peso pesado, con licencia para pegar duro y hacer que sus golpes parecieran reales; y ambos eran jaleados por una muchedumbre de 27.000 extras. Pues sí, el chico le echó un par de narices.

Los otros Alis
Los otros Alis

Aunque el film de Mann sea el que mayor esfuerzo de producción ha supuesto hasta la fecha, no es el primero que aborda la figura del mítico Ali. Ya antes hubo un magnífico documental, Cuando éramos reyes, ganador de un Oscar, que describía con pelos y señales el combate que enfrentó al boxeador con George Foreman en Kinshasa, Zaire, bajo la mirada atenta del presidente Mobutu. Y el mismísimo boxeador se interpretó a sí mismo en un film de ficción de 1977, que en España se tituló Yo, el mejor.

¿Estaba yo tan loco?

La anécdotas las cuenta Michael Mann.

1) Cuando alguien preguntó a Ali si iba a ser campeón del mundo, como Joe Louis, contestó “Sí, voy a ser campeón del mundo… pero no exactamente como Joe Louis”. De este modo el boxeador exhibía su rebeldía innata, su orgullo de ser afroamericano, que le hizo no tratar de asimilarse a los blancos, abandonando a sus hermanos de raza. Como bien señalaba Mann, Ali no se cortó el pelo al estilo blanco, ni se trasladó a vivir a un elegante barrio blanco.

2) Un día en que Will Smith se estaba entrenado para sus escenas de boxeo, se acercó al plató el auténtico Mohammed Ali. Y sirvió de sparring al actor. En plena sesión, el director se echó a temblar, y pensó internamente: “Éste no va a hacer lo que pienso que va a hacer”. Pero sí, el actor lanzó a Ali la siguiente perorata: “Eh, tío, yo he hecho crujir a un cocodrilo. He peleado con una ballena. Tú pegas más flojo.” El boxeador no pudo evitar parar un momento, volverse a uno de sus antiguos camaradas de ring, y decirle: “Tío, ¿por qué no me dijiste nunca que estaba tan loco?”

Una frase estimulante
Una frase estimulante

¿Qué sostuvo a Smith durante el duro rodaje de la película? Pues fue lo mismo que sostuvo a Ali a lo largo de su carrera como boxeador: una pregunta que se repitió una y otra vez, y a la que siempre respondía afirmativamente. La pregunta, que el actor también hizo suya, era: “¿Quieres ser El Campeón?”. Y después de decirse que claro, hala, a seguir peleando.

DVD
Distribuye: Manga Films
Extras: Español e inglés 5.1. Tráiler. Fichas. Así se hizo.
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE