IMG-LOGO

Biografía

Óscar Aibar

Óscar Aibar

Óscar Aibar

Filmografía
El bosque (El bosc)

2012 | El bosc

Quinto largometraje para el cine del barcelonés Óscar Aibar, rodado dos años después de El gran Vázquez, su obra más conocida. En esta ocasión adapta el cuento homónimo de Albert Sánchez Piñol, que forma parte del recopilatorio "Les edats d'or", de 2001. A pesar de que el texto tiene cierta popularidad en la zona de Cataluña, quizás habría sido conveniente cambiarle el nombre, pues El bosque (El bosc) comparte el título con el film de M. Night Shyamalan, también sobre una pequeña comunidad cuyos alrededores ocultan un misterio. El bosque (El bosc) tiene como protagonista a Ramón, que cuando era un niño escuchaba a su padre advertirle de que no se acercara a unas misteriosas luces que aparecen dos veces al año cerca de la masía familiar en Matarraña (Bajo Aragón). Cuando estalla la Guerra Civil en 1936, las milicias toman el poder en la zona, y Ramón tiene que esconderse, no por motivos ideológicos, sino porque Coixo, destacado vecino anarquista, está enamorado de Dora, su esposa. Ramón decide separarse temporalmente de ella y de su bebé, para comprobar si las luces del bosque son una entrada a otra dimensión, como los suyos siempre han creído. Aibar logra un sugerente arranque, y ofrece una visión del conflicto –tan explotado por el cine español– mucho más equilibrada de lo habitual, documentando la cruda realidad de que en muchas ocasiones personas sin escrúpulos aprovecharon aquella guerra –como ha ocurrido siempre en todas las demás– para resolver rencillas personales escudados en supuestos ideales nobles. Además, cuenta con un reparto ajustado, con correctas interpretaciones de María Molins (Dora), Álex Brendemühl (Ramón) y Pere Ponce (Coixo). Supone todo un logro el fichaje del reputado secundario estadounidense Tom Sizemore (Black Hawk derribado), ideal para su personaje, un brigadista internacional. Pero pronto queda de manifiesto que el cuento no da para un largometraje, y la trama se estanca y se alarga innecesariamente. Su mezcla de Guerra Civil y cuento gótico no llega a la altura de El laberinto del fauno, y hasta Insensibles –más próxima en el tiempo– tenía más interés. Además, El bosque (El bosc) acusa demasiado su evidente falta de presupuesto en los pocos efectos especiales que aparecen, pues la trama fantástica acaba estando desaprovechada y llega a resultar surrealista.

4/10
El gran Vázquez

2010 | El gran Vázquez

Manuel Vázquez fue uno de los muchos dibujantes que semanalmente debían llenar las páginas de la docena de tebeos que la editorial Bruguera publicaba en los años 50 y sucesivos. Suyas son creaciones como las hermanas Gilda, Anacleto agente secreto, la familia Cebolleta, Angelito, la familia Churumbel, la abuelita Paz, e incluso el tío Vázquez, personaje que era el propio dibujante.Este film de Óscar Aibar recrea la vida de Vázquez con tono nostálgico, y trazos que beben de la tradición de la picaresca española, el Lazarillo de Tormes y compañía. Porque el protagonista es un artista sin ínfulas de tal, a quien persiguen de continuo los acreedores, y que mantiene relaciones simultáneas con varias mujeres, de las que nacen familias que no se conocen entre ellas, y que ignoran la existencia de la otras. El film acumula gags de las triquiñuelas de Vázquez para vivir a cuerpo de rey en un hotel de lujo, o para engatusar a su jefe de Bruguera para conseguir un poco más de dinero. No faltan las situaciones que hipotéticamente habrían dado pie al nacimiento de uno u otro personaje de su producción comiquera, ni el encuentro con colegas como Francisco Ibáñez, el creador de Mortadelo. O alguna breve animación, las hermanas Gilda o Anacleto hablarían con su autor. De entrada el film despierta simpatía, y en su sencillo discurrir narrativo, con el envoltorio visual y musical, parece querer emular al cine de Jacques Tati. Pero no es lo mismo. Le falta garra a Óscar Aibar -que ya abordó el mundo del cómic, en este caso 'underground' en Atolladero-, se queda en simple y correcto cine comercial, que deja fuera cualquier intención moralizante, el personaje simpático y canalla es como es, no se le juzga, “genio y figura hasta la sepultura” podríamos decir con el refrán. Y aunque Santiago Segura parezca un acierto de casting, por su imagen de amiguete pícaro, se trata de un actor de registros limitados, que lo confía todo a su innegable espontaneidad, y se revela incapaz de transmitir patetismo cuando el guión lo exige.

4/10
La máquina de bailar

2006 | La máquina de bailar

Dani, un adolescente de Fuenlabrada, se queda al cargo de una boa albina durante un mes, pues el dueño del animal, un guardia de seguridad psicópata, pasa un mes en el extranjero. Pero el incauto animal se traga una bombona de butano, y cae por una terraza, desafortunado accidente que lo manda directamente al otro barrio. Para obtener el pastón que cuesta comprar una boa de repuesto, Dani y sus amigos se presentan al concurso de “La máquina de bailar”. Así se llama el singular videojuego de baile, que la pandilla practica a todas horas en un salón de videojuegos. El encargado del local, un pobre fracasado, les ayudará a perfeccionar sus coreografías de cara al certamen. Santiago Segura produce y coprotagoniza una comedieta a su medida, que supone un retroceso en la carrera del director Óscar Aibar, joven director de la prometedora Platillos volantes. Aibar no debe haber dirigido a los actores, pues parece que éstos están leyendo el texto por primera vez. El reparto fracasa por completo, incluso en el caso de actores otras veces efectivos, como Jordi Vilches. Sólo sale del paso el veterano secundario Enrique Villén, el único que se ha tomado en serio su breve papel de guardia de seguridad. Aibar se ha encargado también de la escritura del guión, una mala copia de las películas estadounidenses de concursos o deportivas, donde los protagonistas se van superando a sí mismos hasta llegar a la gran final. Por lo demás, acumula situaciones y bromitas groseras o escatológicas, y supera ampliamente los límites del patetismo, en su recurso a unos efectos digitales tan cutres que más valdría no haberlos incluido.

1/10
Platillos volantes

2003 | Platillos volantes

Tragicomedia que parte de hechos reales, dos hombres que se suicidaron a principios de los 70 en Cataluña, dejando una enigmática nota: “Los extraterrestres nos llaman”. A partir de ahí, mediante un flash-back, se reconstruye con tono tragicómico lo que pudo llevarles a acabar con sus vidas. Juan es un adolescente frustrado que conoce a José, un experto en el tema, convencido del montaje de una conspiración gubernamental para ocultar la existencia de extraterrestres.

3/10
Atolladero

1995 | Atolladero

Película basada en el cómic 'underground' "Atolladero, Texas", que publicaba la revista Makoki, con guión de Óscar Aibar (que se ha convertido aquí en guionista y director de la versión fílmica) y dibujos de Miguel Ángel Martín. Se trata de una trama futurista y violenta, pero ambientada en un polvoriento lugar de Texas que da a la cosa un aire de western. Un ayudante de sheriff que quiere preparararse para policía, y unos facinerosos que tratan de darle caza, dan pie a un film con pocos medios, y excesivo en todos los terrenos, desde el violento al de la sal gruesa. Alguno dirá que es un "título de culto", lo que prueba lo muy sobada que está cierta etiqueta.

2/10
El gran Vázquez

2010 | El gran Vázquez

Manuel Vázquez fue uno de los muchos dibujantes que semanalmente debían llenar las páginas de la docena de tebeos que la editorial Bruguera publicaba en los años 50 y sucesivos. Suyas son creaciones como las hermanas Gilda, Anacleto agente secreto, la familia Cebolleta, Angelito, la familia Churumbel, la abuelita Paz, e incluso el tío Vázquez, personaje que era el propio dibujante.Este film de Óscar Aibar recrea la vida de Vázquez con tono nostálgico, y trazos que beben de la tradición de la picaresca española, el Lazarillo de Tormes y compañía. Porque el protagonista es un artista sin ínfulas de tal, a quien persiguen de continuo los acreedores, y que mantiene relaciones simultáneas con varias mujeres, de las que nacen familias que no se conocen entre ellas, y que ignoran la existencia de la otras. El film acumula gags de las triquiñuelas de Vázquez para vivir a cuerpo de rey en un hotel de lujo, o para engatusar a su jefe de Bruguera para conseguir un poco más de dinero. No faltan las situaciones que hipotéticamente habrían dado pie al nacimiento de uno u otro personaje de su producción comiquera, ni el encuentro con colegas como Francisco Ibáñez, el creador de Mortadelo. O alguna breve animación, las hermanas Gilda o Anacleto hablarían con su autor. De entrada el film despierta simpatía, y en su sencillo discurrir narrativo, con el envoltorio visual y musical, parece querer emular al cine de Jacques Tati. Pero no es lo mismo. Le falta garra a Óscar Aibar -que ya abordó el mundo del cómic, en este caso 'underground' en Atolladero-, se queda en simple y correcto cine comercial, que deja fuera cualquier intención moralizante, el personaje simpático y canalla es como es, no se le juzga, “genio y figura hasta la sepultura” podríamos decir con el refrán. Y aunque Santiago Segura parezca un acierto de casting, por su imagen de amiguete pícaro, se trata de un actor de registros limitados, que lo confía todo a su innegable espontaneidad, y se revela incapaz de transmitir patetismo cuando el guión lo exige.

4/10
La máquina de bailar

2006 | La máquina de bailar

Dani, un adolescente de Fuenlabrada, se queda al cargo de una boa albina durante un mes, pues el dueño del animal, un guardia de seguridad psicópata, pasa un mes en el extranjero. Pero el incauto animal se traga una bombona de butano, y cae por una terraza, desafortunado accidente que lo manda directamente al otro barrio. Para obtener el pastón que cuesta comprar una boa de repuesto, Dani y sus amigos se presentan al concurso de “La máquina de bailar”. Así se llama el singular videojuego de baile, que la pandilla practica a todas horas en un salón de videojuegos. El encargado del local, un pobre fracasado, les ayudará a perfeccionar sus coreografías de cara al certamen. Santiago Segura produce y coprotagoniza una comedieta a su medida, que supone un retroceso en la carrera del director Óscar Aibar, joven director de la prometedora Platillos volantes. Aibar no debe haber dirigido a los actores, pues parece que éstos están leyendo el texto por primera vez. El reparto fracasa por completo, incluso en el caso de actores otras veces efectivos, como Jordi Vilches. Sólo sale del paso el veterano secundario Enrique Villén, el único que se ha tomado en serio su breve papel de guardia de seguridad. Aibar se ha encargado también de la escritura del guión, una mala copia de las películas estadounidenses de concursos o deportivas, donde los protagonistas se van superando a sí mismos hasta llegar a la gran final. Por lo demás, acumula situaciones y bromitas groseras o escatológicas, y supera ampliamente los límites del patetismo, en su recurso a unos efectos digitales tan cutres que más valdría no haberlos incluido.

1/10
Platillos volantes

2003 | Platillos volantes

Tragicomedia que parte de hechos reales, dos hombres que se suicidaron a principios de los 70 en Cataluña, dejando una enigmática nota: “Los extraterrestres nos llaman”. A partir de ahí, mediante un flash-back, se reconstruye con tono tragicómico lo que pudo llevarles a acabar con sus vidas. Juan es un adolescente frustrado que conoce a José, un experto en el tema, convencido del montaje de una conspiración gubernamental para ocultar la existencia de extraterrestres.

3/10
Atolladero

1995 | Atolladero

Película basada en el cómic 'underground' "Atolladero, Texas", que publicaba la revista Makoki, con guión de Óscar Aibar (que se ha convertido aquí en guionista y director de la versión fílmica) y dibujos de Miguel Ángel Martín. Se trata de una trama futurista y violenta, pero ambientada en un polvoriento lugar de Texas que da a la cosa un aire de western. Un ayudante de sheriff que quiere preparararse para policía, y unos facinerosos que tratan de darle caza, dan pie a un film con pocos medios, y excesivo en todos los terrenos, desde el violento al de la sal gruesa. Alguno dirá que es un "título de culto", lo que prueba lo muy sobada que está cierta etiqueta.

2/10

Últimos tráilers y vídeos