IMG-LOGO

Biografía

Ricardo Della Rosa

Ricardo Della Rosa

Ricardo Della Rosa

Filmografía
En la mente del asesino

2012 | Alex Cross

Las andanzas del detective negro Alex Cross, personaje creado por el prolífico novelista James Patterson, habían sido llevadas al cine en dos ocasiones, El coleccionista de amantes y La hora de la araña, donde Morgan Freeman ponía rostro al psicólogo colaborador de la policía y del FBI. Una década después Cross vuelve a la pantallas en En la mente del asesino, y el actor elegido para la ocasión sorprende un poco, pues se trata de Tyler Perry, popularísimo en Estados Unidos por sus comedias y shows televisivos destinados sobre todo al público afroamericano, pero un desconocido más allá de sus fronteras. El doctor Alex Cross es un brillante psicólogo al frente de una de las unidades criminales de la policía Detroit. Felizmente casado, tiene dos niños y un tercero en camino, y con la familia vive también su madre. Forman parte de su equipo Tommy, un irlandés al que conoce desde que era un crío, y Monica, con la que el otro tiene una relación, hecho que inquieta a Alex por lo que puede afectar al trabajo. Les tocará investigar el brutal asesinato de una mujer a la que arrancaron los diez dedos, y cuyo asesino dejó un dibujo al carboncillo estilo Picasso. Se sucederán los crímenes de gente ligada a un poderoso empresario, con muertes que afectan personalmente a Cross, y que le llevan por la senda de la venganza. Rob Cohen es conocido sobre todo por títulos adrenalíticos como Pánico en el túnel, A todo gas o xXx. En En la mente del asesino se aplica al thriller policial donde se entremezclan los crímenes terribles y en apariencia irracionales, con aspectos de la vida familiar del protagonista. Se diría que una referencia es el británico Luther, aunque los resultados son bastante inferiores, pues en aras a la espectacularidad se sacrifica la verosimilitud, y porque el equilibro intriga-drama no está logrado. De todos modos En la mente del asesino resulta una cinta medianamente entretenida, y en ella sorprende sobre todo la composición de Matthew Fox de frío asesino, casi diabólico, el actor de Perdidos resulta casi irreconocible y da miedo.

5/10
Lope

2010 | Lope

Siglo de Oro español. El soldado Lope de Vega vuelve de la guerra en las Azores, dispuesto a establecerse en Madrid y no volver a servir en el ejército. Tras enterrar a su madre, decide cultivar su pasión por el teatro y los versos, buscando el respaldo del empresario Jerónimo Velázquez. Logrará ganarse su confianza, al tiempo que cultiva una relación amorosa clandestina con su hija, Elena Osorio, y se siente atraído por Isabel de Urbina, de noble familia.El cine hispano sigue haciendo un esfuerzo por abordar tramas interesantes de su apasionante pasado, tras Alatriste y La conjura de El Escorial. Y hay que agradecer el gran esfuerzo de producción, la ambientación histórica es impresionante, y el elenco de actores bastante aceptable. Pero como ocurría en los mencionados títulos, el resultado es desigual. La idea al abordarse libremente la vida de uno de los genios de la literatura española, Lope de Vega, y que remite a Shakespeare enamorado, es ofrecer sus cuitas amorosas, al hilo de su vocación a las letras. Aunque una cosa es la intención, y otra el resultado, un tanto deslavazado.No es fácil dilucidar si es cosa del guión de Jordi Gasull e Ignacio del Moral, o de la puesta en escena de Andrucha Waddington, pero la sensación del conjunto es de escasa vertebración e indefinición de personajes. Valga a tal efecto, un ejemplo. Arranca el film con una carta de Lope dirigida a su madre, y tal recurso epistolar, junto a la muerte de ella, poco aportan a la historia. Se nos indica que al protagonista le importan las apariencias -de ahí ese entierro, por encima de sus posibilidades-, pero luego esto parece inconexo con la posterior descripción del triángulo amoroso, donde los auténticos sentimientos de Lope hacia Elena e Isabel son poco nítidos, y no parecen desde luego en ninguno de los casos los de un enamorado. Es cierto que hay algunas escenas que funcionan -la improvisación de los sonetos, el encuentro de las dos mujeres...-, pero falta el deseable ritmo brioso y domina la frialdad en la narración, con enredos y rencores que no conmueven, y sentimientos y modos de actuar muy básicos, como esas exageradas miradas lascivas de Elena (Pilar López de Ayala) en los primeros pasos del film, o el modo en que se resuelve un juicio. Por otra parte, el conocedor de la obra de Lope echará en falta un mayor recurso a ella, aunque ciertamente, con respecto al caso Shakespeare, el hándicap estriba en que es menos conocida por parte del gran público.

4/10

Últimos tráilers y vídeos