IMG-LOGO

Biografía

Riley Keough

Riley Keough

31 años

Riley Keough

Nació el 29 de Mayo de 1989 en Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Zola

2020 | Zola

The Devil All the Time

2019 | The Devil All the Time

La cabaña siniestra

2019 | The Lodge

Laura, madre del adolescente Aidan y la pequeña Mia, no ha asimilado que su esposo, Richard, la haya abandonado en favor de Grace, una mujer mucho más joven. Así que se le va la cabeza y se suicida. Los chicos pasan a vivir con su padre, consciente de que ellos también tienen dificultades para aceptar a su nueva pareja, que además arrastra un trauma, porque de pequeña convivía con los miembros de una secta perniciosa, y fue la única superviviente de la inmolación colectiva del grupo. Para que tomen algo de confianza con ella, no tiene idea mejor que dejarles bajo su custodia en una remota casa de campo durante dos días, en los que tiene que ausentarse por motivos laborales. Una fuerte nevada les dejará aislados. Los austríacos Severin Fiala y Veronika Franz trataron de imitar el cine de su compatriota Michael Haneke en Buenas noches, mamá, donde dos gemelos de nueve años no reconocían a su madre, a quien le habían reconstruido la cara tras un accidente. Tenía alguna idea interesante, pero no acababa de funcionar. Mejoran bastante en su segundo largometraje de ficción como realizadores y coguionistas, donde también abordan la infancia, el miedo a lo extraño y a la desestructuración familiar que se puede sufrir en esta etapa de la vida, y la necesidad de encontrar el amor materno perdido. Pese a lo retorcido del argumento, y a que los cineastas crean una atmósfera malsana, en realidad recurren a una puesta en escena más o menos elegante, y casi sin excesos de casquería, en la línea de títulos del cine clásico, como ¡Suspense!, de Jack Clayton. Además, los giros del argumento están bien metidos y mantienen pegados al público. Dan el tipo los jovencísimos Jaeden Martell y Lia McHugh, aunque sobre todo resulta llamativo el trabajo de Riley Keough (Grace), por la complejidad de su personaje. También se debe citar a Alicia Silverstone, antigua estrella juvenil en decadencia, que ofrece una breve pero lograda interpretación como la madre suicida.

6/10
La música del terremoto

2019 | Earthquake Bird

Lucy lleva varios años en Tokio trabajando como traductora. El hallazgo de unos restos humanos, posiblemente de su desaparecida amiga Lily, motivan un interrogatorio por parte de la policía. Lo que despierta los recuerdos: su relación con el aficionado a la fotografía Teiji, y el modo en que se preocupó por la recién llegada a Japón Lily, que no hablaba una palabra de japonés. Pero también otros más traumáticos, que han acentuado de un modo enfermizo el sentido de culpa, y que pueden explicar sus crecientes celos hacia Lily. Producción de Ridley Scott, que vuelve a Japón tras Black Rain, aprovechando la belleza de ese país del lejano Oriente. Está muy cuidada estéticamente, en los capítulos fotográfico y de partitura musical, Wash Westmoreland sabe crear una atmósfera inquietante. También aprovechando la excusa de los terremotos, temblores de tierra a los que supuestamente sigue una extraña musicalidad, apenas perceptible, que justifica el título del film. Pero también le puede una suerte de petulancia, la cinta parece estar recorrida de unos excesivos aires de película “importante” que le hacen un flaco favor, porque al final uno tiene la sensación de haber contemplado una nadería, con las fotos y el archivo secreto, y sobre todo en el desenlace explicativo, puro cliché. El film está lejos de los resultados de algunas películas a las que parece mirar en lo relativo a personaje femenino confuso, como Picnic en Hanging Rock o Pasaje a la India. Alicia Vikander está correcta, pero su papel no es de los más memorables que se le recuerdan.

4/10
Lo que esconde Silver Lake

2018 | Under the Silver Lake

Una de esas películas que nacen con ínfulas de poder ser catalogadas como "de culto", cuando sólo encierra la nada, envuelta en estilosa cinefilia, exhibicionismo enfermizo y ganas de escandalizar. La dirige David Robert Mitchell, que ya firmó It Follows, que se movía guiada por parámetros semejantes. Sam vive en una urbanización de Los Ángeles, suponemos que tal vez se instaló ahí con deseos de triunfar en el mundo del cine –su casa está empapelada de carteles de películas–, pero se pasa todo el día espiando a su madurita vecina semidesnuda o practicando otras actividades sexuales. Un día le llama la atención una nueva vecina, la exuberante y encantadora Sara, que ha llegado con su perrito. Pero de la noche a la mañana ella desaparece junto a todo el mobiliario de su casa, lo que resulta tremendamente raro. Como anda suelto por el barrio un asesino de perros, tal vez ambos hechos estén relacionados. Además, a Sam le ha llamado la atención un cómic de un autor local, que habla del tema, de modo que concierta una entrevista con el bizarro individuo. Mientras, anda obsesionado también con un grupo musical llamado "Jesús y las novias de Drácula", convencido de que sus letras encierran extraños mensajes codificados. Y como telón de fondo, a un millonario magnate de Hollywood también le ha ocurrido algo extraño. Rodada en gran parte con objetivos cortos y grandes angulares, y acompañada gran parte de su excesivo metraje con música que se supone intrigante, la película es un verdadero despropósito sólo apto para amantes de propuestas descacharrantes, batiburrillo de elementos conspiranoicos inconexos. Quiere ser una intriga postmoderna, como una Charada pasada de rosca, e incluso un Terciopelo azul pasado de rosca, si me apuran, pero no tiene la gracia, el talento, el magnetismo necesarios. De modo que con pasajes que podemos calificar benévolamente como irreverentes, desnudos y sexo gratuitos, e incluso algún momento salvaje de gore, ahí tenemos a Andrew Garfield con aspecto de colgado todo el tiempo, no se nos ahorra ni la inevitable broma del cineasta sin ideas del guiño a Spider-Man. Es una pena, porque da la impresión que con con la cabeza un poco mejor asentada, Mitchell podría tener algo que ofrecer, pasajes como la visita a la casa del magnate de la discográfica apuntan en esa dirección, aunque su resolución a guitarrazo limpio, no invitan a que alberguemos demasiadas esperanzas para el futuro.

3/10
Paterno

2018 | Paterno

Historia basada en hechos reales,sigue a Joe Paterno, entrenador del equipo de fútbol americano en la Universidad Estatal de Pensilvania en el momento en el que estalla el caso de abusos sexuales protagonizado por su asistente, Jerry Sandusky. La exitosa carrera de Paterno y su legado se verá salpicada por este caso, y se verá obligado a asumir responsabilidades frente a las víctimas.

Noche de lobos

2018 | Hold the Dark

Russell Core, un experto en el comportamiento de los lobos, recibe una extraña carta procedente de una pequeña localidad de Alaska. En la misiva una mujer le pide que le ayude, pues a su hijo se lo han llevado unos lobos. Cuando Russell llega allí observará comportamientos muy extraños entre los nativos de la zona. No tiene ni pies ni cabeza el guión de este violento thriller producido por Netflix, adaptación de una novela de William Giraldi. Del todo efectista a la hora de producir inquietud (supuestamente se juega al misterio de ritos y tradiciones de las tribus del lugar), ofrece altas dosis de violencia, aparentemente sin razón alguna, por parte del psicópata encarnado por Alexander Skarsgård. El pobre Jeffrey Wright hace lo que puede con su perplejo personaje protagonista. Muy decepcionante.

3/10
La casa de Jack

2018 | The House That Jack Built

Una especie de guía que atiende al nombre de Verge interroga sobre su vida a Jack, asesino en serie obsesionado con la limpieza, que le cuenta cinco momentos claves de su carrera criminal. Ingeniero, pero enamorado de la arquitectura, está convencido de que sus asesinatos son obras de arte, por lo que acumula cadáveres en una cámara frigorífica, al tiempo que construye la casa de sus sueños. Genio renovador del cine, y único vanguardista auténtico vivo, pero también provocador nato, Lars Von Trier sólo puede rodar desatinos u obras maestras. En esta cinta, más cercana a Anticristo, que a Melancolía, por citar dos ejemplos, parece psicoanalizarse a sí mismo y justificarse, usando como alter ego al psicópata protagonista, con el que comparte muchos elementos, pues se trata de un personaje inteligente, culto, con sentido artístico, pero también prepotente, retorcido, sádico, atormentado y sobre todo misógino, todos los personajes femeninos que aparecen son víctimas, que el personaje central define como “mujeres estúpidas”, pese a ser un film que se estrena en plena era #MeToo. A veces parece estar burlándose de los espectadores, con un humor negro muy particular, pues cabe citar que el cineasta vetado en Cannes –le perdonaron para exhibir esta cinta– por confesar que entendía a Adolf Hitler, utiliza como confesor de Jack a Bruno Ganz, al que se recuerda sobre todo por dar vida al dictador nazi en El hundimiento. En un momento dado, ambos hablan incluso sobre Albert Speer, el arquitecto del Tercer Reich. Visualmente apasionante, como toda la obra del danés, rodada con la cámara libre, marca de la casa, esta catarsis para ahuyentar sus demonios puede interpretarse como una metáfora de la relación del artista con la moral; Von Trier argumentaría que éste puede saltarse todas las normas, también ofender a quien sea, si eso resulta conveniente para su trabajo. Es más, parece concluir que no cree en el arte creado con amor, sólo le parece gloriosa la oscuridad. Pero bajo su apariencia densa –con citas al pianista Glenn Gould, al pintor Eugene Delacroix, al escritor William Blake, etc., y una interminable reflexión sobre la luz, las sombras y los negativos fotográficos– La casa de Jack no deja de ser un ejercicio de estilo autocomplaciente, cínico, de duración desmesurada, que espantará a los espectadores más sensibles, ya que la violencia parece seguir la estela del austriaco Michael Haneke en Funny Games, llevándola mucho más allá del límite de lo tolerable por el espectador. Resultan difícilmente soportables incluso para los espectadores más experimentados en truculencia, segmentos como la cacería de la madre con sus niños, la amputación de pecho, y hasta la mutilación de un pato. Resulta obligado reconocer el convincente trabajo de Matt Dillon, como sabelotodo desquiciado, muy alejado de los seductores que le encumbraron en los 80. Ganz vuelve a brillar, hasta puede recitar diálogos presuntuosos con aparente normalidad. Como en Nymphomaniac –también estructurada como una confesión de la maldad pasada –, Von Trier vuelve a contar con Uma Thurman, que da vida con profesionalidad de nuevo a un personaje episódico, una dama a la que se le ha averiado el coche.

4/10
The Discovery

2017 | The Discovery

Thomas, un prestigioso médico investigador, ha logrado demostrar científicamente que hay otra vida después de la muerte. Curiosamente tan extraordinario descubrimiento desata una ola de suicidios en todo el mundo, son personas que quieren adelantar el momento de experimentar esa nueva existencia. Por otro lado, los hijos de Thomas, Will y Toby, colaboran con su padre, aunque no han logrado superar el suicidio años atrás de la esposa y madre, para conseguir registrar imágenes y sonidos de esa otra vida. Will está especialmente motivado tras conocer a Isla, una joven a la que salva de un intento de suicidio, y de la que se enamora. Película coescrita y dirigida por Charlie McDowell, se diría que quiere seguir la estela de la inquietante serie The Leftovers, pero quedándose a mucha distancia de su referente. Tampoco emociona mucho cierto giro final que parece inspirarse en el cine de M. Night Shyamalan. Lo cierto es McDowell no logra dar al film el guión de hierro que necesita, no desarrolla demasiado ninguno de los interesantes temas apuntados. Su visión de la vida de ultratumba es pálida y superficial, llama la atención que no haya referencias a la religión apenas, lo que parece simplemente increíble, que nadie se plantee ver a Dios, o si esa nueva existencia tendrá que ver con las buenas o malas obras realizadas en la primera vida. Tampoco los conflictos padre-hijos, el trauma del suicidio, o el enamoramiento, tienen suficiente entidad. De modo que el film sabe a fallido, a pesar de su gran reparto, con Robert Redford, Jason Segel y Rooney Mara.

5/10
Llega de noche

2017 | It Comes at Night

Tras una debacle que ha desolado la Tierra, Paul vive en un caserón que ha blindado al exterior, con su esposa, Sarah, y su hijo, Travis. Sólo salen a veces, para abastecerse de comida. Mientras duermen, trata de entrar un desconocido pero logan encañonarle. Éste no parece haberse contagiado de la pandemia que se ha extendido entre los seres humanos, y les suplica que le permitan refugiarse con ellos junto a los suyos. Segundo trabajo escrito y dirigido por Trey Edward Shults, tras conseguir cierto reconocimiento crítico, sobre todo en Estados Unidos, con la tragicomedia Krisha. Ahora se adentra en el terreno del terror con toques de ciencia ficción, pero aborda el mismo tema central, la familia, pues parece preguntarse hasta dónde es capaz de llegar el individuo con tal de proteger a los más cercanos. En casos extremos, la moralidad queda en un segundo plano. Bien ambientada, a pesar del bajo presupuesto, el film elude el principal riesgo de este tipo de historias post-apocalípticas, caer en la rutina, y logra la necesaria tensión, con algún momento logrado. Cuenta además con trabajos nada desdeñables de Joel Edgerton, un valor seguro, y de actores menos conocidos como Carmen Ejogo (Selma). No se trata de un trabajo desdeñable, aunque tras el desenlace queda la sensación de que podría haber dado más de sí.

5/10
La suerte de los Logan

2017 | Logan Lucky

En una pequeña localidad de West Virginia viven los Logan, una familia de hermanos sobre la que pesa una especie de gafe. Jimmy, ex promesa de fútbol, y su hermano Clyde, que perdió una mano en la Guerra de Irak, son unos perdedores de libro, y su guapa hermana, la peluquera Mellie, teme que le peguen el mal fario. Pero la noticia de que su ex mujer se va a llevar a su hijita Sadie del estado, lleva a Jimmy a pergeñar un plan para poder luchar por ella: se trata de robar el dinero recaudado en una célebre carrera de la NASCAR en Carolina del Norte. Se ve que el realizador Steven Soderbergh es hombre de costumbres, pues tras dirigir la trilogía iniciada con Ocean’s Eleven no ha podido olvidarse de ella y 10 años después de la última entrega ofrece ahora una especie de versión rural de las andanzas birladoras de Clooney y compañía. En este caso el cabecilla es un tipo totalmente opuesto, aparentemente simplón, a quien acompañan sus hermanos, no precisamente unos lumbreras, y otro grupo de hermanos capitaneados por un convicto. Lo mejor que se puede decir de La suerte de los Logan es que es un film entretenido que da lo que se espera, porque no aspira a más y eso lo consigue. Aún con sus simplezas, el guión de la debutante Rebecca Blunt está bien hilvanado, es dinámico y responde a la perfección al modelo de “plan de robo” en donde cada componente del grupo cumple su papel y todo está perfectamente diseñado (y oculto para el espectador), incluido el golpe de efecto final. Consigue interesar además la vertiente humana del protagonista, padrazo de la pequeña Sadie (una niñita, Farrah Mackenzie, con enorme presencia en pantalla), en conflicto siempre con su ex mujer (insulso papel para la casi desaparecida Katie Holmes). Se homenajea con nostálgico gusto a John Denver y además se incluyen algunos gags simpáticos, el mejor de los cuales es el de la referencia a Juego de tronos en el motín de la cárcel. En cambio, no se le saca todo el partido requerido a los personajes, algunos de los cuales están claramente desaprovechados, como los dos sosos hermanos de Joe Bang, el cuñado del protagonista e incluso el de su guapa hermana Mellie, interpretado con frescura por Riley Keough . El reparto reúne otros muchos rostros de sobra conocidos, con el protagonismo para un más que eficiente Channing Tatum, que no abandona su aire desganado durante todo el film. Le acompaña Adam Driver, que tras Paterson vuelve a interpretar un personaje que es un dechado de sosería y laconismo. Cambia de rol en cambio un oxigenado Daniel Craig en un papel de convicto algo disparatado. Y sorprende la presencia de las actrices Katherine Waterston y Hilary Swank en leves papeles.

5/10
Lovesong

2016 | Lovesong

American Honey

2016 | American Honey

Una vigorosa road-movie por la América profunda, cuadro de una juventud ingenua y soñadora, marginal, maleada y desnortada, escrito y dirigido por Andrea Arnold, una cineasta que ya había dado pruebas de un estilo muy personal en Fish Tank y en su interpretación del clásico de Emily Brontë Cumbres borrascosas. Sigue a Star, una adolescente quien, atraída por el carismático Jack, deja atrás su desestructurado hogar para unirse a un alocado grupo de chicos y chicas de su edad, una especie de comuna donde reina la promiscuidad y el consumo de drogas y alcohol. Viajan de un lado para otro por Oklahoma, ganándose la vida con la venta de suscripciones a revistas, un negocio donde los dirige con mano firme Krystal, y en que todos los recursos de la picaresca sirven para pescar potenciales clientes. Arnold es fiel a su forma cruda de servir las imágenes, con mucha cámara en mano, manejada con cierta frescura; y maneja muy bien el osado formato de pantalla 4:3, con cuidados encuadres. Por momentos el film se diría una versión muy particular de la escuela de rateros de Oliver Twist, donde una fea realidad social –personas descartadas o marginadas por la biempensante burguesía o los que ostentan el poder–, no impide albergar ciertos sueños, una vida tranquila y apacible, “cuarenta acres de tierra y una mula”. A excepción de Shia LaBeouf, un actor comercial que en los últimos tiempos se diría que ha practicado una excéntrica automarginación que le hace muy apto para el papel de Jack, el resto de actores son desconocidos, incluida la protagonista, Sasha Lane, que aguanta con aplomo el peso de la película, su Star es una adecuada mezcla de inocencia, ternura y carácter.

6/10
Mad Max: Furia en la carretera

2015 | Mad Max: Fury Road

Un futuro postapocalíptico y distópico, en que ya nada es lo que era, queda apenas la lucha por la supervivencia y poco más, con un ejército de guerreros que se mueve en motos y vehículos pesados. En un mundo desértico y radioactivo, Inmortan Joe se ha hecho fuerte en La Ciudadela, desde donde gobierna una sociedad decadente, en que la mayoría de la gente vive en la miseria suspirando por un poco de agua, bien que escasea junta a la también preciosa y estimada gasolina. En esta tesitura personas como Max pueden ser valiosas por su grupo sanguíneo. También es el caso de las mujeres a las que guía en su fuga la Imperator Furiosa hacia las Tierras Verdes, y que a modo de cuidado harén, mima Inmortan Joe para que le procuren descendencia. Una persecución implacable posibilita lo que parecía una alianza improbable entre Max y Furiosa. Formidable reinvención de la saga Mad Max, a cargo de su propio creador, George Miller, tres décadas después de que entregara su conocida trilogía. Juega con los mismos elementos, aunque esta vez entrega una cinta de acción verdaderamente modélica, muy coherente narrativamente en su sencillez, con una imaginería y unas acrobacias verdaderamente fabulosas. Viene al pelo aquí aquello tan trillado de que Miller "no deja resuello al espectador en ningún momento". Es como si por fin el australiano tuviera a su disposición todos los medios materiales para hacer lo que ha querido, a la vez que una madurez y experiencia que le conceden sus 70 años recién cumplidos. Los conocedores de la trilogía descubrirán algunos guiños, sutiles, a lo anterior, porque la idea es ofrecer algo nuevo, con el mismo telón de fondo, en que se saca un formidable partido al desierto y a las nubes polvorientas, y a las interminables escenas que implican vehículos, casi todas, con momentos que retrotraen a los westerns clásicos o a Indiana Jones en su trepidación, aunque con los muchos caballos de los motores de esos tremendos camiones, donde no faltan las explosiones a granel y las colisiones, con violencia, sí, pero más contenida que en los salvajes títulos de los 70 y los 80, sobre todo los dos primeros. Verdaderamente el trabajo de los especialistas y el resto de técnicos es sencillamente asombroso, con pasajes y planos de gran belleza, y un uso de armas y maquillaje, que hace pensar a veces en Apocalypto, y una música en vivo en las persecuciones que recuerda a la idea de la cabalgata de las valkirias de Apocalypse Now, ambas cintas con tintes apocalípticos, por cierto. Llama la atención la importancia que se concede aquí a la mujer, en tal sentido se puede decir que Charlize Theron roba la función a Tom Hardy, la idea de que las féminas –y a la postre, las personas– no son cosas, tienen un valor en sí mismas, la encarnan Furiosa y sus chicas perfectamente, hay que reconocer la humildad del actor que encarna a Max, seguramente consciente de que ha pasado aquí veladamente a segundo término, incluso desvelando su nombre sólo en los últimos compases del film. También conviene destacar a Nicholas Hoult, que encarna a Nux, un guerrero que empezará a cuestionarse las sinrazones que han guiado su vida hasta entonces. Estamos ante lo que podríamos denominar un "cómic fílmico", muy bien llevado, y en que unas pocas ideas, de rabiosa actualidad, vertebran bien el relato. El mensaje ecologista está ahí, por supuesto, con una mención al agua y a los necesarios cultivos, las semillas que hay que preservar. En un mundo sin esperanza se entiende la existencia de los jóvenes "cafrekazes", dispuestos a inmolarse por su jefe para alcanzar un pretendido paraíso, alusión nada velada al fanatismo yihadista. Y ante el nihilismo y el autoengaño se presenta el sacrificio que vale verdaderamente la pena, las plegarias que sí vienen al caso, y los caminos –carreteras– de la esperanza y de la redención, que hay que saber transitar sabiamente, aunque a veces domine la furia... y la locura.

8/10
El buen doctor

2012 | The Good Doctor

Magic Mike

2012 | Magic Mike

Adam se hace amigo de Mike porque ambos trabajan en la construcción. Viviendo la noche en una discoteca, Mike introduce a Adam en el mundo de los strippers masculinos, un dinero fácil por exhibirse delante de mujeres que satisfacen así sus instintos básicos. Y en efecto en su primera "actuación" el jefe, Dallas, constada que Adam, apodado como "El Niño", tiene madera. Brooke, la hermana de Adam, se preocupa de la nueva "profesión" de su hermano, pero Mike –cuyo apodo es "Magic"– promete cuidar de él. Y es que se supone que Mike tiene los pies en el suelo, en realidad está ahorrando para montar su propia empresa de muebles por encargo. Steven Soderbergh es un cineasta que igual sirve para un roto que para un descosido, tal variedad de géneros y temas ha abordado en su larga carrera. De modo que toma el guión que Reid Carolin ha escrito para Magic Mike y lo convierte en película que a pesar de su vulgaridad y lo previsible de su desarrollo, se beneficia de su pericia tras la cámara, sobradamente demostrada. Y así nos cuenta en Magic Mike una historia con su pequeña moraleja –no puede uno pretender entrar en el mundo de los strippers, con el consiguiente vértigo hedonista de mujeres hermosas, sustancias estimulantes, dinero y demás, y pretender que aquello no te afecta, que puedes racionalizar aquello y planificarlo para una breve temporada. Pero en el fondo todo es muy insustancial y repetitivo, un ejercicio de estilo donde Soderbergh prueba su genio fílmico, hasta para lo más tonto. Tanto numerito cansa, incluida esa especie de obligación de mostrar que todos los actores, incluido Matthew McConaughey, que se reserva para el final, pueden contonearse en el escenario hasta provocar el histérico delirio colectivo de las chicas del público.

4/10
Kiss of the Damned

2012 | Kiss of the Damned

Paolo, guionista, se queda absolutamente prendado de Djuna, una bella joven, mientras están en un videoclub. Van a tomar algo y después ya no pueden olvidarse mutuamente. Pero en los días siguientes a Paolo le cuesta demasiado acercarse, porque Djuna se lo impide. En realidad, ella es un vampiro y no desea hacerle daño al joven del que se ha enamorado. Sin embargo, tras saber la verdad, Paolo insiste en estar junto a ella. Oscuro y oportunista film de vampiros que claramente se aprovecha del tirón de Crepúsculo, de moda en el momento de la producción. Pero Kiss of the Damned, sin embargo, pretende contar una historia seria, rozando el terror y con fuerte componente sexual, un poco al modo de la serie True Blood, aunque no tanto. Entre el reparto destaca la presencia del "héroe", Milo Ventimiglia, el humano enamorado.

4/10
The Runaways

2010 | The Runaways

The Runaways fue un exitoso grupo estadounidense de rock que hizo furor en los años 70, compuesto por chicas adolescentes. Algunos de sus temas se hicieron populares, como “Cherry Bomb”, y a pesar de que enseguida se separaron, dos de sus integrantes, Joan Jett y Lita Ford, continuaron con su carrera musical, con gran aceptación. La directora de vídeos musicales Floria Sigismondi debuta en el largometraje cinematográfico con este biopic de la banda, que se basa en un libro autobiográfico de Cherie Currie, una de las chicas, y tiene como productora a Joan Jett, la más famosa. La acción tiene lugar en Los Ángeles, en 1975. Joan Jett, una chica apasionada del rock, insiste en tocar la guitarra eléctrica a pesar de que su profesor de música se lo desaconseja, pues piensa que el rock es para chicos. Tras unirse a la batería Sandy West, acaban formando un conjunto musical que atrae la atención de Kim Fowley, productor en busca de un producto musical que tenga algún componente novedoso. Pronto le hacen una prueba a Cherie Currie, una talentosa cantante, e inician una gira de conciertos, en espera de que una discográfica les ofrezca un contrato. El film repite todos los tópicos del cine sobre el rock, la fama, y su lado oscuro, los problemas con las drogas, etc. Su retrato de la juventud rebelde es un tanto sórdido y su tratamiento de temas como el sexo y las drogas se antoja descarnado teniendo en cuenta que se trata de un film sobre quinceañeras, con la protagonista de Crepúsculo, que en principio atraerá al público más joven. Pero su reconstrucción de la época –con sus excesos– es convincente, y cuenta con una sólida puesta en escena de la debutante realizadora. Destaca el trabajo de las dos actrices principales. Kristen Stewart cambia por completo de registro con respecto a la saga vampírica con su papel de la indómita y macarra Joan Jett, que llega a orinarse en una de las guitarras de una banda rival. Por su parte, Dakota Fanning ha dejado de ser la niña prodigio de El fuego de la venganza y La guerra de los mundos, y demuestra que puede seguir dedicándose a la actuación porque no le falta talento a la hora de interpretar el papel más difícil, una chica con problemas familiares debido al alcoholismo de su padre.

5/10

Últimos tráilers y vídeos