IMG-LOGO

Biografía

Sergi Gallardo

Sergi Gallardo

Sergi Gallardo

Filmografía
Operación Camarón

2020 | Operación Camarón

Antaño niño prodigio del piano, Sebas nunca pudo superar el miedo escénico, por lo que acabó dejando la música para unirse a la policía. Pese a su falta de actitudes para el cuerpo, su tía le enchufa en Cádiz, donde le destinan a la sección de archivos, pero acaba perfilándose como el candidato ideal para una arriesgada misión. Deberá infiltrarse en Los Lolos, una banda de flamenco-trap que triunfa entre la juventud de barrio, por lo que ha sido elegida por la hija de un traficante local para tocar en su boda. A Sebas le piden que se convierta en el nuevo teclista, para averiguar quién se esconde tras la identidad de El Fantasma, líder de la organización criminal, a quien nadie ha visto jamás. El especialista en comedietas Carlos Theron (Es por tu bien, Lo dejo cuando quiera), reincide en el género, aunque esta vez versiona Song ‘e Napule, un éxito italiano ni conocido ni estrenado en España. Manuel Burque –que se reserva un papel– coescribe el guión, que adapta muy bien el relato a la realidad española, con mucho humor sobre peculiaridades regionales, o la realidad de los poligoneros o canis típicos del país, inconfundibles por sus collares, gorras y pantalones de chándal. Este sector puede sentirse identificado con los Lolos y su entorno, retratados con humor y cierta humanidad. No tiene muchas pretensiones, y pierde fuelle cuando pasa de las risas a la acción, pero al menos cumple sus objetivos mejor que otros productos similares. La mayor parte del mérito recae en los actores, pues Julián López aprovecha muy bien un personaje que parece a medida de su cara de chiste, y le rodean compañeros de talento, algunos que resultan ideales para personajes barriobajeros, Natalia de Molina, y su hermano en la ficción, el poco conocido y experimentado Nene (El guardián invisible). Otros son capaces de desatar la risa sólo abriendo la boca, como Antonio Dechent y Paco Tous.

5/10
La boda de Rosa

2020 | La boda de Rosa

A punto de cumplir 45, Rosa se da cuenta de que ha vivido siempre para los demás y decide marcharse, dejarlo todo y apretar el botón nuclear. Quiere tomar las riendas de su vida y cumplir el sueño de tener un negocio propio. Pero pronto descubrirá que su padre, sus hermanos y su hija tienen otros planes, y que cambiar de vida no es tan sencillo si no está en el guion familiar.

Lo nunca visto

2019 | Lo nunca visto

En Fuentejuela de Arriba, pueblo de la provincia de Ávila, lo están pasando mal. No hay riqueza ni turismo y faltan vecinos para que siga manteniendo su identidad. De hecho, si no consigue llegar pronto a 18 habitantes la aldea quedará irremediablemente anexionada a Fuentejuela de Abajo. Los habitantes se niegan en rotundo y a la cabeza de esa lucha está Teresa, ex mujer del alcalde. Puede que la llegada por sorpresa de cuatro africanos les solucione el problema. La directora argentina Marina Seresesky sorprendió en 2016 con su primera película, La puerta abierta, un drama equilibrado que tocaba temas espinosos con mesura y mirada optimista. Su segunda película supone un giro radical, pues se decanta por la comedia ligerita que no ofrece precisamente temas de reflexión (la referencia a la despoblación rural es a lo más que se llega), sino que únicamente plantea una situación rocambolesca, irreal y tontorrona, con el único objetivo de arrancar la sonrisa del espectador. Lo consigue a medias. El guión no resulta demasiado original, los tópicos abundan, la farsa se va desarrollando linealmente, con humor más o menos saludable (algún toque chusco hay) y el desenlace resulta correcto pero bastante soso. Los mimbres son los que son y no se puede hacer milagros. Vuelve a contar Seresesky con Carmen Machi para su segundo largometraje y la actriz madrileña se convierte en la dueña y señora de la función. Suyos son sin duda los mejores momentos de Lo nunca visto (incluidas un par de escenas bastante graciosas) y sin ella estaríamos hablando de una película todavía inferior. Entre el reparto, le acompaña especialmente en esa vertiente cómica una inspirada Kiti Mánver.

4/10
Te quiero, imbécil

2019 | Te quiero, imbécil

Cuando Marcos pide a su novia Ana que se case con él después de siete años de noviazgo, ella le da calabazas. Para colmo es despedido del trabajo. Marcos quedará en shock, volverá a casa de sus padres e intentará reemprender una nueva vida, con los sexuales consejos de su obsesionado amigo Diego. Tras conseguir un trabajo de comunity manager, Marcos empieza a quedar con mujeres por internet con el único objetivo de acostarse con ellas y a la vez se reencontrará Raquel, con una amiga del colegio a quien le hará sus confidencias. Comedieta española escrita y dirigida por Laura Mañá, quien tras ponerse seria con interesantes biopics televisivos sobre mujeres punteras de la historia de España, como Clara Campoamor o Concepción Arenal, ha sentido la necesidad de irse al otro extremo, al de la película ligerita ambientada en los tiempos de la depilación, los tattoes y las apps para ligar. Te quiero, imbécil es un producto de planteamiento bastante frívolo, que abusa de vocablos soeces y de groserías varias hasta agotar. Todo disfrazado, claro está, de comedia modernilla, simpática y sin demasiadas pretensiones, con un guión que también ofrece romanticismo más clásico pero que desde luego no es el colmo de la originalidad, aunque incluya interesantes críticas a ciertas moderneces de moda. El punto fuerte está, no podía ser de otra manera, en el actor Quim Gutiérrez, que encarna como pocos al tipo perdedor, calzonazos, inexperto en casi todo, inseguro de sí mismo y que ve con estupor como el mal fario se apodera de él. Destacan también en la trama las surrealistas apariciones on line del gurú interpretado por un alocado Ernesto Alterio. Sobre él y Gutiérrez pivotan los gags más divertidos, muchos de ellos cuando el protagonista mira a cámara y explica lo que acontece, un poco al estilo José Mota. El resto de secundarios, con Alfonso Bassave (el amigo obseso) y Natalia Tena (la amiga) a la cabeza, están correctos.

3/10
Cuando los ángeles duermen

2018 | Cuando los ángeles duermen

Una de esas películas sobre buena persona sobrepasada por las circunstancias, en la que acaba asomando su lado más oscuro. Al estilo de Un día de furia, seguimos a un urbanita, buen trabajador, comercial, con familia, sometido a una dura prueba, que le obliga a sacar de su interior el puro instinto de supervivencia y de preservación de su estatus. Germán trabaja en una compañía de seguros. Casado y con una hijita, es el típico buenazo que se pliega a lo que le piden. Pero con ocasión del cumpleaños de su pequeña, se encuentra entre dos fuegos. Por un lado, una importante reunión de trabajo con importantes clientes; y por el otro, su imprescindible presencia en la fiesta de la niña, con su fantástico regalo. Perderá el avión que debía llevarle a casa, así que toca viajar en coche de alquiler. Pero anochece, tiene sueño, y conduciendo por una carretera de poca circulación, en un abrir y cerrar de ojos algo ocurre. Puede que haya atropellado a Rosa, una jovencita que andaba de juerga por ahí, con una amiga, Silvia, y otros dos “maromos” que las han dejado tiradas en medio de la nada. Buena muestra de cine de género a cargo de Gonzalo Bendala, director y guionista, que apuntaba maneras en la parcialmente fallida Asesinos inocentes, que iba en la misma línea intrigante. Aquí mantiene el pulso, salvo en algún pasaje más exagerado, a la hora de mostrar los instintos más primitivos que pueden mover a personas supuestamente normales y civilizadas. Con el formato de “noche loca en que las cosas se complican”, y el efecto “bola de nieve”, Bendala logra crear una atmósfera desasosegante, y un equilibrio entre personajes y escenarios: Germán, Silvia, los amigos, la guardia civil, el servicio 112 de emergencias, la esposa, la niña, el vecino. No hay grandes lecciones moralizantes, si acaso cierto cinismo a la hora de señalar cómo, a la hora de defender lo que se considera más importante, se está dispuesto a pasar por alto cualquier referente ético. Julián Villagrán encarna bien el prototipo de persona que cumple las normas, pero que cuando éstas le fallan, se atiene a otras nuevas.

6/10
Thi Mai, rumbo a Vietnam

2017 | Thi Mai, rumbo a Vietnam

El mundo se le viene encima a Carmen cuando le comunican la trágica muerte de su hija en un accidente. Sin aliciente ya para vivir encontrará un inesperado motivo para hacerlo cuando a los pocos días recibe otra sorprendente noticia: le han concedido a su hija la niña vietnamita que había pedido en adopción. Se le ocurrirá entonces la idea descabellada de viajar a Vietnam y solicitar la custodia de su “nieta”. Le acompañarán sus mejores amigas: Elvira y Rosa. La madrileña Patricia Ferreira (El alquimista impaciente) dirige esta audaz película (ha sido rodada en la mismísima Hanoi) con guión de Marta Sánchez, curtida en series televisivas como Aída y Allí abajo. Se trata de una comedia dramática muy femenina, en donde seguramente lo mejor sea la definición de los marcados caracteres de las protagonistas, mostrados casi siempre con tintes humorísticos: Carmen (Carmen Machi) responde a la madre buena, responsable y amante de su marido, mientras que Elvira (Aitana Sánchez-Gijón) es una ejecutiva, moderna, soltera y segura de sí misma, recién despedida de su banco, y Rosa (Adriana Ozores) un ama de casa chapada a la antigua y ninguneada por su marido, que la trata más o menos como una sirvienta. A ellos se sumará Andrés (Dani Rovira), un joven y bondadoso gay que les echará una mano en su aventura. El gran problema Thi Mai es que se trata de una historia totalmente descompensada. Tan pronto se transmite un exagerado dramatismo lacrimógeno, como se convierte en una ligera comedieta a la española, con los típicos gags de choque de culturas y tal (graciosos algunos, todo hay que decirlo), o se pasa directamente al disparate surrealista (patética la escena de Dani Rovira en la bahía de Ha-Long). Así se rompe la cintura del espectador demasiadas veces y el resultado es que, al margen del correcto trabajo de tres actrices formidables, nada de lo que se cuenta es verosímil y la historia va perdiendo interés a medida que el buenismo de fondo empieza a hacerla superficial y previsible.

4/10
El olivo

2015 | El olivo

El olivo como metáfora de las cosas que importan, el desarraigo, y la posibilidad de recuperar lo que parecía perdido. Alma siempre estuvo muy unido a abuelo Manuel, pero para ambos fue traumática la venta de ese árbol milenario en los años del boom económico, ella, entonces una niña, quedó marcada, y él se volvió taciturno, hasta un estado que pasado el tiempo, se diría senil. Con la sensación de que el abuelo se muere, Alma se embarca de la tarea imposible de dar con el paradero del olivo desaparecido, que resulta estar en Dusseldorf, Alemania, en el hall de una empresa supuestamente ecológica, incluso ha dado pie al logo de la compañía. Acompañado de su tío Alcachofa, y un amigo que la ama calladamente, Rafa, emprenden viaje en un camión para traerse el árbol, aunque ellos desconocen algunos detalles de la dificultad para llevar a buen fin tal meta. Icíar Bollaín maneja un guión de su marido Paul Laverty, y el resultado tiene la cualidad nada desdeñable de ser muy humano, con buen ritmo, flash-backs bien insertados, y perfecto encaje de la parte del pueblo con la parte de "road-movie". Estamos ante una exploración de las mentiras y medias verdades que enturbian la vida familiar, especialmente la relación entre padres e hijos, una falta de confianza que dificulta el amor. También se trata la facilidad con la que nos desnortamos, concediendo prioridad a cosas de importancia muy relativa, como el tener, la prosperidad económica. Elementos como la crisis económica, la transformación de la vida en el campo, la defensa de la naturaleza, las redes sociales, el contacto con personas de otros países y culturas, se imbrican con gran naturalidad, sirven para construir una rica historia. Y están, por supuesto los personajes, muy interesantes, y que nos confirman lo gran actor que es Javier Gutiérrez, y nos llevan a descubrir a Anna Castillo, Pep Ambròs e incluso a no profesionales pletóricos de naturalidad, el Manuel Cucala que compone al abuelo es todo un portento, perfecto para lo que se necesita a la hora de hablar de los olivos. Hay muchos secundarios –las amigas de Alma, la gente del bar, las alemanas...– que están ahí con sus breves presencias, y descollan, su presencia no es caprichosa. Puestos a poner un pero, y aunque se pueda explicar por el estado de ansiedad y desconcierto de Alma, no se entiende por qué ignora a Rafa, no se da explicación alguna a su apuntada promiscuidad.

7/10
Lobos sucios

2015 | Lobos sucios

Los años de la Segunda Guerra Mundial. Aunque España se mantiene neutral, una mina de wolframio en Galicia, donde trabajan presos políticos entre otros, provee del preciado mineral a la Alemania nazi, lo que trae pingües beneficios a la zona. Pero dos hermanas muy distintas, Manuela y Candela, tomarán conciencia de que el wolframio sirve para construir armas, y respaldarán los intentos de una resistencia extranjera clandestina de sabotear la explotación minera. Intento hispano de contar una historia al estilo de las de la Francia ocupada en la Segunda Guerra Mundial,a cargo del debutante en el largo Simón Casal. Está inspirada vagamente en hechos reales. Pero no lo parece. Acumula tópicos, entrega personajes estereotipados, no logra ocultar un presupuesto justito, y resulta poco creíble en muchas de las situaciones planteadas y en su historicidad. Una lástima, pues podía ser un producto digno, aparte de que el paraje natural donde se ha rodado es impresionante. Ni la Manuela medio meiga y Matahari aficionada, ni la Candela protectora de judíos –a pesar de que "el cura dice que son los que mataron a Jesús"–, convencen, a pesar los esfuerzos de Marián Álvarez y Manuela Vellés. Y se yerra el tiro al mostrar una España asimilada a la Francia ocupada por los nazis, donde se supone que están cazando judíos, como Pedro por su casa, y en que se podría extraer la falsa conclusión de que el franquismo los entregaba a los alemanes.

2/10
Una merienda en Ginebra

2013 | Un berenar a Ginebra

En el año setenta y uno, a finales del franquismo, Mercè Rodoreda, una de las autoras europeas más importantes del siglo veinte, coincide en Ginebra, donde vivía, con el crítico literario y editor Josep Maria Castellet y le invita a merendar en su casa. La escritora, ciertamente un personaje recóndito, guardaba el secreto de todo lo que la concernía, se había convertido ella misma en secreto o, quizás, incluso, en productora de secretos. Pero aquella tarde, extrañamente, se abrió y compartió muchos de ellos.

La por (El miedo)

2013 | La por

Asistimos a un día en la vida de Manel, en donde sus actos y su actitud vienen provocadas por la situación insostenible que se vive en su casa. Su madre sufre las palizas de su padre, mientras que él y su hermana pequeña, Coral, son testigos de esa realidad con horrible estupor. Durísima película sobre la violencia doméstica. El director de Elisa K coescribe y dirige La por (El miedo) con una tremenda contundencia, sin transitar por ningún tipo de vereda o trama secundaria que ofrezca algún respiro a la situación verdaderamente asfixiante que viven los personajes. La violencia y el miedo presiden cada minuto de la historia, aunque el director evita sabiamente la explicitud desagradable. Todo se cuece en el interior. Está bien expuesto cómo las vidas de Manel y de la pequeña Coral acusan la falta de paz en el hogar familiar, de modo que ésta se materializa en pequeños pero diversos actos asociales. Tanto ellos como su madre quieren escapar a esa situación, pero la salida no es fácil. Jordi Cadena rueda con una puesta en escena muy sobria en cuanto a las localizaciones y al uso de la luz natural, con planificación a veces algo rebuscada e imágenes un poco efectistas que inciden con insistencia en primerísimos planos –incluso en planos detalle–, para mostrar una realidad tangible, cotidiana, cercana hasta el agobio. Basado en la novela "M" de Lolita Bosch, el guión es de una extrema parquedad en los diálogos, pero eso no quita que muchas imágenes sean muy, muy elocuentes. Baste citar como botón de muestra el impactante y modélico arranque del film. Por otra parte, pueden ser discutibles algunas elecciones del montaje, pues indudablemente restan eficacia al desenlace. El resultado es un film implacable, poco complaciente, que golpea con una feísima realidad que no deja resquicio a la esperanza.

5/10
Año de Gracia

2012 | Any de Gràcia

David es un joven de pueblo, que se va a estudiar Bellas Artes a Barcelona, se independiza al fin de sus desastrosos padres. Pero va a ser dependiente de quien le aloja, Gracia, una anciana que le acoge a cambio de que ayude en la casa, siguiendo un programa social del ayuntamiento. En la convivencia surgen los roces, pues David tiene ansias de libertad, y Gracia, además de arrastrar bastantes manías, aplica sus particulares reglas.Ventura Pons sigue rodando a buen ritmo, pero la pregunta que surge es si lo que rueda merece la pena y tiene público. Con un guión coescrito con Carme Morell y Jaume Cuspinera, entrega una historia iniciática bastante superficial de joven que ingresa en la vida adulta, chocando con el decepcionante mundo de los adultos que fallan y entregan una envenenada herencia. Año de gracia centra el tiro en el choque generacional entre David y Gracia, y a ello se suma el empuje desbordante del protagonista, con su deseo de ligar con Noa, la chica más guapa e interesante de la clase.Los actores hacen un trabajo correcto, no podía ser menos teniendo a la veterana Rosa Maria Sardà en el reparto, a la que se suman intérpretes bastante naturales, como el protagonista Oriol Pla. El problema es lo endeble y previsible de la trama, la película acaba casi por derribo, en realidad no hay mucha munición en la cartuchera narrativa; de modo que, en el mejor de los casos, el film tiene interés como radiografía de una sociedad cansada, que ignora el significado de la palabra "compromiso", desorientada y sin rumbo, demasiado individualista y quejica, a la que sólo parecen quedar cierta camaradería y el camino del hedonismo fácil, droga y sexo rápidos, para seguir adelante buscando algo mejor, que no se sabe qué es.

3/10
Los niños salvajes

2012 | Els nens salvatges

Álex, Gabi y Oki. Tres adolescentes de instituto con sus problemas. Están siendo interrogados, por separado, no sabemos si en el instituto, o tal vez en una comisaría. Al hilo de las preguntas conocemos su historia e inquietudes en un gran núcleo urbano en Cataluña, entre el botellón, el ligoteo y el anhelo de algo más capaz de llenarles, el amor y la amistad. El arte urbano, el kickboxing, el compartir inquietudes, podrían ser salidas a la falta de entendimiento con padres, profesores y una esforzada orientadora, que no logran conectar, a veces porque no saben cómo, en otras ocasiones por no prestar la debida atención. Los niños salvajes es una interesante mirada al mundo adolescente actual de Patricia Ferreira, que coescribe el guión con Virgina Yagüe. La estructura del libreto se revela inteligente, pues nos hace preguntarnos qué les ha ocurrido a los tres adolescentes protagonistas, lo que añade a la radiografía social un punto de intriga. El film pone sobre el tapete cuestiones muy interesante cómo la educación en las aulas, y la relación entre padres e hijos, cuestión generacional que se complica por la crisis galopante y las frustraciones de los adultos, que carecen de unos ideales lo suficientemente consistentes para que se constituyan en valioso legado para sus hijos. Es cierto que el desenlace de Los niños salvajes se antoja un golpe de efecto excesivo, aunque tiene la ventaja de la sorpresa capaz de noquear al espectador. Y el personaje del profesor cafre está demasiado cercano a la caricatura. Pero salvados estos defectos tenemos un buen cuadro de esos “niños salvajes”, a los que se les arrebata la inocencia y la ilusión demasiado pronto: el punto de vista del film viene a ser que, antes de culpabilizar a los chicos, lo adultos deben preguntarse qué están haciendo por ellos, aparte de condenarles de antemano al fracaso. Ferreira maneja bien la cámara en mano, y logra el ritmo que demanda la historia, con momentos para el reposo, a la orilla del mar, y otros dinámicos, como la invasión del centro comercial a ritmo de rap. Los tres chicos protagonistas, Àlex Monner, Albert Baró y Marina Comas, están muy bien, y los adultos, decididamente secundarios, apoyan perfectamente, con mención especial para Ana Fernández, que tiene una escena con la orientadora donde demuestra lo gran actriz que es.

6/10
Concepción Arenal, la visitadora de cárceles

2012 | Concepción Arenal, la visitadora de cárceles

TV movie con Blanca Portillo en el papel protagonista, que aborda la figura y la labor de la abogada, escritora y humanista gallega que luchó en el siglo XIX por mejorar las condiciones de vida de los presos y reformar las instituciones penitenciarias. En 1863, en un contexto en que la ejecución pública es un fenómeno de masas y donde los presos no tenían ningún derecho, Concepción Arenal, escritora y humanista, es nombrada visitadora de cárceles de mujeres. Así, en la prisión de A Coruña, empieza su lucha por mejorar las condiciones de vida de las presas y poner en marcha la reforma de las instituciones penitenciarias.

Clara Campoamor, la mujer olvidada

2011 | Clara Campoamor, la mujer olvidada

Biopic televisivo de la mujer que luchó por el sufragio femenino en España, y fue diputada en Cortes durante la República. Correcta y con buen reparto.

5/10
El sexo de los ángeles

2011 | El sexo de los ángeles

Bruno y Carla son novios, veinteañeros. Viven en Barcelona. Él estudia y ella trabaja de fotógrafa en una revista universitaria. Un día Bruno es agredido y recibe el auxilio de Rai, que le ayuda a curarse la herida. La conexión entre los dos chicos es rápida, se hacen amigos y, de repente, se enrollan. Rai se convierte en una especie de droga sexual para Bruno. Carla los descubrirá un día en plena faena, y su mundo se vendrá abajo. Bajo un argumento dramático que empareja el film con otras películas de alto contenido sexual, al estilo Castillos de cartón, Mentiras y gordas, etc., el director Xavier Villaverde entrega un retrato más de la lamentable situación afectiva que invade la vida de tantos jóvenes. Los protagonistas de este film son zarandeados por los impulsos sexuales del momento, sin un norte que guíe sus vidas. Por supuesto, vivir así no es jauja, y están confusos, a menudo tristes, frustrados e insatisfechos. Estamos ante una historia más sobre la dictadura de la “ideología de género”, que propugna que las reglas sexuales no son tales, ya que el sexo sería sólo parte del propio capricho, tan sólo importa la orientación que uno/a desee en cada momento. Por tanto, todo cabe en ese mundo carnal y plano donde el compromiso, la fidelidad, el orden y la entrega al ser amado brillan por su ausencia. Por lo demás, el argumento de fondo de El sexo de los ángeles es tan pobre que da pie a escenas muy inverosímiles, si es que el planteamiento general no roza ya lo claramente arbitrario y artificial. Es una pena que una actriz tan prometedora como Astrid Bergès-Frisbey (Bruc: El desafío, Piratas del Caribe: En mareas misteriosas) haya caído enredada en esta historia tan vacía. Hasta tal punto es así que lo mejor es probablemente el sensacional número de break-dance que tiene lugar durante los títulos de crédito que inician el film.

2/10
Elisa K

2010 | Elisa K

Judith Colell llamó la atención con su largometraje 53 días de invierno. En Elisa K aúna fuerzas con Jordi Cadena para adaptar un relato de Lolita Bosch. El film presenta dos tramos bien diferenciados, incluido el paso del blanco y negro al color. La historia se inicia probablemente bien avanzada la década de los 80 del pasado siglo. Elisa y sus dos hermanos pasan unos días con su padre en Barcelona, habitualmente viven con la madre en un pueblo, donde van a una escuela rural. Y es que el matrimonio está separado. Acuden a la primera comunión de una prima, pasan una tarde con en el parque de atracciones con el padre y una familia amiga. A punto de cumplir los once años, Elisa vivirá una traumática experiencia, es violada sin que nadie lo sepa por el padre de la mentada familia, un joyero que le promete una pulsera de plata. De regreso al pueblo, Elisa no es la misma, no sabe lo que le ha ocurrido, no lo comprende ni es capaz de contarlo, a pesar de la insistencia amorosa de la madre, que nota que le pasa algo. El tiempo transcurre, y a Elisa le toca ir a la universidad, pero aquello le ha quedado muy dentro, y acabará saliendo a flote el recuerdo reprimido de un modo explosivo. La película de Colell y Cadena aborda el espinoso tema de los abusos a menores, un problema escandaloso en nuestra hipersexualizada sociedad, que no sabe cómo encararlo por no mirar a sus raíces. Los directores se esfuerzan en mostrar cómo afecta a la protagonista, y contraponerlo a la influencia benéfica de un maestro que supo ayudarla para acudir a la universidad en el momento en que sus notas flojeaban. Resulta especialmente dura y excesiva la escena en que Elisa recupera la memoria, una reacción demasiado prolongada, en que se desnuda y autolesiona, su dolor no puede ser más intenso. Lo más impactante del film es la voz en off, que tras haber estado contando una historia más o menos banal, con lenguaje literario, anuncia la próxima y elíptica violación. En cambio cuesta aceptar las circunstancias en que tiene lugar. Quizá el defecto más grave del film, y le pesa mucho, es que la voz en off esté omnipresente, sin el necesario control. Viene a la cabeza a modo de contraejemplo Smoke, de Wayne Wang, que incluía en su metraje "El cuento de Navidad de Auggie Wrenn". El director había pensado inicialmente combinar imágenes del cuento en blanco y negro, con la narración que lleva a cabo el actor Harvey Keitel. Al final quedó tan fascinado por la interpretación de Keitel, que decidió quedarse con su relato, y dejar las imágenes evocadoras para los títulos de crédito, desligadas de la película propiamente dicha. El caso es que en su film, rodado íntegramente en catalán, Colell y Cadena incluyen voz en off, los personajes en sus diálogos expresan lo que dice la voz en off, y finalmente las propias imágenes nos están diciendo esto mismo. Pesa tal reiteración, y no se entiende que a veces la voz en off anticipe lo que se nos va a mostrar, aunque hay que entender tal opción cómo claramente deliberada. Es justo señalar el mimo primoroso con que se tratan las imágenes, planos muy elaborados, pero incluso aquí hay un sentido del 'tempo' a veces equivocado en su entrega, pienso en la conversación de padre e hija en el café, un plano largo tiempo sostenido desde la calle, para luego conducirnos al interior y reiterarnos lo que ya se nos había dicho previamente.

4/10
25 Kilates

2009 | 25 Kilates

Kay es una joven timadora que sobrevive robando coches con una amiga. Durante uno de sus golpes está a punto de ser detenida por un guardia civil, pero escapa gracias a la intervención de Abel, un tipo que pasaba por allí, y que resulta ser un cobrador profesional de deudas, que usa métodos violentos para ello. Kay se enamora de Abel, con el que inicia un idilio, al tiempo que ayuda a su padre a robar unos diamantes a unos policías corruptos que le han pedido que los venda. Esforzado pero fallido thriller que supone el debut como director de Patxi Amezcua, coguionista de El viaje de Arián, de Eduard Bosch. De tono violento, el director parece haber encontrado su inspiración en el Tarantino de Reservoir Dogs. En un panorama de cine español marcado por la mediocridad y la recurrencia a temas como la guerra civil, se agradece que el tal Amezcua intente hacer una película de género, pero las buenas intenciones no son suficientes. Es indudable que tiene cierto talento visual, que podría dar lugar a películas de interés. También se agradece que intente aportar algo de fondo a la narración, porque sus personajes solitarios, marginales y amorales intentan buscar apoyo en las relaciones familiares, lo que podría haber dado mucho más de sí. Kay siente necesidad de estar con su padre, aunque éste es un pobre diablo que se empeña en tirar su vida a la basura, mientras que Abel fue abandonado por su mujer, e intenta poder sacar adelante a su hijo, cuidado por los abuelos... Pero Amezcua es incapaz de sacar interpretaciones creíbles a sus actores, algunos de ellos con posibilidades, como los protagonistas, Francesc Garrido y Aida Folch. En general, el reparto intenta que parezcan espontáneas sus frases, pero suenan impostadas. Además, a pesar de que el presupuesto es mínimo, se empeña en componer un par de secuencias de acción que no funcionan, y habrían quedado mucho mejor ‘en off’.

4/10
53 días de invierno

2007 | 53 días de invierno

Judith Colell fue una de las autoras del film colectivo El dominio de los sentidos, que aglutinaba cinco trabajos de prometedoras cineastas, como María Ripoll. En 2000 debutó en solitario en el largometraje con la desconocida Nosotras. En su segundo largo, Colell se perfila como una autora a tener en cuenta, pues ha rodado un interesante drama social compuesto por tres historias diferentes que confluyen en un punto y tienen que ver con perros, aunque es un film muy distinto a Amores perros. Los protagonistas son tres personas que coinciden en una parada de autobús. Justo al lado, un automovilista deja a su perro atado y le abandona. Recoge al animal Celso, un humilde guardia de seguridad que se lo lleva a su hijo pequeño, al que le da una gran alegría, justo antes de que su esposa embarazada le dé una noticia inesperada, pues le acaban de confirmar que espera gemelos. A Celso le entra auténtico vértigo, por sus graves problemas económicos y la falta de entereza para poner en marcha alguna solución. Otro de los personajes es Mila, una profesora de Lengua y Literatura asustada ante la perspectiva de regresar al instituto, un año después de ser agredida por un alumno violento. Mila tiene como vecina a una anciana solitaria, que acoge perros abandonados, a la que los demás inquilinos del inmueble toman por loca. Por último, Valeria es una estudiante de violoncelo, que mantiene una relación con su profesor, un hombre que le dobla la edad y que tiene pavor de contarle la verdad sobre su vida. Paradójicamente, la madre de Valeria ha sido abandonada por su marido, que también se ha ido con una chica más joven. Los actores sacan todo el partido a unos personajes bien trazados, lo que da lugar a varias secuencias de intensidad dramática. Se luce especialmente Alex Brendemühl, con el personaje que más evoluciona, y sin duda, el más interesante, con momentos de primera, como el de la cabina telefónica, y el desenlace de su historia. Como siempre, Mercedes Sampietro ofrece una lección de arte dramático, y también dan la talla a pesar de la brevedad de sus intervenciones Silvia Munt y Joaquim De Almeida. El arranque es una buena metáfora de lo que les sucede a los protagonistas, que llegan a tocar fondo, quedándose tan solos como el citado perro abandonado. Es la consecuencia más importante de su propia cobardía, pues la directora se centra sobre todo en mostrar a individuos incapaces de tomar las riendas de su propia vida, que tienen difícil superar sus problemas de incomunicación, de aceptación del paso del tiempo y de desamor.

6/10
El triunfo

2006 | El triunfo

El Nen sueña con triunfar en el mundo de la rumba, género musical en el que destacó su padre. Pero pronto va a descubrir que la relación de su madre con el Gandhi, una especie de `padrino´ mafioso en su barrio, tuvo bastante que ver con la `desaparición´ de su padre durante muchos años. La catalana Mireia Ros hizo en 1997 una pequeña película, La Moños, que era una delicia. Aquí se le va un poco la mano en una historia de sentimientos desgarrados y ex legionarios a los que se les va `la olla´, aunque la directora muestra su buen gusto en momentos como el de los créditos iniciales del film.

3/10
El dominio de los sentidos

1996 | El dominio de los sentidos

Peculiar película que supone el debut tras las cámaras de cinco directoras catalanas. La idea es realizar una película unitaria que conste de cinco segmentos independientes, cada uno relacionado con uno de los sentidos. El tono de todos ellos es lógicamente muy sensual, pero especialmente se pone el énfasis en su relación con el erotismo. Eva lame todo lo que quiere conocer, también lo relacionado con los hombres. Una estudiante de danza vive una relación táctil con una escultora invidente. Esther disfruta espiando a una pareja. Veïna experimenta escuchando sonidos. Una chica se excita oliendo y así elige a los hombres.

4/10

Últimos tráilers y vídeos