IMG-LOGO

Biografía

Stephen Dillane

Stephen Dillane

63 años

Stephen Dillane

Nació el 27 de Marzo de 1957 en Londres, Reino Unido
Filmografía
Alex Rider

2020 | Alex Rider | Serie TV

Alex Rider es un adolescente huérfano que vive en Londres con su tío Ian. Alex va cada día al instituto, pasa el tiempo con su mejor amigo, Tom, y acude a fiestas donde intenta encajar, divertirse y no hacer el ridículo ligando con la chica que le gusta. Un adolescente como otro cualquiera si no fuera porque es bastante más listo de lo normal, cuestiona todo y tiene una sorprendente facilidad para escalar muros, perseguir coches con la bici o colarse en el colegio para recuperar el móvil de su amigo. Pero hay algo que a Alex no le encaja del todo. Una serie de incidentes le lleva a sospechar que su tío no es quien dice ser y Alex se encuentra de forma inesperada con una realidad completamente diferente a la que había conocido: toda su vida se ha estado preparando, sin saberlo, para convertirse en un espía.

Entre la razón y la locura

2019 | The Professor and the Madman

Notable debut en la dirección del cineasta nacido en Irán Farhad Safinia, que escribió para Mel Gibson el guion de Apocalypto. Adapta el libro de Simon Winchester, que documenta con magnífica recreación de la época y acertadísimo reparto, hechos reales acerca de la confección del Diccionario de Inglés de Oxford, una titánica tarea que llevó más de 50 años, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Se centra sobre todo en cómo se cruzan los caminos de dos personajes que parecen completamente dispares: James Munray, editor del diccionario, sabio en lenguas a pesar de no tener titulación universitaria, feliz padre de familia numerosa y hombre de fe; y el doctor W.C. Minor, recluido en el manicomio de Crowthorne en Berkshire, enajenado mental que en un momento de manía persecutoria asesinó a un hombre. Cuando Munray pide la ayuda de miles de voluntarios desinteresados, para que documenten con citas de textos históricos el posible origen y uso de las palabras del diccionario, uno de los más activos resulta ser Minor; la tarea parece incluso servirle de terapia, al mismo tiempo que desea reparar el daño causado a la viuda e hijos del asesinado traspasándoles la integridad de su pensión. Safinia sabe manejar bien el libreto firmado por John Boorman, Todd Komarnicki y él mismo, que sabe tocar palos diversos con gran sabiduría. Así, habla de razón y locura, pero también de fe y ciencia, y de la fuerza del amor, el perdón y la reparación, conceptos muy presentes a lo largo de la narración, y que nunca están metidos con calzador o con la intención de ofrecer moralina barata. Late la capacidad del hombre, por muchos horrores que pueda cometer, de alcanzar la redención, tocado por la gracia y por la caridad de los que se mueven a su alrededor. Y además se pinta bien las dificultades con la que toca moverse en el mundo académico, donde la exigencia de resultados a toda costa, y los celos y rivalidades, pueden poner en peligro las empresas más honrosas. Da gusto ver lo bien que están introducidas las citas literarias, en la medida justa, y que ilustran no solo el origen de una palabra, sino también las situaciones que afrontan en un momento dado los personajes. El reparto está sencillamente espléndido, con dos colosos como Mel Gibson y Sean Penn, el profesor y el loco doctor, en los momentos en que comparten escena saltan las chispas de la emoción. Están también muy bien el resto de personajes secundarios: la viuda interpretada por Natalie Dormer, la esposa de Murray a la que da vida Jennifer Ehle, Eddie Marsan como el vigilante del manicomio que descubre el valor de la misericordia, o los distintos actores que dan vida a profesores y académicos, donde destaca Steve Coogan.

7/10
El rey proscrito

2018 | Outlaw King

Película basada en hechos históricos, que bien podría venderse como "la secuela de Braveheart", aunque Mel Gibson y compañeros no tengan que ver nada con ella, lo que se nota en un resultado que no pasa de "normalito". Narra las andanzas de Robert Bruce, que fue guerrero rey de Escocia de 1306 a 1329, y es considerado como uno de los adalides de la independencia de Escocia, por delante de William Wallace, el personaje del film citado de Gibson, y que aquí aparece muerto y con sus restos exhibidos como trofeo casi al principio de la historia. De modo principal se describe el segundo matrimonio del viudo Robert, y su larga lucha contra los crueles ingleses, primero contra Eduardo I, que no honra los acuerdos concertados para la paz, y luego contra su hijo y sucesor Eduardo II, al que se enfrenta en la decisiva batalla de Bannockburn en 1314. Después de sorprender en 2016 con Comanchería, había ciertas expectativas con el nuevo film que dirigiría David Mackenzie, que vuelve a repetir con uno de los actores, Chris Pine. Y ciertamente, hay un gran esfuerzo de producción, a la hora de recrear la época, y en las escenas de muchedumbres y batallas. Pero se pierde gran parte del elemento humano, insistiendo en escabechinas hemoglobínicas, destripamientos incluidos, abundan los enfrentamientos armados y las ejecuciones sobre la marcha, y las caminatas y cabalgadas por el fango, hasta resultar todo cansino. Desde luego, en el lado inglés, lo único que tenemos son auténticos "carniceros", sedientos de acumular y conservar el poder sobre las islas. Mientras que el Robert de Pine es más humano, también con su hijita y su nueva esposa, pero le falta quizá algo de empaque y gravedad, la mezcla entre popularidad entre la gente llana, hombre hogareño y líder con gancho, no acaba de dar un personaje totalmente creíble, al que seguirías hasta el fin del mundo. Tampoco ayuda el discurso de supuestos aires épicos, antes de la gran batalla, que palidece ante el célebre shakespereano de Enrique V, e incluso ante el de Braveheart. En tal tesitura, los hombres que siguen al rey de Escocia no están mejor definidos, de modo que el conjunto resulta insatisfactorio.

5/10
El instante más oscuro

2017 | Darkest Hour

Mucho antes de la magistral Dunkerque, el realizador Joe Wright había resumido la batalla en un único –pero brillante– plano secuencia playero, en Expiación, su segundo trabajo. Después de que el film de Christopher Nolan haya reavivado el interés de la industria audiovisual por la Segunda Guerra Mundial, el británico retoma la evacuación de las tropas aliadas en la ciudad portuaria, que tiene un peso clave en este biopic del carismático primer ministro de su país durante el conflicto. El instante más oscuro llega en un momento en el que parecía tenerlo complicado por saturación, tras la excelente acogida de The Crown, donde le interpretaba un inmenso John Lithgow, y Churchill, con otra increíble transformación, esta vez por parte de Brian Cox. Sin embargo, acierta al centrarse en un momento distinto de la vida del líder británico más valorado de todos los tiempos, cuando en 1940 el parlamento fuerza la dimisión del primer ministro, Neville Chamberlain, que no ha sabido gestionar la amenaza de Adolf Hitler. Su partido se ve obligado a elegir como sustituto a Winston Churchill, desprestigiado por instigar la desastrosa batalla de Gallipoli durante la Gran Guerra, cuando ejercía como Primer Lord del Almirantazgo, pero que es el único de sus candidatos que acepta la oposición. El hombre que ha dirigido excelentes dramas de época como el citado, o Anna Karenina y Orgullo y prejuicio, demuestra que domina el género, haciendo gala de hallazgos visuales, no tan excesivos como el de la costa, pero sí los suficientes para crear tensión en una historia que transcurre en escenarios cerrados; pocas veces se ven detalles del frente, aquí estamos ante un thriller político en el que la principal guerra se libra entre el protagonista y sus rivales. Aprovecha que cuenta como colaboradores a los inspirados Bruno Delbonnel, habitual director de fotografía de los hermanos Coen y Jean-Pierre Jeunet, y Dario Marianelli, su músico de siempre. Con esto le saca gran partido al guión, absolutamente redondo, del especialista en vidas reales Anthony McCarten (La teoría del todo), que consigue meter al espectador del siglo XXI en el pensamiento de la época, cuando aún se podía llegar a pensar que Hitler podría tener clemencia con Inglaterra si se rinde a tiempo. En este contexto los políticos –a los que se da un varapalo por estar más pendientes de su silla que de otra cosa– piensan que resulta estéril plantar cara a los nazis en solitario, pues el resto de países que le hacen frente han caído o están a punto de hacerlo. Resulta impresionante el trabajo de Gary Oldman, a priori una opción nefasta para interpretar al protagonista por su absoluta falta de parecido. Pero pese a la extremada caracterización, a base de maquillaje prostético, el actor consigue resultar creíble sin perder expresividad, y sobre todo humanizar a un personaje mitificado por su peso en la historia. Estamos ante uno de esos trabajos milagrosos que se recuerdan siempre. Contra todo pronóstico, no eclipsa a los eficaces secundarios, realiza un brillante trabajo Kristin Scott Thomas, como Clemmie, la cariñosa esposa, y hasta se echan de menos más escenas de Ben Mendelsohn (brillante villano en Rogue One, una historia de Star Wars), como un Jorge VI que en principio contempla al Primer Ministro con recelo por no haberle apoyado durante la abdicación de su hermano (aquí se ofrece una versión más realista de la relación entre ambos que en El discurso del rey). Por último, Lily James sale airosa del reto de interpretar a una figura omnipresente en los últimos Churchill, la de joven secretaria que sufre la ira del mandatario, por su carácter gruñón, pero que consigue que poco a poco se dulcifique. Se articula en torno a la necesidad de reunir valor y plantar cara a las amenazas pese a que haya que realizar grandes sacrificios, cuando se corre el riesgo de fenecer. Merece un diez la secuencia capriana del metro, que difícilmente pudo ocurrir en la vida real, pero que no sólo resulta conmovedora, sino que resume muy bien lo que supuso la figura de Churchill.

8/10
Mary Shelley

2017 | Mary Shelley

Biopic sobre la creadora de “Frankenstein”, Mary Shelley, que llega justo en el bicentenario de la publicación de la emblemática obra. Tiene detrás de la cámara a otra inesperada mujer, la originaria de Arabia Saudí aunque formada en Egipto y Australia Haifaa Al-Mansour, quien debutó con cierta fuerza gracias a La bicicleta verde. La historia que ahora la ocupa se diría que está a años luz de su experiencia vital, pero quizá ha podido identificarse con los esfuerzos de una mujer por no verse ahogada en un mundo de hombres, empezando por conceder la autoría de su Frankenstein inicialmente a su amante y después marido, el poeta Percy Bysshe Shelley. En cualquier caso el guión original era ajeno, de la desconocida Emma Jensen, luego Al Mansour le habría concedido sus toques personales. El film se centra sobre todo en la peripecia personal de la protagonista, casi una adolescente, a la que da vida con corrección Elle Fanning. Y describe con mirada comprensiva y triste sus penalidades al quedarse huérfana de madre y tener que soportar a una madrastra imposible, y su relación con un hombre casado, el ya mencionado Percy Bysshe Shelley, de quien adoptará su apellido. De modo que se intenta construir la atmósfera melancólica donde habría crecido Mary, con sus visitas a la tumba materna, y los anhelos de un amor sin límites, mientras disfruta de la lectura y acomete sus primeros textos. En su estilo de vida libertino, la chispa incontenible de la pasión, arrastrará consigo a su hermanastra, lo que tendrá consecuencias imprevistas, quizá sea la hora de madurar. Todo este torbellino de emociones, se nos quiere señalar, contribuyen a la creación de Frankenstein, el monstruo nacido con pedazos de distintos cadáveres, la propia autora se vería reflejada en ese monstruo, sensible pero con sentimientos e inclinaciones contrapuestas. La idea, responda a la realidad o no, resulta interesante, pero el modo de plasmarla fílmicamente no atrapa, los personajes resultan demasiado estereotipados, no acaban de cobrar vida en una trama algo fría y envarada, desarrollada cansinamente, donde resulta difícil despertar la deseada empatía.

5/10
Juego de tronos (5ª temporada)

2015 | Game of Thrones | Serie TV

Tras la muerte de Tywin, su progenitor, Cersei y Jaime tratan de tomar las riendas del clan de los Lannister. Mientras, Tyrion ha huido a Pentos con Varys. Jon Nieve trata de conseguir que Mance Rayder, el Rey-Más-Allá-Del-Muro se una a Stannis Baratheon, pero éste se niega. La quinta temporada de la famosa serie sigue en su línea, mostrando las conspiraciones para hacerse por el poder de los personajes principales, contraponiendo la extrema lealtad a sus principios de algunos personajes, como Brienne de Tarth o Jon Nieve, a la extrema mezquindad de otros. A pesar del estancamiento de alguna subtrama, mantiene el nivel esperado por los numerosos fans.

5/10
La noche más oscura (Zero Dark Thirty)

2013 | Zero Dark Thirty

El 11 de septiembre de 2001 el mundo cambió para siempre. Pero sobre todo cambió el modo en que Estados Unidos se iba a enfrentar al terrorismo a partir de entonces. Eliminar a los responsables de las masacres se convirtió en el primer objetivo de un país encolerizado y fuera de sí. Millones de dólares, de recursos y de agentes se pusieron manos a la obra. Diez años después las noticias del mundo entero se hicieron eco de la muerte de Osama Bin Laden, el jefe de Al Qaeda. Este film es una crónica de más de dos horas y media acerca de esos años. El hilo conductor es Maya, una joven agente de la CIA que es enviada desde Washington hasta Pakistán para obtener pistas acerca del paradero de Bin Laden. Una vez allí los esfuerzos de Maya se centrarán en la búsqueda de un hombre, Abu Ahmed, presumiblemente el correo de Bin Laden. Maya está segura de que encontrándole a él podrán llegar hasta su objetivo número uno. La noche más oscura tiene un comienzo discreto, quizá poco imaginativo, que remite a las típicas películas de denuncia, con esas primeras secuencias tan sucias, tan desagradables, de las torturas que los estadounidenses infligen a los presos para sacarles información; sin embargo, tal impresión inicial es un espejismo, porque poco a poco todo va adquiriendo una inusitada intensidad, una visión más amplia, más traumática, hasta llegar al impactante clímax final, ya en escenario bélico, visión nocturna de por medio, con el objetivo claro de abatir al hombre más buscado del mundo. Entre medias, muchos días, años, de pesquisas, de interrogatorios, de testigos, de decisiones, de muertes, de atentados en diferentes países. Después de En tierra hostil, la oscarizada Kathryn Bigelow vuelve a demostrar que se ha convertido en una directora muy, muy seria. Sigue buscando el hiperrealismo, que en este film está remarcado con la efusión con movimientos de cámara a menudo nerviosos y una planificación cuidadísima para que parezca “descuidada”, real, como si viéramos un trozo de lo que ocurre en el enorme puzzle de los conflictos bélicos, del terrorismo, del mundo de los agentes, de las cárceles secretas e inhumanas, de las reuniones de despacho, etc., con encuentres abiertos y una tendencia enorme a cambiar de localizaciones, no vaya a ser que la cosa resulte aburrida o previsible... En este aspecto destaca el buen uso temporal de la historia, que no acusa debilitamiento alguno pese a abarcar desde 2001 hasta 2011, y que va situando al espectador en numerosos lugares del planeta –aunque centre su base de operaciones en Pakistán y Estados Unidos–, mostrando los hechos que en ese momento suceden, sus investigaciones y avances en cuanto a las pistas que llevan hacia el posible paradero de Bin Laden. Para realizar el film, el equipo de Bigelow ha contado con información privilegiada acerca de los hechos reales que llevaron a la localización y muerte del jefe de Al Qaeda. Y parece bastante lógico que todo lo que se cuenta sea más o menos lo que ocurrió. Porque hay en La noche más oscura algo que llama mucho la atención: el poco interés que se presta a la investigación propiamente dicha. En el fondo, todo el film es una investigación, pero a Bigelow no le interesa mostrar las migas de pan que llevan al objetivo, ni trasladar al espectador una serie razonamientos que ofrezcan a lo Sherlock Holmes la solución matemática de la ecuación. Para Bigelow y su guionista Mark Boal (que ya trabajó con ella en En tierra hostil) cuenta la intensidad de esa investigación (que en realidad es la obsesión de todo un país, y así se enfatiza), las vivencias traumáticas de sus personajes protagonistas, la presión a la que están sometidos, sus tomas de postura, sus crisis, sus enfrentamientos, su frustración. Resulta genial el dibujo a trazo grueso que hace del organigrama de la CIA, donde cada uno cree una cosa, donde todo son dudas y la presumible infalibilidad del mejor sistema de espionaje del mundo se desmorona al revelarse simplemente como ineficiente. Y donde, al final, quien tiene el poder de decisión es capaz de doblegarse ante una sola persona con verdadera seguridad en sí misma. Jessica Chastain ofrece excelentes secuencias con este enfoque gracias a su portentosa interpretación de Maya, de una altura que raya la perfección. El Oscar llama a su puerta. Pero, lógicamente, para que La noche más oscura pueda ser tenida en consideración ha de poner en la picota toda la sucia realidad de la lucha contra el terrorismo. Aquí no hay casi nada para la galería. Todo es directo, despiadado, frío. No se esconden las intenciones inmorales, asesinas, de la CIA, a quien sólo interesa llegar a hasta su objetivo, da igual las vidas que siegue en su camino. Se muestra la falsedad de la Casa Blanca, pero Bigelow lo hace con enorme displicencia y a la vez sabe enfocar (o desenfocar) la mirilla para huir del puro maniqueísmo y, así, muestra, por ejemplo, cómo la inhumanidad de la tortura también acaba pasando factura a los verdugos. Visualmente el film está tan cuidado como todo lo demás aunque hay momentos destacados y de un atroz realismo, como en la escena del atentado del restaurante o en la incursión final en Abbottabad. Desde luego lo más llamativo es ese peculiar aire documental que se imprime a toda la narración, hecho que adquiere mayor entidad a la hora de sembrar la historia de numerosos personajes, sin que ninguno, salvo la Maya de Chastain, se lleve la gloria. Así, con un elenco de actores excelentes en papeles menores –Jennifer Ehle, Stephen Dillane, Mark Strong, James Gandolfini, etc.– la narración aumenta en verosimilitud a la hora de ofrecer una trama equilibrada que quiere acercarse lo más posible a lo que ocurrió en la realidad.

8/10
Juego de tronos (3ª temporada)

2013 | Game of Thrones | Serie TV

Mientras, Mance Rayder y su ejército de salvajes continúan su inexorable marcha hacia el sur, más allá del muro. Por su parte, Daenerys Targaryen, al mando de tres dragones, trata de formar un ejército para reclamar el Trono de Hierro. La tercera temporada de Juego de tronos, la exitosa serie de HBO, basada en los libros de George R.R. Martin, mantuvo el nivel esperado. Destacan los esfuerzos del actor Nikolaj Coster-Waldau por humanizar a su hasta ahora maquiavélico personaje. La trama desemboca en la Boda Roja, uno de los momentos más impactantes de la reciente historia televisiva.

6/10
The Tunnel

2013 | The Tunnel | Serie TV

Un policía británico y una policía francesa, con personalidades completamente opuestas y con métodos de trabajo muy diferentes, tendrán que hacerse cargo de la investigación de un cadáver aparecido en la frontera del Eurotúnel. Medio cuerpo está en Francia y la otra mitad, en Reino Unido.

Juego de tronos (2ª temporada)

2012 | Game of Thrones | Serie TV

El joven y cruel Joffrey Baratheon ocupa el Trono de Hierro. Jon Nieve se integra en una expedición hacia el norte de la Guardia de la Noche. Mientras, la pequeña Arya Stark viaja de incógnito para reunirse con los suyos en Invernalia. Su hermano Robb dirige la guerra contra los Lannister, mientras que entra en escena un nuevo contendiente, Stannis Baratheon, que reúne un ejército para conquistar Poniente. Esta temporada de la exitosa serie Juego de tronos adapta más o menos fielmente la novela "Choque de reyes", segunda entrega de la saga "Canción de hielo y fuego", de George R.R. Martin. Pero no cuenta con el efecto sorpresa de su predecesora, y acaba desarrollando demasiadas tramas que a veces parecen enlazadas aleatoriamente. Además, acusa la desaparición de algún personaje, como Eddar Stark (Sean Bean). En general ocurren menos acontecimientos de interés que en el arranque de la serie, pues la acción parece concentrarse en las campañas bélicas. Se mantiene, eso sí, el tono hiperviolento y sexualmente subido de tono que parece el sello inequívoco de HBO.

5/10
Perfect Sense

2011 | Perfect Sense

Los habitantes de todo el planeta están siendo rápidamente infectados por un extraño virus en plena mutación que va atacando uno a uno todos los sentidos. Primero el olfato, luego el gusto... En medio de todo el caos Susan, una experta viróloga que estudia el suceso, conoce a Michael, un talentoso chef, de quien se enamorará inmediatamente. Mientras los sentidos se desvanecen a su alrededor ambos lucharán por salvar su creciente pasión

Miss Marple (5ª temporada)

2010 | Agatha Christie's Marple | Serie TV

Quinta temporada de las erie protagonizada por Miss Marple, la célebre investigadora creada por Agatha Christie, aquí interpretada por Julia McKenzie. Reúne cuatro episodios correspondientes a cuatro novelas independientes. En "El misterio de Pale Horse" un amigo sacerdote de la señorita Marple es asesinado a golpes tras visitar a una mujer agonizante; en "El secreto de los Chimneys" la investigación se centra en los enigmas que rodean el pasado de una famosa casa solariega, con robos de diamantes y asesinatos incluidos; en "El geranio azul" una mujer altamente supersticiosa muere tras ser avisada por una médium de su inminente fallecimiento, pero Marple sospecha de algo turbio; y en "El espejo se rajó de lado a lado" una estrella de Hollywood y su marido se mudan a St. Mary Mead, pero su mundo se viene abajo cuando un fan muer envenenado durante una fiesta en el jardín.

6/10
44 Inch Chest

2009 | 44 Inch Chest

Intenso (y rarito) film, cuya mayor peculiaridad es que parte de un planteamiento muy simple que se alarga en el tiempo hasta completar todo el metraje. El director Malcolm Venville debuta en el largo adaptando una idea original de los guionistas Louis Mellis (Blueberry) y David Scinto (Sexy Beast). La cosa va del insoportable dolor que produce en un hombre la infidelidad de su mujer. El mundo de Colin Diamond (gran papel de Ray Winstone) se viene abajo después de que su mujer le dice que sus veintiún años de matrimonio se han acabado porque se ha enamorado de otro hombre. El atribulado marido no da crédito a la noticia y cae en estado de desesperación. Cuatro camaradas suyos (los cinco forman una especie de banda gangsteril de tipos perdedores, desequilibrada, frívola y surrealista) darán caza al amante y en un cochambroso piso se dispondrán a hacerle pagar por su fechoría amatoria e incitarán a Colin para que le dé muerte poco a poco. Pero como todo depende de lo que quiera Colin, tendrán que esperar a su decisión. Él es el ofendido y él manda. Y en ese miserable cuartucho Colin sufrirá una verdadera tortura interior preguntándose las razones que le han llevado hasta ese lamentable estado. ¿Qué ha hecho para merecer algo así? ¿Amar demasiado a su esposa? ¿Y ahora ella le arranca el corazón y lo tira como si nada? La rabia y el dolor que siente son insuperables. La película (cuyo título podría entenderse como "Un metro de entrañas") tiene a su favor el atractivo planteamiento. Sin embargo, da la sensación de que Venville no sabe qué inventar para alargar el desarrollo de la historia: escenas oníricas, recuerdos varios, tanta charleta de los amigos, etc. Además, aunque no hay ninguna explicitud visual, el soez y constante vocabulario de los personajes es de una procacidad desagradable y, al fin, agotadora. En el plano formal hay un soberbio ejercicio de estilo, con un acertado uso de la cámara dentro de una puesta en escena realista, opresiva y violenta, donde la casi totalidad de los planos tienen lugar en una sola habitación. Eso, junto a la intensidad generada y al loable trabajo de los actores, todos ellos de grandísima reputación, con especial mención al protagonista, conforman lo mejor de la película.

4/10
Sturm

2009 | Sturm

Un general, criminal de guerra en la antigua Yugoslavia, es detenido. Tres años después, cuando arranca su juicio en el Tribunal de La Haya, el caso parece venirse abajo por el suicidio de un testigo principal, cuya declaración contenía algunos agujeros importantes, no bien estudiados en la fase procesal. Lo que provoca la ira de la fiscal Hannah, que ahora debe encontrar pruebas en una carrera contra el reloj para que no se le escape el acusado. Podría ser clave el testimonio de la hermana del suicida, casada y con un niño, que tiene terror a contar lo que sabe. La película de Hans-Christian Schmidt es más interesante por lo que cuenta, que por su ejecución. El cineasta alemán opta por un enfoque realista, casi documental, sin excesos hollywoodienses. Lo que está bien... hasta cierto punto, pues la decisión de renunciar a una partitura musical se nos antoja desacertada, el resultado es demasiado frío. De modo que el dramatismo queda en las solas manos de los actores, entre los que brilla sobre todo Anamaria Marinca De todos modos, se plantean con verosimilitud los dilemas de un tribunal que puede buscar una solución de compromiso en un caso que impide que se haga verdadera, o al menos total, justicia. En efecto, se combinan las dificultades técnicas -la falta de pruebas- con las cuestiones políticas, las presiones de estilo mafioso o el deseo de mantener el prestigio del alto tribunal.

5/10
Red Mist

2009 | Freakdog

Para el taciturno y solitario Kenneth, la vida en el hospital donde trabaja se ha convertido en una serie de interminables vejaciones y mofas por parte de un grupo de ambiciosos estudiantes de medicina. Cuando estos deciden darle una lección, algo se les va de las manos y terminan dejando a Kenneth en coma. Con gran sentimiento de culpa, una de las estudiantes decide intentar salvar su vida administrándole un cóctel de drogas sin testar. En lugar de curarle, la droga impulsa a Kenneth hacia una experiencia extracorpórea que le permite habitar temporalmente el cuerpo de otras personas y, a través de ellos, vengarse de los que le dejaron en estado vegetativo.

John Adams

2008 | John Adams | Serie TV

Valiosa serie histórica de HBO basada en la obra sobre John Adams de David McCullough, que mereció el Premio Pulitzer. Entre sus productores se encuentra Tom Hanks, actor que ha respaldado muchos proyectos sobre la historia de los Estados Unidos, como Hermanos de sangre y The Pacific. Recibió numerosos galardones, sobre todo en los Emmy y en los Globos de Oro. Sigue los primeros 50 años de los Estados Unidos a través de uno de sus protagonistas menos conocidos, John Adams, uno de los firmantes de la Declaración de Independencia, considerado con toda justicia padre fundador, y segundo presidente después del doble mandato de George Washington. La serie dirigida por Tom Hooper y escrita por Kirk Ellis presenta muchas virtudes, pero quizá la principal es su perfecto entrelazamiento entre los acontecimientos históricos y la peripecia personal de John Adams, lo que incluye la historia de amor, más de 50 años, con su esposa Abigail, y las satisfacciones, decepciones y sufrimientos deparados por sus cuatro hijos. Todo presentado con ajustado realismo y un formidable diseño de producción. Ha tenido la suerte Hooper de contar con un generoso presupuesto y con más de nueve horas para contar los hechos, pero eso no quita su mérito para pintar a un personaje con el que, evidentemente, simpatiza, pero del que también muestra sus limitaciones. Así, es muy interesante conocer su trayectoria inicial como abogado, en que asumió la impopular tarea de defender a los soldados británicos que dispararon a una muchedumbre soliviantada en la llamada matanza de Boston. La serie pinta a Adams como un verdadero patriota, una mente clara, y un hombre religioso y amante de su familia. Pero también aparece su falta de diplomacia para alcanzar los resultados deseados, cierta terquedad, y la dificultad de perdonar acciones que considera imperdonables. Si el trabajo de Paul Giamatti como Adams es formidable, no lo es menos de Laura Linney como mujer fuerte, que ha de soportar la separación de su esposo por largos períodos, y acometer difíciles decisiones para asegurar el bienestar de su prole. Sería prolijo mencionar al resto de un grandísimo reparto, pero quizá merece la pena destacar a David Morse como un George Washington como investido de aureola de héroe imprescindible de la revolución; a Stephen Dillane como un Thomas Jefferson decisivo en la redacción de la Declaración de Independencia, pero cuya adhesión a la causa de la Revolución francesa marca las distancias con Adams; y a Thomas Wilkinson como Benjamin Franklin, incomensurable como el político experimentado que ve con horror la falta de tacto de Adams en París. El trabajo de ambientación es increíble, con un hábil recurso de los efectos digitales, y el cuidado de los detalles más nimios en vestuario y decoración. También destaca la audacia de los numerosos encuadres inclinados, una forma muy visual de señalar los años convulsos en que se forja una nación recién nacida; y la épica partitura, que acompaña muy bien a las imágenes.

7/10
¡Goool! 2: Viviendo el sueño

2007 | Goal! II: Living the Dream

Segunda entrega de la trilogía futbolística iniciada en 2005 con ¡Goool!, que no tuvo el éxito esperado. A pesar de todo, los productores Mike Jefferies y Matt Barrelle tienen previsto seguir adelante con la tercera y última parte. Éstos llegaron a un acuerdo con la FIFA, por el que les han permitido filmar en escenarios reales, con los jugadores del Real Madrid. Los aficionados al fútbol se darán cuenta de que en el tiempo trascurrido entre el rodaje y el estreno del film han cambiado muchos de los jugadores estrella del club blanco, e incluso su presidente, que también tiene un papel destacado. El club pierde un importante partido contra el Barcelona, su eterno rival (quizás por esta razón ha aceptado filmar la película un director catalán). Para tratar de mejorar los resultados, los directivos del Real Madrid deciden fichar al mexicano Santiago Muñez, jugador del Newcastle que está realizando una excelente temporada. Muñez está a punto de casarse con su novia, Roz, que trabaja como enfermera en Newcastle, ciudad que ambos adoran. Pero jugar en el Madrid es el sueño de cualquier futbolista, por lo que Muñez acaba aceptando la oferta. Una vez en la capital de España se reencuentra con Gavin Harris, un viejo conocido que también juega en el mismo equipo, pero que vive una sequía goleadora. Sigue el patrón básico del cine deportivo, al presentar deportistas en crisis que poco a poco se esfuerzan hasta llegar a la gran final. Todo es predecible en exceso, y algún personaje real se muestra poco natural ante las cámaras, sobre todo Florentino Pérez, el ex presidente. Algunos detalles resultan poco verosímiles (el gol de Alessandro Nivola sería “fuera de juego”, la final de la Champions League se juega en el campo de uno de los finalistas, algo que sería difícil que ocurriera en la realidad). Pero es un acierto haber fichado como director a un español, Jaume Collet-Serra (La casa de cera), un director muy imaginativo a nivel visual. Su film es bastante positivo al mostrar el valor del esfuerzo y de la superación personal, no sólo en el deporte, sino también para que no se deterioren las relaciones personales. Critica de forma tajante la parte frívola del mundo del deporte profesional, es decir todo lo relativo a las fiestas salvajes, la obsesión por el sexo, el derroche monetario... Logra especial emotividad la subtrama en que el protagonista descubre que en la capital de España vive su madre, que le abandonó cuando era pequeño.

5/10
Savage Grace

2007 | Savage Grace

Película basada en hechos reales, se supone que muy conocidos, aunque no sabemos dónde... El film sigue los pasos de un matrimonio, el de Barbara Daly y su esposo Brooks Baekeland, desde el nacimiento de su hijo Tony en 1948, hasta un trágico suceso (muy conocido, repetimos, se supone) acontecido en 1972. Con ritmo cansino se nos pinta a una familia disfuncional; ella se supone que ha hecho una boda con un buen partido, pues Brooks pertenece a un linaje que ha hecho fortuna con el invento de la baquelita, así llamada a partir de su apellido; pero el caso es que Barbara es un poco rarita, y tiende a ser protagonista de escenas embarazosas ante sus amigos de la alta sociedad; y Brooks es brusco y nada comprensivo. En tan poco acogedor hogar crece Tony muy pegado a las faldas de su madre, y desarrollando una ambigüedad sexual en la que, como se dice vulgarmente, parece que le gusta "la carne y el pescado"; y la madre prefiría la faceta "carnívora", lo que produce tensiones.Tom Kalin sonó allá por 1992 con Swoon, una película de temática gay, terreno en el que se ha desarrollado su producción posterior, aunque en vídeo, y por tanto con una difusión aún más limitada. Aquí reincide en la cuestión en lo que algunos quieren ver ya como un subgénero, el "queer cinema", o películas de temática homosexual. Recorre toda la trama un aire malsano, de personajes poco equilibrados, y la cosa no atrapa porque no tenemos nada claro adónde nos quiere llevar el director, o su guionista, Howard A. Rodman, que se ha basado en un libro escrito por Natalie Robins y Steven M.L. Aronson. Da pena ver metida en este proyecto a una actriz como la copa de un pino, Julianne Moore, sin duda lo mejor del film, que insufla credibilidad a su poco definido personaje. La producción ha contado con capital español en la producción, y se dejan ver varios actores hispanos en el metraje: desnuda Elena Anaya, vestida Belén Rueda, y en plan gay y el que mejor lo hace, Unax Ugalde. Irrita el erotismo insistente de la cinta, por ejemplo con la escena de trío que aúna todo tipo de combinaciones, adulterio, homosexualidad e incesto.

3/10
Klimt

2006 | Klimt

Fallida aproximación a la vida de uno de los más célebres pintores de principios del siglo XX, el austriaco Gustav Klimt (1862-1918), famoso por su simbolismo pictórico y su vida personal licenciosa. La película arranca con el pintor agonizando en un sanatorio de Viena, donde de alguna forma rememora ciertos momentos de su vida y de su relación con algunas personas, como "sus mujeres" Emilie Flöge, Mizzi o Lea De Castro (mujer real o imaginaria, convertida en verdadera obsesión del pintor), el extraño secretario, o celebridades de la época como el pintor Schiele o el cineasta Georges Méliès. El cineasta chileno Raúl Ruiz rueda en interiores recargados y opresivos y envuelve su película de un aire extravagante o fantasmagórico, que se supone quiere representar el estado de la mente enferma de Klimt, con clara tendencia a la locura. Pero el guión se pierde en una serie de episodios insustanciales que van de lo surrealista, a lo erótico y lo onírico. De paso, Ruiz ofrece una pobre e inmoral visión de la sociedad parisina y vienesa de principios del siglo pasado, que él ejemplifica mostrando mujeres desnudas cada cinco minutos, a cuento de cualquier escena. No es normal que un film de este tipo se pierda en esas banalidades y no intente al menos indagar en el proceso creativo de Klimt, en sus pensamientos íntimos, en sus alegrías y sufrimientos, en sus amores. No hay conflicto y en todo caso lo que se narra no interesa lo más mínimo. El gran John Malkovich hace lo que puede con un personaje etéreo y muy poco atractivo, y que, desde luego, no hace ningún favor a la memoria del biografiado.

2/10
Juego de honor

2005 | The Greatest Game Ever Played

La historia real de Francis Quimete, un joven golfista aficionado y de baja extracción social que, con el apoyo de sus padres, consiguió dar la campanada en el Abierto de Estados Unidos de 1913. Su particular duelo con el campeón británico Harry Vardon, también de condición humilde, durante tres días, fue épico. El actor Bill Paxton demuestra habilidad en la dirección con esta típica historia de superación, que logra hacer lo que parecía imposible: que un enfrentamiento en el campo de golf, donde los contendientes son buenas personas, resulte emocionante. Ayudan, y muchos, los buenos efectos visuales, que nos permiten seguir la trayectoria de la bola de un modo nunca visto hasta la fecha. Los pocos conocidos Shia Labeouf y Stephen Dillane encarnan bien a los dos rivales. El film se suma al subgénero del subgénero deportivo que serían las películas de golf, hasta la fecha representadas por La leyenda de Bagger Vance y Bobby Jones: la carrera de un genio.

5/10
¡Goool!

2005 | Goal

Santiago Munez es un niño mexicano que cruza la frontera ilegalmente con su familia, en busca de una vida mejor en Estados Unidos. Consigo lleva un balón y una foto del mundial de fútbol. Pasa el tiempo, y Santiago ha crecido en Los Ángeles. Aunque sueña con convertirse en estrella del fútbol algún día, su padre piensa que no tiene ninguna oportunidad y prefiere que se centre en los humildes trabajos que debe desempeñar para salir adelante. Mientras juega con un equipo local, se fija en él Glen Foy, futbolista retirado británico del Newcastle, que le augura un prometedor futuro como profesional. Y promete conseguirle una prueba con su antiguo club. Sin que su padre se entere, la abuela de Santiago le compra un billete para ir a Newcastle El cine estadounidense ha conseguido emocionarnos en múltiples ocasiones con deportes que sonaban muy lejanos, como el béisbol y el fútbol americano. Por eso, no resulta extraño la capacidad para emocionar de esta película, con un terreno de juego más familiar, al igual que los clubes, y los problemas asociados a este deporte (estrellas ávidas de juerga que se echan a perder, las ocasiones en que el negocio predomina sobre lo deportivo, etc.). También es una película muy positiva, que invita a mantener la fe y luchar por superarse a sí mismo, y que recoge el valor de la amistad y la unidad familiar. Todo eso permite pasar por alto que resulte previsible, que la realización de Danny Cannon (Juez Dredd) sea algo convencional, que los actores cumplan pero no den recitales interpretativos, y que se noten demasiado los balones creados por ordenador en algunas escenas.

6/10
Haven

2004 | Haven

En las Islas Caimán, el joven Shy se enamora de Andrea, con quien mantiene una relación a espaldas de la familia de ella. Al lugar llega un sospechoso empresario estadounidense, que ha huido con su hija para escapar de la policía de su país. Antes de las dos últimas entregas de Piratas del Caribe, el actor Orlando Bloom rodó esta mezcla entre drama y cine de intriga, filmado en deslumbrantes escenarios naturales de las citadas islas. Está escrito y dirigido  por el desconocido cineasta Frank E. Flowers (Swallows).

4/10
El rey Arturo

2004 | King Arthur

Los hechos del rey Arturo, la ciudad de Camelot; la espada Excalibur; los poderes hechiceros de Merlín y Morgana; su matrimonio con Ginebra; su amistad con Lancelot y los amores de éste con la reina… han sido trasladados a la literatura y al cine numerosas veces. ¿Pero de dónde nace la figura legendaria de Arturo? El productor Jerry Bruckheimer parte de esta pregunta para elaborar otra de sus superproducciones, esta vez con la arriesgada idea de contar el origen del mito, la historia real del hombre detrás de la leyenda. En el siglo V, el imperio romano aún aguanta las embestidas de los bárbaros. Pero para dominar lugares tan hostiles y lejanos como las islas británicas cuentan con los servicios de los sármatas, famosos jinetes obligados a servir a Roma como pueblo conquistado. Su jefe, Lucius Artorius Castus, salvaguarda junto a sus caballeros el territorio romano de la isla, cuyos límites están marcados por la muralla de Adriano. Durante años han cumplido su cometido de mantener a raya a la tribu nativa de los woads, capitaneada por Merlín, y ya sólo les resta obtener la libertad por los servicios prestados. Pero Roma les pide una última misión, la de rescatar a un importante romano antes de que lleguen las hordas bárbaras del cruel sajón Cerdic. Artorius así lo hace, pero además libera a los presos, entre los que se encuentra una bella guerrera woad llamada Ginebra. Como una declaración de intenciones, la película –que en su versión en DVD se presenta con metraje extendido– se aleja del tono épico y fantástico para narrar los hechos con cierto aire oscuro, sin ápice de magia. Esa atmósfera la traslada a la pantalla con eficacia Antoine Fuqua (Día de entrenamiento), quien ofrece además algunas escenas espectaculares muy bien filmadas, como la del encuentro sobre el hielo o los prolegómenos de la batalla de Badon Hill. Hay matices interesantes, como el deseo de paz de los caballeros, su unidad, la historia del niño o las dudas interiores del protagonista. Y, en pro de la verosimilitud histórica, los personajes están desprovistos de su aura legendaria y, en especial, Clive Owen, en el papel de Arturo, se muestra seco y menos atractivo de lo que su personaje nos tiene acostumbrados. Destaca la vibrante banda sonora de Hans Zimmer.

6/10
Las horas

2002 | The Hours

La filosofía vital de Virginia Woolf en tres tiempos y a lo largo de unas horas, a través del devenir de tres mujeres. Una de ellas es la propia escritora, retirada en su casa a las afueras de Londres en 1929, mientras escribe 'La señora Dalloway', una de sus obras emblemáticas: apática y deprimida, temerosa de la servidumbre, cuyo rostro se ilumina con la visita de su hermana y sus sobrinos. Las horas de las otras dos, a quienes influye de modo decisivo la lectura de la novela de Woolf, transcurren en 1949 y 2001: Laura Brown es una mujer casada y con un hijo, ama de casa aburrida a punto de estallar, pese a su fachada de “feliz mujer americana”; la otra, Clarissa Vaughan, tocaya de la heroína imaginaria de Woolf, vive con una mujer: se separó de su marido, prestigioso poeta enfermo de SIDA, también bisexual, y su vida se encuentra plegada a numerosos convencionalismos. El guión de David Hare adapta con fidelidad la novela de Michael Cunningham, ganadora del Premio Pulitzer. Y su puesta en escena por Stephen Daldry (Billy Elliot (Quiero bailar)) hace que la narración fílmica de tres historias paralelas, donde los ecos de una resuenan en la otra, parezca sencilla. Ello es gracias en parte a unas transiciones muy meditadas, que hacen buen uso de temas e imágenes comunes; y al trabajo interpretativo en su conjunto (todos los personajes tienen más o menos peso específico), en especial de ese trío de féminas encarnadas con poderío por Nicole Kidman, Julianne Moore y Meryl Streep. A nadie puede extrañar que la película, de factura impecable, haya acaparado nueve candidaturas a los Oscar, y que al fin Kidman se haya hecho con la preciada estatuilla a la mejor actriz.

8/10
Spy Game

2001 | Spy Game

Los tiempos cambian. Adiós a la guerra fría y todo eso. Nathan (Robert Redford) lo sabe, con lo cual no le importa demasiado que haya llegado, al fin, la hora de la jubilación. En plena faena de desmontar sus despacho, los jefes le llaman a capítulo: Tom, uno de los cachorros criados en sus pechos, ha sido hecho prisionero en China. Por una cuestión política (las siempre delicadas relaciones entre Estados Unidos y los de los ojos rasgados), la cosa no puede hacerse pública. Motivo por el cual Tom podría ser ejecutado a partir de las próximas 24 horas. Aterrado ante la posibilidad de que su antiguo pupilo sea sacrificado por “razones de interés nacional”, Nathan deberá recurrir a los métodos del espionaje de antaño para lograr su liberación. Tony Scott, el hermano de Ridley, firma uno de sus mejores filmes, junto a Marea roja y Amor a quemarropa. A la hora de narrar, sabe mezclar los hilos narrativos de lo que sucede en China y EE.UU., junto a recuerdos del pasado que nos indican lo que une a maestro y discípulo. Y junto a la apasionante intriga, plantea preguntas acerca de las disyuntivas morales que se presentan a los que se dedican al mundo del espionaje: ¿Pueden tener vida privada? ¿Vale todo? Resulta además muy inteligente la elección del reparto: Pitt parece un buen recambio al espía Redford, y por debajo subyace la idea-interrogante de si lo mismo ocurre entre ambos en lo que se refiere a su trabajo como actores.

7/10
Criminal y decente

2000 | Ordinary Decent Criminal

Dublín. Michael Lynch es un ladrón un tanto especial. Roba a gente adinerada. Realiza unos golpes audaces. Y las autoridades, aunque le tienen enfilado, no logran reunir pruebas para acusarle. Él vive en un barrio popular, y se podría decir que es el típico hombre familiar, si no fuera porque ama a dos mujeres, hermanas. A la opinión pública le cae bien este ladrón, que gusta de las bromas para burlarse de la policía. Pero tanto va el cántaro a la fuente... Entretenida película sobre los gángsteres irlandeses, basada en un personaje real. Kevin Spacey quedó fascinado por Lynch: “Por una parte, está enfrentado con todos los aspectos del "establishment"; por otro, tiene un hondo sentido del deber, de la lealtad y la fidelidad para con la familia. Me interesó esta yuxtaposición. Me gusta interpretar personajes sobre los que el público no sabe que pensar.”

6/10
Bienvenidos a Sarajevo

1997 | Welcome To Sarajevo

Bosnia. La guerra que no cesa. Un país, Yugoslavia, desmembrado. Odios raciales exacerbados. El exterminio sistemático de poblaciones enteras. El horror sufrido por los musulmanes a manos de los serbios. Bien está, ahora que Karazdic y compañía empiezan a ser juzgados por crímenes de guerra, la llegada de un film que nos muestra la barbarie de la que es capaz el hombre. Pero también, y menos mal, hay un rayito de esperanza. Pues Henderson, un periodista que cubre la guerra en Sarajevo, está dando a conocer a la opinión pública la tragedia concreta de un grupo de niños, refugiados en un orfanato. Y hasta se planteará adoptar a una chiquilla. El tono documental del film ayuda a acrecentar el realismo, mientras que los actores, sin aspavientos, están en su sitio.

7/10
A la luz del fuego

1997 | Firelight

Prepara el pañuelo para ver este folletín de época. En el invierno de 1838 un aristócrata se encuentra con una mujer con el exclusivo propósito de que le dé un hijo; su esposa, en estado de coma, no puede darle descendencia. Años después ella, que es institutriz, consigue trabajo en casa del aristócrata: su gran ilusión materna es conocer al hijo de sus entrañas. El film es el debú en la dirección de William Nicholson (guionista de Tierras de penumbra), que obtuvo en el festival de San Sebastián el Premio Especial del Jurado y el Premio a la Mejor Fotografía. Protagoniza la actriz francesa Sophie Marceau.

4/10
Déjà Vu

1997 | Déjà Vu

Dana Howard (Victoria Foyt), es una estadounidense que hace un viaje a Europa donde conoce a Sean (Stephen Dillane), ambos desarollan sentimientos por el otro. Aunque ambos ya tienen relaciones, Dana empieza a ver a Sean como su verdadero amor. Esto le recuerda a una historia que le contó una desconocida en un viaje a Jerusalén que realizó de joven. El film encarna a la perfección el sentimiento de un recuerdo sobre algo que sabes como terminará pero, que en esta ocasión tienes la oportunidad de cambiar su final.

7/10
Corazones robados

1996 | Two If by Sea

Frank, ladrón de obras de arte, intenta robar un cuadro de cuatro millones de dólares. En la trama se verá involucrada su novia, una cajera humilde. Ligerísima comedia romántica al servicio de Sandra Bullock.

5/10
Hostages

1993 | Hostages

Producción televisiva que narra algunos de los secuestros que se produjeron en Líbano en la segunda mitad de los ochenta. Los terroristas cogieron por costumbre secuestrar a ciudadanos occidentales para acabar con la presencia de sus países en la zona. El protagonista de esta historia es Terry Anderson, un periodista que estuvo secuestrado entre 1985 y 1991. Los dolorosos hechos reales expuestos en la película la relacionan estrechamente con otro título que relató el secuestro del barco Achille Lauro por terroristas palestinos. Se trata de la también producción televisiva de 1990 Voyage of Terror: The Achille Lauro Affair, el penúltimo trabajo de Burt Lancaster.

5/10
Heading Home

1991 | Heading Home

Janetta es una bella joven que, acabada la Segunda Guerra Mundial, llega a Londres. En la ciudad conoce y se enamora de Leonard, un poeta bohemio que le enseña a conocer el ambiente cultural y literario de ese tiempo. Janetta acabará cautivada por todo lo que encuentra a su alrededor. Bucólica película de David Hare protagonizada por Stephen Dillane y Joely Richardson. Sobresale también el trabajo de Gary Oldman así como la bella música de Stanley Myers.

4/10
Hamlet (1990)

1990 | Hamlet

Ciudada y realista adaptación de la más célebre obra de Shakespeare. La duda y la venganza son los sentimientos que embargan la cabeza y el corazón del joven príncipe de Dinamarca, cuando a la muerte de su padre, su madre decide casarse con su tío Claudio. El italiano Franco Zeffirelli puso en juego toneladas de oficio para ofrecer esta nueva adaptación de la inmortal obra. Su estilo sobrio contrasta con la puesta en escena de otras versiones más modernas, como la de Branagh. Mel Gibson demostró ser un actorazo.

7/10

Últimos tráilers y vídeos