Decine21
Expediente Warren: Obligado por el demonio
7 /10 decine21

Expediente Warren: Obligado por el demonio

The Conjuring: The Devil Made Me Do It

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)
3 3 1 0 0 2

Reparto

Sinopsis oficial

Una escalofriante historia de terror, asesinatos y de un mal desconocido que conmocionó incluso a los experimentados investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren en la vida real. Se trata de uno de los casos más sensacionales de sus archivos, que empieza con la lucha por el alma de un niño y que acaba arrastrándoles más allá de cualquier cosa que hubieran visto antes.

7 /10 decine21

Crítica Expediente Warren: Obligado por el demonio (2021)

Exorcismo ochentero

Exorcismo ochentero

En 1981, Ed y Lorraine Warren participan en un exorcismo para expulsar a un demonio del cuerpo de David Glatzel, un niño de ocho años. Pero éste no parece surtir efecto, y Ed sufre un infarto, así que Arne Johnson, novio de Debbie, la hermana del chaval, invita a la fuerza maligna a que abandone su cuerpo y le posea a él. Éste acepta, por lo que se mete dentro de este nuevo huésped. Tiempo después, Arne comete un asesinato –le asesta veintidós puñaladas al encargado de una residencia canina–, por lo que se enfrenta en los tribunales a la pena capital. Tras la recuperación en el hospital de Ed, los Warren convencerán a la abogada del acusado, Meryl, de que utilice como atenuante la condición de posesión demoníaca, pues prometen que pueden demostrar que esto ocurre en la vida real. Al investigar las circunstancias del asunto descubrirán que en la zona ha ocurrido otro horrible crimen, que parece estar relacionado.

Tercera entrega dedicada a los Warren, sin contar los spin-offs, La monja, tres entregas de Annabelle –en la última de las cuáles también aparecía el matrimonio de exorcistas-parapsicólogos– y La llorona. Esta última tenía como realizador a Michael Chaves, que aquí sustituye en la realización a James Wan, relegado a productor y coautor de la historia en la que se basa el guión, escrito por David Leslie Johnson-McGoldrick, que ya se ocupó de la segunda parte. Como cabe esperar, se basa en otro de los “archivos de casos reales” de los protagonistas, cuya carrera abarcó más de cuatro mil expedientes. Puesto que Chaves carece de la maestría de su predecesor para maquinar sustos de altura, los reduce –sin que eso signifique que no se incluya alguno bueno–, abandona el esquema de película de casa encantada, utilizado en las anteriores, y se adentra en el terreno de thriller sobrenatural de investigación, con algo de intriga. Sigue presente la estética vintage, en los escenarios y peinados, que reflejan muy bien que ha transcurrido en la ficción una década desde la primera entrega, y la ambientación inquietante.

Ya merecería la pena sólo contemplar la interpretación de Patrick Wilson y Vera Farmiga, que reflejan que sus personajes han acumulado más experiencia, pero también están algo cascados por el paso del tiempo. Al mismo tiempo siguen dotando de enorme encanto a los Warren, los más paternales investigadores de lo paranormal vistos en una pantalla. Esta entrega profundiza en su relación de pareja, rememorando incluso el momento en que se conocieron y enamoraron, y se trata con cierta seriedad la evolución del amor matrimonial, pues tienen una pequeña discrepancia –no están de acuerdo en la naturaleza del demonio al que se enfrentan–, pero se complementan, se cuidan y luchan por estar juntos. No se ha pretendido rodar un film romántico ni mucho menos (sólo pensar que se basa en hechos reales provoca escalofríos), pero esta parte de la trama conmueve, al igual que la relación entre los jóvenes Debbie –que apoya a su novio durante el juicio– y Arne –capaz de sacrificarse para salvar al hermano de ella–. Resultan convincentes al dar vida a estos últimos los prometedores Sarah Catherine Hook (con limitada experiencia en alguna serie televisiva como Ley y orden: Unidad de víctimas especiales) y Ruairi O’Connor (Enrique VIII en The Spanish Princess).

Se aborda también la relación entre las posesiones demoníacas y los tribunales. “Si la Justicia acepta la existencia de Dios en los juramentos, viene siendo hora de que también acepte al Demonio”, explica Ed Warren. De hecho, el veredicto real del caso en el que se basa el film da que pensar, pese a que convenga no desvelarlo para quienes lo desconozcan. Los apasionados del cine de terror agradecerán el homenaje explícito a El exorcista, en una imagen de un sacerdote con maletín parado junto a una farola, que viene a reconocer el valor del mejor film sobre posesiones jamás rodado. Tampoco viene mal algún pequeño golpe de humor, como cuando Ed le indica a la letrada que si no cree en demonios… ¡le enseñará a la muñeca Annabelle!

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Estrenos Películas

Últimos tráilers oficiales