IMG-LOGO

Biografía

Vera Farmiga

Vera Farmiga

47 años

Vera Farmiga

Nació el 06 de Agosto de 1973 en Passaic County, New Jersey, EE.UU.

A la chita callando

03 Febrero 2010

Es la discreción hecha actriz. Compone variados personajes, de pelaje muy distinto, y nunca de modo estridente. Y vista cara a cara, se ve que mantiene ese esfuerzo por no llamar innecesariamente la atención en la vida real. Martin Scorsese puso a Vera Farmiga en el mapa gracias a Infiltrados, y en 2010 está volando más alto que nunca gracias a su nominación al Oscar por Up in the Air.

Vera Ann Farmiga nació el 6 de agosto de 1973 en Passaic County, Nueve Jersey, en Estados Unidos. Era la segunda de siete hermanos, en un hogar católico de raíces ucranianas, y de hecho la pequeña Vera no empezó a hablar inglés hasta los seis años. Al parecer de jovencita la futura actriz era muy tímida, y llevaba unas gafas enormes cuando tocaba el piano; cambiaría de look al empezar a practicar la danza, pues entonces se puso lentillas. Con esa nueva formación se unió a una compañía que interpretaba números musicales del folclore ucraniano.

Gafas y lentillas debieron marcarle, pues llegó a pensar en convertirse en optometrista, pero cambió de idea y se matriculó en Bellas Artes en la Universidad de Syracuse. Comenzó así a prepararse para actriz, y debutó haciendo teatro en Broadway en 1996 con la obra “Taking Sides” de Ronald Harwood, a lo que seguirían obras prestigiosas como “La tempestad” de William Shakespeare o “El zoo de cristal de Tennessee Williams”.

En 1997 debutó en la pequeña pantalla, en la serie Roar, donde coincidió con el entonces también desconocido Heath Ledger; también conoció al que sería su marido hasta 2005, Sebastian Roché; divorciada, volvería a casarse en 2008 con Renn Hawkey con quien ha tenido un hijo. Seguirían otros papeles televisivos, pero Farmiga estaba hecha para el cine, y en 1998 hizo su primer film, Regreso al paraíso, una historia de turistas pillados con droga en Malasia. A partir de ese momento fue sumando roles secundarios en títulos como Otoño en Nueva York (2000), junto a Richard Gere, Blancanieves (2001), el western Cenizas y pólvora (2001), la comedieta Dummy, el muñeco (2002)... No eran trabajos como para tirar cohetes, pero Vera iba tomando experiencia, y exprimía todo lo que podía sus limitados personajes.

En 2004 no sólo tuvo una presencia secundaria en la feminista Iron Jawed Angels, sino que compuso su primer papel protagonista en el título ‘indie’ Down to the Bone, y su interpretación de una mujer trabajadora, adicta a las drogas y madre, le valió un premio en Sundance. La cosa iba viento en popa, pero la actriz no renunciaba a intervenir en pelis de estudio, como el thriller político El mensajero del miedo.

Dos grandes directores trabajaron con Farmiga en 2006. Eran papeles pequeños, pero ella brillaba con luz propia, ya fuera a las órdenes de Martin Scorsese en Infiltrados, o las de Anthony Minghella en Breaking and Entering, con un papel de prostituta en que se transformaba radicalmente.

Tras acometer un thriller junto a Paul Walker en La prueba del crimen (2006), y el miedo en El hijo del mal (2007) –volvería a este terreno en La huérfana (2009), fue la esposa de un oficial nazi en El niño con el pijama de rayas (2008), adaptación del popular best-seller sobre chaval que no capta la tragedia que se desarrolla en un campo de concentración, hasta que él mismo se convierte en víctima inocente.

Farmigo ha dado muestra de su podería dramático en Quid pro quo (2008), y en su mejor film hasta la fecha, Up in the Air, donde es una ejecutiva de altos vuelos, que vive una aventura pasajera con un tipo con el que coincide en los aeropuertos. Se merece la actriz su nominación al Oscar. Entre sus nuevos proyectos destaca Henry's Crime, comedia donde le acompaña Keanu Reeves.

Filmografía
The Many Saints of Newark

2020 | The Many Saints of Newark

Nación cautiva

2019 | Captive State

Diez años después de que la Tierra haya sido sometida por una fuerza extraterrestre, la sociedad humana se divide en disidentes y colaboracionistas. En la ciudad de Chicago un grupo de jóvenes busca sobrevivir y recuperar su identidad, pero no lo tendrá fácil.

Así nos ven

2019 | When They See Us | Serie TV

Impactante miniserie basada en hechos reales, el caso de la corredora de Central Park, la ejecutiva de 28 años Trisha Meili, que fue brutalmente violada y apaleada la noche del 9 de abril de 1989, cuando hacía deporte en el parque. Los hechos crearon auténtica alarma social, y la presión por encontrar culpables a la mayor brevedad, llevó a la detención y condena de cinco adolescentes –los afroamericanos Yusef Salaam, Antron McCray, Kevin Richardson y Korey Wise, y el hispano Raymond Santana–, de los que previamente obtuvieron confesiones forzadas, y sin ningún otro tipo de prueba adicional. Compuesta de cuatro capítulos, en el primero se describe el ataque, las detenciones y los interrogatorios de la policía; el segundo se centra en los juicios, sobre todo en uno de ellos; el tercero muestra la vida de los chicos, ya adultos, después de salir de la cárcel; mientras que el cuarto, se centra en Korey Wise, al que le tocó la peor parte carcelaria, y en la aparición en 2001 de un preso convicto, Matías Reyes, que confiesa haber sido el agresor en Central Park. A Ava DuVernay se le dan mucho mejor las historias basadas en hechos reales que abordan los prejuicios raciales y la lucha por la igualdad –la impactante Selma, en torno a Martin Luther King–, que la fantasía –la desastrosa Un pliegue en el tiempo–. Tras el documental Enmienda XIII, donde denunciaba la persistencia de la segregación racial en el sistema penitenciario, en Así nos ven podría decirse que ejemplifica con un caso concreto los fallos del sistema legal, en que la opinión pública se alía con los prejuicios para dar por cierto lo que no está tan claro. Sobrecoge lo que nos muestra la directora y coguionista, pues en Yusef, Tron, Kevin, Korey y Ray nos muestra poco menos que unos pánfilos, que no pueden creerse lo que les pasa durante cerca de 18 horas en que no prueban bocado, una auténtica jornada de los horrores, en que la policía que les interroga les aprieta las clavijas para confesar lo que luego negarán, con la promesa de que así podrán irse a casa. Es cierto que en esta primera parte la apuesta es mostrar unos chavales que parecen la mar de ingenuos, lo que a efectos dramáticos tiene sin duda más impacto, pero que puede parecer exagerado, y quitar un poco de credibilidad; porque el corolario inevitable es pensar que la policía y el ministerio fiscal son unas personas insensibles y crueles que sólo buscan chivos expiatorios para irse a casa, o que sus prejuicios les vuelven absolutamente ciegos. En cualquier caso, a medida que avanza la narración, el conjunto se vuelve más consistente, y conocer las circunstancias familiares de cada uno de los acusados, o seguir las declaraciones en el tribunal, acreciente el interés, y contribuye a mostrar una realidad poliédrica, muy completa. Impacta la dificultad para retornar a la vida ordinaria una vez se ha obtenido la libertad condicional, haber estado en la cárcel impide a acceder a determinadas oportunidades laborales; por otro lado, mientras se ha estado entre rejas, el mundo no se detiene, y las cosas cambian, por ejemplo, el paisaje que se encuentra Raymond al volver a su casa, con nueva madrastra. No falta la crítica y mención a Donald Trump, por haber pedido en la época la pena de muerte para los culpables del crimen, que no se habría incluido seguramente de no ser en la actualidad el presidente de Estados Unidos. Asoma un puñado de actores conocidos en pequeños papeles –Vera Farmiga, Felicity Huffman, Famke Janssen...–, y en la producción figuran los nombres de Oprah Winfrey y Robert De Niro. Pero sobresalen los desconocidos actores que dan vida a los cinco de Central Park, en su versión adolescente y adulta, pues bordan sus composiciones, atrapan todo el terror y endurecimiento que propician su tremenda experiencia.

7/10
Godzilla: Rey de los monstruos

2019 | Godzilla: King of the Monsters

Una interminable película de destrucción masiva, con mucha acción, demolición, explosiones, misiles y peleas de monstruos. La familia Russell –con los padres Merk y Emma formando parte de Monarch, una agencia gubernamental zoológica que investiga a míticas criaturas–, quedó destrozada en 2014, cuando el despertar de enormes monstruos se llevó la vida del benjamín. Mark se dio al alcohol,  mientras que Emma ha tratado de descubrir la forma de calmar las iras monstruosas, trabajando en el mundo de las ondas de determinada frecuencia. La que ha pagado el pato es Madison, su hija adolescente, que quiere a ambos progenitores y no sabe a qué carta quedarse. Mark volverá al tajo cuando Emma y Madison caen en las manos del ecoterrorista Alan Jonah; entonces se entera de que no hay una ni dos, sino hasta 17 criaturas gigantescas localizadas en las profundidades de la Tierra, una auténtica familia de monstruos no muy bien avenida. Además de Godzilla, andan por ahí pululando una hidra de tres cabezas, Ghidorah, y la “polillita” recién nacida Mothra. Sus orígenes podrían remontarse a antiquísimas civilizaciones, en que convivieron con la humanidad pacíficamente. Si la trama descrita en el párrafo anterior suena a disparatada, como si no tuviera pies ni cabeza, es que tal vez sea así. Porque la verdad, casi nada de lo que ocurre tiene mucho sentido. El mundo está en peligro, hay quien piensa que eso es bueno, que debería haber una selección “natural”, o tal vez una extinción de la especie humana, y que tampoco pasaría nada. Los papás harán lo que sea por su hijita. Los militares todo lo quieren solucionar a base de bombazos, la boca se les hace agua pensando en que van a probar nuevas armas. Y por supuesto, hay tipos heroicos que se sacrificarán y darán su vida no se se sabe bien por qué. Así que lo importante es ver a los monstruos darse de bofetadas, y poco más. Ello servido cansinamente por un director no demasiado conocido, Michael Dougherty, que tiene el dudoso honor de ser también coguionista. Por otro lado, tenemos a un montón de actores conocidos, pero que no pensamos que sean la “cabeza del león” (o de los monstruos) del presupuesto, y que poco tienen que hacer más allá de poner cara de susto, o de decirse “qué dura es la vida”, ahí tenemos a Vera Farmiga, a la chiquita de Stranger Things Millie Bobby Brown, al “prota” de Silicon Valley Thomas Middleditch, y al actor de carácter británico Charles Dance, por citar a unos pocos.

4/10
Annabelle vuelve a casa

2019 | Annabelle Comes Home

1968. El matrimonio formado por Ed y Lorraine Warren encierra a la peligrosa muñeca Annabelle, que actúa como un faro para los espíritus, en un armario de vidrio, como parte central de su colección de objetos diabólicos, que permanecen en una habitación cerrada a cal y canto de su residencia de Connecticut. Cuando un año más tarde los Warren deben viajar por uno de sus habituales casos paranormales, dejan sola a su hija de diez años, Judy, con Mary Ellen, niñera adolescente. La tragedia sobreviene cuando una amiga de ésta, Daniela, consigue entrar a hurtadillas en la sala que alberga a Annabelle y la libera de su prisión. Tercera entrega del personaje, y quinto spin-off salido de Expediente Warren, pues se tienen que contar también la decepcionante La monja, y la amena La llorona. El creador de la saga, James Wan, se mantiene como productor ejecutivo, y autor del argumento, y parece haber velado porque el debutante realizador Gary Dauberman, uno de los guionistas de It, se ajuste a los parámetros de su cine, pues éste se esfuerza en crear una atmósfera espeluznante, y en componer buenos sustos, muy al estilo clásico, sin recurrir a los excesos hemoglobínicos. Destacan el momento del piano, o el monitor con retardo, que en general no decepcionan. Se abusa de los clichés del género, pero por otro lado logra resultar refrescante al ceder el protagonismo a la hija de los Warren. Se ha acertado al reclutar para interpretarla a Mckenna Grace, a la que se recuerda como hija de Kiefer Sutherland, en Sucesor designado, y está bien respaldada, sobre todo por la prometedora Katie Sarife (Sobrenatural), que da vida a Daniela, el papel más difícil, pues trata de superar la muerte de su padre. Y por supuesto, se agradece que vuelvan a aparecer los progenitores de la protagonista, nuevamente Vera Farmiga y Patrick Wilson, que siguen llenando la pantalla. El film está dedicado a la auténtica Lorraine Warren, que falleció durante el rodaje.

6/10
El pasajero

2018 | The Commuter

Nueva cinta adrenalítica del barcelonés afincado en Hollywood Jaume Collet-Serra, que vuelve a acreditar su solvencia a la hora de crear intriga dirigiendo a su actor fetiche Liam Neeson, El pasajero es su cuarta película conjunta tras Sin identidad, Non-Stop (Sin escalas) y Una noche para sobrevivir. Maneja un guión pergeñado por dos debutantes, Byron Willinger y Philip de Blasi, a los que ha echado un cable un tercero, Ryan Engle. Sigue a un antiguo policía, Michael MacCauley, reciclado en comercial de seguros de vida, feliz padre de familia, quien sigue todos los días la rutina habitual de acudir al trabajo en tren, lo que le proporciona el conocimiento de un buen puñado de pasajeros, con los que se cruza todos los días. El mismo día en que le comunican su despido fulminante, una misteriosa mujer le aborda en el tren que le lleva de vuelta a casa, con una intrigante propuesta que podría proporcionarla la bonita suma de 100.000 dólares. La cosa no suena muy legal, y será el inicio de una espiral conspiratoria de enormes proporciones. El director español tiene la virtud de plegarse a cánones muy clásicos del thriller, con muchos guiños a conocidas películas que transcurren a bordo de trenes, donde asoman cadáveres, desaparecen personas, y todo el mundo resulta sospechoso, y la vez demostrar personalidad visual, con planos muy llamativos,como el que recorre todos los vagones del tren casi al inicio. Aunque quizá no haya aportaciones hipernovedosas al género, el ritmo es fantástico, el film es francamente entretenido. Neeson sabe encarnar al tipo corriente puesto en una situación límite, y llama la atención el fantástico reparto que ha reunido Collet-Serra, con actores muy conocidos, como los que componen el famoso matrimonio exorcista de Expediente Warren, Patrick Wilson y Vera Farmiga, al Jonathan Banks de Breaking Bad y Better Call Saul, e incluso a la española Clara Lago.

6/10
Boundaries

2018 | Boundaries

El candidato

2018 | The Front Runner

Ascenso y caída del senador demócrata por Colorado Gary Hart, que apuntaba maneras como posible candidato a la presidencia en 1984, aunque le ganó la mano el fallido Walter Mondale, y luego ya mucho más sólidamente en 1988, cuando era el favorito a disputar la presidencia al entonces vicepresidente George Bush. Un escándalo de faldas acabaría con sus posibilidades para llegar a la Casa Blanca, y este film intenta ser un relato minucioso de lo ocurrido. Gracias por fumar es seguramente el film más político en que ha estado involucrado Jason Reitman, y no le salió mal la jugada de describir cómo se defienden algunas industrias de la mala imagen que proyectan. Aquí se basa en un caso real, y el resultado es algo insulso, muy lejos de la energía que destilan otros filmes coetáneos sobre las luchas de poder, como La favorita y El vicio del poder. Se agradece el esfuerzo por la contención en lo que podía ser escabroso, y la objetividad a la hora de reflexionar acerca de cómo los errores de la vida personal pueden afectar al servicio público, la falta de sentido moral y el puritanismo, los límites del periodismo de investigación, qué es lo relevante y qué es basura, y el respeto a la privacidad. Tal vez sea esta sobriedad la que acaba pasando factura al film, desgraciadamente vivimos tiempos en que prima el amarillismo o lo excesivo; o tal vez, la historia no da, simplemente, para una película; pero sea como fuere, el espectador verá con frialdad las cuitas del protagonista –un Hugh Jackman antipático cuando se niega a hablar de sus "vergüenzas" ante la opinión pública–, o las actitudes de la esposa Lee –Vera Farmiga– y la presunta amante Donna Rice –Sara Paxton–; igualmente la relación con la hija Andrea queda reducida a un par de apuntes inconexos –comprensión hacia lo que se apunta como una relación lésbica, y la decepción de un papá idealizado–. De modo que con lo que más puede empatizar el público es con la maquinaria electoral y los periodistas –con un buen plantel de actores–, pero incluso los segundos están algo desdibujados, hasta parecer leves caricaturas de lo que se supone que es un chico de la prensa, por ejemplo en sus conversaciones añorando tiempos en que no metían sus narices en las camas de los políticos.

5/10
Philip K. Dick's Electric Dreams

2017 | Philip K. Dick's Electric Dreams | Serie TV

Serie antológica compuesta de diez episodios basados en relatos cortos de Philip K. Dick, el prestigioso autor de ciencia ficción responsable de "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", que dio pie al mítico film Blade Runner. De hecho, el título englobador "Electric Dreams", "Sueños eléctricos", es una alusión a las historias imaginadas por Dick a partir del título de esa obra. El planteamiento, de historias sorprendentes de anticipación con final rompedor, conecta con otros populares seriales televisivos, como Alfred Hitchcock presenta, Dimensión desconocida, Cuentos asombrosos, o, más reciente, Black Mirror. Los diez episodios cuentan con directores, guionistas y actores diferentes, por lo que el interés de las historias es desigual, algunos entusiasmarán más que otros, también según gustos o humor cuando se ven. En cualquier caso, se trata de fábulas de advertencia, que nos proponen situaciones con una humanidad cada vez más deshumanizada, que corre el riesgo de perder sus rasgos de identidad con una tecnología cada vez más perfecta, pero que nos puede hacer olvidar nuestra singularísima e irrepetible condición personal, quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos. Y lo que se cuenta trata de adaptarse a las circunstancias de los comienzos del siglo XXI, no podemos olvidar que muchos relatos originalmente fueron escritos hace más de 50 años, cuando no había móviles, internet, etc, etc. Tampoco era entonces tan abrumadora la presión en pro de la diversidad sexual. En "Real Life", se nos presenta una historia donde el escapismo a través de la realidad virtual conduce a no distinguir cuál de dos posibles vidas es la verdadera. "The Conmuter" nos habla de una parada no prevista en un tren, que conduce a Timothy Spall a un mundo de felicidad demasiado perfecta. En "Impossible Planet" una anciana con la cara de Geraldine Chaplin ahnela volver a la romántica e idílica Carolina del Norte de su niñez, aunque la Tierra es un planeta radioactivo. Un científico anodino al que da vida Steve Buscemi podría ver cómo cambia su vida si acepta los planes de una mujer sintética para rebelarse contra el sistema en "The Crazy Diamond". "Kill All Others" habla con acidez de la manipulación de los políticos, con una lideresa a la que encarna Vera Farmiga, que invita a matar a los diferentes, mientras que los "borregos" no se cuestionan nada. También habla con fuerza de la manipulación, en este caso a cuento de la amenaza terrorista, "Safe & Sound", hasta el punto de que va a sufrir una relación entre madre (Maura Tierney) e hija (Annalise Basso). Y "The Hood Maker" habla de una sociedad controlada por policías que usan los poderes telepáticos de algunos de sus agentes, y que se rebelan con unas misteriosas máscaras. Tu padre (Greg Kinnear) tal vez no sea tu padre, propone la inquietante "Father Thing", una curiosa variación muy lograda sobre el clásico La invasión de los ladrones de cuerpos. "Autofac" alerta acerca de los peligros del consumismo. También en "Human Is", un marido militar (Bryan Cranston) vuelve cambiado de la batalla.

6/10
Special Correspondents

2016 | Special Correspondents

Dos periodistas radiofónicos de una emisora neoyorquina. Frank es el figura, que con dos datos es capaz de componer una historia muy convincente cuando se emite por la radio; soltero y sin compromiso tiene mucho éxito con las mujeres. Mientras que Ian es el técnico, buena persona pero más apocado, casado, pero con una esposa que no lo valora. Les tocará cubrir la guerra civil que ha estallado en Ecuador, pero la pérdida de los pasaportes les conduce a encerrarse en una casa y simular que están radiando la más rabiosa actualidad en vivo y en directo lo que está ocurriendo. El inesperado éxito de las crónicas hace que la mentira crezca y sea más difícil de sostener. Ricky Gervais dirige, escribe y coprotagoniza para Netflix este remake del film francés Enviados muy especiales, cuya estructura está calcada, aunque el conocido cómico figura como único guionista en los títulos de crédito y no en cambio los autores de la historia original, Jacques Labib y Simon Michaël. Curiosamente, éste escribió el guión de La totale, que también fue rehecho por los yanquis con Mentiras arriesgadas, y que posee bastantes puntos en común con la cinta que nos ocupa. La trama sigue una tradición de películas de fingimiento, que retrotrae a títulos como Capricornio Uno –sobre la supuesta llegada del hombre a Marte–, y en el ámbito del periodismo, a El gran carnaval, Cortina de humo o Héroe por accidente. Sirve para poner en solfa tanto la manipulación mediática como la credulidad del público. Es más o menos entretenida y de tono amable, con algún momento hilarante, aunque da una imagen de Ecuador bastante ridícula, y varios bajones de ritmo. Eric Bana es el eficaz contrapunto actoral a Gervais, en reparto donde las secundarias femeninas, Vera Farmiga y Kelly Macdonald resultan muy adecuadas.

5/10
Burn Your Maps

2016 | Burn Your Maps

Bates Motel (3ª temporada)

2015 | Bates Motel | Serie TV

Expediente Warren: El caso Enfield

2015 | The Conjuring 2: The Enfield Poltergeist

Otro caso para los Warren, dos personajes reales, Ed, demonólogo reconocido por el Vaticano sin estar ordenado sacerdote, y su esposa, Lorraine, clarividente. Reconstruye uno de los auténticos casos que atendieron en los 70, pero no uno cualquiera, sino el que pasa por ser el más documentado de la historia. En Enfield, precioso barrio del norte de Londres, reside Peggy Harper, madre divorciada con cuatro niños. Los pequeños empiezan a notar fenómenos extraños, aseguran que alguien extraño ha entrado, o se despiertan en mitad de la noche aterrorizados, hasta que ella misma puede comprobar que los objetos se mueven solos. Avisa a la policía que salvo constatar que dice la verdad poco puede hacer. Se requiere la ayuda de los expertos… Tras una pausa para probar fortuna en el campo del cine de acción, con la bien resuelta Fast & Furious 7, el realizador (atención, nacido en Malasia, con ascendencia china, de nacionalidad australiana y residente en Estados Unidos) James Wan regresa por todo lo alto al terror, el terreno que mejor se le da, como ha demostrado en títulos como la violenta y extrema Saw, y las más clásicas Insidious, Insidious 2 y Expediente Warren (The Conjuring). Aquí asombra de nuevo su capacidad para crear una atmósfera sugerente e inquietante: gracias a su dominio de los sustos, con los que deja poca tregua al respetable, se llega a tener la sensación de estar subido en la montaña rusa. Pocos lo consiguen en el cine actual, quizás M. Night Shyamalan en sus buenos tiempos… No ofrece nada nuevo con respecto a la primera parte, e incluso se alarga más de la cuenta, con alguna escena un poco discutible, como aquélla en la que Ed imita a Elvis Presley con la guitarra, un tanto forzada. Pero el realizador sabe lo que hace, al tomarse su tiempo para presentar a la nueva familia, y el espectador acaba preocupándose por lo que le ocurre. Por su parte, los guionistas Chad y Carey Hayes, artífices de la primera entrega, apoyados por el realizador y por David Leslie Johnson (La huérfana), mantienen algo de fondo, en torno a la fe y el escepticismo y la fortaleza que otorga la unidad familiar. No falla el reparto, sobre todo Vera Farmiga, que conmueve repitiendo como Lorraine, enfrentada al mal y a sus propios demonios. También cumplen Patrick Wilson (su marido), Frances O'Connor (la madre), una recuperada Franka Potente (investigadora de lo oculto), el español especializado en criaturas Javier Botet, así como los jóvenes que dan vida a los hermanos.

6/10
El juez

2014 | The Judge

Hank Palmer es un abogado brillante de la gran ciudad. Experto en defender en los tribunales a poderosos corruptos, vende su talento a cambio de cuantiosos emolumentos. Para Hank lo legal es lo importante, la implicación emocional es absurda. Al borde del divorcio, parece que su única debilidad es el amor que siente por su pequeña hija. Cuando recibe la noticia de la muerte repentina de su madre, Hank viajará al pueblo de su infancia, en Indiana, y allí se reencontrará con una familia –padre y dos hermanos– a la que tiene olvidada. Aunque piensa estar allí sólo un par de días, tras el entierro se verá obligado a permanecer en el pueblo, pues su padre –prestigioso juez de la localidad por más de 40 años– ha resultado ser sospechoso de un asesinato. El director David Dobkin (El cambiazo) firma su mejor película, a años luz de las que había realizado hasta la fecha: un sólido drama acerca de la relaciones entre padres e hijos, los fantasmas del pasado y el sentido de la justicia. Seguramente tiene mucho que ver que esté detrás de la historia el guionista Nick Schenk, quien no había dado señales de vida desde su excelente libreto de Gran Torino. El juez presenta una galería de personajes excelentes, todos ellos muy elaborados y nada superficiales, aunque lógicamente se llevan la palma el abogado Hank Palmer y su padre Joseph, cuyas personalidades van adquiriendo cada vez más entidad conforme avanza la historia. Padre e hijo mantienen durante todo el film un intenso pulso, tanto en el modo de afrontar el caso en los tribunales, como sobre todo en lo que se refiere a su propia relación paterno-filial, emocionalmente afectada por años de distanciamiento y un pasado conflictivo que poco a poco se va revelando. Hay en el film temas de importancia, respecto a la educación de los hijos, el equilibrio entre exigencia y comprensión paterna (no siempre fácil) o la severidad a la hora de gestionar los traspiés, a veces serios, de jóvenes rebeldes y pendencieros. ¿Toda buena educación ha de perseguir el triunfo de los niños? ¿Todo en la vida es el éxito profesional? ¿A qué precio? En realidad, ¿qué es triunfar? El juez además ofrece una rica reflexión acerca de la diferencia entre justicia y legalidad. Porque la mera legalidad puede no tener nada que ver con la justicia, con el bien o el mal. En este sentido, Hank sería el positivista, pues para él las herramientas legales siempre son el camino. Para su padre, el juez Joseph Palmer, las cosas son distintas: emplear con eficacia las triquiñuelas jurídicas no equivale a impartir justicia. Los dos son brillantes, pero su visión del derecho es completamente opuesta. La película no sería la misma sin el reparto. A todas luces es formidable, con interpretaciones que alejan los clichés más ligeros. El actor Robert Downey Jr. completa uno de los mejores papeles de su carrera, un tipo con ese puntillo de sabelotodo que se le da tan bien, pero esta vez con mucha vulnerabilidad tras la pulcra fachada. Y el veterano Robert Duvall le da la réplica con una perfección tremenda (la escena del baño, aunque algo desagradable, es antológica). Ambos merecerían la nominación al Oscar. También están excelentes Vera Farmiga y Vincent D'Onofrio.

7/10
Bates Motel (2ª temporada)

2014 | Bates Motel | Serie TV

Más cerca de la luna (Closer to the Moon)

2014 | Closer to the Moon

Curiosa y ambiciosa película rumana de generoso presupuesto, en coproducción con otros países, rodada en inglés con un reparto internacional, y que transcurre en la Rumanía comunista de finales de los 50. Rodada en clave de farsa, que recuerda en parte al teatro del absurdo, sorprende saber que se basa en hechos reales. Sigue a un grupo de amigos, cuatro hombres y una mujer, uno de ellos oficial de la policía, antiguos héroes judíos de la resistencia en la Segunda Guerra Mundial, que desilusionados por el régimen y por un larvado antisemitismo, deciden atracar un banco en Bucarest simulando que están rodando una película, como gesto de rebelión, ya que se supone que hechos así sólo suceden en naciones dominadas por el imperialismo capitalista. Detenidos, juzgados y condenados a muerte, a los componentes de la banda Rosenthal se les obliga a rodar una especie de docudrama que recrea los hechos, se trata de contar con una obra audiovisual educativa que advierta contra estos elementos contrarrevolucionarios e involucionistas. Un joven cámara idealista no deja de admirar a estos singulares criminales. Nae Caranfil entrega una película algo desconcertante, por sus saltos temporales, marcados por distintos capítulos, y por su tono agridulce a la hora de denunciar los abusos de un régimen autoritario y de mostrar el singular rechazo de la disidencia. Algunos momentos tiene algo de magia –la confabulación de los amigos–, otros –la relación del joven con la mujer– chirrían.

5/10
Expediente Warren (The Conjuring)

2013 | The Conjuring

Producción fantaterrorífica basada en la historia real del matrimonio formado por Ed y Lorraine Warren. Ed Warren (fallecido en 2006) llegó a ser autorizado por el Vaticano para llevar a cabo exorcismos sin ser sacerdote a pesar de la peligrosidad del ritual. Su esposa, Lorraine (aún viva cuando se rodó el film) está dotada de poderes de clarividencia. Juntos investigaron una enorme cantidad de sucesos paranormales, entre ellos el que dio lugar al conocido film Terror en Amityville. Al principio se explica que los experimentados parapsicólogos, que se habían enfrentado a todos los peligros imaginables, y guardaban en su casa todo un archivo de objetos demoníacos, participaron en un caso tan terrorífico que se negaban a hablar de él. Expediente Warren (The Conjuring) reconstruye precisamente este suceso. La acción transcurre en los 70, cuando los Warren son abordados por Carolyn Perron, madre de familia que vive con su marido, Roger, y sus cinco hijas en una granja de Harrisville, donde una oscura presencia les tiene aterrorizados... Por supuesto, los investigadores aceptan echar una mano con sus dos colaboradores más estrechos... James Wan, conocido por dirigir la primera entrega de Saw, coloca como protagonistas a los expresivos Patrick Wilson y Vera Farmiga. Ambos realizan un gran trabajo, así como el resto del reparto, en el que destacan las jóvenes actrices y la veterana Lili Taylor (Rescate, Enemigos públicos) en el papel de madre. Como en Insidious (donde también contó con Wilson en el papel principal), Wan se aparta por completo de la violencia y el carácter de thriller extremo de la franquicia del psicótico Jigsaw, y acierta al buscar un tipo de terror más clásico, basado en la ambientación y una utilización inteligente del suspense. El cineasta nacido en Malasia parece haber desarrollado cierta maestría para el cine de terror con el paso del tiempo, y logra sacarle un enorme partido al elaborado guión de los hermanos gemelos Chad Hayes y Carey Hayes (La cosecha, La casa de cera). En concreto, Wan se luce en algunos momentos de gran tensión, sobre todo en una secuencia con una caja de música y una especie de juego del escondite, donde la que busca lleva los ojos vendados. El género está tan maltratado que pocas veces se ha conseguido en los últimos años atemorizar al espectador con tanta habilidad. Expediente Warren (The Conjuring) mantiene el ritmo hasta el final, y describe lo suficientemente bien a los personajes como para que el espectador esté con ellos en todo momento. Además, tiene cierto fondo positivo en torno a la familia como motor para hacer frente a las dificultades de la vida. Sorprende en cierto modo una especie de crítica final y un tanto forzada a la lentitud institucional del Vaticano, equivalente a la de la policía que llega siempre tarde en todas las películas.

6/10
Bates Motel

2013 | Bates Motel | Serie TV

Un angustiado joven llamado Norman Bates descubre a su padre inconsciente en el suelo, con toda la pinta de haber sido violentamente agredido. Entre lágrimas busca a su madre Norma para darle la noticia. Tras este ambiguo episodio vemos cómo madre e hijo acaban de mudarse a White Pine Bay, con intención de iniciar una nueva vida, alejados de los fantasmas del pasado. Ella ha adquirido un motel y el caserón anejo, pero resulta que son propiedades hipotecadas vendidas en subasta pública, y a las que no está tan fácilmente dispuesto a renunciar su anterior dueño. Nuevo intento de sumergirse en el universo del psicópata Norman Bates, al que dio vida sobre el papel Robert Bloch, y que Alfred Hitchcock trasladó a la pantalla firmando Psicosis, una de sus obras maestras. Si otros intentos de rodar secuelas y remakes han producido una enorme insatisfacción, aquí tampoco el esfuerzo por apuntar a los orígenes del personaje en una precuela ambientada en nuestros días acaba de tener la fuerza que sería de desear. Quizá pesa demasiado el deseo de complacer a los que aman Psicosis. Hay ideas razonables para mostrar cómo Norma es una madre posesiva que marcará la personalidad de su hijo, y la timidez del desgarbado Norman con las jovencitas que se sienten atraídas por él. Y desde luego la selección para los papeles principales de Vera Farmiga y Freddie Highmore se revela acertada. Pero algunas ideas argumentales son demasiado exageradas -la violación de la madre en el primer episodio no resulta creíble, sobre todo por lo poco traumática que parece ser para ella-, y la insistencia en guiños y copia de planos del original, aunque se hagan con la buena intención de manifestar el deseo de ser fieles al universo Bates, resulta un tanto cansino. En cualquier caso se agradece el esfuerzo en crear sorpresas que sean dignas de las que entregó antaño el mago del suspense.

5/10
Enamorarse

2013 | At Middleton

George Hartman es un cirujano serio y estirado que acompaña a su hijo Conrad a una visita guiada en la Universidad de Middleton, con la esperanza de que su hijo estudie allí. Edith Martin es una madre algo alocada que llega también con su hija Taissa, que está deseosa de conocer a un prestigioso lingüista de Middleton. El primer roce entre George y Edith será más bien un “encontronazo”, pero poco a poco irán congeniando, riendo y divirtiéndose, hasta completar un día memorable de sus vidas. Amena y ligera película romántica que supone el debut en la dirección de Adam Rodgers, quien también ha escrito el guión junto a Glenn German. La historia, producida por el propio Andy García, se desarrolla todo lo previsiblemente que se pueda imaginar y no aporta gran cosa al rotundo planteamiento del film, de por sí un poquito inverosímil, pero gracias a la naturalidad y la química entre los personajes el resultado es bastante agradable, con su optimista carga de romanticismo pero también con un punto agridulce. La vida misma. Filmada en su mayoría por acciones paralelas, la narración sigue a los padres por un lado y a los hijos por otro. Sus evoluciones son convincentes, y Rodgers sabe dotar a la historia de múltiples y pequeños detalles llenos de sentido, aunque la experiencia que viven los hijos es quizá más realista y menos exagerada. De cualquier forma está bien trazada la relación de George y Edith (muy, muy simpáticos los dos) a lo largo de unas pocas horas, en un “in crescendo” emocional hasta llegar a una tierna y profunda afinidad, trasunto de lo que sería el flechazo adolescente del primer amor. En este sentido funcionan muy bien los diálogos y también algunas tonterías más propias de universitarios, como el robar las bicis o ese colarse en la clase de interpretación, momento que da lugar a una de las mejores escenas del film, clave para comprender la situación afectiva de sus protagonistas. Tanto Andy García como Vera Farmiga están espléndidos.

5/10
El invitado

2012 | Safe House

Tobin Frost, un antiguo agente de la CIA vendido en la actualidad al mejor postor, ve peligrar su vida en medio de una operación de alto riesgo, hasta el punto de pedir asilo en la embajada de Estados Unidos en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Será trasladado para su interrogatorio a una de las “casas seguras” en la ciudad, de la que se ocupa el novato agente Matt Weston. Pero se ve que “el invitado” molesta a gente poderosa, pues el refugio es asaltado, y Matt no tiene más remedio que huir con el prisionero y vagar de aquí para allá mientras espera instrucciones de sus superiores sobre el modo de proceder con el espía traidor. Irregular película trepidante de espionaje, con nombres desconocidos en el guión y la dirección, los prometedores (al menos para los estudios de Hollywood) David Guggenheim y Daniel Espinosa. Entretenida sin duda, el film cuenta con dos buenos actores protagonistas, Denzel Washington y Ryan Reynolds, más una pléyade de eficaces secundarios a los que les falta un poco más de cancha (Vera Farmiga, Brendan Gleeson, Sam Shepard, Rubén Blades, Robert Patrick). La película juega con el clásico esquema de “veterano-principiante”, “guardián-prisionero”, donde a veces se cambian las tornas, más el telón de fondo de unos turbios servicios secretos con oscuras cuestiones que ocultar y una absoluta falta de principios. Todo suena a visto, y muchos modos de hacer avanzar la trama son clichés muy previsibles –traiciones, complicidad con los medios de comunicación...–; y un detalle como situar la trama en Sudáfrica no aporta nada, la acción podía transcurrir en cualquier otra parte. Además el montaje del arranque y algunas escenas de acción, aunque sean muy dinámicas y dejen al espectador sin resuello, resultan un tanto confusas.

5/10
Goats

2011 | Goats

Código fuente

2011 | Source Code

Segundo trabajo del realizador hasta ahora especializado en ciencia ficción Duncan Jones, que dejó un buen sabor de boca a los aficionados con Moon. En esta ocasión se nota que tiene un poco más de presupuesto, lo que le ha permitido contar con un renombrado protagonista, Jake Gyllenhaal, y secundarios de cierto peso. De nuevo, Jones propone una pequeña historia de ciencia ficción que recuerda a los viejos episodios de Twilight Zone. Colter Stevens (Gyllenhaal), un piloto estadounidense que combate en la guerra de Afganistán, despierta inesperadamente en un tren de cercanías al que no sabe cómo ha llegado. Descubre que va acompañado por una mujer que le llama por otro nombre y que tiene documentación de otra persona. De repente, una explosión destruye el tren, pero Stevens no muere, sino que recupera la consciencia en una unidad de aislamiento de alta tecnología. Una militar y un científico le explican que le devolverán a la escena del atentado, 8 minutos antes de la explosión, y que en ese tiempo debe cumplir una importante misión: averiguar la identidad del terrorista que ha colocado la bomba. Código fuente viene a recordar a Atrapado en el tiempo, pero en clave de thriller. Duncan Jones le saca mucho jugo a la idea central y añade un elemento romántico que recuerda en cierta medida a Destino oculto, otra cinta de ciencia ficción que se ha gestado más o menos al mismo tiempo, donde también la historia de amor iba cobrando importancia conforme transcurría el metraje. Como pasaba en su ópera prima, cae bien su falta de pretensiones y que en lugar de recurrir a la típica sobredosis de efectos especiales –el principal mal que aqueja al género en los últimos años–, los utilice únicamente como apoyo de la historia.

6/10
En tierras altas

2011 | Higher Ground

La historia de una comunidad espiritual muy unida que se tambalea cuando uno de sus miembros empieza a cuestionar su fe. Inspirada en la autobiografía de Carolyn S. Briggs, "Este mundo oscuro", la película cuenta la historia de las tribulaciones de una mujer reflexiva con la fe, el amor y la confianza. Una mujer que descubre que por muchos traspiés que sufra, tiene dentro de ella lo necesario para llegar a tierras más altas.

Henry's Crime

2010 | Henry's Crime

La huérfana

2009 | Orphan

El español establecido en Hollywood Jaume Collet-Serra regresa al terror, género al que pertenecía La casa de cera, su digna opera prima. Como entonces, Collet-Serra ha vuelto a ser producido nada menos que por Joel Silver, el artífice de éxitos como Matrix. El film llega acompañado de la polémica que levantó en Estados Unidos, donde fue acusada de estigmatizar a los niños adoptivos, aunque francamente, con el tesón que demuestran por ahí los padres que buscan adoptar, no parece creíble que se vayan a desanimar por una película sin muchas pretensiones, salvo la de entretener al público. El argumento peca de encadenamiento de desgracias en torno a los protagonistas. Kate y John Coleman son un matrimonio con mal fario. Una de sus hijas es sordomuda, la madre tiene problemas con el alcohol, y el padre fue infiel en el pasado. Para rizar el rizo, resulta que Kate pierde a un hijo aún no nacido, lo que le provoca terribles pesadillas. Para compensar en cierta manera esta pérdida, deciden adoptar a una niña, en un orfanato de monjas, donde quedan prendados de Esther, aparentemente encantadora, pero que pronto empieza a comportarse como una psicópata malvada... La huérfana es un producto demasiado convencional, que recuerda sobre todo a El buen hijo –con Macaulay Culkin como niño maquiavélico de apariencia angelical– y también a todas las películas que surgieron a rebufo de La mano que mece la cuna, donde personajes cotidianos y cercanos –la niñera, la compañera de piso, el inquilino– resultaban ser terribles asesinos. Excepto un giro final un poco novedoso que funciona más o menos bien, todo está bastante trillado, y además sobran los sustos facilones para sobresaltar a los adolescentes. Pero lo cierto es que Collet-Serra dirige con cierta fuerza, e imprime un buen ritmo a la película. Además, cuenta con buenos actores, como Vera Farmiga, aunque su rol de madre de infante malvado es exactamente el mismo que hizo en El hijo del mal. Por su parte, Peter Sarsgaard es un todoterreno que en esta ocasión logra superar parcialmente el handicap de que su personaje es el más desdibujado. Las reinas de la función son las niñas Aryana Enginer –que tiene problemas auditivos como su personaje– y sobre todo Isabelle Fuhrman, memorable niña malvada con un brillante porvenir.

4/10
Up in the Air

2009 | Up in the Air

La breve pero interesantísima carrera de Jason Reitman ha ido en línea ascendente hasta el punto de que rozó el cielo con la inolvidable Juno. Ahora demuestra que se va a quedar ahí, que no le ha “sonado la flauta” por casualidad, y que no todos los méritos de su anterior película son de la divinizada guionista Diablo Cody. Mientras los trabajos siguientes de Cody (Los Estados Unidos de Tara y Jennifer's Body) no han llegado a la altura, Reitman por su parte se consagra como un interesante cineasta que tiene mucho que aportar. Y deja bastante claro que tiene un estilo único de hacer tragicomedia para indagar en temas que importan. El punto de partida recuerda en cierta manera a Gracias por fumar, la prometedora opera prima del director. Aquí también tenemos a un protagonista carismático, que encara con entusiasmo un trabajo de lo más desagradable. Y es que Ryan Bingham (George Clooney) trabaja en una empresa especializada en recortes financieros y se dedica a despedir empleados. Bingham tiene respuesta para todas las reacciones posibles del individuo despedido, y es capaz de hacerle intuir un camino a seguir, de hacerle ver aspectos positivos. Como consecuencia de su trabajo, Bingham se ha pasado la vida tomando aviones para recorrer la totalidad del territorio estadounidense, lo que le ha impedido tener una vida, pues ni está casado, ni tiene hijos, y sus únicas familiares, sus dos hermanas, apenas le conocen. La vida de Ryan está a punto de cambiar por completo cuando una recién llegada a su empresa, la jovencísima Natalie, propone que a partir de ese momento despidan a la gente por videoconferencia, sin salir de la oficina. El propio Reitman es coguionista de esta adaptación de una desconocida novela de Walter Kirn. Los diálogos son brillantes, y acumula secuencias de altura –nunca mejor dicho–, como la conversación sobre tarjetas de crédito en el momento en que el protagonista conoce al personaje de Vera Farmiga, algunos de los despidos, la ayuda que presta Bingham en la boda de una de una de sus hermanas, etc. Aparte de todo eso, Reitman es especialista en sacar jugo a buenos actores colocados en papeles que les van al pelo, como a George Clooney, que con su gracia habitual logra que caiga bien su personaje, a pesar de sus miserias y elementos negativos. El actor de Urgencias se luce bastante mostrando su evolución interior. Le secundan una estupenda Vera Farmiga –el alma gemela que encuentra el personaje de Clooney en su periplo– y la desconocida Anna Kendrick (Crepúsculo) –la joven Natalie– que compone un personaje bastante sólido y no quedará relegada al olvido. También cuenta el director con secundarios de peso, como Jason Bateman –de nuevo a sus órdenes tras Juno–, y el últimamente de moda Zach Galifianakis, en un breve papel. Up in the Air arranca carcajadas, y también emociona, al mismo tiempo que hace pensar sobre la necesidad de las relaciones humanas. Y también es una crítica –no exenta de cierta acidez– de las dificultades para relacionarse en el mundo moderno, donde las comunicaciones se han desarrollado más que nunca, y sin embargo existe cierta incomunicación. Donde se da la paradoja de que te pueden despedir a través de las cámaras o se puede mantener una relación o cortarla a través de los mensajes del teléfono móvil.

8/10
Quid Pro Quo

2008 | Quid Pro Quo

Isaac, un joven postrado en silla de ruedas por un accidente en que murieron sus padres, se gana la vida como periodista en la radio pública, gracias a su cálida voz. Pero no puede llevar una existencia normal, las chicas que se citan con él tras escucharle en las ondas se asustan cuando ven ante ellas a un parapléjico. Un día recibe el encargo de realizar un reportaje que lo llevará por un oscuro y siniestro mundo. Se verá envuelto en una trama donde unos complejos personajes desean quedarse incapacitados del mismo modo que lo está el protagonista. Entre ellos destaca Fiona, con la que inicia una relación. Enrevesado punto de partida para este thriller dramático protagonizado por el joven Nick Stahl, quien encarnó a John Connor en Terminator 3: La rebelión de las máquinas. Le da buena réplica Vera Farmiga, una gran actriz que merece mejorar su posición en el mundillo interpretativo. Subyace al fondo la idea de que nunca nos conformamos con lo que tenemos, subrayada en ese curioso intercambio que se produce entre los sanos que desean experimentar el 'placer' de las limitaciones y el paralítico que anhela volver a caminar. Sin embargo resulta poco menos que imposible adivinar las intenciones exactas del debutante guionista y director Carlos Brooks, defecto que sabe disimular con la impecable y estilosa puesta en escena.

5/10
El niño con el pijama de rayas

2008 | The Boy in the Striped Pyjamas

Traslación a la pantalla de la homónima novela superventas de John Boyne. Ambientada en los años de la Segunda Guerra Mundial, describe el traslado de Bruno y su familia a una mansión cercana a un campo de concentración, de la que el padre ha sido nombrado comandante. Bruno es un niño de ocho años de poderosa imaginación, que se aburre en casa todo el día, pues su hermana mayor Gretel es un poco tostón, y las demás personas que pululan alrededor son mayores. En tal tesitura capta su atención lo que él cree que es una granja vecina, muy rara eso sí, ya que todos los trabajadores visten un poco convencional pijama de rayas. Ilusionado con ser explorador, y sin que lo sepan sus padres, logra acercarse a la alambrada del campo, donde conoce a un chico de su edad, Shmuel, internado ahí dentro. Ninguno de los dos entiende lo que ocurre, pero entre ambos, y en secreto, surge una amistad.Se trata de una digna adaptación de la obra original, una especie de fábula cruel, cuya principal dificultad era preservar el punto de vista del niño, cuya ingenuidad aguanta el papel, pero que en imágenes podía resultar difícil de aceptar. Además, la sobrevalorada novela resultaba un tanto reiterativa en la acumulación de equívocos. Por todo lo dicho el director y autor del guión adaptado, Mark Herman (Tocando el viento, Little Voice), juega con la idea de que el pequeño protagonista se acerca un poco más al horror de la verdad, que lo que permitía traslucir el libro; también se amplía el protagonismo de la madre, de modo que también una adulta empieza a desembarazarse de su ceguera. El film se sigue con interés, sobre todo a través del niño, estupendo Asa Butterfield. Algo estereotipados se nos antojan el padre y un malvado nazi, o la simpleza con que es retratada la hermana. También falta sutileza al desenlace, muy sobrio en el original, por lo que la impresión en el lector era muy fuerte; aquí se opta por un tratamiento demasiado hollywoodiense, con vibrante montaje paralelo, lluvia, desesperación, el niño por un lado, la familia y los soldados por otro, lo que hace el patético subrayado irónico demasiado evidente.

6/10
Nada más que la verdad

2008 | Nothing But the Truth

En Washington la reportera Rachel Armstrong (Kate Beckinsale) se enfrenta a una posible pena de cárcel por negarse a revelar la fuente que le ha permitido revelar la identidad de un miembro de la CIA. Thriller dramático, con más drama que intriga, inspirado en hechos reales y llevado con buen pulso por Rod Lurie, autor también del guión. La película pone en la balanza asuntos de calado: por un lado la necesidad de contar y hablar de la verdad, y por otro la de mantener en secreto información sobre la seguridad nacional. Aunque no sea memorable, cuenta con un formidable reparto, lo cual hace que el resultado mejore considerablemente. De todas maneras se echa en falta un desenlace mejor elaborado.

6/10
En tránsito

2008 | In Tranzit

Cuando acaba la II Guerra Mundial, un grupo de prisioneros alemanes es enviado por error a un campo de concentración en la Unión Soviética. Allí tse encuentran recluidas en situación de tránsito unas cuantas mujeres rusas que fueron víctimas del terrible asedio de Leningrado por los alemanes. Los prisioneros tendrán que enfrentarse al odio de las mujeres y a las crueldados del jefe del campo, Pavlov. Cuidada producción ruso-británica cuya historia viene a engrosar los sucesos, no siempre ejemplares, que ocurrieron inmediatamente después del fin de la Segunda Guerra Mundial, cuando la venganza y el odio pugnaban con la miseria moral. Aunque entre esos escombros también es posible que surja el amor, que haya personas de ambos bandos que sean capaces de mirarse con compasión y humanidad. El reparto del film es de campanillas, con un cuarteto de actores bien conocidos, pero en donde destaca el trabajo de Vera Farmiga.

6/10
El hijo del mal

2007 | Joshua

Un hermoso piso en el East Side neoyorquino. Un matrimonio con un hijo, Joshua. La llegada de una nueva hija, Lily se presupone un motivo más para colmar los corazones de todos los componentes del hogar. ¿O quizá no? Los padres empiezan a dudar de tal ecuación cuando su hijo Joshua comienza a tener un comportamiento muy extraño. Clara heredera de clásicos de terror como La profecía, o de películas llenas de niños peinaditos y perfectos como en El pueblo de los malditos, el film juega con de nuevo con la vieja premisa de “nada es lo que parece” para meter el miedo en el cuerpo del respetable. "Yo mismo era, justamente entonces, un padre primerizo y, al principio, no estaba seguro de desear hacer una película sobre un niño malvado", reconoce el director George Ratliff.  En el reparto destacan Sam Rockwell (Los impostores) y Vera Farmiga (Infiltrados).

5/10
Infiltrados

2006 | The Departed

Cuatro años después de que Wai Keung Lau y Siu Fai Mak sorprendieran con el magnífico thriller hongkonita Juego sucio (2002), Martin Scorsese entrega un brillante remake. Ciertamente la historia le viene al pelo, como le hizo ver un avispado Leonardo DiCaprio, transformado en actor fetiche del cineasta –antes hicieron juntos Gangs of New York y El aviador–, heredero del Robert De Niro de antaño, y quien además le puso sobre la pista de la película. El film cuenta cómo la policía de Boston ha logrado infiltrar en una banda de la mafia irlandesa a uno de sus agentes, que se crió en el barrio donde opera; mientras que la mafia irlandesa ha hecho lo propio colocando a uno de sus hombres en un alto puesto de la policía. Las identidades de los topos sólo son conocidas por sus respectivos superiores. De modo que entre unos y otros acontece un verdadero juego del ratón y el gato, en que resulta imprescindible anticiparse. El guión de William Monahan sigue con fidelidad el original, aunque se aprovecha la coyuntura para introducir algunos nuevos elementos –el triángulo amoroso de los dos topos con la misma mujer, una psiquiatra, o alguna otra vuelta de tuerca en el desenlace– y enriquecer los diálogos. Se mantiene el tema de fondo de la esquizofrenia que supone mantener una doble vida presidida por la mentira y, por supuesto, el director ‘scorsesiza’ la película, lo que significa una inaudita violencia, un lenguaje altamente procaz, y algunos elementos irreverentes hacia el catolicismo completamente innecesarios. El film conserva un ritmo endiablado, Scorsese vuelve a demostrar que es un director de increíble fuerza visual. Acierta además con un reparto de primera, en el que nadie desentona. Leonardo DiCaprio se convierte en un serio candidato al Oscar, y en que actores como el otras veces inexpresivo Mark Wahlberg, el ‘presidente’ Martin Sheen, o la desconocida Vera Farmiga brillan con luz propia.

8/10
Breaking and Entering

2006 | Breaking and Entering

Will (Jude Law) lo tiene aparentemente todo para ser feliz. Pero no lo es. Arquitecto imaginativo, tiene una novia preciosa e inteligente (Robin Wright Penn). Eso sí, la hija de ella, nacida de una relación previa, es hiperactiva y nerviosa, la convivencia con ella es difícil… Pero sobre todo domina una vida rutinaria y de pocos alicientes, donde la pareja se muestra distante, y la profesión se convierte en particular refugio. Este frágil estado de cosas se va a quebrar cuando la nave-estudio que Will comparte con un socio es asaltada de noche por una sofisticada banda de ladrones de origen bosnio, que utiliza las habilidades de saltimbanqui de dos jóvenes para introducirse por el techo y desconectar la alarma en un ‘visto y no visto’. El disgusto por el robo de ordenadores y demás equipamiento no para aquí, pues la banda repite sus incursiones, motivo por el cual Will establece un puesto de vigilancia nocturno en su propio automóvil; una ‘aventura’ que le procurará nuevas emociones. Desde conocer a una prostituta (Vera Farmiga) que ejerce en la zona, a la identificación de uno de los jóvenes, buen tipo en el fondo, hijo de una sufrida y trabajadora madre, Amira (Juliette Binoche), que se desvive por sacar adelante a su hijo. Tan valiosa es la mujer, que Will, en vez de denunciar al chico, propicia el encuentro ‘casual’ con ella, que arregla trajes y vestidos en su propio domicilio.Anthony Minghella (El paciente inglés) escribe y dirige un drama con más de un punto de interés, acerca de la vida corriente de tantas personas, que se diría no es vida hasta que determinadas ‘rupturas’ obligan a mirarse dentro de uno mismo. Al tiempo ofrece una reflexión acerca de las dificultades de integración de los inmigrantes, no siempre bien aceptados (fácilmente son sospechosos de actividades delictivas) y con empleos precarios que facilitan el recorrido delictivo. Lo permite esa relación entre Will y Amira, que Minghella construye pacientemente, mostrando antes sus respectivos entornos e intereses. De tal modo que cuando Will ‘se lanza’ a conquistarla a ella con movimientos casi de adolescente peterpanesco, la reacción de Amira se comprende, es la propia de una madre que hará lo que sea por su hijo. Se agradece el esfuerzo de definición de personajes, un regalo para los actores; e incluso el de la prostituta, que se diría fuera de lugar, se entiende como pieza que resuena más tarde en Amira, puesta en una posición que le obliga, en cierta manera, a seguir sus pasos. También hay una apuesta por la capacidad de perdonar y pasar página, aunque a este respecto chirría alguna escena torpe (el personaje de Robin Wright Penn, estallando y apeándose del coche), incluida para justificar su inesperada magnanimidad en el juzgado.

6/10
La prueba del crimen

2006 | Running Scared

Wayne Kramer sorprendió con The Cooler, con William H. Macy interpretando a un gafe. Sigue siendo igual de cenizo el protagonista de este imaginativo thriller, que centra su atención en Joey Gazelle, matón de poca monta, al que le encargan que se deshaga de un revólver. Lo esconde en el sótano, donde se lo roba un amigo de su hijo. Demasiados golpes de mala suerte del personaje y sus familiares y un final metido con calzador están a punto de hacer increíble el film, que también es en exceso truculento. Pero Kramer, dirige su propio guión con mucha pericia y un admirable sentido del suspense. En este sentido, destaca el enfrentamiento del personaje de Vera Farmiga, con unos sospechosos de pederastia. Paul Walker, que también ha participado en Banderas de nuestros padres con Clint Eastwood, demuestra que es capaz de hacer películas de mayor calidad que A todo gas y su secuela. Además, le acompaña el siempre eficaz Chazz Palminteri y el expresivo niño Cameron Bright, experto en personajes escalofriantes, como ha demostrado en Premonición y El enviado.

4/10
Doble atraco

2005 | The Hard Easy

Paul Weston, experto atracador, recibe información secreta sobre unas joyas, ocultas en la caja de seguridad de un banco. Organiza un atraco con su banda, pero no contaba con la posibilidad de que otro grupo de ladrones, con la misma información, iba a intentar el mismo robo a la misma hora. Tal casualidad pone en marcha un cúmulo de desafortunados incidentes. Thriller de atracadores -primer trabajo tras las cámaras de Ari Ryan- de original punto de partida, en la línea de Plan oculto, que también mostraba un elaboradísimo plan para hacerse con el botín. El argumento logra mantener la tensión hasta el final y ofrece la oportunidad de recuperar a Henry Thomas, legendario Elliott de E.T., el extraterrestre.

4/10
El libro mágico

2005 | Neverwas

Zach Riley, psiquiatra, renuncia a un lucrativo trabajo en una consulta privada, para trabajar en un sanatorio donde su padre estuvo escribiendo un libro infantil que tuvo un éxito sin precedentes. Allí, conoce a un esquizofrénico que guarda relación con el libro y su padre. Éste le enseñará algunos secretos relacionados con el libro. Un reparto "de campanillas" protagoniza esta cinta, que aunque va dirigida al público adulto, homenajea a la literatura infantil. Supuso el debut como director de Joshua Michael Stern de El último voto.

5/10
Iron Jawed Angels

2004 | Iron Jawed Angels

Hilary Swank, Julia Ormond y Anjelica Huston protagonizan este drama que reconstruye hechos reales, acaecidos en Estados Unidos en los años de la Primera Guerra Mundial, durante la presidencia de Woodrow Wilson. Sigue los pasos de Alice Paul y Lucy Burns, dos pioneras del movimiento a favor del sufragio femenino en Estados Unidos. La situación con que arranca la historia es que varios estados han concedido el voto a las mujeres, pero éste dista de ser un derecho constitucional extendido a toda la nación. La principal asociación de mujeres sufragistas es partidaria de una lucha tenaz y paciente, sin extremismos, por lo que Alice Paul y Lucy Burns, más expeditivas, crean un partido de las mujeres, que negará su apoyo a cualquier político que no respalde claramente el voto femenino; y organizan un piquete que está permanentemente ante la Casa Blanca día y noche, llueva, nieve o haga calor. Las cosas se calientan con la entrada de EE.UU. en la guerra, la detención de mujeres, y un movimiento de huelga de hambre.Resulta curioso que una directora alemana, Katja von Garnier, sea quien esté detrás de esta trama netamente americana, sobre "ángeles con mandíbulas de hierro", expresión que debía ser muy difícil de traducir, por lo que se ha mantenido el título original. El film, producción de HBO, tiene interés histórico, pero se resiente de una realización extraña para una película de época, con una música anacrónica, y un ritmo a veces videoclipero. Falta definición a los personajes, una pena porque el reparto es espléndido. Al final lo que más llega es la huelga de hambre de Alice -son terribles las imágenes en que es obligada a ingerir alimentos-, y los problemas de una de las damas, casada con un senador, y que se moja mucho apoyando la causa.

5/10
El mensajero del miedo

2004 | The Manchurian Candidate

1991, durante la célebre Operación Tormenta del Desierto, de la Guerra del Golfo. El sargento Raymond Shaw y el comandante Benett Marco lideran un grupo de soldados que sufre una emboscada. Ambos son capturados por el enemigo. Diez años después, Shaw es un héroe de guerra que recibe la Medalla de Honor del Congreso. Además, es un político de éxito a punto de presentarse a las elecciones para ser elegido vicepresidente.  Por su parte, Marco no recuerda exactamente lo que ocurrió en aquel desafortunado episodio, y sufre extrañas pesadillas que le hacen suponer que les lavaron el cerebro durante el cautiverio. Todo esto le hace cuestionar si Shaw fue realmente un héroe y decide investigarle. Jonathan Demme, director de El silencio de los corderos, fracasó estrepitosamente con La verdad sobre Charlie, su desmejorado remake de Charada. Ahora vuelve a actualizar un clásico del cine de los 60, que se basaba en una novela de Richard Condon. Como suele ser habitual en su filmografía, Demme crea una atmósfera opresiva, y se apoya en actores de probada solvencia. Como es de suponer, Denzel Washington, Liev Schreiber y Meryl Streep logran dar credibilidad a sus personajes, a pesar de que la trama incluye elementos algo irreales, propios del cine de ciencia ficción. Como su predecesora, la cinta es una crítica a la manipulación electoral, los intereses ocultos, y la utilización del miedo para hacerse con el poder político. Y claramente se pueden entresacar del film paralelismos intencionados con algunas maneras de la administración Bush.

6/10
Dummy, el muñeco

2002 | Dummy

Steven aspira a triunfar como ventrilocuo. A través de un muñeco expresa sentimientos que no logra comunicar de otra manera. Al ser un inadaptado, hará migas con otros personajes excéntricos, como Fangora, que desea ser cantante. El film, pobladito de “freaks”, empareja al último ganador del Oscar, Adrien Brody (El pianista), con la siempre resultona Milla Jovovich. Greg Pritikin insufla a la historia, entre bromas y veras, un curioso aliento poético.

6/10
Blancanieves

2001 | Snow White

Blancanieves es la hermosa hija del rey John y la reina Josephine, que se queda huerfanita a la muerte de su madre. Un día, las lágrimas del rey hacen despertar a una criatura fantástica llamada Green-eyed. En agradecimiento, este ser concede al rey tres deseos: alimento y protección, un reino donde vivir, y una mujer con la que compartir su vida. Esta no es otra que Elspeth, una reina malvada que envidiará continuamente la belleza de Blancanieves. Libre adaptación del clásico cuento de los hermanos Grimm dirigido por Caroline Thompson. En esta versión, la reina Elspeth convierte al príncipe en un oso, y los famosos 7 enanitos, aquí no son todos enanos, sino que son siete seres diferentes denominados como los colores del arco iris, los cuales se dedican a controlar el clima. Kristin Kreuk, célebre por su papel de Lana en Smallville, es la joven protagonista, y Miranda Richardson (La fuerza del cariño. La historia continua) es la madrastra.

4/10
Cenizas y pólvora

2001 | Dust

Dos hermanos, enamorados de la misma mujer, en el lejano Oeste. Elijah se lleva “la gata” al agua, y Luke se convierte en mercenario en Macedonia, en Europa. Habrá reencuentro entre hermanos, y esta vez se disputarán con uñas y dientes un filón de oro. El director macedonio Milcho Manchevski sorprendió a propios y extraños gracias al magnífico film Antes de la lluvia, ganador del León de Oro en Venecia. Ahora vuelve a arriesgarse con un western muy, muy personal. La cosa no le sale tan redonda, pero pasa el corte.

5/10
15 minutos

2001 | Fifteen Minutes

Al inspector de homicidios Eddie Fleming (Robert De Niro) le encanta salir en los medios de comunicación. Un asesinato relacionado con un incendio le obliga a colaborar con Jordy Warsaw (Edward Burns), un bombero al que no le gusta nada el circo mediático. Aunque surgen ciertas suspicacias, ambos detectan a Emil y Oleg, dos asesinos recién llegados del Este de Europa, que cometen crímenes sin ton ni son. Emil, que advierte la sed de morbo de la opinión pública, ha trazado un siniestro plan: cometer asesinatos atroces que Oleg graba en vídeo, para forrarse con la exclusiva de su historia. Y luego alegar locura para librarse del merecido castigo. ¿Se saldrán estos tipos con la suya? El director y guionista John Hersfeld traza, impregnada de un humor muy negro, una feroz crítica a la sociedad actual, ávida de información escabrosa. Él lo tiene muy claro y explica con cierto pesimismo: “Nos encontramos en una cultura en la que nadie se hace responsable de sus actos y todo el mundo quiere ser reconocido por nada.” De Niro, además de ser coprotagonista, produce el film. Le acompaña el director y actor Burns, quien asegura que, incluido él, “cualquier actor joven daría su brazo derecho por rodar con De Niro”.

4/10
Otoño en Nueva York

2000 | Autumn in New York

Will es el típico playboy al que ninguna mujer se le resiste: cínico y cuarentón, tiene cierto encanto por el que todas caen rendidas a sus pies. Charlotte no es una excepción pero su caso reviste una particularidad especial: ella padece una grave enfermedad que le puede conducir a la tumba en cualquier momento. Como ella es un encanto de chica, quizá la frívola actitud de Will ante la vida dé al fin un vuelco.   Melodrama romántico que empareja al guaperas de Richard Gere con la estupenda Winona Ryder. La película tiene un toque muy personal, quizá porque la dirige una mujer, que además es oriental. Joan Chen trata de profundizar en los motivos que laten detrás del amor verdadero: autosacrificio por la persona amada, que lleva a darlo todo por ella. A alguno quizá la historia le parezca algo empalagosa, pero estamos seguros que más de uno no podrá evitar echar la inevitable lagrimita.

4/10
Regreso al paraíso

1998 | Return To Paradise

Tres amigos pasan las vacaciones en Malasia. Las juergas, donde corre la droga, son mayúsculas. Pasan dos años y una abogada visita a Sheriff y Tony, dos de los amigos, para comunicarles que Lewis fue detenido por posesión de droga. Ha estado en prisión todo ese tiempo, y ahora se enfrenta a un juicio cuya sentencia podría ser la pena de muerte. Entonces les hace una propuesta inusual: que se entreguen a las autoridades malayas, para que sea conmutada esa pena por 3 años de prisión a cada uno. La novedad en el film de Joseph Ruben es el dilema moral que se presenta a los ojos de Sheriff y Tony. ¿Serán capaces de sacrificarse para salvar la vida del amigo? Este interrogante se refleja con hondura, e interesa más que el previsible romance de Vince Vaugh con Anne Heche, o el tópico de la periodista irresponsable, que airea la noticia sin considerar que están en juego vidas humanas. Los actores están, sencillamente, fantásticos, en su ajustada sobriedad.

5/10
En tierras altas

2011 | Higher Ground

La historia de una comunidad espiritual muy unida que se tambalea cuando uno de sus miembros empieza a cuestionar su fe. Inspirada en la autobiografía de Carolyn S. Briggs, "Este mundo oscuro", la película cuenta la historia de las tribulaciones de una mujer reflexiva con la fe, el amor y la confianza. Una mujer que descubre que por muchos traspiés que sufra, tiene dentro de ella lo necesario para llegar a tierras más altas.

Últimos tráilers y vídeos