Decine21
Hil-Kanpaiak (Campanadas a muerto)
5 /10 decine21

Hil-Kanpaiak (Campanadas a muerto)

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

En los terrenos del caserío Garizmendi aparece un esqueleto enterrado. Sin saber a qué atenerse, Fermín Araia y su mujer, Karmen, llaman a su hijo Néstor, que acude a hacerse cargo. A la mañana siguiente Fermín no aparece y Néstor descubre que también han desaparecido los huesos. A su aviso acuden dos inspectores de la Sección Criminal, Ezpeleta y Kortazar, quien muestra especial interés por el caso, y mientras se encuentran en el caserío la campana de la ermita cercana comienza a doblar a muerto.

5 /10 decine21

Crítica

Una historia vasca de violencia

Una historia vasca de violencia

Garizmendi, un caserío situado en un villorrio de Guipúzcoa. Allí viven la familia Araya –el padre Fermín, la madre Karmen, el hijo Néster–, sobre la que pesa el trauma de la pérdida de otro hijo, Aitor. El padre encuentra enterrado en sus tierras un esqueleto y todo se derrumba, se despiertan odios y sentimientos del pasado. Poco después, los huesos desaparecen y el padre es encontrado sin vida.

Campanadas a muerto no es precisamente una película que alegre el alma, que invite a disfrutar de la vida, de la familia, de los amigos. Todo lo contrario. Estamos ante una historia donde sólo hay dolor y tormento, con personajes inmersos en el silencio, en la tristeza que genera la frustración y el odio. En su segunda película, el navarro Imanol Rayo (Dos hermanos) demuestra que sabe hacer cine, que es capaz de generar potencia a las imágenes, pero también resulta quizá demasiado inmisericorde a la hora de negar al espectador un poco de aire. Ofrece un drama hondo, a ratos asfixiante, de trazas criminales, ubicado en una pequeña comunidad cerrada. La traza de tragedia familiar de entidad rural, repleta de enemistades fraternas, rencores familiares, venganzas y muertes en el círculo de unas pocas personas recuerda de algún modo a otras similares ubicadas en territorios más meridionales, como esas creaciones españolas de Delibes o de Cela, pero aquí todo se vuelve más opaco, más callado, a tono con la ambientación nublada, húmeda y sombría de las tierras del norte de España.

Aunque hay ligeras fases de la narración que pueden resultar confusas, sobre todo por el uso del flashback, a través del cual espectador tendrá que ir componiendo el rompecabezas poco a poco, a medida que los datos emergen a la superficie, en general, la película atrapa lo necesario gracias a su enorme intensidad, pese a que no acabe de complacer del todo su tono fatalista. Formalmente ese enfoque viene reflejado en las pocas palabras, los claroscuros, planos fijos donde la cámara y las miradas de los personajes miran a menudo al suelo. Visualmente hay parsimonia a la hora de concebir las escenas, con esos planos largos y contemplativos, siempre fijos, las miradas eternas, los primerísimos planos. Y hay una violencia continua que lo inunda todo, pero es una violencia latente, interior, y si acaso llega el momento de expresarla se usa con eficacia el fuera de campo. Todo el reparto está notable, aunque también su trabajo se antoja poco versátil, pues aquí no hay más que caras largas y ojos inyectados en sangre, ni un amago de relajación en la comisura de los labios.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
loading...

También te pueden interesar

Últimos tráilers oficiales