IMG-LOGO
Obediencia
6 /10 decine21

Obediencia

Obey

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Obediencia

León, de diecinueve años, regresa a casa para cuidar de su madre alcohólica y adaptarse a la vida de adulto después de una adolescencia que pasó entrando y saliendo del hogar de acogida. Frustrado por su falta de educación y sus sombrías perspectivas, León encuentra consuelo en el boxeo. Pronto conoce a la rebelde y hermosa Twiggy (Sophie Kennedy Clark), que vive de okupa en casas abandonadas para escapar de la insensata riqueza de su familia. Mientras los rumores de disturbios comienzan en las calles y la policía y los manifestantes cercan el vecindario, León debe decidir si unirse a sus amigos y luchar o buscar una nueva vida con Twiggy.

6 /10 decine21

Crítica

Un hogar roto

Un hogar roto

Tras pasar cuatro años en una casa de acogida de los servicios sociales, Leon regresa junto a su madre, que pese a que ha roto con su progenitor, un maltratador, se ha buscado un novio igualmente agresivo, adicto a la cocaína, que no le sirve de ayuda para lidiar con sus problemas de alcoholismo. El chico acaba refugiándose en un gimnasio en el que practica boxeo. Se reúne también con sus amigos, que no paran de meterse en líos, por ejemplo son capaces de robar por puro capricho. Con ellos acude a una fiesta en la que todos se drogan, inhalando gas en globos, donde conoce a Twiggy, una muchacha de la que se enamora pese a que tiene novio.

Satisfactoria ópera prima de Jamie Jones, que se apoya en una excelente interpretación de su protagonista, el también debutante Marcus Rutherford, rodeado de adecuados secundarios. Su relato transcurre durante los disturbios que ocurrieron en Hackney, una zona del East End londinense, en 2011, como reacción a la muerte por disparos de la policía de Mark Duggan, delincuente afrocaribeño, aunque se unieron muchos agitadores con el único objetivo de saquear tiendas y sacar provecho. El film viene a situar este episodio de violencia social en el marco de un barrio sacudido por la crisis económica, con problemas de desestructuración familiar y todo tipo de adicciones. Describe también las consecuencias de la falta de oportunidades, que da lugar a chicos desocupados que caen en la delincuencia por puro aburrimiento.

Con varios puntos en común con las más redondas Moonlight, de Barry Jenkins, y Haz lo que debas, de Spike Lee, Jones demuestra que rueda muy bien, y logra algunas escenas excelentes, en las que hace gala de inteligencia, por ejemplo ésa en la que muestra el punto de vista de los policías, tan asustados por el estallido de violencia como los ciudadanos, o el momento en el que el protagonista juega con un Scalextric, rememorando una infancia feliz precozmente rota. Todo el film tiene un enorme interés, pero desentona en cierta manera la historia de amor, un poco artificiosa, y menos espontánea que el resto de la cinta.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.