IMG-LOGO

Biografía

Charles Laughton

Charles Laughton

63 años ()

Charles Laughton

Nació el 01 de Julio de 1899 en Scarborough, Yorkshire, Reino Unido
Falleció el 15 de Diciembre de 1962 en Hollywood, Los Angeles, California, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

Oscar
1934

Ganador de 1 premio

Filmografía
Tempestad sobre Washington

1962 | Advise & Consent

El Presidente de los Estados Unidos propone el nombramiento de un nuevo Secretario de Estado, un tipo independiente con nuevas ideas para la política exterior, lo que provoca protestas entre ciertos sectores del Senado, que debe ratificarle en su puesto. Se trata de un intelectual muy controvertido, que tiene muchos enemigos. Estos serán capaces de calumniar y hacer todo lo posible para quitárselo de encima, sacando a la luz un supuesto pasado comunista. Este título del maestro Otto Preminger (Éxodo, Laura), basado en la novela de Allen Drury, es uno de los mejores filmes de intriga política de la historia del cine. Sorprende por la complejidad de la trama, no porque sea difícil de seguir, sino por la profundidad psicológica de los personajes, el dibujo de la podredumbre que existe en el mundo de la política, y al tiempo la inclusión de cierta honestidad que consigue salir a flote. De este modo se refleja bien la convivencia entre pragmatismo e idealismo, patriotismo y autoritarismo. Incluso se aborda la homosexualidad en una subtrama de escándalo secreto, con audacia y bien tino. Y hay cierto suspense sobre si el candidato a Secretario pasará el escrutinio del Senado, lo que deriva en un magnífico desenlace. El film presenta un amplio reparto, perfectamente escogido, donde resulta difícil destacar a alguien: está genial Charles Laughton, como el astuto decano senador sureño, pero también hacen grandes trabajos Walter Pidgeon -el líder de la mayoría-, Don Murray -el chantajeado presidente del subcomité de exteriores-, Burgess Meredith -el testigo títere-, Henry Fonda -el candidato a Secretario- y la actriz fetiche de Preminger, Gene Tierney.

9/10
Bajo diez banderas

1960 | Sotto dieci bandiere

Típica coproducción bélica entre Estados Unidos e Italia, en una época en que las viejas estrellas de Hollywood deambulaban por el continente europeo en busca de un papelito que llevarse a la boca. En este caso encontramos los nombres de Van Heflin y Charles Laughton encabezando el reparto. La mayoría del equipo técnico y artístico son italianos, comenzando por su productor Dino De Laurentiis y el músico Nino Rota; además, en un breve papel podemos encontrar a Gian Maria Volontè. Notándose su escaso presupuesto, su trama se refiere a un episodio ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, cuando un barco alemán amenaza con destruir la flota británica.

4/10
Espartaco

1960 | Spartacus

Espartaco. El nombre de un esclavo tracio que lideró una rebelión contra el todopoderoso imperio romano, tras huir de una escuela de gladiadores con 70 hombres en el año 73 a.C. Reunió en torno a sí a 120.000 seguidores, un auténtico desafío a Roma. Las legiones de Craso y Pompeyo se emplearon a fondo para derrotar a Espartaco y crucificar a 6.000 hombres en la vía Apia, a modo de escarmiento. Al fondo estaban las luchas intestinas en el Senado, con el creciente poder de Craso y Julio César. La historia, novelada por Howard Fast, encandiló a Kirk Douglas, que se hizo con los derechos a través de su productora Bryna Productions. El guión lo escribió Dalton Trumbo. Tanto él como Fast figuraban en la lista negra del Comité de Actividades Antiamericanas, pero Douglas decidió dar crédito a ambos en el film. El director fue inicialmente Anthony Mann, que hizo las escenas de las minas de sal. Pese a su indudable competencia, Douglas, que había rodado con Stanley Kubrick Senderos de gloria, le sustituyó sin aparente motivo. Mucho se ha especulado sobre tal decisión: se diría que Douglas creía a Kubrick más controlable. El cineasta aprovechó la oportunidad para probar que podía rodar una gran superproducción (fue la única vez que hizo un film que no era iniciativa suya); a partir de entonces hizo todo lo que quiso, con su legendaria meticulosidad. Douglas se esforzó mucho, tanto en la producción como en su papel, pero su personaje, Espartaco, era de los más desdibujados. Kubrick da muestras de su enorme fuerza visual. Las luchas en la escuela de gladiadores, con Espartaco y Draba contemplando a sus compañeros por una ranura, o las evoluciones de los ejércitos en la batalla entre esclavos y romanos, son de enorme belleza. Entre los extras de esta edición, destacan, además de los comentarios, una larga entrevista con Peter Ustinov, las escenas de entrenamiento en la escuela de gladiadores, y un documental sobre ‘Los 10 de Hollywood’.

8/10
Testigo de cargo

1957 | Witness for the Prosecution

Basada en una obra de Agatha Christie, narra el juicio a un hombre acusado de asesinato . El veredicto de su inocencia o culpabilidad depende de un curioso testigo de cargo; el de su mujer. Peligroso sería relatar más detalladamente el argumento de esta película, en la que el rodaje se mantuvo en secreto, y a cuyo preestreno sólo pudo acudir la familia real inglesa tras prometer que no contarían el final de la película. Estamos ante una magistral adaptación cinematográfica dirigida por Billy Wilder, que sabe mantener el suspense y la intriga durante todo el metraje. Este apasionante drama judicial cuenta con estupendas interpretaciones. Tyrone Power encarna al hombre acusado de asesinato, Marlene Dietrich es la "testigo de cargo" (impresa queda en nuestra retina la escena en la que aperece en un cabaret nazi donde interpreta la canción "I never go there any more") y Charles Laughton da vida a un cínico abogado en una memorable interpretación. La película fue nominada para cinco oscars, entre ellos el de mejor película.

7/10
El déspota

1954 | Hobson's Choice

Como su propio título en español indica, Henry Horatio Hobson es el dueño de una zapatería de Lancashire que se comporta como un auténtico tirano con sus hijas, sus empleados y sus conocidos. Su fuerte carácter es conocido en toda la localidad, y le acarrea continuos problemas. A pesar de todo, resulta un personaje entrañable gracias a Charles Laughton, que logró una de sus más recordadas interpretaciones con divertidas ocurrencias, gestos humanos, su latente brutalidad de borrachín y diálogos continuamente enfrentados al mundo que le rodea.El film centra su atención en cómo la hija mayor va a lograr la emancipación del tiránico padre planeando una inesperada boda con el tosco artesano que hace los zapatos a Hobson, y estableciendo ambos un negocio semejante por su cuenta. Esto podría facilitar el futuro de sus hermanas, también en edad casadera. Basada en una obra teatral de Harold Brighouse, escrita en 1915, David Lean logró una de sus numerosas obras maestras en lo que hoy en día es considerado uno de los clásicos del cine británico que resultó ganador del Bafta a la mejor película. Dicho texto ya había sido llevado al cine en dos ocasiones anteriores con su título original de Hobson´s Choice en 1920 y en 1931, existiendo después dos telefilmes de los años 1974 y 1983. En algunos momentos la trama puede recordar a "El rey Lear" de William Shakespeare, pues la enérgica hija mayor es al final la que mejor vela por los intereses paternos. Además del trabajo de Laughton, destaca John Mills, con un meritorio personaje que se va refinando, y Brenda de Banzie, estupenda primogénita de Hobson.

8/10
La reina virgen

1953 | Young Bess

No hay duda que la reina inglesa Isabel I (1533- 1603) ha sido un auténtico filón para el cine desde La vida privada de Elizabeth y Essex (1939), con Bette Davis, hasta Elizabeth: La edad de oro (2007), donde Cate Blanchett repetía personaje después de Elizabeth (1998). Para La reina virgen se adaptó la novela de Margaret Irwin, que contaba uno de los episodios románticos de Isabel I: su romance con el almirante Thomas Seymour, que después sería condenado a muerte. El film, rodado como gran superproducción por la Metro, tenía un reparto excelente encabezado por Jean Simmons y Stewart Granger (pareja en la pantalla y en la vida real), y seguido por Deborah Kerr, Kay Walsh y un Charles Laughton que volvía a representar al personaje de monarca británico tras haberlo hecho veinte años antes La vida privada de Enrique VIII (1933). El vestuario de Walter Plunkett, así como la dirección artística a cargo de Cedric Gibbons, Urie McCleary, Edwin B. Willis y Jack D. Moore, fueron candidatos al Oscar.

7/10
Salomé (1953)

1953 | Salome: The Dance of the Seven Veils

Una de las actrices que tienen un lugar propio en la constelación de Hollywood, Rita Hayworth, interpreta a Salomé. La hermosa princesa Salomé es forzada a vivir con su padrastro, el rey Herodes, interpretado por Charles Laughton. Es una mujer caprichosa que se aburre en Galilea. Inicia un romance con el comandante Claudio, de la Legión romana, que admira en secreto a un predicador llamado Juan el Bautista. Poco después éste es encarcelado y condenado. Salomé se queda prendada de la fuerza y la serenidad que desprende Juan El Bautista, y para salvar su vida, baila para deleite de Herodes la danza de los siete velos. Pero su madre piensa otra cosa muy distinta. Aceptable recreación -fantasiosa, claro- en torno al conocido pasaje bíblico, narrado con bastante credibilidad. No obstante el personaje de Juan el Bautista es bastante acartonado, y Charles Laughton parece tomarse su papel con cierta desgana. En realidad toda la trama está dirigida al sensual baile de los siete velos, interpretado con gracia por Rita Hayworth, y en el que Laughton pone toda la carne en el asador con su mirada libidinosa.El director alemán William Dieterle, iniciado en la dirección teatral en su país desde principios del siglo XX, está considerado como uno de los grandes realizadores de proyectos de calidad, en los difíciles años de los comienzos del cine sonoro. Sus títulos más conocidos son Esmeralda, la zíngara (1939), El hombre que vendió su alma (1941) y Jennie (1948). Aunque Salomé no es una de sus películas más conocidas, y tanto su diseño de producción como sus colores chillones en technicolor han quedado obsoletos, merece la pena verla por la exótica recreación de la época, y por la seductora interpretación de la bellísima Hayworth.

4/10
Abbott y Costello contra el capitán Kidd

1952 | Abbott and Costello Meet Captain Kidd

En su línea habitual de parodias de todo tipo de géneros (Agárrame ese fantasma, Pistoleros sin pistola), los presuntos cómicos Bud Abbott y Lou Costello la tomaron con el cine de piratas. Al igual que habían conseguido con nombres clásicos del terror como Boris Karloff con Frankenstein y Bela Lugosi con Drácula, también Charles Laughton se prestó a burlarse de uno de sus personajes más célebres, el del Capitán Kidd. En esta ocasión la acción se desarrolla en Tortuga, donde los dos graciosos de turno se encuentran con un mapa del tesoro por el que serán raptados y conducidos hasta la temible isla de la Calavera. Hay que recordar que el cine de piratas de cuchufleta ha sido un subgénero bastante recurrente en el mundo del cine tal y como muestran los títulos: La princesa y el pirata (1944), con Bob Hope, la italiana Totó contro il pirata nero (1964), la inglesa Los desmadrados piratas de Barba Amarilla (1983) y los Piratas de Roman Polanski (1986), por no hablar de la taquillera trilogía de Piratas del Caribe.

4/10
4 páginas de la vida

1952 | O. Henry's Full House

Cinco grandes directores de la época dorada de Hollywood adaptan otras tantas historias de su compatriota, el escritor O'Henry. El también escritor John Steinbeck introduce las historias, a través de una voz en off. Está protagonizada por grandes estrellas de la época. Destaca el segmento dirigido por Howard Hawks, The Ransom of Red Chief, sobre dos mafiosos que raptan a un niño. Pero éste resulta tan insoportable que al final tienen que pagar a sus padres para que se lo lleven. Sin embargo, este episodio fue finalmente suprimido, porque los productores llegaron a la conclusión de que no era lo suficientemente divertido.

6/10
No estoy sola

1951 | The Blue Veil

Tras perder a su marido y a su hijo en la 1ª Guerra Mundial, Louise Mason dedica el resto de su vida a los niños más desfavorecidos. Jane Wyman fue nominada al Oscar por esta película, galardón que se llevó finalmente Vivien Leigh por Un tranvía llamado deseo. Charles Laughton (Rebelión a bordo, El proceso Paradine, Testigo de cargo) trabajó a su lado. La película fue un remake de la francesa Le voile bleu de Jean Stelli.

7/10
The Strange Door

1951 | The Strange Door

Alan de Malestroit, movido por los celos, encierra a su hermano, quién se había casado con la mujer que él deseaba y que murió al dar a luz. Malestroit decide entonces educar a su sobrina Blanche, ocultándole la existencia de su padre. Película entretenida que mezcla terror y thriller, y que además cuenta como protagonistas a Boris Karloff (La novia de Frankenstein) y Charles Laughton (El sospechoso).

5/10
El hombre de la torre Eiffel

1950 | The Man on the Eiffel Tower

París, años veinte. Un maníaco asesino trae en jaque a toda la policía francesa. Cuando el inspector Maigret se encuentra cerca de la resolución del caso, el asesino le secuestra para que no revele su identidad.

6/10
Soborno

1949 | The Bribe

Cine negro a la vieja usanza, con un trío protagonista de auténtico lujo, formado por Ava Gardner, Robert Traylor y Charles Laughton, con la incorporación de Vincent Price como el habitual malvado de la trama. Producida por Pandro S. Berman para MGM, destaca la poderosa música de Miklós Rózsa, así como una inquietante fotografía en blanco y negro de Joseph Ruttenberg. Un agente federal viaja hasta un país de Sudamérica para descubrir a un peligroso grupo de contrabandistas dirigidos por un acaudalado mujeriego norteamericano. Una vez allí se sentirá irremediablemente atraído por la esposa de uno de los jefes de dicha organización criminal. Destaca la escena del enfrentamiento en un festival con fuegos artificiales, el momento más recordado de la cinta.

6/10
El reloj asesino

1948 | The Big Clock

El editor de un importante periódico comete un crimen pasional. Para evitar que le descubran incrimina a un tipo al que no conoce que, casualidades de la vida, resulta estar ligado al diario. El "falso culpable" pondrá todos los medios para probar su inocencia. Buena muestra de cine de suspense, a cargo de John Farrow, que dirige a su esposa Maureen O'Sullivan. Otro matrimonio presente en el film es el compuesto por Charles Laughton (memorable su villano) y Elsa Lanchester. Cuarenta años más tarde se rodó un popular remake, No hay salida.

7/10
The Girl from Manhattan

1948 | The Girl from Manhattan

Comedia sin demasiadas pretensiones, para mayor gloria de su protagonista, Dorothy Lamour, muchacha que tuvo su momento de gloria en musicales junto a Bob Hope y Bing Crosby con sus Ruta de Singapur (1940) y Ruta de Marruecos (1942), y que aquí ya daba sus últimos coletazos en el mundo del cine para pasar después a la televisión. Ella es Carol Maynard, quien después de pasar varios años en la ciudad de Nueva York decide regresar a su humilde hogar en una pequeña granja. Una vez allí se topa con un sacerdote que quiere construir una iglesia en los terrenos de su tío, y que hace todo lo posible para fastidiar a éste. Al final de la función, lo mejor acaba siendo un Charles Laughton tan socarrón como siempre, en el rol de obispo.

4/10
Arco de triunfo

1948 | Arch Of Triumph

Tres grandes estrellas se dan cita en esta gran película. En ella se encuentran las vidas de dos personas de distinto sexo que viven unas circunstancias muy especiales. El amor irá haciendo su aparición entre ellas, pero el destino y el pasado se interpone para impedir que esa relación resulte duradera. Él tendrá que abandonar el país debido a su intervención en el pasado en negocios dudosos y a su situación ilegal. Al cabo del tiempo, cuando los amantes se vuelvan a encontrar, será ella la que se encuentre en peligro. Además, entre ellos dos se interpondrá otro hombre... El magnetismo de Ingrid Bergman, la elegancia de Charles Boyer y la inquietante presencia de Charles Laughton hacen única a esta película dramática que consigue adentrarse con gran hondura en el laberinto sentimental de unos personajes perfectamente diseñados para atrapar al espectador. Un gran clásico.

7/10
El proceso Paradine

1947 | The Paradine Case

Un joven y apuesto abogado recibe el encargo de defender a una mujer acusada de haber asesinado a su marido ciego. El defensor terminará enamorándose de ella. La situación no es fácil para ninguno de los dos. Las pruebas de la culpabilidad de la mujer son muy evidentes y la ética profesional del letrado puede quedar en entredicho. Adaptación de una novela de Robert Hichens en la que "el mago del suspense" profundiza en un tema espinoso, como es la posible corrupción por amor. El reparto de la película es de primera.

6/10
Galileo

1947 | Leben des Galilei

Mediometraje de treinta minutos de duración que adapta la obra teatral "Galileo Galilei" de Bertolt Brecht, adaptada para el cine por su actor principal Charles Laughton. Dirigida por Ruth Berlau y Joseph Losey, éste último volvería a incidir en el tema en 1974 con Galileo Galilei, esta vez en formato de largometraje bastante duro de cara al espectador. La consabida historia se refiere al célebre matemático y astrónomo italiano Galileo Galilei, quien cambió el curso de la civilización por sus atrevidas ideas acerca del sistema planetario y el lugar que nos corresponde en el universo. Sus teorías sobre el movimiento de la Tierra, que daban la razón a Copérnico y eliminaban las bases de Aristóteles, le valieron la condena del Santo Oficio.

5/10
Su primera noche

1946 | Because of Him

Divertida comedia de enredo ambientada en el mundo del teatro. Kim es una joven camarera cuya mayor ilusión es triunfar como actriz en el escenario. Gracias a una ingeniosa artimaña, consigue que John Sheridan, el actor más célebre del momento, le firme una carta de recomendación. De modo que de la noche a la mañana, sin ninguna experiencia profesional, podría convertirse en gran actriz. Sólo hay un par de "peguillas": su "padrino" pronto va a descubrir que ha sido utilizado, y el autor de la obra teatral que debe representar Kim no cree que sea la actriz adecuada. Por supuesto, destacan la gracia natural y las canciones de Deanna Durbin, o la gran profesionalidad de Charles Laughton dando lecciones de interpretación. Pero también Franchot Tone en un papel poco agradecido, o secundarios como Donald Meek, genial como mayordomo de Laughton. Y, sobre todo, el guión está muy elaborado, y da pie a situaciones hilarantes por el supuesto intento de suicidio de Kim, o cuando está a punto de ser descubierta su superchería.

7/10
El capitán Kidd

1945 | Captain Kidd

Inglaterra. 1699. El capitán Kidd es un corsario del rey Guillermo III que pretende hacerse con un valioso tesoro procedente de la India, burlando así las órdenes del soberano. Lo malo para Kidd es que se ha ganado bastantes enemigos durante todos sus años de navegación y el asunto no será tan fácil. Uno de los filmes más célebres de la etapa americana de Charles Laughton. Se luce en el papel de este aventurero que, aunque parece servir al Rey, en realidad sólo se preocupa de sí mismo y su tripulación. Le acompañan en la odisea por los Mares del Sur actores como John Carradine y Gilbert Roland, además de un desplazado Randolph Scott. La banda sonora de Werner Janssen resultó candidata al Oscar. El propio Laughton repetiría papel en la parodia Abbott y Costello contra el capitán Kidd (1952).

7/10
El sospechoso

1944 | The Suspect

Adaptación de la novela "This Way Out", de James Ronald, basada a su vez en un caso verídico ocurrido en el Londres de 1910, cuando una mujer norteamericana llamada Cora Crippen fue asesinada por su marido y la secretaria de éste. En esta ocasión, la acción transcurre en 1902, también en Londres, donde Philip (Charles Laughton) es un bondadoso hombre casado que encuentra en la calle a una humilde muchacha sin empleo (Ella Raines), de la que se enamora. Decidido a ser feliz, no ve otra salida que asesinar a su odiosa esposa Cora (Rosalind Ivan).  Excelente film de cine negro dirigido por el especialista en el tema Robert Siodmak (Forajidos, A través del espejo), cuenta con un creciente ritmo de suspense y un gran Charles Laughton que consigue una extraña conexión con el espectador a pesar de sus malvados actos.

8/10
El fantasma de Canterville

1944 | The Canterville Ghost

En el siglo XVII el cobarde sir Simon de Canterville rehuye un duelo refugiándose en la mansión familiar. Caerá sobre él una maldición, de modo que está condenado a vagar por el lugar, hasta que uno de sus descendientes protagonice un acto de valor capaz de redimirle. En 1943 un pariente americano lejano llega al lugar con un destacamento de soldados. Simpática adaptación de la novela breve de Oscar Wilde, contiene momentos hilarantes, gracias a los ingeniosos diálogos con juegos de palabras de su autor. La trama se adapta a los tiempos que corrían, la Segunda Guerra Mundial, por lo que el acto de valor requerido tiene que ser realizado contra los nazis. Charles Laughton hace un excelente trabajo como fantasma a las órdenes del prestigioso Jules Dassin. También figura en el reparto la encantadora niña Margaret O'Brien, que ese año descollaría en el musical Cita en St. Louis, y que también se convierte en reina de la función.

5/10
Esta tierra es mía

1943 | This Land Of Mine

En un pueblo de la Francia ocupada por los nazis, un profesor ayudará al hermano de su prometida, miembro de la resistencia. Uno de los títulos más redondos de la etapa americana del director galo Jean Renoir.

7/10
Siempre y un día

1943 | Forever and a Day

Rodada en pleno apogeo de la Segunda Guerra Mundial, se trata de un título de claro componente patriótico en el que aparecen rostros conocidos como los de Buster Keaton, Merle Oberon, Charles Laughton, Elsa Lanchester, Ray Milland y Cedric Hardwicke. Todos ellos donaron sus ganancias para sufragar los gastos del frente de guerra británico, al igual que sus siete directores y 21 guionistas.  La idea central es la historia de una vieja casa construida en Londres en 1804 y semidestruida en 1940 por la aviación alemana. A través de los tiempos pasan por ellas toda clase de personajes, cada uno con sus historias cómicas, sentimentales y dramáticas, pasando por etapas como las de la guerra de los Boer y la Gran Guerra. Como suele suceder en estas cintas de episodios, algunos son mejores que otros aunque destaca el dirigido por René Clair.

6/10
Stand by for Action

1942 | Stand by for Action

Corren los años de la II Guerra Mundial. El teniente Gregg Masterman es enviado a un importante buque de guerra al mando del veterano admirante Stephen Thomas. Masterman es un hombre peculiar y desenfadado, que sin embargo tendrá que ingeniárselas para llevar a su embarcación a la victoria, cuando éste se enfrente a un barco japonés. El todoterreno Robert Z. Leonard (La mujer más guapa del mundo) dirige esta cinta bélica. Es una de las numerosas cintas de la época concebidas como contrapropaganda, para concienciar a la opinión pública de la amenaza japonesa. Gran reparto encabezado por Robert Taylor y Charles Laughton.

5/10
6 destinos

1942 | Tales Of Manhattan

Típica comedia norteamericana de los años 40, caracterizada por un guión de hierro y por un reparto repleto de estrellas. El director Julien Duvivier lleva a cabo un arriesgado experimento con la trama, que sigue los pasos de un traje, que continuamente va cambiando de propietarios, a los que les produce los más variados efectos. Así, asistimos a seis historias completamente diferentes. Entre los protagonistas de los diversos episodios se encuentran nombres míticos como Rita Hayworth (Gilda), Henry Fonda (Las uvas de la ira), Charles Laughton (Testigo de cargo) o Edward G. Robinson (Cayo Largo), entre otros.

6/10
Se acabó la gasolina

1942 | The Tuttles of Tahiti

La familia Tuttles ha decidido regresar a Tahití, una paradisiaca isla de los Mares del Sur, con una meta muy clara: trabajar lo menos posible y disfrutar de los manjares y paisajes que ofrece la naturaleza. Sin embargo, cuando la hija se enamora de un lugareño, surgen una serie de conflictos entre las familias que hará que todo parezca desmoronarse. Comedia de la RKO más bien ligera y con un gran exotismo en su ambientación, basada en la novela "No More Gas", de Charles Nordhoff y James Norman Hall. Su principal aliciente está en la presencia de Charles Laughton como el entrañable progenitor. Dirige con su habitual solvencia el director astro húngaro Charles Vidor, que instalado en Hollywood a comienzos del sonoro acabó teniendo grandes éxitos como Gilda (1946).

5/10
Casi un ángel

1941 | It Started with Eve

Divertida comedia de enredo, con unos excelentes Deanna Durbin y Charles Laughton, que volverían a coincidir cinco años después en Su primera noche. Reynolds, el celebérrimo multimillonario, se está muriendo. Enterando de la noticia, su hijo acude corriendo al lecho de muerte, y el otro le manifiesta de conocer, antes de fallecer, a su novia Gloria. Como ésta está ilocalizable, el hijo lía a Anne, una pobre chica aspirante a cantante, pero que trabaja en la guardarropía de un hotel. El padre queda encantado, y el lío queda servido cuando se recupera milagrosamente. Han de mantener el engaño, pues cualquier sobresalto podría suponer una recaída, pero al mismo tiempo la novia verdadera no está nada contenta con semejante apaño. El film tiene momentos muy divertidos, gracias a un Laughton genial como anciano enfermo deseoso de fumar y beber, y a su fiel médico, interpretado por Walter Catlett. Pero por supuesto Durbin es la reina de la función, con sus canciones, pero también con momentos hilarantes, como la doble escena en la estación de tren, o la pelea con su "novio" y la reconciliación fingida ante el "suegro".

7/10
Sabían lo que querían

1940 | They Knew What They Wanted

Tony Patucci, un sencillo granjero dueño de viñedos en Napa Valley, en California, se toma unos días de vacaciones en San Francisco. Allí se queda prendado de Amy, una guapa camarera, pero en ningún momento se presentan formalmente. De regreso a su finca, ayudado por su amigo Joe, entabla una relación por correspondencia con Amy. Pero Tony, que aunque encantador es algo gañán, a la hora de enviar una foto a la joven opta por remitir una de Joe, indudablemente más apuesto. Con lo cual, en el momento en que Amy va a visitarle se producirá la inevitable confusión, y la decepción al conocer al auténtico Tony. Pese a todo, Amy decide seguir con sus planes de boda, aunque Joe, un tipo algo sinvergüenza, es una auténtica tentación para elegir otra senda. El film supuso el debut en el cine de Karl Malden, en un breve papel.Inspirada adaptación de una obra teatral de Sidney Howard, ganadora del Pulitzter en 1925. Charles Laughton, un auténtico camaleón, da el tipo de retraído plantador de viñedos italiano, que necesita fanfarronear para esconder su inseguridad; y Carole Lombard es la camarera soltera, que se debate entre la lealtad a la palabra dada y el reconocimiento de un hombre bueno, o el vértigo de una relación con un hombre apuesto. Además, aparte del buen trabajo de William Gargan como Joe,  hay valiosos personajes secundarios, como el médico, Harry Carey, y el sacerdote, Frank Fay.

6/10
Esmeralda, la zíngara

1939 | The Hunchback of Notre Dame

Adaptación de la obra de Víctor Hugo "Nuestra Señora de París". Cuenta el triste sino del feo y deforme jorobado Quasimodo, que en el siglo XV vive en el campanario de la catedral de Notre Dame, resignado a rehuir de este modo las burlas de la gente normal. Sin embargo, este campanero, sirviente del arcediano Frollo, que le recogió siendo niño, tiene un gran corazón. Y va a sentir un amor puro por la bellísima gitana Esmeralda, una reacción muy distinta a la de Frollo, que ve cómo se le despiertan las pasiones más bajas. Con un meritorio maquillaje, Charles Laughton encarna de modo vivísimo el drama interior de Quasimodo, hermoso sólo por dentro, que no puede dejar de lamentarse, "¿Por qué no me hiciste de piedra, como a él?", mirando a las gárgolas. Dieterle transmite al film la atmósfera tenebrosa propia del movimiento expresionista alemán en el que se formó.

6/10
Posada Jamaica

1939 | Jamaica Inn

A finales del XVIII, Mary, una huérfana irlandesa, desembarca en Cornualles para reunirse con su tía Patience, que con su marido, Joss, regenta una taberna en la costa. Los clientes son saqueadores y ladronzuelos que actúan con total impunidad. Pronto, Mary descubrirá que están organizados por el juez de paz de la localidad. Última película de la etapa inglesa de Hitchcock. La rodó porque ya había firmado el contrato, aunque el productor estadounidense David O. Selznik le había fichado para cuatro películas. No volvería a su país natal hasta el final de su carrera. Inolvidable interpretación como magistrado corrupto de Charles Laughton, máxima estrella del cine británico de la época, que también ejercía como productor. Obtuvo un desmesurado éxito, pese a que el director renegaba bastante de los resultados.

5/10
Callejón sin salida (1938)

1938 | Sidewalks of London

Drama romántico que cuenta con un arrollador trío protagonista, formado por Charles Laughton, Vivien Leigh y Rex Harrison. Su tono realista, de introspección de personajes y adecuados ambientes callejeros, hicieron del film uno de los más alabados por la crítica, siendo hoy en día un título mítico dentro de la cinematografía británica. Charles Saggers es un artista callejero algo pícaro y físicamente no muy afortunado, que encuentra como ayudante ideal a la bella Libby, una muchacha que hace lo que puede para sobrevivir, incluyendo bailar y robar carteras a los transeúntes. Juntos, con números originales, consiguen atraer a un buen número de viandantes entre los que se encuentra un avispado productor teatral llamado Harley, que decide contratar a Libby para su espectáculo. Así, mientras la carrera de ella avanza hacia el estrellato, Saggers queda relegado al olvido debiendo superar, además, el amor imposible que siente por su compañera.

8/10
Bandera amarilla

1938 | The Beachcomber

Producción británica de Erich Pommer para la 'Mayflower Pictures Corporation', que constituye un clásico melodrama donde se reúne al célebre matrimonio formado por Charles Laughton y Elsa Lanchester, siendo el galán Robert Newton el tercero en discordia. Hay que recordar que el mismo año de estreno del film, Lanchester había editado su biografía "Charles Laughton y yo", con un montón de detalles jugosos de la pareja, incluyendo su estancia en Hollywood, cuando él ganó el Oscar por La vida privada de Enrique VIII (1933) y ella se hizo tremendamente popular como La novia de Frankenstein (1935). Bandera amarilla se desarrolla al Este de las Indias donde una misionera algo estirada se enamora de un simpático borracho que vaguea por la playa. Adaptación de una novela de W. Somerset Maugham.

6/10
I, Claudius

1937 | I, Claudius

Si usted, amigo lector, busca esta película para visionarla, se llevará un buen chasco. Porque, en realidad, no existe, o más bien, quedó inacabada. Se trata de una producción británica de la London Film que comenzó a rodar el alemán Joseph von Sternberg durante 1937. La idea era aprovechar el tirón comercial que había tenido El signo de la cruz (1932), de Cecil B. De Mille, donde Charles Laughton realizaba un memorable trabajo como el emperador Nerón. Para ello se volvió a contar con este orondo intérprete, ahora encarnando la figura del singular Claudio, adaptando para ello la novela "Yo Claudio" de Robert Graves. Lamentablemente, la película, bastante avanzada, no pudo ser terminada por problemas con la censura, a pesar de su más que atractivo reparto completado con Merle Oberon (Mesalina), Flora Robson (Livia) y Emlyn Williams (Calígula). En 1967 se estrenó el documental The Epic that Never Was (1967) que, narrado por Dick Bogarde, relataba todo lo que sucedió durante el rodaje del filme. Pueden verse por primera vez las escenas rodadas por Sternberg, así como opiniones de Robert Graves y del director artístico John Armstrong.

5/10
Rembrandt

1936 | Rembrandt

Tras morir su esposa, la pintura del artista Rembrandt van Rijn se vuelve oscura y pesimista. Después del éxito de La vida privada de Enrique VIII, los Korda y Charles Laughton volvieron a unir esfuerzos en otro film biográfico, sobre los altibajos sentimentales del genial pintor holandés a partir de 1642. Su falta de ánimo afecta a los cuadros, que no gustan a los clientes del pintor, lo que le hunde en la pobreza. Por otra parte, volverá a encontrar intereses amorosos, aunque la muerte seguirá acechando. La recreación de Amsterdam es sublime. Supone además una de las muchas colaboraciones entre Laughton y su esposa en la vida real, Elsa Lanchester.

6/10
Los miserables (1935)

1935 | Les Misérables

Sigo XIX. Jean (Fredric March) es un joven que sufre la persecución de la justicia tras un robo que ha cometido. Sin saber a dónde ir, pues no confía en nada ni en nadie, encuentra ayuda en el obispo Bienvenu, y gracias a él podrá prosperar. Una de las versiones más lúcidas de “Los miserables”, la famosa novela de Victor Hugo. La película de Richard Boleslawski retrata densa y magistralmente las diferencias sociales en la Francia de la Revolución. El film tuvo gran éxito y la realización en forma de thriller poderoso y emocionante resulta magnífico. Entre el reparto figuran los nombres de Fredric March o Charles Laughton. Obtuvo nominaciones al Oscar a la mejor película, fotografía para el maestro Gregg Toland, el montaje de Barbara McLean y Eric Stacey en la fugaz categoría de ayudante de dirección.    Dicha novela ha tenido más de cuarenta versiones cinematográficas, muchas de ellas en la época muda: Francia en 1906, 1911 y 1925; Estados Unidos en 1909, 1910, 1925 y 1927; Gran Bretaña en 1912; y hasta Japón en 1920. Del sonoro destaquemos El inspector de hierro (1952), las adaptaciones francesas de 1957 (dirigida por Jean-Paul le Chanois) y 1982 (de Robert Hossein); y Los miserables (1998), de Bille August.

8/10
Nobleza obliga

1935 | Ruggles of Red Gap

Mientras visita Paris, el caballero Lord Burnstead pierde a su mayordomo Ruggles jugando al poker. La pareja ganadora es un matrimonio que vive en Washington y una vez de vuelta a Estados Unidos, comienzan a influir en el estilo de vida de Ruggles. Por una serie de circunstancias, Ruggles se irá haciendo cada vez más célebre. Comedia dirigida por el gran Leo McCarey (Sopa de ganso, La pícara puritana), y protagonizada por Charles Laughton (Testigo de cargo). Fue nominada al Oscar a la mejor película.

6/10
Rebelión a bordo

1935 | Mutiny On The Bounty

Con motivo de una expedición de carácter científico al área de Tahití, el 28 de abril de 1787 leva anclas el navy-clípper británico 'Bounty'. El capitán Bligh (Charles Laughton), cruel y desalmado, está al mando. Pronto, el astuto primer oficial Christian Fletcher (Clark Gable) se da cuenta de que el viaje no puede continuar así, pero en vez de rebelarse por la fuerza, como pretende la tripulación, quiere hacer las cosas razonablemente y con justicia. Le apoya el cadete Roger Byam (Franchot Tone). Después de una idílica estancia en una isla paradisíaca, Fletcher decide la vuelta y releva del mando al malvado Bligh. El motín se ha producido. La historia es verídica y está empapada del romanticismo aventurero de los exploradores. La interpretación de Clark Gable y, sobre todo, la de Charles Laughton, es prodigiosa. Consiguió el Oscar a la mejor película de 1935. Atractiva, emocionante y muy vistosa es, sin duda, una de las mejores películas del género, y mucho mejor versión que sus posteriores filmaciones.

7/10
Las vírgenes de Wimpole Street

1934 | The Barretts of Wimpole Street

Elizabeth es una poetisa que vive bajo el mando de su estricto padre. Cuando se enamora del poeta Robert Browning las cosas empiezan a cambiar. La historia es la biografía de una escritora real y una de las más importantes de la época victoriana, que tuvo que luchar por su amor pese a las objeciones de su padre, el cual no veía con buenos ojos la relación de su hija con el poeta Browning. Dos nominaciones a los Oscar para la película y para la actriz Norma Shearer. El film se basa en una obra teatral de Rudolf Besier y el director Sidney Franklin dirigió una prestigiosa adaptación con Charles Laughton como el padre que hacía la vida imposible a una sufridora Norma Shearer, en un reparto que contaba también con Fredric March y Maureen O'Sullivan. Más adelante, Franklin volvió a dirigir otra versión en 1957 con Jennifer Jones y John Gielgud.    Esta producción del todopoderoso Irving Thalberg, impuso a su mujer, Norma Shearer, para el papel principal en detrimento de Marion Davies (la amante del no menos magnate William Randolph Hearts). El film tuvo nominaciones al Oscar a la mejor película y actriz principal.

8/10
La vida privada de Enrique VIII

1933 | The Private Life of Henry VIII

La vida amorosa del caprichoso monarca influyó decisivamente en el futuro de Inglaterra. El film que lanzó internacionalmente al cine inglés (gran dirección de Alexander Korda, memorable y oscarizado trabajo de Charles Laughton) ‘olvida’ a Catalina de Aragón, para centrarse en las siguientes esposas de Enrique VIII: Ana Bolena, Jane Symour, Ana de Cleves, Catalina Howard y Catalina Parr. Laughton captura con medido equilibrio la vanidad, coraje, miedos y humor del rey.

7/10
White Woman

1933 | White Woman

Melodrama rodado en los estudios Paramount, ambientados como la plantación de Malasia donde se desarrolla la acción. En ella, una cantante de cabaret con problemas decide casarse con un rico propietario de cosechas de caucho. Éste se la lleva hasta sus mencionadas tierras orientales, donde la maltrata hasta convertirla en una mujer infeliz. Así que la muchacha no tiene más remedio que poner sus ojos en un trabajador a las órdenes de su esposo. El film incluye revuelta de los nativos para llevar la película por los terrenos del cine de aventuras. A pesar de no tener muchos alicientes en su desarrollo, cuenta al menos con un buen reparto encabezado por la rubia platino Carole Lombard como la sufridora cantante y Charles Laughton como su desaprensivo marido.

4/10
Si yo tuviera un millón

1932 | If I Had a Million

Un millonario escoge al azar a sus herederos con la guía telefónica. Divertida comedia por episodios sobre la avaricia, entre sus directores destacan Ernst Lubitsch y Norman Z. McLeod , y entre los actores Charles Laughton y Gary Cooper. Entre las reacciones a la recepción inesperada de un millón de dólares, tenemos la de un empleado en una tienda de porcelona, la de una mujer de profesión nocturna dudosa, la de un soldado que cree que se trata de una inocentada, la de un condenado a muerte o la de un falsificador de cheques al que nadie cree cuando muestra el que acaba de recibir. De todo ello cabe extraer la vieja idea de que el dinero no da la felicidad, aunque puede ser una valiosa ayuda. Como suele ocurrir en la películas episódicas colectivas, hay tramos más logrados que otros, y en algunos, como el que transcurre en una residencia de ancianas, hay un aspecto de patetismo, al criticar el modo en que las personas mayores son relegadas de la sociedad. El breve fragmento que protagoniza Laughton, que es el firmado por Lubitsch, es un prodigio de interpretación: en apenas tres minutos vemos a un oficinista gris, que al saber del regalo de un millón de dólares sube parsimoniosamente a la planta de su jefe, atraviesa despachos de secretarias, y al final se planta de él y hace un sobrio gesto de burla, de mandarle a 'hacer puñetas'.

6/10
Payment Deferred

1932 | Payment Deferred

Vigorosa producción de suspense de Irving Thalberg para MGM basada en una obra teatral de Jeffrey Dell que se había estrenado en Broadway en 1931 con Charles Laughton y Elsa Lanchester en los papeles principales. Precisamente el orondo y genial actor británico sería también el protagonista del film, encarnando a un tenebroso personaje capaz de todo por dinero en otra de sus portentosas interpretaciones. Un banquero que acaba de quedar en la ruina no ve otra solución para recuperar su capital que envenenar a su sobrino y hacerse con su fortuna. Una vez ha enterrado el cuerpo en el jardín, toma su dinero y comienza una disoluta vida que le lleva a abandonar a su esposa por una mujer de mala vida y a beber compulsivamente en una evidente maniobra autodestructiva.

6/10
La isla de las almas perdidas (1932)

1932 | Island of Lost Souls

Primera versión de la célebre novela de H.G. Wells sobre un científico que vive en una isla donde convierte a los hombres en bestias. Cuando el náufrago Edward Parker (Richard Arlen) llega a dicho lugar encuentra a un extraño doctor llamado Moreau (impagable, divertido y excesivo Charles Laughton) que lleva a cabo unos maquiavélicos experimentos. A destacar la presencia de Bela Lugosi y de la sensual Kathleen Burke moviéndose con los rasgos de una pantera, en una película convertida en uno de los hitos del cine de terror de la época, y siendo una de las pocas producciones que Paramount dedicó a este género. Hay que reconocer, por otro lado, que el maquillaje no daba para mucho en la reconstrucción de los hombres-bestia. Dicho argumento tendría dos versiones más: La isla del Dr. Moreau (1977), con Burt Lancaster en el papel del profesor chiflado, y La Isla del Dr. Moreau (1996) con Marlon Brando en uno de los papeles más irrisorios de su carrera.

7/10
El signo de la cruz

1932 | The Sign of the Cross

Una de las más brillantes y polémicas películas históricas del épico Cecil B. DeMille, que ya en el cine mudo había dado muestras de su magna visión cinematográfica con títulos como Los diez mandamientos (1923) y Rey de reyes (1927). En esta ocasión, y sobre el texto de una obra de Wilson Barrett, nos cuenta la historia de cómo Nerón incendió Roma culpando de ello a los cristianos para justificar su persecución de cara al pueblo. Aunque lo más destacado de la función acabó siendo el latente erotismo mostrado por Claudette Colbert (como la malvada emperatriz Poppea), bañándose en leche de cabra ante la atenta y lasciva mirada de Nerón (un superlativo Charles Laughton). Además, la película estaba repleta de orgías, sadismo y otras actividades sexuales, estrenándose íntegra ya que todavía no estaba instaurado el código censor. DeMille ya había dirigido una primera versión sobre el tema en 1914. Para este remake gastó 650.000 dólares, rodándola en tan solo ocho semanas. Constituyó un enorme éxito de taquilla y obtuvo una nominación al Oscar a la mejor fotografía (Karl Struss).

7/10
El caserón de las sombras

1932 | The Old Dark House

Clásico film de terror de la Universal, donde un grupo de personas de la alta sociedad ha de refugiarse durante una tormenta en una tenebrosa mansión propiedad de una familia algo demente. Adaptación de una novela de J.B. Priestley que aunaba suspense y elevadas dosis de comedia, y que sirvió para reunir en escena a un montón de rostros conocidos como Charles Laughton, Boris Karloff, Melvyn Douglas y Gloria Stuart (que alcanzaría el reconocimiento a los casi 90 años con su Rose anciana de Titanic). Dirigida por un especialista en el tema como James Whale (El doctor Frankenstein), el final de la película tuvo que ser cambiado con respecto a la novela. En 1963 se rodó otra versión de la novela, The Old Dark House, de William Castle.

6/10
Entre la espada y la pared

1932 | Devil and the Deep

Melodrama bélico sobre el comandante de un submarino situado en Argel, bastante celoso de su esposa. Su obsesión acabará no sólo complicando las cosas entre sus subordinados, sino que empujará a que su mujer se refugie en brazos de un atractivo teniente. Esta situación provocará el descontrol del comandante, que preso de un ataque de locura iniciará una cruel venganza. El trío protagonista estaba formado por Charles Laughton –como el marido–, Tallulah Bankhead como la mujer y Gary Cooper como su amante, lo que hizo que el filme tuviese un gran resultado en taquilla. Hay que recordar que Bankhead (1902-1968) fue una actriz de cine y teatro que más que por sus películas (entre ellas Náufragos y La zarina), era conocida por formar, junto a Eva Le Galliene, Estelle Winwood y Blythe Daly, un grupo conocido como “Las Cuatro Jinetes del club Algonquin”, que se dedicaban a hacer rondas por los bares de Nueva York.

6/10
Galileo

1947 | Leben des Galilei

Mediometraje de treinta minutos de duración que adapta la obra teatral "Galileo Galilei" de Bertolt Brecht, adaptada para el cine por su actor principal Charles Laughton. Dirigida por Ruth Berlau y Joseph Losey, éste último volvería a incidir en el tema en 1974 con Galileo Galilei, esta vez en formato de largometraje bastante duro de cara al espectador. La consabida historia se refiere al célebre matemático y astrónomo italiano Galileo Galilei, quien cambió el curso de la civilización por sus atrevidas ideas acerca del sistema planetario y el lugar que nos corresponde en el universo. Sus teorías sobre el movimiento de la Tierra, que daban la razón a Copérnico y eliminaban las bases de Aristóteles, le valieron la condena del Santo Oficio.

5/10
Callejón sin salida (1938)

1938 | Sidewalks of London

Drama romántico que cuenta con un arrollador trío protagonista, formado por Charles Laughton, Vivien Leigh y Rex Harrison. Su tono realista, de introspección de personajes y adecuados ambientes callejeros, hicieron del film uno de los más alabados por la crítica, siendo hoy en día un título mítico dentro de la cinematografía británica. Charles Saggers es un artista callejero algo pícaro y físicamente no muy afortunado, que encuentra como ayudante ideal a la bella Libby, una muchacha que hace lo que puede para sobrevivir, incluyendo bailar y robar carteras a los transeúntes. Juntos, con números originales, consiguen atraer a un buen número de viandantes entre los que se encuentra un avispado productor teatral llamado Harley, que decide contratar a Libby para su espectáculo. Así, mientras la carrera de ella avanza hacia el estrellato, Saggers queda relegado al olvido debiendo superar, además, el amor imposible que siente por su compañera.

8/10
La noche del cazador

1955 | The Night Of The Hunter

Es la única película dirigida por Charles Laughton. Al actor británico le bastó ponerse una vez tras la cámara para lograr una indiscutible obra maestra. Pero en 1955 el film no fue bien acogido, y sólo el paso de los años le concedió el mencionado estatus. La noche del cazador es un fascinante dibujo de los miedos infantiles. Ensoñación, cuento con ogros y hadas, título terrorífico y fábula moral. El film se basa en el libro de Davis Grubb, convertido en guión por James Agee; aunque según señala Mitchum en sus memorias, Laughton reescribió todo el libreto. Cuenta cómo un ladrón de bancos, padre de familia con dos hijos, los niños John y Pearl, les entrega antes de ir a la cárcel su precioso botín. El progenitor comparte celda con Harry Powell, charlatán que le sonsaca su secreto, aunque no el lugar exacto donde está el dinero. El padre muere, y Powell, bajo la capa de un predicador, se presenta a la viuda con el propósito de seducirla y hacerse con la pasta. Otro director habría servido un thriller quizá entretenido, pero rutinario y previsible. Con Laughton el relato adquiere resonancias insospechadas, casi míticas. Robert Mitchum, el reverendo, parece la maldad encarnada. Sus dedos, con las letras tatuadas que componen las palabras “hate” y “love” (odio y amor), recuerdan la lucha del bien y el mal. Su boca está llena de maldad e hipocresía, retuerce las Escrituras, usándolas a su antojo. Los niños, gracias a su inocencia, auténtico sexto sentido, advierten que Powell no es trigo limpio. Y emprenden una huida fantasmagórica en barca, en una noche de niebla donde la naturaleza parece acechar para cobrarse su presa infantil. El personaje de Mitchum tiene su contrapunto en Rachel Cooper, interpretada por la musa del pionero del cine Griffith, Lillian Gish. Ella, con el aspecto bondadoso de una benéfica hada, protege a los niños y les lee la Biblia (el pasaje de Moisés en su canastilla, que los otros niños piensan es el relato de la llegada de John y Pearl en su barca) antes de acostarse. De algún modo, con ella, los niños han encontrado un hogar, un lugar que pueden llamar “su casa”.

8/10

Últimos tráilers y vídeos