IMG-LOGO

Biografía

Chow Yun-Fat

Chow Yun-Fat

65 años

Chow Yun-Fat

Nació el 18 de Mayo de 1955 en Lamma Island, Hong Kong
Filmografía
Confucio

2010 | Confucius

Vistoso biopic dedicado al pensador chino más conocido de todos los tiempos, Confucio. El film sigue al sabio, que vivió en el siglo V antes de Cristo, en la etapa de su madurez, desde que es requerido para funciones políticas cuando contaba 51 años. Confucio fue alcalde, y luego ocupó varios ministerios en el reino de Lu, donde tuvo que capear con el dominio e influencia de tres familias, al tiempo que ayudaba a la convivencia con otros reinos vecinos. Lo que no impidió que padeciera injustamente un duro exilio. Aunque se sigue con interés, la película del cineasta chino Hu Mei es desigual. De algún modo está compuesta por viñetas que describen algunos de los momentos más interesantes de la vida de Confucio. Destaca su sabiduría de tipo salomónico, cuando defiende la vida de un niño, esclavo funerario destinado a ser enterrado vivo con su señor. O la pillería con que se cubre la espaldas en un encuentro de su monarca con otro importante señor feudal. También hay que reconocer la intensidad de algunas escenas, como la del encuentro de Confucio con la hermosa consorte de un reino vecino, toda una muestra de humildad de quien se sabe hombre con pasiones, como cualquiera. La trama, como corresponde a una lujosa superproducción, se desarrolla en un amplio lienzo, y junto a la partitura, las escenas de masas, y el despliegue de vestuario, concede al conjunto cierto aliento épico. Además Chow Yun-Fat encarna convincentemente al protagonista, un hombre que sabe que las mejores armas para protegerse en la vida las concede la educación y la ética. Por todo ello resulta una lástima que no haya una mayor cohesión, y que la parte del exilio se haga terriblemente pesada y reiterativa. También algunos personajes presentan rasgos demasiado esquemáticos, sobre todo entre los seguidores del maestro.

5/10
Shanghai

2010 | Shanghai

Coproducción de Hollywood con China, pionera de una avalancha de títulos similares, que buscan tener garantizado el estreno en el gigante asiático, puesto que el régimen comunista pone numerosas trabas a las producciones no nacionales. Mikael Håfström dirigió Shanghai después de la producción de terror 1408, también con John Cusack, y antes de regresar al género con El rito. La acción de Shanghai se sitúa en la superpoblada ciudad del este de China, en 1941, durante la ocupación japonesa, inmediatamente antes del bombardeo de Pearl Harbour. Paul Soames, agente de la inteligencia americana, llega al lugar para investigar el asesinato de su mejor amigo. Mientras que un oficial japonés, Tanaka, le sigue los pasos, Soames se pone tras la pista de un gángster local, Anthony Lanting, que mantiene a varias amantes, a pesar de que está casado con Anna, una hermosa y carismática mujer que llama la atención del estadounidense. El guión de Shanghai está escrito por Hossein Amini, posterior adaptador de Drive. Bien trazado, realiza una descripción convincente del momento histórico y de los personajes. Como es habitual, a John Cusack no le cuesta meterse al público en el bolsillo y está bien secundado por numerosas caras conocidas, pues por la pantalla desfilan Chow Yun-Fat –que realiza un buen trabajo como el gángster chino–, Ken Watanabe –el antagonista japonés–, Franka Potente, David Morse, y sobre todo la fascinante Gong Li, que sigue en plena forma actoral, pese a que parecía haberse retirado, pues no rodaba desde Hannibal. El origen del mal, de 2007. Además, Håfström acierta al apostar por una puesta en escena clásica y elegante, que tiene en el punto de mira sin duda Casablanca. Pero se echan de menos secuencias y diálogos que sin que lleguen a la altura de la mítica cinta, sí que dejen algo de poso y emocionen en cierta medida al respetable.

5/10
Dragonball Evolution

2009 | Dragonball Evolution

Goku es un joven que se ha criado con su abuelo, quien le ha enseñado todos los secretos de las artes marciales. Se acerca su 18 cumpleaños y recibe de regalo: una Bola de Dragón, de las siete que hay en el mundo. El abuelo le encomienda protegerla porque de ello depende la paz de la Tierra. Goku acepta, pues todavía es muy joven y algo inconsciente. Sin embargo, todo cambia para él cuando descubre que el malvado Piccolo pretende destruir el mundo, tarea para la que necesita las siete Bolas. El universo Bola de Dragón, que nació en los años ochenta, es lo suficientemente vasto como para que una sola película siempre vaya a resultar, a todas luces, insuficiente. Dicho esto, cabe señalar que por difícil que fuera la adaptación, el resultado ha sido muy inferior a lo deseable. Los amantes del anime y el manga japonés de Goku se llevarán una decepción soberana. La película es de un “infantiloide” alarmante, lo cual choca con el hecho de que los clásicos admiradores de Goku dejaron hace tiempo de ser niños. Los que con esta película tengan su primer contacto con el mundo Dragonball tampoco es que vayan a salir muy bien parados, pues la película como tal, con independencia de los cómics y de la serie, no es nada memorable. El planteamiento de película de instituto aderezada con escenas de acción no funciona en ningún momento. El argumento, de lo más simple, conduce a un conflicto de personalidad que atañe a Goku y que se convierte en el típico golpe efectista provocado por los ya clásicos giros de guión. Los personajes también son de lo más elemental. Goku todavía, pero el maestro Roshi –pobre Chow Yun-Fat– es infumable, porque ‘fumado’ es como parece que está durante todo el metraje. Los secundarios como Chi Chi aún dan el pego. Pero Bulma y Yamcha... Nada justifica su aparición, es de lo más banal y gratuita. Hasta un personaje secundario, que aparentemente sólo va a dar golpes y ayudar al bueno, necesita un porqué, una profundización. En base a todo esto, el hecho de que esta película también se acoja a la moda de las secuelas y deje un final con una puerta abierta, pone los pelos de punta. A lo mejor los adolescentes son más benévolos y saben apreciar lo que ha propuesto James Wong.

3/10
Los niños de Huang Shi

2008 | The Children of Huang Shi

Años 30, siglo XX. George Hogg es un periodista inglés que desea informar acerca de la invasión de las tropas japonesas en China. Haciéndose pasar por un conductor de la cruz roja logra salir de la zona franca de Shanghai y adentrarse en el interior, hacia Nanjing. Las atrocidades que allí ve le provocan una conmoción y además están a punto de costarle la vida a mano de los japoneses. Es salvado 'in extremis' por Chen, un combatiente de la resistencia china, educado en Occidente y que sigue los postulados comunistas. Él y la enfermera norteamericana Lee Pearson deciden que Hogg sea enviado para su seguridad a un lugar lejano, el orfanato de Huang Shi. Allí, Hogg entablará relación con un grupo de niños y jóvenes que intentan sobrevivir en medio del caos, la guerra y la carestía de alimentos. El británico Roger Spottiswoode (El mañana nunca muere) dirige con corrección una historia de valor, solidaridad y amor. Se trata una relato verídico, pues el protagonista existió efectivamente y el guión recrea sus experiencias reales en el país asiático, entonces desmembrado por el enfrentamiento con los nipones y por su propia lucha interna entre los comunistas y las tropas nacionalistas de Chang Kai-shek. La cuidada ambientación es fruto de un esmerado esfuerzo de producción –que se hace notar especialmente en las escenas del tren o de los ataques aéreos– y los elementos dramáticos, desprendidos de una historia que mezcla guerra y amores occidentales en el lejano oriente, recuerdan un poco a películas como El velo pintado o La condesa rusa. Pero aquí, los espectadores quizá echen en falta algo de nervio al conjunto, ya que el guión de los inexpertos Jane Hawksley y James MacManus adolece de cierta monotonía y de algunas caídas de tensión, así como la traslación a la pantalla de Spottiswoode se revela imperfecta en lo referente a la narración temporal de los hechos. Puede ser por esa falta de tensión épica –es inexplicable también la ausencia de una banda sonora de peso– por lo que la historia emociona menos de lo que debería, aunque en honor a la verdad el resultado final siga siendo estimable. El reparto internacional es sobradamente conocido. Pero mientras que Jonathan Rhys Meyers y Chow Yun-Fat hacen un trabajo únicamente correcto, y por momentos incluso gris, las dos actrices están estupendas: Radha Mitchell en su papel de mujer filántropa y de fuerte carácter, y la elegante Michelle Yeoh en el de una gran señora de negocios.

6/10
Piratas del Caribe: En el fin del mundo

2007 | Pirates of the Caribbean: At World's End

El colofón de la trilogía disneyana de piratas, tras Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra y Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto. Como se recordará, el segundo film dejaba atrapado al capitán Jack Sparrow en el Fin del Mundo, algo de lo que Elizabeth Swann se siente culpable, motivo por el cual impulsa su rescate. Por otro lado, a Will Turner se le parte el alma viendo navegar eternamente a su padre en el Holandés Errante, de modo que está trazando sus propios planes acabar con esa maldición. Y mientras los jerifaltes de la Compañía de las Indias siguen conspirando al servicio de sus propios intereses. Si este film fuera el primero de la saga, en vez del tercero, tal vez el éxito del conjunto habría sido muy diferente. Aquí Gore Verbinski juega “a caballo ganador”, al menos en lo que a taquilla se refiere. Sabe que haga lo que haga, la gente irá a verlo. Y aunque mil críticos al unísono declaren que se trata del peor título de la trilogía (la cosa nos recuerda a El retorno del jedi, la película menos lograda, con diferencia, de la trilogía original de La guerra de las galaxias), muchos espectadores querrán comprobarlo personalmente. Y nostálgicos tal vez por los buenos momentos pasados con Sparrow, sobre todo en el primer film, hasta pueda que algunos defiendan este tercero a capa y espada. Hay algo de pereza en la acumulación de elementos, poco vertebrados en la trama urdida por Ted Elliott y Terry Rossio: la secuencia inicial de ahorcamientos en masa (por cierto, hay más violencia en este film que en los otros), los piratas de Singapur (¿de verdad aporta algo Chow Yun-Fat y sus exóticos corsarios?), la reunión de los piratas ligados por nueve monedas (¿un guiño a la ONU, piratas de todo el mundo mundial, o deseos de agradar a cualquier espectador de los cinco continentes?), la diosa Calipso, las escenas surrealistas de Sparrow… Y resulta difícil entender que la primera aparición de Johnny Depp se haga esperar… ¡tres cuartos de hora! Y si el éxito de la saga reside en el sentido del humor de su personaje, aquí hay que decir que no cuenta con demasiados hallazgos para provocar la risa. En realidad, todos los personajes protagonistas parecen agotados, incapaces de dar más de sí… Convertir a Elizabeth en intrépida capitana tal vez sea un guiño a las feministas recalcitrantes pero, francamente, no es coherente con lo que sabemos de ella. Casi acaban teniendo más gracia y despiertan más simpatía los piratas eternos secundarios, Ragetti, Gibbs y Cotton. Por supuesto que los efectos especiales son espectaculares, y que especialmente el último tramo de batallas en el mar, bajos los efectos de una tempestad, es trepidante. Pero la sensación de una película interminable (casi tres horas, y encima, una escena adicional tras los diez minutos de crédito) y poco mimada domina. Lástima.

4/10
La maldición de la flor dorada

2006 | Man cheng jin dai huang jin jia

Adaptación de una obra teatral del siglo pasado de Cao Yu, a cargo de Zhang Yimou. La trama, ambientada hacia el año mil, cuenta las luchas intestinas dentro de la dinastía Tang, donde el deseo de poder pero también pasiones más elementales, empujan a los personajes. En las cercanías de la fiesta del doble Yang, que conlleva numerosos preparativos, Fénix, la esposa del emperador Ping, alimenta su amor incestuoso por un hijastro, el heredero Wan; el magnatario, astuto y silencioso, se ha distanciado de su consorte, y ha urdido un plan para envenenarla lentamente con la medicina que debe tomar a diario; el segundo hijo del emperador, Jai, hijo también de Ping, está muy unido a su madre, y será un elemento fácilmente manipulable; finalmente está Yu, el tercer hijo, que parece más bien ingenuo, aunque también alimenta una ambición e ímpetu juveniles. La trama contiene más elementos que enredan todo, hasta convertirlo en algo próximo al culebrón, dicho sea sin ánimo peyorativo: una amante de Wan más joven, la identidad de la madre de esta mujer… El film que entrega Yimou es sencillamente fastuoso. El vestuario y los decorados, donde dominan los tonos dorados, son deslumbrantes, contribuyen a dar al conjunto un empaque fastuoso, de increíble lujo. Aunque el cineasta encuadra su trabajo en la tradición de las wuxia, una forma de hacer películas de artes marciales que ya abordó en Hero y La casa de las dagas voladoras, y hay algunas escenas de peleas y combates entre ejércitos muy vistosas, el film presta esta vez más atención a los personajes y sus tormentosas relaciones. Hay una especie de deseo de dotar a lo que se cuenta de resonancias universales –ese motivo oriental del cielo y la tierra–, al modo de las grandes tragedias shakespearianas, aunque la comparación en ese sentido le viene grande. No obstante el completo reparto está muy bien, con un Chow Yun-Fat muy contenido, que parece honrar al dicho de ‘La venganza es un plato que se sirve frío’, y una Gong Li, recuperada musa de Yimou, que hace un gran papel de intrigante.

6/10
El monje (2003)

2003 | Bulletproof Monk

En un monasterio del Himalaya, un monje es seleccionado cada sesenta años para cuidar un viejo pergamino sagrado, que concede la juventud eterna a quien lo lee. Durante la Segunda Guerra Mundial, el monasterio es destruido, y el portador del manuscrito vaga por la gran ciudad en busca de su sustituto. Según las profecías se trata de Kar, un joven ladronzuelo de poca monta. Ambos deberán proteger el manuscrito de un siniestro individuo que lleva años buscándolo. Espectacular cinta de artes marciales, con imaginativas secuencias de acción acrobática, que empareja a dos actores muy dispares. Chow Yun-Fat, protagonista de Tigre y dragón, es un especialista en películas de artes marciales, mientras que Seann William Scott está asociado a comedias como Colega, ¿dónde está mi coche? o Evolution. Producida por uno de los directores más punteros del género de acción, John Woo, se basa en el cómic homónimo publicado en Estados Unidos a finales de los 90, en los que por cierto se hablaba del personaje del monje como de una leyenda, pero éste no intervenía en la trama.

5/10
Tigre & Dragón

2000 | Wo hu cang long

El legendario guerrero Li Mu Bai ha decidido “colgar” la espada y vivir un merecido retiro en un monasterio. Como símbolo de su decisión, regala su arma al duque Sir Te a través de su amiga (por la que siente un amor nunca confesado) Yu Shu Lien. Pero, ¡horror!, la espada es robada por un espadachín enmascarado. Las sospechas apuntan a una vieja bruja, Jade Fox, que asesinó al maestro de Li Mu Bai tiempo atrás. Aunque, ¿qué oculta la bella y aparentemente ingenua Jen, cuyo matrimonio acaba de ser concertado por su padre el gobernador? Western de ojos rasgados. Con magia y encanto. Quizá sea este el mejor modo de explicar una película con un no sé qué de fantasía y sabiduría oriental que ha sorprendido a medio mundo. Pues las aventuras y el romance más clásicos se sirven con una factura sorprendente, al menos para el espectador no familiarizado con el cine procedente de China y con su producción literaria en el campo de la leyenda. El premio, 4 Oscar, nada más ni nada menos (mejor película extranjera, banda sonora, fotografía y dirección artística). El guionista James Schamus y el director Ang Lee no dudan en definir el film “como un Sentido y sensibilidad [película que dirigió Lee a partir de una novela de Jane Austen] con artes marciales”. Lee reconoce la fuerte presencia de los personajes femeninos en el film (Michelle Yeoh y Zhang Ziyi desbancan claramente, por su fuerte personalidad, a Chow Yun-Fat y Chang Chen), y a la pregunta de si esto puede ser una respuesta al hecho de que la mujer ha estado siempre relegada en la cultura china comenta: “Las cosas no han cambiado mucho en los últimos siglos. Desde siempre, cuando los artistas chinos se sentían oprimidos, utilizaban mujeres como personajes principales de sus obras. Era una manera de presentar sus propios sentimientos.” No desvelaremos aquí el desenlace del film, muy relacionado con las dos historias de amor planteadas, y con la maduración de los personajes. Sólo diremos que, además de requerir ser visionado con un pañuelo a mano, nos habla de la fuerza del amor de un modo muy sentido.

7/10
Ana y el rey

1999 | Anna and the King

Finales del siglo XIX. El rey de Siam contrata a la institutriz británica Anna Leonowens para que eduque a sus 58 (sí, has leído bien, 58) hijos. Ella es una joven viuda, que tiene un chaval. El primer encuentro entre el rey y Anna no es muy afortunado. Ella no tiene pelos en la lengua y no hace las reverencias propias de la corte. Las costumbres orientales chocan una tras otra con la moral victoriana que ella ha aprendido en Inglaterra. Pero ambos aprenden el uno del otro, y así se enriquecen mutuamente. Historia basada en hechos reales, con el sabor de los films de aventuras en paisajes exóticos. La auténtica Anna escribió unos diarios sobre su experiencia tailandesa, que inspiraron una novela y tres películas previas, de John Cromwell y Walter Lang (ésta con Yul Brynner y Deborah Kerr), más una animada. Andy Tennant moderniza la historia como hizo en Por siempre jamás con La Cenicienta. Y logra un atractivo contraste entre los protagonistas: ella trae conocimiento, pero aprende algo de ‘política real’; y él irá modernizando su país, pero como bien dice, “no se puede arar Siam en una noche”. ¡Atentos a la escena de la ejecución, de lo más logrado del film, y muy esclarecedora! Estupenda la pareja protagonista, tanto Jodie Foster como Chow Yun-Fat. Éste se aleja de los papeles de acción de títulos como Asesinos de reemplazo y The Corruptor. 

6/10
The Corruptor

1999 | The Corruptor

A Nick Chen, un detective de la comisaría 15, que combate la delincuencia en Chinatown, le es asignado un nuevo compañero, blanco, que responde al nombre de Wallace. Su relación no es fácil, sobre todo porque Nick, con el buen fin de combatir el crimen, ha comenzado a aceptar ciertas corruptelas en su trabajo. Y es que la línea que separa lo que está bien y lo que está mal puede ser, a veces, muy delgada. Film policial con muchas vueltas y revueltas, producido por Oliver Stone. Ambientes sórdidos, corrupción, violencia... En estas charcas infectas deben moverse los defensores de la ley: Chow Yun-Fat (The Killer) y Mark Wahlberg. La peli contiene un buen puñado de explosiones y persecuciones.

4/10
Asesinos de reemplazo

1998 | The Replacement Killers

Un policía abate a tiros, en defensa propia, a un traficante de drogas chino. El padre del muerto, un importante capo de la mafia llamado Mr. Wei, encarga a John Lee, un asesino profesional, que liquide al policía. Una vez aceptado el caso, Lee se ve incapaz de llevarlo a cabo, debido a su personal código de honor. Pide entonces ayuda a Meg, una falsificadora profesional, para que le fabrique una nueva identidad. Mientras, un Wei muy cabreado contrata a unos "asesinos de reemplazo" que deben matar a Lee, al policía y a la chica. Hong Kong exporta su cine a Estados Unidos. Primero fue el famoso director John Woo, ya afincado en ese país, que además ejerce de productor en el film. Ahora es el carismático actor Chow Yun-Fat, que hace un atractivo trabajo como asesino de aparente frialdad, pero con sus ideas de lo que está bien y mal. La incursión de Yun-Fat en el cine USA es seria, como demostró la participación del actor, junto a Jodie Foster, en la romántica Ana y el rey. Hay acción a raudales, tensos duelos con armas, y secuencias tan intensas como la que ocurre dentro de una sala de cine. El film supone la primera incursión de Mira Sorvino en el cine de acción.

4/10
Peace Hotel

1995 | Woh ping faan dim

Un tipo enloquecido, conocido como 'El asesino', acabó con todos los miembros de una banda de un modo salvaje. Se supone que el motivo fue una mujer. Después de eso creó el Hotel de la Paz, un reducto que acoge a todo el que se presenta, y donde no se permiten peleas o venganzas por supuestos crímenes; una espada clavada en una piedra simboliza que 'El asesino' no tolerará que nadie quebrante las reglas. Diez años después se presenta una mujer asegurando que ella es la esposa de 'El asesino'. No es más que el comienzo de un montón de complicaciones, pues la mujer siempre está inventando mentiras. Y 'El asesino', fiel al propósito para el que montó el Hotel, no quiere echarla ni entregarla a sus enemigos.  Chow Yun-Fat, protagonista de The Killer y Ana y el rey, es el actor principal de una cinta de acción, basada en una historia escrita por él, que dirige Wai Ka-Fai. Su tono entre estilizado y exagerado, casi operístico, con los subrayados musicales y un peculiar sentido del humor, parece una clara influencia en el cine de Quentin Tarantino, sobre todo en sus dos entregas de Kill Bill. Destaca la coreografía de las escenas de acción, que incluyen tiros a todo trapo y duelos de katana; y teniendo el tono grandilocuente que se da a la historia, bien podrían formar parte del cine de Sergio Leone.

5/10
Hervidero

1992 | Lat sau san taam

Un ladrón es siempre un ladrón

1991 | Zong heng si hai

El hongkonés especializado en películas de acción, John Woo, ofrece una entretenida historia con trío de ladrones de obras de arte, de guante blanco. Aunque responde a su estilo de ritmo trepidante y muy bien coreografíada, es también un inesperado homenaje a Jean-Luc Godard.

6/10
Prisión en llamas

1991 | Tao Fan

Tim y Ken cumplen condena en una dura prisión, donde Scarface, un sádico guardián, impone el terror entre los reclusos. El director de Hong Kong Ringo Lam (Al límite del riesgo) dirige esta secuela de su gran éxito carcelario.

4/10
The Fun, the Luck & the Tycoon

1990 | Gat seng gung ziu

Uno de los títulos más populares de Johnnie To, antes de que se convirtiera en celebridad por la coreografía de sus filmes de acción. Se trata de una comedia de buenos sentimientos, que sigue al ricachón Popo, que tiene todo lo que desea, pero en cuestión de amores se siente inseguro, no sabe cómo escoger a la mujer perfecta. En teoría debería casarse con una prima, pero... se cruza en su camino la simpática propietaria de un restaurante, y ocultando su identidad, solicita empleo. El film funciona gracias al enredo de la identidad secreta del protagonista, y a la química de la pareja Chow Yun-Fat y Sylvia Chang.

5/10
All About Ah-Long

1989 | A Lang de gu shi

Una historia de redención, cuyo argumento se le ocurrió a los actores protagonistas, Chow Yun-Fat y Sylvia Chang. Sigue a un corredor de motos profesional, egocéntrico y mujeriego, que sufre un accidente que le obliga a cambiar de ocupación. Irá dando tumbos, hasta que se entera pasado mucho tiempo de que tuvo un hijo con una novia, que está en un orfanato, y que ella emigró a Estados Unidos. Conmovido, tratará de formar una familia con estos mimbres rotos. Dirige el hongkonés Johnnie To.

5/10
The Killer

1989 | Die xue shuang xiong

A un asesino a sueldo le reconcome la culpa por dejar ciega a una joven. Fue sin querer, cuando estaba ‘trabajando’, o sea, en el momento en que mataba a otro tipo. Y por fin toma la decisión de aceptar un último encargo, con idea de dedicar el dinero a pagar a la chica un trasplante de córnea. Pero el tipo que le contrató le quiere también muerto. Uno de los mejores trabajos del hongkonés John Woo, con violencia estilizada muy bien coreografíada, y servida en muchos momentos al ralentí, como si se tratara de un singular ballet.

6/10
The Eighth Happiness

1988 | Ba xing bao xi

Comedieta procedente de Hong Kong, de la que es responsable Johnnie To, sigue a tres hermanos y sus cuitas amorosas en torno al año nuevo. Sin grandes pretensiones, sobresale la vis de comedia de Chow Yun-Fat. Destaca la escena final de ópera china, muy vistosa.

4/10
Honor, plomo y sangre

1987 | Yinghung bunsik II

Manga Films recupera uno de los títulos imprescindibles de la filmografía de John Woo. Se trata de la secuela de uno de sus films, en que el dueño de un restaurante se alía con un ex poli para llevar a cabo una venganza contra las tríadas chinas que mataron a su hermano gemelo. La acción, perfectamente coreografiada por Woo, no deja un momento de respiro.

7/10
An Autumn’s Tale

1987 | Chou tin dik tong wah

Apasionada historia de amor en Nueva York entre Figgy y Jenny, ambos procedentes de Hong Kong pero de clases sociales y modos de pensar muy diferentes. Ya se sabe que el corazón tiene razones que la razón no entiende, como aseguraba Pascal, y Mabel Cheung logra entregar un romance donde las lágrimas están garantizadas, en forma de pequeña película. En efecto, Jenny ha venido con su novio Vincent a la Gran Manzana para estudiar interpretación, pero su primo Figgy, que ejerce de guía los primeros días, la va a encandilar. Y con tan sencillo entramado narrativo se despiertan las emociones. Gran trabajo de la pareja Chow Yun-Fat y Cherie Chung.

6/10
Un mañana mejor

1986 | Ying hung boon sik

Ho y Mark pertenecen al hampa. Pero Kit, el hermano pequeño de Ho, es policía. Este último no sabe que Ho forma parte de la mafia. De repente, Ho es detenido y su padre asesinado, lo que supone para Kit un shock que le impide desarrollar su actividad profesional y ascender en el cuerpo. Tres años más tarde, Ho sale de prisión, y se encuentra con Mark reconvertido en mecánico, mientras que su hermano le ha retirado la palabra. Uno de los primeros éxitos en Hong Kong del director John Woo (Misión imposible III), que hizo gala de una vibrante planificación, firmando un melodrama repleto de acción. No falta su actor fetiche, Chow Yun-Fat, que rodaría junto a él títulos como The Killer.

6/10
Witch from Nepal

1985 | Qi yuan

Película con triángulo amoroso al canto, sigue a una pareja de Hong Kong, que se ha ido de vacaciones al Nepal. Él advierte la presencia de una misteriosa mujer, y poco después sufre un accidente. La dama podría ser una bruja, pues le invita a luchar contras las fuerzas del mal. Dirige el veterano Chen Chi-Hwa, que no está afortunado al combinar la trama dramática con los elementos de corte fantástico.

4/10
The Postman Fights Back (El contraataque)

1981 | Xun cheng ma

En vísperas de la Guerra Civil china, un equipo formado por el cartero Fu Yun, un experto en explosivos y dos mujeres han de transportar de manera clandestina un valioso cargamento por un puerto de montaña. Además, pretenden liberar a la hermana de una de las chicas, que está atrapada en Shanghai. La misión no será fácil. Acción y Kunf Fu de la mano de Ronny Yu (Negocios sucios). La película cuenta con el protagonismo de Chow Yun-Fat (Ana y el rey) en esta película donde varias personas se unen para luchar por sus intereses en medio de un territorio hostil. Buen dominio de la cámara en las secuencias de peleas.

5/10
Peace Hotel

1995 | Woh ping faan dim

Un tipo enloquecido, conocido como 'El asesino', acabó con todos los miembros de una banda de un modo salvaje. Se supone que el motivo fue una mujer. Después de eso creó el Hotel de la Paz, un reducto que acoge a todo el que se presenta, y donde no se permiten peleas o venganzas por supuestos crímenes; una espada clavada en una piedra simboliza que 'El asesino' no tolerará que nadie quebrante las reglas. Diez años después se presenta una mujer asegurando que ella es la esposa de 'El asesino'. No es más que el comienzo de un montón de complicaciones, pues la mujer siempre está inventando mentiras. Y 'El asesino', fiel al propósito para el que montó el Hotel, no quiere echarla ni entregarla a sus enemigos.  Chow Yun-Fat, protagonista de The Killer y Ana y el rey, es el actor principal de una cinta de acción, basada en una historia escrita por él, que dirige Wai Ka-Fai. Su tono entre estilizado y exagerado, casi operístico, con los subrayados musicales y un peculiar sentido del humor, parece una clara influencia en el cine de Quentin Tarantino, sobre todo en sus dos entregas de Kill Bill. Destaca la coreografía de las escenas de acción, que incluyen tiros a todo trapo y duelos de katana; y teniendo el tono grandilocuente que se da a la historia, bien podrían formar parte del cine de Sergio Leone.

5/10
All About Ah-Long

1989 | A Lang de gu shi

Una historia de redención, cuyo argumento se le ocurrió a los actores protagonistas, Chow Yun-Fat y Sylvia Chang. Sigue a un corredor de motos profesional, egocéntrico y mujeriego, que sufre un accidente que le obliga a cambiar de ocupación. Irá dando tumbos, hasta que se entera pasado mucho tiempo de que tuvo un hijo con una novia, que está en un orfanato, y que ella emigró a Estados Unidos. Conmovido, tratará de formar una familia con estos mimbres rotos. Dirige el hongkonés Johnnie To.

5/10

Últimos tráilers y vídeos