IMG-LOGO

Biografía

John Woo

John Woo

73 años

John Woo

Nació el 22 de Septiembre de 1946 en Guangzhou, China

Made in Hong Kong

10 Abril 2006

Sus planos en cámara lenta, que subrayan el dramatismo de las secuencias de acción, han creado escuela. Tarantino y Raimi le consideran uno de sus maestros. John Woo relanzó el cine de Hong Kong en los 90, y abrió las puertas de Hollywood a numerosos compatriotas. 

Nacido en Guangzhou, al sur de China, el 1 de mayo de 1946, Yusen Wu -auténtico nombre del realizador- se crió curiosamente en el seno de una familia católica, religión minoritaria en ese país. De hecho, el cineasta recurre a menudo a la iconografía católica en películas como The Killer o Misión Imposible: 2 (donde por cierto también demostraba su desconocimiento de España). Cuando estaba en la veintena y empezaba a buscar trabajo, Bruce Lee triunfaba en las pantallas internacionales, lo que vino unido a una época de prosperidad sin precedentes para el cine de Hong Kong. Atraído por las cintas de acción de la época, Woo consiguió trabajo como director auxiliar en los estudios de los hermanos Saw. Pronto demostró sus cualidades y fue escalando posiciones hasta que debutó como director de largometraje, en 1973, con Fist of the Dougle K, una de las típicas cintas de porrazos de Jackie Chan. A partir de ese momento, y como el resto de cineastas de Hong Kong, inicia una prolífica carrera, tocando diversos géneros hasta que el éxito de Un mañana mejor le encasilla en películas de tiroteos.

En 1989 se consagra definitivamente con The Killer, para la que Woo había creado un estilo propio: una trama mínima y pueril, coreografías tan imposibles como espectaculares en los tiroteos y utilización de la cámara lenta en el momento clave del tiroteo, cuando por ejemplo los protagonistas se lanzan contra un centenar de matones que les cercan. Ya estaban presentes ciertas obsesiones y marcas de fábrica, como sus omnipresentes palomas, y los héroes que se defienden con dos pistolas, o arrojan revólveres a sus amigos. Siguen la misma onda Una bala en la cabeza y Hard Boiled, que cuentan con admiradores declarados como Scorsese, Tarantino o Robert Rodriguez (que le imita descaradamente en Desperado). El primero que le ofrece trabajo en Hollywood es Sam Raimi, director de Spider-Man, que produce Blanco humano, con Van Damme y muy similar a sus films de Hong Kong. Aunque se consagra en Hollywood con Broken Arrow, Cara a cara y Misión: Imposible 2 -un exitazo de taquilla a pesar de que no es una gran película- , lo cierto es que el injusto fracaso de Windtalkers, y la baja calidad de Paycheck han mermado bastante su credibilidad. Tras dirigir un corto del film colectivo All the Invisible Children -con Emir Kusturica y Ridley Scott-, prepara Spy Hunter, con The Rock, nuevo ídolo del cine de acción.

Filmografía
Acantilado rojo

2008 | Chi bi

China, año 208 antes de Cristo. Han Xiandi es un emperador débil, dominado por su ambicioso primer ministro Zhao Zhao, que tras controlar el norte del país, ha decidido dirigir sus esfuerzos bélicos contra los señores de la guerra del sur. Éstos, a pesar de su debilidad numérica, con el liderazgo de Zhou Yu, aunarán esfuerzos para enfrentarse a su enemigo en el estratégico punto del Acantilado Rojo, junto al río Yangtsé. Lujosa superproducción china de corte épico, a cargo del hongkonés John Woo, que también ejerce de productor. Para el público chino se montó una versión con dos entregas, mientras que la que nos ocupa, de dos horas y media, se ha concebido pensando en el público no chino. Adapta la novela “El romance de los tres reinos”, del escritor Luo Guanzhong, muy reverenciada en China. El arranque despierta el temor de perderse en la trama, por la dificultad que tiene el espectador occidental de retener nombres y rostros orientales con los que no está familiarizado. Pero superado este escollo, al final el hilo argumental es relativamente sencillo, y de lo que se trata es de disfrutar de un gran espectáculo, con vistosísimas escenas de batalla. Hay planos sencillamente deslumbrantes, como el de la paloma mensajera que sobrevuela toda la flota naval de Zhao Zhao. De modo que se combinan unos efectos visuales apañados, con la ventaja de contar con una gran dirección artística de la que se benefician, con su vestuario, los numerosísimos figurantes. Acierta Woo en no abusar del efectismo típico de sus títulos gangsteriles, aquí las secuencias bélicas rebosan clasicismo, pueden recordar a filmes como Braveheart. Introduce alguna subtrama interesante –como la propiciada por la bella esposa de Zhou Yu, a quien desea Zhao Zhao, o la de la espía infiltrada, ambas concebidas para ganarse al público femenino–, y maneja bien los elementos de estrategia militar, donde a la habilidad de los mandos y su valor, se suma también el hecho de defender una causa justa, frente a las artimañas de un enemigo que no juega limpio. No se trata de una película pensada para lograr grandes interpretaciones, pero disponer de actores solventes, como Tony Leung, es garantía de poderosas presencias en la pantalla.

6/10
All the Invisible Children

2005 | All the Invisible Children

Colección de siete notables cortometrajes en torno a la infancia, varios de ellos dirigidos por cineastas de prestigio mundial. Se trata de un proyecto humanitario y artístico promovido por la organización UNICEF, con la idea de que las ganancias económicas sean destinadas a entidades dedicadas a la protección de los niños. No es difícil colegir que todos estos cortometrajes se centran en las experiencias tremendamente duras que han de vivir muchos menores en los diversos países del planeta. Así, las historias están ambientadas en África, los Balcanes, Estados Unidos, China, Brasil e Italia, y todas tienen como protagonistas a niños con edades comprendidas entre los diez y quince años. Algunas de ellas son más intensas y dramáticas que otras, pero todas ofrecen una reflexión honda y ponen en la picota la indefensión de los niños y las injusticias que muchos de ellos tienen que vivir. Entre las historias más duras están “Tanza”, sobre un niño de la guerra en un país africano, dirigido por Mehdi Charef, y “Los niños de Jesús de América”, durísimo corto, al más puro estilo Spike Lee, acerca de la marginación que sufre una niña de Brooklyn, inteligente y alegre, que descubre la terrible enfermedad que ha heredado de sus padres drogadictos. Son pesarosos también los cortometrajes “Ciro”, del italiano Stefano Venaruso, sobre un chaval que malvive robando en Nápoles ante la absoluta despreocupación de sus padres, o el extraño y onírico “Jonathan”, dirigido por Ridley Scott y su hija Jordan Scott, sobre un fotógrafo de guerra que, incapaz de superar su atroz experiencia, se refugia en una idílica y fantasiosa infancia el día en que tiene que volver a realizar su trabajo. Mucho más divertido se muestra Emir Kusturica, cuyo “Blue Gypsy” destaca por su imaginería tragicómica. El director serbio ofrece de nuevo el jolgorio gitanesco tan recogido ya en sus largometrajes, esta vez a través de la dura experiencia del simpático Uros, un chaval internado en un reformatorio. Pero sin duda las mejores historias son las que vienen de Brasil y de China. La directora Kátia Lund –colaboradora de Fernando Meirelles en la magistral Ciudad de Dios– enternece con la preciosa historia de "Bilu y João", dos simpáticos hermanos que luchan por sobrevivir en una favela de Sao Paulo. Su alegría, su bondad y su destreza para descubrir cualquier oportunidad de ganar unas perrillas es sencillamente encantadora y llena de esperanza. Por su parte, en "Song Song y la pequeña Cat" el hongkonés John Woo ofrece una emotiva historia sobre dos niñas chinas muy diferentes, una rica y triste, y otra paupérrima y bondadosa hasta el extremo. Es llamativo cómo Woo, un cineasta célebre por sus películas de acción, logra conmover con su sensible y poética mirada a la infancia.

6/10
Paycheck

2003 | Paycheck

Jennings es un ingeniero informático excepcional: con un talento innato, puede descifrar los programas más complicados y mejor protegidos. Tal habilidad la usan empresarios sin escrúpulos para robar tecnología: le contratan para realizar el trabajo, y luego, de acuerdo con él, le borran la memoria para evitar que en el futuro pueda convertirse en testigo incómodo. Pero en el último encargo, ha pasado algo raro. Cuando Jennings va a cobrar sus honorarios, descubre que ha renunciado a ellos a cambio de una bolsa que contiene una serie de objetos aparentemente inútiles. En realidad, son las piezas de un puzzle, que deberían ayudarle a recordar lo que nunca debiera haber olvidado. Las lenguas malévolas aseguran que el director formado en Hong Kong John Woo, al venirse a trabajar a Estados Unidos en títulos como Blanco humano, Cara a cara, Misión imposible II, Windtalkers…, olvidó parte de su talento en Oriente. ¿Serán envidiosos? Especializado en un cine de acción con coreografías inconfundibles, Woo adapta en esta ocasión un relato corto del novelista de ciencia ficción Philip K. Dick, con un atractivo punto de partida. La historia le permite desplegar todo su católogo de imaginería visual, sobre todo en las escenas de persecuciones. Asume el protagonismo absoluto Ben Affleck, mientras que a Uma Thurman le toca esta vez ser mera comparsa.

5/10
Windtalkers

2002 | Windtalkers

II Guerra Mundial. El ejército americano ha desarrollado un código de radio indescifrable, basado en la lengua de los indios navajos. Los soldados de esta etnia son clave en las operaciones del Pacífico. Hasta el punto de que cada soldado navajo en línea de fuego tiene asignado un compañero, cuya misión es “proteger el código”. Es decir, impedir que los hombres a su cargo caigan en manos de los japoneses. El film cuenta la historia de dos indios y los soldados que les protegen. John Woo añade otra muesca a su etapa americana, compuesta además por Broken Arrow (Alerta nuclear), Cara a cara (1997) y Misión imposible II. El director de Hong Kong filma la guerra. Y describe el choque de culturas entre los nativoamericanos y “el hombre blanco”. Un choque mayor cuando a las diferencias de "background" se añade una razón por la que conviene no estrechar demasiados los lazos de amistad entre protector y protegido: “proteger el código” podría significar quitar la vida al protegido; y quizá se dudaría a la hora de apretar el gatillo. Woo logra un film vibrante, donde plantea la tortura que supone a los protectores su dilema moral. Y presta especial atención a los elementos visuales en las escenas bélicas, perfectas, y a los ralentíes, humo, cruces… su personalísima marca de fábrica. Aunque no faltan los momentos de violencia, obtiene imágenes de subyugante belleza.

6/10
Misión imposible II

2000 | Mission: Impossible II

Acción a raudales... y algo más. La peli no puede empezar de modo más espectacular: una impactante escena en un avión, seguida de una espectacular escalada de Ethan Hunt-Tom Cruise por las montañas donde "veranea". Tras esto, el director de Hong Kong John Woo sigue un camino inesperado. Ethan Hunt tiene que ocuparse de una nueva misión imposible, y para llevarla a cabo debe apoyarse en la bella Nyah, una ladrona profesional. Trasladada la acción a una Sevilla delirante –ahí conviven procesiones y fallas en explosivo y esperpéntico cóctel–, Woo se presta a contarnos una historia romántica. Como película de acción e intriga, hay que decir que el estilo Woo es muy diferente al estilo De Palma. Éste componía en Misión imposible una historia basada en la capacidad de sorprender. También con la referencia de Hitchcock en mente. El director oriental es más pesadito, y aunque se esfuerza en componer secuencias de genuino suspense –la carrera de caballos, la entrada en el edificio superinteligente estilo Matrix, la entrada en la guarida supersecreta con el subsiguiente encuentro con "los malos"–, se advierte que no es ése su punto fuerte. ¿Y cuál es el punto fuerte de Woo? Pues ya se sabe, su particular estética de la violencia, con ballets aéreos en que los personajes se sacuden de lo lindo, ya sea con puños o pies, o con el vehículo que se tercie. En este sentido Woo ha reservado la traca fuerte para el final: una espectacular persecución de motos, con duelo entre héroe y villano, primero montados en sus respectivos vehículos, y luego cuerpo a cuerpo, en la arena de la playa. Flipante.

4/10
Blackjack

1998 | Blackjack

Jack Devlin (interpretado por Dolph Lundgren) es un experto en seguridad ya retirado que, inesperadamente, recibe la noticia de que su antiguo compañero y mejor amigo ha recibido un balazo protegiendo a una deslumbrante supermodelo. Devlin decide volver a la acción y se convierte en el guardaespaldas de la guapa modelo, al tiempo que inicia una investigación sobre las causas del atentado. Las pistas le llevan hasta el enigmático ex marido de la modelo, un implacable cazador al acecho y excelente tirador que, por extrañas razones, está decidido a perseguirla hasta matarla. Durante el tiempo que pasan juntos, surge una apasionada relación sentimental entre Devlin y su protegida. John Woo (The Killer) era uno de los directores de Hong-Kong más reputados, hasta su salto al cine norteamericano con Blanco humano. Realizadores norteamericanos, como Quentin Tarantino, se han declarado incondicionales admiradores de sus filmes. En esta ocasión hizo uno de sus típicos productos, en los que destacan unas impresionantes escenas de acción. Dolph Lundgren saltó a la fama por su papel de púgil soviético en Rocky IV. Inició una carrera en el cine de acción que alcanzó su punto culminante con el gran éxito de Soldado universal en el que compartía cartel con Jean-Claude Van Damme.

6/10
Cara a cara (1997)

1997 | Face/Off

Espectacular película de acción que además es toda una lección de interpretación de los dos actores principales. Sean Archer (John Travolta) es un agente del FBI que ha perdido a su hijo. Para hacer justicia y poder desenmascarar a un enredado criminal, cambia su rostro mediante una delicada operación por la del cruel terrorista Castor Troy (Nicolas Cage), que se encuentra en estado de coma. Pero cuando el terrorista despierta y decide adquirir la identidad externa de Archer, la vida se convierte para éste en una verdadera pesadilla. Tendrá que salvar su vida y la de su familia, que además ignora quién es él. Tanto el oscarizado Nicolas Cage (Leaving Las Vegas) como John Travolta (Pulp Fiction) demuestran por qué son dos de los actores más cotizados del momento. El director John Woo consigue una película bastante original dentro del género, capaz de mantener en vilo al espectador hasta el último momento.

6/10
Broken Arrow (Alerta Nuclear)

1996 | Broken Arrow

Vic Deakins es un piloto renegado. Aunque su compañero, Riley Hale, no lo sabe, se propone robar dos cabezas nucleares durante un vuelo de rutina. Cuando sobrevuelan una zona desierta, Deakins estrella el avión ante la mirada atónica de Hale. Después, sus compinches aparecen para transportar el botín. Cuando descubre la verdad, Hale intenta recuperar la peligrosa mercancía antes de que la hagan estallar, pero está solo ante el grupo de terroristas. Excelentes interpretaciones, tanto de Christian Slater, el perfecto héroe, como de John Travolta como malvado, en uno de sus primeros papeles tras su recuperación del tirón de público por su participación en el filme de Quentin Tarantino Pulp Fiction. La tensión dramática que consiguen ambos actores es una de las principales bazas del filme. Tras rodar varios títulos de culto como The Killer, el realizador de Hong Kong John Woo obtuvo numerosos admiradores declarados en Estados Unidos, entre ellos nombres prestigiosos de Hollywood como Quentin Tarantino o Robert Rodriguez. Todos ellos le apoyaron en el salto de su carrera a Estados Unidos, donde tras el éxito de Blanco humano, protagonizada por Jean-Claude Van Damme, rodó este título que se inscribe en el cine de más pura acción en el que Woo es un especialista.

5/10
Matar a un ladrón

1996 | Once a Thief

Hong Kong. El padrino es un peligroso líder de una organización mafiosa. Hace tiempo recogió de la calle a dos niños, con el fin de salvarles de la miseria. Esos niños han crecido hasta convertirse en la bella Li Ann y Mac Ramsey, sus más fieles secuaces. Han recibido una educación especial junto al verdadero hijo de El padrino llamado Michael. Se les ha enseñado ha salir de situaciones límite, y a actuar con audacia en los momentos más complicados. Pero las cosas se complican cuando El padrino decide que Li Ann debe casarse con Michael. El padrino no sabe que la chica y Ramsey están enamorados desde hace tiempo, y que se enfrentarán a quien sea para conservar su amor. Li Ann y Ramsey deciden poner pies en polvorosa, pero El padrino no piensa quedarse de brazos cruzados. Una película de acción trepidante dirigida por uno de los maestros del género, John Woo, artífice de Broken Arrow (Alerta Nuclear) o Misión imposible II. Las situaciones arriesgadas se suceden una detrás de otra, en algunas escenas la mar de espectaculares. La tensión está asegurada.

6/10
Jet Li es el mejor luchador

1994 | Jing wu ying xion

Principios del XIX. China está invadida por el imperio japonés. En Shanghai, el maestro Huo es asesinado por soldados japoneses, que le consideran un obstáculo. Uno de sus alumnos, Chen Zen –que estudiaba en Japón–, se indigna al conocer la noticia. Decide regresar a su hogar, investigar lo ocurrido, y volver a poner en marcha la escuela de su maestro. Jet Li protagoniza este remake de Furia oriental, la famosa cinta de Bruce Lee. A pesar de algunos cambios en el guión es bastante parecida y ofrece impresionantes secuencias de acción del momento en el que Jet Li se encontraba en su mejor forma. De hecho, es una cinta de culto por los apasionados de las artes marciales.

4/10
Blanco humano

1993 | Hard Target

Primera película norteamericana del director de Hong Kong especializado en cine de acción John Woo. La trama es hipersimple. Unos tipos se dedican a organizar cacerías humanas. Las víctimas son antiguos combatientes sin familia. Los clientes, gente con dinero en busca de emociones fuertes. Todo va como la seda hasta que una joven descubre la muerte violenta de su padre, que se había convertido en un vagabundo. A descubrir la verdad le ayudará otro hombre sin hogar: Jean-Claude Van Damme. Lo que más sorprende en el film de Woo es su particular estética de la violencia, concebida como una coreografía de ballets muy particulares. Las explosiones, los saltos, las persecuciones, el modo de vaciar el cargador de un arma, mostrados al ralentí, con música adecuada, y localizaciones originales, resultaron en su momento novedosos, y no especialmente desagradables. Quizás esto es lo que motivó a Sam Raimi -alguien de la misma cuerda- a ejercer funciones de "padrino". Aunque no sea decir demasiado, puede asegurarse que ésta es la mejor película de Van Damme, ha sabido unirse al director adecuado.

4/10
Hervidero

1992 | Lat sau san taam

Un ladrón es siempre un ladrón

1991 | Zong heng si hai

El hongkonés especializado en películas de acción, John Woo, ofrece una entretenida historia con trío de ladrones de obras de arte, de guante blanco. Aunque responde a su estilo de ritmo trepidante y muy bien coreografíada, es también un inesperado homenaje a Jean-Luc Godard.

6/10
Una bala en la cabeza (1990)

1990 | Die xue jie tou

Impactante film de John Woo. Tres amigos que se criaron juntos en los suburbios de Hong Kong se ven envueltos en una muerte. Huidos a Vietnam, pasar página no resulta fácil, y su mutua lealtad es puesta a prueba.

6/10
The Killer

1989 | Die xue shuang xiong

A un asesino a sueldo le reconcome la culpa por dejar ciega a una joven. Fue sin querer, cuando estaba ‘trabajando’, o sea, en el momento en que mataba a otro tipo. Y por fin toma la decisión de aceptar un último encargo, con idea de dedicar el dinero a pagar a la chica un trasplante de córnea. Pero el tipo que le contrató le quiere también muerto. Uno de los mejores trabajos del hongkonés John Woo, con violencia estilizada muy bien coreografíada, y servida en muchos momentos al ralentí, como si se tratara de un singular ballet.

6/10
Honor, plomo y sangre

1987 | Yinghung bunsik II

Manga Films recupera uno de los títulos imprescindibles de la filmografía de John Woo. Se trata de la secuela de uno de sus films, en que el dueño de un restaurante se alía con un ex poli para llevar a cabo una venganza contra las tríadas chinas que mataron a su hermano gemelo. La acción, perfectamente coreografiada por Woo, no deja un momento de respiro.

7/10
Un mañana mejor

1986 | Ying hung boon sik

Ho y Mark pertenecen al hampa. Pero Kit, el hermano pequeño de Ho, es policía. Este último no sabe que Ho forma parte de la mafia. De repente, Ho es detenido y su padre asesinado, lo que supone para Kit un shock que le impide desarrollar su actividad profesional y ascender en el cuerpo. Tres años más tarde, Ho sale de prisión, y se encuentra con Mark reconvertido en mecánico, mientras que su hermano le ha retirado la palabra. Uno de los primeros éxitos en Hong Kong del director John Woo (Misión imposible III), que hizo gala de una vibrante planificación, firmando un melodrama repleto de acción. No falta su actor fetiche, Chow Yun-Fat, que rodaría junto a él títulos como The Killer.

6/10
La mano de la muerte

1976 | Hand of Death

En el siglo XVII, un renegado del templo de Shaolin se une a los manchús con el objetivo de eliminar a la dinastía Ching. Ante las masacres cometidas por este siniestro individuo y sus esbirros, el maestro del templo envía a su mejor alumno, Yung Fei, para frenar sus acciones. Cuando Yung llega al palacio de su enemigo, deberá enfrentarse a sus ocho guardaespaldas. Uno de los primeros trabajos de John Woo, uno de los más prestigiosos directores de Hong Kong, autor de filmes de culto como El asesino que, posteriormente, dio el salto a Estados Unidos, donde se puso al frente de proyectos como Broken Arrow y Cara a cara. El protagonista de la cinta es un jovencísimo Jackie Chan, convertido poco después en uno de los más famosos intérpretes del género de artes marciales.

6/10
Acantilado rojo

2008 | Chi bi

China, año 208 antes de Cristo. Han Xiandi es un emperador débil, dominado por su ambicioso primer ministro Zhao Zhao, que tras controlar el norte del país, ha decidido dirigir sus esfuerzos bélicos contra los señores de la guerra del sur. Éstos, a pesar de su debilidad numérica, con el liderazgo de Zhou Yu, aunarán esfuerzos para enfrentarse a su enemigo en el estratégico punto del Acantilado Rojo, junto al río Yangtsé. Lujosa superproducción china de corte épico, a cargo del hongkonés John Woo, que también ejerce de productor. Para el público chino se montó una versión con dos entregas, mientras que la que nos ocupa, de dos horas y media, se ha concebido pensando en el público no chino. Adapta la novela “El romance de los tres reinos”, del escritor Luo Guanzhong, muy reverenciada en China. El arranque despierta el temor de perderse en la trama, por la dificultad que tiene el espectador occidental de retener nombres y rostros orientales con los que no está familiarizado. Pero superado este escollo, al final el hilo argumental es relativamente sencillo, y de lo que se trata es de disfrutar de un gran espectáculo, con vistosísimas escenas de batalla. Hay planos sencillamente deslumbrantes, como el de la paloma mensajera que sobrevuela toda la flota naval de Zhao Zhao. De modo que se combinan unos efectos visuales apañados, con la ventaja de contar con una gran dirección artística de la que se benefician, con su vestuario, los numerosísimos figurantes. Acierta Woo en no abusar del efectismo típico de sus títulos gangsteriles, aquí las secuencias bélicas rebosan clasicismo, pueden recordar a filmes como Braveheart. Introduce alguna subtrama interesante –como la propiciada por la bella esposa de Zhou Yu, a quien desea Zhao Zhao, o la de la espía infiltrada, ambas concebidas para ganarse al público femenino–, y maneja bien los elementos de estrategia militar, donde a la habilidad de los mandos y su valor, se suma también el hecho de defender una causa justa, frente a las artimañas de un enemigo que no juega limpio. No se trata de una película pensada para lograr grandes interpretaciones, pero disponer de actores solventes, como Tony Leung, es garantía de poderosas presencias en la pantalla.

6/10
Una bala en la cabeza (1990)

1990 | Die xue jie tou

Impactante film de John Woo. Tres amigos que se criaron juntos en los suburbios de Hong Kong se ven envueltos en una muerte. Huidos a Vietnam, pasar página no resulta fácil, y su mutua lealtad es puesta a prueba.

6/10
The Killer

1989 | Die xue shuang xiong

A un asesino a sueldo le reconcome la culpa por dejar ciega a una joven. Fue sin querer, cuando estaba ‘trabajando’, o sea, en el momento en que mataba a otro tipo. Y por fin toma la decisión de aceptar un último encargo, con idea de dedicar el dinero a pagar a la chica un trasplante de córnea. Pero el tipo que le contrató le quiere también muerto. Uno de los mejores trabajos del hongkonés John Woo, con violencia estilizada muy bien coreografíada, y servida en muchos momentos al ralentí, como si se tratara de un singular ballet.

6/10
Honor, plomo y sangre

1987 | Yinghung bunsik II

Manga Films recupera uno de los títulos imprescindibles de la filmografía de John Woo. Se trata de la secuela de uno de sus films, en que el dueño de un restaurante se alía con un ex poli para llevar a cabo una venganza contra las tríadas chinas que mataron a su hermano gemelo. La acción, perfectamente coreografiada por Woo, no deja un momento de respiro.

7/10
La mano de la muerte

1976 | Hand of Death

En el siglo XVII, un renegado del templo de Shaolin se une a los manchús con el objetivo de eliminar a la dinastía Ching. Ante las masacres cometidas por este siniestro individuo y sus esbirros, el maestro del templo envía a su mejor alumno, Yung Fei, para frenar sus acciones. Cuando Yung llega al palacio de su enemigo, deberá enfrentarse a sus ocho guardaespaldas. Uno de los primeros trabajos de John Woo, uno de los más prestigiosos directores de Hong Kong, autor de filmes de culto como El asesino que, posteriormente, dio el salto a Estados Unidos, donde se puso al frente de proyectos como Broken Arrow y Cara a cara. El protagonista de la cinta es un jovencísimo Jackie Chan, convertido poco después en uno de los más famosos intérpretes del género de artes marciales.

6/10
Un mañana mejor

1986 | Ying hung boon sik

Ho y Mark pertenecen al hampa. Pero Kit, el hermano pequeño de Ho, es policía. Este último no sabe que Ho forma parte de la mafia. De repente, Ho es detenido y su padre asesinado, lo que supone para Kit un shock que le impide desarrollar su actividad profesional y ascender en el cuerpo. Tres años más tarde, Ho sale de prisión, y se encuentra con Mark reconvertido en mecánico, mientras que su hermano le ha retirado la palabra. Uno de los primeros éxitos en Hong Kong del director John Woo (Misión imposible III), que hizo gala de una vibrante planificación, firmando un melodrama repleto de acción. No falta su actor fetiche, Chow Yun-Fat, que rodaría junto a él títulos como The Killer.

6/10
La mano de la muerte

1976 | Hand of Death

En el siglo XVII, un renegado del templo de Shaolin se une a los manchús con el objetivo de eliminar a la dinastía Ching. Ante las masacres cometidas por este siniestro individuo y sus esbirros, el maestro del templo envía a su mejor alumno, Yung Fei, para frenar sus acciones. Cuando Yung llega al palacio de su enemigo, deberá enfrentarse a sus ocho guardaespaldas. Uno de los primeros trabajos de John Woo, uno de los más prestigiosos directores de Hong Kong, autor de filmes de culto como El asesino que, posteriormente, dio el salto a Estados Unidos, donde se puso al frente de proyectos como Broken Arrow y Cara a cara. El protagonista de la cinta es un jovencísimo Jackie Chan, convertido poco después en uno de los más famosos intérpretes del género de artes marciales.

6/10
Hervidero

1992 | Lat sau san taam

Últimos tráilers y vídeos