IMG-LOGO

Biografía

Chris Evans

Chris Evans

39 años

Chris Evans

Nació el 13 de Junio de 1981 en Boston, Massachusetts, EE.UU.

El Capitán América

23 Mayo 2011

Chris Evans parece encasillado en el cine de superhéroes, aunque en realidad lleva una década interpretando todo tipo de papeles.

Nacido el 13 de junio de 1981, en Sudbury (Massachussetts), Christopher Robert Evans es hijo de una bailarina y un dentista. Mike Capuano, hermano de su madre, es un célebre congresista. Su hermano menor, Scott, ha sido actor de telenovelas como One Life to Live.

Aunque había pensado asistir a la Universidad de Nueva York, no llegó a matricularse, porque conoció a un agente que le ayudó a comenzar su carrera como actor.

Debutó en el drama familiar The Newcomers, de título profético, pues contaba con otro “recién llegado”, Paul Dano, que también haría carrera. Tras la serie Opposite Sex, conoció el éxito como protagonista de la comedia adolescente No es otra estúpida película americana, cuyo título falta a la verdad.

Evans sorprendió gratamente con la intensa cinta de suspense Cellular, donde era un joven despreocupado que recibe una llamada de una desconocida secuestrada (Kim Basinger), que se ha puesto en contacto con él porque su teléfono está averiado.

Escogido para interpretar a Johnny Storm, la antorcha humana, en Los 4 Fantásticos, Chris Evans repitió el papel en Los 4 Fantásticos y Silver Surfer. Justo después trató de variar un poco, como un ingeniero reconvertido en astronauta en Sunshine, de Danny Boyle, y en películas como Diario de una niñera, Dueños de la calle y Scott Pilgrim contra el mundo.

Sin embargo, el destino le tenía reservado ser otro superhéroe de la factoría Marvel. Tras un intenso casting, fue elegido para encarnar al Capitán América, uno de los personajes insignia de la Casa. No sólo interpreta al personaje en el film rodado por Joe Johnston, sino que lo repetirá en The Avengers, sobre el grupo que reúne a poderosos héroes uniformados.

Evans tenía como novia a Jessica Biel, con la que trabajó en la citada Cellular y en el drama romántico London. Oscura obsesión, pero acabaron rompiendo en 2006.

Filmografía
Defender a Jacob

2020 | Defending Jacob | Serie TV

Entretenida adaptación del best-seller de William Landay, un poco del estilo de thriller judicial que popularizó John Grisham, aunque el formato serial lleva a un alargamiento excesivo de la trama. Se ocupa del guion Mark Bomback, que ha estado en sagas fílmicas como El planeta de los simios y Divergente, y que por primera vez escribe una miniserie completa. Tras la cámara está el eficaz director de Descifrando Enigma, el noruego Morten Tyldum. Indaga en lo que puede ser la peor pesadilla para los Barber, una familia aparentemente feliz: que el hijo único adolescente Jacob sea acusado del asesinato de un compañero de su colegio, Ben Rifkin, que le sometía a bullying. Para más inri, su padre Andy era auxiliar de la fiscal del distrito, que inicialmente se involucra en la investigación, hasta que su hijo es inculpado, momento en que le toca pasar al otro lado del tablero, de la acusación a la defensa, aunque no la ejercerá personalmente, acudirá a la abogada Joanna Klein. Por otro lado la madre, Laurie, que trabaja en una escuela infantil para niños desfavorecidos, también es relegada de su puesto, se convierte en una apestada. Un individuo que vive en los alrededores, en libertad condicional tras una condena de abuso sexual, podría tener que ver con el caso, aunque al mismo tiempo asoman dudas sobre el propio Jacob: ¿habrá heredado ciertas inclinaciones violentas de su abuelo y padre de Andy, en prisión por asesinato? Bomback y Tyldum se las arreglan para ir desenrollando la madeja argumental, con la aparición de elementos novedosos que complican la trama y contribuyen a la angustia que se percibe en el carácter de los protagonistas de la unidad familiar de los Barber, que se enrarece progresivamente por la presión a que están sometidos, y la dificultad en ocasiones de entenderse entre ellos, a pesar del innegable cariño que se profesan. Tiene su gracia ver como matrimonio con problemas al Capitán América Chris Evans y a Lady Mary Crawley Michelle Dockery de Downton Abbey, pero desde luego logran hacer creíbles a sus personajes. También está bien el joven Jaeden Martell, actor que ha sabido crecer desde que tuvimos ocasión de verle como niño en St. Vincent. Resulta creíble como adolescente indolente, poco comunicativo y sin grandes amigos, y pegado gran parte de su tiempo a la videoconsola.

6/10
Vengadores: Endgame

2019 | Avengers: Endgame

Vengadores: Infinity War tuvo el acierto de concluir con un álgido final que dejaba al espectador compungido y con el corazón en un puño, al observar cómo Thanos lograba reunir las seis gemas del poder, que colocadas en su guantelete y con un chasquido de dedos daba lugar a una tragedia de proporciones planetarias, la desaparición de la mitad de la población de la Tierra, entre ellos algunos de los más queridos superhéroes. El shock era comparable al que recorre de cabo a rabo la impactante serie The Leftovers: no querías creer que aquello pudiera ser verdad. Tras un arranque en que se nos aclara el destino dudoso de algunos de los Vengadores, y la inestimable nueva ayuda de la Capitana Marvel, pasan cinco años en que cada uno ha sobrellevado el gran drama a su manera. Hay quien ha logrado rehacer su vida, más o menos, otros ejercen de vigilantes superhéroes venidos a menos, y hasta uno se pasa todo el tiempo bebiendo cerveza y vegetando, viendo series en la tele (no, no se dice que sean las de Netflix, competencia de la inminente Disney+). El inesperado regreso de Ant-Man, retenido en una trampa cuántica –no era consciente del tiempo transcurrido, para él sólo han sido cinco horas–, deviene en catalizador de un plan que básicamente consiste en viajar en el tiempo, a distintos momentos en que los Vengadores puedan recuperar las seis gemas y así, cambiado el pasado, cambiará el futuro. Aunque hay que andarse con mucho ojo, para no revolver mucho el tiempo y dar pie a peligrosas paradojas temporales, y persuadir a unos y a otros para que vuelvan a formar un equipo. Los hermanos Anthony y Joe Russo vuelven a demostrar que se mueven como peces en el agua en el Universo Marvel, sus cuatro películas –dos del Capitán América, dos de los Vengadores– son de lo mejorcito que ha dado el subgénero de superhéroes. Aquí saben jugar con varias bazas de modo inteligente, sacando todo el partido a las tres horas de metraje. Funciona bien la nostalgia, el sentimiento agridulce por muertes, desapariciones, ausencias, el mantra de “pasar página” que no acaba de funcionar, ni siquiera para el optimista Capitán América; y hay acierto en el modo en que se idea cómo cada uno encara su vida tras la tragedia, y el subrayado de la importancia de trabajar en equipo, no estamos solos. El mecanismo que se idea para arreglar las cosas, viajar en el tiempo, no es el colmo de la originalidad, pero precisamente hasta se hace chanza con ello, incluso con citas de películas, la punta del iceberg de los momentos humorísticos que recorren el film, y que saben asomar cuando toca drama, heroísmo y sacrificio, sin que suenen absurdos o forzados, están perfectamente calzados. Y a partir de los viajes al pasado, se desarrollan varias subtramas, que dan cancha a los personajes, los lazos se estrechan, se sabe limar asperezas, aprender a confiar, etcétera, quizá en este film, frente a su precedente, hay menos sensación de que algunos personajes se limitan simplemente a aparecer (aunque, no nos engañemos, algún caso hay de éstos). Casi al estilo de El Señor de los Anillos, hay espacio para la épica de una gran batalla, y momentos de homenaje y reconocimiento a quien ha sabido dar la vida por el resto. Funciona bien el clímax de auténtica reunión de todos, o casi, y se dejan bien asentado que determinadas acciones y decisiones, aunque cuesten, son las que hacen que la vida valga verdaderamente la pena. El reparto multiestelar está muy bien, unas pocas pinceladas bastan para perfilar sus personales y colectivas encrucijadas, y el modo en que las afrontan; quizá sobresalen, porque tienen más espacio, Robert Downey Jr., Chris Evans, Scarlett Johansson, Liam Hemsworth, Karen Gillan, Paul Rudd y Jeremy Renner.

7/10
Rescate en el Mar Rojo

2019 | The Red Sea Diving Resort

Entretenida e impactante película basada en hechos reales, a la que sin embargo le falta un hervor y una mejor definición de personajes. Aborda la crisis de refugiados etíopes judíos que se alojan en campos preparados al efecto en Sudán, y cuya situación se deteriora a finales de los 70 por la imposición de un régimen islamista. Agentes del Mossad, en connivencia con colaboradores locales que ponen en riesgo su vida, organizarán operaciones especiales para trasladar numerosos grupos de refugiados al estado de Israel. Y para ello les sirve de tapadera un cochambroso "resort" junto al Mar Rojo, donde se supone que inician a los turistas que pasan por ahí en las técnicas del buceo. Parte de la estructura del film, escrito y dirigido por Gideon Raff –el creador de Hatufim, la serie israelí que versiona Homeland–, recuerda un poco a Argo, sobre la crisis de rehenes de la embajada americana en Irán, cambiando la excusa del rodaje de una película por el hotel para submarinistas, e imaginando el clímax final de despegue de un avión por la noche. Hay algo de esfuerzo en perfilar la rivalidad entre los personajes encarnados por Chris Pine –alocadamente resuelto– y Alessandro Nivola –más racional y algo susceptible–, pero la presencia de Greg Kinnear y Ben Kingsley acaba reducida a cameos de lujo. Michael Kenneth Williams presta cierto atractivo al imprevisible militar sudanés que desconfía del establecimiento hotelero y sus actividades.

5/10
Puñales por la espalda

2019 | Knives Out

Tras la celebración de su 85 cumpleaños, Harlan Thrombey, editor, escritor, millonario y cabeza de un gran clan familiar, muere aparentemente por suicidio en su gran mansión campestre de Kentucky, en Estados Unidos. Todos los familiares y el personal de servicio quedarán impactados con la noticia, pero la situación se hará más desagradable aún cuando tras el entierro dos agentes de policía y el enigmático investigador Benoit Blanc se presenten en la mansión para dilucidar con sus pesquisas la verdadera causa del deceso. El director Rian Johnson entrega una película la mar de entretenida. Tras comenzar su andadura con la notable Brick, el director de Maryland ha ido labrándose poco a poco una filmografía muy apañada, en donde el cuidado del guión es una de las señas de identidad. Precisamente aquí da muestras de gran maestría a la hora de manejar a un variado grupo de personajes, de captar la atención a base de diálogos, preguntas y respuestas, de sembrar la duda con verdades a medias, generando todo tipo de sospechas secretas entre los miembros del clan y dosificando siempre la información de modo natural (esas conversaciones en el despacho del muerto). Que duda cabe que el argumento, la ambientación y las indagaciones del investigador en medio de una amplia familiar en donde abunda el lujo, el dinero y los rincones ocultos son elementos deudores de las historias de Agatha Christie o de los episodios televisivos protagonizados por Jessica Fletcher (hay de hecho un homenaje explícito a Se ha escrito un crimen), pero Johnson demuestra ser un más que digno discípulo. Y como un guiño argumental que pulula por toda la trama, se permite además dar una vuelta más de tuerca al crear mágicamente una intriga donde aparentemente no la hay, pues el espectador sabe muy pronto las circunstancias que han rodeado la muerte del jefe de familia. Sin embargo, por encima de todo, Puñales por la espalda es una deliciosa y ligera charada, rodada con encanto y estilo, en donde el humor, siempre presente, es además protagonista en numerosas ocasiones. Ya sólo la ocurrencia de que uno de los personajes principales no pueda mentir sin generar en su organismo el acto reflejo de una aparatosa vomitona demuestra ser una idea tan brillante como estrambóticamente divertida, pero el director va más allá y la convierte en humorística ocasión de vertebrar varios momentos de la trama. Las interpretaciones son perfectas, tanto que a veces se echan de menos más minutos para el reparto coral (es el caso de una genial Jamie Lee Curtis, por ejemplo, o del colosal nonagenario Christopher Plummer). Y entre todos es justo destacar a los dos ejes principales del asunto: una Ana de Armas que seguramente firma el mejor papel de su carrera hasta la fecha y un hilarante Daniel Craig en estado de gracia. Se ve que quiere deshacerse de James Bond a marchas forzados y se lo ha pasado bomba rodando a las órdenes de Johnson.

7/10
Vengadores: Infinity War

2018 | Avengers: Infinity War

Meritoria película en lo que supone de enorme desafío de desarrollo y producción, al reunir a la mayor constelación de superhéroes Marvel jamás vista, lo que incluye idear una trama que justifique y dé algo de lustre a la presencia de cada uno de ellos, cuadrar las agendas de los actores que los interpretan y manejar una parafernalia de efectos especiales que hace realidad el dicho circense “más difícil todavía”. Los hermanos Russo, Anthony y Joe, avezados en el mundo de los superhéroes con sus películas de Capitán América -Capitán América: El soldado de invierno es de lo mejor que se ha hecho en este terreno en los últimos años, si exceptuamos la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan-, parten de un guión hipersimple, concebido por dos colaboradores habituales, Christopher Markus y Stephen McFeely. Cuando se produjo el Big Bang que dio origen al universo, seis gemas se desperdigaron por los cuatro puntos cardinales, dando lugar a la diversidad galáctica que se observa en el film, con nuestra vieja amiga la Tierra, planetas ocupados por personajes olímpicos al estilo Thor y guardianes de la galaxia más de andar por casa. Ante el riesgo de la extinción total, el poderoso Thanos intenta reunir las seis piedras para aplicar una evolución selectiva, y salvar, principio del mal menor, la mitad del universo. Pero los vengadores, divididos antaño, volverá a unir fuerzas con otros poderosos aliados para tratar de impedirlo. Espero hasta ahora no haber hecho “spoilers”, desde la distribuidora nos ruegan encarecidamente silencio, plis. ¿Será “spoiler” decir que la Viuda Negra luce pelo rubio? Uy, perdón, ya me callo. En fin sea como fuere, el esquema argumental de defender o reunir piedras, según el bando donde uno se encuentre, permite dar entrada a todos los personajes e ir avanzando a golpe de espectaculares enfrentamientos a mamporro limpio, la acción no puede faltar, aunque ello punteado con algún pasaje más dramático y con muchos chistes y juegos de palabras. Y así el lienzo poco a poco se amplía, pasamos de la lucha persona a persona, o grupo a grupo, a la que mantienen auténticos ejércitos. Todo esto podía estar bien, pero el film guarda sorpresas en su chistera, y verdaderamente el clímax y desenlace que no deja a la espera de la próxima entrega, resulta muy notable y poderoso. Como cabe imaginar, no es una película para destacar las interpretaciones. Los actores se pliegan a sus personajes, la mayoría es de suponer que no habrán tenido que trabajar muchos días, y sus trajes y los efectos habrán facilitado su ausencia en escenas donde en otros tiempos deberían haber estado presentes. La película, naturalmente, es lo que es, pura diversión, pero se arriesga a ir un poco más allá sin duda, en la concepción de su final.

6/10
Un don excepcional

2017 | Gifted

En un pueblecito costero de Florida, Frank Adler lleva una existencia sencilla junto a Mary, la pequeña de la que se hace cargo, con la ocasional ayuda de Roberta, una vecina. Cuando la niña se incorpora a la escuela, su maestra, Bonnie, se queda sorprendida por su increíble talento para las matemáticas. Todo indica que se trata de una superdotada, por lo que aconseja a Frank que la traslade a una escuela especial. Éste se niega rotundamente, pero entrará en escena la abuela, con un plan completamente opuesto. Tanto el realizador, Marc Webb, como el protagonista, Chris Evans, parecen estar huyendo de los superhéroes; el primero dirigió The Amazing Spider-Man y The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro, el segundo ha sido La Antorcha Humana y el Capitán América. Aquí se unen para contar otra historia de habilidades especiales, pero sin elementos fantásticos, y añadiendo una interesante vuelta de tuerca, pues se defiende el derecho del ser humano a no destacar, para llevar una vida normal. Se denuncia el peligro de que los jóvenes con un talento excepcional sean víctimas de quien quiera aprovecharse de ellos, no siempre por dinero, en ocasiones por pura vanidad, lo que trae consigo que no maduren de forma correcta, jugando con otros niños o pasando momentos en familia. No se trata de un film estereotipado, la postura contraria está bien defendida por la abuela, gracias a un buen trabajo de la veterana escocesa Lindsay Duncan (Birdman), cuyo personaje esgrime sólidos argumentos. Al fin y al cabo, los grandes problemas de las matemáticas se han ido resolviendo gracias a personas con una inteligencia superior. De esta forma, sería una irresponsabilidad no cultivar el potencial de cada uno, aprovechando los recursos del sistema educativo. Se trata de dejar pensar al espectador, no darle todo mascado, como se puede comprobar en la mejor secuencia, cuando la chavala pregunta a su tutor por la existencia de Dios al atardecer. Se nota que Chris Evans se siente identificado con su personaje, que busca una vida mundana, al igual que él necesitaba una oportunidad fuera del universo Marvel, y destila química natural con la pequeña McKenna Grace, que ya fue hija de Kiefer Sutherland en Sucesor designado. A Octavia Spencer no le hace falta ni despeinarse para aportar la función de consejera sabia, aunque se la desaprovecha, el carismático gato tuerto tiene más secuencias que ella, y cumple Jenny Slate (Parks and Recreation) como profesora bienintencionada. No se trata de un film extraordinario y redondo, se han visto numerosas historias similares en la pantalla, pero Webb recupera parte de su don, la frescura esgrimida en su primer film, (500) Días juntos, que parecía haber perdido por la tiranía del mainstream.

7/10
Spider-Man: Homecoming

2017 | Spider-Man: Homecoming

Tras el enfrentamiento de los Vengadores en Nueva York contra la invasión chitauri, Adrian Toomes trabaja recogiendo escombros provocados por la refriega al frente de sus empleados. Como le despiden de mala manera cuando agentes del gobierno se hacen cargo de la tarea, decide no entregar la basura alienígena que ya ha retirado. Con estos desechos creará con el tiempo un traje que le convierte en el temible Buitre, y también diversas armas tecnológicas que vende a delincuentes. Por su parte, Peter Parker siente auténtica devoción por su mentor, Tony Stark, alter ego de Iron Man, que le reclutó para ayudarle en la guerra civil contra el Capitán América y sus partidarios, y le regaló un sofisticado traje con el que mejora su eficacia en la lucha contra los delincuentes. Mientras, trata de llevar una vida normal en casa con la tía May, que piensa que el millonario le ha concedido una importante beca. En el instituto está a punto de celebrarse un importante baile, aunque Michelle, la chica que le gustaría como acompañante, no le hace demasiado caso. Parecía que la franquicia arácnida estaba ya sobreexplotada, y que reiniciarla por tercera vez en menos de dos décadas no era buena idea. Pero ha sido un acierto buscar savia nueva, encomendándole la realización al joven lleno de ideas Jon Watts –hasta ahora responsable de dos largos ‘indies’ poco conocidos, Clown y Coche policial–, que también forma parte del equipo de seis guionistas, se diría apasionados del universo Marvel, tanto en cine como en los comics. Quizás debe advertirse que el argumento está muy integrado en el resto de películas de personajes de la editorial, hasta el punto de que quien no esté al tanto podría perderse un poco. Y que ofrece numerosísimas referencias a las viñetas, a los filmes de Sam Raimi y Marc Webb, y hasta la banda sonora brillantísima de Michael Giacchino se convierte de repente en la sintonía de la serie televisiva del Trepamuros. Se reinventa al personaje con gran originalidad, pues se le ha convertido en un adolescente, iniciándose en la vida, que a pesar de su potencial carece de la suficiente experiencia para tomar las decisiones adecuadas. Establece una relación paternofilial con el millonario Stark, al tiempo que depende emocionalmente de su adorada tía May, aquí más rejuvenecida que nunca. Se incorporan también rasgos fundamentales de Spider-Man en los comics, sobre todo su sentido del humor a la hora de enfrentarse a los malos, y sus meteduras de pata. Todo funciona a la perfección gracias al trabajo del joven Tom Holland, al que le va mejor este papel que a Andrew Garfield, dándole un carácter muy juvenil, con locuras propias de su edad. Le apoyan bien la carismática Marisa Tomei (aunque se echa de menos que tenga más presencia), y Robert Downey Jr., que no necesita de muchas variaciones en su papel de ególatra con gracia. Se acierta también con el poco experimentado Jacob Batalion, como aliado friki del protagonista, la cantante Zendaya como contrapunto amoroso, o al darle cancha al guardaespaldas de Stark, Happy Hogan, de nuevo interpretado por Jon Favreau. El reparto depara alguna sorpresa, y por supuesto no falta un divertido cameo de Stan Lee, creador del Hombre Araña. Pero en cuanto a actores se refiere, se apropia de la función Michael Keaton. Tras triunfar como superhéroe, Batman, y una candidatura al Oscar por dar vida a un actor encasillado en este rol, en Birdman, aquí interpreta a un villano con entidad, pieza clave en las mejores películas del género, luciéndose sobre todo en un momento que transcurre en un coche. Con personajes tan bien definidos, grandes dosis de simpatía y un ritmo trepidante, funcionan a la perfección las secuencias de acción, que logran no ser tópicas a pesar de la saturación de supertipos en pijama. Se llevan la palma una en el obelisco del Mall de Washington, otra en torno a un barco que se parte en dos, y un enfrentamiento aéreo. Quien piense que la película no podría dejarle mejor sabor de boca, que espere a ver todos los títulos de crédito, con dos escenas extras, la segunda hilarante.

7/10
Capitán América: Civil War

2016 | Captain America: Civil War

Siguen las aventuras de los superhéroes Marvel, y la nueva entrega se presenta bajo el paraguas “Capitán América”, aunque igualmente podía encuadrarse como una película de “Los Vengadores”, tanto monta, monta tanto. Porque si nos apuran, este film seguramente es el que más superhéroes concentra por metro de película, en reñida competición con cualquier otro film de los mutantes X-Men. Y de hecho, lo que nos cuenta el film, acontece cronológicamente tras lo narrado en Los Vengadores: La era de Ultrón. En una de sus valerosas acciones para ayudar a la humanidad, se van a producir daños colaterales en un país africano, un edificio se viene abajo, y hay muchas víctimas inocentes. Los gobernantes de todo el mundo, empezando por el Secretario de Estado de EE.UU., consideran que los superhéroes no deberían actuar a su aire, sino bajo el mandato de Naciones Unidas y bajo circunstancias muy específicas. Pero no todos están de acuerdo con esta visión de las cosas, consideran que a veces hay que actuar rápido, y no da tiempo a reuniones y demás zarandajas. De modo que se va a producir una escisión entre los Vengadores, y la composición de los bandos de lo que podría derivar en guerra civil resulta bastante sorprendente: pues son partidarios de firmar el protocolo de la ONU algunos de los que les gusta ir por libre, como Iron Man y la Viuda Negra, mientras que por ejemplo un soldado como el Capitán América, que debería estar acostumbrado a obedecer sin cuestionar las órdenes, no lo tiene tan claro. Detrás de Capitán América: Civil War se encuentra el equipo que entregó uno de los mejores filmes de superhéroes producidos por Disney, Capitán América: Soldado de invierno. En efecto, vuelven a dirigir los hermanos Anthony y Joe Russo, y repiten los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, responsables de la saga Las Crónicas de Narnia, y se nota que el equipo está bien conjuntado, el libreto es sólido, y explota bien las novedades de la trama: las bofetadas entre distintos superhéroes, un divertidísimo Spider-Man adolescente, y la idea ya comentada de las bondades y desventajas de someterse a un mecanismo de control externo, en vez de actuar según un parecer individualista que puede ser muy interesante, pero puede tener efectos imprevistos. El film da lo que promete, diversión a tutiplén, con buenos efectos especiales. Y ello con una trama coherente, que respeta al espectador, y que hará las delicias de los fans, y de los menos conocedores, pero que también gustan de los filmes adrenalíticos vistosos y espectaculares. El reparto, repleto de caras conocidas, cumple con unos personajes resultones con sus rasgos básicos, pero que los hacen reconocibles.

7/10
Vengadores. La era de Ultrón

2015 | Avengers: Age of Ultron

Reunir a un grupo de superhéroes de cómic (Iron Man, Thor, Capitán América, Viuda Negra, Hulk, Ojo de Halcón) interpretados por actores carismáticos (Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner), que sumando fuerzas como Los Vengadores lograban enfrentarse con éxito a tremendas amenazas de dimensión planetaria y más allá, se reveló como jugada cinematográfica perfecta, la película Marvel Los Vengadores arrasó en taquilla, a la trama mínima para la espectacular acción se sumaba un tejido de relaciones entre superhéroes, con sus pequeños dramas personales y las necesarias dosis de humor. Ahora nuevamente Joss Whedon, director y guionista, insiste en la idea, que sigue siendo resultona, aunque menos novedosa. Una misión del grupo de superhéroes para encontrar cierto cetro que retiene la archienemiga organización Hydra, lleva a un viejo programa de armamentos desarrollado por Tony Stark, y a las terribles amenazas del malvado Ultrón y sus planes para soldados "mejorados", a partir de logros en el campo biológico de tejidos humanos, y donde también tienen cierta importancia cierto par de gemelos milagrosos, Quicksilver y Bruja Escarlata. Todo esto es desarrollado narrativamente con ritmo vertiginoso, entregando escenas de acción visualmente asombrosas, con el listón del "más difícil todavía", típico del espectáculo circense, cada vez en posición superior, la destrucción de edificios y ciudades enteras de una república de Europa del Este, resulta muy llamativa. Al tiempo se desarrollan un poco más los personajes, con ese amor imposible a lo Bella y Bestia que apuntan Viuda y Hulk, más el remanso de paz hogareño de Ojo de Halcón, y los hechizos de la gemela que despiertan diversos fantasmas de nuestros superhéroes. La película es un castillo de fuegos artificiales que disfrutarán sobre todo los más entregados a la causa Marvel. Muy entretenida y espectacular, también cabe decir que es algo más apabullante y confusa que su predecesora, por no decir, sencillamente, cansina. Por fortuna no faltan cierto golpes humorísticos, ese martillo de Thor que arrancará la sonrisa incluso del espectador más estólido.

6/10
Capitán América: El soldado de invierno

2014 | Captain America: The Winter Soldier

Tras haber permanecido hibernado varias décadas, Steve Rogers, más conocido como el Capitán América, no lo tiene fácil para adaptarse al siglo XXI. Además de echar de menos a sus coetáneos, y verse obligado a aprender tantas cosas nuevas, su código de honor como soldado choca con el pragmatismo actual y las nuevas tecnologías: le preocupa cómo se introducen en la vida de las personas, con la excusa de combatir a un peligroso y anónimo enemigo, y ahí tiene mucha importancia la agencia S.H.I.E.L.D. con la que colabora. Un nuevo y sofisticado sistema apadrinado por el secretario de defensa, Alexander Pierce, podría tener algunos agujeros según Nick Fury, quien va a sufrir un terrible atentado. Para aclarar las cosas el Capitán América sólo podrá confiar en la Viuda Negra y en un veterano de la guerra de Irak, Sam Wilson. Pero enfrente tienen poderosos enemigos, entre ellos el letal soldado de invierno. Agradabilísima sorpresa con esta nueva película del universo Marvel que tiene al Capitán América como protagonista, tras Capitán América: El primer Vengador. El hecho de que tras la cámara estuvieran los hermanos Anthony y Joe Russo no era a priori la mejor garantía de un buen resultado, pues en su haber no tienen gran cosa, los largometrajes Bienvenidos a Collinwood y Tú, yo y ahora... Dupree, más mucha televisión, sobre todo Community, donde sin duda han ganado en experiencia. El caso es que aquí siguen la estela de acción trepidante y sentido del humor de Marvel Los Vengadores, a lo que suman una trama intrigante bastante sólida, con mucha, muchas sorpresas. El libreto es de Christopher Markus y Stephen McFeely–ya con una sólida experiencia guionística en películas Marvel, más su contribución a toda la saga de Las crónicas de Narnia–, que saben dar con el equilibrio perfecto para no apabullar por un lado o por otro. El film basado en los populares cómics se beneficia argumentalmente de los miedos de hoy en día al terrorismo, que pueden convertirse en coartada perfecta para el recorte de libertades y los abusos de poder, para entregar una narración que atrapa. A la vez hay un cuidado dibujo de los personajes, sobre todo de Steve Rogers, interpretado por Chris Evans, que se enfrenta al conflicto de encontrar su sitio en una época que no es la suya, y en que los conocidos del pasado asoman con nuevo e inesperado rostro. Tiene, además, buena química con la Viuda Negra Scarlett Johansson, o con ese jefe que compartimenta la información, Samuel L. Jackson. La incorporación a la función de un veterano de la talla de Robert Redford es todo un acierto, aparte de que da la impresión de que el actor se lo ha pasado de lo lindo haciendo la película. Los efectos visuales son de primera división, esa inmensa nave industrial que alberga un supersecreto proyecto de defensa resulta apabullante, de nuevo da la sensación de que con las nuevas tecnologías cualquier cosa en la actualidad es susceptible de ser representada con éxito en la pantalla. Las escenas de acción, ya sea entre las cuatro paredes de un ascensor, a bordo de un inmenso barco, o en medio de una autopista, son un alarde del dicho circense 'más difícil todavía' y se encuentran bien integradas en la narración.

7/10
Antes de que te vayas

2014 | Before We Go

Nick está en Central Station, en Nueva York, tocando la trompeta al modo de los músicos callejeros. Una mujer, Brooke, va a la carrera para no perder su tren, que por supuesto pierde, además de que se le cae el móvil. Nick se lo devuelve, ve que ella está en apuros, y se ofrece a ayudarle. Ante ellos se abre una larga noche en Manhattan, en que ella va abriéndose, explicando a qué se dedica, el apuro que surgirá en su casa en Boston si no llega a determinada hora... Mientras que el otro le cuenta que tiene una audición al día siguiente, aunque no se encuentra con muchos ánimos, pues seguramente va a reencontrarse con su ex mujer. Entre los dos surge cierta química, aunque vidas diferentes les aguardan tras esa noche... Debut en la dirección del actor Chris Evans, él mismo protagonista junto a Alice Eve, conocido principalmente como el Capitán América en todas las películas en que aparece el superhéroe. Se trata de una película de formato sencillo, agradable, que tiene como modelo filmes del estilo Breve encuentro y Antes del amanecer, en que un hombre y una mujer tienen un encuentro muy especial, se produce un "mood" en que ambos están muy a gusto en compañía, teniendo a otro u otra que escucha, al que se le pueden contar las penas, que se hace cargo. Quizá se alarga demasiado y tiene alguna caída de ritmo, pero es una digna primera película.

5/10
Snowpiercer (Rompenieves)

2013 | Snowpiercer

El mundo camina hacia el desastre. Un intento por evitar el calentamiento global ha convertido la Tierra en un planeta congelado. 17 años han pasado desde entonces, y los únicos supervivientes ocupan un tren que nunca se detiene y recorre el mundo entero, una especie de apocalíptico "arca de Noé". Y en el interior impera un tiránico sistema clasista, donde la chusma ocupa el furgón de cola, comiendo verdadera porquería, mientras que los vagones de delante los ocupa la clase dirigente, y los niños que constituyen el futuro de la humanidad. El injusto estado de cosas podría romperse si Curtis decide asumir al fin el liderazgo de una revolución contra el tirano Wilson, el dueño del tren. Pero la hora de la rebelión se diría que nunca acaba de llegar. Primera película en inglés del coreano Bong Joon-ho, director y guionista, que se inscribe en la moda contemporánea del cine con tintes apocalípticos al que él mismo no es ajeno, como demostró en The Host, sobre una criatura nacida de la contaminación radioactiva. El cineasta de ojos rasgados entrega una película dinámica, atravesada del humor bizarro que es su personal marca de fábrica, que a veces puede chocar a la mentalidad occidental. Resulta divertida Tilda Swinton en su papel de excéntrica y cobarde ministra de Wilson, y también hace acto de presencia Song Kang-ho, uno de sus actores habituales, eficaz en su laconismo. El film peca de reiterativo, y los personajes resultan algo esquemáticos, pero al menos Joon-ho se las arregla para que muera quien le parezca, no se ata a las convenciones a la hora de "decidir" quien debe sobrevivir en el mundo congelado para conceder una nueva oportunidad a la humanidad. Las escenas de acción están bien rodadas, los espacios claustrofóbicos bien aprovechados, y los distintos "universos" del tren conceden algo de variedad. La escena final tiene su encanto y concede al espectador espacio para la esperanza.

5/10
Marvel Los Vengadores

2012 | The Avengers

Loki, el acomplejado hermano de Thor, aprovecha la apertura de un portal de acceso a la Tierra, en el contexto de un experimento militar, para apoderarse del Teseract, un artilugio cúbico que le puede dar la clave para adueñarse del planeta con un poderoso ejército alienígena. Enormemente preocupado, Nick Furia pone en marcha con discreción desde S.H.I.E.L.D., una misteriosa organización, el proyecto de “Los Vengadores”, una reunión de superhéroes que, unidos, pueden constituirse en los guardianes de la Tierra. Ellos son Iron Man (el famoso magnate Tony Stark), Hulk (el doctor Bruce Banner), el capitán América (Steve Rogers), Thor, la Viuda Negra (la agente Natasha Romanoff) y Ojo de Halcón (Clint Barton), y deben dejar a un lado sus egos, correr el riesgo de ser manipulados por los que mandan, y soportar con paciencia las provocaciones del petulante Loki, para cumplir sus objetivos. Furia cuenta con la competente colaboración de sus ayudantes Hill y Coulson. Marvel Los Vengadores es la película con mayor densidad de superhéroes Marvel por fotograma de la historia del cine. Tras irlos presentando uno a uno en anteriores filmes, los personajes creados por Stan Lee y Jack Kirby tienen al fin una historia que los reúne a todos, igual que ocurrió en el cómic desde 1963. Se pone tras la cámara Joss Whedon, bien conocido por ser el creador de la popular serie televisiva Buffy, la cazavampiros, además de haber participado en guiones de filmes tan importantes como Toy Story. Y hay que reconocerle el mérito de un libreto sólido y coherente, donde el argumento “salvar la Tierra” es mera excusa para construir razonablemente a los personajes y sus relaciones, con un divertido sentido del humor que descubre el matiz que define la personalidad de cada uno y da pie a determinados roces. Sirva de botón de muestra de sus gags el relativo a las malas relaciones fraternales de Loki y Thor, definidas con guasa como Shakespeare en malo, una divertida alusión a la dirección de Thor por parte del shakespeareano Kenneth Branagh. Incluir tanto personaje, y que ningún actor pueda quejarse de que no se le han dado un puñado de escenas interesantes, es un logro indudable de Whedon. Incluso los no-superhéroes tienen presencia, incluida Potts, la eficaz secretaria de Stark, o el científico Selvig. El estelar reparto parece encontrarse, definitivamente, muy a gusto, no parece que se hayan pegado para robar plano. El capítulo de los efectos especiales brilla por su espectacularidad en Marvel Los Vengadores. A estas alturas parece que queda poco por inventar, pero ver a Hulk arremetiendo contra un caza, o darse de bofetadas con Thor, el camuflaje de la fortaleza espacial y Iron Man tratando de solucionar ciertos desperfectos, más la espectacular invasión y destrozos de Nueva York por una especie de escorpiones gigantes, constituyen momentos que son un regalo para los sentidos, especialmente en una gran pantalla de cine. Sobre el uso del 3D, puede ayudar a hacer más vistosos algunos pasajes, pero la verdad, no aporta gran cosa, una vez más, aparte de justificar el sobreprecio de una entrada para sufragar los gastos del costoso juguete en que consiste el film.

6/10
The Iceman

2012 | The Iceman

Película inspirada por un personaje real, Richard Leonard Kulinski (1935-2006), conocido como "El polaco". Técnico en un laboratorio de películas pornográficas, psicológicamente perturbado, tiene a un hermano en la cárcel, y él mismo es un tipo violento, que mata sin piedad. Cualidades apreciadas por mafiosos y criminales que necesitan alguien que les haga los trabajos sucios, de modo que Roy DeMeo se convierte en su enlace para ejecutar los encargos de los Gambino. Kulinski operaba en New Jersey, y mientras realizaba sus actividades asesinas, fue capaz de casarse y formar una familia con dos hijas, con quienes llevaba una vida normal. Ariel Vromen trata de ahondar en la doble vida del protagonista, y la ceguera de una familia que no se enteraba de lo que hacía su esposo o padre, creyendo en cambio que llevaba a cabo una actividad inmobiliaria o financiera sobre la que preferían no saber más. Y lo hace manteniendo una distancia que puede producir rechazo en el espectador. Michael Shannon hace creíble al lacónico psicópata, que se gana a pulso el segundo apodo de "hombre de hielo", aunque tenga a veces arranques calientes de furibunda ira. Winona Ryder se las apaña a medias para componer a la mujer que no se entera, pero algunas reacciones no resultan muy creíbles.

5/10
Capitán América: El primer Vengador

2011 | Captain America: The First Avenger

Creado en 1941 por Joe Simon y Jack Kirby, no es la primera vez que el Capitán América –uno de los personajes emblemáticos de la editorial Marvel– visita las pantallas, pues tuvo su propio serial a manos de la productora Republic, en los años 40. En 1990, mucho antes de la actual moda del cine de superhéroes, fue objeto de una infame adaptación, con Matt Sallinger interpretando al protagonista, que tras su fracaso en EE.UU. en algunos países como España se editó directamente en vídeo. Steve Rogers es un joven escuchimizado, que logra entrar en el ejército, a pesar de su deficiente forma física. Durante los entrenamientos suple sus carencias atléticas a base de buena voluntad, determinación y arrojo. Un profesor responsable de un programa científico que tiene como objetivo crear un supersoldado mediante avances químicos, está convencido de que Rogers es ideal para someterse a la primera prueba, pues cree que lo importante es que el candidato sea alguien de nobles ideales, capaz de sacrificarse por los demás. El experimento sale bien, pero Rogers tendrá que enfrentarse a Cráneo Rojo, un agente nazi con planes siniestros. Veinte años después de Rocketeer, basada en un cómic sobre otro superhéroe que combatía a los nazis, Joe Johnston se encarga de la adaptación al cine de las aventuras de uno de los más famosos personajes de las viñetas estadounidenses. Este nuevo film tiene puntos en común, pues también se desarrolla en tiempos de los nazis y el protagonista se convierte en superhéroe con ayuda de la ciencia. Como en aquélla, Johnston aprovecha el encanto de mezclar la estética "retro" de la época con elementos de fantasía y cachivaches de ciencia ficción irreales. Como es habitual, el director de Jumanji y Parque Jurásico III toma como modelo el cine de Steven Spielberg, y sus peleas con nazis se inspiran en En busca del arca perdida, al tiempo que la banda sonora es de Alan Silvestri, notable discípulo de John Williams, el compositor habitual del Rey Midas. Se quita Johnston la espina de El hombre lobo, su anterior trabajo, uno de los más decepcionantes de su carrera. A pesar de su asumida ligereza, y de que resulta imposible destacar frente a tanta competencia superheroica, se trata de un film correcto, con la suficiente espectacularidad, en cuyo reparto destaca un camelónico Hugo Weaving, como el malvado Cráneo Rojo. Introduce algún acertado golpe de humor y como era de esperar, el final entronca con la próxima película de "Los Vengadores", supergrupo del que forma parte el personaje.

6/10
Dime con cuántos

2011 | What's Your Number?

Ally ha tenido muchos novios, pero el tiempo pasa, y le hace mella leer en una revista que las personas que han tenido más de una veintena de relaciones amorosas han dejado pasar sin duda al hombre o la mujer de sus vidas. Dispuesta a refutar en su propia piel tal teoría, Ally mira a los tipos con los que ha salido, porque uno de ellos debe ser en efecto el hombre al que debería amar. Típica y fallida comedieta romántica, con la habitual dosis tontorrona de frivolidad, presentada sin mucha gracia. Pues la protagonista (Anna Faris) pide consejo a un vecino (Chris Evans) que tiene ligues ocasionales todas las noches, de los que huye en cuanto ha consumado... El resto resulta fácil de imaginar, pues el poco conocido y sobre todo televisivo Mark Mylod no trata de inventar la pólvora.

3/10
Adicto

2011 | Puncture

El abogado Mike Weis sufre un serio problema de adicción a las drogas. Se enfrentará en los tribunales a una empresa farmacéutica, mientras a su vez se verá obligado a lidiar con su propio infierno personal. Correcto film judicial basado en hechos reales, protagonizado con oficio y convicción por un Chris Evans fuera de sus habituales papeles de acción.

5/10
Los perdedores

2010 | The Losers

Historia de traición y venganza centrada en los miembros de una unidad de élite de las Fuerzas Especiales enviados a la selva de Bolivia para una misión de búsqueda y destrucción. Sin embargo, el equipo pronto descubre que ellos son el blanco de una traición mortal instigada desde dentro por un poderoso enemigo conocido simplemente como Max. Tópica película de acción, aunque bien rodada y con escenas espectaculares. Lo mejor es el solvente reparto, con rostros tan conocidos como los de Zoe Saldana o Chris Evans, o la presencia del español Óscar Jaenada.

4/10
Scott Pilgrim contra el mundo

2010 | Scott Pilgrim vs. the World

Scott Pilgrim es un jovenzuelo bajista del grupo musical Sex Bob-omb, apasionado de los videojuegos, y que aún no ha superado que le dejara su novia, que triunfa en el mundo del rock. En la actualidad sale con una colegiala china, aunque sus intereses amorosos cambian cuando conoce a la atractiva Ramona Flowers, una joven que cambia con frecuencia el color de su pelo, y que tiene una particularidad: una colección de ex novios que se van a enfrentar a mortales combates a Scott Pilgrim, que no podía imaginar que conquistar a la chicas de los sueños iba a convertirse en empresa tan difícil.Edgar Wright (Zombies Party, Arma fatal) sigue su línea habitual de historias estrambóticas al acometer la empresa de adaptar las novelas gráficas de Bryan Lee O'Malley. El punto de vista es todo el tiempo el de Scott Pilgrim y su calenturienta imaginación que ve la vida como un videojuego, donde sus evoluciones vendrían a ser como subir de nivel, y hasta en ocasiones puede lograr vidas extra o armas secretas para seguir avanzando, como ocurre en el mundo videoconsolero. Tal planteamiento sorprende al principio, da la impresión de que estamos ante un film fresco y ocurrente, que explota las posibilidades visuales comiqueras y de videojuego en el mundo del cine. Pero en realidad, se trata únicamente de una impresión. Pasada la sorpresa, nos encontramos ante una trama reiterativa, en que el antihéroe protagonista debe enfrentarse a un ex detrás de otro, todo ello dentro de un maremágnum tremendamente superficial en lo relativo a la mirada al amor y la afectividad. Así pues, tenemos lo de siempre de cierto irresponsable cine adolescente, aunque se disfrace con la excusa de película alocada: hacerlo o no hacerlo, engañar a quien quieres, o la puesta en condiciones de igualdad de las relaciones heterosexuales y homosexuales, todo vale, si se quieren. Eso sí, al final llega la moralina barata -aunque menos da una piedra- de que hay que dejar atrás el egoísmo y la infidelidad para alcanzar el amor verdadero. Protagoniza la cinta Michael Cera, un actor que va camino de convertirse en eterno adolescente de la pantalla, a imagen y semejanza de lo que le ocurriera allá por los 80 a otro intérprete de aspecto aniñado, Michael J. Fox.

4/10
Push

2009 | Push

Cuando Nick era un niño, su padre fue asesinado a manos de los agentes de la División, agencia gubernamental que persigue a individuos que han desarrollado poderes psíquicos. Pretenden convertirles en supersoldados al servicio del gobierno. Al igual que su progenitor, Nick tiene poderes telequinéticos, por lo que huye de la División, y se oculta en Hong Kong. Allí recibe un buen día la visita de la desconocida Cassie, una chica de 13 años que es capaz de predecir el futuro. Ésta le pide ayuda para encontrar a Kira, otra joven con poderes que posee una maleta que en teoría podría acabar con la División. El británico Paul McGuigan (El misterio de Wells, El caso Slevin) dirige un thriller de superhéroes, que recuerda en gran medida a la serie Héroes, y a películas como Jumper. Realmente, nada es demasiado original en la trama, excesivamente ligera y claramente destinada al público más joven, y a incondicionales de los cómics y el género fantástico. Quizás acumula demasiados giros repentinos, que a veces confunden momentáneamente al espectador. Todo está al servicio de las secuencias de acción, que al menos son lo suficientemente imaginativas para mantener el interés del público, e incorporan efectos especiales muy bien elaborados. Del reparto destaca el villano, Djimon Hounsou, que sin duda es el mejor actor de un reparto que por lo demás está compuesto por actores muy jóvenes, como Dakota Fanning. La actriz –que tenía 7 años cuando protagonizó Yo soy Sam, y que se ha convertido en toda una adolescente– es bastante expresiva aunque su personaje es tópico. Dan la talla, pero sin llegar a entusiasmar Chris Evans (Los 4 Fantásticos) y Camilla Belle (10.000).

4/10
La pérdida de un diamante lágrima

2008 | The Loss of a Teardrop Diamond

Fisher Willow es la heredera de una acaudalada familia de Mississippi. Pese a la diferencia de posición social, Fisher se siente atraída por Jimmy, un tosco pero atractivo joven que trabaja en su propiedad. Con su influencia logrará "alquilar" los servicios de Jimmy para que se haga pasar por su pareja en los diferentes actos sociales. Las chispas no tardarán en saltar. Traslación a la pantalla de un guión inédito de Tennessee Williams (Un tranvía llamado deseo, La gata sobre el tejado de zinc), que narra una historia ambientada como es habitual en este escritor en el sur profundo de Estados Unidos. La atmósfera y el diseño de producción están muy cuidados, tanto como las actuaciones, especialmente la de la formidable Bryce Dallas Howard (Manderlay). Sin embargo, el grueso de la historia no está bien resuelta en pantalla y los conflictos provocados por el amor y las etiquetas sociales carecen del suficiente calado, pues quedan demasiado ambiguos y superficiales, al igual que resultan chocantes los caracteres de los personajes, en general muy caprichosos. Lástima, porque da la sensación de que si al otro lado de la cámara hubieran estado Elia Kazan o Richard Brooks el resultado hubiera sido muchísimo mejor...

4/10
Dueños de la calle

2008 | Street Kings

Tom Ludlow es un agente de la división antivicio de la policía de Los Ángeles, conocido por sus métodos expeditivos. Con fama de salvaje y alocado, arrastra desde hace años la muerte traumática de su esposa, que le engañaba con otro, asunto que intenta olvidar bebiendo más de la cuenta. No obstante lo dicho, Tom es el mejor hombre con que cuenta el capitán Wander, pues se trata de alguien resolutivo y que no se anda con chiquitas a la hora de sacudir a “los malos”. Pero las cosas se enredan cuando Washington, un policía que fue su compañero, comienza a hablar con asuntos internos. Tom cree que está largando sobre él, y le sigue hasta un supermercado, donde dos encapuchados organizan una buena escabechina, a resultas de la cual muere Washington. Como los dos habían discutido, y existe un vídeo comprometedor, grabado en el lugar del crimen, Tom debe aceptar ciertos trapicheos de sus compañeros policías para no ser incriminado. Pero a lo que no está dispuesto es a que los auténticos culpables sigan en la calle. Así que emprenderá una investigación extraoficial, apoyado en el agente que lleva el caso. Lo que supone un viaje a las profundidades de la corrupción policial. Dos expertos en retratar el lado oscuro de la ley, uno a través de la novela (James Ellroy, autor de “L.A. Confidential”), otro con películas (David Ayer, director de Harsh Times y guionista de Training Day (Día de entrenamiento)) se asocian en este dinámico y violentísimo film, con sus puntos débiles y fuertes. En el primer apartado, obligado es mencionar que casi nada sorprende en la trama; desde el minuto uno sabemos que Tom es un infeliz utilizado por otros, y no hace falta ser un Sherlock Holmes para saber quiénes son los “otros”. Pese a ello, como Ayer es un director competente y el guión está bien trabado, la cosa se sigue con interés, aunque agote un poco tanta sangre y tanta paliza. Además, hay una acertada definición de personajes, al menos de tres de ellos, y una inteligente apuesta por el desencasillamiento. Así, Keanu Reeves, actor siempre etiquetado como “blandito”, compone de modo convincente a un duro policía al que le toca moverse en un mundo a lo Sérpico, película mencionada explícitamente en este film. También Hugh Laurie tiene la ocasión de desprenderse de su “doctor House”, algo que incluye hasta lo que se diría una pequeña broma, ya que la primera escena del actor transcurre en un hospital. También conviene destacar la gran presencia de Forest Whitaker, que presta credibilidad a escenas que sin él podrían no sostenerse.

5/10
The Nanny Diaries (Diario de una niñera)

2007 | The Nanny Diaries

Adaptación del libro humorístico de Emma McLaughlin y Nicola Kraus, que se inspiraron en su experiencia como niñeras de familias bien en el Upper East Side del Manhattan neoyorquino. El film sigue la pista a Annie, una recién licenciada, a la que en teoría debería aguardar un halagüeño porvenir en el mundo empresarial. Pero la joven se siente insegura, mete la pata en sus entrevistas de trabajo. Casi por un golpe del destino, impide en Central Park que un niño sea arrollado por un patinador. Su emperifollada madre confunde el nombre Annie, con que es una "nanny" (niñera), y le da su tarjeta ofreciéndole empleo; lo que provoca una catarata de ofertas en el mismo sentido de otras madres. Inesperadamente acepta ese trabajo, mientras se aclara acerca de a qué quiere dedicarse. Pero se ha metido en un trabajo con trampa, que no es tan grato como pudiera parecer, por sueldo y alojamiento. En efecto, los padres olvidan a sus hijos, y chicas como Annie deben hacer en la práctica de madres; Annie va tomando cariño al chico al que debe cuidar, aunque sea un trasto, y claro, le cuesta dejarle en la estacada, aunque esté harta de los padres, sus jefes, porque cree que si se ausenta el chaval se echará a perder del todo. Divertida y cáustica película, que dirigen al alimón con aplomo el matrimonio formado por Shari Springer Berman y Robert Pulcini, que ya sorprendieron gratamente con la inclasificable American Splendor. De hecho ya es original el arranque, que habla de las tristes características de las clases altas neoyorquinas como si estuviéramos en un museo antropológico, donde se clasifican los distintos especímenes y tribus, con su vitrina correspondiente. Al tiempo que se ofrecen escenas tronchantes, hay de fondo un sabor agridulce, pues se pone el dedo en la dolorosa llaga de unas personas desahogadas en lo económico, pero egoístas y con enormes carencias afectivas, obsesionadas con dietas y actividad social, pero completamente desamoradas, incapaces de dar un poquito de cariño a quien de inmediato se deben, el cónyuge, el hijo (sí, en singular, pues se diría que no es fácil que sean generosos para tener más). Hay por supuesto trazos caricaturescos, pero quizá no tan alejados de la realidad, pues los casos extremos, desgraciadamente, se dan. Son perfectos en su papel de padres "desastre" Laura Linney y Paul Giamatti, éste por ejemplo siendo incapaz de descubrir una persona en Annie; primero, simplemente, no ve nada, y al fin, cuando se fija, lo único que ve es un cuerpo bonito. Scarlett Johansson sigue dando muestras de ser lo más parecido a una estrella que ha surgido en los últimos años. Borda su papel de chica insegura y con encanto, bella, y que sin embargo sabe de algún modo apagar esa hermosura porque lo requiere su interpretación. El film, aunque se ceba en sus críticas con "los ricos", no esquiva la mirada mordaz hacia ciertos jóvenes inmaduros, incapaces de tomar decisiones, y que son incapaces de mostrarse sinceros con las personas que lo han sacrificado todo por ellas; es tremenda en ese sentido la escena de confrontación de Annie y su madre, cuando ésta se entera de que la otra le ha engañado con respecto a su dedicación profesional.

6/10
Sunshine

2007 | Sunshine

El británico Danny Boyle se labró un inmenso prestigio con sus primeras películas, Tumba abierta y Trainspotting, rodadas en su país. Después, ha mostrado su valía para géneros tan diversos como la comedia (Una historia diferente) y hasta el terror (28 días después). Esta vez le hinca el diente a la ciencia ficción dura, tomando como referencia 2001: una odisea del espacio, pues el film tiene numerosos elementos en común con el clásico de Kubrick. No faltan homenajes a otros clásicos, especialmente a la película Alien, el octavo pasajero. En el año 2057, los científicos han detectado que el sol está a punto de apagarse. Los ocho integrantes de la tripulación de una astronave intentarán desesperadamente solucionar el problema, viajando hasta las cercanías del Astro Rey, para arrojar sobre él una bomba que podría reactivarlo. Por el camino, reciben un mensaje de socorro, procedente de otro vehículo espacial que intentó realizar la misma misión años antes. Acudir en su ayuda supone desviarse ligeramente de la trayectoria prevista. A Boyle se le da bien retratar personajes muy humanos, a los que coloca en situaciones límite, como se veía en La playa y la citada 28 días después, las otras películas en que ha trabajado con el guionista Alex Garland, responsable del libreto también aquí. Esta parte ‘humana’ del film es la que mejor funciona, con secuencias memorables, como el mensaje que Capa, uno de los protagonistas, envía a su familia cuando está a punto de perder definitivamente el contacto con ellos, quizás para siempre, o la asamblea en la que éste debe tomar la difícil decisión de si deben desviarse por la señal de socorro. Se nota el esforzado trabajo de los nueve actores del film, casi todos desconocidos, excepto Michelle Yeoh y Cillian Murphy, que empezó a despuntar precisamente con 28 días después. La naturaleza de la trama permite que Boyle se luzca en el apartado visual, con imágenes impactantes de la nave acercándose al Sol, las apariciones de Pinbacker (un tipo espectral formado por partículas inestables...) y varios momentos de suspense bastante logrados. A pesar de todo, el conjunto no termina de funcionar porque Boyle imprime al film ese tono grandilocuente que funciona en una genialidad como Solaris (1972), de Andrei Tarkovsky, pero lastra a producciones no tan geniales como Solaris (2002), de Steven Soderbergh y 2010: Odisea Dos, a años luz, nunca mejor dicho, de su predecesora. Desentonan las frases pseudofilosóficas y ‘cientifistas’, que no acaban de tener sentido, y ese supuesto rigor científico, que sin embargo se salta a la torera cuando conviene. Todo esto ralentiza el ritmo y aleja la cinta de los espectadores no incondicionales del género.

5/10
Los 4 fantásticos y Silver Surfer

2007 | Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer

Reed ‘Mr. Fantástico’ Richards y Susan ‘Mujer invisible’ Storm están a punto de casarse. Sin embargo, algo inquietante acecha sobre la ciudad y amenaza con impedir la boda, ya que extraños apagones y cambios de temperatura se están produciendo por todo el mundo. La alta cúpula estadounidense acude al jefe de "Los 4 fantásticos" –que ahora forman una especie de empresa especializada en salvar a la humanidad– para que investigue. Éste da largas al alto mando pero cuando está teniendo lugar su boda se produce un fundido de energía en la ciudad. La culpa la tiene un extraño alienígena de color plateado que a bordo de una especie de tabla de surf está produciendo cráteres por toda la corteza terrestre. La razón: el planeta Tierra va a ser destruido. Segunda película sobre los cuatro amigos con superpoderes, basada en el cómic de Marvel creado por Stan Lee (que cuenta con un divertido cameo en el film). Como en Los 4 fantásticos, el tono de esta segunda película es suave y poco tenebroso, adecuado para una mentalidad infantil y no tanto para adultos, aunque el guión incluye algunos chistes verdecillos… La historia es simple (literalmente se trata de salvar el mundo) y centra su atención en el equilibrio entre la boda de Reed y Susan, el cumplimiento de sus responsabilidades como superhéroes y la catástrofe que amenaza a la Tierra. Las escenas de acción son escasas y no demasiado espectaculares, y en su lugar se introducen otros elementos dramáticos y cómicos entre Susan y el alienígena, Mr. Fantástico y el malvado Victor Von Doom, e incluso entre el frívolo John ‘Antorcha humana’ Storm y Ben ‘La cosa’ Grimm, más amigos que nunca. En general, el film es agradable, a ratos divertido, y aunque carece de suficiente intensidad no dista demasiado del estilo del cómic original.

4/10
Gente poco corriente

2005 | Fierce People

Finn es un joven de 16 años que es detenido cuando compraba cocaína para su madre. Esto frustra sus planes de verano, que le iban a llevar a Sudamérica a estudiar a una tribu indígena. En su lugar, se va con su madre a una casa propiedad de un rico amigo. Una vez en el campo, madre e hijo tratarán de salir adelante, lo que no va a ser fácil ya que todo el lujo y riqueza que los rodea no tardará en convertirse en podredumbre. El punto de partida de la película es el de comparar una brutal tribu del Amazonas, que acaba de tener su primer contacto con el hombre civilizado, y la “tribu” de los ricos y poderosos que pueblan la inmensa finca del adinerado señor Osborne. Si bien la idea puede tener cierto interés, se convierte en un quiero y no puedo. La relación entre la violenta tribu y los egoístas millonarios se deshilacha por momentos hasta que acaba entrando en el terreno del surrealismo, peyorativamente hablando. Una pena, porque éste es el punto original de la película, que, por otra parte, es la misma historia de siempre, de niños ricos que siempre han tenido tanto que pierden su identidad como ser humano y el sentido de la realidad. De hecho, se vuelve a dar el caso de que el título español no hace justicia al original, Fierce People, es decir, gente feroz. Y es que la película muestra una realidad brutal y deshumanizada. Así que el sueño que inicialmente conocen Finn y su madre, se acaba tornando en pesadilla. Diane Lane está estupenda, como siempre, aunque su personaje está cogido con alfileres. De hecho, es uno de los grandes agujeros de la película. Los primeros cinco minutos de metraje muestran a una mujer completamente enganchada al alcohol y las drogas, cosa que se evapora como por arte de magia en cuanto se traslada al campo. Se pasa por encima de sus adicciones, pero tan de puntillas, que parece que se trata de dos mujeres distintas.

3/10
London

2005 | London

Syd (Chris Evans) se presenta sin avisar en la fiesta de despedida de su ex novia, London (Jessica Biel), que marcha a otra ciudad. Encerrado en un cuarto de baño, esnifando cocaína y bebiendo cerveza, charlará de sus traumas con un recién conocido, Bateman (Jason Statham), y una amiga, Mallory (Joy Bryant), a la espera de encontrar fuerzas para enfrentarse cara a cara con London Desagradable film en el que asistimos a la verborrea patológica y enormemente procaz de un joven absolutamente deprimido que se ha convertido en una basurilla humana. La gente que le escucha es igual o peor (se lleva la palma el episodio sadomasoquista), y entre medias asistimos a breves flashbacks que narran episodios del amor (casi siempre sexual) que vivieron Syd y London. Rodada con pocos medios y casi siempre en espacios cerrados, sorprende el cartel de jóvenes actores que muy pronto se convertirían en estrellas.

4/10
Los 4 fantásticos

2005 | Fantastic Four

Reed Richards, prestigioso astronauta y científico, planea un viaje espacial para estudiar el centro de una tormenta cósmica. Cuando el gobierno recorta fondos a la investigación, Richards se ve obligado a aceptar el apoyo de Victor Von Doom, multimillonario y antiguo rival de la universidad. Una vez que éste le cede fondos suficientes, Richards inicia el vuelo espacial, para el que contará como tripulantes con su mejor amigo, el astronauta Ben Grimm, su antigua novia Susan Storm, y el hermano de ésta, el piloto John Storm. Por un error de cálculo, la estación espacial acaba engullida por una nube de radiación que produce cambios en el ADN de los tripulantes. Poco después de regresar a la Tierra, los cuatro descubren que poseen nuevas habilidades representativas de los cuatro elementos: agua, fuego, tierra y aire. El cuerpo de Richards se estira y se transforma como si fuera líquido; Sue es capaz de volverse tan invisible como el aire; John se convierte en un hombre de fuego; y Ben acaba siendo permanentemente un gigantón de piedra. Si son capaces de controlar sus poderes, podrán librar al mundo de la amenaza en ciernes de un supervillano. Tim Story, responsable de La barbería y Taxi: derrape total, adapta uno de los primeros y más conocidos comics de Stan Lee, creador de X-Men y Spiderman, y como éstos,  publicados por la editorial Marvel. Rigurosamente fiel al original, tiene el tono juvenil de los tebeos, a diferencia de otras películas de superhéroes más realistas, pero también más oscuras, como la reciente Batman Begins. Además, incorpora muchos golpes de humor y sofisticados efectos especiales. Es curioso que los responsables del film hayan apostado por jóvenes actores para el reparto. La única conocida es Jessica Alba, intérprete de Sin City y la serie Dark Angel, que aunque sólo tiene 23 años, hace creíble a su personaje, teóricamente una mujer más madura. También es meritorio el trabajo del completo desconocido Michael Chiklis, que con grandes dosis de maquillaje hace creíble a Ben Grimm, más conocido como ‘La cosa’.

5/10
La puntuación perfecta

2004 | The Perfect Score

No sólo en España hay selectividad. Los americanitos también deben pasar una prueba de acceso a la universidad, de cuya puntuación depende que entren en el lugar de su elección. Y un grupo de estudiantes variopintos han tenido tan mala pata en el examen, que les toca presentarse a la repesca. Todos están de acuerdo en lo injusto de la cuestión: hay mucho listillo capaz de arrasar en un test, pero que luego no tiene aptitud ninguna para estudiar arquitectura, derecho o lo que se tercie. Pertrechados de esta excusa para apaciguar su conciencia, deciden entrar clandestinamente en el edificio donde se custodia el examen, para saber las preguntas de antemano. Pero tal idea no es tan fácil de llevar a la práctica. Nueva película de estudiantes de instituto, donde el aire de comedieta se combina con la buscada emoción de los preparativos del robo. Por supuesto cada estudiante es muy distinto, y presenta diferentes razones para acometer el robo: el jugador de basket no muy espabilado, la empollona cuyos padres no le entienden, el freak de la informática algo salido, la chica ‘outsider’… El film cita expresamente El club de los cinco, y en efecto, la deuda con la película de John Hughes, es más que evidente.

5/10
Cellular

2004 | Cellular

Es ésta una de esas películas que obliga a suspender la incredulidad, tan disparatado es su punto de partida. Sin saber por qué, Jessica es secuestrada en su casa, y encerrada en un sótano. Los captores destrozan el teléfono que hay ahí pero ella, mañosa profesora de física, logra una conexión con el exterior, de un modo rudimentario, con el teléfono móvil de Ryan, un joven desconocido. Tras un intento fallido de avisar a la policía, Ryan toma las riendas de la situación, cual moderno caballero andante. Eso sí, debe hacer lo imposible para que no se interrumpa la llamada. Acción trepidante, la necesaria tensión, y un buen reparto, sobre todo Kim Basinger,William H. Macy y Jason Statham. Son las bazas para evitar que el espectador se detenga un momento a pensar lo absurda que es la historia que discurre ante sus ojos. El argumento está pergeñado por Larry Cohen, quien también sacó punta a otra trama telefónica, ésta con hilos, en Última llamada.

6/10
No es otra estúpida película americana

2001 | Not Another Teen Movie

Asegura el título del film, que no se trata de “otra estúpida película americana”. Y es que la idea es hacer parodia de los típicos films de adolescentes descerebrados que tanto proliferan en la gran pantalla. El resultado es, lógicamente, igual de descerebrado. Y así tenemos un nutrido grupito de "teenagers" de instituto, guapitos, cómo no, obsesionados con el sexo y demás temas “trascendentes”.

2/10
Antes de que te vayas

2014 | Before We Go

Nick está en Central Station, en Nueva York, tocando la trompeta al modo de los músicos callejeros. Una mujer, Brooke, va a la carrera para no perder su tren, que por supuesto pierde, además de que se le cae el móvil. Nick se lo devuelve, ve que ella está en apuros, y se ofrece a ayudarle. Ante ellos se abre una larga noche en Manhattan, en que ella va abriéndose, explicando a qué se dedica, el apuro que surgirá en su casa en Boston si no llega a determinada hora... Mientras que el otro le cuenta que tiene una audición al día siguiente, aunque no se encuentra con muchos ánimos, pues seguramente va a reencontrarse con su ex mujer. Entre los dos surge cierta química, aunque vidas diferentes les aguardan tras esa noche... Debut en la dirección del actor Chris Evans, él mismo protagonista junto a Alice Eve, conocido principalmente como el Capitán América en todas las películas en que aparece el superhéroe. Se trata de una película de formato sencillo, agradable, que tiene como modelo filmes del estilo Breve encuentro y Antes del amanecer, en que un hombre y una mujer tienen un encuentro muy especial, se produce un "mood" en que ambos están muy a gusto en compañía, teniendo a otro u otra que escucha, al que se le pueden contar las penas, que se hace cargo. Quizá se alarga demasiado y tiene alguna caída de ritmo, pero es una digna primera película.

5/10

Últimos tráilers y vídeos