IMG-LOGO

Biografía

Elizabeth Olsen

Elizabeth Olsen

31 años

Elizabeth Olsen

Nació el 16 de Febrero de 1989 en Serman Oaks, California, EE.UU.

Musa del cine indie

29 Febrero 2012

Unas pocas películas de cine independiente, en que exhibe una sorprendente naturalidad, la han colocado en la primera fila de actrices más prometedoras del momento.

Elizabeth Chase Olsen, conocida como Lizzie, nació el 16 de febrero de 1989 en Serman Oaks, California, Estados Unidos. Es la pequeña de cuatro hermanos, y dos de ellos, las gemelas Mary-Kate Olsen y Ashley Olsen, alcanzaron la celebridad antes que ella como actrices infantiles en las populares series televisivas Padres forzosos y Cosas de gemelas. Ella misma aparecería como figurante en algún trabajo de sus hermanas, pero curiosamente, cuando la estrella actoral de ellas declinó mientras crecía su faceta de diseñadoras de ropa, ella ha empezado a descollar como actriz con unas poquitas películas de claro sabor indie.

Ya de pequeña, Elizabeth hacía teatro y musicales en la escuela y en campamentos, incluso practicando sola en su cuarto. Y el arte le iba, a juzgar por los estudios que fue escogiendo con el paso del tiempo, en la Atlantic Theater Company y en la Tisch School of Arts de la Universidad de Nueva York.

Y de pronto, salida casi de la nada, 2011 ha sido el año de Elizabeth. El australiano Bruce Beresford la dirige en Peace, Love & Misunderstanding, donde es una adolescente que se va a pasar las vacaciones con su madre hippy en el campo; es su primer trabajo serio en pantalla. Era una buena forma de empezar, pero donde la Olsen ha dado la campanada, haciendo preguntarse a propios y extraños cuál de las gemelas era Elizabeth, tan despistados andaban con respecto a la actriz, ha sido la película presentada en Sundance Martha Marcy May Marlene, donde es una mujer con problemas después de desligarse de una extraña secta para irse a vivir con su hermana y su cuñado. El film de Sean Durkin es desasosegante y deja mal cuerpo, pero está claro que la recién estrenada actriz hace un buen trabajo, que le ha valido reconocimientos como una nominación al Spirit, y varios premios de los críticos. Contaba la actriz que de algún modo le inspiró su película favorita, Lo que el viento se llevó: “La razón por la que amo mi personaje de Martha es la misma, querrías odiar a Escarlata [O’Hara, la protagonista] durante toda la película, pero sin embargo la quieres...”.

Silent House, dirigido por los inquietantes responsables de Open Water, Chris Kentis y Laura Lau, es la adaptación americana de La casa muda, un film de terror uruguayo firmado por Gustavo Hernández, que con mucha cámara en mano muestra los sustos de padre e hija en una casa que desean vender. Casi de seguido, tal vez porque la vio en Sundance, el español Rodrigo Cortés la fichó para su thriller de fenómenos paranormales Luces rojas, donde ella es una espabilada estudiante universitaria que tendrá una relación con el personaje de Cillian Murphy. Asegura Olsen que le deslumbró su compañera de reparto, Sigourney Weaver, porque para componer su personaje “hacía sus propias elecciones sin que nunca pareciera difícil”.

Lo que tiene por delante Olsen resulta muy prometedor. Josh Radnor, el responsable de la sorprendente Happythankyoumoreplease la está dirigiendo en Liberal Arts, donde un treintañero se enamora de ella. Con Dakota Fanning se dispone a hacer Very Good Girls, sobre dos adolescentes, grandes amigas, enamoradas del mismo chico. Aunque el mayor desafío vendrá con Thérèse Raquin, no sólo porque tendrá enfrente a Glenn Close, sino porque se trata de una adaptación del clásico de Émile Zola, donde ella será el personaje del título.

Asegura Olsen que en su trabajo le ayuda la confianza de que el resto del equipo lo hace lo mejor posible. Y afirma que nada da más miedo que la soledad, sobre todo cuando la provoca uno mismo. No está mal para una jovencita de 22 años.

Filmografía
Vengadores: Endgame

2019 | Avengers: Endgame

Vengadores: Infinity War tuvo el acierto de concluir con un álgido final que dejaba al espectador compungido y con el corazón en un puño, al observar cómo Thanos lograba reunir las seis gemas del poder, que colocadas en su guantelete y con un chasquido de dedos daba lugar a una tragedia de proporciones planetarias, la desaparición de la mitad de la población de la Tierra, entre ellos algunos de los más queridos superhéroes. El shock era comparable al que recorre de cabo a rabo la impactante serie The Leftovers: no querías creer que aquello pudiera ser verdad. Tras un arranque en que se nos aclara el destino dudoso de algunos de los Vengadores, y la inestimable nueva ayuda de la Capitana Marvel, pasan cinco años en que cada uno ha sobrellevado el gran drama a su manera. Hay quien ha logrado rehacer su vida, más o menos, otros ejercen de vigilantes superhéroes venidos a menos, y hasta uno se pasa todo el tiempo bebiendo cerveza y vegetando, viendo series en la tele (no, no se dice que sean las de Netflix, competencia de la inminente Disney+). El inesperado regreso de Ant-Man, retenido en una trampa cuántica –no era consciente del tiempo transcurrido, para él sólo han sido cinco horas–, deviene en catalizador de un plan que básicamente consiste en viajar en el tiempo, a distintos momentos en que los Vengadores puedan recuperar las seis gemas y así, cambiado el pasado, cambiará el futuro. Aunque hay que andarse con mucho ojo, para no revolver mucho el tiempo y dar pie a peligrosas paradojas temporales, y persuadir a unos y a otros para que vuelvan a formar un equipo. Los hermanos Anthony y Joe Russo vuelven a demostrar que se mueven como peces en el agua en el Universo Marvel, sus cuatro películas –dos del Capitán América, dos de los Vengadores– son de lo mejorcito que ha dado el subgénero de superhéroes. Aquí saben jugar con varias bazas de modo inteligente, sacando todo el partido a las tres horas de metraje. Funciona bien la nostalgia, el sentimiento agridulce por muertes, desapariciones, ausencias, el mantra de “pasar página” que no acaba de funcionar, ni siquiera para el optimista Capitán América; y hay acierto en el modo en que se idea cómo cada uno encara su vida tras la tragedia, y el subrayado de la importancia de trabajar en equipo, no estamos solos. El mecanismo que se idea para arreglar las cosas, viajar en el tiempo, no es el colmo de la originalidad, pero precisamente hasta se hace chanza con ello, incluso con citas de películas, la punta del iceberg de los momentos humorísticos que recorren el film, y que saben asomar cuando toca drama, heroísmo y sacrificio, sin que suenen absurdos o forzados, están perfectamente calzados. Y a partir de los viajes al pasado, se desarrollan varias subtramas, que dan cancha a los personajes, los lazos se estrechan, se sabe limar asperezas, aprender a confiar, etcétera, quizá en este film, frente a su precedente, hay menos sensación de que algunos personajes se limitan simplemente a aparecer (aunque, no nos engañemos, algún caso hay de éstos). Casi al estilo de El Señor de los Anillos, hay espacio para la épica de una gran batalla, y momentos de homenaje y reconocimiento a quien ha sabido dar la vida por el resto. Funciona bien el clímax de auténtica reunión de todos, o casi, y se dejan bien asentado que determinadas acciones y decisiones, aunque cuesten, son las que hacen que la vida valga verdaderamente la pena. El reparto multiestelar está muy bien, unas pocas pinceladas bastan para perfilar sus personales y colectivas encrucijadas, y el modo en que las afrontan; quizá sobresalen, porque tienen más espacio, Robert Downey Jr., Chris Evans, Scarlett Johansson, Liam Hemsworth, Karen Gillan, Paul Rudd y Jeremy Renner.

7/10
Vengadores: Infinity War

2018 | Avengers: Infinity War

Meritoria película en lo que supone de enorme desafío de desarrollo y producción, al reunir a la mayor constelación de superhéroes Marvel jamás vista, lo que incluye idear una trama que justifique y dé algo de lustre a la presencia de cada uno de ellos, cuadrar las agendas de los actores que los interpretan y manejar una parafernalia de efectos especiales que hace realidad el dicho circense “más difícil todavía”. Los hermanos Russo, Anthony y Joe, avezados en el mundo de los superhéroes con sus películas de Capitán América -Capitán América: El soldado de invierno es de lo mejor que se ha hecho en este terreno en los últimos años, si exceptuamos la trilogía del caballero oscuro de Christopher Nolan-, parten de un guión hipersimple, concebido por dos colaboradores habituales, Christopher Markus y Stephen McFeely. Cuando se produjo el Big Bang que dio origen al universo, seis gemas se desperdigaron por los cuatro puntos cardinales, dando lugar a la diversidad galáctica que se observa en el film, con nuestra vieja amiga la Tierra, planetas ocupados por personajes olímpicos al estilo Thor y guardianes de la galaxia más de andar por casa. Ante el riesgo de la extinción total, el poderoso Thanos intenta reunir las seis piedras para aplicar una evolución selectiva, y salvar, principio del mal menor, la mitad del universo. Pero los vengadores, divididos antaño, volverá a unir fuerzas con otros poderosos aliados para tratar de impedirlo. Espero hasta ahora no haber hecho “spoilers”, desde la distribuidora nos ruegan encarecidamente silencio, plis. ¿Será “spoiler” decir que la Viuda Negra luce pelo rubio? Uy, perdón, ya me callo. En fin sea como fuere, el esquema argumental de defender o reunir piedras, según el bando donde uno se encuentre, permite dar entrada a todos los personajes e ir avanzando a golpe de espectaculares enfrentamientos a mamporro limpio, la acción no puede faltar, aunque ello punteado con algún pasaje más dramático y con muchos chistes y juegos de palabras. Y así el lienzo poco a poco se amplía, pasamos de la lucha persona a persona, o grupo a grupo, a la que mantienen auténticos ejércitos. Todo esto podía estar bien, pero el film guarda sorpresas en su chistera, y verdaderamente el clímax y desenlace que no deja a la espera de la próxima entrega, resulta muy notable y poderoso. Como cabe imaginar, no es una película para destacar las interpretaciones. Los actores se pliegan a sus personajes, la mayoría es de suponer que no habrán tenido que trabajar muchos días, y sus trajes y los efectos habrán facilitado su ausencia en escenas donde en otros tiempos deberían haber estado presentes. La película, naturalmente, es lo que es, pura diversión, pero se arriesga a ir un poco más allá sin duda, en la concepción de su final.

6/10
Ingrid Goes West

2017 | Ingrid Goes West

En la era de las redes sociales, Ingrid tiene un verdadero problema para conectar con la gente, su vida está llena de una espléndida nada, en su triste soledad necesita el reconocimiento de los demás, que le hagan caso. Tras ahuyentar a su mejor amiga, que decidió no invitarla a su boda para evitar su histerismo y reacciones destempladas, en las que cae cuando detecta rechazo, Ingrid está triste. Pero una sustanciosa herencia por la muerte de su madre, le permite trazar un plan para lograr la amistad de Taylor Sloane, alguien a quien no conoce de nada pero a la que considera muy interesante, por el simple hecho de haber aparecido en el reportaje de una revista, y por los muchos seguidores que tiene en Instagram, donde hace comentarios y cuelga fotos muy “cool”, sobre estilismo, filosofía de andar por casa, gustos culinarios, etc. Así que viajará hasta Los Angeles y se hará la encontradiza con Taylor. Cinta indie con la que debuta en el largo Matt Spicer, coescribe el guión con el también desconocido David Branson Smith. Muestra cierta frescura a la hora de indagar en la cultura de la superficialidad, opiniones y relaciones banales, alimentadas por unos instrumentos tecnológicos que aunque permitan interactuar al instante con otras personas, no sirven realmente para conocerlas y entablar una relación de cierta hondura. Aubrey Plaza encarna bien los extremos obsesivos a los que se puede llegar a la hora de querer emular y agradar a toda costa a quien tal vez no lo merezca, mientras, simpática subtrama medio romántica, no se presta atención al casero afroamericano guionista de películas underground de Batman, con quien se podría compartir incluso la vida entera, a poco esfuerzo que se pusiera por cultivar un posible amor. El film cuenta con un buen reparto, donde se reconocen además de a Plaza, otros rostros típicos del cine independiente como el de Elizabeth Olsen.

5/10
Wind River

2017 | Wind River

Montañas de Wyoming. En las cercanías de la reserva india Wind River, vive el cazador Cory Lambert, empleado por el estado para hacer labores de caza y pesca. En una de sus salidas con la motonieve encontrará el cadáver de una joven, que ha recorrido varios kilómetros descalza sobre la nieve antes de morir. El shock para Lambert es grande porque conocía muy bien a la chica: era la mejor amiga de su hija, fallecida también tiempo atrás. Para investigar el caso llegará una joven agente del FBI poco familiarizada con el entorno, por lo que pedirá a ayuda a Lambert. Potente película criminal, de desarrollo sencillo pero de hondura dramática importante, dirigida con buen pulso por el actor Taylor Sheridan (12 valientes), en su segunda incursión como realizador. Ambientada en tierras inhóspitas de Wyoming, nevadas y sin apenas población, la atmósfera nos traslada a la dura vida en la naturaleza, en donde el hombre es capaz de perder su humanidad y emparentar sus actos con el de las fieras salvajes. Por su referencia a los indios que subsisten en tierras remotas, olvidados en sus reservas, Wind River entronca con filmes como Frozen River y por la agresividad de ese tipo de vida, implacable y violenta, tiene reminiscencias con Winter's Bone. Para esa ambientación es magnífica la música de Nick Cave y Warren Ellis. Aunque la trama propiamente policial es bastante simple, la fuerza de la narración se centra en los personajes, en especial en la pareja compuesta por Cory Lambert (espléndido Jeremy Renner), el cazador lugareño, experto en la supervivencia física y emocional, pues arrostra una tragedia familiar de grandes proporciones, y por la recién llegada Jane Banner (convincente Elizabeth Olsen), joven agente del FBI, algo inexperta.

7/10
Kodachrome

2017 | Kodachrome

Capitán América: Civil War

2016 | Captain America: Civil War

Siguen las aventuras de los superhéroes Marvel, y la nueva entrega se presenta bajo el paraguas “Capitán América”, aunque igualmente podía encuadrarse como una película de “Los Vengadores”, tanto monta, monta tanto. Porque si nos apuran, este film seguramente es el que más superhéroes concentra por metro de película, en reñida competición con cualquier otro film de los mutantes X-Men. Y de hecho, lo que nos cuenta el film, acontece cronológicamente tras lo narrado en Los Vengadores: La era de Ultrón. En una de sus valerosas acciones para ayudar a la humanidad, se van a producir daños colaterales en un país africano, un edificio se viene abajo, y hay muchas víctimas inocentes. Los gobernantes de todo el mundo, empezando por el Secretario de Estado de EE.UU., consideran que los superhéroes no deberían actuar a su aire, sino bajo el mandato de Naciones Unidas y bajo circunstancias muy específicas. Pero no todos están de acuerdo con esta visión de las cosas, consideran que a veces hay que actuar rápido, y no da tiempo a reuniones y demás zarandajas. De modo que se va a producir una escisión entre los Vengadores, y la composición de los bandos de lo que podría derivar en guerra civil resulta bastante sorprendente: pues son partidarios de firmar el protocolo de la ONU algunos de los que les gusta ir por libre, como Iron Man y la Viuda Negra, mientras que por ejemplo un soldado como el Capitán América, que debería estar acostumbrado a obedecer sin cuestionar las órdenes, no lo tiene tan claro. Detrás de Capitán América: Civil War se encuentra el equipo que entregó uno de los mejores filmes de superhéroes producidos por Disney, Capitán América: Soldado de invierno. En efecto, vuelven a dirigir los hermanos Anthony y Joe Russo, y repiten los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, responsables de la saga Las Crónicas de Narnia, y se nota que el equipo está bien conjuntado, el libreto es sólido, y explota bien las novedades de la trama: las bofetadas entre distintos superhéroes, un divertidísimo Spider-Man adolescente, y la idea ya comentada de las bondades y desventajas de someterse a un mecanismo de control externo, en vez de actuar según un parecer individualista que puede ser muy interesante, pero puede tener efectos imprevistos. El film da lo que promete, diversión a tutiplén, con buenos efectos especiales. Y ello con una trama coherente, que respeta al espectador, y que hará las delicias de los fans, y de los menos conocedores, pero que también gustan de los filmes adrenalíticos vistosos y espectaculares. El reparto, repleto de caras conocidas, cumple con unos personajes resultones con sus rasgos básicos, pero que los hacen reconocibles.

7/10
Vengadores. La era de Ultrón

2015 | Avengers: Age of Ultron

Reunir a un grupo de superhéroes de cómic (Iron Man, Thor, Capitán América, Viuda Negra, Hulk, Ojo de Halcón) interpretados por actores carismáticos (Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Chris Evans, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson, Jeremy Renner), que sumando fuerzas como Los Vengadores lograban enfrentarse con éxito a tremendas amenazas de dimensión planetaria y más allá, se reveló como jugada cinematográfica perfecta, la película Marvel Los Vengadores arrasó en taquilla, a la trama mínima para la espectacular acción se sumaba un tejido de relaciones entre superhéroes, con sus pequeños dramas personales y las necesarias dosis de humor. Ahora nuevamente Joss Whedon, director y guionista, insiste en la idea, que sigue siendo resultona, aunque menos novedosa. Una misión del grupo de superhéroes para encontrar cierto cetro que retiene la archienemiga organización Hydra, lleva a un viejo programa de armamentos desarrollado por Tony Stark, y a las terribles amenazas del malvado Ultrón y sus planes para soldados "mejorados", a partir de logros en el campo biológico de tejidos humanos, y donde también tienen cierta importancia cierto par de gemelos milagrosos, Quicksilver y Bruja Escarlata. Todo esto es desarrollado narrativamente con ritmo vertiginoso, entregando escenas de acción visualmente asombrosas, con el listón del "más difícil todavía", típico del espectáculo circense, cada vez en posición superior, la destrucción de edificios y ciudades enteras de una república de Europa del Este, resulta muy llamativa. Al tiempo se desarrollan un poco más los personajes, con ese amor imposible a lo Bella y Bestia que apuntan Viuda y Hulk, más el remanso de paz hogareño de Ojo de Halcón, y los hechizos de la gemela que despiertan diversos fantasmas de nuestros superhéroes. La película es un castillo de fuegos artificiales que disfrutarán sobre todo los más entregados a la causa Marvel. Muy entretenida y espectacular, también cabe decir que es algo más apabullante y confusa que su predecesora, por no decir, sencillamente, cansina. Por fortuna no faltan cierto golpes humorísticos, ese martillo de Thor que arrancará la sonrisa incluso del espectador más estólido.

6/10
Hank Williams, una voz a la deriva

2015 | I Saw the Light

Biopic sobre el celebérrimo cantante folk de country y blues Hank Williams, sigue su trayectoria desde 1944 a 1953, años de su temprana muerte por problemas de corazón, que se sumaron a su frágil salud –fue diagnosticado con espina bífida oculta– y a su abuso del alcohol. La narración está estructurada con entrevistas de personajes que tuvieron con él una relación profesional y personal. Pese al interés del personaje, el productor Marc Abraham –guionista y director en esta ocasión de su segunda película tras la cámara–, entrega un film un tanto desvaído, demasiado episódico, al que le falta un punto de emoción, los pasajes dramáticos se encuentran algo inconexos, lo que perjudica al conjunto. Cuenta los problemas de Hank con su esposa Audrey  –divorciada de otro matrimonio, donde había tenido otra hija–, pese a su enamoramiento saltaban las diferencias, también porque ella era cantante, pero de un talento inferior. Además se recogen su popular programa radiofónico, sus actuaciones en concierto, y el modo en que inspiraban algunas canciones a la gente corriente, a veces porque eran auténticas plegarias ligadas a su fe cristiana y al amor al godspell, como la que da título al film en su versión original "I Saw the Light", que además cierra la película, en uno de los momentos más emotivos. Destaca por encima de todo la interpretación muy convincente de Tom Hiddleston como Hank Williams, además de que hace el esfuerzo de cantar sus canciones, al igual que Elizabeth Olsen con las suyas.

5/10
Godzilla

2014 | Godzilla

Unos tremendos temblores de tierra producen una catástrofe en una central nuclear en Japón, donde trabajan el ingeniero Joe Brody y su esposa. 15 años después su hijo es un marine experto desactivador de bombas, casado y con un niño. Pero Joe sigue obsesionado por lo que ocasionó la catástrofe, y los registros de nuevos temblores sacan a la luz un secreto ocultado por científicos y agentes gubernamentales, la existencia de una extraña criatura de corte prehistórico que se alimenta de radioactividad, y que tras las bombas de Nagasaki e Hiroshima parece que no descansa. Además, se diría que no está sola... Revisitación de las míticas películas japonesas de monstruos de la Toho, protagonizadas por el inolvidable Godzilla, que hizo su primera aparición en las pantallas de la mano de Ishiro Honda en 1954. La intención ha sido presentar al monstruo con el aspecto original, pero con el realismo que facilitan los efectos visuales digitales de hoy, frente al actor de antaño vestido con un traje de látex y destrozando maquetas de edificios. De modo que hay un alejamiento en este aspecto del enfoque de reinvención hollywoodiense de 1998, que sirvió fallidamente el experto en películas catastrofistas “de demolición” Roland Emmerich. Aquí está detrás Gareth Edwards, quien siendo responsable de una apañada película de monstruos de ajustado presupuesto titulada Monsters, tiene la  oportunidad de reincidir en la materia con los medios que proporciona un gran estudio. El director es lo bastante inteligente para concebir escenas vistosas, pero sin olvidar que lo que le dio la fama era sugerir, crear una atmósfera más o menos angustiosa. Godzilla es un film entretenido, pero irregular, acaba resultando cansino. Como en tantas cintas catastrofistas, trata de describir inicialmente a los personajes y sus pequeños dramas, pero sus avatares no dejan de ser demasiado elementales. Contar con actores prestigiosos del cine “indie” –Elizabeth Olsen, David Strathairn, Juliette Binoche, la revelación de Breaking Bad Bryan Cranston, Sally Hawkins...– permitía albergar esperanzas sobre cierta complejidad en sus conflictos, pero aquéllas pronto se desvanecen. Y la moraleja apocalíptica medioambiental –“La arrogancia del ser humano le hace creer que tiene la naturaleza bajo control, en lugar de al revés”, asegura el científico encarnado por Ken Watanabe, en línea con el Noé de Russell Crowe– tiene exactamente la misma simplicidad, lejos de nosotros el peligroso ejercicio de pensar. Así que queda sobre todo el espectáculo visual y la pirotecnia de efectos especiales. Y ciertamente hay algunas escenas impactantes, porque justo es decir que Edwards demuestra talento en el ritmo y los planos de los pasajes en San Francisco del Golden Gate y del clímax en Chinatown, con un buen uso del sonido y la partitura musical de Alexandre Desplat. E incluso algunas que incluyen el elemento humano, la escena en la central nuclear con la puerta que separa a supervivientes y seguras víctimas es muy efectiva.

5/10
Kill Your Darlings

2013 | Kill Your Darlings

Very Good Girls

2013 | Very Good Girls

Oldboy, de Spike Lee

2013 | Oldboy

Hollywood ha intentado cuidar el remake de uno de los mayores éxitos surcoreanos de todos los tiempos, Oldboy, de Park Chan-wook, a su vez inspirado libremente en el manga de Garon Tsuchiya y Nobuaki Mineghishi, y ganador del Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes. El film original, de 2003, formaba parte de la denominada Trilogía de la venganza, precedido de Sympathy for Mr. Vengeance y seguido de Simpathy for Lady Vengeance. La trama del Oldboy, de Spike Lee comienza a mediados de los 90. Joe Doucett, publicista totalmente a la deriva, divorciado con una hija, se despierta tras una de sus habituales borracheras en lo que parece la habitación de un motel. Descubre que no puede salir de ahí, y permanece encerrado mucho tiempo, asistido por un 'carcelero' que le pasa regularmente comida oriental, y con la compañía de un televisor, mediante el que puede ver en las noticias que su ex mujer ha sido asesinada, y que le consideran culpable. Hasta que vuelva a ver la luz del sol pasaran unos 20 años, en los que sólo puede pensar en vengarse de su captor. Básicamente, Oldboy, de Spike Lee sigue el esquema del film original, aunque el guión de Mark Protosevich (Thor, Soy leyenda) cambia bastantes cosas, sobre todo en lo relativo al personaje central, que en el punto de partida de la anterior cinta, era un hombre centrado y afable, cuando aquí Josh Brolin interpreta a un bala perdida, desagradable, que descubre la importancia de la familia tras la brutal experiencia sufrida. Lo cierto es que el actor de No es país para viejos realiza un gran trabajo, con ayuda del maquillaje que ayuda a reflejar el paso del tiempo. También el resto del reparto cumple, sobre todo el sudafricano Sharlto Copley, nuevamente en un registro de villano sádico, como en Elysium, mientras que la joven Elizabeth Olsen (Amor y letras) se esfuerza. También se muestra eficaz en un pequeño papel el antaño habitual del cine del realizador Samuel L. Jackson, que tras distanciarse de él, no había vuelto a ponerse a sus órdenes desde Fiebre salvaje, de 1991 (ambos se han reconciliado gracias a la intervención de sus respectivas esposas). Los giros de la trama mantienen el suspense, y Spike Lee vuelve a demostrar que en los últimos tiempos se muestra más solvente si se aleja de sus sobreexplotados temas raciales. Aún así, algún detalle recuerda a esta etapa, como en la falta de consideración del protagonista hacia una pareja negra al principio del film, o el retrato racista estereotipado de un negro servil en la estancia donde le encierran, que remite a su película Bamboozled. Pero Oldboy acaba no resultando del todo creíble, por ejemplo en las secuencias en los que el personaje central acaba con numerosos enemigos, y en la evolución de su relación con su joven ayudante. Por otro lado, sus excesos violentos y sexuales parecen más forzados que los del film original, y aleja a la cinta de parte del público. Y desde luego, los que hayan visto el original echarán de menos su frescura.

5/10
Amor y letras

2012 | Liberal Arts

Jesse Fisher trabaja en el departamento de admisión de alumnos de una universidad neoyorquina. No es la ocupación con la que había soñado, y sus mejores amigos siguen siendo los libros, con cuya lectura disfruta sobremanera. Un día le llama Peter Hoberg, profesor de su antigua universidad, pidiéndole que acuda al homenaje que le van a brindar con motivo de su jubilación. Acepta encantado pues era uno de sus profesores favoritos. Y durante su estancia conoce a Zibby, una joven estudiante, muy madura para sus 19 años, con la que establece una conexión muy especial, que continuará tras su marcha a través de una relación epistolar. ¿Se pueden salvar los 16 años que les separan y convertir aquello en amor? Después de la grata sorpresa que supuso el debut como director y guionista del actor Josh Radnor con Happythankyoumoreplease, el cineasta reincide asumiendo ese triple papel en Amor y letras, una magnífica película de personajes, que habla sobre la ubicación de cada uno en el mundo, y la ayuda que puede suponer a tal fin el cultivo de la literatura y, en general, de las artes liberales a que alude el título original. Ello evitando la tentación de la pedantería, riéndose de los aires de superioridad ante los best-sellers que sería obligado despreciar. El profesor a punto de jubilarse (Richard Jenkins), la profesora cínica y sabelotodo (Allison Janney), la librera que lo dice todo con una mirada (Elizabeth Reaser), el “bufón” de cuya real existencia casi dudamos (Zac Efron), el joven depresivo aspirante a actor (John Magaro) y, por supuesto, la joven madura y responsable pese a su edad, que ha descubierto la música clásica (Elizabeth Olsen), y el treintañero que conduce la historia, amante de la literatura, desencantado con la vida que lleva y dubitativo por sus nuevas palpitaciones amorosas (Josh Radnor), son tipos muy bien perfilados –¡qué gran reparto!– e insertados en una historia que funciona a la perfección, la maquinaria narrativa está perfectamente engrasada. Amor y letras invita a descubrir a las personas, a saber mirar a la gran ciudad y sus habitantes cuando uno deambula por las calles con nuevos ojos, a detectar las necesidades de quien tienes al lado y a estar disponible, actitudes tan humanas y que resulta necesario reivindicar. La atracción romántica se trata con cierta hondura, arriesga y acierta Radnor al no tomar los caminos más fáciles, los conflictos de este modo están bien elaborados y presentan los matices que otorgan credibilidad al conjunto. El equilibrio entre humor y drama está medido y servido con enorme inteligencia, y se invita a pensar en la educación que dan los otros, y la que uno debe procurarse personalmente, poniéndose deberes para el cultivo del espíritu.

8/10
Martha Marcy May Marlene

2011 | Martha Marcy May Marlene

Martha vive en un precario equilibrio mental tras su experiencia comunitaria en una extraña secta. Con intención de volver a la normalidad acude a su hermana Lucy, de la que estaba distanciada, pero ella y su cuñado, que ignoran todo lo que ha pasado Martha, tienen dificultades para hacerse cargo de su estado y prestarle ayuda. Y es que en la cabeza de Martha realidad, ilusión y recuerdos no se diferencian demasiado.Martha Marcy May Marlene es la típica cinta que encaja en ese concepto amplio del cine "indie", no en balde acudió a Sundance donde Sean Durkin fue considerado mejor director, y en el reparto podemos distinguir a John Hawkes, que llamó la atención el año anterior con la también película independiente Winter's Bone.Aunque la cinta tiene interés, resulta a ratos un tanto abstrusa y ambigua, quizá con la intención de provocar en el espectador sentimientos de zozobra. En cualquier caso vale la pena destacar el sorprendente trabajo de la protagonista, Elizabeth Olsen.

5/10
Luces rojas

2011 | Red Lights

La doctora y profesora universitaria Margaret Matheson ha dedicado toda su vida a desenmascarar fraudes ocultos en supuestos fenómenos paranormales. Con una mente completamente racional, no hay espacio en su vida para creer en algo que no pueda ser probado científicamente. En sus actividades cuenta con la inestimable ayuda del joven Tom Bucklery, obsesionado por la reaparición de Simon Silver, un tipo ciego protagonista de fenómenos parapsicológicos, que abandonó la escena pública muchos años atrás por un sonado incidente. Tom desea acometer el caso Silver, pero la doctora no está tan segura de que sea una buena idea. Nuevo proyecto internacional escrito y dirigido por el español Rodrigo Cortés, con envidiable reparto y cuidadísima producción. Confirma la calidad de la cinta que Buried (Enterrado) no fue un espejismo. Luces rojas se trata de un potente thriller con el viejo debate en primer plano entre ciencia y fe, lo medible y lo que está más allá de nuestra comprensión. Para Margaret, estupenda Sigourney Weaver, su personaje es el mejor definido, uno debe llevar encendido siempre el radar de las "luces rojas", las señales que están ahí afuera para cualquiera que desee verlas, y así suspender su perezosa credulidad. La película funciona estupendamente cuando esta gran actriz tiene presencia, en la pantalla o fuera de ella. En cambio la narración se desinfla un tanto cuando dejamos de verla. Cortés demuestra su talento en la concepción de secuencias, véase la escena de apertura, que sitúa muy bien acerca de a qué se dedican Margaret y Tom, algunos momentos de genuino suspense, o el documental con el test científico dirigido por el personaje de Toby Jones. Pero la deseada tensión, en algunos momentos muy lograda, no funciona siempre, hay pasajes confusos y el efecto sorpresa del desenlace no fluye con la deseable naturalidad. También hay momentos de un efectismo exagerado, que aturde, como algunos pasajes en el teatro, la violenta pelea en el cuarto de baño. Da la sensación además de que algún pasaje ha debido quedarse en la sala de montaje, de modo que personajes como el de Elizabeth Olsen, actriz en alza, quedan poco definidos.

6/10
Silent House

2011 | Silent House

Paz, amor y malentendidos

2011 | Peace, Love, & Misunderstanding

Cinta que juega con la nostalgia hippy, cuenta cómo un estirado abogado neoyoquino acepta pasar el verano con sus hijas adolescentes en algo muy parecido a una comuna, donde vive la madre.

4/10

Últimos tráilers y vídeos