IMG-LOGO

Biografía

Guy Boyd

Guy Boyd

77 años

Guy Boyd

Nació el 19 de Abril de 1943 en Chicago, Illinois, EE.UU.

Premios: 1 Festival de Venecia

Ganador de 1 premio

Filmografía
La voz más alta

2019 | The Loudest Voice | Serie TV

Biografía del controvertido Roger Ailes, estratega de Nixon y Reagan, y presidente de Fox News, que poco antes de su muerte fue demandado judicialmente por Gretchen Carlson, una de las presentadoras estrella de la cadena, por acoso sexual. Comienza mostrando su fallecimiento, en 2017, por hematoma subdural, para después viajar al momento en el que el magnate Rupert Murdoch le recluta para lanzar una cadena informativa por cable. Tom McCarthy, que ya retrató los medios de comunicación en Spotlight, ha concebido junto al guionista y productor Alex Metcalf, artífice de Heridas abiertas, una miniserie para Showtime que adapta el libro del periodista Gabriel Sherman. Este profesional siguió tan de cerca al personaje que aparece, encarnado por Frank Kranz. Los guiones parecen haberse inspirado en el excelente trabajo del gurú Aaron Sorkin para Steve Jobs, donde no se recogía todo el periplo del fundador de Apple, sino tres momentos significativos. De forma similar, cada uno de los siete capítulos reconstruye uno de los años más importantes para el protagonista, comenzando en 1995, en los albores de Fox News. Se nota el posicionamiento ideológico de sus creadores, tendentes a la izquierda, pues se ofrece la sensación de que sólo las compañías conservadoras manipulan sus informativos, pretenden influir en las elecciones, etc. Y se demoniza a Ailes pero se deja fuera de las críticas a la familia Murdoch. Pese a todo, esta producción se distingue por una puesta en escena impecable, se reconstruyen con esmero los hechos, y se genera la suficiente intriga como para que acaben pegados a la pantalla incluso los menos interesados por los entresijos de las cadenas estadounidenses. Se hace hincapié en su faceta de depredador sexual, en ese sentido brillan secuencias como la entrevista a una aspirante a presentadora. Pero también se abordan otros asuntos, como sus decisiones para explotar el morbo durante los atentados del 11-S, o su animadversión hacia Barack Obama. Pese a que se le pinta como un tipo despiadado, egoísta y misógino, al menos se concede a Roger Ailes una enorme astucia para los negocios, decidió dirigir con gran acierto su cadena al público conservador que sentía que los demás medios estaban muy sesgados a favor del Partido Demócrata, y no informarles sino "hacerles sentir informados" (llega a asegurar en un episodio que crea las noticias). Muy caracterizado, Russell Crowe realiza un gran trabajo, se diría que el mejor desde los tiempos de American Gangster o Cinderella Man, componiendo a un titiritero que utiliza a los demás a su antojo, pero al que le sobra carisma. En el extenso e impagable reparto destaca Naomi Watts como la citada Carlson.

7/10
The Young Pope

2016 | The Young Pope | Serie TV

Mirada personalísima del italiano Paolo Sorrentino a las bambalinas del Vaticano y la Iglesia Católica en forma de miniserie. Arranca con el recién elegido Papa Pío XIII, el joven estadounidense Lenny Belardo, cuyas intenciones para el nuevo pontificado son un enigma, se aguarda con expectación su primera alocución desde el balcón de San Pedro, que de momento ha diferido. De hecho el primer doble episodio está enmarcado por dicho discurso, pues arranca con él como parte de una pesadilla del Papa, y termina con la pronunciación real de dicho discurso. Entremedias seguimos a un Papa de modos decididamente diferentes, fumador y amante de la cherry coke, que rompe el saque al cardenal secretario de estado ignorando sus consejos y trayendo junto a sí a la monja que le educó de niño, cuando era huérfano y ella ejerció un papel casi materno. La serie encaja bien en el personal universo de Sorrentino, un esteta nato que cuida siempre de modo sorprendente todo lo formal, visual y sonoro, abordando cuestiones serias, el sentido de la existencia, la búsqueda de la felicidad, el anhelo de amor, con una mirada irónica con tintes surrealistas. Parece evidente que el cineasta italiano no tiene fe, no exhibe desde luego maneras de católico de comunión diaria, pero sí se encuentra fascinado por el papel espiritual de la Iglesia y guardián de ciertos valores, a menudo a contracorriente de modas. Y se sumerge en la paradoja de lo bello y bondadoso que hay en la Iglesia, que conviviría con luchas de poder, escándalos y comportamientos hipócritas. Se diría que hay un esfuerzo sincero por explorar lo que no entiende, pero no deja de ser la suya una mirada mundana, algo superficial, con un afán de provocación demasiado forzado, inspirado en algunos escándalos que han minado el multisecular prestigio de la Iglesia. El director ignora quién es Jesús o qué son los sacramentos, algo que no dejará de observar el espectador creyente. Sorrentino tiene junto a sí a un atractivo reparto internacional encabezado por Jude Law, pero pesa una sensación de artificial pose, el juego de la contradicción vuelve una y otra vez, componiendo así un entramado argumental que reposa sobre arenas movedizas. Quizá es el deseo del cineasta, hablar desde la modernidad de lo vano que resulta buscar seguridades de fe, doctrinales, en las personas, para decir una y otra vez "no sabemos", nos movemos en un misterio donde tal vez haya un Dios, pero donde la angustia no nos deja en paz ni un segundo. Y para sobrellevar tan sombrío panorama, apenas puede ofrecer algo más que un humor un tanto socarrón, con una puesta en escena que no deja de rendir todo el tiempo una especie de muda admiración a la liturgia católica, más mil intrigas que parecen insistir en la pequeñez y mediocridad del ser humano.

6/10
Foxcatcher

2014 | Foxcatcher

Desgarradora película basada en hechos reales, algo a lo que es muy aficionado su director, Bennett Miller, premiado en Cannes, como prueban sus anteriores trabajos Truman Capote y Moneyball. Curiosamente con esos títulos comparte la crónica de un suceso terrible como el que Capote contó en "A sangre fría", y el elemento deportivo. Se centra en el medallista de lucha libre Mark Schultz, hombre sencillo y apocado, huérfano desde los dos años, que ha vivido a la sombra de su hermano David, también luchador, y entrenador de esta disciplina, que ha sido como un padre para él. Un día Mark recibe una inesperada llamada de uno de los hombres más ricos de Estados Unidos: John du Pont, heredero de una fortuna y magnate de la industria química. Le invita a visitarle en su espectacular finca en Delaware, Pensilvania, y allí le propone actuar a modo de mecenas –nominalmente como entrenador– para que Estados Unidos triunfe en el mundial y en los juegos olímpicos en la lucha libre. La idea es que su hermano David también se sume, y reúnan a otros luchadores, pero el hermano, que tiene esposa y dos hijos, rehúsa. En su nuevo entorno Mark descubre en John du Pont una suerte de figura paterna, aunque no deja de detectar numerosas rarezas en el carácter de su patrón, además de extrañas normas en lo que se refiere al trato con la anciana madre de John. Miller maneja con inteligente sobriedad un guión de hierro armado por Dan Futterman y E. Max Frye, lo que se advierte por ejemplo en la atmósfera de tenso silencio de muchas de las escenas, que crean una sensación de creciente incomodidad en el espectador. La película puede verse a dos niveles, los dos interesantísimos. Están en primer lugar los dramas personales, perfectamente trazados, y que permiten un formidable trabajo de todos los actores, por supuesto los tres principales –Channing Tatum, Steve Carell, Mark Ruffalo–, pero también los secundarios, como Vanessa Redgrave y Sienna Miller. Tenemos a dos seres humanos vapuleados por la vida: Mark Schultz, que ha crecido envuelto en inseguridades que le hacen frágil, algo que sabe su más equilibrado hermano David, que quiere ayudarle y se empeña de veras, aunque sabe que tiene una prioridad, la familia que ha formado; y el imprevisible John du Pont, al que anula la presencia de una madre castradora que sólo tiene reproches para él, que ha desarrollado mil aficiones que le gustan pero no le llenan (los pájaros, la lucha libre, las armas, la vida social), y que acude a las drogas para mantener cierto tono vital; ambos podrían complementarse, pero la relación es decididamente ambigua y, se puede adivinar, con poco recorrido. Por otro lado, el film es de esos que invitan a descubrir la metáfora de América, el film transcurre en los años de Reagan, y Du Pont se diría un Charles Foster Kane de la época, pero que ni siquiera tiene un trineo infantil, Rosebud, que añorar, como ocurría en Ciudadano Kane. Mientras que lo que acontece a los hermanos Schultz invita a pensar que el sueño americano puede devenir fácilmente en pesadilla, que no es oro todo lo que reluce.

8/10
Taking Chance

2009 | Taking Chance

El coronel Michael Strobl, del ejército de los Estados Unidos, casado y con hijos, sirve en casa con trabajo de oficina. Por sus manos pasan los listados de los caídos en la guerra de Irak, y no deja de tener la sensación de encontrarse muy cómodo en su puesto, mientras otros combaten y mueren en el frente. Por ello decide ofrecerse voluntario para escoltar el cadáver del joven marine Chance Phelps y entregarlo a su familia. Confundido acerca del destino del cuerpo, el viaje resulta ser más largo de lo previsto, lo que sirve a Strobl para constatar el enorme respeto con que sus compatriotas miran a los muertos por la patria. Sencillo y conmovedor film basado en hechos reales. Ha servido para componerlo el diario que llevó en su periplo el mentado Strobl, quien también figura en los créditos como coguionista. Ross Katz, productor de varios filmes de Sofia Coppola, debuta en la dirección, y lo hace con sobriedad, vertebrando la trama con la idea de que los difuntos merecen ser honrados en su muerte, más cuando han entregado la vida cumpliendo con su deber; e igual honra merecen los vivos que asumen tareas dolorosas. Respeto, respeto, respeto, manifestado en detalles pequeños, que suponen ni más ni menos que la sensibilidad de hacerse cargo: de que alguien ha dado la vida por su país, de que alguien cumple con su trabajo, de que hay una familia que sufre, de que se agradecen las muestras de simpatía y afecto, las oraciones. El film funciona claramente por su humanidad. No estamos ante una película sobre la guerra de Irak, y sólo de pasada algún personaje menciona su punto de vista sobre lo que a él le parece un sinsentido. La idea es mostrar a personas que saben ver personas en los demás, y que ante los restos mortales de quien fue uno de ellos, saben guardar el necesario decoro. A Kevin Bacon le toca llevar el peso de la película, y lo hace con brillantez y contención. El juego de palabras del título original sirve para subrayar que hacerse cargo del transporte del cuerpo de Chance, supone también para Strobl aprovechar la oportunidad (la “chance”) de estar en Irak sin estar en Irak.

6/10
La familia Savages

2007 | The Savages

Lenny Savage es un anciano con principio de demencia senil. Durante años ha vivido con su pareja –la esposa abandonó el hogar, por razones nunca totalmente aclaradas en el film–, otra anciana, en la casa de la hija casada de ella. Pero al “enviudar” (por así decir), la familia política no está dispuesta hacerse cargo de Lenny. Y aduce un documento que les libera de cualquier compromiso, por lo que piden a los hijos, Wendy y Jon, que asuman sus deberes filiales. Ambos rondan los 40 años, y lo cierto es que se parecen bastante. Son intelectuales que aspiran a ser escritores. Ella acepta los trabajos que puede, mientras trata de colocar una obra teatral basada en su propia experiencia familiar; incapaz de comprometerse con nadie hasta la fecha, mantiene una relación sin futuro con un vecino casado. Por su parte Jon es un profesor universitario, experto en Bertolt Brecht, que convivía con una polaca que deberá abandonar Estados Unidos, pues él no está dispuesto a contraer matrimonio. Los dos han permanecido mucho tiempo sin visitar a su padre, a quien consideran que no deben nada. Pero de pronto deben ocuparse del progenitor, así que inician la búsqueda de una residencia que pueda acogerle. La desconocida Tamara Jenkins, guionista y directora (su libreto fue nominado al Oscar, al igual que la estupenda interpretación de Laura Linney), realiza una habilísima disección, salpicada de un humor muy ácido, de la burguesía americana, representada por la familia Savage, inmersa en un desconcierto vital y afectivo cerrado a la trascendencia, muy de nuestros días. Se nota ahí la influencia de uno de los productores de la cinta, Alexander Payne (Entre copas y A propósito de Schmidt, este último un título que comparte el tema del declive en la tercera edad). Con un asombroso equilibrio tragicómico logra plasmar el sentido de culpa que se despierta en los hermanos, sobre todo en ella, por no haber sabido cultivar el amor paternofilial en ambas direcciones a lo largo de los años; pues la excusa de que el padre no se portó bien, no parece servirles de excusa. Ciertamente la película no condena la decisión de los hijos de ingresar a su padre en una residencia, queda claro que se desea lo mejor para el anciano. Pero se subraya meridianamente que un paso de esta naturaleza es más fácil de dar cuando no se ha descuidado el trato con el discurrir de los años; aquí las dudas de si su modo de proceder no será egoísta son más angustiosas, porque se admite tácitamente una previa culpabilidad; además, está presente toda una reata de pequeños y grandes egoísmos, en las relaciones sentimentales y en el modo de plantearse las metas profesionales. Jenkins sabe ser sutil, algo difícil en una trama de esta naturaleza, con detalles como el del padre desconectando su audífono ante una terrible discusión entre los hermanos; o con inteligente subtexto –el paquete difícil de alcanzar en un supermercado; ese globo que llevan al padre al comienzo del film, que habla de lo volátil que es su relación; la planta que se ha secado por falta de riego; el orden en el desorden de los libros de Jon…–, subrayar el tema clave de la película, la necesidad de dar y recibir amor, sin condiciones. Qué grande es el trabajo actoral de la Linney, y no menor es el de Philip Seymour Hoffman.

7/10
La cara oculta del sol

1997 | The Dark Side of the Sun

Un joven estadounidense sufre una extraña enfermedad en la piel que le impide exponerse a la luz. Esto le obliga a llevar siempre el cuerpo cubierto por completo. Tras haber sido sometido a toda clase de curas, su padre decide transladarlo a una pequeña localidad costera donde vive un curandero que podría curarle. Extraña y discreta película de Brad Pitt, rodada cuando su nombre ya se había hecho valer como estrella tras sus éxitos en Seven o Entrevista con el vampiro. El montenegrino Nikolic no logra emocionar lo suficiente al espectador y al final pesa demasiado el aire de telefilm que imprime a la película.

4/10
Código azul

1990 | The Last of the Finest

Frank Daly es un experimentado capitán de la policía de Los Ángeles. Junto con tres compañeros llevan a cabo misiones peligrosas, bajo su mando. Uno de esos trabajos es capturar al narcotraficante Anthony Reece, pero cuando están a punto de hacerlo, les apartan del caso. Todo apunta a que algo huele a podrido en Dinamarca... y Daly no se dará por vencido. El siempre eficaz Brian Dennehy (Silverado) protagoniza este convencional aunque más que entretenido thriller policial. Le acompañan algunos actores de renombre como Joe Pantoliano o Bill Paxton. La película también se conoce como "El último de los mejores", traducción literal de su título original.

4/10
Perversa inocencia

1989 | Little Sweetheart

Inquietante film que de modo gradual va creando un estado de desasosiego en el espectador. Con un guión basado en una novela de Arthur Wise, la cuestión que se plantea de fondo es cómo el corazón de un niño –en este caso de una niña de 9 años– puede ser más cruel, manipulador y malvado que el de cualquier adulto. Hasta una apartada zona de costa llegan un hombre y una mujer, donde alquilan una casa cerca de la playa. Por allí hay muy poca gente, pero entre los vecinos tienen a dos niñas llamadas Thelma y Elizabeth. Al parecer son angelicales, pero comenzarán a asediar a los nuevos vecinos y descubrirán ciertos secretos. El chantaje será el siguiente paso... Buena actuación de John Hurt.

5/10
La última aventura de Thompson

1986 | Thompson's Last Run

Johnny (Robert Mitchum) y Red (Wilford Brimley) eran grandes amigos, pero la vida les separó y colocó a cada uno a ambos lados de la ley. El destino, sin embargo, les reunirá de nuevo cuando Red recibe el encargo de trasladar al preso Johnny a otra cárcel. Interesante telefilm donde el director Jerrold Freedman sabe manejar medianamente bien el drama crepuscular de sus protagonistas, los veteranos Mitchum y Brimley.

5/10
Doble cuerpo

1984 | Body Double

Un actorcillo de tres al cuarto entra en barrena cuando descubre que su mujer le engaña. Un conocido le ofrece entonces cuidar de un lujoso piso, desde donde le sugiere hacer de voyeur, disfrutando de una chica que todas las noches hace un numerito erótico frente a su ventana en la casa de enfrente. Obsesionado con ella, el protagonista caerá en la cuenta de que la joven es perseguida por un siniestro tipo de facciones indias, y decidirá protegerla. Thriller decepcionante y efectista, con una intriga muy del estilo de Brian De Palma, en cuanto al elemento visual y el gusto por la intriga a lo Hitchcock, también con ciertos elementos de humor. Asimismo es marca de la casa su tendencia al morbo sexual, con escenas explícitas. El actor protagonista es un completo desconocido, no así Melanie Griffith en un papel de actriz porno bastante subido de tono.

4/10
El tanque

1984 | Tank

El sargento mayor Zack Carey (James Garner) ,es un experto militar y veterano de guerra al que le asignan una última misión antes de su retirada del servicio activo, pero su nuevo destino le creará problemas. Es un tipo muy peculiar que tiene un tanque la de II Guerra Mundial. Una " americanada", así podría definirse este film con este término que poco le falta para convertirse en género. Intenta que simpaticemos con la causa del protagonista quien se toma la justicia por su mano. 

4/10
Desechos

1983 | Streamers

Varios soldados espera en su barracón que les llegue su turno para ir a Vietnam. Entre ellos están Ritchie, que mantiene una conducta homosexual con respecto a sus compañeros; el joven Billy, que se siente atraído por Ritchie; dos sargentos y otros dos soldados de color. Basada en la obra de David Rabe que se estrenó en 1976 con un montaje teatral dirigido por Mike Nichols, se nota en demasía su procedencia en especial por sus diálogos intelectuales y su escasa narrativa en espacios más cinematográficos. De todas formas obtuvo unas excelentes críticas y su sólido reparto masculino recibió en su conjunto la Copa Volpi en el Festival de Venecia: Mitchell Lichtenstein, Matthew Modine, David Alan Grier, Michael Wright, Guy Boyd y George Dzundza.

5/10

Últimos tráilers y vídeos