IMG-LOGO

Biografía

Irene Escolar

Irene Escolar

31 años

Irene Escolar

Nació el 19 de Octubre de 1988 en Madrid, España

Premios: 1 Goya

Goya
2016

Ganador de 1 premio

Filmografía
Competencia oficial

2020 | Competencia oficial

Antonio Banderas y Oscar Martínez encarnan a dos actores de muy diferentes trayectorias, cuyos métodos chocarán durante la preparación de una película financiada por un millonario ávido de notoriedad y dirigida por una prestigiosa y algo excéntrica directora, a la que da vida Penélope Cruz.

Escenario 0

2020 | Escenario 0 | Serie TV

Dos de las grandes actrices de la escena española actual, Bárbara Lennie e Irene Escolar, han impulsado una actualización de “Estudio 1”, legendario programa de Televisión Española que adaptaba notables obras teatrales, a la era de las plataformas digitales. Las propias Lennie y Escolar ejercen como productoras junto a José Luis Escolar, padre de la segunda, y veterano en estas lides. HBO ha apostado por una primera temporada de seis entregas, que versionan otros tantos éxitos de las tablas, que tienen en común su carácter vanguardista. Se trata de “Hermanas”, donde realizan dos grandes trabajos las propias Lennie y Escolar, “Vania”, versión libre de “Tío Vania” de Chejov, a cargo de Álex Rigola, con una buena interpretación de Ariadna Gil; “Juicio a una zorra”, monólogo donde Carmen Machi muestra su nivel aportando el punto de vista de Helena de Troya; la historia de realismo mágico sobre el dueño de una zapatería “Todo el tiempo del mundo”, que dirige Carlos Marqués-Marcet, “Los mariachis”, montaje de Pablo Remón sobre el proceso contra un político corrupto en un pequeño pueblo, y la aclamadísima y loca “Mammon”, de Nao Albet y Marcél Borràs, donde dos tipos viajan primero a Siria y luego a Las Vegas de cara a lograr financiación para un espectáculo. Como cabe esperar de una producción de semejantes características, tiene un nivel irregular, algunos segmentos han sobrevivido a la reconversión en mejores condiciones. “Hermanas” y “Vania” quizás hayan salido mejor paradas del experimento, aunque las otras siguen manteniendo su interés. Está muy cuidada la realización, de forma que no se percibe cada entrega como teatro filmado, sino que se aprovechan muy bien los recursos audiovisuales. El conjunto permite hacerse una idea de lo que están gestando en la actualidad los más interesantes creadores y actores de la escena en España.

6/10
Las leyes de la termodinámica

2018 | Las leyes de la termodinámica

Una película fallida, a pesar de su original punto de partida. Se centra en las tribulaciones sentimentales y existenciales de Manel, físico profesor asociado en la facultad, que tiene la peculiar teoría de que las relaciones interpersonales son perfectamente explicables a través de la ciencia, motivo por el cual está realizando una investigación sobre el tema. Él mismo y sus amigos sirven para tratar de explicar por qué dos personas se atraen, pero luego se comportan de otro modo, hasta repelerse, ahí está el caso de su flechazo por Elena, espectacular modelo y aspirante a actriz con la que inicia una relación, donde chocan sus caracteres: pues él es ordenado y metódico, mientras que ella es un torbellino que se deja llevar por la improvisación. Mateo Gil, guionista de varias películas de Alejandro Amenábar, y luego realizador por su cuenta, se estrena en el terreno de la disparatada comedia romántica, tras haber rodado en inglés un western, Blackthorn, y un título de ciencia ficción, Proyecto Lázaro. Al principio tiene gracia que la narración este puntuada por especialistas científicos que con la típica voz de documental, explican las teorías de Manel. Pero la reiteración de este recurso, y el continuo uso de la voz en off del protagonista, acaban agotando, el film está estirado y estirado, hasta convertir la premisa en ridícula, pues hay que retomarla en el desenlace para tratar de dar alguna, aunque sea superficial, explicación al sentido de la vida. Falta orden en la narración, y una meta clara, y no parece justificación suficiente escudarse en que precisamente se quiere hablar del caos que supone el amor, donde no cabría aplicar la racionalidad. Los personajes, egocéntricos y desorientados, carecen del deseable gancho, a pesar de actores guapitos como Berta Vázquez y Chino Darín. Y el gráfico erotismo resulta bastante burdo.

4/10
Bajo la piel de lobo

2017 | Bajo la piel de lobo

Martinón, trampero que vive en las montañas, sólo tiene ocasionales contactos con otros humanos cuando bajan las nieves, para comerciar con las pieles de lobos que ha logrado abatir, y proveerse de algunos útiles. Un día se lleva consigo a la molinera Joxepi, a la que trata con extrema rudeza, que le sirve para satisfacer sus instintos más primarios, pero resulta estar embarazada y enferma, y muere al dar a luz. Tras acusar al padre de la fallecida de haberle ocultado la verdad, éste propone que tome a su otra hija, como sustituta. Ambicioso debut de Samu Fuentes, asistente del director en diversas series, y películas como La torre de Suso o El secreto de Marrowbone. Parece haberse propuesto rodar una versión de Las aventuras de Jeremiah Johnson, en Asturias, pero las comparaciones son odiosas. Pese a lo arriesgado de la propuesta, que se distingue por su escasez de diálogos, consigue interesar en el arranque, sobre todo por sus impresionantes secuencias de parajes montañosos. Pero al final su ritmo premioso acaba agotando. Pese a su esfuerzo interpretativo, Mario Casas gruñe demasiado a la hora de reflejar el salvajismo de su personaje, y sigue demostrando graves problemas de dicción. Le supera con creces Irene Escolar, muy expresiva a pesar de que tampoco tiene muchas frases, y tampoco decepciona Ruth Díaz, pese a la brevedad de su aparición.

4/10
La corona partida

2016 | La corona partida

Después del éxito de las series televisivas Isabel y Carlos, Rey Emperador –un meritorio esfuerzo didáctico y artístico para acercar la historia de España a un público amplio–, llega este largometraje puente entre ambas, que se estrena en cines. Una inteligente jugada, que puede atraer a la numerosa audiencia reunida por ambas series, y que está ampliamente justificada por el esfuerzo adicional en la producción, las imágenes y la dirección artística son muy vistosas, empezando por el arranque, con el cortejo fúnebre que condude los restos mortales de Isabel la Católica hacia Granada. El film que dirige Jordi Frades está estructurado en torno al relato que el cardenal Cisneros hace al infante Fernando acerca del reinado de su abuelo, también Fernando, tras la muerte de Isabel, y cuyo final se encuentra próximo. En general el ritmo narrativo es ágil, aunque a veces se produce algún salto abrupto en la narración. De esta guisa vamos conociendo la inestabilidad que sigue al óbito de Isabel la Católica: las intrigas palaciegas que se cuecen en Castilla y Flandes, en torno a la proclamación de Juana la Loca como reina, el cuestionamiento de su perdido juicio, y la lucha sobre quien debería hacer sus veces, su esposo Felipe el Hermoso, visto como un extranjero al igual que su hijo Carlos, pero que cuenta con apoyos castellanos, o Fernando el Católico, que genera rechazo y que al tiempo debe velar para que la corona de Aragón no caiga en manos no aragonesas. Aunque le falta un pelín de emoción, y acude a fáciles concesiones de alcoba, cumple con el objetivo de ilustrar este período clave de la historia de España, entre 1504 y 1516, que incluye el enlace de Fernando el Católico con Germana de Foix, y la creciente enajenación de Juana, aunque con momentos de lucidez. Rodolfo Sancho como Fernando, Irene Escolar como Juana, Eusebio Poncela como Cisneros y Raúl Mérida como Felipe están muy bien en unos papeles con entidad, pero también el resto de secundarios, incluidos los recién llegados José Coronado, Silvia Alonso y Úrsula Corberó.

6/10
Altamira

2016 | Altamira

En 1879 se produjo en España el que puede ser considerado el descubrimiento más importante del siglo XIX: las cuevas de Altamira. Marcelino Sanz de Sautuola, aficionado a la antropología, se encontraba de excursión con su hija María, de nueve años. Fue ella la que al entrar en una cueva entre las montañas santanderinas vio por primera vez los bisontes en el techo de la cueva. El descubrimiento significaba que el hombre del paleolítico tenía cultura y talento para expresar artísticamente la realidad, y esa visión histórica del pasado significaba una revolución en el pensamiento científico y religioso de la época. Y el mundo ignoró el hallazgo. El director Hugh Hudson, bastante desaparecido hasta ahora pero que cuenta en su haber con la maravillosa Carros de fuego, se encarga de la dirección de Altamira, que ha contado entre los productores con Lucrecia Botín, sobrina de Emilio Botín y descendiente de Marcelino Sanz de Sautuola. Y es que queda muy claro en la película el principal interés por reivindicar la figura de su antepasado, de modo que se reconozca públicamente su hazaña. Algo, por cierto, que siempre llega con retraso en España –“tan bella y tan injusta”, dice con tristeza el propio protagonista–, siempre dispuesta a menospreciar a sus más grandes personalidades. De hecho, tanto énfasis se pone en la incredulidad ante el descubrimiento que quizá este sea el mayor problema del film: lo poco que cuenta. Los guionistas, Olivia Hetreed (La joven de la perla) y el debutante en la ficción José Luis López Linares, centran todo su esfuerzo en reseñar el escepticismo con que se recibió la noticia, tanto para el mundo científico –que incluso acusó de falsificación a Sautuola– como por parte de la Iglesia del lugar, que veía en las pinturas un ataque a la doctrina bíblica. Y la verdad es que han puesto mucho interés en hacer especialmente odioso al personaje de Rupert Everett, sacerdote tan oscurantista que tiene trazos de la más ridícula caricatura. Funciona sin embargo la relación del protagonista con su mujer, que se ve atrapada supuestamente entre dos fuegos –su fe en Dios y el amor por su marido– y que a la postre es la que tiene mayor sentido común. Y hay que decir que los diálogos están bien escritos y brillan magníficamente en boca de la niña Allegra Allen en su papel de María. Probablemente lo más sobresaliente del film, rodado con mucho academicismo, es la pulcritud de su fotografía, luminosa y contrastada, obra de José Luis Alcaine. También está sumamente cuidada la banda sonora, con evocadores acordes de guitarra creados por Mark Knopfler. Los actores cumplen con oficio, con Antonio Banderas y la persa Golshifteh Farahani (A propósito de Elly) a la cabeza. No se entiende, sin embargo, que en la versión original los personajes hablen en ingles en su terruño cántabro.

5/10
Gernika

2016 | Gernika

A punto de cumplirse el 80 aniversario del bombardeo de Guernica (Gernika en euskera), durante la guerra civil española, llega esta película para recordar que aquella fue una de las primeras ocasiones en que se arrojaron bombas sobre la población civil. Aunque las víctimas no fueron numerosas –unas 160, lejos de las alcanzadas posteriormente en la Segunda Guerra Mundial, con los trágicos récords de Hiroshima y Nagasaki–, el ataque se convirtió en emblemático de cómo el horror bélico podía cebarse sobre los no combatientes, en acciones que no tenían interés táctico o estratégico, sino que se dirigían únicamente a minar la moral de enemigo. De hecho el film incide en que los bandos contendientes se convirtieron en poco menos que marionetas en manos de los totalitarismos –nazi y fascista de un lado, soviético del otro–, que ensayaron en España sus nuevas armas. Esto podía haber servido un poco para superar el habitual maniqueísmo del subgénero bélico de la guerra civil española, aunque no se acaba de lograr del todo este objetivo, la ideología sigue pesando lo suyo. Estamos ante un notable esfuerzo de producción, manejado por Koldo Serra con ciertos medios y rodado en inglés, sin duda con la sana intención de hablar de modo didáctico del bombardeo a un público internacional amplio. Pero desgraciadamente el film acaba convertido en un encadenado de clichés, por culpa de unas situaciones demasiado folletinescas y estereotipadas, por las que pululan unos personajes de cartón piedra. Todo transcurre alrededor de la oficina de prensa en Bilbao durante la guerra, donde ejerce Henry, un periodista que fue una especie de Hemingway en su día, pero que se ha convertido en un cínico que inventa sus crónicas; por ahí también anda una fotógrafa que se juega la vida cada vez que toma una instantánea. A la idealista Teresa le toca la ingrata tarea de manejar la censura informativa, aunque a la vez desea que el mundo conozca la verdad de la contienda. Un comisario político ruso la pretende románticamente, pero ella se verá atraído por Henry. Como cabe imaginar, la peripecia periodística y romántica es una excusa que debe llevarnos a las escenas del bombardeo, lo mejor del film. Pero entretanto hay momentos obvios de promoción turística, como el publirreportaje –no se nos ocurre una descripción mejor– de las escenas del País Vasco y la vida rural, con la excusa de que la oficina de prensa se lleva a los chicos de la prensa a hacer un tour: de modo que ven el árbol de Guernica, y puede disfrutar del aurresku.

3/10
Un otoño sin Berlín

2015 | Un otoño sin Berlín

Una película de sentimientos y sensaciones, que trata de plasmar en la pantalla lo inefable. Sigue a una joven, June, que regresa del extranjero a su pueblo natal, en el País Vasco. Detectamos en ellas heridas sin cerrar, cuya envergadura iremos conociendo gradualmente. Pasa ante un portal donde un tal Diego no le abre. Recala en la casa familiar, donde su hermano pequeño le abraza afectuosamente. El padre no está en casa, y algo en la relación padre-hija no debe marchar, seguramente. June volverá a la carga al día siguiente con Diego, su marido al que dejó, y que parece que se niega a salir de su piso. June se reencuentra con una amiga, embarazada, y empieza a dar clases de francés, es un decir, a un chaval, para ganarse la vida. La trama, de algún modo, es lo de menos. De hecho la directora y guionista, Lara Izagirre, explica que su deseo sobre todo era "comunicar cosas que eran importantes para mí de una forma inconsciente". Así que tenemos huecos que se pueden intuir y el espectador puede rellenar parcialmente, acerca de los motivos de la separación, y la dificultad paa aceptar una muerte. El problema es que junto a los huecos que la cineasta deja conscientemente hay otros menos nítidos, que de algún modo desvelan la inmadurez de la protagonista y su pareja, su condición de náufragos existenciales que no tienen ni un trozo de madera al que agarrarse, si acaso el cariño de unos pocos seres queridos, e incluso éste a veces puede rechazarse estúpidamente. En cualquier caso, en su debut en el largo, Izagirre apunta maneras en lo que se refiere a ritmo narrativo, dibujo de personajes, y creación de una atmósfera lánguida, de impasse vital, en el que no se puede permanecer eternamente. La protagonista, Irene Escolar, hace un buen trabajo, combinando el carácter animoso de su personaje con cierta angustia interior.

6/10
Isabel (3ª temporada)

2014 | Isabel | Serie TV

Fernando e Isabel son recibidos en Barcelona entre grandes muestras de alegría. Allí va a firmarse un tratado de paz con Francia. Pero Fernando sufre un atentado y tanto él como Isabel se dan cuenta de la fragilidad de lo conseguido. Precisamente entre los logros de su reinado han de contarse los nuevos territorios conquistados por Colón quien, a espaldas de Isabel y Fernando, se deja tentar por las suculentas ofertas del rey Juan de Portugal.

Las ovejas no pierden el tren

2014 | Las ovejas no pierden el tren

Tras ganar el Goya al mejor corto por El columpio, Álvaro Fernández Armero dedicó la década de los 90 a la comedia, con Todo es mentira, Brujas y Nada en la nevera, que pese a que no acaban de funcionar, tenían cierta frescura, algún momento cómico eficaz y pintaban a la juventud del momento. Tras buscar nuevos trenes a los que subirse en el terreno del thriller y el documental acabó refugiándose en la telecomedia, y desde la fallida Salir pitando, de 2007, no había vuelto a rodar para la gran pantalla. Ahora regresa con Las ovejas no pierden el tren, un film muy coral que pivota alrededor del matrimonio formado por Luisa, que regenta una modesta academia, y Alberto, escritor en crisis creativa y personal. Por sus problemas económicos se mudan con su hijo, Lucas, a una casa rural. Ambos arreglan una cita a la hermana de Luisa –que no acaba de encontrar al hombre de su vida–, con un periodista deportivo. Por otro lado, Juan, el hermano periodista de Alberto, se ha divorciado y sale con una chica mucho más joven, pero no contaba con que tienen gustos diferentes. Y el padre de Alberto y Juan sufre Alzheimer, por lo que la familia se plantea llevarle a una residencia. En su mejor película, lo que no es decir mucho, pero menos es nada, el también guionista Fernández Armero acierta al mezclar sus naturales diálogos y sus personajes espontáneos con varios elementos dramáticos, que dotan al film de algo de fondo, en torno a las relaciones familiares, los problemas de comunicación con los seres queridos, y las ventajas de una vida sencilla en una sociedad en la que las personas tienden a complicarse la vida. Además, ha contado con un reparto de lo más adecuado, en el que brillan Raúl Arévalo e Inma Cuesta, que tienen una buena vis cómica, y también Candela Peña, Jorge Bosch, la prometedora Irene Escolar (una convincente Juana la Loca en Isabel) y las veteranas Kiti Mánver y Petra Martínez como las respectivas madres de los protagonistas. Acaba resultando más ligera de lo que podría haber sido, y subyacen detalles de humor cutre característicos del director. Pero apunta cuál es el tren que debería coger Armero de cara al futuro. Además, se permite homenajear a su actor fetiche del pasado, Coque Malla, pues su conocido tema musical “Por las noches” da un toque nostálgico a la banda sonora.

5/10
Gente en sitios

2013 | Gente en sitios

Juan Cavestany, director de las comedias El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo y Gente de mala calidad, dio un giro surrealista a su carrera con Dispongo de barcos, de carácter experimental, y un tono críptico. El cineasta ha continuado en la misma línea en su trabajo posterior, El señor, concebida para su descarga en internet por un precio simbólico, y en Gente en sitios, que bien podría ser uno de los vértices de una peculiar trilogía. Gente en sitios parece desafiar lo que se entiende generalmente como pelicula. Encadena pequeños sketches, sin ningún nexo aparente de unión, con múltiples personajes. Una pareja acude a visitar un piso en venta, pero el empleado de la inmobiliaria les juega una mala pasada, un tipo le ha dicho a un desempleado que le ayudaría pero no sabe cómo, un marido que contempla aburrido la televisión recibe una reprimenda por parte de su esposa porque se le ha pasado por alto que ésta se ha cambiado de cara... En los diversos fragmentos de Gente en sitios predominan las risas, pero también hay espacio para el drama (una mujer se golpea brutalmente al caerse cuando intenta devolverle su bufanda a una desconocida) y el surrealismo más absoluto (un tipo enseña a caminar a un hombre parado en la calle). Algunos destilan cierta frescura, aunque otros resultan interminables a pesar de su brevedad, y ofrecen la sensación de que el director se ha limitado a encadenar material diverso, sin ningún sentido planificado de antemano. Aunque el espectador medio de las salas de cine que acuda a ver este film sin estructura aparente pensará con toda probabilidad que le han tomado el pelo, Gente en sitios no resulta del todo desdeñable, pues aunque sólo están esbozadas se pueden entresacar pequeñas reflexiones sobre la incomunicación ciudadana, y la falta de miras y el desconcierto del hombre actual. A Juan Cavestany se le debe reconocer una enorme valentía a la hora de arriesgarse, y su capacidad para sacar adelante Gente en sitios con un presupuesto nimio, y aún así haber podido convocar a destacados actores del cine español más interesados por el proyecto en sí que por cobrar sus cachés habituales. Muchos de ellos sostienen por sí mismos con talento momentos aislados del metraje, como Eduard Fernández (un excelente padre al que convencen para rodar un vídeo televisivo cuando acude a buscar a su hijo a su centro escolar). También cumplen Raúl Arévalo, Carlos Areces, Luis Bermejo, Antonio de la Torre, José Ángel Egido, Tristán Ulloa, Maribel Verdú, y hasta Ernesto Sevilla, Santiago Segura y Adriana Ugarte, que incluso saben a poco.

4/10
Presentimientos

2013 | Presentimientos

Félix y Julia son un matrimonio recién casado, con un hijo pequeño. Su vida matrimonial, sin embargo, no funciona. Falta delicadeza, comprensión, pensar en el otro, amor. Con la idea de recuperar la chispa viajarán de vacaciones a un chalet cerca del mar. Pero la primera noche Julia sufrirá un accidente de tráfico y quedará en coma, de modo que el camino hacia ese nuevo enamoramiento que persiguen se complicará para ambos. El cineasta Santiago Tabernero, quien demostró su buen hacer en el film Vida y color, adapta con Presentimientos una novela de Clara Sánchez, en donde también debuta como guionista Eduardo Noriega, actor principal del film. Se trata de una de esas historias sobre segundas oportunidades, en este caso en el marco del amor matrimonial. El planteamiento es interesante y de fondo hay una visión positiva y seria acerca de conservar el compromiso, a pesar del cúmulo de dificultades que puedan presentarse. El film está bien rodado, con cierto clasicismo. Sin embargo, la pesadumbre tristona que invade todo el argumento le hace un flaco favor a la película, amén de que la trama estructurada en historias paralelas no acaba de ser redonda, sobre todo en lo referente a las vivencias surrealistas del inconsciente de Julia (muy eficaz como siempre Marta Etura), incluidas algunas escenas groseras que entorpecen el verdadero romanticismo que persigue el film. También hay elementos, como la “subtrama” del anillo, con mafioso incluido, que resultan un tanto folletinescos, no así otros como los de la chica de la piscina y en general el desconcierto y las dudas que rodean al personaje de Félix, bien interpretado por Noriega.

4/10
El idioma imposible

2010 | El idioma imposible

La distribuidora de este film no ha hecho visionado del mismo para la prensa. Ofrecemos, pues, la sinopsis de la distribuidora. Fernando, portador de un secreto del que parece huir, busca cobijo en el corazón del Barrio Chino de Barcelona, donde se busca la vida traficando con anfetaminas y alternando con una peculiar galería de siniestros personajes. En uno de esos amaneceres robados a la vida, Fernando conocerá a Elsa, una joven adolescente, dulce y vitalista, con una personalidad extraña y autodestructiva que se convertirá sin quererlo en su mayor adicción. Juntos tratarán de sobrevivir en una Barcelona canalla y sombría que al caer el día es tomada por los renegados de la sociedad y sus particulares códigos.

Cruzando el límite (2010)

2010 | Cruzando el límite

Debut en la dirección de Xavi Giménez, director de fotografía de películas como Los sin nombre, Intacto, El maquinista o Ágora. En este proyecto ha contado con el solvente Marcel Borràs como protagonista, quien en 2010 ha presentado tres películas: Bruc, Cruzando el límite y El diario de Carlota. Fran es un adolescente díscolo que ha dejado de estudiar y que pasa las horas saliendo con sus amigos y su novia, bebiendo y consumiendo drogas. Su padre está desquiciado y cuando siente que ha “cruzado el límite”, lo interna en un centro similar a un reformatorio. Pero no lo es, sus gestores dicen que es un lugar donde se corrige la conducta, se cambia, se reeduca. Para conseguirlo ponen en práctica unos métodos más propios de un campo de concentración.

4/10
Los girasoles ciegos

2008 | Los girasoles ciegos

  Una trama muy novedosa en el cine español. Ambientación en la época inmediatamente posterior a la guerra civil, represión implacable de los vencedores, policías sádicos con las familias de los vencidos, curas libidinosos, curas manipuladores... El “Cara al sol” por partida doble... En fin, por si alguien no lo ha pillado, lo del párrafo anterior pretendía ser una ironía, pues estamos ante la enésima incursión de la cinematografía patria en la triste guerra fraticida, y como es habitual, desde una óptica de los vencidos muy poco sutil. Ignoramos si la trama original de la novela de Alberto Méndez se aguantaba sobre el papel, pero podemos constatar que no lo hace sobre el celuloide. El film describe la tragedia que le toca vivir en Orense a una familia, los padres Ricardo y Elena, los hijos Elenita y Lorenzo, tras el final de la guerra. El padre es un hombre significado de izquierdas, se oculta en un escondite secreto de la casa familiar. La hija huye con su novio fuera de España (o eso pretende), así que Elena vive la ficción de ser una viuda con un niño. Mientras Salvador, diácono que tiene intención de ordenarse sacerdote, vive una cierta crisis después de los horrores que ha visto en el campo de batalla. Sus dudas vocacionales conviven y se alimentan con su obsesión lasciva por Elena desde el primer momento en que la ve. Firman el guión del film el fallecido Rafael Azcona y José Luis Cuerda, quien también dirige. Una vez planteada la situación, con la metáfora de "los girasoles ciegos", que alude al desconcierto de los personajes, el conjunto resulta tremendamente reiterativo, y muy poco creíble. Que nadie detecte los deseos lujuriosos de Salvador hacia Elena resulta complementa inverosímil, y que éste la siga por la calle como un tímido colegial, que cuenta “trolas” al superior del “cole” donde da clases, producirá sonrojo en cualquier espectador inteligente. Y ver a Ricardo blasfemando a grito pelado por la ventana, en un momento en que se viene abajo, resulta sencillamente patético. Muchos episodios se añaden al metraje sin que contribuyan a la progresión –los avatares de hija y novio, el registro nocturno…– y el gran drama que debiera ser el obligado encierro, en ningún momento parece tal. Con tal panorama, lo mejor del film es Maribel Verdú, que aguanta el tipo en un film que hace aguas por todas partes.  

2/10
Canciones de amor en Lolita's Club

2007 | Canciones de amor en Lolita's Club

Vicente Aranda se ha centrado en los últimos años en el cine de época, pues ha rodado seguidas Juana la loca, Carmen y Tirante, el Blanco. Como esta última decepcionó incluso a sus incondicionales, el veterano realizador ha decidido recurrir nuevamente al escritor Juan Marsé, cuyas novelas han dado pie a varias de sus películas más renombradas: La muchacha de las bragas de oro, Si te dicen que caí y El amante bilingüe. Al parecer, esta nueva novela del escritor fue concebida en primer lugar como guión cinematográfico, por encargo de Fernando Trueba, pero finalmente dio lugar a una novela, que ha sido la más criticada de toda su bibliografía. Raúl, un violento policía con problemas de alcoholismo y amenazado por ETA, es expedientado y suspendido durante unos meses tras golpear brutalmente a unos motoristas que acosaban a mujeres árabes. Decide volver a la casa de su padre, donde vive también su hermano gemelo Valentín, un discapacitado psíquico de gran corazón. Valentín se ha enamorado de Milena, una prostituta que trabaja en Lolita’s Club, un prostíbulo de lujo. Allí, le tienen como chico de los recados, y las meretrices se han encariñado con él. Como a Raúl no le hace ninguna gracia que se aprovechen de su hermano, acude al local, dispuesto a llevárselo y romper su relación con Milena. Pero ésta le causa una grata impresión. El esforzado Noriega no resulta convincente en su doble papel, pues como Raúl, el policía bruto, se limita a poner cara de enfado, mientras que cuando interpreta a Valentín, el discapacitado, parece estar muerto de risa. Le acompaña Flora Martínez, protagonista de Rosario Tijeras, que parece haber sido escogida por sus generosas curvas, más que por sus nulas cualidades interpretativas. Se salva algún secundario con talento, como Héctor Colomé –padre de los protagonistas– y la jovencísima Yohana Cobo –una de las prostitutas–. Como todas las novelas de Marsé, ésta tiene también contenido literario, pues se trata de una búsqueda de la bondad y el amor en un terreno tan desfavorable como el sórdido submundo de la prostitución. Pero Aranda, en su línea habitual, sitúa esta temática en un segundo plano, y se centra en la obsesión sexual de los dos hermanos por Milena. Queda así una película bastante plana, con muchas secuencias subidas de tono, en la línea de Aranda: mucha carne y poca ‘chicha’.

2/10
El 7º día

2004 | El 7º día

El 26 de agosto de 1990 la tragedia sacudió al pequeño pueblo extremeño de Puerto Hurraco. La enemistad ancestral entre dos familias del lugar terminó en matanza. Carlos Saura se atreve a recrear los hechos sin nombrar el lugar donde acontecen y cambiando nombres: no en vano, a los habitantes del pueblo no les hizo gracia que el cineasta, con guión de Ray Loriga, revolviera en un pasado que preferirían olvidar. A favor del director hay que decir que narra los hechos evitando los aspectos más morbosos. Y trata de poner una nota de esperanza, contrastando el odio visceral, sobre todo en una de las familias, con un amor entre dos jóvenes que nada entienden de semejantes disputas. El trabajo del entero reparto es sensacional, pero entre todos hay que destacar a Victoria Abril en su papel de vieja amargada, en el que lleva a cabo una transformación realmente notable.

6/10
Escenario 0

2020 | Escenario 0 | Serie TV

Dos de las grandes actrices de la escena española actual, Bárbara Lennie e Irene Escolar, han impulsado una actualización de “Estudio 1”, legendario programa de Televisión Española que adaptaba notables obras teatrales, a la era de las plataformas digitales. Las propias Lennie y Escolar ejercen como productoras junto a José Luis Escolar, padre de la segunda, y veterano en estas lides. HBO ha apostado por una primera temporada de seis entregas, que versionan otros tantos éxitos de las tablas, que tienen en común su carácter vanguardista. Se trata de “Hermanas”, donde realizan dos grandes trabajos las propias Lennie y Escolar, “Vania”, versión libre de “Tío Vania” de Chejov, a cargo de Álex Rigola, con una buena interpretación de Ariadna Gil; “Juicio a una zorra”, monólogo donde Carmen Machi muestra su nivel aportando el punto de vista de Helena de Troya; la historia de realismo mágico sobre el dueño de una zapatería “Todo el tiempo del mundo”, que dirige Carlos Marqués-Marcet, “Los mariachis”, montaje de Pablo Remón sobre el proceso contra un político corrupto en un pequeño pueblo, y la aclamadísima y loca “Mammon”, de Nao Albet y Marcél Borràs, donde dos tipos viajan primero a Siria y luego a Las Vegas de cara a lograr financiación para un espectáculo. Como cabe esperar de una producción de semejantes características, tiene un nivel irregular, algunos segmentos han sobrevivido a la reconversión en mejores condiciones. “Hermanas” y “Vania” quizás hayan salido mejor paradas del experimento, aunque las otras siguen manteniendo su interés. Está muy cuidada la realización, de forma que no se percibe cada entrega como teatro filmado, sino que se aprovechan muy bien los recursos audiovisuales. El conjunto permite hacerse una idea de lo que están gestando en la actualidad los más interesantes creadores y actores de la escena en España.

6/10

Últimos tráilers y vídeos