IMG-LOGO

Biografía

Isla Fisher

Isla Fisher

44 años

Isla Fisher

Nació el 03 de Febrero de 1976 en Muscat, Omán

Confesiones de Isla Fisher

02 Julio 2009

Isla Fisher es muy divertida y tiene un gran sentido del humor, lo que puede hacer que algunos piensen que todo lo que hay es lo que se ve. Gran error. Fisher sabe compaginar seriedad y risas, al tiempo que una vida como actriz de Hollywood con un espíritu inquieto intelectualmente.

“No tengo muchos límites a la hora de reírme de mí misma en mi vida privada”, afirma Isla Fisher, que nació el 3 de febrero de 1976 en Muscat (Omán). Su padre trabajaba para las Naciones Unidas, de ahí el motivo de su nacimiento en país tan exótico. Cuando tenía 9 meses sus padres y sus cuatro hermanos se mudaron a Perth (Australia), donde creció la pequeña Isla. “Definitivamente creo que Perth es un lugar muy aislado para vivir. Pero he tenido una estupenda educación. Montaba a caballo y tenía mucha vida al aire libre”. Poco después de llegar a su nuevo hogar, sus padres se divorciaron. “No puedes entender lo traumático que es un divorcio para los niños. Que tus padres se divorcien te hace crecer rápido”. A Isla se le ha olvidado mencionar que ya desde pequeña dedicaba mucho tiempo a la interpretación, ya fuera en obras del colegio o en anuncios televisivos. En 1993 debutó en un episodio televisivo de la serie Bay Cove y tan sólo un año después fichó por la exitosa serie Home and Away, lo que le dio gran popularidad tanto en Australia como en Inglaterra. Tan precoz era la criatura que compaginó sus años de éxito en la serie con su debut como escritora. “Empecé mi primer libro cuando tenía 18. Pero antes de eso iba a clases especiales de escritura después del colegio y siempre he escrito. Mi madre escribe y yo siempre quise ser escritora”. Publicó en 1996 “Bewitched” –sobre una joven bailarina- y “Seduce by Fame” –sobre una chica que sueña con triunfar en televisión-. Sin embargo, su vocación parecía estar más del lado de la interpretación. “Escribir es fantástico, pero todos sabéis que es un poco antisocial. No antisocial, pero tú estás sola en una habitación. Te aisla. Lo he descubierto con los años”.

Hecho el debut como novelista, Isla empacó sus bártulos y se fue a París a estudiar interpretación en la escuela Jacques Lecoq. Así empezó su peregrinar por Europa y su debut en una película cinematográfica como secundaria, el thriller Out of Depth (2000). Poco después dio el salto a Hollywood con el personaje de Mary Jane en Scooby-Doo (2002). Fue muy afortunada como ella misma reconoce, porque nunca fue a la meca del cine a buscar trabajo, sino que le llegó directamente de la mano del director de la película Raja Gosnell. “Siempre pensé que viviría en Hollywood, en una casa de siete habitaciones con una piscina gigante. Y justo cuando me lo imaginaba, siempre pensaba que yo sería la criada”. Pero el caso es que desde entonces comenzaron a sucederse los trabajos, predominantemente en comedia, aprovechando su gran sentido del humor, como sucedió en De boda en boda (2005) donde trabajó junto a Vince Vaughn. “La comunicación fue difícil al principio porque mis ojos caen a la altura de su cinturón, es tan alto...”. A pesar de su capacidad para la comedia, Fisher ha probado también con otros personajes más oscuros como el que interpretara en The Lookout (2007). Sobre la complejidad de Luvlee afirmó que disfrutó de “un director que tuvo la visión de imaginarme como algo más que una ninfómana bipolar”.

A pesar de lo dicho anteriormente “he hecho un montón de cosas de las que no estoy orgullosa. Tenía que trabajar”. Pero ahora las cosas han cambiado y “soy lo suficientemente afortunada para elegir”. Sirva de ejemplo de experiencia pasada no tan gratificante su trabajo en la comedia Flipado sobre ruedas (2007). “Era un proyecto muy atractivo para mí, porque iba a ser la responsable de crear el personaje e íbamos a hacer a una chica divertida, pero se nos echó el tiempo encima”. Una pena, pero donde sí ha compuesto a un personaje fantástico es en Confesiones de una compradora compulsiva. Es una chica graciosa de verdad, algo que preocupa a Fisher, “creo que hay falta de papeles de calidad para las mujeres en las comedias. La mayoría son contratadas para hacer el papel ‘serio’ de la historia, mientras que los hombres hacen todo lo divertido”. Y razón no le falta.

Fisher no sólo se pone seria cuando habla de comedia, sino también cuando llega el momento de hablar de su familia. “La maternidad te cambia la perspectiva de la vida. Es sorprendente. Es mi papel favorito, pero no me gusta hablar de ello públicamente porque quiero que Olive esté todo lo protegida posible de las locuras de este negocio. Ella no decidió nacer dentro de esto. ¡Se merece su anonimato!”. Con quien comparte esta teoría totalmente es con su querido Sacha Baron Cohen, su pareja y padre de Olive, nacida el 19 de octubre de 2007. A pesar de que se puede decir que ambos viven de la comedia, es evidente que en el tema familiar no cabe ninguna broma. “Mi vida personal es muy importante y definitivamente es lo primero”. Sin embargo, esta pareja no lo comparte todo. A Isla ni se le pasa por la cabeza trabajar con Sacha, “pensar en trabajar juntos es el beso de la muerte”. Pero también es cierto que Fisher sí se ha querido acercar a Cohen en otras esferas de su vida, como la religiosa. “No vengo de un hogar religioso pero siempre he tenido un sentido espiritual muy fuerte. Empecé a estudiar las religiones hace años y me quedé fascinada por todas”. Pero hay una especial, que es precisamente la que profesa Sacha, el judaísmo. “Todavía estoy aprendiendo sobre ella y me encanta”. Así que, no habrá película, pero por lo que parece, sí reunión en la sinagoga.

Filmografía
Blithe Spirit

2021 | Blithe Spirit

The Beach Bum

2019 | The Beach Bum

Ambición

2019 | Greed

En la isla griega de Mykonos, el magnate del mundo de la moda en decadencia Sir Richard McCreadie prepara una suntuosa fiesta, inspirada en la película Gladiator, para celebrar su sesenta cumpleaños, y demostrar a los medios de comunicación que todavía le queda mucha cuerda. Pero se complica la preparación del evento, que incluye construir un anfiteatro a imitación del Coliseo, y traer un león, a lo que se suma la tensión con la madre de su hijo, a la que ha sustituido por una joven, y con su controladora madre. Además, han empezado a investigarle por la forma fraudulenta con la que consolidó su imperio, lo que provoca que algunos invitados cancelen su asistencia. Como su personaje, el británico Michael Winterbottom anda algo de capa caída, quedan lejos el Oso de Oro por In This World, de 2003 y el Oso de Plata al mejor director en Berlín por Camino a Guantánamo, de 2006, y la Concha de Plata al realizador en San Sebastián por Génova, de 2008, y otros títulos de enorme interés, como Wonderland (1999) y El perdón (2000). Así que trata de dar un golpe de efecto con una disparatada sátira del mundo empresarial, un tanto facilona y tópica, de denuncia de los excesos que pueden cometer los poderosos, lo que a ratos trae a la memoria El lobo de Wall Street, pero sin lograr el mismo resultado. Parece que el realizador ha perdido algo de la chispa que tenía antaño, y el metraje resulta excesivo. Al menos se salvan algunos momentos divertidos, tienen gracia los chistes sobre el film de Ridley Scott. Y también sale airoso Steve Coogan, de nuevo a las órdenes de Winterbottom tras buenos trabajos en 24 Hour Party People, Tristam Shandy y la serie iniciada con The Trip. Demuestra ser un buen actor que imprime humanidad a su exagerado personaje, empresa en la que fracasan con los suyos Isla Fisher (la ex) y Asa Butterfield (su retoño). El título original, Greed, se corresponde con el de Avaricia, el clásico de Erich Von Stroheim, así que usarlo resulta una decisión un tanto codiciosa, porque no resiste las comparaciones.

5/10
¡Tú la llevas!

2018 | Tag

Las apariencias engañan

2016 | Keeping Up with the Joneses

Una pareja con una vida muy normal (Zach Galifianakis e Isla Fisher) descubre que no es fácil seguir el ritmo de los Jones (Jon Hamm y Gal Gadot), sus nuevos, maravillosos y extremadamente sofisticados vecinos… Especialmente cuando se dan cuenta de que el Sr. y la Sra. “Jones” son espías.

Animales nocturnos

2016 | Nocturnal Animals

Segunda película como guionista, director y productor del diseñador de ropa Tom Ford, nuevamente muestra poderío narrativo y visual al moverse dentro de las coordenadas de un universo propio. También, como en Un hombre soltero, parte de material literario ajeno, la novela de Austin Wright "Tony and Susan". Susan es una galerista de arte en Nueva York, con un matrimonio en decadencia y unos logros profesionales en los que ni siquiera ella misma parece creer, a pesar de estar envueltos por llamativos oropeles. Un día recibe el manuscrito de una novela original a punto de publicarse, "Animales nocturnos", escrita por su anterior marido, Edward. Su lectura –la obra describe la agresión que sufre una familia, el matrimonio y su hija adolescente, por parte de tres violentos desalmados, mientras viajan de noche en auto por una solitaria carretera– le producirá una auténtica y creciente perturbación. Ford se muestra hábil al tejer una narración que combina drama y thriller con varios hilos narrativos que atrapan: el presente, con la lectura de la novela; la ficción de lo que se cuenta en dicha novela, con personajes inspirados en Susan y Edward (el propio Jake Gyllenhaal interpreta con brillantez tanto el personaje real como el del papel); y algunos flash-backs que permiten saber cómo surgió el flechazo de los texanos Susan y Edward cuando se conocieron en Nueva York. Aunque se hacen presentes algunas de las obsesiones habituales del cine de Ford –resulta excesivo su recrearse esteticista al mostrar cuerpos desnudos, la instalación artística de mujeres gruesas en cueros con que arranca el film, los amantes, los cadáveres, el retrete al aire libre...–, hay que reconocer que sabe señalar las contradicciones y flaquezas, tanto de una visión conservadora de la vida que puede dejarse llevar por múltiples prejuicios, como de la liberal que so capa de autonomía y libertad termina en una alienación semejante, aunque sea en sentido contrario. Y alrededor de los conceptos de fortaleza y debilidad a la hora de actuar y tomar decisiones articula algunas de las sorpresas del film, incluido el impactante final. Además de los citados protagonistas, están también muy bien los secundarios, como Michael Shannon, o la más fugaz Laura Linney.

6/10
Agente contrainteligente (Grimsby)

2015 | Grimsby

En una humilde localidad pesquera, Nobby, padre de familia numerosa pero un tanto desastroso, echa de menos a su hermano Sebastian, del que se separó 28 años atrás, al ser adoptados por diferentes familias. Dará con él, pero éste se ha hecho agente del FBI y necesitará su ayuda para salvar el mundo. El rey del humor contrainteligente y provocador, Sacha Baron Cohen, perpetra otro atentado contra el buen gusto, esta vez una sátira del cine de espías, de factura impecable a cargo del especialista en acción Louis Leterrier, responsable de las dos primeras entregas de Transporter. También se ha rodeado de un buen reparto, pues tiene como coprotagonista a Mark Strong, convincente como héroe a lo James Bond, y secundarios de lujo, entre ellos la española Penélope Cruz, breve pero esforzada. Se podía pensar que en Borat, o El dictador, el cómico británico había tocado fondo en cuanto a zafiedad se refiere. Craso error, aquí se supera a sí mismo en escenas brutales, como la de los elefantes, una auténtica locura, y no se resiste a sumarse a la última ‘moda’ del mundillo del cine: arremeter contra Donald Trump. Quienes busquen sal gruesa a mansalva la tendrán, y se le debe reconocer a Baron Cohen su habilidad para transmutarse con gracia en personajes diferentes, esta vez la parodia del típico ‘hooligan’. Pero la mayor parte del público acabará asustada con sólo unos minutos de proyección.

3/10
Visiones

2015 | Visions

Un matrimonio decide mudarse a una casa de campo tras un grave accidente. Poco después de llegar, la mujer comienza a sufrir una serie de terribles alucinaciones.  La película tiene momentos de auténtico miedo y sorprende con un reparto bastante conocido entre cine y televisión, con protagonismo para Isla Fisher (Confesiones de una compradora compulsiva) habitual en papeles de comedia.

4/10
Ahora me ves...

2013 | Now You See Me

Durante un espectáculo en Las Vegas, un grupo de magos denominado Los cuatro jinetes teletransporta desde el escenario a un tipo elegido al azar entre el público a su banco en Francia para robar una gran cantidad de dinero que reparten entre los espectadores. Investiga el asunto el agente del FBI Dylan Hobbs, que cuenta con la ayuda de Alma Vargas, una detective de la Interpol. Descubren que entre los asistentes al show se encontraba Thaddeus Bradley, un delatador de magos, que sospecha los trucos usados por el cuarteto para llevar a cabo el golpe. Thriller que parte de un guión de Boaz Yakin (director y libretista de Fresh, El precio de la libertad), Ed Solomon (guionista de Men in Black) y el debutante Edward Ricourt, que parecen aplicar al cine las reglas de un buen espectáculo de magia. Primero captan la atención del público con un prometedor punto de partida, y posteriormente se sacan continuos conejos de la chistera para sorprender una y otra vez. Exigen suspender la credulidad en algunos puntos, como la extrema habilidad para el hipnotismo de uno de los personajes, y sus numerosos giros pueden acabar agotando, pero el espectador que se deje llevar pasará un rato ameno. Cuenta además con un elenco muy bien escogido, en el que destacan Jesse Eisenberg, Isla Fisher, Woody Harrelson y un inmenso Mark Ruffalo que le da mucha gracia a su personaje, el policía. Recupera a José Garcia (Utopía), un tanto desaparecido últimamente en un papel muy secundario, y reúne a Morgan Freeman y Michael Caine, tras la saga de El caballero oscuro, que le dan lustre a la función. Con el trabajo de todos se puede pasar por alto la extrema ligereza de la cinta, y que la realización de Louis Leterrier (Transporter 2, El increíble Hulk) no pase de correcta.

6/10
Vidas criminales

2013 | Life of Crime

El gran Gatsby, de Baz Luhrmann

2013 | The Great Gatsby

Nick Carraway, aspirante a escritor que abandonó sus sueños literarios por los encantos de una Nueva York embriagadora, guardiana en los años 20 de promesas de fortuna en el mercado de bonos y de mil y una diversiones, recuerda. El crack económico del 29 le ha golpeado, pero sobre todo su fascinación en Coney Island por su vecino, el misterioso y potentado Jay Gatsby, quien acudió a él con el sueño de recuperar a su amor de juventud, Daisy Buchanan, prima de Nick y ahora una mujer casada con Tom. Adaptación de la obra emblemática de Francis Scott Fitzgerald, el desafío de El gran Gatsby, de Baz Luhrmann es evitar las excesivas comparaciones con sus predecesoras, fundamentalmente El gran Gatsby, la versión de Jack Clayton con guión de Francis Ford Coppola y protagonismo de Robert Redford. El director australiano, siendo fiel al original, dota a su película de personalidad propia con las armas que ya usó en Romeo y Julieta, de William Shakespeare y Moulin Rouge, o sea, su barroquismo exuberante, un apabullante derroche visual corregido y aumentado con el recurso al 3D, y el uso de música moderna, con inteligente medida. Y ello sin renunciar a la esencia de la historia, un romanticismo nostálgico exacerbado, y a lo propio de los años 20, ya sea en ambientación y vestuario, ya sea en las inevitables y oportunas notas del jazz. El paso del tiempo, la imposibilidad, o no, de recuperar el pasado, el tiempo perdido –tema personalísimo de Fitzgerald, por la historia de amor con su esposa Zelda–, los excesos de todo tipo, corrupción en los negocios, el pasarlo bien –que conectan con la crisis económica, el contexto en que se ha producido el film–, los complejos por las diferencias sociales, y por encima de todo, la añoranza de cierta pureza, de un amor sublimado, “la luz verde” que “nos esquiva, pero no importa”. La voz en off del narrador, Carraway, funciona a la hora de evocar estas cuestiones personificadas en un Gatsby que con sus defectos es “mejor que los otros”, y al que Leonardo DiCaprio compone con talento. Digna película de Baz Luhrmann, tal vez no perfecta en el intento de simbiosis narrativa entre la descripción de la época, y el drama personal, pero brillante y poderosa en muchos momentos; ya sean los puramente actorales, el pasaje en que se ponen las cartas boca arriba entre Gatsby y los Buchanan, ante los testigos mudos, Carraway y Jordan Baker, o los casi operísticos, el accidente y el desenlace. Hay acierto en un reparto donde, aparte de DiCaprio, Carey Muligan y Tobey Maguire, estupendos, hay una apuesta por actores desconocidos que encarnan muy bien a sus personajes, como Joel Edgerton y Elizabeth Debicki.

7/10
Despedida de soltera

2012 | Bachelorette

Cuatro amigas del instituto se reencuentran en Nueva York con motivo de la boda de una de ellas. La agraciada es Becky, una chica rolliza de gran corazón. Su gran amiga es Regan, que esconde su frustración vital detrás de una máscara de mujer fuerte y segura. Luego están Gena, que va de cama en cama porque no ha podido superar el abandono de su antiguo novio, al que verá de nuevo en la boda; y por último Katie, chica pizpireta y desequilibrada que desea sentar la cabeza con un novio formal. Durante la noche antes de la boda armarán una buena, también n compañía de los amigos del novio. Las películas de bodas bien pueden ser consideradas un subgénero dentro de las comedias. Las hay por montañas, en sus dos versiones: las del puntillo romántico o directamente las que se centran en las orgías y locuras previas a la boda. Despedida de soltera, lamentable debut de Leslye Headland, se ubica más dentro de este último saco, en alza después de Resacón en Las Vegas. Pero aquí el resultado es una calamidad, no hay gracia en un guión sin chispa, lleno de lugares comunes, con personajes más tontos que Abundio, y cuyo humor únicamente se apoya en los continuos diálogos groseros y escatológicos, con abundante vocabulario procaz, del estilo pene, vagina, mamada, semen y otras lindezas. Verdaderamente hay poco que resaltar del film. Una verdadera pena, porque cuenta con un elenco más que sólido, donde destaca el trío formado por Kirsten Dunst (Melancolía), Isla Fisher (Confesiones de una compradora compulsiva) y Lizzy Caplan (Monstruoso).

2/10
Confesiones de una compradora compulsiva

2009 | Confessions of a Shopaholic

Érase una mujer a una tárjeta de crédito pegada, érase una compradora compulsiva... Esto podríamos decir, parafraseando a Quevedo, de Rebecca Bloomwood, una joven periodista, despierta y agradable, pero que no puede resistir la tentación de comprar todo tipo de trapitos y calzado 'ad hoc'. Hasta tal punto que sus múltiples tarjetas empiezan a estar agotadas, y un especialista en impagados la acecha con tesón. En tal tesitura, mientras intenta ver cumplido su sueño de ser fichada por una revista de moda, se produce la ironía de que donde acaba yendo a parar es a una revista de finanzas, donde sus columnas firmadas por “La dama del pañuelo verde” se convierten en un inesperado éxito; en efecto, con un lenguaje popular, Rebecca da consejos sobre cómo gastar responsablemente, algo que ella no huele ni de lejos. Tampoco su jefe, el apuesto Luke, se baja del guindo, y cree que Rebecca es toda una experta en economía doméstica. Simpática comedia que se basa en las populares novelas de Sophie Kinsella, que en su retrato de los apuros de una mujer de nuestros días conecta con otros éxitos recientes filmados a partir de libros, como El diablo viste de Prada y El diario de Bridget Jones El australiano P.J. Hogan, que despertó muchas esperanzas con sus comedias iniciales La boda de Muriel y La boda de mi mejor amigo, pero cuya carrera luego se ha ido desinflando, retoma el tono del segundo film citado, con un ritmo ágil, repleto de gags ocurrentes, y traslada a Nueva York la acción londinense del original. La película se ve con una sonrisa todo el tiempo, pues se juegan con inteligencia las cartas de la historia amorosa, la relación de las dos amigas, el suspense del cobrador, la adicción a las compras y las reuniones de personas que quieren dejar tal vicio... Isla Fisher y Hugh Dancy son dos actores jóvenes en alza, que aguantan bien la película, y cuentan con el respaldo de secundarios solventes, algunos –Krysten Ritter, Kristin Scott Thomas, Robert Stanton- mejor aprovechados que otros -John Goodman, Joan Cusack, John Lithgow–. Si se quiere, el film intenta ser una crítica al consumismo exacerbado, pero tampoco debería ser tomado demasiado en serio en tal aspecto, pues pesa mucho más su condición de divertimento, y lo cierto es que al verlo dan unas ganas locas de irse a comprar algo. En la puesta en escena hay alguna idea ingeniosa, como la de la animación de los maniquíes que invitan a comprar las prendas que lucen.

6/10
Definitivamente, quizás

2008 | Definitely, Maybe

El guión tiene un punto de originalidad: Will Hayes, padre de familia a punto de divorciarse, acude al colegio a recoger a su hija Maya, de diez años. Ésta ­­–desesperada ante la desestructuración familiar– se siente intrigada por cómo se conocieron y se enamoraron sus padres. Aunque Will se muestra en un principio reacio a explicarle los detalles, finalmente acepta hacerlo. Pero propone a su hija una especie de juego. Le contará con pelos y señales sus devaneos con tres mujeres variopintas cuando se mudó a Nueva York para trabajar en la campaña electoral del aspirante a presidente Bill Clinton. Will cambia los nombres de las chicas, y Maya tendrá que adivinar cuál de las tres se corresponde con su madre. El planteamiento, que ofrece una dosis de suspense a una architípica comedia romántica, tenía posibilidades. Pero el británico Adam Brooks, artífice de algunos episodios de Mr. Bean, no logra evitar que el espectador tenga una sensación de ‘déjà-vu’, como si ya hubiera visto antes cada uno de los tres romances. Quizás porque el realizador intenta que no parezca muy evidente con cuál de las tres candidatas se va a quedar al final el protagonista, lo cierto es que la impresión es que el personaje de Ryan Reynolds no tiene química con ninguna de ellas. El desenlace es decepcionante, y pasa de puntillas por el asunto que parece más interesante: las consecuencias de la ruptura matrimonial. Tampoco aprovecha que la acción se desarrolla en el mundillo de la política, lo que podía haber dado cierto juego, si se le hubiera sacado punta a algunas situaciones. Hasta la aparición ‘sorpresa’ del propio Clinton –en realidad se trata de un doble-, carece de la gracia deseada. Tampoco le hace ningún favor a la cinta el toque grosero que supone poner a la niña Abigail Breslin a hablar de sexo, porque ha recibido clases de educación sexual en la escuela. 

4/10
Flipado sobre ruedas

2007 | Hot Rod

Rod no soporta a Frank, su maleducado e inaguantable padrastro, pero el hombre está delicado del corazón y tiene que operarse. Para reunir el dinero necesario para la intervención Rod está dispuesto a una cosa: Saltar con su moto sobre quince autobuses en una competición. Con muchas ganas e ilusión por ganar, el muchacho se prepara para dar el salto de su vida. Comedia sin demasiadas pretensiones sobre el típico chaval descerebrado, muy del estilo de Dos chalados y muchas curvas. El desconocido Andy Samberg, interpreta al arriesgado muchacho. Sorprende la presencia de Sissy Spacek (Aflicción, Crímenes del corazón, Desaparecido, El arpa de hierba...), en un producto de este tipo. Conclusión: Chistes fáciles, situaciones absurdas y una dosis de acción.

3/10
The Lookout

2007 | The Lookout

La vida de Chris, un joven de talento y gran deportista, cambia brutalmente como consecuencia de un accidente de tráfico en el que pierden la vida varios amigos suyos. Intenta llevar una vida normal, con su empleo como conserje y limpiador en una oficina bancaria, pero debido a su trauma y a ciertas lesiones cerebrales, sufre pérdidas de memoria, ataques de ira e inseguridad. Su mejor amigo es Lewis, un ciego inteligente y mayor que él, con quien comparte piso. Su vida transcurre monótona hasta que un día en un bar se hace amigo de un tipo llamado Gary, que dice conocerle del colegio. Con ayuda de una seductora mujer, Gary le convencerá para que le ayude a atracar el banco donde trabaja. Scott Frank, reputado guionista de Minority Report, La intérprete y El vuelo del Fénix, escribió esta película hace casi una década para DreamWorks. Desde entonces, el libreto pasó por muchas manos, y directores de renombre como Sam Mendes o David Fincher estuvieron a punto de involucrarse en el proyecto, e incluso se habló de que Leonardo DiCaprio iba a ser el protagonista. La cosa no acababa de cuajar y finalmente pasó a otra productora, Miramax, que le ofreció al propio Scott Frank la posibilidad de debutar como director. Se trata de un thriller dramático de bajo presupuesto sin muchas pretensiones, que a pesar de todo ha sido muy bien recibido por la crítica en Estados Unidos. Hay algunos titubeos en el desarrollo del guión y el primer acto se alarga innecesariamente. Quizá uno tiene la sensación de que la historia podría haber dado para mucho más: el meollo de los hechos se desencadena demasiado rápido y la intensidad se resiente. De todas formas, el resultado es más que correcto. No cuenta con grandes estrellas en el reparto, pero sí con actores tan solventes como Joseph Gordon-Levitt, en alza tras Brick, y con un Jeff Daniels -muy logrado en el papel de ciego- que demuestra ser un actor casi siempre desaprovechado, aunque ha interpretado papeles de entidad en películas como Las horas y Buenas noches, y buena suerte.

5/10
¡Cásate conmigo!

2006 | The Pleasure of Your Company

El actor Jason Biggs tiene talento, pero corre el riesgo de no dejar de ser jamás Jim Livenstein, el sempiterno coasiadolescente de American Pie, graciosín pero con una visión de la vida que no levanta dos centímetros del suelo. Y ni siquiera salió airoso de su oportunidad de oro con Woody Allen en Todo lo demás. Aquí se mete en la piel de Anderson, un pobre tipo que entra en barrena al ver cómo su novia sufre un infarto mortal cuando él se le declara. Tras muchos meses en el dique seco, sin salir de casa, sin relacionarse con nadie, el único amigo que tiene le pide en un bar que intente conocer a otra chica. Y Anderson le pide matrimonio a la primera joven que ve, una camarera de la cafetería. La película tiene algún momento simpático, pero en general el acumulamiento de bobadas –muchas de ellas de una burda grosería– es excesivo, y el mismo planteamiento no se sostiene lo más mínimo, de ridículo que es. Además, todos los personajes parecen tontainas. Lástima que los dos actores principales, Jason Biggs y la pizpireta Isla Fisher, elijan este tipo de guiones tan patéticos.

2/10
De boda en boda

2005 | Wedding Crashers

John y Jeremy son dos amigos del alma, especialistas en mediar en casos de divorcio, que tienen un curioso pasatiempo favorito: acudir a bodas a las que nadie les ha invitado, y convertirse en el centro de atención por su agradable conversación y habilidades varias, lo que suele terminar en cita en la alcoba con alguna de las participantes en la celebración. Pero en una de estas ‘juerguecillas’ uno se encapricha más de la cuenta de una dama. ¿Será amor después de todo? Comedia con su punto de gracia, buena pareja cómica Owen Wilson-Vince Vaughn y un asumido tono zafio, aunque envuelto de moraleja acerca de la inmadurez, el clásico complejo de Peter Pan que ya es hora de que los protagonistas superen.

4/10
London

2005 | London

Syd (Chris Evans) se presenta sin avisar en la fiesta de despedida de su ex novia, London (Jessica Biel), que marcha a otra ciudad. Encerrado en un cuarto de baño, esnifando cocaína y bebiendo cerveza, charlará de sus traumas con un recién conocido, Bateman (Jason Statham), y una amiga, Mallory (Joy Bryant), a la espera de encontrar fuerzas para enfrentarse cara a cara con London Desagradable film en el que asistimos a la verborrea patológica y enormemente procaz de un joven absolutamente deprimido que se ha convertido en una basurilla humana. La gente que le escucha es igual o peor (se lleva la palma el episodio sadomasoquista), y entre medias asistimos a breves flashbacks que narran episodios del amor (casi siempre sexual) que vivieron Syd y London. Rodada con pocos medios y casi siempre en espacios cerrados, sorprende el cartel de jóvenes actores que muy pronto se convertirían en estrellas.

4/10
Scooby-Doo

2002 | Scooby-Doo

Creado por Hanna y Barbera, Scooby-Doo es uno de los perros más populares de la pequeña pantalla. Ahora, gracias a las modernas técnicas digitales, ha sido posible que este personaje de dibujos animados comparta la pantalla con actores de carne y hueso. De hecho, el perro recreado por ordenador resulta impresionante, lo que ayuda a que el aspecto visual de la película sea exactamente igual al de la serie de animación. Scooby-Doo y sus amigos, que dedican su vida a resolver misterios aparentemente sobrenaturales, se reúnen en un nuevo parque temático en el que inesperadamente aparecen sobrecogedores fantasmas. Acompañan al carismático can jóvenes estrellas como Freddy Prinze Jr. o Sarah Michelle Gellar, y Rowan Atkinson, el mismísimo Mr. Bean.

4/10

Últimos tráilers y vídeos