IMG-LOGO

Biografía

Jean-Marc Barr

Jean-Marc Barr

60 años

Jean-Marc Barr

Nació el 27 de Septiembre de 1960 en Bitburg, Rhineland-Palatinate, Alemania
Filmografía
Big Sur

2013 | Big Sur

Nymphomaniac (II)

2013 | Nymphomaniac

Segunda entrega de Nymphomaniac, último trabajo del danés Lars von Trier, dividido en dos volúmenes por razones exclusivamente comerciales debido al largo metraje de la propuesta. Sigue por tanto el esquema apuntado en Nymphomaniac (I) de ocho capítulos, la narración de sus tribulaciones a cargo de Joe, una ninfómana que ha sufrido un violento ataque, y ha sido acogida en su casa por el solitario erudito Seligman. La novedad estribaría en que las perversiones de su adicción al sexo resultan cada vez más truculentas, en este segundo volumen habría espacio para el “ménage à trois” interracial, el sadomasoquismo, la pedofilia y la corrupción de jóvenes, e incluso las relaciones lésbicas acaba metiéndolas el director en ese mismo saco. El conjunto, con imágenes bastante explícitas, es sumamente desagradable, como cabe imaginar. Lars von Trier es un artista con talento, pero le pierde su enorme ego, y la sensación de que en su prodigiosa inteligencia algunas piezas se han desencajado. Ciertas imágenes y pasajes de la película son poderosos, con recursos visuales imaginativos. Pero al tiempo domina una gran pedantería en el toma y daca que mantienen Joe y Seligman, con éste trayendo a colación insufribles comparaciones filosóficas, musicales y religiosas a las historias de aquélla. Resulta irritante cierto tono cínico de superioridad burlona, “yo soy el chico más listo de la clase y vosotros no” podría estar pensando el director danés. A veces da la impresión de que debido al período de “no-entrevistas” que se ha autoimpuesto Von Trier tras su polémicas declaraciones en Cannes acerca de Hitler, el director suple concediéndose con esta película una autoentrevista, haciendo decir a los personajes lo que piensa sobre cuestiones controvertidas, e incluso convirtiéndolos en portavoces de sus propias contradicciones a través de unos Joe y Seligman en discusión. De modo que afirma ser, no antisemita, sino antisionista, larga un peculiar discurso sobre las mujeres sufrientes por culpa de los hombres, o expresa admiración por los pedófilos que no ejecutan sus fantasías. En general Von Trier, director y guionista, muestra amplias carencias en su limitada visión antropológica, sólo en el padre de Joe apreciamos un poco de humanidad más allá del estrecho canuto sexual de la película. No hay explicaciones para la ninfomanía de Joe, la posibilidad del cambio parece descartada, y la apelación en algunos momentos al amor y a las supuestas connotaciones morales del relato son de escasa entidad, se dirían que forman parte del juego del cineasta danés para autojustificarse y dar al amplio espectro de espectadores que reconocen su talento algo que les pueda contentar.

3/10
Nymphomaniac (I)

2013 | Nymphomaniac

Seligman, críptico profesor de origen judío, recoge de la calle a Joe, una mujer tirada en medio de la calle con signos de haber sufrido violencia física. La lleva a su residencia, donde ella le contará con pelos y señales la historia de cómo el desenfrenado deseo sexual que siente desde que era una niña le ha conducido a la perdición. Resulta complicado el análisis de una obra tan errática como Nymphomaniac (I) cuando el film se presenta como una versión “recortada con autorización del director” y como la mitad de un díptico, apelando a no se sabe qué limitaciones de libertad que en realidad parecen meditadas estrategias de marketing (todo apunta a que se pretende vender no sólo la segunda parte, sino también la 'versión íntegra'). En cualquier caso, parece una obra tan viva que posibles giros en su continuación podrían alterar la percepción que ofrece el visionado aislado de esta entrega inicial. Por lo visto en Nymphoniac (I) “autocensurada”, Lars Von Trier se adentra muy a fondo en la mente de una ninfómana, con complejo de Elektra, cuya patología bien podría ser representativa de una sociedad igualmente enferma, en la que las adicciones sexuales compulsivas no permiten tener en cuenta posibles daños ocasionados a otras personas, ni en definitiva el respeto de unas reglas morales. Capaz de alumbrar obras bastante sólidas (Dogville, Bailar en la oscuridad, Melancolía) y otras discutibles (Anticristo, Los idiotas), Von Trier se queda en esta ocasión a medio camino. Por un lado, vuelve a demostrar su capacidad para crear imágenes de enorme potencia, y para sacar interpretaciones desgarradoras, en esta ocasión tanto por parte de actores habituales de su cine (Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgård), como de otros insólitos en su filmografía (Shia LaBeouf metido en un berenjenal muy sórdido, Jamie Bell o una Uma Thurman a gran nivel). Quizás desentone en Nymphomaniac (I) Christian Slater, que a pesar de sus esfuerzos no parece la mejor elección como padre de la protagonista, mientras que la gran estrella de la función, la debutante Stacy Martin, demuestra ser buena actriz, pero también una pobre víctima de los desvaríos más truculentos del realizador danés. Angustiosa y desagradable hasta la saciedad, Nymphomaniac no está exenta de cierto interés, en su constatación de que cuando no se cree en el amor (el autor del film no es ni mucho menos un dechado de optimismo) el sexo conduce a una espiral mediante la que el individuo se encierra en su propio hastío y desesperación. Dividida esta primera parte en cinco capítulos (de un total de ocho), sobresale el tercero, en que la protagonista toma conciencia de las consecuencias de sus actos al conocer a la esposa y madre engañada (Thurman). Si bien, el tono surrealista de este segmento podría parecer extremadamente artificioso a parte del público. A Von Trier le pierde sobre todo su afán de escandalizar, con ensoñaciones incestuosas y fragmentos pornográficos muy explícitos que pretenden ser “novedosos”, incluso involucrando a personajes menores de edad que pueden herir hasta a sensibilidades que están de vuelta de todo. También sobra su peligrosa tendencia a volverse discursivo, como cuando se compara el apetito sexual de la protagonista con la música polifónica, una metáfora válida que da juego estéticamente, pero estropeada porque tanto Gainsbourg como Skarsgård parecen a punto de dar una conferencia. Hasta se explica didácticamente, por si alguien la desconoce, en qué consiste la sucesión de Fibonacci.

4/10
Trazando planes para Léna

2009 | Non ma fille, tu n'iras pas danser

Trazando planes para Léna es un film altamente desconcertante, cuyo principal problema es su falta de un rumbo claro, no sabemos adónde vamos, aquello podía acabarse en cualquier momento. Describe los problemas de Léna, madre de dos niños y en trámites de divorcio de su esposo Nigel. Se dispone a pasar el fin de semana con los críos en la casa de sus padres, donde también estarán sus dos hermanos. Y se encuentra con que sus seres queridos tratan de organizarle la vida sin contar con ella, buscándole trabajo, o convocando a su ex marido para que se ocupe de los niños. Lo que irrita profundamente a Léna, aunque lo cierto es que revela una gran inmadurez. De entrada, la película parece muy francesa en sus elementos arquetípicos: la campiña, mujer protagonista en crisis, elementos tragicómicos... Pero la narración se pierde en divagaciones, que no se sabe a qué vienen: el viaje de los padres a Roma, el joven que quiere ligar con ella, y sobre todo, auténtico disparate, el cuento del niño Anton, una secuencia de casi diez minutos con fabulilla y bailes regionales, capaz de desconcertar a cualquiera. No sabemos realmente que ha visto en 2009 el Festival de San Sebastián en Christophe Honoré, de quien ya seleccionó el pasado año a concurso La belle personne, otra película sin demasiado interés.

3/10
La mujer del anarquista

2008 | The Anarchist's Wife

1937. En plena guerra civil española, Madrid está asediada por el ejército nacional. Justo Álvarez Calderón divulga sus ideales anarquistas y anima a las tropas republicanas desde una emisora de radio. Intenta que su mujer, Paloma, se lleve a su hija a Francia, porque intuye que la contienda va a acabar mal para su bando. Pero Paloma prefiere permanecer a su lado... Coproducción germano-hispano-francesa que retoma el manido tema guerracivilista, aunque esta vez desde la perspectiva de directores extranjeros. Esto ha ocurrido en pocos casos, aunque ha habido algún film, como Tierra y libertad, de Ken Loach o Por quién doblan las campanas, de Sam Wood. Esta nueva visión de la contienda está codirigida por el alemán Peter Sehr y la francesa Marie Noëlle, también autora del guión, que contiene muchos elementos autobiográficos. La madre de Nöelle no conoció a su progenitor –un republicano español exiliado tras la contienda– hasta que tuvo 16 años y se reunió con él en Francia, anécdota que le ha servido como punto de partida para una historia inspirada en sucesos reales, pero con personajes inventados. La autora ha debido idealizar desde niña la historia de su familia, lo que explica que su visión de la época sea un tanto irreal. Es sobre todo este film la visión de una extranjera que ve el conflicto desde fuera, lo que tiene un lado negativo –falta de verosimilitud en su Madrid asediado– pero también uno bastante positivo: su visión tiene algo menos de prejuicios que la del resto de directores que abordan últimamente el tema. Parte de una visión idílica de los ideales anarquistas, y parece apoyar su lucha contra el bando nacional, pero al menos reconoce que los republicanos eran capaces de cometer barbaridades. Introduce una secuencia –impensable en el actual cine español– en la que un maligno combatiente (lo presenta como un caso aislado, eso sí) del bando republicano, asesina sin piedad a una buena mujer de los nacionales. Aunque tiene cierto interés, el film no acaba de estar bien resuelto. En demasiadas ocasiones, los directores pecan de efectistas, como en la previsible secuencia de una niña durante un bombardeo, y otras veces a sus imágenes les falta fuerza –como en la preparación de un atentado contra Franco–. Los actores son de primera, y aunque se esfuerzan, no siempre son capaces de hacer que ‘cuelen’ unos diálogos un tanto forzados.

4/10
Parc

2007 | Parc

George Nail, un hombre humilde felizmente casado, con un hijo y una vida de lo más normal, vive tranquilamente en Parc. Allí iniciará una gran amistad con Paul Hammer, un rico e inteligente individuo. Adaptación de la novela "Les lumières de Bullet Park", de John Cheever. Cuenta con un reparto solvente, encabezado por Jean-Marc Barr y Sergi López.

4/10
Tara Road

2005 | Tara Road

Dos mujeres desconocidas a ambos lados del atlántico deciden intercambiar sus casas durante una temporada. Ambas pasan por diferentes crisis: la americana Marilyn no supera la muerte de su hijo de 15 años, lleva varios meses fuera de órbita y su matrimonio se tambalea; por su parte, la irlandesa Ria –casada y madre de dos hijos– acaba de enterarse de que su marido va a tener un hijo con otra mujer. Así las cosas, Marilyn se trasladará a Tara Road, la casa de Dublín de Ria, mientras que ésta intentará ahogar sus penas en la mansión de Marilyn en Nueva Inglaterra. Como se ve, el planteamiento del film es casi idéntico al de otra película de mayor éxito titulada The Holiday (Vacaciones), protagonizada por Kate Winslet y Cameron Díaz, en los papeles de europea y yanqui respectivamente. En el caso que nos ocupa, sin embargo, la historia tiene tintes mucho más melodramáticos, aunque poco a poco la cosa se vuelve más equilibrada. Gillies MacKinnon, director de la estupenda Pure, se limita aquí a trasladar de modo convencional a la pantalla la novela de Maeve Binchy. El montaje por acciones paralelas no es novedoso y el desarrollo es previsible hasta la exageración, aunque eso no quita que las interpretaciones sean solventes y se intente huir del tópico hasta cierto punto (no hay milagritos ni tampoco príncipes azules). Además, alguna escena logra emocionar, al menos tímidamente, como la que tiene lugar en el comedor de la casa de Dublín, cuando uno de los hijos de Ria consuela a Marilyn por la pérdida de su hijo. Por lo demás, sorprende el gran plantel de secundarios y lo poco aprovechados que están. Entre ellos destaca la jovencita Sarah Bolger, a la que ya vimos en la excelente En América.

4/10
Manderlay

2005 | Manderlay

Lars von Trier no engaña. Meses antes del estreno en cines de Manderlay, el controvertido director afirmó en una entrevista publicada en el diario danés Politiken que, tras su película, se crearía “una hermandad entre el Klu Klux Klan y los negros, porque ambos tendrán muchas ganas de matarme”. Estaba claro que el público debía de esperar una nueva dedada de brutalidad y genialidad, a partes iguales. Y eso justamente es lo que encontramos en esta segunda entrega de la trilogía sobre Estados Unidos. El inicio de la historia enlaza con el final de Dogville. Tras abandonar aquella población, acompañada de su padre y de sus matones, Grace (Bryce Dallas Howard) llega a una plantación del sur llamada Manderlay, un lugar donde la esclavitud aún no ha sido abolida. La joven ve con horror cómo azotan brutalmente a un hombre, y, ante esta visión, su buen corazón se estremece y, enfrentándose de nuevo al parecer de su padre, decide quedarse en Manderlay para luchar por mejorar la vida de sus habitantes y devolverles la libertad. Fiel a su estilo y a su inmisericorde visión de la existencia y del ser humano –una extraña mezcla de ternura, comprensión, autocompasión e insana complacencia en sus miserias– el director de Bailar en la oscuridad vuelve a estar a la altura de la genialidad que ofreció con Dogville, si bien es cierto que el resultado no alcanza probablemente la magnitud de la película protagonizada por Nicole Kidman. Quizá tenga algo que ver en ello que la puesta en escena al modo teatral, con localizaciones “imaginarias”, ya no sorprende. Es cierto que sigue resultando alucinante, pero es inevitable que haya algo en la atmósfera del film que suene a ya visto. Por otro lado, los esperados “regalitos” de Von Trier vuelven a golpear al espectador (brutalidad sexual, hipocresía, asesinato, traición), y aunque hay una menor galería de personajes emblemáticos y definidos, la Grace de Dallas Howard sigue resultando tan cercana como fascinante, aunque también de menor intensidad que la de Kidman.

7/10
Le divorce

2003 | Le divorce

Isabel (Kate Hudson) y Roxy (Naomi Watts) Walker son dos hermanas, norteamericanas, que se quieren un montón. Tanto que la primera viaja a Francia dispuesta a pasar una temporadita con la segunda, que está casada con un francés. Pero nada más llegar, Isabel se encuentra un desagradable pastel: el impresentable marido de Roxy la acaba de dejar; se ha enamorado, asegura el tipo, sin atender a razones de peso, como la de que su esposa está embarazada. Así las cosas, mientras Roxy se plantea el divorcio, Isabel conoce a un diplomático francés, casado y talludito, con el que vive una aventura. Adaptación de una novela de Diane Johnson, a cargo de la guionista habitual de James Ivory, Ruth Prawer Jhabvala, y del propio director. El film tiene un inconfundible aire de vodevil, un enredo donde se trata de mostrar el choque de mentalidades francesa (con su pose de cinismo y su incréible tendencia a racionalizarlo todo) y americana (ingenua y en el que todas las decisiones se toman dictadas por el sentimiento). El film tiene momentos para las lágrimas, el dolor por el divorcio, y para las risas. Quizá los mejores momentos en este último apartado corran a cargo de Stephen Fry, presentado como tasador de cuadros que tiene que valorar un cuadro de autor francés, que desde hace varias generaciones pertenece a la familia Walker. Hudson y Watts aciertan en su composición de las hermanas, mientras que Jean-Marc Barr da vida al diplomático caradura, prestándole cierto encanto que hace imposible que le odiemos.

6/10
Dogville

2003 | Dogville

Tras su celebrada Bailar en la oscuridad, el danés Lars Von Trier prosigue con su búsqueda de los límites del arte cinematográfico. La originalidad de este director quizá raye lo temerario y desde luego su cine no deja indiferente a nadie. A algunos les parecerá pretencioso y cargante y a otros fascinante y genial, pero siempre resultará sorprendente. Y de lo que no hay duda es de que se trata de uno de los directores más audaces del cine actual. Esta vez se atreve a transformar el teatro en cine. Pero, entiéndase, no es que adapte una obra teatral –nada más lejos de la realidad–, sino que filma teatro y logra el milagro de transformarlo en cine puro. Estructurada en un prólogo y nueve capítulos introducidos por un narrador, la película cuenta la estancia de Grace en un pueblo de las Montañas Rocosas. Se trata de una bella, bondadosa y asustada mujer que llega a Dogville huyendo de la muerte. Tras algunas dudas, los habitantes acaban por darle cobijo gracias a la influencia de Tom, que pronto se enamora de ella. Grace quiere devolver la hospitalidad de aquellas gentes y se propone ayudar a cada uno con denodado empeño. Pero, poco a poco, y tras la cada vez más insistente búsqueda de Grace por parte de las autoridades, los habitantes de Dogville comienzan a dudar de la fugitiva y van arrogándose el derecho de disponer de ella a su antojo, hasta convertirla en una esclava. Otra vez Von Trier vuelve a hacer de las suyas: te encandila con imágenes increíbles –Grace en el camión de frutas, por ejemplo– y luego te estruja el corazón sin piedad. Las pasiones humanas, constantes en su cine, se trasladan también a Dogville: la bondad, el sacrificio, el egoísmo, la hipocresía, la traición, la lujuria, la venganza, acaban por dar vida a una parábola bellísima pero funesta y desesperanzadora sobre el ser humano. Somos, parece decir Von Trier, tan ruines y mezquinos que el camino del bien nos está vedado. Así es el brutal pesimismo de esta obra de arte.

8/10
Red Siren

2002 | La siréne rouge

Hugo, mercenario cuarentón a punto de retirarse, encuentra a una niña que se ha escapado de casa. Ésta resulta ser la hija de una peligrosa asesina, capaz de remover cielo y tierra para encontrarla. Como la chica no quiere volver con ella, Hugo decida llevarla junto a su padre, pero no resultará una tarea fácil. El actor Jean-Marc Barr, recordado por El gran azul, protagoniza un thriller a la francesa que recuerda a León, el profesional, uno de los grandes éxitos del cine galo. Lo único sorprendente es que Asia Argento, que tenía 27 años durante el rodaje, interpreta a una niña de doce.

2/10
Being Light

2001 | Being Light

Jack, un hombre de negocios estadounidense que siempre va a su bola, necesita un traductor después de que el suyo sufra un infarto. Y lo improvisa cazando a lazo a Maxime, con el que coincide en un hotel. Éste es un tipo simple e ingenuo, excéntrico hasta el extremo, que parece primo segundo de Forrest Gump; y le hará cambiar sus planteamientos materialistas y egocéntricos. Pascal Arnold y Jean-Marc Barr codirigen este film de innegables buenas intenciones; el segundo se reserva uno de los papeles protagonistas.

3/10
Bailar en la oscuridad

2000 | Dancer in the Dark

Pantalla en negro. Música. Un minuto, dos, ¿tres? Así empieza el último y galardonado film del danés Lars Von Trier. Una de las muchas audacias que se permite. Si nos contaran el argumento, diríamos: “es un melodrama.” Selma Jezkova; inmigrante checa, madre soltera de un niño de diez años; trabaja en una fábrica; se está quedando ciega y, lo que es peor, la enfermedad es hereditaria; su vecino policía tiene problemas; hay una amiga que la aprecia y comprende... Y sin embargo, no parece tal melodrama. Parece la vida misma. Von Trier, a la hora de contar la triste vida de Selma, se agarra, al menos aparentemente, a los principios del movimiento Dogma que él impulsó: ausencia de música, luz natural, espontaneidad... Y mueve la cámara compulsivamente, sin dejarla quieta un momento, como queriendo recalcar el estrés de nuestra época. Y de pronto... ¡milagro! ¡La película se convierte en un musical! Von Trier arroja los principios “dogmáticos” al cesto de los papeles. El director y guionista nos ha preparado un poco –la protagonista es forofa de los musicales de Hollywood–, pero en absoluto para que una noche en una lúgubre fábrica con ruidos anodinos se transforme en un animado número musical. Y es que Selma se evade con sus fantasías musicales de una realidad dura o, mejor, integra esa realidad con su imaginación y dotes musicales, haciéndola mejor, más pura, más como debiera ser. Björk compone y canta de modo asombroso. Los personajes de la película son auténticos. Magníficos Björk, Catherine Deneuve –la amiga fiel–, David Morse –el policía torturado–, Peter Stormare –prototipo de enamorado–, pero también los secundarios como la conmovedora Siobhan Fallon, vigilante del corredor de la muerte, o Jean-Marc Barr, patrón de la fábrica. Y hay conflictos de interés: la amistad mantenida a machamartillo, la custodia de un secreto, la comprensión del dolor ajeno, el sacrificio por el propio hijo... El desenlace, magistral, es el último capítulo que no es el último capítulo si uno no quiere que lo sea. Para entender esto último, ¡no dejes de ver esta joya!

8/10
Todo por amor

1998 | All for Love

Adaptación de "St. Ives", una novela inacaba de Robert Louis Stevenson. Situada en la época de las guerras napoleónicas, cuenta las aventuras del capitán Jacques St. Ives, un joven valiente y encantador, que es hecho prisionero tras una batalla. Recluido en una prisión escocesa, se gana la confianza del gobernador de la prisión, que le pide consejo en asuntos amorosos. El director Harry Hook (El señor de las moscas) lo tiene claro: “El guión me pareció irresistible. Es una historia de amor bien escrita, con una perspectiva de los acontecimientos históricos y de la fragilidad humana muy aguda”. El estilo de aventuras a la vieja usanza está muy conseguido, y a la vez se tratan con aciertos las diferentes historias románticas, que ofrecen un agradable sabor añejo.

4/10
Rompiendo las olas

1996 | Breaking the Waves

Bess, una joven escocesa sencilla e ingenua, pero de bondad extrema, se enamora perdidamente de Jan, trabajador de una plataforma petrolífera. Se casan, y son felices, pero cuando él sufre un accidente y queda paralítico, ella es impelida por su esposo a que se busque un amante, para que pueda seguir ejercitando su sexualidad. Bess acepta la propuesta, pensando que de algún modo, con esa 'entrega' -a ella le repugnan profundamente los encuentros con desconocidos, lo que querría es estar con su amado-, está cumpliendo la voluntad de Dios, lo que tal vez redunde en la curación de Bess. La filmación de esta película, inspirada inicialmente en 'Justine' del marqués de Sade, y en el cuento 'Corazón de oro', y que finalmente dio un peso preponderante al elemento religioso, coincidió con el bautismo de Lars von Trier como católico. Según explicaba el cineasta, "la religión es seguramente una prolongación de los rituales de infancia para evitar que todo derive hacia el caos. En cualquier caso, es obvio que uno no puede ir al encuentro de la religión de esa manera; si lo haces, pasa a ser una cosa más. Mi concepción es la misma que tengo sobre los milagros: no creo en la religión, la espero." Historia de amor intenso cuya totalidad acude a la metáfora de renunciar al propio cuerpo, y con un acercamiento muy dreyeriano (Ordet (La palabra) es una referencia clarísima), su milagroso final es de una enorme belleza.

7/10
La peste

1992 | La peste

En la ciudad de Orán se declara la peste por lo que sus ciudadanos han de vivir en cuarentena. Las reacciones de cada uno ante esta situación serán diferentes. Desde el médico ateo que se siente impotente y sin respuesta, hasta el sacerdote católico que duda de su fe. Luis Puenzo rodó esta película basada en la inmortal novela de Albert Camus, pero a la cinta se le ha criticado su falta de sentido, y el guión cojo y de excesiva duración, donde sólo muestra una serie de escenas independientes sin unión alguna. Una verdadera pena. De todos modos, se agradece ver los rostros tan conocidos como los de Robert Duvall, Sandrine Bonnaire o William Hurt.

4/10
Europa

1991 | Europa

Una original mirada a la Alemania de postguerra, a cargo del danés Lars von Trier. Sigue la pista a un joven americano, descendiente de alemanes, que vuelve a su país de origen con idea de ayudar a su reconstrucción. Por mediación de su tío empieza a trabajar en un tren de la línea Zentropa, donde pronto es sometido a presiones de los aliados y los alemanes, para que apoye los intereses de unos u otros. Mientras un grupo subversivo realiza ataques terroristas, él se enamora de la hija del dueño de Zentropa. Con sorprendente acabado visual, deudor del expresionismo, donde cautivan la mezcla de color y blanco y negro, o las sobreimpresiones, Von Trier pergeña una historia muy movida de aires kafkianos, que recuerda que en esta vida se hace obligatorio, en un momento u otro, tomar partido. Inolvidable resulta la voz en off inicial de Max von Sydow contando hasta diez para iniciar el viaje a Europa. El director, con su característico estilo de comunicación travieso y petulante afirmó que había diseñado el film "como una obra maestra. Eso lo decidí por adelantado, antes siquiera de empezar a escribirla."

7/10
El gran azul

1988 | Le grand bleu

Jacques Mayol es un eterno amante de la vida submarina que tiene una especial habilidad para mantener la respiración, por lo que se convierte en el imbatible campeón mundial de buceo sin tubos de oxígeno. Además, se dedica a ayudar al profesor Lawrence en sus experimentos marinos. Conoce a una joven, de la que se enamora, pero nada de lo que le sucede en la vida le produce tanta satisfacción como el mar, sobre todo desde que entabla una gran relación de amistad con un simpático delfín. Uno de los mayores éxitos del cine francés, que consagró a nivel mundial a Luc Besson como uno de los directores más comerciales del cine galo, lo que le llevaría en los años siguientes a realizar títulos como Nikita (1990), El profesional (León) o El quinto elemento. Besson era un gran amante de la vida submarina, como refleja en este título y en otro de sus grandes éxitos, Atlantis, que consistía únicamente en filmaciones de peces. Este filme es un sentido homenaje a los hombres que han dedicado su vida a la investigación submarina. Asimismo, este filme supuso la consagración de uno de los más grandes actores de Francia, Jean Reno, un nombre que permanecerá unido a la carrera de Besson y que triunfó incluso en el cine norteamericano con títulos como Misión imposible. La consagrada actriz Rosanna Arquette se lanzó en el cine internacional con este título tras haber trabajado incluso con Martin Scorsese en Jo, ¡qué noche!.

6/10
Rey David

1985 | King David

De todos es conocida la historia bíblica del aguerrido David. Su pueblo estaba sometido a los filisteos, entre los que destacaba el poderoso Goliat; y él decidió enfrentarse al gigantesco guerrero para convertirse en rey de los israelitas. Con su peculiar astucia y armado con una simple honda, fue capaz de vencer a Goliat en una lucha mano a mano, del que dependía su futuro y el de su pueblo. Pero su vida posterior no fue nada sencilla. Atormentado por el deseo que sentía por la atractiva Betsabé, utilizó las más sucias artimañas para conseguir su amor. Adaptación libre del pasaje bíblico, que cuenta con el glamour casi inexpresivo de Richard Gere en el papel principal. Es entretenida por sus espectaculares escenas de batalla, y la acción se desarrolla con un buen ritmo.

4/10
Being Light

2001 | Being Light

Jack, un hombre de negocios estadounidense que siempre va a su bola, necesita un traductor después de que el suyo sufra un infarto. Y lo improvisa cazando a lazo a Maxime, con el que coincide en un hotel. Éste es un tipo simple e ingenuo, excéntrico hasta el extremo, que parece primo segundo de Forrest Gump; y le hará cambiar sus planteamientos materialistas y egocéntricos. Pascal Arnold y Jean-Marc Barr codirigen este film de innegables buenas intenciones; el segundo se reserva uno de los papeles protagonistas.

3/10
Being Light

2001 | Being Light

Jack, un hombre de negocios estadounidense que siempre va a su bola, necesita un traductor después de que el suyo sufra un infarto. Y lo improvisa cazando a lazo a Maxime, con el que coincide en un hotel. Éste es un tipo simple e ingenuo, excéntrico hasta el extremo, que parece primo segundo de Forrest Gump; y le hará cambiar sus planteamientos materialistas y egocéntricos. Pascal Arnold y Jean-Marc Barr codirigen este film de innegables buenas intenciones; el segundo se reserva uno de los papeles protagonistas.

3/10

Últimos tráilers y vídeos