IMG-LOGO

Biografía

Jeffrey Tambor

Jeffrey Tambor

76 años

Jeffrey Tambor

Nació el 08 de Julio de 1944 en San Francisco, California, EE.UU.

Con cara de chiste

28 Junio 2011

Los hay que nacen con un pan debajo del brazo, y otros con una capacidad inesperada de provocar risas. Es el caso de Jeffrey Tambor, actor secundario de carácter especializado en comedia.

Jeffrey Michael Tambor nació el 8 de julio de 1944 en San Francisco, California, Estados Unidos. Pero sus ancestros judíos le emparentan con Rusia y Hungría. Sus llamativas cejas, amplia calva, prominentes dientes, y rostro alargado como un huevo, le conceden un aspecto ideal para la comedia, sobre todo porque con frecuencia, en las situaciones más absurdas y disparatadas, mantiene el rostro serio o incluso furioso, lo que ayuda a que aflore en el espectador la sonrisa e incluso la carcajada.

Aunque su especialidad sea el chiste, la carrera de Jeffrey Tambor es muy seria, pues se formó como actor en la Universidad Estatal de San Francisco, y obtuvo una titulación en la también estatal Universidad Wayne. Sus primeros pasos interpretativos fueron como actor de repertorio, y en 1976 debutó en Broadway en “Sly Fox” bajo la dirección del prestigioso Arthur Penn, y junto a un actor de la categoría de George C. Scott. Cuando saltara a la pequeña y a la gran pantalla no pararía de trabajar un momento, hasta la fecha ha actuado en más de 150 producciones.

En televisión tuvo una primera presencia bastante testimonial en episodios de las series Kojak y Starsky y Hutch en 1977 y 1978. Ello le condujo a su debut en la gran pantalla junto a Al Pacino en Justicia para todos (Norman Jewison, 1979), un drama judicial donde él daba vida a un abogado. Curiosamente a continuación se vio ligado durante dos años a una telecomedia británica, Los Roper, spin-off de El nido de Robin, en que le tocó interpretar a un insoportable vecino del matrimonio protagonista. La tele dio mucho tajo a Tambor, que tendría presencia en series como De nueve a cinco, Apartamento para tres, Vacaciones en el mar, Mr. Sunshine, Johnny Quest, Max Headrom, el hombre de la pantalla, y, sobre todo, Canción triste de Hill Street, donde su personaje de juez exigió que interviniera en más de una veintena de episodios.

Principiando los 90, se le pudo ver en las comedias ¡Qué asco de vida! (Mel Brooks, 1991) y Cowboys de ciudad (Ron Underwood, 1991). Lo cierto es que se le asocia impepinablemente a este género, y sólo esporádicamente ha trabajado en otros como el drama –Paro clínico (1992), Pollock (2000), ¿Conoces a Joe Black? (2003)–, el thriller –La casa de la colina (1993), Secuestrando a a la señorita Tingle (1999)–, el fantástico –Hellboy (2004) y su secuela de 2008–, cumpliéndose además en estos casos que sus personajes tienen un punto claramente estrafalario.

Con frecuencias sus papeles son breves, pero el rostro de Tambor es reconocible, el espectador tiene ante él a alguien como de la familia. Y frecuenta todo tipo de películas para echar risas, desde las claramente familiares –además de películas animadas, ha estado en Doctor Dolittle (1998), Los Teleñecos en el espacio (1999), El Grinch (2000), Los Teleñecos y el mago de Oz (2005) y Los pingüinos del señor Poper (2011)– a las más gamberras como la película emblemática de los hermanos Farrelly –Algo pasa con Mary (1998)–, Superhero Movie (2008), Increíble, pero falso (2009), Resacón en Las Vegas (2009) y su casi inmediata secuela de 2011, y Paul (2011). Además tiene un pequeño papel en una comedia más sofisticada, Win Win, ganamos todos (2011), del gran Thomas McCarthy. Tan prolífico es el actor que sólo en 2011 tiene previsto estar en... 12 películas o series de televisión. Le supuso una nominación al Emmy Arrested Development, telecomedia que saltará en 2012 al cine.

Con tal panorama no extraña tanto que descubriera las delicias de la vida familiar tarde, pues no se casó hasta 1991 con Kathryn Mitchel –con quien ya tenía una hija nacida en 1975–, de quien se divorció en 2000. Desde 2001 está casado con Kasia Otlsun que le ha dado… ¡cuatro retoños!, dos de ellos gemelos. Uno nació en 2004, justo cuando la hija mayor le hizo abuelo.

Filmografía
La muerte de Stalin

2017 | The Death of Stalin

1953. La Unión Soviética es un hervidero de detenciones, torturas, delaciones y asesinatos arbitrarios por parte del partido comunista. Nadie está a salvo, ni siquiera los políticos más influyentes del sistema. Lo comprobarán los miembros del alto gabinete cuando Josef Stalin muere inesperadamente a causa de una hemorragia cerebral. Los miembros del politburó –Malenkov, Khrushchev, Beria, Molotov, Mikoyan, Bulganin, etc.– vivirán entonces días de gran agitación. Sátira política de afilada originalidad basada en el cómic homónimo de los franceses Fabien Nury y Thierry Robin, el primero autor también del guión. Asistimos a una historia delirante en donde una serie de personajes, altos cargos de la URSS, dan rienda suelta a su perplejidad ante la muerte del camarada Stalin, al que no se sabe si adoran o desprecian. En cualquier caso hay que salvar las apariencias y actuar conforme al camarada le hubiera parecido bien, siguiendo un estricto guión protocolario diseñado en caso de muerte del tirano. La esperpéntica visión del comunismo y el rastrero retrato que se ofrece de aquellos históricos prohombres ante los cuales temblaban casi doscientos millones de personas es ciertamente llamativo, una mofa constante de su inteligencia, donde quedan al descubiertos sus bajezas y mezquindades, su absoluta falta de equilibrio. La muerte de Stalin persigue ridiculizar el comunismo soviético, y eso lo logra con creces. El cine del director escocés Armando Iannucci gusta de referir temas políticos con sentido del humor, como demostró en In the Loop o en series de éxito como Veep. Aquí repite fórmula con un humor constante, paródico hasta el extremo, que alcanza algunos momentos cotas bastante altas, aunque no siempre inviten a la carcajada, mientras que el tono –más o menos elegante salvo en el uso de algunos vocablos procaces– resulta de lo más adecuado para describir el surrealista circo de payasos en que se convierte el gobierno soviético durante algunos días, lo cual no significa que la muerte pueda esconderse detrás de la esquina. Porque se describe bien la lucha entre Khrushchev y Beria por tomar el control del país, conspirando aquí y allá siempre con intereses personales en nombre del partido, del futuro soviético y bla, bla, bla. Del reparto coral destacan sin duda un maquillado Steve Buscemi en el papel de Khrushchev, el alelado Jeffrey Tambor como Malenkov y el más maquiavélico Simon Russell Beale en el de Beria.

6/10
55 Steps

2017 | 55 Steps

El contable

2016 | The Accountant

Christian Wolff arrastra su autismo desde niño, vive en su propio mundo, tiene dificultades para empatizar y adivinar lo que sienten los otros. Esto fue una losa en su hogar, los progenitores se separaron, y el padre le educó a él y a su hermano con mano dura, su profesión de militar le impulsó a prepararles para los desafíos de la vida. Ya adulto, Christian ha utilizado su prodigiosa cabeza para las matemáticas para ejercer de contable, lavando las cuentas a impresentables criminales. Su asesora le recomienda un trabajo más tranquilo, pues el Departamento del Tesoro va tras su pista. Pero investigar incongruencias en los libros de una empresa de robótica va a resultar más peligroso que cualquiera de sus trabajos previos. Después de ver El contable, uno casi está esperando ver en los créditos la leyenda "basada en una novela de John Grisham", por el tipo de historia e incluso el título, pero no, su guionista es alguien bastante desconocido, Bill Dubuque, aunque firmó hace dos años el libreto de una película bastante apañada, El juez, el primero de sus guiones llevado a la pantalla. Tras la cámara está Gavin O'Connor, un director que llamó la atención en 1999 con una historia diferente, Tumbleweeds, aunque luego ha derivado a tramas más comerciales, como la épica deportiva que dio lugar a El milagro, o la que nos ocupa, un thriller que tiene al espectador más o menos en vilo durante todo el metraje. El guión maneja diversos puntos de vista, y también juega con saltos temporales, sobre todo flash-backs de la infancia del protagonista. La mención en varios momentos al concepto "puzzle" bien puede aplicarse al entramado narrativo, donde las piezas encajan bastante bien, es una lástima que el desenlace, bastante forzado estropee el conjunto un tanto. Lo que es una pena, porque hay escenas casi de manual de guión, muy bien escritas, por citar alguna del principio, la de la consulta del neurólogo con tres niños en danza, el médicos, y los padres de uno de ellos. De algún modo el esquema argumental responde al paradigma de algunos superhéroes Marvel relativamente normales como Daredevil al que curiosamente Ben Affleck dio vida en la mediocre versión cinematográfica. Ahí tenemos a alguien lacónico que no tiene superpoderes, pero sí habilidades especiales que trata de manejar con cierta honradez, aunque fuera de la legalidad y anónimamente, y en sus peligrosas andanzas pone en riesgo la vida de los que se cruzan con él, ya sea el pacífico matrimonio cuyas cuentas lleva, o la colega contable a la que da vida la menudita Anna Kendrick. El conjunto es bastante entretenido, con una correcta puesta en escena y un reparto bien escogido. Carga un poco la violencia, últimamente el realismo en los disparos en películas y series resulta excesivo.

6/10
The D Train

2015 | The D Train

Dan Landsman (Jack Black), casado y con un hijo adolescente, nunca fue muy popular en el instituto. Y ahora, como miembro del comité de organización de la fiesta del 20 aniversario de la promoción, tampoco le hacen mucho caso sus compañeros. Para lograr que la fiesta sea un éxito se le ocurrirá sin embargo una idea original: traerse a Oliver Lawless (James Marsden), quien fuera el chico más popular del curso, que ahora ha hecho carrera como actor en Hollywood. Según Dan, Oliver será la clave para que todo el mundo acuda a la reunión. Y, engañando a su jefe Bill (Jeffrey Tambor) como si de un viaje de negocios se tratará, Dan vuela hasta Los Ángeles para convencer a Oliver para que se apunte al festejo. Los guionistas Andrew Mogel y Jarrad Paul, responsables de la muy superior Di que sí, debutan también en la dirección con esta gamberra comedia dramática, bastante singular respecto al tono que adopta. Bajo los numerosísimos gags groseros y escatológicos, diseñados para quitar hierro al asunto (y en donde quedan patentes la hipersexualización que supone la ideología de género, y la carente educación paternofilial de la familia protagonista), se esconde una base dramática que saca a la luz frustraciones y traumas propios de la modernidad. Puede leerse así la película como una parábola sobre la falsedad de las apariencias y de la fama, con una clara moraleja acerca de lo peligroso de crearse expectativas y de ver estúpidamente el éxito en lo que realmente no tiene el más mínimo valor. Todo ello puede emerger a propósito de la insatisfacción que puede sobrevenir en ciertas épocas de la vida. Pero, aun con ese fondo tan enjundioso como peliculero, The D Train resulta muy poco atractiva y ratos pesadita, un cúmulo de situaciones vergonzantes, con personajes adultos muy patéticos, incapaces de avanzar y de ver las cosas con un mínimo de raciocinio. Jack Black se esfuerza por hacer amable al protagonista, con una de sus típicas sobreactuaciones, pero ni siquiera hay alguna escena del film que merezca realmente la pena.

3/10
Transparent

2014 | Transparent | Serie TV

Mort, profesor de ciencias políticas ya retirado, y separado de su esposa, se dispone a salir del armario ante sus tres hijos adultos, y explicarles su lado femenino, su deseo de ser mujer. Ellos son Sarah, casada y con dos hijos, y que es infiel a su marido con una mujer con la que ya jugueteaba lésbicamente en la universidad; Josh, productor musical, promiscuo con las artistas a las que representa; y la pequeña, Ali, lista pero insegura, con un cuerpo del que no está satisfecha y actualmente en paro. Serie producida por Amazon directamente para internet, y premiada con el Globo de Oro a la mejor comedia. También supuso el Globo de Oro para su actor principal, Jeffrey Tambor, en uno de esos papeles que marcan la carrera de un intérprete, realmente está muy convincente. La escribe y la dirige Jill Soloway, bregada en series de famiias desestructuradas como A dos metros de tierra y United States of Tara. Ofrece un fiel reflejo de hacia donde podría estar caminando la sociedad occidental abriendo el abanico de la familia de toda la vida a otras alternativas. Verdaderamente Mort (o Maura), hace en un determinado una terrible constatación cuando declara no entender cómo ha podido criar a unos hijos tan egoístas, incapaces de mirar más allá de ellos mismos. La trama acumula cuestiones que marcan cierto vacío existencial muy actual: individualismo, soledad, secretismo, insinceridad, miedo, inseguridad, insatisfacción con el propio cuerpo y narcisismo, obsesión con la forma física y la dieta, homosexualidad, bisexualidad, transexualidad, infidelidad, relaciones con jovencitas, aborto, agobio por los medios económicos, paro e inseguridad laboral... Y por supuesto, al fondo, está la absoluta carencia de recursos morales para afrontar los desafíos que la vida lleva consigo.

5/10
R3sacón

2013 | The Hangover 3

Tercera entrega de la saga iniciada en 2009 con la alocada pero inspirada Resacón en Las Vegas, que continuó en 2011 con Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!, un poco inferior. Vuelve a dirigir y coescribir el guión Todd Phillips, que ha ejercido ambas labores también en las dos anteriores. Philips acierta junto con el otro autor del libreto, Craig Mazin (que también participó en la segunda) al apartarse esta vez del ya manido esquema de las dos anteriores, en las que los protagonistas se despertaban tras una noche loca e intentaban averiguar qué ocurrió. En R3sacón no hay boda, al menos como punto de partida. Stu, Doug y Phil han sentado la cabeza y dejaron atrás las juergas. El trío trata de ayudar al único miembro de la manada que sigue en sus trece, el díscolo Alan, llevándole a una clínica psiquiátrica en la que le pueden ayudar. Pero por el camino son abordados por los sicarios de Marshall, un gángster molesto porque Chow, amigo sobre todo de Alan, le ha robado una enorme cantidad de oro. En la línea gamberra de sus predecesoras y aunque no cuenta con un guión tan inspirado como el de la primera parte, lo cierto es que R3sacón logra su objetivo de hacer reír, especialmente con su delirante inicio, y con una secuencia que aparece durante los títulos de crédito. En principio parece cerrar la saga, aunque en Hollywood todo lo que sigue dando dinero es susceptible de tener más continuaciones. R3sacón recupera a los actores principales, los eficaces Bradley Cooper, Justin Bartha, Ed Helms y Zach Galifianakis, que esta vez tiene mayor protagonismo. También reaparecen algunos ilustres secundarios, entre ellos Heather Graham o Ken Jeong. Se incorporan John Goodman (como peligroso gángster) y una Melissa McCarthy (dependienta de un comercio de compra de oro) que parece que ni pintada para la saga. Esta vez parece haber alguna pequeña reflexión en torno a la urgente necesidad de madurar de quienes pretenden prolongar la adolescencia indefinidamente, si bien el film tiene claro a dónde va y predominan los disparates.

5/10
Phil Spector

2013 | Phil Spector

Phil Spector es un productor musical mítico, que trabajó con todos los grandes y revolucionó la industria. Fue un superventas, e introdujo innovadores sistemas de grabación. También es famoso por su carácter volcánico, e hizo una breve incursión cinematográfica en un film emblemático de la contracultura, Easy Rider. En 2003, la actriz Lana Clarkson murió de un disparo en la boca, y él fue acusado de asesinato, aunque la defensa sostuvo que se trató de un suicidio accidental. Este film escrito y dirigido por David Mamet describe cómo la abogada Linda Kenney Baden asume la defensa de Spector. Mamet asegura que su film no pretende contar las cosas tal y como ocurrieron, entre otras cosas porque le faltan datos para poder hacerlo. Lo que pretende es entregar, en sus propias palabras, “una fábula”, donde el personaje de Helen Mirren sería una especie de doncella virginal que se adentra en el laberinto del Minotauro, el Spector encarnado por Al Pacino. Y ofrecer una reflexión sobre las bondades y defectos del sistema judicial, donde es piedra angular la presunción de inocencia, y la carga de la prueba es para dar el veredicto de culpabilidad. Las tramas en los tribunales no son ajenas a la filmografía de Mamet, que firmó el guión de Veredicto final, y también dirigió El caso Winslow. El film está casi concebido como una obra de teatro, una pieza de cámara donde el peso recae sobre dos personajes, soberbiamente interpretados por Mirren, muy sobria, y Pacino, contenido en la excentricidad de Spector y sus pintorescos pelucones. Resulta curioso como las escenas ante el tribunal están reducidas al mínimo, y hay en cambio otra, muy eficaz, de ensayo de una comparecencia, como acentuando el carácter del film que no pretende estar en posesión de la verdad absoluta sobre el caso, presentando en cambio hipótesis que permitirían el veredicto de “no culpable”, que no de “inocente”. Con inteligencia se usa la música lo justo, con buenas ideas, como la de los dibujos de Spector durante el juicio, transformados en notas musicales.

6/10
Paul

2011 | Paul

Graeme y Clive, creadores británicos de un cómic que no conoce ni Tarzán, están cumpliendo el sueño de su vida: acudir a ComiCon, la famosa convención de cómic y cultura pop en San Diego, Estados Unidos, para recorrer después en caravana, en plan turista, el Área 51 y demás lugares de supuestos avistamientos de ovnis y encuentros con extraterrestres. No cuentan con que se van a topar justamente con un alien, prisionero del gobierno yanqui durante décadas, y que espera, con su ayuda, volver al fin a casa. Divertida comedia pergeñada por el dúo de actores y guionistas británicos Simon Pegg y Nick Frost. Maneja la cámara otro especialista en el género, pero americano, Greg Mottola. El resultado combina con bastante acierto los estilos de humor anglosajón de uno y otro lado del Atlántico. Si en otras ocasiones estos cineastas han parodiado las historias policiales (Arma fatal) o las pelis de zombies (Zombies Party), ahora el blanco de sus bromas son los frikis y las películas de ciencia ficción, con menciones expresas a los trabajos de Steven Spielberg -Encuentros en la tercera fase y E.T., el extraterrestre-, George Lucas -la saga de La guerra de las galaxias- y Barry Sonnenfeld -Men in Black, que a la postre se basaba en un cómic-, guiños que harán las delicias del aficionado, aunque exigen cierto grado de complicidad. El trío de cineastas maneja bien los tópicos extraterrestres, explotando cómicamente con acierto la imagen de Paul, un alienígena que no responde a los estereotipos al uso, ni en vertiente belicosa ni en vertiente 'venimos en son de paz'. En línea con su estilo iconoclasta que trata de no ser cruel, ponen en su punto de mira con ironía a agentes del gobierno, paletos de diverso fuste y fundamentalistas, un padre y su hija. Existe cierto coraje en criticar, con humor, algo que cada vez se instalando más en la percepción de la opinión pública, la idea de que una amistad masculina entre dos hombres sólo puede ser una relación gay; en cambio falta contención en el ataque desaforado a los fundamentalistas cristianos, en que se da carta de naturaleza a cierto cientifismo mientras se desacreditan las creencias religiosas.

6/10
Win Win, ganamos todos

2011 | Win Win

Mike Flaherty es abogado de una pequeña población, felizmente casado, con dos niñas. En sus ratos libres entrena al equipo de lucha libre de un instituto. Enredado en dificultades económicas con las que no quiere preocupar a su esposa, acepta ser el tutor legal de un cliente anciano con principio de demencia senil, lo que supone unos ingresos extra. Un día se presenta Kyle, el nieto adolescente del anciano, con dificultades en casa, su madre soltera está en un programa de desintoxicación. Los Flaherty acogen en su hogar al chico, mientras Mike descubre que tiene ahí un diamante en bruto, Kyle tiene talento más que sobrado para la lucha libre. El actor Thomas McCarthy prueba su enorme talento para el guión y la dirección de películas, demostrado anteriormente en Vías cruzadas y The Visitor. Deslumbra lo fácilmente que fluye la narración de esta película, que combina elementos de drama, comedia y cine deportivo, sin que se imponga claramente ninguno de estos géneros. El cineasta sabe plantear conflictos de entidad, todos resumibles en la importancia de superar egoísmos y prejuicios para ocuparse generosamente de los demás, con la idea clara de que, como culminaba la película Con faldas y a lo loco, “nadie es perfecto”, a lo que podríamos añadir, “en todos podemos encontrar rasgos positivos, aunque no falten las manías y defectos”. Y al tiempo, toda la narración esta sembrada de pequeños detalles que la dotan de una agradecible credibilidad, mientras la lucha libre sirve de metáfora acerca de las peleas cotidianas que corresponden a todas las personas. El film es modélico en la construcción de personajes, con unos actores perfectamente seleccionados y dirigidos. Parece claro que McCarthy vierte en la película su propia experiencia familiar en los miembros de la familia Flaherty –estupendos Paul Giamatti y Amy Ryan, más las niñas–, pero además compone con acierto a los amigos del protagonista –estupendos secundarios Jeffrey Tambor y Bobby Cannavale–, a la abogada –Margo Martindale– y a los componentes de la familia desestructurada –el abuelo Burt Young, la hija Melanie Lynksey, el nieto Alex Shaffer, que debuta como actor–.

8/10
Los pingüinos del Sr. Poper

2011 | Mr. Popper's Penguins

Jim Carrey protagoniza esta adaptación del libro infantil de Richard y Florence Atwater, considerado un clásico en los países de habla inglesa. Aunque se editó en 1938, la trama está adaptada a la actualidad, y cambia sustanciosos detalles. Por ejemplo, el protagonista, el Sr. Poper, ya no vive en una pequeña ciudad sino en la bulliciosa Nueva York, y no conversa por radio con el almirante Drake, de expedición por la Antártida, sino con su propio padre, desde su infancia. Poper tiene éxito en una gran empresa dedicada al negocio inmobiliario, y está a punto de convertirse en socio, aunque para ello tiene que conseguir comprar la única propiedad privada de Central Park. Aunque consigue hablar con la propietaria, Mrs. Van Gundy, ésta no accede a vender porque no le considera un hombre equilibrado con sólidos valores. Y está en lo cierto, pues demuestra pocos escrúpulos en su trabajo, y echó a perder su matrimonio con Amanda, con la que tiene dos hijos, y que ahora mantiene otra relación. La vida del Señor Poper cambiará por completo cuando recibe como herencia por parte de su padre –explorador con el que no se ha relacionado mucho, salvo a través de las ondas radiofónicas– un pingüino al que se unirán otros cinco... Dirige con el suficiente pulso Mark Waters (Las crónicas de Spiderwick), que por un lado da rienda suelta a Jim Carrey para sus excesos y muecas, que a veces logran las risas esperadas. Por otro lado, también aprovecha que cuenta con un sólido elenco de secundarios en el que destaca Carla Cugino y la veteranísima Angela Lansbury como la honesta Mrs. Van Gundy. También es un acierto que se mantenga el tono familiar, muy alejado de las comedias más groseras de Carrey, como Dos tontos muy tontos. Además, encierra un inteligente alegato a favor de la unidad familiar, y los efectos especiales otorgan una gran expresividad a los pingüinos protagonistas, cada uno con una personalidad propia.

6/10
Atraco por duplicado

2011 | Flypaper

Tripp Kennedy consigue llegar a una sucursal bancaria poco antes de la hora de cierre, para realizar una gestión. Ignora que casualmente dos bandas de atracadores han decidido atracar la oficina a la misma hora, por lo que se produce un tiroteo. Kennedy logra poner a salvo a Kaitlin, una cajera, mientras comprueba atónito que ambos grupos de criminales no saben qué harán a continuación. Aunque la premisa podría haber dado juego, fracasa el guión de Jon Lucas y Scott Moore, responsables de Resacón en Las Vegas, su secuela y El cambiazo. No logran ni sacarle humor a la situación, ni desarrollar los personajes, ni evitar estancarse tras los minutos iniciales. Ante esto, poco puede hacer el realizador Rob Minkoff –que paradójicamente ha tenido más éxito por el reestreno casi al mismo tiempo en 3 dimensiones de su película más conocida, El rey león–, que trata infructuosamente de darle ritmo a la historia. En cuanto al reparto, Patrick Dempsey cumple sin resultar memorable, a Ashley Judd le falta papel, y Tim Blake Nelson y Pruitt Taylor Vince resultan exageradísimos como dos criminales de poca monta, que desentonan frente a sus profesionales oponentes.

4/10
Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!

2011 | The Hangover 2

Vísperas de boda en Tailandia, esta vez se casa allí con su novia de ese país el dentista Stu. Y sus amigos de francachelas Phil y Alan, más Doug, se disponen a acompañarle en tan memorable ocasión. Por supuesto, la idea es no meterse en líos, como les ocurrió en su despedida de solteros en Las Vegas con ocasión de la boda de Doug. Pero, como no podía ser de otra manera, tras una noche de desenfreno de la que no recuerdan nada, se despiertan resacosos en Bangkok habiendo perdido al hermano de la novia, con el dedo mutilado de alguien, un divertido mono saltarín y un asombroso tatuaje en el careto de Stu. Secuela de la exitosa comedia gamberra Resacón en Las Vegas, la idea de Todd Phillips y compañía es ofrecer sin disimulos una película cortada exactamente por el mismo patrón, incluido el álbum de fotos con que se cierra el film. De modo que la personalidad de los tres amigos sirve para elaborar los diferentes gags basados en el absurdo –el dinámico Phil, el tarado Alan, y el apocado con un lado salvaje Stu–, con frecuencia de dudoso gusto –véase el “hongo” en la alfombra del motel donde se despiertan–, aunque en algunos casos francamente desternillantes –los relativos al padre de la novia y al estrafalario carácter de Alan–. Está claro que el film es sintomático de los derroteros que toma actualmente la comedia contemporánea, que opta por pintar personajes inmaduros, sin plantearse grandes cuestiones acerca de su comportamiento más allá de una innegable camaradería. Las bromas sofisticadas se dirían cosa del pasado, ahora la zafiedad, más o menos refinada, es lo que prima.

5/10
Dinero sangriento

2011 | For the Love of Money

Izak es un hombre que siempre ha vivido fuera de la ley. Cuando intenta sentar la cabea y abandonar su antigua vida de mafioso se dará cuenta de que eso es algo más complicado de lo que pensaba. Le falta ritmo y un guión más sólido a este drama criminal, de hechuras no demasiado originales, en parte ambientado en Israel. Al menos, el protagonista, interpretado por Yehuda Levi, cae bien, y ayuda que entre el reparto haya rostros conocidos, como los de Oded Fehr o el del veterano James Caan. Al parecer la historia está inspirada en hechos reales.

4/10
Increíble, pero falso

2009 | The Invention of Lying

El mundo, tal y como lo conocemos en la actualidad, pero con una 'pequeña' diferencia: la gente no miente, dice siempre lo que piensa. Lo cual no significa, ni mucho menos, que la gente sea buena, pues suelta lo que le ronda por la cabeza, por terrible y ofensivo que pueda parecer, sin consideración hacia las personas que tenga delante. En tal tesitura Mark es un cuarentón gordito, enamorado de Anna, quien no le toma en serio, pues piensa que no está a su altura; ni física ni profesionalmente, pues él es un guionista de cine a punto de quedarse sin empleo. El caso es que en un momento de apuro, en que necesita dinero para pagar el alquiler, dice la primera mentira de la historia. A partir de entonces se da cuenta que él es la única persona del mundo capaz de no decir la verdad, lo que empieza a utilizar en su favor, para prosperar en el trabajo y hacerse rico. Reconozcámoslo. La premisa de esta película escrita y dirigida por el tándem Ricky Gervais-Matthew Robinson es original, y da lugar a escenas hilarantes, un poco al estilo de Atrapado en el tiempo, donde también surgen las dudas al protagonista de qué uso debe dar al peculiar 'don' de la mentira. Por ejemplo, tendrá claro que no puede mentir para conseguir el amor, se trata de algo demasiado valioso para hacer trampas. Ideas como que las películas consisten en tipos que leen, ya que no existen actores que puedan fingir una ficción, tienen su gracia. En cambio, lo que es una mentira 'piadosa' –decir en el lecho de muerte a su madre que le espera una felicísima vida eterna–, no resulta tan problemático para el protagonista, que a modo de nuevo Moisés contará ocurrencias sobre el bien y el mal a la gente, supuestamente comunicadas por 'El hombre del cielo'. En estos pasajes el film adopta una línea comparable a Como Dios, pero late en el fondo una idea peligrosa, por mucho que se quiera invocar el tono de comedia disparatada de la película para justificarla: la religión es mentira, un invento para consolarse ante la nada a la que todos estamos destinados. Sin duda que tal planteamiento puede ahuyentar, como es lógico, al público creyente. Y es una pena tal enfoque 'seudoteológico', al igual que algunas bromas verbales sobre sexo que no pegan mucho en un film que podía ser, simplemente, la típica fabulilla divertida. Cierto es que algún momento la narración se atranca, pero la simpatía de Ricky Gervais –también protagonista– y de su amada Jennifer Garner ayudan a que la cosa al menos no agote, lo que no es poco en tiempos en que la comedia resulta muy poco imaginativa.

5/10
Resacón en Las Vegas

2009 | The Hangover

Phil, Stu y Alan se disponen a acompañar a Doug en su despedida de soltero en Las Vegas. El primero es un guaperas, profesor en un colegio, felizmente casado; el segundo es dentista, y debe ocultar a su estricta novia la meta de su viaje, asegurando que marchan de cata de vinos a Napa Valley; y el tercero, hermano de la novia, es el más pringado de todos, entre pervertido, débil mental y adicto a las drogas. Pasarán una noche loca, y al día siguiente despiertan con su suite patas arriba, un tigre pululando por ahí y un bebé lloriqueando. Lo peor de todo es que Doug ha desaparecido, no se acuerdan de nada, y la boda es al día siguiente en Los Ángeles. Una película al estilo de la hispana Fuga de cerebros, pero con un poco más de seso y clase. Comparable a los títulos más inspirados de los hermanos Farrelly o Judd Apatow, o sea, a Algo pasa con Mary y Lío embarazoso. El bien estructurado guión lo firman Jon Lucas y Scott Moore, que antes hicieron Como en casa en ningún sitio, y dirige un Todd Philipps que empezó con comedias al estilo Porky's (Viaje de pirados, Aquellas juergas universitarias), para pasarse a algo más convencional (Starsky & Hutch (2004)), y madurar en la ruta de la comedia disparatada con Escuela de pringaos. Aquí sigue la vena de explotar situaciones completamente absurdas, que se dirían imposibles en el mundo real, ilógicas, pero que funcionan en el mecanismo de la trama de juerga increíble. Phillips sabe imprimir ritmo a la historia, y aprovecha bien una serie de gags desternillantes, muy ocurrentes, con frases brillantes: la pregunta sobre el antiguo ocupante del hotel Caesar's Palace es un ejemplo entre mil de lo que resulta ser una auténtica antología del disparate. Pero... Pero, como suele ocurrir en este tipo de filmes, se sigue con demasiada frecuencia el camino de la zafiedad, incluso con imágenes desagradables -esa galería de fotos al final, que resume la noche olvidada–, que verdaderamente no hacían ninguna falta. Podría uno decir que la película es un canto a la amistad o así -la película, tras el planteamiento esbozado antes, no consiste en otra cosa que en dar con el paradero del novio-, o que da por bueno que todo vale en una despedida de solteros, no hay cortapisas morales, pero seguramente es decir demasiado, estamos ante un puro divertimento, típico de la sociedad inmadura en la que estamos inmersos.

6/10
Hellboy 2. El ejército dorado

2008 | Hellboy II: The Golden Army

En la primera parte dedicada a este personaje, Guillermo del Toro adaptó con mucha fidelidad uno de los comics de Hellboy. Esta vez, el mexicano ha concebido una historia original, junto con Mike Mignola, creador del personaje, y se ha encargado de escribir el guión ‘a su aire’. Curiosamente, el cineasta, que se prepara para dirigir la adaptación en dos películas de ‘El hobbit’, ha incluido varios elementos que recuerdan a la mitología de J.R.R. Tolkien. Así, el desencadenante de la historia es un poderosísimo objeto mágico de la antigüedad, en concreto una corona que controla un tenebroso ejército, tan poderosa que fue dividida en tres partes. Dos anillos, uy, perdón, trozos de la corona, fueron a parar a los elfos, y uno a los humanos, condenados a morir. Esta historia se la contaba su padre adoptivo, el profesor Bloom, al demonio crecido entre los humanos Hellboy, cuando era pequeño. Años después –como se vio en la entrega anterior– Hellboy se ha convertido en miembro de una agencia gubernamental dedicada a la investigación de fenómenos paranormales, denominada BPRD. Junto con sus compañeros –su novia Liz Sherman, con poderes piroquinéticos, y Abe Sapien, un hombre-pez capaz de ver el pasado o el futuro de los objetos–, Hellboy investiga el brutal robo de una pieza de la antigua corona –la que permanece entre los humanos–, que iba a ser vendida al mejor postor en una casa de subastas neoyorquina. El culpable es Nuada, el príncipe heredero del reino de los elfos, que tomó la pieza que poseía su padre, tras acabar con su vida. Le falta un tercer fragmento, en poder de su hermana gemela, la princesa Nuala, a la que Hellboy y sus chicos tratarán de proteger. Del Toro supera la anterior entrega, sobre todo porque introduce muchos elementos muy personales en el guión, como la relación de pareja, entre Hellboy y Liz, que ya estaba apuntada anteriormente y que al parecer se basa en la relación entre el cineasta mexicano y su esposa. Sus problemas para vivir el día a día humanizan muchísimo a los personajes, con alguna frase muy realista, como cuando Hellboy viene a decir que daría la vida por ella, pero lo que realmente le cuesta es ‘fregar los platos’. También tiene un gran interés el enamoramiento entre Abe Sapien y la princesa Nuala. Resultan bastante cercanos los esfuerzos de estos ‘freaks’, que a pesar de su apariencia escalofriante para los humanos, intentan agradar, integrarse entre la gente normal y convertirse en héroes. En este sentido, no resultan gratuitos los homenajes a Frankenstein (monstruo incomprendido por excelencia) y a otras criaturas de la época dorada del cine de terror de la Universal. Por otro lado, predomina un tono humorístico muy de agradecer, que da lugar a momentos divertidos. Introduce también Del Toro criaturas muy características de su universo personal, tan originales como evocadoras, realizadas con unos efectos especiales memorables. A nivel visual, el film es apabullante, con momentos vistosos, como el enfrentamiento con la judía que se convierte en un ser espantoso en contacto con el agua, o la llegada del Ejército Dorado. En cuanto al reparto, Ron Perlman vuelve a demostrar que es un actor único para interpretar con una gran expresividad a personajes que requieren muchísimo maquillaje. Le acompaña la correcta Selma Blair y correctos secundarios. Destaca Doug Jones (Abe Sapien), al que ni siquiera se le ve por el maquillaje, y que tiene que apoyarse básicamente en su voz, que por lo visto fue sustituida por la de otro actor en el primer Hellboy. Todo esto, y un ritmo dinámico, permite pasar bastante por alto la simpleza de la historia, y que las secuencias de acción se alarguen innecesariamente, probablemente por exigencias de la productora.

6/10
Superhero Movie

2008 | Superhero Movie

Rick Riker es un joven muy, muy, pero que muy torpe, aunque con un gran corazón. Un día acude con sus compañeros a visitar un centro donde se experimenta genéticamente con animales como las libélulas. El desafortunado Riker tiene la suerte de que le pique uno de estos bichitos. La picadura le cambiará la vida pues a partir de entonces descubre que tiene superpoderes. No ve otra salida a su nueva situación que convertirse en superhéroe y luchar contra el crimen, lo que no es tan fácil como parece, por muchos poderes que se tengan. En pleno boom de cintas de superhéroes, llega Superhero Movie, parodia de este tipo de películas en general, y de Spider-man en particular. De los creadores de la saga de Aterriza como puedas y Scary Movie, tiene en común con estas franquicias el tipo de humor absurdo y en ocasiones soez. Como clásico de este tipo de comedia más simple y paródica, está en el reparto Leslie Nielsen, que hace de tío del chico. Esta película también tiene en común con la saga de Aterriza y de Scary, que resulta más divertida si se conocen las películas que se parodian. Es decir, quien no tenga ni idea de superhéroes, no entenderá la mayoría de los chistes.

4/10
Los Teleñecos y el mago de Oz

2005 | The Muppets' Wizards of Oz

Dorothy, una chica de Kansas, sueña con hacerse famosa como cantante. Un inesperado tornado transporta a Dorothy y a su mascota al mágico mundo de Oz. Dorothy trata de llegar hasta el mago del lugar, la única persona que puede ayudarle a volver a casa. Revisión libre del libro de L. Frank Basum protagonizada por los Teleñecos. Los personajes creados por Jim Henson cumplen 50 años. Abundan los cameos de personalidades como Quentin Tarantino.

5/10
Funky Monkey

2004 | Funky Monkey

Clemens es un chimpancé al que una siniestra organización recluye en un laboratorio para convertirle en experto en artes marciales. Pero Jack McCall, su cuidador, decide llevárselo. Mientras escapan de los agentes enemigos, ambos son ayudados por Michael, un niño que se convertirá en amigo inseparable de Clemens. Éste resultará ser el mejor compañero de juegos posible, capaz de jugar al fútbol como nadie. Animales excepcionales y entrañables, como la perra Lassie, la Orca Willy, el delfín Flipper, Beethoven o Rodolfo Langostino, han protagonizado ilustres entretenimientos apropiados para un público familiar. En esta ocasión, toma el relevo un mono entrenado para convertirse en una especie de Jet Li peludo.

3/10
Hellboy

2004 | Hellboy

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis patrocinan un ritual pagano mediante el que el mismísimo Rasputín pretende traer a la Tierra a un demonio poderoso que les permita ganar la contienda. Algo sale mal, y sólo consiguen traer a un bebé de diablo rojo. Tras ser rescatado por el ejército aliado, será criado como un hijo por el profesor Broom. Convertido en un demonio adulto, socarrón y fumador de puros, Hellboy se hará miembro de una sociedad secreta: el Instituto para la Investigación Paranormal y de Defensa. Esta organización combate el mal y previene la llegada a nuestro mundo de otros demonios. Pero Rasputín reaparece para intentar atraer a Hellboy al lado oscuro. El cineasta mexicano Guillermo del Toro está especializado en cine fantástico, y es el autor de Cronos, Mimic y Blade 2. En esta ocasión toma por los cuernos la adaptación al cine del demoníaco personaje procedente del cómic, al que manifiesta tener un gran aprecio. Al frente de su equipo habitual, que incluye al director de fotografía Guillermo Navarro y al compositor Marco Beltrami, Del Toro logra una modélica ambientación gótica, compone eficaces secuencias de acción, y humaniza a los personajes a pesar de su carácter irreal. Al guión le falta solidez, quedándose a ratos en una acumulación de situaciones artificiosas. Se juega bien la carta del humor, pero se habría agradecido un mejor aprovechamiento del potencial dramático del personaje, con complejo de culpa porque en realidad es un demonio. De todas formas, por su alta calidad técnica apasionará a los aficionados al cómic e incondicionales del cine fantástico. Para ellos sale también a la venta la edición del coleccionista, que incluye una estatuilla de Hellboy y el Director’s Cut, un montaje distinto al que se vio en los cines.

5/10
El más buscado en Malibú

2003 | Malibu's Most Wanted

Comedia tonta con un reparto coral bastante apañadito pero con una guión verdaderamente pobre. Se trata únicamente de hacer reír y eso ni lo consigue en la mayoría de los casos. La trama se centra en Bill Gluckman y su díscolo hijo Brad. El padre (Ryan O'Neal), es un importante y adinerado judío de Malibú que desea hacer carrera política y convertirse en gobernador de California. Lo malo es que su hijo (Jamie Kennedy) tiene ínfulas de estrella y pretende convertirse en rapero. El resultado cada vez que hace alguna aparición es lamentable, con lo que peligra la carrera de su padre. Éste decide entonces contratar a unos actores para que lo secuestren y le hagan saber lo duro que es el mundo del rap...

3/10
Arrested Development

2003 | Arrested Development | Serie TV

Michael Bluth, viudo con un chico adolescente, se entera de que su padre ha sido detenido por malversación de fondos. Michael tratará de sacar adelante el negocio de su familia. Fresca comedia, ganadora de cinco premios Emmy, creada entre otros por Ron Howard, director de Una mente maravillosa.

5/10
¿Conoces a Joe Black?

2003 | Meet Joe Black

Se acerca el 65 cumpleaños de William Parrish. Hombre honesto, gran magnate de las telecomunicaciones, querido por sus dos hijas… No imagina que le espera la muerte. Una muerte que, personificada en el cuerpo de un joven apuesto que acaba de fallecer, le concede un "impasse": no le llevará al más allá mientras le sirva de guía en su deseo de conocer cómo es ser humano. Las cosas se complican cuando la muerte, que adopta el nombre de Joe Black, y Susan, la hija menor de William, se enamoran. Martin Brest (Huida a medianoche, Esencia de mujer) ofrece una nueva versión, de amor y lujo, y bastante libre, del viejo film de Mitchell Leisen La muerte de vacaciones. Y arriesga en alguno de sus planteamientos. El primero, la duración: tres horas de metraje. Puede parecer exagerado, pero hay una razón: la opción consciente de un "tempo" lento, como si el paso de los días y las horas se ralentizara por la graciosa concesión, a William, de una ración "gratis" de vida. De tal modo que la elaborada fiesta de cumpleaños que prepara Allison, la hija mayor, parece que no va a llegar nunca, a pesar de estar tan próxima. En su concepción de la muerte, Brest y sus guionistas mantienen las distancias. Presentan la vida de William (genial Anthony Hopkins, que borda siempre todo lo que le echen) como modelo de vida plena: un trabajo bien hecho, con responsabilidad y preocupación social; el amor feliz con su esposa, ya fallecida; dos hijas, que con sus mases y sus menos, le han dado muchas satisfacciones… Pero se obvia que, sobre esa vida, haya que rendir cuentas a alguien. Más bien parece que la recompensa de un buen comportamiento es la autosatisfacción del deber cumplido, la paz con uno mismo.

5/10
El Grinch

2000 | How The Grinch Stole Christmas

Cuento de Navidad, basado en un personaje muy popular en EE.UU, creado por el Dr. Seuss. La historia es sencilla, y la acompaña a ratos un narrador, que introduce unos ripios graciosos e ingenuos. Los preparativos de celebración de la Navidad en el imaginario pueblo de Villaquién, sirven para ofrecer una razonable critica a la fiebre consumista, que conduce a la gente en fechas navideñas a la compra compulsiva de regalos, montones de regalos. Cindy, una niña, no entiende. ¿En eso consiste la Navidad? ¿En comprar, gastar y tener? Ella piensa que la Navidad debería consistir en buenas acciones como acompañar a quien está sólo. ¿Y quién más solo que el Grinch? ¿Y quién es el Grinch? Pues una criatura verde y peluda, traumatizada por una humillación infantil, que vive aislado del pueblo. Jim Carrey, tras sus trabajos “serios” en El show de Truman y Man on the Moon tiene la oportunidad de resarcirse con un film para el gran público, donde despliega todo su repertorio de muecas y chistes. El Grinch quiere estar en la línea de Pesadilla antes de Navidad, pero con menos poesía y mala leche.

5/10
Pollock

2000 | Pollock

Debut en la dirección del actor Ed Harris, que asimismo se reserva el papel protagonista. El film aborda la vida del pintor Jackson Pollock, desde que conoce a la que sería su esposa –la también pintora, aunque menos conocida, Lee Krasner–, hasta el fatal accidente que segó su vida. Por el modo de discurrir la historia, vemos un amor sincero por ambas partes, aunque más generoso desde el lado de ella. Él se agarra con más facilidad a todos los tics que se le suponen a un genio, para hacer y deshacer a su antojo, dejándose llevar por el estado de ánimo y las actuaciones excéntricas. E incluso se deja arrastrar por la infidelidad, zahiriendo innecesariamente a su mujer. El debutante Harris evita caer en un estilo autocomplaciente, o en el lugar común. Su estilo narrativo es seco, y no suaviza las asperezas del personaje protagonista. Y describe bien esos círculos seudointelectuales, en que se trata de todo frívolamente, sin llegar al meollo de las grandes cuestiones. El director logra además acercarnos a los momentos creativos del artista. Quizá los mejores pasajes del film son aquellos en que Pollock, después de contemplar la tela vacía durante largos minutos, se deja llevar por la inspiración para componer su obra. El film, que inexplicablemente ha tardado varios años en llegar a España, le valió a Marcia Gay Harden el Oscar por su magnífica composición de Lee Krasner.

6/10
Los Teleñecos en el espacio

1999 | Muppets from Space

Gonzo siempre se ha preguntado sobre sus orígenes. ¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿A dónde va? ¿Es un pavo, un pollo o qué? Con ayuda de su amigo Rizzo, está a punto de descubrir que sus parientes perdidos son seres alienígenas de otro planeta. Cuando Gonzo anuncia en el popular programa televisivo de Peggy Ovnimanía que él es la prueba viviente de que no estamos solos en el universo, se convierte en blanco de un paranoico agente del gobierno. Nueva y divertidísima aventura de los Teleñecos, donde el simpático Gonzo es protagonista absoluto. Eso sí, bien acompañado de Gonzo, la rata Rizzo, la cerdita Peggy, la rana Gustavo, Bobo el oso, el oso Fozzie, Animal, Dr. Teeth... La inspiración del disparatado argumento proviene de la hermosa balada de Paul Williams "I'm Going Back There Someday". Los graciosos personajes creados por el mítico Jim Henson (Cristal oscuro) continúan vivos gracias a su hijo Brian, en el momento en que la Jim Henson's Creature Shop cumple 20 años. Entre los manipuladores de los muñecos destaca Frank Oz, popular por manejar a Yoda en la saga de La guerra de las galaxias.

4/10
Inocencia interrumpida

1999 | Girl Interrupted

Los locos años 60. Susanna es una adolescente confusa, insegura. Como tantas, se supone. No opina lo mismo su psiquiatra, que recomienda a sus padres que la ingresen en una residencia de enfermas mentales. Ahí conoce a un grupo de chicas con problemas; trabará amistad con ellas, pese a los diferentes trastornos que sufre cada una. El film se basa en el libro autobiográfico de Susanna Kaysen, que cautivó a Winona Ryder hasta el punto de que la actriz ha ejercido de productora, y se ha reservado el papel protagonista. La actriz, que ingresó en un hospital de las características citadas a los 20 años, se vio muy atraída por la historia: “Me alucinó, y me dio lástima que el libro no se hubiera publicado al final de mi adolescencia. Los conocimientos de Susanna podrían haberme sido útiles para superar mis propios problemas cuando tenía 17 ó 18 años”. Pese a todo, el papel más jugoso del film se lo ha llevado Angelina Jolie, que da vida a Lisa. El Oscar que recibió por un papel de “persona completamente normal que lleva sus instintos al grado máximo” (son palabras de la actriz) parece confirmar esta apreciación. El film hará soltar más de una lágrima al espectador sensible.

7/10
Secuestrando a la señorita Tingle

1999 | Teaching Mrs. Tingle

Seguramente todos hemos tenido en el colegio un profesor o profesora que era el terror de los alumnos. Rostro agriado, mal humor, bofetadas (en el caso de que ya seamos algo mayorcitos) y notas no demasiado altas que digamos. Pues la señorita Tingle responde a la perfección a la descripción que acabamos de hacer. Y si no, que se lo pregunten a la pobre Leigh Ann, que ansía obtener una beca de estudios para salir de su pueblo; y la única pega es la señorita Tingle, que se niega a dar la nota deseada en la asignatura de historia. Como la ‘profe’ es muy terca, la chica, con ayuda de otros compañeros, deciden 'convencerla' con métodos 'persuasivos'. Pero encontrarán la horma de su zapato. Lo mejor del film, que combina miedo, intriga y comedia negra, es sin duda el trabajo de Helen Mirren (La locura del rey Jorge, La costa de los mosquitos) como la antipática maestra. El director y guionista Kevin Williamson dice haberse inspirado en una auténtica ‘profe’ que le amargó la vida en el ‘cole’.

4/10
Algo pasa con Mary

1998 | There's Something About Mary

Ted se enamoró de Mary en el instituto. Un singular percance le alejó de ella, pero nunca la ha olvidado. Hasta el punto de que 13 años después contrata a un detective privado para encontrarla. El problema es que el detective también se enamora. Como casi todo el mundo que se topa con chica tan mona y dulce. Los hermanos Farrelly debutaron con Dos tontos muy tontos, una comedia con cierta gracia, y algo de sal gruesa. La crítica se cebó con ella. Ahora llega Algo pasa con Mary, de enfoque parecido, y se califica de audaz comedia. ¿Quién tiene razón? Pues todos y ninguno. La historia es divertida, en su estilo paródico del romanticismo. Cameron Díaz da chispa al film como chica ingenua un poco a lo Marilyn Monroe. Las canciones están bien seleccionadas y los gags del perrito son desternillantes. Pero es cierto que el tono de algunos de los chistes... Sin duda que el del fijador para el pelo ya ha hecho historia.

6/10
Dr. Dolittle

1998 | Dr. Dolittle

Nueva versión de El extravagante Doctor Dolittle, musical que protagonizó Rex Harrison, a partir de las historias de Hugh Lofting. Cuando era pequeño, Dolittle podía hablar con los animales. Su padre le convenció de que aquello eran imaginaciones suyas, pero una vez adulto y convertido en prestigioso médico, descubre que conserva ese don. Todos le tomarán por chiflado, mientras él cura a todo tipo de animales. Eddie Murphy apuesta de nuevo por un remake, tras El profesor chiflado. En esta ocasión demuestra mejor gusto en su humor, al practicar cierta contención. Aunque los gags pueden resultar algo repetitivos, las situaciones al estilo Babe, el cerdito valiente o La mula Francis arrancan en bastantes ocasiones la risa, y configuran una aceptable película familiar. Los efectos especiales son de gran calidad.

4/10
Armados de poder

1997 | Weapons Of Mass Distraction

Dos magnates de los medios de comunicación intentan que sus televisiones gocen de los más altos niveles de audiencia y sus periódicos sean los más vendidos. Su ciega ambición les conduce a una loca guerra de medios. Uno de los magnates, Lionel Powers (Gabriel Byrne), intenta comprar un equipo de fútbol profesional que también desea su eterno rival, Julian Messenger (Ben Kingsley). A este no le sienta muy bien la jugada y lo que hasta entonces había sido una sana competitividad profesional se convierte en odio personal. En primer lugar Messenger emprende una campaña de difamación de su oponente, a la que éste responderá con todos los medios a su alcance. Seguirán todo tipo de chantajes e intrigas políticas que acabarán destruyéndolos a los dos. Apasionante sátira de la competitividad actual entre los modernos grupos de comunicación, que se puede extrapolar a la realidad de cualquier país. Dos grandes actores son los protagonistas de esta divertida comedia. Gabriel Byrne es un actor cada vez más en alza, como demuestran títulos como Muerte entre las flores. Ben Kingsley hace mucho tiempo que demostró su solvencia protagonizando títulos como Gandhi y La lista de Schindler. El filme está muy bien dirigido por Stephen Surjik sobre un guión de Larry Gelbart.

4/10
La caza de Eichmann

1996 | The Man Who Captured Eichmann

En 1960, el servicio secreto israelí, descubre que el ex teniente coronel Adolf Eichmann fue una de las figuras claves involucradas en el Holocausto nazi, y que ahora vive con el nombre de Ricardo Clement, instalado en Argentina. Las autoridades intentarán investigar el pasado de este hombre y las razones que le llevaron a participar en tal terrible exterminio. William A Graham lleva a la pantalla con gran exactitud el libro de Peter Z. Malkin y Harry Stein, que cuenta las investigaciones que lleva a cabo el servicio israelí para dar con Eichmann, un criminal nazi. Robert Duvall, quien fue nominado al Emmy por esta película, compone un personaje lleno de detalles y expresividad.

5/10
Mi querido enemigo

1996 | Big Bully

Comedieta pergeñada para dar rienda suelta a los gags tontorrones de Rick Moranis y Tom Arnold. Tras las cámaras se sitúa el eficaz Steve Miner (Mandíbulas), pero lo cierto es que la historia importa bien poco. David Leary llega a su ciudad natal después de muchos años, donde pretende establecerse junto con su hijo. Paulatinamente volverán los recuerdos de cuando era un jovencito a quien maltrataban. Especialmente David era el objeto de humillación de Rosco Bigger, llamado "El colmillo".

3/10
Pesos pesados

1995 | Heavy Weights

El campamento "Esperanza" está diseñado para que acudan niños obesos. Allí ninguno se siente discriinado y pueden hacer vida al aire libre sin problemas. Sin embargo, cuando un nuevo propietario se haga con el campamento las cosas van a cambiar totalmente. Y es que el nuevo jefe es un obseso del ejercicio y de la dieta sana, con lo que les hará la vida imposible a los chicos. Familiar y medianamente divertida comedia, coescrita por Judd Apatow antes de que se hiciera mundialmente célebre con sus filmes groseros y disparatados. El reparto reúne algunos rostros conocidos, entre ellos el de Ben Stiller, que está acompañado por su padre y su madre en la vida real, Jerry Stiller y Anne Meara.

4/10
Paro clínico

1992 | Article 99

Peter Morgan es un médico que está haciendo las prácticas en un hospital de veteranos de Vietnam con la intención de sacarse el título cuanto antes y montar su propia consulta. En el centro, Morgan se dará cuenta de que los intereses administrativos del lugar prevalecen antes que la propia salud de los pacientes y la falta de camas es uno de los mayores problemas. Richard Sturgess es uno de los doctores que toma decisiones deliberadamente y está dispuesto a operar y salvar vidas aunque sea a escondidas de las autoridades gubernamentales. Correcta crítica al sistema burocrático social, (en este caso de Estados Unidos), que está dispuesto a hacer prevalecer los intereses políticos por encima de los derechos humanos. La película se deja llevar, en ocasiones, por los valores patrióticos y de hermandad, sobre todo por los personajes ex combatientes de la guerra que llevan en la sangre la valentía y el honor de su país. Con un reparto lleno de rostros conocidos como Liotta, Sutherland, Whitaker, Thompson, Baker, etc..., la historia se hace amena gracias a los toques de humor que salpican la trama.

5/10
Qué asco de vida

1991 | Life Stinks

Comedia de Mel Brooks. Un millonario al que el dinero le sale por las orejas, apuesta con otro que puede vivir un mes como vagabundo. Descubrirá los sinsabores de la pobreza, pero también el amor.

4/10
Cowboys de ciudad

1991 | City Slickers

Tres amigos, destacados profesionales en la ciudad de Nueva York están atravesando la llamada crisis de los cuarenta, por lo que deciden pasar unos días en el salvaje oeste aprendiento el duro oficio de vaquero. Allí piensan, que el contacto con la naturaleza, la vida sana, el ejercicio y la salida de la rutina diaria les permitira encontrarse con ellos mismos. A ellos se unen dos dentistas y dos hermanos magnates en la industria de los helados. Todos ellos deberán aprender a montar a caballo, usar el lazo, encender fuegos, bajo las órdenes de un brusco capataz. Divertida comedia protagonizada por Billy Crystal, Daniel Stern y Bruno Kirby, en la que a través de bromas y situaciones verdaderamente divertidas los personajes se plantean preguntas y respuestas acerca de sus vidas, relaciones de pareja, familiares y profesionales. Jack Palance obtuvo el Oscar en la categoría de mejor actor secundario al dar vida al duro capataz. El film está dirigido por el eficiente Ron Underwood.

4/10
Max Headroom

1987 | Max Headroom | Serie TV

Serie televisiva futurista, por no decir 'marciana', con personaje con un tupé que bien podía haber sido creado por David Lynch en Cabeza borradora. La idea es que en un futuro que puede estar no más de 23 minutos del presente, puede aguardar una sociedad dominada por la televisión, con personajes marginales enganchados a la 'caja tonta' y empresas de la comunicación haciendo 'caja'. En tal tesitura nace Max Headroom, una personalidad generada por ordenador, cuyo nombre hace referencia a los letreros de carreteras que aluden a la máxima altura permisible en túneles y similares. La serie tuvo un precedente en un telefilm hecho dos años antes.

4/10
Sadat

1983 | Sadat | Serie TV

Cuidado biopic para televisión en forma de miniserie, dos episodios que recogen la trayectoria del carismático líder egipcio Muhammad Anwar al-Sadat, desde sus tiempos de joven oficial hasta su trágico asesinato. Lo encarna con convicción Louis Gossett Jr., que saboreaba las mieles del éxito tras su Oscar gracias a Oficial y caballero.

6/10
Los Roper

1979 | The Ropers | Serie TV

Tras el éxito de la telecomedia británica Un hombre en casa, los personajes más divertidos, los caseros, tuvieron su propia serie. Ellos son los Roper, un peculiar matrimonio maduro, con sus manías.

5/10
Justicia para todos

1979 | ...And Justice For All

Arthur Kirkland (Al Pacino) es un prometedor abogado que se plantea una serie de preguntas. Pronto se da cuenta de que sus inquietudes no tienen que ver con las del resto de los integrantes de su profesión. Los altos cargos de la justicia están cubiertos por tipos corruptos que sólo piensan en el dinero, y los jueces despachan los casos de manera rutinaria, sin tener en cuenta al individuo. El idealismo de Arthur se ve pisoteado por la mezquindad que le rodea, y decide enfrentarse a esta situación. La oportunidad se le presenta cuando se le solicita para la defensa de un reputado juez, interpretado por John Forsythe. El juez está acusado de violar a una joven, y Arthur está seguro de la culpabilidad del juez. De esta manera se plantea una angustiosa confusión interior, en la que la moralidad y la honestidad de Arthur mantienen un tira y afloja con su deber profesional. Un inquietante thriller judicial con una fuerte carga social. Película de denuncia contra el sistema, al estilo de Sidney Lumet. Se sostiene gracias a la poderosa interpretación de Al Pacino, uno de los mejores actores que ha dado el último cuarto del siglo.

4/10

Últimos tráilers y vídeos