IMG-LOGO

Biografía

John Powell

John Powell

56 años

John Powell

Nació el 18 de Septiembre de 1963 en Londres, Reino Unido

24 Octubre 2006
Escucha la banda sonora de "El ultimátum de Bourne", uno de los mejores trabajos de John Powell.
Filmografía
La llamada de lo salvaje

2020 | Call of the Wild

Adaptación de la novela homónima de Jack London, sigue las vicisitudes de Buck, un perro que vive feliz en casa de un juez, en los años de la fiebre del oro, pero que robado a su dueño, acaba siendo el líder de un tiro de trineo que lleva el correo postal. Conocerá propietarios desaprensivos, pero también a un anciano viudo, que llora la muerte de su hijo, y del que será amigo fiel, y junto al cual recibirá la llamada definitiva de lo salvaje a que alude el título. La cinta, con guion de Michael Green, responsable del libreto de Logan, tiene el obligado clasicismo de una trama de aventuras, donde el protagonista es un noble animal, que se muestra “más humano que los humanos”, si se me permite la broma que sugiere el hecho de que la película cuente entre sus actores con Harrison Ford, el protagonista de Blade Runner. En efecto, Buck, creado digitalmente como los otros animales que aparecen en el film, muestra una acusada personalidad, mostrándose sensible ante los comportamientos injustos, e incluso preocupándose de la adicción al alcohol de uno de sus dueños. En cambio, hay un malo malísimo que no tiene corazón y sólo piensa en el oro. También se juega con elementos de diversidad en boga, Perrault resulta ser negro, y su compañero del trineo es una mujer con rasgos exóticos. Las criaturas animales digitales producen sentimientos ambivalentes. Está claro que se ha avanzado mucho en este campo, como prueban El libro de la selva y El rey león, pero en el film hay algunos pasajes no completamente logrados, sobre todo algunos iniciales en la ciudad, en que Buck aparece con un tamaño desproporcionado y se nota a la legua que es digital, y también en algún momento de la épica pelea nocturna de Buck con uno de los perros del trineo, para afianzar su liderato. Dirige el film Chris Sanders, que por primera vez trabaja con la cámara con actores de carne y hueso, pues antes había sido responsable de los filmes animados Lilo & Stitch, Cómo entrenar a tu dragón y Los Croods. Y le cuesta crear emociones genuinas, el villano es demasiado de opereta, y aunque Ford u Omar Sy ponen su buen hacer actoral, sus relaciones con Buck resultan un tanto frías, no acaban de apasionar, salvo en momentos puntuales, precisamente con la criatura animada. Janusz Kaminski, director de fotografía, es quien se ha encargado de lograr que encajen bien las animaciones con los actores y los paisajes naturales.

5/10
Cómo entrenar a tu dragón 3

2019 | How to Train Your Dragon: The Hidden World

Hipo se ha convertido en líder de Isla Mema, donde hombres y dragones conviven en armonía. Pero el lugar atrae a cazadores de las criaturas aladas, como Crimmel 'El Cruel', una peligrosa amenaza, así que Hipo decide organizar una evacuación, y buscar un lugar perdido mencionado en las leyendas que le narraba su progenitor. Correcto remate de la trilogía de animación producida por DreamWorks, que se basa en la saga literaria creada por Cressida Cowell. Vuelve a ejercer como realizador, al igual que en los dos filmes precedentes, Dean Deblois, de nuevo guionista, que aprovecha claramente los avances en animación digital que han tenido lugar desde el estreno de la primera entrega, nueve años atrás. Se centra sobre todo en el desarrollo de personajes ya conocidos, sobre todo de Hipo y de su inseparable dragón, Desdentao, pero también de la novia del primero Astrid, que tiene más presencia, o de Tosca, una de las guerreras vikingas. Entre las nuevas incorporaciones sobresale Furia Luminosa, dragona que rechaza a los humanos, con la capacidad de camuflarse, lo que da pie al efecto visual más vistoso de la cinta, mientras que Crimmel, villano de la función, resulta un tanto estereotipado, quizás sea el eslabón más débil de la cinta. Como suele ocurrir en este tipo de sagas, queda casi relegado al olvido algún secundario que ha dado mucho juego anteriormente, aquí es el caso de la madre, Valka, doblada por Cate Blanchett en el original, que fue el principal hallazgo de la cinta anterior, y ahora se ha convertido en mera comparsa. Sobre todo se habla de la necesidad de dar espacio a los seres queridos, sin pretender agobiarles, subrayando la responsabilidad de ayudarles a recorrer su periplo vital. La evolución en la vida conlleva decisiones tristes, pero trae aparejadas también grandes alegrías. Estos temas están tan bien aprovechados que dan lugar a un final emotivo, digno colofón a una serie que quizás no vaya a figurar entre las listas de las mejores de todos los tiempos, pero que se ha ganado un hueco en el corazón de los aficionados a la animación digital. Lo mejor: parece que la compañía ha cerrado la franquicia, antes de que acusara demasiado la sobreexplotación, como en el caso de las cuatro entregas de Shrek.

6/10
Han Solo: Una historia de Star Wars

2018 | Solo: A Star Wars Story

Antes de adoptar su emblemático nombre de Han Solo, este joven enamorado de Qi'ra ha trazado un plan para que ambos escapen de las garras de lady Proxima, a cuyas órdenes trapichean en el planeta Corellia delincuentes desde temprana edad, al más puro estilo “Oliver Twist”. Sin embargo en su fuga ella es atrapada, y él se alista como piloto del imperio, un paso para poder estar en disposición de liberar en un futuro no muy lejano a su amada. En el frente de guerra conocerá a un grupo de contrabandistas de combustible, al que espera asociarse para reunir el capital suficiente para comprar una nave. Nuevo spin-off de la saga Star Wars, que vendría a completar lo contado hasta la fecha sobre lo que ocurrió antes de los hechos narrados en la trilogía original. Como es sabido, George Lucas entregó una trilogía precuela en que, alrededor de la orden de los jedi, contaba cómo el padre de Luke Skywalker se convirtió en el malvado Darth Vader; y luego llegó un film “fuera de serie”, que explicaba el modo en que los rebeldes se hicieron con los planos de la Estrella de la Muerte. Ahora la película que nos ocupa, también fuera del canon de las trilogías, nos ofrece detalles de cómo Han Solo se convirtió en contrabandista galáctico asociado al wookie Chewbacca. No se trata, como es natural, de ofrecer aquí una lista de los guiños y las referencias a personajes o frases enigmáticas de La guerra de las galaxias que aquí encuentran una explicación, baste mencionarlo y dejar constancia de que de nuevo se juega la carta nostálgica, la del fan cuyo corazón palpitará emocionado evocando los filmes originales. Ron Howard –que sustituyó a los directores originalmente previstos, Phil Lord y Christopher Miller, que parece que deseaban experimentar un poco narrativamente, lo que se saldó con su salida del film, no se podían correr más riesgos de los necesarios, pensó la productora Kathleen Kennedy– cuenta con un guión de Lawrence Kasdan y su hijo Jonathan, lo que asegura la deseada fidelidad, que el espectador experto se mueva siempre por territorio conocido. No obstante hay un aspecto novedoso que chirría, el fallido androide L3, con elementos asociados a su personalidad que se desmarcan para mal de los robots que hemos visto hasta la fecha en la saga. Pero en general, y pese a algún momento de arritmia, hay lo que cabe esperar, una historia de amor, las pillerías del mundo criminal, lealtades y traiciones a veces presentadas algo bruscamente, trepidante acción. Algunos elementos son muy de western, el asalto al tren, las partidas de cartas; y es una lástima que la parte bélica casi de guerra de trincheras no tenga más espacio. Los efectos especiales, por supuesto, están muy conseguidos, y hay nuevos diseños en armaduras y naves, aunque siempre en continuidad con lo que ya hemos visto en otros filmes, buscando coherencia. La banda sonora funciona sobre todo cuando reconocemos variaciones sobre los conocidos temas de John Williams. El entretenimiento está más que asegurado, pero faltan genuinas emociones, cuesta que los personajes nos importen, y algunas muertes resulta difícil sentirlas. A pesar de su aire a Harrison Ford, le falta un hervor a Alden Ehrenreich, con un aire algo apocado y unos mohines que chocan algo con su bravuconería; mientras que Emilia Clarke como su amada arrastrada al submundo criminal, abusa de una desconcertante sonrisita de condescendencia; mientras que el villano de Paul Bettany tiene escasa entidad. Quizá los mejores del reparto sean Woody Harrelson, un actor fantástico que sabe insuflar vida a su contrabandista, y Donald Glover, que sí da el tipo que se espera de Lando.

6/10
Ferdinand

2017 | Ferdinand

La historia del toro Ferdinand, que desde pequeño prefiere disfrutar de la fragancia de las flores a soñar, como sus compañeros, con un futuro glorioso, cuando sea escogido para luchar en la arena contra algún famoso torero, y le venza en buena lid. Podrá comprobar que hay humanos buenos, con los que puede estar a gusto, como la niña que le acoge en su granja cuando escapa. Pero una vez vuelto al cortijo donde siempre ha vivido, y crecido hasta convertirse en un toro de bella estampa, puede que tenga que afrontar su destino de enfrentarse a un torero en la plaza de Las Ventas de Madrid, rodeado de una enfervorizada muchedumbre. Adaptación del clásico libro infantil de Munro Leaf con ilustraciones de Robert Lawson. Escrito en 1936, tuvo una versión en forma de corto animado de Walt Disney, que ganó el Oscar. En la época fue considerado como un cuento pacifista. Ahora llega esta adaptación a cargo de Carlos Saldanha, conocido sobre todo sus sagas de Ice Age y Rio de los estudios Blue Sky. Se incide sobre todo en la idea de que todos somos diferentes, y a nadie se le debería imponer su destino. A la hora de abordar la fiesta, ha habido un delicado equilibrio para no escamotear el hecho de que el destino más probable de los toros en la plaza es la muerte, y al mismo tiempo no demonizar la tauromaquia, lo que se logra sobre todo con el dibujo del público, su actitud ante lo que ocurre en el ruedo, y con la generosidad a prueba de bombas del protagonista, que en todo momento se interesa por los demás, y por la belleza de la naturaleza, especialmente las flores. Se nota que el original era bastante breve, por lo que aquí el numeroso grupo de guionistas ha tenido que inventarse situaciones y gags, algunos más afortunados que otros. El resultado es entretenido, aunque se echa en falta una mayor cohesión entre los elementos, de hecho todo lo relativo a la niña está metido con calzador. En cualquier caso, alrededor de Ferdinand pululan un montón de animales, entre los que se cuentan una cabra, que es como el compañero de fatigas de Ferdinand, con un esquema parecido al de la relación del perezoso Sid con el mamut Manny en Ice Age. También tenemos unos graciosos erizos, unos presumidos caballos, y toros de distinto pelaje. Entre los humanos el más conseguido sin duda es el maestro, o sea, el estilizado torero que se enfrentará con Ferdinand en el clímax que tiene lugar en el ruedo. El espectador español, y aún más el madrileño, quedará encantado de como se reproducen lugares emblemáticos de la capital, en general todo lo hispano está muy bien reproducido digitalmente, y se evitan los clichés.

6/10
Jason Bourne

2016 | Jason Bourne

Quinta entrega de la saga Bourne, la cuarta con Matt Damon de protagonista, la tercera dirigida y escrita por Paul Greengrass. Repite gran parte del equipo habitual, o sea Christopher Rouse –montador y coguionista– y John Powell –compositor–, más la actriz Julia Stiles, además de sumarse el director de fotografía habitual de Greengrass, Barry Ackroyd. De nuevo, aunque la base literaria son los personajes de las novelas de Robert Ludlum, y más concretamente su agente de un programa secreto de la CIA Jason Bourne, asesino sin memoria, la guerra fría sigue sustituida por cuestiones de geopolítica de fondo más actuales –la crisis financiera y el estallido social en Grecia, la privacidad en internet y la responsabilidad de las compañías tecnológicas y las agencias de seguridad–, aunque siempre dando preponderancia a la intriga y las persecuciones espectaculares y adrenalíticas. Aquí todo arranca con una Nicky Parsons, antigua compañera de Jason Bourne, que colabora con hackers estilo Julian Assange que publican documentos comprometidos de la CIA que ponen al descubierto prácticas poco ortodoxas. En una de sus incursiones en los servidores de los servicios secretos encuentra información relacionada con Bourne, de modo que contacta con él, que lleva una vida retirada lejos del alcance de quienes le manipularon en el pasado. Su cita en Grecia no termina como debiera, y se pone en marcha una persecución implacable supervisada por el director de la CIA Robert Dewey, quien delega gran parte del operativo en su ambiciosa discípula Heather Lee, aunque guardándose un as en la manga, la intervención clandestina del asesino profesional Asset, quien tiene viejas cuentas personales pendientes con Bourne. Todo coincide con las presiones de Dewey para que el joven y brillante empresario tecnológico Aaron Kalloor le dé acceso a los datos de sus clientes, para llevar a cabo un ciberespionaje que considera imprescindible en los difíciles tiempos que corren. Greengrass y Rouse manejan un guión donde conviven una coherencia narrativa básica con los trazos sencillos de los personajes, una intriga desasosegante y un ritmo trepidante. El director de títulos como Domingo sangriento, United 93 y Capitán Phillips sigue fiel a sus principios de entregar escenas realistas, deudoras de su pasado en el documental, pero, rizando el rizo, o sea, con una espectacularidad completamente hollywoodiense, lo que se nota muy especialmente en los brillantes pasajes griegos y de Las Vegas. Así que el resultado es un film muy entretenido y palomitero, donde todos se toman muy en serio su papel, incluidos los actores recién llegados a la saga, o sea, Alicia Vikander, Tommy Lee Jones, Riz Ahmed y Vincent Cassel.

7/10
Rio 2

2014 | Rio 2

Rio 2 continúa la trama del film más personal del realizador Carlos Saldanha, uno de los responsables de Ice Age: La edad de hielo, pues el brasileño rendía un sentido homenaje desde el título a la ciudad carioca. En Rio 2, Blu y Perla, los guacamayos azules que protagonizaron el film anterior, se trasladan con sus tres hijos la Selva Amazónica, donde se han encontrado indicios de que quedan más ejemplares de su especie, de la que supuestamente eran los últimos representantes. Aunque se encontrarán al padre de Perla, rodeado de una colonia de los suyos, aparecen los problemas por culpa de los obreros de un codicioso individuo, y de la cacatúa Nigel, que tiene cuentas pendientes con Blu. Se nota el origen del responsable de Rio 2, porque el film muestra prodigiosas imágenes de su localidad natal, con una apertura que se sitúa durante la noche de fin año, uno de los momentos en los que el lugar está en todo su esplendor, junto al Carnaval visto en la predecesora. Igualmente impresionan los escenarios de la selva amazónica, donde transcurre la mayor parte de la acción. Por lo demás, está muy bien aprovechado el hecho de que el manejo de los gráficos por ordenador ha llegado a un nivel asombroso. Los personajes principales de Rio 2 (al menos los animales) vuelven a demostrar el atractivo y la humanidad con la que convencieron al público en la primera parte. Entre los recién llegados destaca Gabi, una araña enamorada del villano. Y se nota la marca de Saldanha y de su estudio, Blue Sky, en los numerosos gags cómicos en la línea del cartoon de Tex Avery y otros grandes pioneros de la animación. Aunque a las canciones les falte brillantez, y el guión acaba resultando un tanto convencional, en tiempos de continuos estrenos similares, y un aluvión de secuelas, lo cierto es que Rio 2 combina mensajes positivos en torno a la importancia de conservar el medio ambiente y mantener la unidad familiar.

5/10
Cómo entrenar a tu dragón 2

2014 | How to Train Your Dragon 2

Aunque nunca alcanza los hitos de Pixar, Dreamworks sorprendió agradablemente en 2010 con Cómo entrenar a tu dragón, con una animación digital realmente sofisticada y un guión de entidad. En la secuela, que continúa la trama de la saga de libros de Cressida Cowell, repite como realizador Dean DeBlois, ahora en solitario. La trama de Cómo entrenar a tu dragón 2 se desarrolla cinco años después del original. Ya convertido en un hombre, a Hipo su padre le acaba de proponer que le suceda como jefe de su aldea vikinga. Mientras reflexiona sobre el asunto, explora su entorno para componer un mapa. En una de sus exploraciones junto a su novia, Astrid, descubre a unos amenazadores individuos, pero poco después Hipo también encuentra el hogar de cientos de dragones protegidos por un misterioso guardián enmascarado. A la productora cuya división animada maneja Jeffrey Katzenberg no se le dan nada bien las secuelas de sus mejores títulos, pues las nuevas entregas de Kung Fu Panda o Shrek no llegan ni de lejos a la altura artística de los originales. Así las cosas, Cómo entrenar a tu dragón 2 viene a ser mucho mejor de lo que cabía suponer. Técnicamente impecable, destacan las vistosas secuencias de acción y vuelos a lomo de dragón, omnipresentes en el film. También los sugerentes y variados diseños de las criaturas aladas. Acumula sugerentes referencias a clásicos del cine de aventuras como El pirata negro y El imperio contraataca, y mantiene los mensajes del original en torno al poder de la razón y la comunicación, así como sus reflexiones sobre las relaciones paterno-filiales. Pero Cómo entrenar a tu dragón 2 acusa el estar menos centrada en la psicología y las relaciones entre los personajes que su predecesora.

6/10
Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso

2014 | Alexander and the Terrible, Horrible, No Good, Very Bad Day

Simpática comedia familiar, basada en los libros de Judith Viorst. Sigue a Alexander Cooper, un chaval que en vísperas de su 12º cumpleaños ha tenido un día horrible, a diferencia de sus padres y sus tres hermanos, a los que todo parece irles de maravilla, profesionalmente, con la novia soñada a punto de acudir a la fiesta de graduación, o con el papel protagonista de una función escolar de "Peter Pan". En tal tesitura, pide un deseo de cumpleaños, que los demás tengan una jornada espantosa, para que se enteren, y que él en cambio, tenga un buen día. Para su sorpresa, el deseo empieza a convertirse en realidad. La cinta que dirige Miguel Arteta, entronca con cintas como Big o Ponte en mi lugar, en que por arte de magia, las cosas suceden de un modo diferente al acostumbrado. También, en lo referente a sentirse diferente al resto de la familia, el pequeño Alexander nos puede hacer pensar en el niño Kevin de Solo en casa. En cualquier caso la sencilla trama permite orquestar un buen puñado de situaciones cómicas, algunas muy físicas, a la vez que surgen los buenos sentimientos de todos los componentes del clan Cooper, como no podía ser menos. Hay acierto en la selección de los actores adultos, la encantadora Jennifer Garner y el tronchante Steve Carell, sublime cuando trata de encandilar a unos jóvenes tipo Steve Jobs que le quieren fichar para que diseñe un videojuego. En cuanto a los poco conocidos chavales, cumplen sobradamente, especialmente Ed Oxenbould, que como Alexander debe soportar gran parte del peso narrativo de la película.

6/10
Carrie

2013 | Carrie

Remake de Carrie (1976), de Brian de Palma, emblemático representante del cine de terror del último tramo del siglo XX. Instauró la moda en el género de finalizar con un susto; aparte de que adaptaba la ópera prima de Stephen King, que también fue la primera de sus novelas en llegar al cine. El texto dio también lugar al espantoso subproducto La ira: Carrie 2, protagonizado por otro personaje. Carrie White, marginada por culpa de su madre, esquizofrénica obsesionada con la religión, se convierte en objeto de las burlas de sus compañeros de instituto tras el sobresalto que se lleva al no esperar su primera menstruación. Junto a los cambios hormonales, a Carrie le llegan también peligrosos poderes telequinéticos. Al frente de Carrie está nada menos que Kimberly Peirce, que tras la interesante Boy's Don't Cry apenas se ha prodigado, pues únicamente ha entregado un episodio de la serie L., y el film Stop-Loss. El toque de la realizadora –homosexual militante– está presente en que el desequilibrio de la madre de la protagonista, detonante del conflicto, parece deberse sobre todo a su frustrada sexualidad y a su lesbianismo reprimido. Además de hablar de la desorientación moral, la Carrie de Peirce actualiza del original su retrato de los adolescentes conflictivos, cuya situación parece haber empeorado en los últimos años. Así, cuelgan vídeos humillantes en YouTube, a la mínima el padre de la criatura amenaza a la profesora que trata de solucionar problemas con una denuncia, etc. Por lo demás, a pesar de lo innecesario de la propuesta, las protagonistas realizan un gran trabajo, sobre todo Julianne Moore, que compone una madre tan escalofriante como la de Piper Laurie. Por su parte, Chloë Grace Moretz logra una hazaña no menos importante: hacer olvidar el error de casting de que, con su atractivo, no parece ni mucho menos la "rarita" de la clase, como lo fue Sissy Spacek.

5/10
Lorax: En busca de la trúfula perdida

2012 | Dr. Seuss' The Lorax

Thneedville es una ciudad perfecta. ¿O no? El caso es que allí todo es de plástico, todo es artificial. La naturaleza ha sido sustituida por los inventos artificiales, y hasta el aire se compra, hecho por el que se lucra Alisios O'Hare, dueño y señor del lugar. Los habitantes son felices viviendo en ese mundo perfecto en apariencia, pero falso en realidad. Sin embargo, el joven Ted se empeñará en conseguir plantar un árbol real al enterarse de que su enamorada Audrey desea eso más que nada en el mundo. Pero conseguir una semilla será casi una misión imposible, pues tendrá que salir de un recinto urbano completamente vigilado. Cuando por fin se encuentra fuera de la ciudad, Ted verá un mundo oscuro, desolado, sin vida. Su objetivo será buscar a un hombre llamado Una-vez, cuyo pasado está relacionado con la desaparición de los árboles. Los libros del Theodore Geissel, conocido mundialmente como Dr. Seuss, han tenido una amplia repercusión en la imaginería infantil. En cine han destacado muchas adaptaciones de sus obras, como El Grinch, El gato o más recientemente Horton. El film que nos ocupa, Lorax: En busca de la trúfula perdida, guarda más relación con este último título, en cuanto a su valor casi totalmente pedagógico, en donde se inculca explícitamente la importancia de mantener y cuidar con esmero la naturaleza. Este aspecto es continuo en el film, tanto en su argumento, como en sus diálogos y su desenlace directamente ecológico. Por encontrar similitudes su premisa también recuerda de algún modo a ese tipo de historias en donde se vive una vida falsa, porque la realidad es demasiado dura o porque el mundo está en manos de poderosos que lo manejan a su antojo, al estilo El show de Truman, Matrix, etc. Lorax: en busca de la trúfula perdida, obra de los responsables de la exitosa Gru. Mi villano favorito, comienza de una manera formidable, con canciones y ritmo apabullantes y con unos esmerados dibujos, límpidos y sencillos, de un colorido excelente (con esas imágenes idílicas del Valle Trúfula). La trama, a su vez atrapa desde el comienzo, sentando las bases de un cuento lleno de elementos clásicos: con la chica, el chaval aventurero, el malo que quiere dominar a todos los habitantes, la madre poco comprensiva, la abuela cómplice... Y por supuesto destacan los personajes fantásticos salidos directamente de la imaginación del Dr. Seuss, como los cantapeces –delirante su pequeño homenaje Misión imposible (1996)–, los cisnes cisneros, los barbalutosos y, por supuesto, el pequeño, naranja y peludo Lorax, una especie de genio del bosque cuya misión es mantener a salvo la naturaleza. Sin embargo, hay que reconocer que el logrado inicio va perdiendo fuelle y originalidad hacia la mitad del metraje. Da la sensación de que se cierran las tramas de modo excesivamente abrupto, sacándoles poco partido a su planteamiento y al destino de cada personaje. Eso ocurre por ejemplo con el malo y sus villanos, o con la relación entre Una-vez y el propio Lorax, que al final quedan algo desdibujados. Lo mejor del film son probablemente las dos escenas más llenas de ritmo y diversión: la peligrosa bajada por el río en el Valle Trúfula y la persecución por la ciudad, con super-abuela incluida.

6/10
Ice Age 4: La formación de los continentes

2012 | Ice Age: Continental Drift

La ardilla-rata Scrat vuelve a hacer de las suyas cuando trata de atrapar su codiciada bellota, provocando la fragmentación de la plataforma continental, un acontecimiento de consecuencias planetarias, pero que también afecta a los individuos. Concretamente el mamut Manny, el tigre de dientes de sable Diego y el perezoso Sid, éste con su mismísima abuela, acaban sobre un bloque de hielo a la deriva en las aguas del océano, separados de su familia. La cosa es especialmente traumática para Manny, que antes de la separación discutió con su hija adolescente Peaches. En el intento para reunirse con los suyos se topan con una auténtica pandilla de piratas comandados por un orangután, que les hacen prisioneros. Cuarta entrega de la saga Ice Age: La edad de hielo, que como es habitual combina los pasajes protagonizados por Scrat, puro, genuino y delicioso cartoon, con las aventuras del resto de animales, donde abundan las escenas de acción, y algunas subtramas más convencionales, ya sea el choque generacional de Manny con Peaches, la traición de ésta a un amiguito para quedar bien entre las nuevas amistades que está procurando, o el enamoramiento de Diego por la tigresa piratesa Shira. Ice Age 4: La formación de los continentes gana decididamente en intensidad cuando hace sus apariciones Scrat. Algunas ideas tomadas de películas de piratas tienen su gracia, otras resultan previsibles. En cualquier caso guiños a Braveheart o las ocurrencias en torno al canto de sirenas tienen su gracia. El film tiene decididamente ganado al público menudo, mientras que el adulto podrá verlo razonablemente entretenido. Decididos sus responsables –el director de Horton Steve Martino y el debutante Mike Thurmeier– a exprimir, quizá ya del todo, el filón de la edad del hielo, Ice Age 4: La formación de los continentes tiene una animación menos imaginativa y, por qué no decirlo, más barata, que sus predecesoras. Debería ser el digno colofón a una saga animada que logró sorprender en sus comienzos.

5/10
Happy Feet 2

2011 | Happy Feet 2

A Erik, el hijo del bailarín pingüino Mumble, no acaba de gustarle eso del bailoteo, y es que no se le da demasiado bien. En cambio queda fascinado por Sven, un pingüino que tiene la capacidad de volar. Aparte de este problema doméstico, una extraña e indeterminada amenaza para estar poniendo en peligro el planeta, lo que exigiría la unión de todas las especies. Ejemplo de libro de cómo explotar una película de éxito con una secuela tirando a anodina. Happy Feet ganó el Oscar al mejor film animado, gustó la original idea de poner a bailar a los pingüinos, y su búsqueda amorosa de formar una familia. Aquí, a pesar de la apabullante técnica con recurso al ya inevitable 3D y a las escenas de masas, algunas de las cuales parece que nos metan en un concierto en directo, no se produce la emoción. Desconcierta la intriga de qué le pasa a la Tierra, y los secundarios crustáceos quedan demasiado inconexos, seguramente la referencia es Scratch de Ice Age: La Edad del hielo, pero no se supera con éxito el riesgo de incluir esas escenas. De modo que al final queda una película vistosa, pero sosainas, demasiado episódica y con el fácil recurso argumental de los números musicales.

4/10
Capitán América: El primer Vengador

2011 | Captain America: The First Avenger

Creado en 1941 por Joe Simon y Jack Kirby, no es la primera vez que el Capitán América –uno de los personajes emblemáticos de la editorial Marvel– visita las pantallas, pues tuvo su propio serial a manos de la productora Republic, en los años 40. En 1990, mucho antes de la actual moda del cine de superhéroes, fue objeto de una infame adaptación, con Matt Sallinger interpretando al protagonista, que tras su fracaso en EE.UU. en algunos países como España se editó directamente en vídeo. Steve Rogers es un joven escuchimizado, que logra entrar en el ejército, a pesar de su deficiente forma física. Durante los entrenamientos suple sus carencias atléticas a base de buena voluntad, determinación y arrojo. Un profesor responsable de un programa científico que tiene como objetivo crear un supersoldado mediante avances químicos, está convencido de que Rogers es ideal para someterse a la primera prueba, pues cree que lo importante es que el candidato sea alguien de nobles ideales, capaz de sacrificarse por los demás. El experimento sale bien, pero Rogers tendrá que enfrentarse a Cráneo Rojo, un agente nazi con planes siniestros. Veinte años después de Rocketeer, basada en un cómic sobre otro superhéroe que combatía a los nazis, Joe Johnston se encarga de la adaptación al cine de las aventuras de uno de los más famosos personajes de las viñetas estadounidenses. Este nuevo film tiene puntos en común, pues también se desarrolla en tiempos de los nazis y el protagonista se convierte en superhéroe con ayuda de la ciencia. Como en aquélla, Johnston aprovecha el encanto de mezclar la estética "retro" de la época con elementos de fantasía y cachivaches de ciencia ficción irreales. Como es habitual, el director de Jumanji y Parque Jurásico III toma como modelo el cine de Steven Spielberg, y sus peleas con nazis se inspiran en En busca del arca perdida, al tiempo que la banda sonora es de Alan Silvestri, notable discípulo de John Williams, el compositor habitual del Rey Midas. Se quita Johnston la espina de El hombre lobo, su anterior trabajo, uno de los más decepcionantes de su carrera. A pesar de su asumida ligereza, y de que resulta imposible destacar frente a tanta competencia superheroica, se trata de un film correcto, con la suficiente espectacularidad, en cuyo reparto destaca un camelónico Hugo Weaving, como el malvado Cráneo Rojo. Introduce algún acertado golpe de humor y como era de esperar, el final entronca con la próxima película de "Los Vengadores", supergrupo del que forma parte el personaje.

6/10
Kung Fu Panda 2

2011 | Kung Fu Panda 2

Digna secuela de Kung Fu Panda, un film que obtuvo en 2008 un enorme éxito en taquilla y que va camino de convertirse en una de las sagas-joyas del departamento de animación de DreamWorks, tras la conclusión de tetralogía de Shrek. Y es que el personaje de Po es una creación memorable y original, tan gracioso y tierno como paradójico, pues es inimaginable que un oso panda patoso y gordinflón, y no muy espabilado que digamos, pueda ser todo un experto en artes marciales. Pero, en fin, el cine puede con eso y mucho más. Sólo hace falta un buen guión y talento para contarlo en pantalla. Convertido ya en el Guerrero del Dragón, Po vive una vida pacífica junto a sus amigos los Cinco Furiosos y su maestro Shifu, aunque de vez en cuando deben defender su valle de los intrusos. Y ahora Po ha de subir un nuevo peldaño en su aprendizaje del Kung Fu. Según Shifu, para llegar a la sabiduría y a la total armonía con la naturaleza debe emprender el camino de la paz interior, algo que a Po no le resulta tan sencillo. Por si eso fuera poco, los protagonistas se tendrán que enfrentar a un nuevo y temible enemigo: el malvado pavo real Shen, que pretende someter a toda China mediante un arma mortífera. La película sigue los mismos derroteros que su precedente, y quizá por eso no sorprende tanto. Aprendizajes varios, comilonas de pastelitos, la aparición de un enemigo legendario que pretende acabar con el kung fu, y... la batalla final. Hasta aquí los guionistas Jonathan Aibel y Glenn Berger repiten la receta que ya explotaron en su anterior historia. Aportan luego, eso sí, una subtrama muy interesante e incluida con el suspense oportuno por Jennifer Yuh, que debuta como directora de largometrajes: la del pasado de Po, que sólo había quedado apuntado en la primera película y que en ésta deja claramente abierta la posibilidad a una tercera. Así, se las ingenian para unir la paz interior que le falta a Po con la existencia de ciertos sucesos de su vida que su memoria se ha negado a aceptar. Por lo demás, el film no da oportunidad para el aburrimiento. El colorido es tan vistoso como se puede imaginar, especialmente en escenas como la de la fundición o la del enfrentamiento final. Y por supuesto, los momentos para la carcajada son constantes y hay una acción casi continua (con esas ralentizaciones de los movimientos que son ya marca de fábrica), imbuido todo en un ritmo trepidante que no impide, por otra parte, que la historia aporte algunas ideas valiosas acerca de la libertad personal, la amistad y el amor familiar, temas ya presentes en la primera parte.

5/10
Rio

2011 | Rio

Blu es un guacamayo azul. Pero no es un pájaro normal. Porque, el día en que debía aprender a volar en su selva de Brasil, el pequeño Blu fue cazado por unos contrabandistas para ser vendido ilegalmente. El pequeño pajarillo acabó muy, muy lejos, en Minnesota (Estados Unidos) para ser exactos. Allí fue recogido por una jovencita muy simpática llamada Linda, y al cabo de los años ambos se han hecho inseparables. A pesar de que no vuela Blu es feliz sintiéndose domesticado y disfrutando de las comodidades de la civilización. Las cosas cambiarán cuando un buen día un naturalista brasileño le pide a Linda que lleve a Blu a Rio de Janeiro, pues resulta que es el último macho de su especie. Y para que no desaparezcan los guacamayos azules deberá tener pollitos con el último ejemplar femenino que queda, Perla, que se encuentra en una reserva... Simpático y divertido film de animación que destaca por su brillante colorido, de una belleza increíble a pesar de tratarse de dibujos animados. El director Carlos Saldanha sabe lo que es hacer dibujos animados de calidad, pues es el responsable nada más y nada menos que de la trilogía de Ice Age: La edad de hielo. Aquí vuelve a dar el protagonismo a los animales y da muestras de su pericia para contar historias en dibujos animados. El punto de partida, un pájaro que no puede volar, es original, y Saldanha logra hacer interesante el conflicto del protagonista, acostumbrado a las comodidades de la cautividad, pero que a la vez añora la capacidad de surcar el aire. Una metáfora del riesgo y el gozo que conlleva la libertad, mensaje fácil de entender por el público infantil a quien principalmente se dirige el film. Destaca la concepción de los personajes principales (Blu, Linda y la guacamaya Perla, por un lado, y la malvada Cacatúa Nigel, por otro), mientras que a los demás (ciertamente muchos) quizá les falte algo de “punch”, de peso en la trama, como al malo, al perro Luiz (al que sí le sobran las babas), al tucán, al naturalista, etc. Sorprende por otra parte que las canciones, agradables por supuesto, no sean tampoco memorables. La ambientación de carnaval en el film y la cultura musical de samba y bossa nova de la ciudad exigían que este punto fuera crucial, y la verdad es que falta ese momento memorable, esa canción genial que quede grabada en el corazón para siempre. De cualquier forma, lo que sí resulta formidable es el acabado visual. Cada fotograma recoge un colorido maravilloso que explota toda la paleta del arco iris. Y resultan de una indescriptible belleza algunos planos generales de la célebre ciudad costera, como las panorámicas nocturnas de las playas de Ipanema y Copacabana o el vuelo desde las alturas del Cristo de Corcovado. Está claro que Saldanha, nacido en Rio de Janeiro en 1968, ha puesto un gran énfasis en mostrar la belleza de su ciudad, cosa que desde luego ha conseguido.

6/10
Marte necesita madres

2011 | Mars Needs Moms

"Saca la basura, cómete el brócoli" ¿Quién necesita aguantar a una madre? Pero cuando unos marcianos secuestran a su madre, Milo (Seth Green), un niño de nueve años, se da cuenta de cuánto la necesita. Quieren arrebatarle su 'maternalidad', es decir su esencia de madre, para dársela a los cachorros de su especie. El film cuenta la búsqueda de Milo para salvar a su madre, lo que le llevará a ser polizón en una nave espacial, a viajar a un complejísimo planeta con múltiples niveles, y a enfrentarse a una nación alienígena y a su líder. Con la ayuda de un experto en tecnología, un terrícola clandestino llamado Gribble (Dan Fogler) y una niña marciana rebelde llamada Ki (Elisabeth Harnois), Milo podrá recuperar a su madre... y en más de un sentido.

Noche y día

2010 | Knight and Day

June acude al aeropuerto en vísperas de la boda de su hermana en Boston. Un atractivo desconocido, Roy, tropieza un par de veces con él, luego coinciden en el avión. Ella ya está pensando en ligar con él, pero no imagina que, mientras va un momento al aseo, Roy se va a enfrentar al pasaje y tripulación al completo, villanos confabulados contra él para hacerse con una pila de energía inagotable. A partir de ese momento empieza una vertiginosa montaña rusa en la que se ve enredada la pobre June, donde no cabe fiarse de los “buenos”, y si en cambio de quien parece un completo neurótico, Roy.Con el título Noche y día se quiere subrayar el contraste entre el hombre sumergido en mil conspiraciones y la mujer que hasta el momento llevaba una vida tranquila. Aunque el original hacía un juego de palabras intraducible con “Knight”, que se parece a “Night”, “Noche”, pero que significa “Caballero” y es también el apellido del protagonista, que esconde su famosa pila -elemental “mcguffin” o pretexto argumental- en una figurita de la armadura de un caballero medieval. La película de James Mangold, con guión de Patrick O'Neill, tiene como claro referente el clásico hitchcockiano Con la muerte en los talones en su cóctel de acción, comedia y romance, aunque ya se sabe, las comparaciones suelen ser odiosas. En el haber del film hay que destacar el carisma de la pareja protagonista, divertidos Tom Cruise y Cameron Díaz, el primero imperturbable en su sonrisa a lo largo de sus continuas insensateces, la segunda entonándose poco a poco en su recién estrenada vida de acción. Respaldados por un competente reparto de secundarios -que incluye al hispano Jordi Mollà, villano de la función-, sostienen un espectáculo de entretenimiento puro, de ritmo frenético, al que se habría agradecido un poco más de consistencia, y no nos referimos sólo al disparate de situar los sanfermines en Sevilla. Eso sí, las secuencias de acción en Salzburgo y Sevilla son resultonas, buscando el más difícil todavía, aunque a estas alturas parece difícil innovar.

5/10
Green Zone. Distrito protegido

2010 | Green Zone

ADM. Armas de Destrucción Masiva. Fue la razón esgrimida para la invasión de Irak en 2003, comandada por Estados Unidos. El subteniente Roy Miller comanda un grupo de marines, frustrado porque los lugares señalados por inteligencia como escondite de las ADM, no albergan dicho material. Cuando Miller se permite cuestionar la fiabilidad de las fuentes de inteligencia, sus superiores prácticamente le tapan la boca. En cambio, un oficial de la CIA desengañado, se convertirá en su inesperado aliado para dar con un antiguo general de Saddam Husseim, que podría saber algo sobre las ADM. Adaptación del libro “Imperial Life in the Emerald City: Inside Iraq's Green Zone”, de Rajiv Chandrasekaran, analista político y corresponsal del Washington Post en Bagdad. Dos cineastas adrenalíticos –Brian Helgeland, guionista, y Paul Greengrass, director– imprimen un formidable ritmo a la trama, y entregan un buen film de denuncia política –la diferencia en tal sentido con En tierra hostil, la mejor película sobre la guerra de Irak hasta la fecha, es clara–, donde logran eso tan difícil de que no parezca que la narración esta atravesada de amargo resentimiento. La mirada a los hechos es poliédrica y evita los trazos gruesos en la descripción de las partes implicadas, una telaraña de intereses bien urdida. Por ello tenemos a un militar empeñado en cumplir su misión de encontrar las ADM, esquivando trabas; un político poniendo ‘paños calientes’ a la cada vez más débil razón con la que se ha justificado la invasión; un opositor iraquí a Sadam, visto como un títere de EE.UU. por los políticos locales; un oficial de la CIA partidario de una estrategia realista, que debe contar con el ejército iraquí para reconstruir el país; los políticos iraquíes que comparten esta visión; un civil iraquí, improvisado traductor, perplejo por el modo en que se conducen los americanos; y la prensa, ingenua y fácilmente manipulable. Hay un gran acierto en el casting. Matt Damon es un actor que ha mejorado con los años, su marine de este film es mucho más sólido que su etéreo militar de Salvar al soldado Ryan. Otros actores que, simplemente, te los crees, son Amy Ryan –la periodista–, Brendan Gleeson, el hombre de la CIA, y Khalid Abdalla, el traductor, que ya trabajó con Greengrass en United 93.

6/10
Jonah Hex

2010 | Jonah Hex

Adaptación del cómic homónimo de John Albano y Tony DeZuniga de DC. Jonah Hex es un legendario cazador de recompensas, un letal pistolero que tiene el lado derecho de la cara desfigurado. Y es que la vida ha convertido a Jonah en algo más que un ser humano, en algo que se escapa al entendimiento terrenal. El sangriento Hex tiene oportunidad de hacer desaparecer la recompensa que pesa sobre su cabeza si detiene a un malvado terrateniente que está dispuesto a convertir la Tierra en un infierno.

4/10
Cómo entrenar a tu dragón

2010 | How to Train Your Dragon

DreamWorks produce a buen ritmo filmes de animación digital, como Shrek, Madagascar, Kung Fu Panda y Monstruos contra alienígenas. Esta cinta tiene en común con la última mencionada el hecho de que ha sido concebida para su distribución mayoritaria en 3D, en una época en la que este formato está de moda. Supone el nuevo largometraje conjunto de Dean DeBlois y Chris Sanders, que dirigieron para Disney el film de animación tradicional Lilo & Stitch. En esta ocasión, adaptan un libro infantil de Cressida Cowell. Hipo es un joven vikingo que vive en una isla donde los dragones hacen frecuentes incursiones para robarles la comida. Su padre, el aguerrido Stoick, y el resto de vikingos, se enfrentan cuerpo a cuerpo con estas criaturas aladas, pero Hipo –enamorado de la atractiva Astrid– es más bien delgaducho, y si participa en los combates, suele provocar algún desastre, lo que desespera a su padre. Durante un combate, casualmente utiliza un ingenio que dispara contra un poderoso dragón, al que está seguro de haber acertado. Al día siguiente, le encuentra inmovilizado en medio del bosque, pero en lugar de matarle acaba haciéndose amigo suyo, a espaldas de sus vecinos. Técnicamente correcta, las secuencias de acción y vuelos aéreos en dragón son bastante vistosas, y aprovechan las posibilidades del 3D. Pero se lleva la palma en la descripción de los personajes centrales, lo suficientemente atractivos, y algunos secundarios carismáticos, como el terco Stoick. Lo más sobresaliente son los diferentes tipos de dragones, pues a pesar de que se han visto muchos en pantalla, resultan originales. Es sorprendente que un film de dibujos animados con tantos elementos fantásticos desarrolle con tanta profundidad y de forma tan positiva la relación paternofilial del protagonista con su progenitor. Ambos se protegen, pero el chico está muy preocupado porque sabe que no es el hijo que el otro esperaba. Es uno de los ejes de un film en el que subyace una moraleja para el público infantil, en torno al poder de la razón, la comunicación y la amistad, mucho más eficaces que la fuerza bruta.

6/10
Caza a la espía

2010 | Fair Game

Una historia basada en hechos reales, que provocaron un buen revuelo en la opinión pública mundial, y más específicamente entre la estadounidense. La agente de la CIA Valerie Plame quedó literalmente “quemada”, al filtrar a la prensa un alto cargo de la administración Bush su actividad encubierta. La idea era anular al esposo de Plame, que había publicado un artículo cuestionando las razones que esgrimía la Casa Blanca para invadir Irak. Resulta curioso constatar que si Paul Greengrass pasó de filmes basados en hechos reales como Domingo sangriento a la saga de espías ficticios Bourne, Doug Liman ha seguido el proceso contrario, de El caso Bourne ha dado el salto a una historia real, Caza a la espía, que maneja con la misma trepidante emoción que supo conceder al film mentado. Su uso de la cámara en mano es efectivo, pues subraya los modos torcidos de proceder de unos y otros, o la duda de cómo acabarán discurriendo las cosas. El cineasta sabe conjugar la trama política –las famosas armas de destrucción masiva en Irak, los modos de operar la CIA y la Casa Blanca– con el drama personal que afecta a mujer y marido. Estos están interpretados con enorme talento por Naomi Watts y Sean Penn, pues saben hacer que casen los momentos de gran entereza y control de la situación, con aquellos en que se ven superados por los acontecimientos. El amor a la familia y al propio país, y la verdad como guía en el propio actuar, son los grandes temas propuestos, donde a veces se producen conflictos de intereses.

7/10
Ice Age 3: El origen de los dinosaurios

2009 | Ice Age: Dawn of the Dinosaurs

Tercera aventura de Manny, el mamut, Sid el perezoso, y Diego, el tigre de dientes de sable. Manny se enamoró en la anterior entrega de Ellie, una mamut, que ahora está a punto de darle un bebé. Esto genera reacciones completamente opuestas en sus dos amigos. Diego piensa que la paternidad no es su aventura, y que pasar tanto tiempo con sus compañeros le está volviendo blando, así que decide irse. Por contra, Sid siente envidia, y como es incapaz de formar su propia familia, acaba llevándose de una cueva unos extraños huevos de los que nacen tres dinosaurios, algo bastante extraño porque se supone que se han extinguido. La gigantesca madre biológica de los tres bebés acude al rescate y secuestra a Manny. El resto de la panda seguirá la pista de su amigo para intentar rescatarle, lo que les llevará hasta una especie de mundo subterráneo aún poblado por dinosaurios. No les faltan ideas a los animadores de Blue Sky, dignos competidores de Pixar, asociados a Fox, que son capaces de mantener sobradamente el nivel de las entregas anteriores de su saga emblemática. Para empezar, ésta se estrena en muchos cines en 3D, como otros títulos de animación de la presente temporada. La técnica ha avanzado tanto que los personajes parecen más reales que nunca, pero es que además, estos han evolucionado de una forma coherente y van madurando como las personas de carne y hueso. El guión bebe de fuentes clásicas como ‘Viaje al centro de la Tierra’ y ‘El mundo perdido’, de Arthur Conan Doyle, donde una expedición encuentra un lugar donde aún sobreviven animales prehistóricos. También es clara la referencia a ‘Moby Dick’, pues aparece un nuevo personaje, una comadreja tuerta, obsesionada con un dinosaurio carnívoro, que recuerda al capitán Ahab. El punto fuerte de las películas de Blue Sky es el humor físico, que recuerda a los clásicos de la animación de Warner y del maestro Tex Avery. Da pie a situaciones hilarantes, sobre todo, como es habitual, las secuencias sin palabras protagonizadas por la ardirrata Scrat, que esta vez encuentra a un ejemplar femenino, Scratte, con la que mantendrá una relación de amor-odio, pues nace entre ellos el amor al tiempo que se pelean (¡cómo no!) por una bellota.

6/10
Ausente

2008 | Stop-Loss

Las guerras siempre traen detractores y en esa faceta el cine es uno de los altavoces más potentes. Tanto que casi se puede hablar de un subgénero de películas denominadas "antibélicas". Si antes fueron la II Guerra Mundial (Johnny cogió su fusil) y Vietnam (Apocalypse Now), tras las Guerras del Golfo e Irak han sugido un buen puñado de películas norteamericanas que reiteran en sus historias el sinsentido de la guerra y las graves secuelas que provocan. En ese marco se puede incluir también este film, junto a Jarhead, En el valle de Elah o Harsh Times. Ausente (torpe traslación en español de "Stop-Loss") narra la historia de tres grandes amigos –Brandon, Steve y Tommy– que regresan a su pueblo tras prestar servicio en el ejército durante la Guerra de Irak. En la pequeña localidad tejana son recibidos y condecorados como héroes, pero al poco tiempo los daños anímicos ocasionados en la guerra comienzan a florecer: pesadillas, ataques de ira, borracheras, desconciertos afectivos, etc. El grueso del horror tiene que ver con una avanzadilla comandada por Brandon, que hicieron en las calles de Irak, y que resultó ser una emboscada en la que murieron varios hombres. De vuelta en Texas, Tommy da muestras de ser quien más ha acusado el golpe, pues su mejor amigo murió allí. Por su parte, Steve se ha vuelto violento y su novia está desconcertada. Brandon parece el más equilibrado de los tres, pero cuando recibe la notificación de que el gobierno le obliga a volver a la guerra haciendo uso del denominado programa "Stop-Loss" hará todo lo posible por evitarlo. Estamos ante una drama intenso, con momentos de acción bélica muy contados, centrado sobre todo en la idea de que la guerra no se acaba cuando uno regresa a casa. El horror, el miedo, los recuerdos y sentimiento de culpa pueden hacerse insoportables para los ex combatientes. Y eso sin contar el número de hombres mutilados y enfermos de por vida, que el film se recrea en mostrar en un claro alegato antibélico. La directora Kimberly Peirce ya sabe lo que es enfrentarse a un dramón tras su debut en Boys Don't Cry, y aquí demuestra un sólido oficio para dirigir a los actores, y además aporta un buen sentido del ritmo visual cuando la historia se lo permite. Porque, decididamente, lo que le falla al film es el guión: tras el planteamiento, que tarda en llegar, la trama avanza torpe e insuficientemente, con demasiada monotonía, hasta el esperado y sencillo desenlace. En este sentido, la película es poco más que mostrar el lamentable estado emocional de tres jóvenes ex militares. Destaca el trabajo de Ryan Phillippe, experto en interiorizar dilemas y sufrimientos morales, como ya hizo en filmes como Crash o Banderas de nuestros padres.

5/10
Hancock

2008 | Hancock

Aventuras y desventuras de un superhéroe atípico que ha caído en desgracia. Se trata de Hancock, un tipo borracho, solitario y con malas pulgas, que duerme en la calle, va harapiento y sin afeitar y que, sobre todo, tiene una forma muy peculiar y desagradable de ejercer su oficio. Hancock vuela supersónicamente y tiene una fuerza descomunal, con un cuerpo a prueba de balas; sin embargo, cada vez que ayuda a la población no puede evitar comportarse de modo antipático y le da igual si por el camino destroza autopistas, provoca accidentes, etc. La consecuencia es que todo el mundo está harto de él, no le cae bien a nadie. El papel parece hecho a la medida de Will Smith (que no por casualidad ha ejercido también de productor), ya que el film contiene dosis parecidas de acción, humor y drama, y el protagonista de superéxitos como Yo, robot o Soy leyenda da el aspecto físico perfecto del superhéroe venido a menos, a la vez que sabe transmitir la desidia de alguien que está completamente de vuelta de todo. Pero, cuando su vida toca fondo, conoce a Ray (Jason Bateman), un hombre idealista, experto en marketing, que le ofrece un plan para recuperar su buena imagen. Las cosas no serán fáciles para ambos, porque Mary (Charlize Theron), esposa de Ray, no confía para nada en Hancock y quiere impedir que su marido fracase en el empeño de convertir al superhéroe en alguien de provecho. Peter Berg, actor y director, vuelve a ponerse detrás de las cámaras en una película de acción, después de la vibrante La sombra del reino. La cosa le sale bastante derecha, los efectos especiales son espectaculares, el ritmo es el adecuado, y sin embargo no estamos ante un film típico de superhéroes. Porque aquí la acción no tiene la importancia que se podría esperar, sino que parece simplemente un añadido. Eso provoca que se eche en falta, es verdad, algo más de emoción real, un malvado de entidad, que implique más al espectador, aunque lo cierto es que precisamente ése es el sello de identidad del film. ¿Pero cómo? ¿Una película de superhéroe donde la acción no es la protagonista? Justo. La trama se centra en otra cuestión de fondo y mucho más interesante: la aceptación del propio destino es lo único que hace posible que abramos nuestro horizonte al prójimo y dejemos de pensar en nosotros mismos. "Sólo cuando aceptes quién eres, serás feliz", le dice Ray al protagonista. Todo superhéroe ha de llevar su uniforme, y Hancock ha de aprender a vivir con el suyo. El film remarca esta idea central en algunas escenas muy eficaces, alguna con mucho sentido del humor. Y hay además en el guión de Vincent Ngo y Vince Gilligan un modo muy original de afrontar el tema, tan clásico como ineludible, del superhéroe que ha de elegir entre el amor personal y la propia misión al servicio de todos los hombres por igual.

6/10
Bolt

2008 | Bolt

John Lasseter aprueba con nota alta la prueba de fuego de su estreno como productor ejecutivo de un título de animación Disney para el cine. La duda estribaba en si el genial cineasta sería capaz de hacer reverdecer los laureles marchitos de la legendaria compañía, logrando una calidad semejante a la de antaño, y a la de sus propios logros con Pixar. Lo cierto es que Bolt combina sabiamente entretenimiento familiar con adaptación a los gustos infantiles y juveniles de hoy. El film sigue al perro del título, Bolt, protagonista de un popularísimo show televisivo de acción, donde vive mil y una aventuras de sabor bondiano en compañía de su ama (o su persona, como se dice en el film) Penny, una simpática adolescente a la que pone voz la popularísima Hanna Montana, o sea, Miley Cyrus. El caso es que el perro (que en la versión original cuenta con las cuerdas vocales de John Travolta) piensa que esas aventuras son reales -que él tiene superpoderes y que Penny corre peligro de verdad-, al más puro estilo de El show de Truman. El programa empieza a bajar de audiencia, motivo por el cual su realizador decide dejar un episodio en el momento más emocionante, en que Penny ha sido secuestrada, y Bolt enjaulado. Inesperadamente Bolt logra escapar para quedar atrapado en un paquete postal, que es remitido a Nueva York. Allí seguirá creyendo que Penny corre peligro, pero al tiempo le toca enfrentarse al mundo real, lo que le llevará a trabar amistad con Mittens, una gata callejera, y con Rhino, una ardilla que vive en una burbuja de plástico. La animación en 3D avanza que es una barbaridad, y este film es una prueba del más difícil todavía en cuanto a persecuciones vertiginosas, reconstrucción de las calles de Nueva York, y creación de texturas de piel, pelos, tejidos, etc. Pero como en toda producción con Lasseter detrás, lo más importante es la historia. Y el dúo de guionistas (Dan Fogelman y Chris Williams) y el de directores (Byron Howard y el mentado Williams) se han puesto las pilas para entregar un título atractivo para todo tipo de público, en forma de “viaje del héroe”, donde el motor que le impulsa es el amor. Destacan así una acción muy dinámica al estilo de Los increíbles, momentos emotivos (el chasco de Bolt cuando cree que Penny le va a recibir con los brazos abiertos, que retrotrae a Toy Story), y golpes humorísticos geniales (las tontas palomas, Mittens asimilando la falsa realidad en que vive Bolt, la pérdida de los “superpoderes” de Bolt, las acendradas autocríticas al cine y a la televisión con los personajes del agente y la ejecutiva).

7/10
Horton

2008 | Horton Hears a Who!

La sección de dibujos animados de la poderosa Fox, junto con los estudios Blue Sky, creadores de Ice Age. La edad de hielo y Robots, luchan por acercarse a la cima de las técnicas de animación y hacer sombra a la reina del género, la compañía Pixar. Ahora entregan una simpática película ambientada en la selva, cuyo protagonista es un despreocupado y divertido elefante llamado Horton. Su vida cambia cuando por casualidad escucha un grito de socorro que sale de una pequeña mota de polvo que viaja por el aire. Horton cae en la cuenta de que hay gente que vive ahí y se empeñará en poner a salvo la mota. Para lograr su propósito tendrá que superar las zancadillas de la autoritaria canguro, quien sostiene que “todo lo que no se pueda ver, oír o sentir, no existe”. Por su parte, Horton establecerá contacto con los minúsculos seres de “Villaquién” y sorteará mil obstáculos para salvarles la vida. Jimmy Hayward debuta en la dirección tras haber trabajado durante años en el departamento de animación de Pixar, en películas como Toy Story, Monstruos, S.A. o Buscando a Nemo. Aquí la idea principal de la película es muy original: la coexistencia de dos mundos paralelos, tan distintos en tamaño que cada uno vive por su cuenta, ignorando la existencia del otro. Horton recoge en narraciones igualmente paralelas la vida en ambos lugares. Otra cosa es que sea discutible el modo en que los guionistas ponen en contacto esos dos mundos, ya que resulta un poquito insuficiente e inevitablemente lleva a pensar que los amigos de Pixar le habrían sacado mucho mayor partido. De cualquier forma, el film ofrece una valiosa lección al sugerir la posibilidad de que, al igual que hay realidades más pequeñas, quizá también nosotros seamos observados y cuidados por un ser superior... Pero donde la enseñanza se vuelve ya muy audaz y valiente para los tiempos que corren es cuando se remacha la idea que inspira la misión de Horton: “una persona es persona por pequeña que sea”. La cosa tiene su enjundia, ya que el guión abandera explícitamente este mensaje al final de la película. Sin embargo, incluso con estos grandes temas de fondo, no hay que perder de vista que Horton se dirige a los más jóvenes. Los dibujos están bien, aunque a estas alturas no llaman tanto la atención, y en general falta un poco de sentido “dramático” a lo que vemos. De hecho, se resiente del aire excesivamente liviano de la aventura, como si al conjunto le faltara "punch" y algo de espectacularidad. Hay, eso sí, algunos momentos divertidos, como el que recoge las microscópicas actividades selváticas como si fueran algo terrorífico o los que muestran las rarezas de una curioso animalillo amigo de Horton. E insólita resulta la escena del bombardeo, gracioso homenaje a Apocalypse Now, donde incluso se dice: “me encanta el olor del plátano por la mañana”.

6/10
Jumper

2008 | Jumper

David Rice es un jovenzuelo con un increíble don: puede teletransportarse a donde quiera... dentro de ciertos límites. El descubrimiento de tal habilidad, justo en el preciso instante en que le está humillando un matón de instituto delante de Millie, la chiquita que le hace tilín, le permite tomar una insólita decisión: desaparecer. Y es que su vida siempre ha sido bastante desgraciada: su madre le abandonó cuando era un crío de cinco años, y su padre desde entonces no levanta cabeza, es un cafre siempre pegado a su "birra". De modo que, una vez dominado su "talento", deja su hogar y se dedica a robar bancos para tener capital, y básicamente vive de un modo frívolo e insustancial, logrando todo lo que el dinero pone a su alcance, y ligando con las chicas guapas que se ponen a tiro. Pero claro, esto no le llena, y acabará intentando volver a los lugares de su infancia que echa de menos, incluida la mujer de sus sueños. Lo que no sabe es que por el universo mundo hay más "jumpers" (saltadores) como él, y que hay unos tipos muy malotes, los "paladines", que hacen todo lo que está en su mano para liquidarlos. Los lidera un tal Roland, el más letal de todos. Entretenido título juvenil, basado en una novela de Steven Gould. Entre el equipo de guionistas figura un especialista en el fantástico, David S. Goyer, y tras la cámara está Doug Liman, que mostró cierta maña en el cine de acción con el primer film de la saga Bourne. Hay que subrayar en el haber de la película su ritmo endiablado, y los espectaculares efectos especiales de "salto", que conducen al espectador de un punto exótico a otro del planeta con frenética celeridad. Quizá no haya que buscar tres pies al gato, ante un film cuyo propósito principal, a semejanza de la reciente Transformers, es la pura diversión, proporcionada con muchas dosis de acción y abundante sentido del humor, con bromas a costa de los cómics de superhéroes. Pero siempre tiene interés rascar un poco en un film de este tipo, que a veces es un interesante espejo de elementos dominantes en la sociedad contemporánea. El enfoque del superhéroe con poderes especiales encaja con una mentalidad actual, caracterizada por la cortedad de miras. Frente a superhéroes de fuerte clasicismo, como Supermán o Spiderman, que parecían tener muy claro que "todo gran don conlleva una gran responsabilidad", y que frente a tentaciones de diverso género de utilizar sus habilidades en propio provecho, acababan sirviendo a sus semejantes abnegadamente, el David de este film se caracteriza por su individualismo y su soledad, que le conducen a pensar poco en los que tiene cerca, por ejemplo en su padre; resulta a este respecto muy significativa la breve escena en que David ve en televisión las inundaciones de Nueva Orléans, con gente sufriendo porque ha perdido su hogar, mientras él prefiere salir de marcha haciendo una "escapadita" a Londres. Tan es así que podríamos decir que Hayden Christensen parece haberse convertido en referente del héroe de nuevo cuño, bastante más voluble que los de antaño. Le pasaba a su Anakin Skywalker de la segunda trilogía de La guerra de las galaxias, en que su personaje se dejaba llevar por sus impulsos inmediatos, su amor por Amidala; y le pasa aquí, donde lo único que le salir de sí mismo es su amor por Millie. También es sintomático de superficialidad la explicación de por qué los paladines están tan empeñados en eliminar a los jumpers. La cosa se identifica con el fanatismo religioso; de modo bastante elemental se equipara a los paladines con la inquisición y las cazas de brujas, que considerarían herético que los jumpers puedan estar "en todas partes", una prerrogativa divina. Resulta un poquito risible que tal sea su motivación, máxime cuando ellos, en su implacable persecución, acaban también apropiándose del herético don. En un film como el que nos ocupa nadie debería esperar interpretaciones "a lo Shakespeare". Samuel L. Jackson parece pasárselo en grande con nuevo peinado y otro personaje friqui que añadir a su amplia galería. Sorprende gratamente Jamie Bell con su marcado acento británico y su "jumper" ya muy pasado de rosca. La presencia de Diane Lane resulta anecdótica, mientras que Hayden Christensen y Rachel Bilson dan el tipo deseable de parejita guaperas.

6/10
Posdata: te quiero

2007 | P.S. I Love You

Holly y Gerry parecen el matrimonio perfecto, se quieren con locura, saben superar sus diferencias. Pero... El cáncer mata a Gerry. Y la viuda Holly no admite consuelo, está hecha fosfatina, se siente incapaz de salir de casa, distraerse o lo que sea, a pesar de los esfuerzos de sus dos mejores amigas y su familia. Para colmo, algo contribuye a que Holly no pase la página de Gerry demasiado rápido. Resulta que su amado esposo, antes de morir, dejó organizado una especie de juego para ella, como una gimkana romántica y sentimental que debería ayudarle a encauzar el resto de su vida. De modo que Holly empieza a recibir mensajitos y regalitos, que sirven para recordar los mejores momentos en común, el modo que se conocieron, etc., servidos con ¿oportunos? flash-backs. Lo que no está claro es que dicho plan ayude a superar la pena. Desde luego la madre de Holly más bien piensa que aquello es regodearse en el dolor. Almibarada tragicomedia romántica, ejecutada por un amante del género, el guionista y director Richard LaGravenese, que adapta una novela de Cecelia Ahern. El resultado es fallido, a pesar de algún momento más o menos emotivo. Lo cierto es que LaGravenese funciona mejor cuando sus guiones románticos los lleva a la pantalla otro, y más si es un gran cineasta como Alfonso Cuarón, Robert Redford o Clint Eastwood, y ahí están para demostrarlo sus títulos La princesita, El hombre que susurraba a los caballos y Los puentes de Madison. Aquí se equivoca en la línea de salida, la petición al espectador de que suspenda su incredulidad con tan disparatado argumento resulta difícil de atender. El desequilibrio de risas, lágrimas y amor es patente, el reduccionismo sentimental excesivo. Y la dirección es demasiado plana para persuadir de que esto tiene pies y cabeza, resulta difícil no conceder la razón a la madre de que todo “el plan” es un ejercicio de sadismo de dudoso gusto. Además, se concilia poco con ese amor romántico y apasionado que se procura ensalzar algunas ideas ridículas de las “amigas” de Holly, como llevarla a un club nocturno gay para divertirse, o animarla a tener sexo ocasional, para llevar mejor la tristeza que le embarga. No basta tener un reparto atractivo, con la “friend” Lisa Kudrow, Gerard Butler, Hilary Swank y Kathy Bates, las dos últimas damas con Oscar, para levantar la cosa, que cae en todos los tópicos imaginables en lo relativo a posibles nuevos amores. Por cierto que en el film se deja ver un tal Jeffrey Dean Morgan, que parece el “primo americano” de Javier Bardem.

4/10
El ultimátum de Bourne

2007 | The Bourne Ultimatum

Perfecto colofón a la saga del desmemoriado ex asesino profesional Jason Bourne, inspirada, bastante libremente, en las novelas de Robert Ludlum. En esta ocasión Bourne va a llegar hasta el final a la hora de averiguar cómo se convirtió en agente de la CIA, dentro de un proyecto supersecreto del gobierno estadounidense; el primer eslabón de la cadena que le guiará a la verdad es un periodista de The Guardian, que está publicando en el diario londinense un reportaje sobre el caso Bourne; sus diversas averiguaciones llevarán a Bourne desde Moscú a París, Londres, Madrid, Tánger y Nueva York. De modo que la trama se convierte en una especie de increíble y vertiginosa montaña rusa, integrada por peleas, persecuciones y explosiones, con algunas “paradas de contacto humano”, momentos no precisamente de relax. En efecto, esas “paradas”, lejos de disminuir el ritmo de la cinta, contribuyen a reforzar su atmósfera desasosegante, pues casi siempre son tensas conversaciones, telefónicas o “vis-à-vis”, donde los interlocutores tratan de averiguar las intenciones del otro, al modo de una caza del ratón y el gato, donde no se sabe exactamente quién juega qué papel. Como ya hiciera en El mito de Bourne, Paul Greengrass imprime un tono realista –por así decir– a la historia, acudiendo a los recursos de documentalista que tan buenos resultados le dieron en Domingo sangriento. Lo que significa un vibrante montaje, que ayuda a hacer bueno el inteligente guión de Tony Gilroy y compañía, y un buen uso de la cámara en mano, que resulta especialmente eficaz, contra pronóstico, en los primeros planos, donde el temblequeo, más perceptible de lo normal, contribuye a aumentar el nerviosismo del espectador. Lo que significa al final un ritmo casi siempre excelente, con un manejo maestro del suspense, aunque alguno de los “pasajes humanos”, como la visita de Bourne al hermano de su novia muerta, poco aporten a no ser a la extensión de la humanidad del protagonista. A cambio, hay que reconocer que hay cierta capacidad de riesgo en el encuentro final entre Jason y su "creador", que habla de la responsabilidad de las personas en sus acciones, más allá de argumentos falaces como el de "la obediencia debida". Dentro de la eficaz intriga, subyace un claro mensaje de contenido político, que se puede resumir en un “no todo vale a la hora de combatir el terrorismo”, “hay unas reglas básicas que las personas con conciencia saben que deben respetar”. Una idea claramente patente en el enfrentamiento de los personajes de David Strathairn y Joan Allen. El reparto cumple de nuevo a la hora de encarnar a sus personajes, tanto los viejos conocidos –por supuesto Matt Damon, al que le van “al pelo” estos personajes ambiguos–, como las nuevas incorporaciones, entre las que destacan, además de la del citado Strathairn, las de Albert Finney y Paddy Considine.

7/10
United 93

2006 | United 93

En Bloody Sunday (Domingo sangriento), Paul Greengrass reconstruía cámara en mano, en un estilo cercano al documental, la célebre tragedia ocurrida en Derry, durante una manifestación que acabó inesperadamente en una matanza. Greengrass hace ahora lo propio con la historia de uno de los aviones secuestrados durante la terrible jornada del 11 de septiembre, tras haber demostrado su valía para la ficción, con El mito de Bourne. Se trata de la primera película de Hollywood sobre los terribles acontecimientos del 11-S, estrenada poco antes de World Trade Center, de Oliver Stone. Como es sabido, el United 93 fue el cuarto avión secuestrado, tras los dos que se estrellaron contra las Torres Gemelas y el que impactó contra el Pentágono. El vuelo 93 de United Airlines no alcanzó su objetivo, la Casa Blanca, sino que se estrelló por razones desconocidas en Pensilvania. La explicación más probable es que ello se debió a que los pasajeros se rebelaron contra sus captores. Desde ese fatídico día, han corrido ríos de tinta sobre el asunto, y circulan numerosas teorías contradictorias sobre lo ocurrido. Greengrass, también autor del guión, se ha basado en todos los testimonios que han salido a la luz, de los controladores aéreos, los familiares de las víctimas que hablaron con ellas, las grabaciones de la caja negra, que fueron hechas públicas por el gobierno… También trata de rellenar algunos puntos, con las teorías más plausibles, por ejemplo, en el método utilizado por los terroristas para reducir a la tripulación. Y apunta a la falta de reacción del gobierno de EE.UU. ante un ataque que les pilló completamente desprevenidos. Ha elegido el cineasta actores completamente desconocidos, pero bastante eficaces, lo que acentúa la sensación de realidad, como el hecho de que el film esté narrado a tiempo real. Repleto de momentos de enorme intensidad dramática, como cuando los pasajeros se rebelan, obviamente se trata de un film tan duro como la historia que retrata. Refleja lo mejor y lo peor del ser humano, subrayando sobre todo el heroísmo colectivo de un grupo de desconocidos, por lo que entre tanta barbarie, queda cierto resquicio para la esperanza.

8/10
Ice Age 2: El deshielo

2006 | Ice Age 2: The Meltdown

Después del hielo, está claro, tenía que venir el deshielo, estupenda excusa para la secuela de Ice Age. En efecto, la edad de hielo está a punto de acabar. La capa de hielo que cubre la Tierra comienza a descongelarse, lo que va a dar lugar a inundaciones de increíbles proporciones. Un buitre advierte a los animales de que su valle no tardará en quedar completamente cubierto por el agua. Pero corre el rumor de que es posible llegar hasta un barco y salvarse. Todos se ponen en camino, incluyendo a Manny, el mamut, Diego, un dientes de sable, y Sid, un perezoso, el trío de ases que devolvieron heroicamente a un niño humano a sus padres en la primera parte de la saga animada. Esta vez les acecha una pareja de voraces cretáceos carnívoros. Mientras tanto, Scrat, ancestro de las ardillas, intenta alcanzar una bellota, lo que no resulta tan fácil como parece. Carlos Saldanha dirige en solitario la secuela del film que realizó conjuntamente con Chris Wedge, al igual que Robots. Continúa la línea de las dos películas, que recuperaban el `slapstick´, humor visual típico del cine mudo y de las antiguas películas animadas y del `cartoon´. Aunque esta vez también homenajean algún que otro género, como el musical, en un impagable número protagonizado por unos buitres, y con una hilarante letra sobre los beneficios de comer tres veces al día. La protoardilla Scrat dejó tan buen sabor de boca en la primera parte, que en esta ocasión tiene más papel para su lucimiento. El guión parece encadenar además elementos de otras películas, pues por ejemplo Sid, el perezoso charlatán, recuerda bastante a Asno, de Shrek. Pero funciona como un mecanismo de relojería y gira en torno a la amistad, el miedo y la solidaridad.

7/10
Happy Feet. Rompiendo el hielo

2006 | Happy Feet

Qué orgullosos estarían los pingüinos de Mary Poppins si pudieran comprobar lo que ha mejorado su especie, en lo que a animación, canto y baile se refiere. Warner se ha unido al carro del que tiran con firmeza DreamWorks y Pixar con Happy Feet. Su director George Miller, responsable de películas tan dispares como Babe, el cerdito valiente y Mad Max, tiene motivos para estar orgulloso del resultado alcanzado tras cuatro años de trabajo. El título, Happy Feet (‘pies contentos’), define el ‘pequeño problema’ de Mumble, un pingüino emperador. En su comunidad todos saben cantar, pues es un requisito básico para encontrar pareja, ya que deben encontrar su canción del corazón, que les unirá a otro pingüino el resto de sus vidas. Desde su nacimiento, Mumble no sabe cantar, pero a cambio baila claqué a las mil maravillas. Así las cosas, el conflicto está servido. Su rareza pone en peligro la estabilidad social del grupo, y le hace ser muy diferente a los demás. Por esto viajará a diversos lugares de la Antártida, donde aprenderá el valor de la amistad, la confianza en sí mismo y el cuidado del medio ambiente. Los choques entre su comunidad y lo vivido más allá de ésta, pondrán de manifiesto la importancia de la tolerancia, el amor, la confianza y la pertenencia a un grupo. Las imágenes sobre hielo imprimen una velocidad trepidante a la película, que sólo pierde algo de fuelle tras el arranque ­–quizás porque éste deja con la boca abierta–. La acción se intercala con los números musicales, en una película en que la animación es la reina. El equipo realizó dos expediciones a la Antártida para captar texturas, colores, luces y sombras del continente helado. La idea era conseguir el mayor realismo posible, “una foto-realidad”, en palabras de Miller. Y prueba superada, ya que hay momentos en que la duda asalta: ¿son estos personajes dibujos, o son de verdad? Esta duda define la calidad obtenida, en que se intuye un arduo trabajo. Botón de muestra: Mumble tiene seis millones de plumas. La historia, complemento perfecto de El viaje del emperador, sigue en su temática los patrones clásicos del cine de animación, pero rebosa originalidad especialmente en la parte final. No vale eso de que vista una película de dibujos animados, vistas todas.

7/10
X-Men 3: La decisión final

2006 | X-Men: The Last Stand

En esta ocasión, Warren Worthington II, heredero de un imperio financiero, descubre que su hijo, Warren Worthington III, oculta un temible secreto. Resulta que el chico desarrolla unas alas similares a las de los ángeles. Pasa el tiempo, y los laboratorios farmacéuticos que pertenecen a los Worthington logran encontrar un remedio para eliminar las mutaciones genéticas. Una simple inyección convierte a un mutante en un hombre normal. El temible Magneto desconfía de las supuestas buenas intenciones de los inventores del remedio. Convencido de que los mutantes deben enfrentarse a la humanidad, Magneto piensa que es una ofensa que traten de despojar a los suyos de sus habilidades excepcionales. Por esta razón, Magneto reúne a un ejército para destruir a los inventores de la inyección, aunque topa con la oposición de los X-Men, los pupilos de Xavier, que sueñan con la convivencia pacífica entre hombres y mutantes. Al mismo tiempo, los X-Men investigan la extraña reaparición de Jean Grey, una de sus más veteranas componentes, que supuestamente murió ahogada para salvar a sus compañeros. Tercera entrega de las aventuras del profesor Xavier y sus alumnos mutantes. Brett Ratner toma el relevo, después de que el director de las anteriores, Bryan Singer, abandonara el proyecto con el fin de dirigir Superman Returns, otra película de superhéroes muy distinta. Aunque se toma muchas libertades con respecto al cómic original, Ratner realiza una digna secuela, con espectaculares enfrentamientos entre ambos bandos de mutantes, como la que transcurre en un puente, aquellas en las que Jean Grey demuestra su poder telekinético o el ataque del temible Juggernaut. Tanta acción aparece convenientemente aderezada por temas de cierto calado, que ya aparecían en las anteriores entregas de la saga, como son la discriminación, los prejuicios sociales y la falta de ética en las innovaciones científicas. El desenlace parece dar a entender que se trata del colofón final a la saga de los mutantes, aunque es necesario ver la película hasta después de los títulos de crédito, para descubrir una sorpresa final.

7/10
Sr. y Sra. Smith

2005 | Mr. & Mrs. Smith

John y Jane Smith son un matrimonio convencional que vive en la tediosa monotonía diaria. Residen en un barrio adinerado, tienen un chalet confortable y todo les va bien. Pero en realidad, el uno y la otra se desconocen absolutamente, porque ambos se ganan la vida como asesinos profesionales en las dos “organizaciones” rivales más importantes de este curioso ámbito laboral. Y el señor y la señora Smith son los mejores cuando se trata de eliminar a un objetivo. Pero un día, el trabajo de uno interfiere en el del otro, de modo que, tras el estupor del descubrimiento, los dos cónyuges reciben órdenes de matar a su media naranja. La película es una locura de principio a fin, ya que la acción más alucinante, la comedia surrealista y el romance pasional se unen de modo completamente inverosímil, ríete de Rambo en sus mejores momentos. Pero… ¿a quién le importa el guión? Está claro que en esta película tan sólo queremos ver en acción a dos de los actores más “ad-mirados” del panorama Hollywood y del papel couché, para cuyos personajes, por cierto, también fueron candidatos Nicole Kidman, Catherine Zeta-Jones, Johnny Depp o Will Smith. En fin, que ya se ve que el tirón de la fama era importante. Doug Liman, quien demostró su extraordinario manejo de la acción en El caso Bourne (2002), hace alarde otra vez de una pericia notable al rodar algunas secuencias muy brillantes y moviditas, como el juego del gato y el ratón en la casa de los Smith o el intenso tiroteo en los grandes almacenes. Y además de extraer –como era de suponer– todo el sex appeal de la pareja en alguna secuencia subida de tono, Liman también aporta cierta originalidad en unos divertidos insertos tipo psicoanálisis, que, a modo de prólogo y epílogo muestran la enorme química que existe entre Brad Pitt y Angelina Jolie, quizá las estrellas más de moda de la actualidad.

5/10
Robots

2005 | Robots

Rodney Copperbottom es un joven robot que pertenece a una familia humilde. Sus padres no podían proporcionarle piezas de recambio nuevas, por lo que se ha pasado toda su vida utilizando piezas de segunda mano. Y aunque vive felizmente en una pequeña localidad, sueña con convertirse en inventor. Para ello, deberá viajar a Robociudad, la gran urbe, donde vive El gran soldador, inventor e ídolo televisivo de Rodney, que opina que “un robot puede brillar sin importar de qué esté fabricado”. Y aunque a su llegada a Robociudad, Rodney se desenvuelve bastante bien con ayuda de Manivela, Piper y otros nuevos amigos, resulta que Ratchet, un ambicioso ejecutivo, ha tomado el control de la empresa fundada por El gran soldador, y cambia algunas cosas. Por ejemplo, se deja de recibir a recién llegados como Rodney, Además, se dejan de reparar piezas antiguas, que deberán ser sustituidas por modernas prótesis bastante caras. Chris Wedge y Carlos Saldanha, directores de La edad de hielo, son las mentes creadoras de Blue Sky Studios, una empresa que en la actualidad ha sido absorbida por Fox. Ahora, ambos vuelven a dirigir “a cuatro manos” esta cinta de animación que se desarrolla en un mundo habitado únicamente por robots. La premisa inicial se les ocurrió a los creadores antes de su anterior trabajo. Consiste en imaginar qué ocurriría en un mundo habitado únicamente por robots, en el que la farola concluye su jornada laboral, recoge sus cosas y se marcha cansada a su casa, o las bocas de incendio riñen a un perro que trata de orinarse sobre ellas. Destaca el aspecto visual del film, que parece una versión metálica y futurista de los años 50. No sólo los objetos, como las tostadoras o los hornos, parecen propios de esta década, sino que los robots están diseñados conforme a la imagen que se tenía en aquel tiempo de cómo serían si alguna vez existían. Técnicamente perfecta, contiene algunas secuencias memorables, sobre todo el prólogo, en el que se narra el nacimiento y la adolescencia del protagonista. Más ligera que otras películas de animación digital, como las reflexivas cintas de Pixar, lo cierto es que Robots está elaborada pensando también en el publico adulto. Éste apreciará especialmente las críticas al consumismo del mundo actual, en el que en lugar de reciclar los aparatos antiguos, los cambiamos por otros nuevos y a la obsesión desmesurada por la estética, que hace que la gente se gaste un montón de dinero para ser supuestamente más atractivos. También realiza un alegato en favor de las empresas familiares, que están desapareciendo al ser absorbidas por las grandes corporaciones. De paso, el funcionamiento de la multinacional que trata de rehacer Robociudad a su gusto, puede ser interpretado como una sutil crítica a las majors, que sobreponen su afán de ganar dinero a la creatividad en el moderno Hollywood.

7/10
Be Cool

2005 | Be Cool

Cómo conquistar Hollywood, adaptación de una novela de Elmore Leonard, era una divertida película sobre un gángster cinéfilo, que debía cobrar la deuda de un productor. Diez años después vuelve Chili Palmer (John Travolta ‘again’), que ahora desea producir un disco a la desconocida Linda Moon, en parte como favor a la viuda de un amigo recién asesinado. Y es que nuestro matón tiene un corazón de oro. El esquema es semejante al original, jugando al contraste entre un Palmer medianamente decente, y las discográficas, cuyos métodos poco deben envidiar a las mafias, una de negros y otra rusa. Pero los afilados diálogos, tipo Quentin Tarantino (después de todo, éste adaptó a Leonard en Jackie Brown), resultan inferiores, y quizá por eso la zafiedad resalta más. Mientras que los guiños sensuales a los filmes de bailoteo de Travolta, o a Pulp Fiction (allí compartieron pantalla el actor y Uma Thurman), constituyen un recurso facilón. Más irónicas e ingeniosas son en cambio las bromas sobre las secuelas, o incorporar números musicales para vender discos de Aerosmith, con un Steve Tyler haciendo de sí mismo. Dirige el film, F. Gary Gray, responsable de la agilísima The Italian Job.

5/10
A tres golpes de la fama

2004 | Mr. 3000

Cuando el jugador de béisbol Stan Ross logra su hit número tres mil, decide retirarse, ya que con esa cifra podrá entrar en el salón de la fama. Poco le importa que estén a mitad de temporada, puesto que él ya ha conseguido su propósito. Sin embargo, diez años después, tres golpes de Stan quedan anulados, por lo que el jugador (con unos añitos de más) tendrá que ponerse en forma y volver al campo si quiere que su fama no desaparezca. Y su regreso quizá signifique algo más que una nueva oportunidad deportiva. Simpática película de deporte y suave comedia, con moraleja bien intencionada, y diseñada para el lucimiento del comediante Bernie Mac (Los ángeles de Charlie). Le acompañan en la empresa el veterano Paul Sorvino y la guapa Angela Bassett.

3/10
Alfie (2004)

2004 | Alfie

Alfie Elkins es un joven británico, chófer de coches de lujo en Manhattan, que dedica todo su tiempo a seducir mujeres de cualquier edad y condición. Se considera todo un especialista en el tema, que sabe exactamente qué hacer para cautivar al sexo opuesto. El especialista en adaptaciones modernas de clásicos del cine Charles Shyer (El padre de la novia, Tú a Boston y yo a California) versiona esta vez la película, basada en una obra teatral de Bill Naughton, que lanzó a la fama hace cuarenta años a Michael Caine. Le sustituye el pluriempleado Jude Law, que compone una versión metrosexual del personaje, que en el fondo sigue siendo un caradura sin escrúpulos, cobarde ante el compromiso, que amparándose en su supuesta falta de maldad no duda en dar rienda suelta a sus instintos más bajos, incluso con la novia de su mejor amigo. Y aunque el film no resiste la comparación con el original, logra dotar de cierta simpatía al personaje, a la vez que se expresa con claridad su falta de horizontes vitales.

4/10
El mito de Bourne

2004 | The Bourne Supremacy

Aunque sigue amnésico, Jason Bourne ha logrado enterarse de que era un agente secreto, como James Bond, personaje con el que comparte las iniciales. Tras conseguir escapar de los secuaces de un político al que por lo visto intentó asesinar, y de sus antiguos compañeros del siniestro grupo conocido como Treadstone, Bourne se refugia en la India, con su amada Marie. Allí sufre pesadillas y tiene un fuerte sentimiento de culpa, pues intuye que pudo realizar actos terribles que ni siquiera recuerda. Para colmo de males, Kirill, un implacable asesino relacionado con su pasado reaparece y obliga a Bourne a emprender una huida por diversas ciudades europeas, en el transcurso de la cual descubrirá escalofriantes informaciones sobre actos cometidos por él. Hace dos años, el director Doug Liman sorprendía con El caso Bourne, lograda adaptación de la novela homónima de Robert Ludlum. Desde luego, era un soplo de aire fresco en un panorama cinematográfico dominado por el maniqueísmo, en el que se echaban de menos productos de intriga y acción de calidad. Lo que encontramos aquí es un personaje con dimensión humana, que se las tiene que arreglar sin sofisticados aparatos inventados, y atormentado por la culpa, pues ha sido capaz de cometer los actos más horribles, y ahora sufre sus consecuencias. Esta vez, el productor Frank Marshall mantiene a los protagonistas, y a la mayor parte del equipo técnico, pero cambia al director. Curiosamente, apuesta por el británico Paul Greengrass, autor de Domingo sangriento, un docudrama que reconstruía con realismo el tristemente célebre episodio acontecido en Irlanda del Norte. Y aunque es la primera vez que Greengrass afronta una superproducción estadounidense, lo cierto es que a la cinta le viene al pelo su estilo dinámico y realista, que recuerda a los clásicos del género de los 70, como French Connection. Destacan las persecuciones, que parecen de verdad frente a tanta influencia de los videojuegos imperante en el cine actual. Asimismo, Greengrass también es capaz de imponer un montaje frenético sin que la cinta parezca un videoclip.

7/10
Una relación peligrosa

2003 | Gigli

Un matoncillo (Ben Affleck) debe secuestrar al hermano, retrasado mental, de un fiscal antimafia. Le echará una mano en el “trabajillo” una experimentada y dura gángster lesbiana (Jennifer López). Acabarán enamorándose. Pocas películas han sido tan vapuleadas como la que nos ocupa. Y eso que el film tiene detrás a un director competente, Martin Brest (Esencia de mujer, Huida a medianoche), y a dos actores con gancho, Affleck y López, que encima, en el momento del estreno, salían juntos. Hay que verla, para juzgarla.

3/10
Superagente Cody Banks

2003 | Agent Cody Banks

Entrenado por la CIA en secreto, el adolescente Cody Banks es requerido para investigar las actividades de un científico, que está creando unos peligrosos robots en miniatura. El plan consiste en que se haga amigo de su hija, y que ésta le invite a su casa. Por desgracia, aunque Cody Banks es un experto pilotando el monopatín y posee excepcionales habilidades para la lucha cuerpo a cuerpo, padece una timidez extrema con las chicas. Imaginativa versión adolescente de James Bond, protagonizada por Frankie Muniz, que alcanzó cierta popularidad con la serie televisiva Malcolm. Las secuencias de acción son bastante resultonas, y homenajean a títulos relevantes de agentes secretos como Misión imposible.

5/10
The Italian Job

2003 | The Italian Job

Con ayuda de sus compinches habituales, Charlie, privilegiado cerebro criminal, ejecuta un brillante plan para robar lingotes de oro de la caja fuerte de un palazzo veneciano. El único detalle que Charlie no podía prever era que Steve, uno de sus hombres, le traicionaría para robarle el botín. Pero el juego no ha acabado, y Charlie regresa a California, dispuesto a recuperar el oro, más por venganza que por interés monetario. Para ello, contará con una recién llegada al equipo, Stella, experta en cajas fuertes. E ideará un sofisticado plan de robo que consiste en manipular el sistema informático que controla los semáforos, colapsar el tráfico y huir en coches de pequeño tamaño. El director de ese estupendo film llamado Negociador, aprovecha la espectacularidad del cine moderno en esta versión libre de un clásico del cine de atracos, Un trabajo en Italia, que protagonizó Michael Caine en 1969. El espectador debe olvidar el realismo, que no la verosimilitud, en unas asombrosas persecuciones por el metro, alcantarillas e incluso escaleras. Secuencias increíbles en la vida real, pero que parecen auténticas en la pantalla. Como en los mejores films de robos, los protagonistas son granujas amorales, poco ejemplares, que no obstante caen bien en la pantalla, incluso Edward Norton, el malo de entre los malos. Para disfrutar con palomitas y a ser posible en compañía de amiguetes gritones, que nos transmitan emoción ante lo que sucede en pantalla.

7/10
Paycheck

2003 | Paycheck

Jennings es un ingeniero informático excepcional: con un talento innato, puede descifrar los programas más complicados y mejor protegidos. Tal habilidad la usan empresarios sin escrúpulos para robar tecnología: le contratan para realizar el trabajo, y luego, de acuerdo con él, le borran la memoria para evitar que en el futuro pueda convertirse en testigo incómodo. Pero en el último encargo, ha pasado algo raro. Cuando Jennings va a cobrar sus honorarios, descubre que ha renunciado a ellos a cambio de una bolsa que contiene una serie de objetos aparentemente inútiles. En realidad, son las piezas de un puzzle, que deberían ayudarle a recordar lo que nunca debiera haber olvidado. Las lenguas malévolas aseguran que el director formado en Hong Kong John Woo, al venirse a trabajar a Estados Unidos en títulos como Blanco humano, Cara a cara, Misión imposible II, Windtalkers…, olvidó parte de su talento en Oriente. ¿Serán envidiosos? Especializado en un cine de acción con coreografías inconfundibles, Woo adapta en esta ocasión un relato corto del novelista de ciencia ficción Philip K. Dick, con un atractivo punto de partida. La historia le permite desplegar todo su católogo de imaginería visual, sobre todo en las escenas de persecuciones. Asume el protagonismo absoluto Ben Affleck, mientras que a Uma Thurman le toca esta vez ser mera comparsa.

5/10
Pluto Nash

2002 | The Adventures of Pluto Nash

Nueva gansada de Eddie Murphy. Situada en el año 2087, seguimos  la pista a Pluto Nash, un tipo espabilado que ha abierto un garito nocturno en la Luna. Aunque tiene un gran éxito, la mafia le complica un poquito la existencia. Con presupuesto generoso y complicados efectos especiales, Murphy se empeña en hacernos reír con gags como el de unos billetes de 100 dólares con el rostro de… ¡Hillary Clinton! ¿Serán profetas los responsables del film, al vaticinar el futuro presidencial de la señora Clinton? El tiempo lo dirá.

2/10
El caso Bourne

2002 | The Bourne Identity

En alta mar, un barco pesquero rescata a un joven que va en un bote a la deriva: no recuerda nada de su pasado y ha sido herido de bala; y en la muñeca lleva tatuada una cifra que podría ser de una cuenta bancaria. Confundido, comienza a investigar quién puede ser, y el número le lleva a una caja de seguridad en Zurich, que contiene un arma, varios pasaportes, mucho dinero y una dirección en París. Su nombre parece ser Jason Bourne, pero eso no le dice nada. De repente, es atacado por unos individuos especialmente entrenados para el combate, y espontáneamente descubre que él también es experto en artes marciales. En su huida se mete en el coche de una chica alemana, con la que llega a un acuerdo económico para que le lleve a París. Adaptación de la obra del novelista Robert Ludlum. A diferencia de otras películas de espías, más centradas en la acción, el cineasta Doug Liman tenía muy claro que para él lo más importante era la descripción de personajes. Hijo de un alto funcionario del gobierno que trabajaba en asuntos de Irán y Nicaragua, Liman había conocido muchos espías durante su infancia y pensaba que no se parecían a los de las películas, por lo que quería retratarlos de forma realista. Por esta razón funcionan tan bien las persecuciones y peleas, porque el espectador se implica más en lo que les sucede a los protagonistas. De hecho, son tan complejas que el director necesitaba un protagonista que además de saber interpretar estuviera en buena forma: así que pensó desde el primer momento en Matt Damon.

7/10
Drumline

2002 | Drumline

Un joven de color es una máquina con la batería. Tanto que el director de una banda le ficha para tocar en la Universidad de Atlanta, acudiendo a una beca. El chico está encantado, pero se encuentra como un pulpo en un garaje en el mundo estudiantil. Dentro del desconocido reparto destaca Orlando Jones, que hace un meritorio esfuerzo en la composición de su personaje.

4/10
Amor con preaviso

2002 | Two Weeks Notice

Los espectadores están acostumbrados a ver a Hugh Grant metido en las carnes del clásico tío solterón, únicamente pendiente de su ego. De esta guisa le vimos en películas como Cuatro bodas y un funeral, El diario de Bridget Jones o Un niño grande. El actor inglés se lo tiene bien aprendido y explota su éxito como nadie. Pues bien, ahora le toca a Sandra Bullock sufrir a Grant, que interpreta a un millonario frívolo y comodón que se enriquece demoliendo edificios. Ella, una chica preocupada por las causas sociales y que trabaja de asesora legal en su empresa, está harta de la desidia de su jefe y de que la utilice como chica para todo (el tipo no puede pasarse sin ella ni para elegir la corbata del día). Y así hasta que decide dejar el trabajo. Y esa decisión era justamente lo que ambos necesitaban para saber que su relación era algo más que profesional. Comedia amable, romántica y divertida a ratos, que sabe sacar jugo a la química de dos de los intérpretes con más tirón entre el público. Marc Lawrence, que anteriormente escribió el guión de Miss agente especial para el lucimiento de la Bullock, debuta ahora en la dirección.

4/10
D-Tox (Ojo asesino)

2002 | D-Tox

Hecho polvo. Así se encuentra el agente Malloy, del FBI, después de que un asesino psicópata, al que le encanta cargarse policías, haya matado a su novia. Tanto, que ha terminado hundido en el alcohol. Buscando rehacerse, Malloy acepta ingresar en un sanatorio especializado en ayudar a policías traumatizados. Allí, en un lugar aislado en medio de la nieve, hay un montón de polis luchando con sus demonios interiores. Lo que no imaginan es que el asesino va a trasladarse al lugar, para hacer de las suyas. Jim Gillespie, el director de Sé lo que hicisteis el último verano, vuelve a regalarnos un montón de sustos en el caserón donde están recluidos los policías enfermos, a medida que se topan con la muerte violenta. También incluye un poco de “psicoviolencia” en las terapias de grupo, donde los diversos agentes (incluido un musculoso Sylvester Stallone, a pesar de sus 52 años) comparten sus traumas. Stallone ha descrito el film como “un descenso a los infiernos”.

4/10
Evolution

2001 | Evolution

Risas a costa de la ciencia ficción. El planteamiento de Evolution es, sin duda, ingenioso: la colisión de un meteorito en la tierra, que alberga una célula alienígena, capaz de evolucionar a la velocidad del rayo; y así tenemos vegetación exuberante, dinosaurios, homínidos... que propician enseguida el disparate. No falta por supuesto la caricatura de unos militares que imponen un imposible secretismo, y que a la hora de abordar la crisis actúan con la delicadeza de un elefante paseando por una cacharrería. Con escenas visualmente espectaculares (la que acontece en un centro comercial, con un animal prehistórico revoloteando, es antológica), el pato lo pagan los personajes, algo esquemáticos. Orlando Jones carece del gancho de un Will Smith y David Duchovny hace lo que puede por adaptarse al género de la comedia (lo consiguió, con más acierto, en la romántica Hechizo del corazón); sólo la carismática Julianne Moore, un pedazo de actriz, salva, con su poderosa presencia, el capítulo interpretativo. El apartado de los efectos especiales es notable. Phil Tippett, que creó los bichejos de Parque Jurásico y Starship Troopers, creó cientos de criaturas para reflejar distintos estadios evolutivos: seres pluricelulares, anfibios, reptiles, pájaros... de indudable originalidad.

4/10
Yo soy Sam

2001 | I Am Sam

Sam, deficiente mental, es padre soltero de Lucy, una niña de siete años inteligentísima. Tanto, que el Estado piensa que quizá no está capacitado para educar a su hija. De hecho, Lucy empieza a ser consciente de que, pese a lo mucho que le quiere su padre, éste es distinto a los otros papás: así, algunas de las cosas que le enseñan en el cole, Sam no las pilla a la primera exactamente. Cuando una asistente social empieza a tramitar la acogida de la niña en una nueva familia, Sam encuentra el apoyo incondicional de sus amigos retrasados; y el no tan incondicional (al menos al principio) de una competente abogada, cuya vida familiar es un pequeño desastre. La directora Jessie Nelson, muy interesada en los temas familiares –lo demuestran sus filmes Corina, Corina (film que escribió y dirigió, donde una niña quedaba sin habla tras quedarse huérfana) e Historia de lo nuestro (película sobre el divorcio, protagonizada por Bruce Willis y Michelle Pfeiffer, de la que escribió el guión)–, sabe conjugar el melodrama y las situaciones tiernecitas con el humor que propicia la sencillez e ingenuidad de Sam. Así compone una sensible película, donde Sean Penn compone uno de esos papeles de discapacitados, tan amados en Hollywood, sobre todo cara a los Oscar (de hecho, Penn fue nominado por su Sam); el actor estaba muy interesado en su personaje, pues tiene un familiar con síndrome de Down. Gran mérito tiene el papel de Michelle Pfeiffer, la abogada, ingrato a primera vista. La actriz explica que “me atraen y me afectan las historias acerca de la familia, y lo que define a un padre o una madre”.

6/10
Dos colgados en Chicago

2001 | Just Visiting

Por culpa de una pócima que le administra su peor enemigo, y que le hace ver visiones, el noble Thibault asesina erróneamente a su prometida. El mago de la corte le envía con su criado en un viaje a través del tiempo. Aunque teóricamente deberían trasladarse justo antes de la muerte de la doncella, por un error de cálculo la pareja aterriza en el museo de Chicago donde se expone su habitación, muchos años después, en pleno siglo XXI. Por suerte, Thibault se encuentra con su descendiente, que le ayudará a desenvolverse en la época y a encontrar un método para regresar a la Edad Media. No es habitual que los remakes americanos de grandes éxitos de otros países estén protagonizados por los actores originales. Pero nadie podría suplir a Jean Reno y Christian Clavier en una nueva versión de Los visitantes (no nacieron ayer), uno de los mayores éxitos del cine francés, que incluso tuvo una secuela: Los visitantes regresan por el túnel del tiempo. El guión ha sido revisado por John Hugues, productor y guionista de Solo en casa que, aun manteniendo el esquema original, se lleva a los personajes a Estados Unidos mediante una inteligente argucia argumental.

4/10
Shrek

2001 | Shrek

Shrek. Un ogro bueno. ¿Bueno? Pues sí, a pesar de ser un tipo solitario y de aspecto tirando a feo, que vive en su choza en medio del bosque, junto a un pantano, en el fondo tiene buen corazón. Lo que necesita es gente que le quiera y una meta en la vida. Y precisamente algo va a cambiar en su rutina diaria cuando Lord Farquaad, un caballero bajito y de dudosa virilidad, expulsa de sus dominios a todas las criaturas fantásticas de cuentos que allí habitan. Así que Pinocho, los tres cerditos, Peter Pan, los tres ratones ciegos y un montón de personajes reconocibles van a dar con sus huesos junto al hogar de Shrek. Esto es una molestia, y el ogro, para librarse de tanta compañía no deseada, acepta una misión de Farquaad. Rescatar a la princesa Fiona de las garras de un dragón. Le acompañará en su misión un simpático burro parlanchín. Transgredir las convenciones de los cuentos. Ahí radica la clave de Shrek, adaptación de un libro infantil de William Steig. Que los ogros sean buenos, los caballeros impresentables, las princesas no tan indefensas como parece, y los dragones escondan un montón de buenos sentimientos, son ideas que hacen pedazos los tópicos, tan conocidos de todos, de los cuentos clásicos; lo que da paso a sorpresas y a un montón de carcajadas. Además, la película no sólo cuenta con el humor, sino con una historia bien trenzada donde hay sitio para el amor y el lirismo (maravilloso el momento del intercambio de regalos de globos). El guionista Terry Rossio explica también que una de las cosas novedosas en Shrek es que se trata del primer film de animación en que los personajes tienen conversaciones corrientes. Lo cual ayuda sin duda a definirlos mejor. Jeffrey Katzenberg, el gran jefe de la división de animación de DreamWorks, define el film como “una alegoría en la que podemos encontrar algo sobre nuestras propias vidas. Cada uno de nuestros personajes llega a comprender que hay algo maravilloso en ser del modo que uno es. Pienso que es verdad en el caso de todos nosotros: la gente que finalmente llega a conocernos y amarnos, ve lo valioso que hay dentro de nosotros. Ya seas una princesa, un burro, o incluso un gran, verde y apestoso ogro, puedes encontrar el amor y la felicidad.” La película es un nuevo paso en las comedias animadas por ordenador, de las que fue una buena muestra la divertida Antz (Hormigaz). En la versión original, las voces de los personajes están puestas por Mike Myers, Eddie Murphy, Cameron Díaz y John Lithgow.

8/10
Ratas a la carrera

2001 | Rat Race

Si Las Vegas se distingue por algo, es porque muchos de sus visitantes sueñan con hacer fortuna gracias al juego. Por ello no es extraño que un excéntrico millonario escoja a seis equipos de concursantes, para un juego que implica a dos tipos de personas: por un lado a los integrantes de esos seis equipos, cada uno de los cuales dispone de la copia de una llave que abre una taquilla de una estación de tren, en cuyo interior hay dos millones de dólares, que serán del que llegue primero; y por otro, un grupo de aburridos ricachones, que para divertirse un poco contemplan las vicisitudes de esta gente por hacerse con la mencionada cantidad. Unos son las ratas y otros los gatos; aunque las tornas podrían cambiarse. Entretenida comedia de Jerry Zucker, que abandona el puro disparate de películas como Aterriza como puedas (el film que le hizo célebre), por una línea más clásica y depurada. El guión de Andy Breckman, mostrando la ambición que todo mortal tiene por el dólar, sabe jugar la carta del contraste entre personajes muy diversos. En el reparto puede verse a un buen grupo de actores clásicos en el apartado humorístico: desde Rowan Atkinson “Mr. Bean”, hasta el antiguo Monty Python, pasando por la dicharachera Whoopi Goldberg, que ya trabajó –y hastá ganó un Oscar por ello– con Zucker en la romántica Ghost.

3/10
Chicken Run. Evasión en la granja

2000 | Chicken Run

1950. Yorkshire, Inglaterra. La granja que regenta la Sra. Tweedy en compañía de su marido es bastante parecida a un campo de concentración. Alambradas, trabajos forzados para aumentar la producción de huevos, vigilancia nocturna... Es verdaderamente un infierno. La gallina Gingers, apoyada por Bunty, Babs y Fowler planean el mejor modo de fugarse de allí, junto con sus compañeras gallináceas. Pero la cosa no es tan sencilla. La llegada accidental de Rocky, un gallo norteamericano, les anima a trazar lo que parece un plan perfecto. Se escaparán de la granja volando, gracias a las técnicas sobre vuelo que les va a dar el fanfarrón de Rocky. Sólo una duda: ¿de verdad que las gallinas pueden volar? Divertidísima y original película dirigida por los británicos Peter Lord y Nick Park, que tienen en su haber nada más ni nada menos que tres Oscar al mejor corto de animación, de un total de siete nominaciones. Casi nada. A base de plastilina y látex, y fotografiando fotograma a fotograma, logran un prodigio de historia. Los personajes resultan cercanos, y el sentido del humor está muy bien encajado. Los homenajes a películas como La gran evasión o Traidor en el infierno son divertidísimos, sin limitarse al puro mimetismo. Aunque hay mucho trabajo detrás del film, para Park el dibujo inicial de la escena es “el momento creativo.” El ritmo de producción era lento pero seguro: 90 segundos de película a la semana, donde cada animador era capaz de entregar 3 segundos diarios de material rodado. Para los muñecos se usaron dos escalas, para lograr el necesario detalle. En la mayoría de los planos las gallinas tienen 23 cm de altura y los humanos 35 cm; para los planos generales se usaban modelos más pequeños. En cuanto a espacio para crear los decorados, se ocuparon más de 10.000 metros cuadrados de los estudios Aardman en Bristol. El resultado, artesanía pura.

6/10
La ruta hacia El Dorado

2000 | The Road To El Dorado

Tulio y Miguel son un par de pícaros, que tras varias peripecias terminan de polizontes en un carabela que se encuentra bajo el mando del mismísimo Hernán Cortés. Descubierta su presencia, logran evadirse y, gracias a un mapa, llegan a la mítica ciudad perdida de El Dorado. Allí, los indios les toman por dioses (un claro homenaje a El hombre que pudo reinar), situación que pretenden aprovechar para hacerse con todo el oro que puedan transportar. Sólo Chel, una bella indígena tan granuja como los dos protagonistas, no se deja engañar. Vivaracha y divertida película de animación salida de la factoría de DreamWorks, con Jeffrey Katzenberg en la producción. La animación, de corte clásico, sigue el modelo Disney a pies juntillas. Ello incluye también la banda sonora de Hans Zimmer, salpicada de canciones de Elton John.

4/10
Las fuerzas de la naturaleza

1999 | Forces of Nature

Ben está inmerso en los preparativos de su boda. De pronto, todos los elementos, las fuerzas de la naturaleza, se alían para que no se case. Y no sólo las voces que dicen que matrimonio y compromiso son una locura, o los malos ejemplos de personas cercanas. Un accidente de aviación, un tren que se detiene, temporales y huracanes… y la aparición de la simpática y alocada Sarah, parecen gritar “¡no te cases!”. Pero… El film intenta ser una simpática comedia romántica. La idea alrededor de la cual giran las bromas es lo difícil que es comprometerse en el matrimonio, vista la cantidad de separaciones e infidelidades que hay. Como resultado, algunos gags graciosos, y la curiosidad de ver juntos en la pantalla a Ben Affleck y Sandra Bullock.

3/10
Chill Factor

1999 | Chill Factor

En una isla del Pacífico una operación militar secreta se salda con una masacre. Sólo se salvan un científico y el comandante de la operación, la cual tenía que ver con una fórmula química muy peligrosa. Años más tarde, dos hombres que viven en Montana deberán hacerse con el fruto de la fórmula de manos del científico, una sustancia capaz de producir una catástrofe si se derrite. Unos terrorista irán tras ellos. Rutinario aunque entretenidillo film de aventuras llenas de acción, con un reparto limitadito. Se trata del pirmer film como director de Hugh Johnson, que ejerció de director de fotografía en películas como La teniente O'Neil o Tormenta blanca.

4/10
Con amigos como éstos...

1998 | With Friends Like These...

Cuatro amigos actores ponen su relación a prueba pues los cuatro optan por presentarse a una audición para el mismo papel. No es para menos, ya que se trata de una película de Martin Scorsese, por lo que no dudarán en utilizar cualquier truco para resultar vencedores del cásting. Simpática película donde se dan cita grandes rostros de la comedia como Adam Arkin y Bill Murray. Por su parte, el cameo de Scorsese resulta de lo más divertido.

5/10
Antz (Hormigaz)

1998 | Antz

En un hormiguero con varios millones de habitantes, Z, una hormiga obrera, se siente insignificante. Cavar agujeros toda su vida, sin un propósito claro, no es, precisamente, la ilusión de su vida. Pero un día, mientras toma cerveza de pulgón con su amigo Weaver, conoce a la joven princesa Bala, que, de incógnito, ha decidido tener una “experiencia”: conocer cómo es la vida del pueblo llano. Z se enamora de Bala, aunque pronto descubre que no está a su alcance, ya que ella está comprometida con el general Mandible, que es, en la práctica, el amo del hormiguero. Eric Darnell y Tim Johnson han urdido una divertida crítica social animada, en la línea de la conocida novela de George Orwell Rebelión en la granja. A través de un humor corrosivo, pero no cargante, se ponen en la picota los regímenes colectivistas y autoritarios, que sacrifican al individuo en aras de no se sabe qué metas comunitarias. La película refleja, con gracia, lo fácilmente manipulables que son las masas. El divertido Z es tipo de antihéroe (tiene miedo a la guerra; trata de ser complaciente con sus jefes, para evitarse problemas; se deja guiar por ideales ilusorios, como el de Insectopía, un mítico lugar donde, se supone, todos los insectos son iguales y viven en armonía y felicidad), aunque al final demuestra su valentía oponiéndose al tirano, para salvar a su pueblo. Nueva vuelta de tuerca al cine de animación por ordenador, tras el importante aviso dado por Toy Story. En este caso la técnica alcanza cotas de asombrosa perfección. Ello es particularmente patente en las escenas multitudinarias del hormiguero, con fondos superespectaculares. El diseño de las hormigas es estupendo: los responsables del film logran que estos insectos no se hagan desagradables. Z tiene un aire a E.T., el extraterrestre, lo cual no es de extrañar si pensamos que Hormigaz es una producción de DreamWorks, los estudios de Steven Spielberg.

5/10
Cara a cara (1997)

1997 | Face/Off

Espectacular película de acción que además es toda una lección de interpretación de los dos actores principales. Sean Archer (John Travolta) es un agente del FBI que ha perdido a su hijo. Para hacer justicia y poder desenmascarar a un enredado criminal, cambia su rostro mediante una delicada operación por la del cruel terrorista Castor Troy (Nicolas Cage), que se encuentra en estado de coma. Pero cuando el terrorista despierta y decide adquirir la identidad externa de Archer, la vida se convierte para éste en una verdadera pesadilla. Tendrá que salvar su vida y la de su familia, que además ignora quién es él. Tanto el oscarizado Nicolas Cage (Leaving Las Vegas) como John Travolta (Pulp Fiction) demuestran por qué son dos de los actores más cotizados del momento. El director John Woo consigue una película bastante original dentro del género, capaz de mantener en vilo al espectador hasta el último momento.

6/10
Patrulla de asfalto

1996 | High Incident | Serie TV

Patrulla de asfalto es una serie compuesta por dos temporadas donde los protagonistas son policías. Desarrollan su trabajo en una localidad al sur de California. Los agentes combaten el crimen en un lugar sin muchos recursos donde la delincuencia es el pan nuestro de cada día y resulta cercana a las vidas de todos. Protagoniza David Keith, que secundó a Richard Gere en Oficial y caballero, donde ejerció de compañero de armas del protagonista.

4/10

Últimos tráilers y vídeos