IMG-LOGO

Biografía

Jordi Sánchez

Jordi Sánchez

56 años

Jordi Sánchez

Nació el 13 de Mayo de 1964 en Barcelona, España
Filmografía
Superagente Makey

2020 | Superagente Makey

José Miguel Salcedo, conocido como Makey, es un policía municipal que sueña con entrar en acción y formar parte de las más peligrosas operaciones. Su dedicación obsesiva al trabajo le costó su matrimonio y lleva muchos años distanciado de su hija. Tras una metedura de pata monumental, Makey será relevado de su puesto en Carabanchel y entonces decidirá trasladarse a Estepona, con la esperanza de recuperar el cariño de su hija. Simpática comedia española dirigida por Alfonso Sánchez, conocido sobre todo por ser uno de los compadres de las películas El mundo es nuestro y El mundo es suyo, que poco a poco se está labrando una estimable carrera delante y detrás de las cámaras. El director sevillano cuenta aquí para lograr el éxito con la inconmensurable ayuda de Leo Harlem en el papel protagonista, todo un seguro de vida, la verdad. Lo cierto es que es complicado tambalearse con tal pareja de humoristas y el resultado es bastante gracioso y ocurrente, una colección de gags y diálogos despiporrantes –lo del “hijo de Putin” es impagable– al tiempo la trama policiaca se va definiendo con bastante soltura y ritmo. Y se trata de humor para toda la familia, lo que se agradece. La historia, que tiene lugar en Estepona, combina bien el reencuentro familiar con las aventuras de Makey, que se verá implicado en asuntos de la mafia rusa. Lógicamente todo es ligero e irreal, tan tontorrón que no tiene ni entidad de tebeo –genial la huida de la cárcel–, pero qué más da: la cuestión aquí es pasar un rato divertido. No es cuestión de elegir entre los cientos de diálogos o gags concretos pero sí se puede destacar la originalidad de las referencias a clásicos ochenteros de acción, como Jungla de cristal o Arma letal, que harán la delicia de los frikis. Hay además una fenomenal elección de casting, que reúne a gente con una vis cómica fuera de toda duda, como Jordi Sánchez, Sílvia Abril o Mariam Hernández.

6/10
Bajo el mismo techo

2019 | Bajo el mismo techo

Nadia y Adrián llevan casados muchos años y han comprado un precioso chalet a las afueras. Pero la relación entre ambos es tan aburrida como sus respectivos trabajos: él vendedor de un concesionario, ella dueña de un “sex shop” en horas bajas. Cuando Adrián deja plantada a Nadia en la cena del día de su cumpleaños, la situación se descontrola y ella pedirá el divorcio. Comedia española que se ve con una prolongada media sonrisa en el rostro por su disparatado tono humorístico. La directora Juana Macías prosigue su andadura en la comedia, tras Embarazados, aunque seguramente el drama Planes para mañana siga siendo su mejor película. Aquí el simplón argumento explota con gracia la crisis de pareja cuando el nido queda vacío y llegará al delirio con la burbuja inmobiliaria y la imposibilidad de desprenderse de una hipoteca que ha entrampado la vida en común del matrimonio, lo cual puede tener lógicamente una ligera lectura de crítica social. A ello se suman los tópicos del feminismo, que también son una constante: la protagonista regenta la tienda erótica femenina “Los placeres de Lola”, por lo que cierta procacidad humorística tiene su correspondiente cabida. De todas maneras, más allá de ciertas ideas de fondo, Bajo el mismo techo es una comedia muy ligerita, absolutamente delirante y con momentos –hay que decirlo– muy divertidos, como ese que da inicio al film, en donde se presentan las prioridades de hombres y mujeres a la hora de organizar el hogar (¿quién dijo que hombres y mujeres son iguales?) o el de la trifulca a la hora de dividir la casa, digna de cualquier manicomio. Por la intensidad que va cogiendo el enfrentamiento marital, la cosa recuerda, y mucho, a La guerra de los Rose, una película a la que se alude explícitamente. Por lo demás hay que reconocer el valor cómico de la pareja protagonista, unos espléndidos Silvia Abril, con un histrionismo marca de la casa, y un Jordi Sánchez que hace de perdedor como nadie. Lástima que no se cuiden igualmente papeles secundarios como el de Malena Alterio, que seguro que podría haber dado para mucho más.

5/10
Monteperdido

2019 | Monteperdido | Serie TV

Hace cinco años, dos niñas de once años, Ana y Lucía, desaparecieron en Monteperdido, un pueblo del Pirineo. Tras una extensa búsqueda, el caso nunca se resolvió y los vecinos quedaron marcados por la tragedia. Ahora, una de las niñas, Ana, ha regresado. Las autoridades se volcarán con el caso para encontrar a Lucía, pero los habitantes de Monteperdido, incluso las familias de las niñas atrapadas en sus secretos y mentiras, no se lo pondrán nada fácil a los investigadores. Algo tienen claro: el monstruo está entre ellos y los agentes iniciarán una caza que pondrá en peligro sus propias vidas.

Si yo fuera rico

2019 | Si yo fuera rico

El parado en apuros Santi gana un pastizal en la lotería, nada menos que veinticinco millones de euros. Pero decide ocultarlo en su entorno hasta que termine su proceso de divorcio, para no tener que pagarle la mitad a Mayte, su ex, de la que sigue enamorado, además de que le fastidia que parece estar haciendo buenas migas con un tipo odioso. Más centrado en los últimos años en la televisión, Álvaro Fernández Armero no rodaba para el cine desde Las ovejas no pierden el tren, de 2014. Siguiendo la tendencia española de versionar grandes éxitos de otros países, en la línea de Perfectos desconocidos y Padre no hay más que uno, se ocupa del remake de la francesa Ah! Si j'étais riche, que tenía a Jean-Pierre Darroussin y Valeria Bruni Tedeschi al frente del reparto, estrenada sin pena ni gloria en España en 2002 con el mismo título, Si yo fuera rico, que alude al famoso tema musical de El violinista en el tejado (“Dubi dubi dubi du”). Se aprovecha bien el punto de partida, dando lugar a momentos divertidos, y tiene buen fondo, se habla de que el dinero puede resultar de gran ayuda, pero no lo es todo, y de que merece la pena luchar para mantener el amor, en lugar de tirar la toalla a la primera de cambio. En general, la mayor parte del público saldrá satisfecha, porque ofrece lo que se promete. Sin embargo, produce la sensación de que los elementos de la trama podrían dar más de sí, si se hubieran cuidado más algunos aspectos, sobre todo con un ritmo más dinámico; también habría hecho falta pulir el guión, pues algunos personajes aportan poco, otros no están del todo definidos, y sobra algún leve recurso zafio. Alex García tiene fuerza, pero despunta más en dramas como La novia que en comedias estilo Gente que viene y bah. Un actor con mayor vis cómica, como el mismo Dani Rovira, habría sacado mayor tajada a las mismas escenas. A su lado cumplen profesionales como Alexandra Jiménez, Adrián Lastra, Jordi Sánchez y en apariciones más breves Isabel Ordaz y Antonio Resines. Atención al talento de la desconocida secundaria Bárbara Santa-Cruz, que da lugar a los pasajes mejor resueltos como policía.

5/10
7 razones para huir

2019 | 7 raons per fugir

Curiosa película con tres directores –Esteve Soler, Gerard Quinto y David Torras– y siete historias encadenadas –adaptación de breves piezas para la escena de Soler–, que funcionan independientemente, pero que comparten mirada de humorada negra y desazón vital ante el modo en que la sociedad entiende sus valores, lo que queda ejemplificado en el terrible plano final, que cohesiona el conjunto. Se articula pues alrededor de la familia –un matrimonio explica a su hijo adulto cómo nunca desearon tenerle–, la solidaridad –un negrito que pide ayuda desde la pantalla de un televisor, se cuela en la sala de estar de un matrimonio mayor poco sensible–, el orden –en medio de la noche, un tipo despierta a su vecina porque no recuerda qué número va después del 6–, la propiedad –una mujer que busca piso, se encuentra con que el que le enseñan incluye un tipo ahorcado colgando de la lámpara–, el trabajo –un matrimonio de sastres esconde bajo la tarima de madera del suelo a 700 chinos que confeccionan sus pedidos–, el progreso –un tipo ha sido atropellado por el tranvía y una vecina se demora en llamar a la ambulancia– y el compromiso –en la boda que se celebra en una iglesia, el concepto de "hasta que la muerte os separe" toma asombrosos derroteros–. El conjunto es un claro homenaje al cine de Luis Buñuel, citado al inicio a propósito de la simetría, que luego se guarda y rompe en la composición de algunos planos, una opción estética complementada por el uso de grandes angulares y el rodaje en su totalidad en interiores. El sentido del humor y las situaciones surrealistas son claramente buñuelescos. Hay un buen y variado elenco actoral, y se combina el uso del catalán y el castellano.

6/10
Formentera Lady

2018 | Formentera Lady

Pese a su avanzada edad, Samuel vive como un ‘hippie’ de los años 70, cuando llegó a la isla de Formentera. Sin luz, ni agua corriente, se saca el dinero necesario para la supervivencia tocando música ‘country’ y ‘blue grass’ en un local. Pero su hija Ana se presenta por sorpresa, tras muchos años de distanciamiento, pues quiere probar fortuna con un empleo en Francia, pero no puede llevarse consigo a su niño, Marc, por lo que le pide al abuelo que se quede con él. En su ópera prima, Pau Durà se decanta por una historia que tenía posibilidades, en cuanto que la trama le sirve como excusa para analizar las consecuencias de la contracultura, en individuos que tras romper con las instituciones tradicionales, tienen que echar de menos por fuerza a la familia, con el paso de los años. Y cuenta con el siempre apasionante José Sacristán, muy bien acompañado del niño que apunta maneras Sandro Ballesteros, y con breves apariciones de Nora Navas. Sin embargo, el desarrollo no logra evitar todos los tópicos del subgénero de egoísta al que le endosan un infante, que ha dado lugar a filmes mucho mejores, desde Un rayo de luz hasta Kolya, León, el profesional o Kramer contra Kramer, pasando por filmes animados como Up, y Gru, mi villano favorito. Por su parte, Formentera Lady no logra frescura ni entidad propia, se queda en buenas intenciones. Además, no acaba de sacarle todo el partido a Sacristán, en un personaje de tipo que se resiste a salir de su zona de confort, que le iba al pelo. El título hace referencia a una canción de la época de King Crimson, grupo que convivió con el personaje central en la ficción.

5/10
El mejor verano de mi vida

2018 | El mejor verano de mi vida

Curro se supone que tiene una estupenda preparación para ser asesor financiero. Pero la vida es compleja, y le toca ser comercial vendiendo robots de cocina. El tipo fantasea pensando que va a colocar muchos aparatos, pero casi todos los coloca en el entorno familiar. Ahora el jefe ha puesto en marcha un programa de incentivos, quien venda mucho avanzará, pero otros pueden verse de patitas en la calle. En tal tesitura, su esposa empieza a estar un poco harta y ronda la sombra de la separación. Por otra parte se acerca el verano, y el imaginativo Curro promete a su hijo Nico de nueve años que si saca todo sobresalientes le pagará el verano de su vida. Contra pronóstico, el chico logra excelentes notas, y el padre se irá sólo con Nico para vivir ese verano inolvidable. Pero como no hay dinero para costearlo, tendrá que convencerle de que no hay vacaciones mejores que las que uno puede pasar en su pueblo. Tras entregar la irregular comedia El pregón, Dani de la Orden repite en este terreno de nuevo con telón de fondo rural, pero con más tino y teniendo a sus órdenes a uno de los mejores cómicos españoles del momento, Leo Harlem. El actor demuestra tener la gracia por arrobas, y con sus largas parrafadas trufadas de chistes y fantasmadas, sostiene una simpática trama familiar vertebrada por el estrechamiento de los lazos entre padre e hijo, en que trata de convencer al peque de que nada hay mejor que "el sol a cántaros" del pueblo, y los amigos que supuestamente puede hacer ahí. Además el film sabe derramar buenos sentimientos cuando en el periplo veraniego se topan con una madre con una niña, que se niega a hablar, y se aprovechan los momentos en que toca socializar con la "jet", con un gurú y con un inversor, para hacer bromas en torno a la banalidad de cuidar las apariencias a toda costa, y en cifrar todo en tener dinero y posición.

6/10
Conducta animal

2018 | Conducta animal

Señor, dame paciencia

2017 | Señor, dame paciencia

Comedieta española decididamente menor, nacida a todas luces a rebufo del éxito de otras que han conseguido conectar con el gran público que busca tramas más o menos divertidas, con buenos sentimientos, para olvidar los problemas cotidianos, la crisis, el paro y demás, de las que en España fue emblemática Ocho apellidos vascos. También tiene como referente a películas francesas amables y "blancas", en el caso que nos ocupa, el título Señor, dame paciencia, se diría un remedo nada disimulado del de Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?, que fue un gran éxito de público, y de donde se toma prestada también la idea de la convivencia multicultural. Gregorio es un madrileño algo facha, padre de tres hijos ya adultos, con los que no logra conectar, la que mantiene los lazos familiares es su esposa. Pero ésta fallece inesperadamente. Como su última voluntad es que se esparzan sus cenizas en San Lúcar de Barrameda, se impone un fin de semana familiar, en que Gregorio podría reconectar con sus hijos: pero sus parejas respectivas no parece que encajen con su mentalidad: Sandra está casada con un catalán, Jordi, y encima del Barça, y no se atreven a decirle que va a ser abuelo; Alicia tiene un novio hippy, gandul y no muy aseado; mientras que Carlos es homosexual, algo que su padre ignora, y encima su novio es vasco y negro. Como puede verse, el planteamiento de Álvaro Díaz Lorenzo, guionista y director, es conscientemente disparatado, y se supone que el cóctel argumental debería dar pie a muchas risas. Pero no es el caso. Por un lado, hay un deseo de no molestar a nadie –gays, fachas, vascos, catalanes, cristianos...–, algo loable de entrada, pero que tiene un efecto negativo, el de eludir cualquier cosa parecida al riesgo, y así el ingenio de las bromas resulta bastante escaso; además, los actores, bastante desconocidos, tienen poco carisma, o se limitan a que se vea que son guapos, Andrés Velencoso, baste decir que el que exhibe mayor personalidad es Antonio Dechent, con un guardia civil bastante secundario. De modo que queda un film amable pero desdibujado, con alguna ocurrencia original, como la de la foto "animada" de Rossy De Palma, la difunta esposa, en la urna que contiene sus cenizas.

4/10
La higuera de los bastardos

2017 | La higuera de los bastardos

En los años finales de la Guerra Civil un grupo de falangistas disfruta saliendo todas las noches para limpiar (“purgar”, dicen ellos) de rojos el pueblo de Getxo y sus alrededores. En una de esas salidas, Rogelio, uno de los asesinos, queda “tocado” por la intensa mirada de un niño de diez años que presencia como él se lleva y ejecuta a su padre y a su hermano adolescente. Desde ese momento la vida del falangista cambia y tras saber que el propio niño enterró los cadáveres y plantó un hijuelo de higuera en la tierra, Rogelio decide dedicar su vida a regar ese árbol. Una marcianada. La directora Ana Murugarren (Tres mentiras) adapta una novela del bilbaíno Ramiro Pinilla, autor que acostumbraba ambientar sus historias en su Getxo natal. Pero no por provenir de un material escrito previamente deja de ser descabellado el guión de la propia Murugarren, que abusa agotadoramente de los clichés de la España de la Guerra Civil, de falangistas de cabeza hueca, de la cortedad del pueblo llano, todos ellos una panda borreguillos a la hora de admirarse y postrarse religiosamente ante un cúmulo de paparruchadas que consideran algo extraordinario. El protagonista se convierte así en una especie de ermitaño laico de tres al cuarto, molesto para unos y santurrón para otros, cuando en realidad es simplemente un pobre tipo desarrapado al que se la ido un poquito la cabeza. En medio de un conjunto que va adquiriendo poco a poco un tono surrealista, de relato berlanguiano, no parece haber un sentido oculto, aunque quizá se esconda alguna metáfora sobre el mal y su castigo, digo yo. Pero en fin, quién lo sabe, porque el espectador buscará en vano un motivo del actuar del protagonista, cuyo peregrino personaje le va al pelo a Karra Elejalde.

3/10
Cuerpo de élite

2016 | Cuerpo de élite

Cuando el más secreto equipo de especialistas de la policía española fracasa en su misión de recuperar una bomba nuclear escondida en Gibraltar, el ministro del interior decide reclutar a nuevos agentes para que reemplacen al comando desaparecido y localicen el explosivo. El nuevo cuerpo de élite lo formarán cinco personas que representen a la sociedad española: un agente de movilidad madrileño, una guardia civil sevillana, un negociador de los mossos d’esquadra, un ertzaintza ex infiltrado en ETA y un legionario ecuatoriano que se siente español hasta las cachas. Todos ellos unos completos ineptos. Comedieta española que supone un ejemplo más de la clásica historia de patanes metidos a trabajos que exigen una sólida preparación física e intelectual, en este caso un supuesto Cuerpo de élite de la policía. A ese planteamiento de “pez fuera del agua” se une lo que ya se está convirtiendo en un uso común en el cine español: jugar con los regionalismos y las marcadas diferencias de carácter según la procedencia geográfica, de modo que los tópicos provincianos se subliman hasta el ridículo. Dentro de sus límites (una parodia ligera y tonta para hacer reír), el director Joaquín Mazón (curtido enseries como Doctor Mateo, Con el culo al aire o Allí abajo) ofrece un producto digno, bien planificado, que cuenta con unos efectos especiales comedidos y eficientes, y una correcta dirección de actores. Es verdad que ciertos enfoques son clichés malísimos –el forzudo homosexual, la andaluza “devota”, las referencias políticas– pero el dibujo general de los mastuerzos personajes es amable, gracioso, aunque sin lugar a dudas se lleva la palma el del ecuatoriano que se cree más español que el Quijote. Verdaderamente algunos de sus prontos fanáticos son totalmente despiporrantes, gags muy superiores a los consabidos tópicos regionalistas. Se nota que el tándem de guionistas compuesto por Cristóbal Garrido y Adolfo Valor tiene oficio. Ambos han hecho carrera en series de cierto calado, como Gran reserva, Bajo sospecha o Velvet, y aquí no derivan su texto hacia los chistes groseros o hacia lo puramente zafio o verde (aunque algo de picante hay), sino que procuran mantenerse en el límite de lo digerible. Y se preocupan de repartir tarea a todos lo actores, de modo que el protagonismo esté equilibrado. Algunos funcionan mejor que otros, como María León (la andaluza), Miki Esparbé (el madrileño), Juan Carlos Aduviri (el ecuatoriano) o Joaquín Reyes (el secretario del ministro), pero en general los demás no desentonan demasiado a lo largo de sus repartidos “momentos de gloria”.

4/10
No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

2016 | No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

Sara ha decidido tomar las riendas de su vida, convirtiéndose en plumista, pues ha reabierto la tienda de su abuela, en la que vende tocados y complementos que ella misma compone con exóticas plumas de aves. Mientras el éxito se le resiste, se hunde la relación con su novio, que tiene tendencia a irse lejos de España, y sus padres están a punto de divorciarse… Pero lo que realmente traerá de cabeza a Sara será el anuncio de su hermana de que se casa con Aarón, un músico de moda, por el que se sintió muy atraída en el instituto. Logró llamar la atención la ligerísima novela salida de la pluma de la debutante Laura Norton, porque sin aportar demasiado, su humor disparatado tenía cierta gracia, y sobre todo por su título, que da que pensar sobre la tendencia moderna a recurrir a las filosofías new age, al karma o al yin y al yang para rehuir la responsabilidad personal. Se ocupa de la adaptación al cine la realizadora María Ripoll, que en los últimos tiempos está dejando atrás su etapa ‘indie’ de títulos como Lluvia en los zapatos o Tortilla Soup, para buscar un público amplio, en comedias como la exitosa Ahora o nunca, al servicio de Dani Rovira. Con semejante material, la realizadora no puede sacar petróleo, pero sí despierta cierta simpatía, en secuencias como el número musical final. Y la protagonista logra arrancar alguna sonrisa en la típica jugada facilona de ponerse gafas, con lo que se supone que no se la debe mirar como a la despampanante Verónica Echegui, sino como a una mujer poco agraciada y patética. Recuerda mucho a la reciente Inma Cuesta de Tres bodas de más.

5/10
Ahora o nunca

2015 | Ahora o nunca

Los españoles Eva y Alex se conocieron en Inglaterra en 2005 en un curso de inglés, y por fin se disponen a casarse y darse el "sí, quiero", en compañía de familia y amigos, en el entorno rural donde aprendieron la lengua de Shakespeare. La novia, sus mejores amigas y su futura suegra se han adelantado a hacer los preparativos pertinentes, mientras que él, los dos padres, y el resto de invitados se van a sumar a la fiesta un poco más tarde. Con tan mala fortuna que una huelga de controladores aéreos les obliga a hacer un cambio de planes para viajar, y la boda se retrasa un día. Entretanto, Eva y compañía salen de marcha una noche, y entre copa y copa algo pasa que van a lamentar. Comedia de enredo, más o menos elegante y "blanca" para los tiempos que corren, que trata de reeditar con su tono amable el éxito de Ocho apellidos vascos, repitiendo Dani Rovira en papel protagonista, y sumándose también como secundaria de lujo Clara Lago, el protagonismo de la novia es para María Valverde. No inventa la pólvora, pues recurre a fórmulas ya probadas, pero María Ripoll maneja bien el previsible guión de Francisco Roncal y Jorge Lara, y la simpatía de los actores más las bromas en torno a costumbres de distintos países, resacones de distinto jaez, y el choque generacional o con la futura familia política hace el resto. La película, ligerita e intrascendente, con la idea de que el amor lo puede todo, y que la amistad y la familia son algo fetén, se ve con una sonrisa, sobre todo si te pilla en un buen día.

5/10
Transeúntes

2015 | Transeúntes

En el arte todo vale (o eso se dice), lo cual no significa que merezca la pena que dediquemos tiempo a él. En el cine pasa lo mismo. Experimentar demasiado o buscar la novedad por sí misma puede derivar en un ejercicio de estilo absolutamente vacuo, que no porta nada nuevo a quien lo ve (tan sólo quizá saciar la curiosidad ante las ocurrencias del artista). Y está claro que arriesgar desproporcionadamente puede echar por tierra cualquier originalidad. Eso ocurre en Transeúntes, una película muy pesada, agotadora. Rodada en Barcelona y alrededores a lo largo de más de dos décadas, Transeúntes es un conjunto de miles de planos dispersos, con decenas de intérpretes –profesionales o no–, mezcladas sin ningún criterio aparente, desajustando el sonido, utilizando invariablemente el blanco y el negro o el color, filmando con diferentes materiales –16 mm, 35 mm, super 8…–, con emulsiones distintas a lo largo del tiempo, y todo ello con un montaje abrupto y sumamente desorganizado. Según el propio director, Luis Aller, se trataba de “un proceso buscado para generar la idea del caos”. Pues, efectivamente, hay que darle la razón: el resultado es un completo despropósito, con momentos absolutamente rayantes que ponen a prueba la paciencia del espectador. Y, por si fuera poco, de entre el abigarrado collage que ofrece Aller –se pueden entrever algunos retazos de historia entre la maraña de planos–, tan sólo se desprenden leves ideas de frustración y tristeza ante la vida, aquí retratada como un sinsentido, un cúmulo de egoísmos que sólo generan sufrimiento.

1/10
La que se avecina (7ª temporada)

2013 | La que se avecina | Serie TV

 

La que se avecina (6ª temporada)

2012 | La que se avecina | Serie TV

En fuera de juego

2011 | En fuera de juego

Diego es médico en Argentina y no quiere saber nada de fútbol desde que fue considerado un inútil para este deporte siendo un niño. Pero su tío enfermo, representante de jugadores, que ha sufrido un infarto, le pide que le sustituya en el cuidado del joven promesa menor de edad Gustavo César, tras cuyo fichaje anda nada menos que el Real Madrid. Pues un representante español de medio pelo, Javi, dice también tener un documento que le faculta para negociar en nombre del chico. Diego viaja a España y llega a un acuerdo con Javi para manejar la ficha del chico, pero un tercer representante muy, muy importante, quiere imponer su ley y hacerse con el prometedor Gustavo César. En fuera de juego es una amable pero fallida comedia de David Marqués Montes, que de partida tenía varios elementos a su favor como son dos grandes cómicos, el español Fernando Tejero, y el argentino Diego Peretti, y una trama articulada alrededor de un tema de tirón popular, el fútbol y el mundo de los fichajes. Con la mentada pareja se puede imaginar que hay algunas pasajes muy divertidos; y se agradece cierto buen gusto poco frecuente en la comedia hispana. Pero falla el pobre guión de Rafael Calatayud Cano y Kiko Martínez, demasiado lineal y previsible, sin sentido del ritmo, y con personajes secundarios demasiado planos: la joven promesa, la chica que le gusta, la esposa de Javi, la hermana de Javi, el tiburón y su ayudante, la secretaria de Javi... Incluso los que funcionan, como el don Julio de José Sancho, lo deben a que recuerdan a otro personaje encarnado en la pantalla, en este caso el don Pablo de Cuéntame cómo pasó. Y los cameos de famosetes del fútbol y programa deportivos no dejan de ser un divertimento menor.

4/10
La que se avecina (5ª temporada)

2011 | La que se avecina | Serie TV

La que se avecina (4ª temporada)

2010 | La que se avecina | Serie TV

La comunidad de vecinos más divertida de la televisión está de vuelta para hacernos reír con nuevas y alocadas historias. Mientras Antonio está obsesionado con averiguar quién ha sido el amante de Berta, Javi y Lola siguen intentando convivir con Stella, que se empeña en quedarse embarazada para dar una segunda oportunidad a su maternidad. Los "Cuquis", después del divorcio, siguen con sus pícaras estrategias para vivir el uno del otro. Enrique y su "cuchufleta" siguen con su romance pero parece que Judith no está del todo centrada en la relación y le empiezan a surgir las dudas... Cabras, chihuahuas, sicarios, cazamarujas y el capitán salami son algunos de los personajes de esta cuarta temporada.

4/10
La que se avecina (3ª temporada)

2009 | La que se avecina | Serie TV

Judith, una psicóloga, llega al edificio de una comunidad de vecinos. Aunque cree que ha elegido un lugar idílico para vivir, los vecinos la toman con ella. Éstos se dividirán en tres grupillos: las ‘Chicas’, las ‘Supertacañonas’ y el ‘Comité de Leones’. La tercera temporada de la comedia sobre una comunidad de vecinos tiene una cara nueva, pues se incorpora la actriz Cristina Castaño (El comisario). 

4/10
La que se avecina (2ª temporada)

2008 | La que se avecina | Serie TV

Enrique Pastor se ha separado de su mujer y afronta una nueva vida. Ahora, Enrique vive únicamente con su hijo, que no para de meterse en problemas. Además, al bloque de viviendas llegan dos nuevas vecinas, que resultan ser alocadas solteras. Esta 2ª temporada ya no cuenta con la presencia de la fallecida Emma Penella, mientras que Malena Alterio e Isabel Ordaz dejaron la serie. Se incorpora Mónica Pérez (Homo Zapping).

4/10
My Way

2008 | My Way

A medio camino entre el thriller y el drama familiar intimista, el catalán José Antonio Salgot ofrece una historia centrada en la vida de Marco, un pequeño narcotraficante que desea dejar su trabajo y centrarse en la vida familiar con su mujer y su hija. Pero cuando muere su madre y su padre necesita ayuda debido al alzheimer, la situación se volverá difícil. Cine español esforzado y hecho con cierto gusto, destaca el trabajo del veterano Joan Dalmau.

4/10
La que se avecina

2007 | La que se avecina | Serie TV

Comedia televisiva española de éxito. Un grupo de variopintos personajes toma posesión de los nuevos pisos que acaban de adquirir en la urbanización Monte Pinar, un complejo residencial. Destacan un matrimonio con hijos, un ‘okupa’ y un mileurista. Los creadores de Aquí no hay quien viva volvieron a reunir a la mayor parte del reparto en una serie muy similar, también sobre una comunidad de vecinos.

4/10
¡Excusas!

2003 | Excuses!

El actor Joel Joan protagoniza una alocada comedia, en la que debuta como director, y que se basa en su propia obra de teatro. Consiste en un retrato de los típicos treintañeros vividores, que se resisten a sentar la cabeza. Es el caso de Cristian, juerguista creativo publicitario, que intenta convencer a su compañero Jesús de que podrían establecerse por su cuenta. Pero Begoña, la mujer de su amigo, se niega.

3/10
¡Excusas!

2003 | Excuses!

El actor Joel Joan protagoniza una alocada comedia, en la que debuta como director, y que se basa en su propia obra de teatro. Consiste en un retrato de los típicos treintañeros vividores, que se resisten a sentar la cabeza. Es el caso de Cristian, juerguista creativo publicitario, que intenta convencer a su compañero Jesús de que podrían establecerse por su cuenta. Pero Begoña, la mujer de su amigo, se niega.

3/10
Krámpack

2000 | Krámpack

Los padres de Dani, un adolescente, le dejan solo en su casa veraniega, junto a la costa. Él y su amigo Nico aprovechan la ocasión para ligar y tal. Empiezan a experimentar sentimientos desconcertantes, sobre todo uno de ellos, que se siente atraído por su amigo más de lo que puede considerarse normal. Película bien rodada, aunque dura, sobre la crisis de identidad de un chaval. Tuvo un premio juvenil en Cannes.

4/10
¡Excusas!

2003 | Excuses!

El actor Joel Joan protagoniza una alocada comedia, en la que debuta como director, y que se basa en su propia obra de teatro. Consiste en un retrato de los típicos treintañeros vividores, que se resisten a sentar la cabeza. Es el caso de Cristian, juerguista creativo publicitario, que intenta convencer a su compañero Jesús de que podrían establecerse por su cuenta. Pero Begoña, la mujer de su amigo, se niega.

3/10

Últimos tráilers y vídeos