IMG-LOGO

Biografía

Ken Davitian

Ken Davitian

67 años

Ken Davitian

Nació el 19 de Junio de 1953 en Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Nina

2016 | Nina

Paint It Black

2016 | Paint It Black

Pocket Listing

2015 | Pocket Listing

Small Time

2014 | Small Time

Al Klein y Ash Martino regentan un concesionario de coches de segunda mano en California. Son grandes amigos y les va bien su pequeño negocio. Cuando Freddy, el hijo de Al –que vive con su madre Barbara, de la que Al se divorció muchos años antes–, decide que no quiere ir a la universidad, sino ponerse a trabajar, la noticia es recibida con cautela por sus padres. Ella piensa que es un grave error; él prefiere que el chico siga su propio camino. Sin embargo, las cosas se complican cuando Freddy pide a su padre trabajar con él y marcharse a vivir a su casa. Debut en la dirección de largometrajes del veterano Joel Surnow, con amplia experiencia como guionista en series de éxito como Corrupción en Miami, Falcon Crest o 24. Con escasos personajes, Surnow entrega una historia sencilla, llena de naturalidad y que rebosa de optimismo. Pese a la limitada factura visual –por momentos parece que estamos viendo un telefilm de sobremesa–, la falta de pretensiones acaba por hacer un favor al conjunto, que deja un buen sabor de boca. Se ve que Surnow tiene experiencia en la escritura, pues con pocos mimbres elabora un retrato excelente de los personajes, gente normal y corriente, pero buena de veras, en donde sobresalen sin duda los dos socios del concesionario, Al y Ash. Hay en la trama de Surnow una visión amable del cariño paternofilial y se transmite una actitud positiva a la hora afrontar las dificultades y golpes de la vida, a veces duros, como la ruptura matrimonial. También funciona el humor de Small Time, a menudo relacionado con la caradura de los dos vendedores de coches, socios pero también grandes amigos, totalmente compenetrados. Todo el reparto está bien, aunque el peso del relato lo lleve con entereza Christopher Meloni, un actor al que le falta quizá una pizca de carisma.

5/10
Vaya resaca

2014 | Walk of Shame

El mismo día que su novia le abandona, a la periodista Meghan le comunican que no ha sido la elegida como presentadora de un programa de noticias a la que ella aspiraba. Decidirá entonces irse de marcha con sus amigas Rose y Denise. Al final acabará en la casa de un desconocido, pero lo más difícil será regresar a casa. Comedieta a ratos divertida que se apoya íntegramente en las dotes de actriz y comediante de la guapa Elizabeth Banks (Los juegos del hambre). Durante todo el metraje vamos siguiendo sus peripecias por la ciudad de Los Ángeles, en donde irá sumando una calamidad tras otra. La reportera parece atraer la mala suerte como si fuera un maleficio. Aunque el guión es muy ligerito, entretiene, y algún gag con la amiga tonta tiene bastante gracia.

4/10
The Artist

2011 | The Artist

Hollywood, 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo, sus películas son garantía de entretenimiento y una máquina de ganar dinero. Lo que no impide que viva en un matrimonio infeliz. Conocerá a Peppy Miller, una joven con deseos de triunfar en la pantalla, y a la que echa un pequeño cable. La llegada del sonido para las películas supondrá el declive de Valentin, mientras que Miller alcanza la cumbre del éxito. Aunque ella trata de ayudar al otro, existe una dificultad difícil de salvar, su orgullo, que le hace despreciar el cine hablado y cualquier gesto de compasión de los otros. Asombrosa y genial film de Michel Hazanavicius, cuya carrera hasta la fecha no era especialmente brillante, lo más destacado era la saga de espías OSS 117. Aquí ha tomado la opción radical de entregar una película muda a la antigua usanza, lo que incluye formato de pantalla 4:3, rótulos como los de antaño, acompañamiento de orquesta, gesticulación exagerada de los actores para remarcar su estado anímico... También el recurso al montaje paralelo o los ángulos al más puro estilo expresionista. Pero Hazanavicius no se limita a rodar una película que pudiera creerse que fue hecha en la etapa del cine mudo, sino que juega a que el espectador advierta lo que se ha quedado en el camino debido a los avances técnicos, y lo que supuso la introducción de las películas habladas en determinados actores, idea que estaba presente en clásicos como Cantando bajo la lluvia y El crepúsculo de los dioses, que son citados muy sutilmente. De modo que hay recursos geniales, en que el sonido puede aparecer inesperadamente, o en que un determinado ruido expresado en un rótulo puede ser un original hallazgo para sorprender al espectador. A los que atacan determinadas películas tachándolas de maniqueas, no se sabe cómo calificarán un film que sabe a obra maestra casi desde su arranque. Porque la película no deja de ser un cuento moral, con aire de folletín, donde hay espacio para las risas, las lágrimas y el amor, y en que se fustiga la soberbia y se alaba el amor desinteresado, que puede detectarse en la sensible Peppy, pero también en un simpático y fiel perrillo que es una de las figuras de la película. Hazanavicius ha hecho un casting perfecto, los actores parecen en efecto de finales de la década de los 20 y principios de los 30. Bérénice Bejo es de una belleza y bondad arrebatadoras, y Jean Dujardin atrapa todos los matices de quien cae desde lo más alto hasta el abismo.

9/10
Casi 300

2008 | Meet the Spartans

Absoluta patochada rodada por los responsables de Date Movie y Epic Movie. El aire tontaina y el humor increíblemente facilón se repite y también la presencia de la que se está convirtiendo en su actriz fetiche, Carmen Electra, pero esta vez se sigue (es un decir) el hilo narrativo de la película 300. Ni que decir tiene que el diseño de producción es pobrísimo y que todo ha sido grabado en estudio. Salvando algunas pocas bobadas en las que es difícil reprimir la sonrisa –como cuando van a la guerra cantando "I Will Survive", por ejemplo–, el conjunto tiene en general muy poca gracia. El tono zafio y guarro, tanto verde como marrón, reina por doquier, y en toda la película se repite como "leitmotiv" el amaneramiento de los espartanos, caricaturizados repetidamente como gays. Como viene siendo habitual en este par de cineastas (?), el guión parodia continuamente escenas y motivos de otras películas, como Shrek, Spider-Man, Happy Feet. Rompiendo el hielo, Transformers, Rocky, etc., e incluso hay una reiterada emulación del programa televisivo "American Idol". Pero también se ensaña la película con personajes reales de la farándula, a los que se les da más de un coscorrón, entre ellos a Angelina Jolie y Brad Pitt, Paris Hilton (caracterizada como jorobada deforme), Britney Spears y Lindsay Lohan, por nombrar a unos pocos.

2/10
Superagente 86 De película

2008 | Get Smart

El productor Charles Roven recupera al personaje de la célebre serie de televisión Superagente 86, creada por el cómico Mel Brooks y emitida con gran éxito durante el lustro de 1965-1970. Por primera vez el agente Maxwell Smart es interpretado por un actor distinto de Don Adams, pues si bien se han hecho otras versiones de sus aventuras en 1989 y 1995, el simpático actor neoyorquino también estuvo presente en ellas. El film sigue el mismo esquema de la serie, con la agencia de espías Control, encargada de salvaguardar la seguridad del gobierno de Estados Unidos, y con la organización criminal oponente, KAOS. Aquí el agente Maxwell Smart es un experto y prestigioso analista de Control, anque él lo que desea es vivir la acción de cerca, luchar cuerpo a cuerpo y sobre el terreno. La oportunidad para cumplir sus sueño le llegará cuando aparezca la atractiva agente 99, cuya aparición coincide con un serio aviso de atentado contra el presidente de los Estados Unidos. Estamos ante un divertido producto, ideal para no pensar y dejar que la sonrisa florezca en el rostro. Gran culpa de que la cosa funcione está en el reparto encabezado por Steve Carell. Este tipo tiene gracia, caramba. Su humor es muy físico, gestual, basado en gags rápidos y muy tontorrones, que recuerdan al slapstick. Lo cierto es que pone unas caras y hace unos movimientos tan ridículos que surten efecto. Le acompañan con soltura una simpática Anne Hathaway, en alza tras El diablo viste de Prada, y unos cuantos secundarios muy apañados, como Alan Arkin o el forzudo The Rock. El director Peter Segal, especialista en comedias de no muy altos vuelos (Ejecutivo agresivo, El clan de los rompehuesos), asciende esta vez un peldaño con una agradable película –aunque no memorable, todo hay que decirlo–, que pese a algunos altibajos se ve con agrado. Destacan los efectos especiales y las frecuentes escenas de acción, rodadas con pericia. Los más nostálgicos reconocerán además los homenajes a la serie (los coches, el vestuario, etc.) y a las películas estilo James Bond. Funcionan con eficacia tambén los divertidos cameos de Bill Murray (absolutamente surrealista) y del veterano James Caan, que encarna al bobo presidente americano.

5/10
Borat

2006 | Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan

¡La zafiedad al poder! Con un par de narices… El cómico televisivo británico Sacha Baron Cohen, creador de personajes como Ali G., Brüno y el propio Borat, hasta ahora desconocidos fuera del mundo anglosajón, ha logrado al fin el salto mediático internacional. Su pasaporte definitivo a la fama se lo ha dado el reportero televisivo kazako Borat Sagdiyev, un personaje asumidamente impresentable, tan casposo como el Torrente de Santiago Segura, que adolece de prejuicios antisemitas, obsesión por el sexo, una pesima educación y un conocimiento bastante pobre del idioma inglés. Con tan dudoso bagaje, Borat se embarca con su socio Azamat Bagatov, para hacer un reportaje cuyo propósito, según se repite hasta la saciedad, es cargar con “las enseñanzas culturales de América, en beneficio de la gloriosa nación de Kazajistán”. Una de ellas, vital para Borat, es encontrarse con la vigilante playera Pamela Anderson. La película es lo que es, no hay que darle más vueltas. Chistes zafios, la mayoría con muy poca gracia, al menos para la mentalidad no anglosajona. Con la excusa de ser políticamente incorrecto –hay incorrecciones políticas que en realidad son muy políticamente correctas–, se acumulan una serie de gags de formato ‘reality’ supuestamente espontáneos, pues se supone, algo bastante difícil de creer, que aparte de la pareja protagonista, el resto de gente no sabe nada de la película, en plan cámara oculta y tal. Además de haber sido un auténtico fenómeno, sobre todo en Estados Unidos, Sacha Baron Cohen ganó el Globo de Oro al mejor actor cómico por su composición del peculiar protagonista. Y el film ha obtenido una nominación al Oscar al mejor guión adaptado.

2/10

Últimos tráilers y vídeos