IMG-LOGO

Biografía

Alan Arkin

Alan Arkin

86 años

Alan Arkin

Nació el 26 de Marzo de 1934 en Nueva York, EE.UU.

Premios: 1 Oscar

El perpetuo contestatario

28 Febrero 2007

Haciendo realidad aquello de que a la tercera va la vencida, Alan Arkin ha obtenido el Oscar, tras dos infructuosas nominaciones, por su memorable papel de abuelo, un viejo verde, expulsado de la residencia por heroinómano, en Pequeña Miss Sunshine. El actor es una apuesta segura para cualquier tipo de registro, y es el típico rostro que todo el mundo recuerda como protagonista o secundario de alguna que otra película. Más desconocidas son sus facetas de director, productor e incluso cantante y compositor.

Nacido el 26 de marzo de 1934, en Brooklyn, el famoso barrio neoyorquino, Alan Wolf Arkin procede de una familia de intelectuales judíos procedentes de Alemania y Rusia. El actor es hijo de David Arkin, escritor perseguido durante la Caza de brujas. Desde los diez años, el chico empezó a recibir clases de interpretación, pero dejó pronto de estudiar para formar The Babysitters, una banda de folk. En esa época coescribió una canción, ‘The Banana Boat Song’, que encabezó las listas de éxitos interpretada por Harry Belafonte. También consiguió filmar su propio album en solitario. A pesar de todo, Arkin tenía dificultades para salir adelante gracias a la música, por lo que empezó a pensar en otros caminos en la vida. Como cantante, había aparecido interpretando canciones en Calypso Heat Wave, un musical de escaso interés. Acabó convirtiéndose en un solicitado actor teatral al que también contrataban para alguna serie televisiva. Debutó como director teatral en 1966, en Broadway, con el montaje de ‘Eh?’, para el que contrató a un joven actor por entonces bastante prometedor, un tal Dustin Hoffman. Alan Arkin también dirigió el primer montaje teatral de ‘The Sunshine Boys’. En esta época contrajo matrimonio con Jeremy Yaffe, con quien tuvo dos hijos, pero acabó abandonándola por la actriz Barbara Dana, madre de un tercer retoño, de la que también se divorciaría. Los tres chicos han seguido los pasos de su padre, pues Adam, Matthew y Anthony Arkin se dedican a la interpretación.

Norman Jewison fue el primer cineasta que apostó por él para protagonizar Que vienen los rusos. En esta amable sátira de la guerra fría, interpretaba a Rozanov, un teniente ruso cuyo submarino sufría un accidente cerca de Massachusetts. Esto desatará el pánico porque la población teme que sea el principio de una invasión soviética. Por este trabajo, Arkin obtuvo su primera nominación al Oscar mientras que la segunda le llegaría poco después, por El corazón es un cazador solitario. Arkin realizó un escalofriante trabajo interpretando al psicópata que acosa a una ciega (Audrey Hepburn), en Sola en la oscuridad, pero decepcionó en cierta medida con El rey del peligro, donde encarnaba al inspector Clouseau, el personaje que había bordado Peter Sellers, en La pantera rosa. Poco después bordó su papel protagonista Trampa 22, una sátira antibélica en la que era el capitán John Yossarian, que se hace pasar por loco para que le retiren del servicio. Aunque al llegar la década de los 70, Arkin estaba bien posicionado, no acaba de convertirse en estrella, porque escogió intervenir en películas que no acaban de funcionar, a excepción de Los suegros, una buena comedia en la que era un dentista, que a pocos días de la boda de su hija, empieza con mal pie su relación con el padre del novio (Peter Falk). En Elemental, Dr. Freud interpretaba al célebre impulsor del psicoanálisis, que tomaba como paciente a Sherlock Holmes. En los 80 y 90, acaba especializándose en personajes secundarios. “Siempre se me han dado mejor los papeles de reparto. Nunca he sido un hombre para actor principal. Eso me ha dado la oportunidad de no tener que quitarme la ropa todo el tiempo”, bromea el actor. De hecho, interviene como invitado de lujo en citas como Eduardo Manostijeras, Habana, Ilusiones de un mentiroso, Firewall y sobre todo Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio), memorable adaptación de una obra de David Mamet, de carácter coral, como Vidas contadas, de 2001.

Cuando le nominaron por tercera vez al Oscar, por su trabajo en Pequeña Miss Sunshine, Arkin lo daba por perdido, pues todas las quinielas proclamaban como favorito a Eddie Murphy. Pero nadie duda de que es un premio merecido, pues hacía falta un actor del nivel de Alan Arkin para sacarle un fondo entrañable a un personaje drogadicto y adicto a la pornografía, muy crítico con la generación contestataria surgida de mayo del 68. 

Oscar
2007

Ganador de 1 premio

Filmografía
Spenser: Confidencial

2020 | Spenser Confidential

Spenser se ha pasado cinco años en prisión por arrear una somanta de palos a un superior de la policía, el capitán Boylan. No se nos dicen de entrada las razones de la agresión, aunque intuimos que se los merecía, al fin y al cabo es Mark Wahlberg el que da vida a Spenser, y claro, es el bueno. La idea de Spenser una vez en libertad es convertirse en conductor de camiones, grandes trailers, y empieza a tomar clases para sacarse la licencia. Entretanto comparte cuarto con Hawke, al que Henry entrena para boxeador. Y Cissy, la que fuera novia de Spenser, una mujer de armas tomar, cuidadora de perritos, está muy mosqueada con su ex, porque le esquiva todo el tiempo. El caso es que la primera noche en libertad de Spenser, alguien se carga a Boylan. Y le cargan el muerto... no a Spenser, sino a un policía que pasaba por ahí. Adaptación de una novela de Ace Atkins, parte al parecer de toda una serie de libros que inició Robert B. Parker. Desconocidos para quien estas líneas escribe, al parecer esta versión se toma muchas libertades con su fuente original. Sea como fuere, lo que importa señalar es la arbitrariedad del guion orquestado por Sean O'Keefe y Brian Helgeland, que tiene más agujeros que un queso gruyer. Quinta cinta del director Peter Berg con el actor –aquí también productor– Mark Wahlberg, marca la cota más baja de su colaboración, tal vez sea el momento de que ambos se digan adiós. La cinta está rodada con desgana, y mezcla sin gracia alguna la acción y el thriller policial, con un toque de comedia a destiempo que chirría de modo insoportable. Da la impresión de que han querido rodar algo “comercial” –títulos como Día de patriotas y Marea negra sabían combinar espectacularidad con dramatismo de un modo que podía alejar al espectador conformista–, de ahí las peleas de “saloon”, o algunos momentos de “peli de colegas”, las famosas buddy movies tipo Arma letal. Pero no se da con el necesario equilibrio y cuando nos movemos por la trama de corrupción policial, parece que estemos en otra película. Decepciona además, lo que cualquier espectador está esperando, una buena secuencia de acción climática con el inmenso tráiler “Black Betty”. Cuando llega, la sensación es de desperdicio absoluto, una colisión para mandar cuatro SUVs a la chatarrería es el pobre balance que ofrece ese soso pasaje. Tampoco se saca mucho partido al veterano Alan Arkin, que debe tener amigos en Netflix, aunque le dieron algo mucho mejor en la serie El método Kominsky.

4/10
Dumbo

2019 | Dumbo

Revisitación del clásico animado Dumbo, basado en la obra de Helen Aberson, que parecía de difícil adaptación con actores de carne y hueso y animales creados con verdadero realismo con ordenador, pues se trata del largometraje más breve de Walt Disney, y contiene algunos pasajes surrealistas. Tim Burton, que ya participó en un reto de características similares, siguiendo la intención de la factoría de convertir sus filmes de animación en películas con actores, Alicia en el País de las Maravillas, se muestra más inspirado en este film, que conecta bien su cine poblado de criaturas inadaptadas, imaginativas y de buen corazón. Tras el final de la Primera Guerra Mundial, el jinete y adiestrador de caballos Holt Farrier vuelve al circo donde trabajaba en Estados Unidos, pero habiendo perdido un brazo, viudo, y con dos niños, Millie y Joe, a los que cuidar especialmente, pues añoran a su madre, y el progenitor, parco en palabras, se ha vuelto poco menos que un extraño. El entusiasta responsable del espectáculo itinerante, Max Medici, pone a Holt al cuidado del elefante, la señora Jumbo, que da a luz a una criatura de enormes orejas, lo que le convierte en un friki, objeto de burlas y chanzas. Bautizado azarosamente como Dumbo, los niños se hacen muy amigos del animal, y Millie, gran amante de la ciencia, está convencida de que el elefante podría volar gracias a sus grandes orejas, y a la presencia de una pluma. Cuando finalmente ocurre, el visionario V.A. Vandevere pretende llevárselo a su formidable parque temático, junto a todo el circo de los hermanos Medici, asociándose con Max, que se convertiría en vicepresidente. Piensa que Dumbo podría ser todo un éxito, montada en sus vuelos por la bella trapecista Colette. Tim Burton logra combinar la entrega de un entretenido film disfrutable por toda la familia, con la fagocitación de la trama del elefante volador en el entramado de sus intereses creativos personales. Como cabe imaginar, se le ve encantado en el ambiente circense, donde abundan los personajes marginales, el forzudo, la mujer sirena, etcétera, con el padre lisiado y, por supuesto, el más friki de todos, Dumbo, que sigue los pasos de su madre, a la que acusan de haber enloquecido por haber querido defender a su retoño; unidos por su singularidad, todos estos “diferentes”, sabrán sumar fuerzas cuando se hace necesario para ayudar al elefante que da título al film. Además, a Burton se le brinda la oportunidad de dar una visión de quien sería la alternativa oscura de un Walt Disney, Vandevere, personaje encarnado por Michael Keaton y que le emparenta con el aprovechado de las hamburguesas Macdonald en El fundador. Emprendedor y con ideas, pero egocéntrico y dispuesto a pisotear a los demás para hacer realidad sus sueños, el actor –que hizo para Burton Bitelchús, Batman y Batman vuelve– lo compone hábilmente sin apenas despeinarse. De todos modos lo anterior no quita para que Burton se encuentre más encorsetado y con menor capacidad de riesgo, siendo bastante políticamente correcto, incluido el subrayado mensaje en contra del cautiverio animal, que se apañen los circos con los seres humanos, nos viene a decir. Aunque el futuro imaginado en el parque y pasto de las llamas tiene cierta retranca abierta a las interpretaciones. En cualquier caso el balance del film es más que notable, con momentos magníficos, ya sólo la escena de apertura es un maravilloso ejemplo de cómo poner en situación al espectador de un modo exclusivamente visual, sin palabras; y tiene encanto reconocer los numerosos guiños al film animado original, incluido el número de circo en que los payasos deben rescatar al bebé Dumbo de un pavoroso incendio.

7/10
El método Kominsky (2ª temporada)

2019 | The Kominsky Method | Serie TV

El método Kominsky

2018 | The Kominsky Method | Serie TV

Sandy Kominsky, actor que peina ya canas desde hace tiempo, divorciado en tres ocasiones y con una hija Mindy, lleva con ella una escuela de interpretación. Hace tiempo ya que no le llegan papeles, pero mantiene una estrecha amistad con Norman Newlander, su agente de toda la vida, cuya esposa Eileen, con la que lleva casado casi 50 años, padece un cáncer terminal. A Sandy le cuesta ir a visitar a la enferma, a la que tanto quiere, pues adivina que no le queda mucho tiempo y su forma física está muy deteriorada. En clase comenzará a sentirse por una atractiva alumna madurita, Lisa, divorciada y con un hijo adolescente. Notable serie tragicómica de Chuck Lorre, el creador de las exitosas Dos hombres y medio y The Big Bang Theory, de las rodadas con una sola cámara. Sabe aunar humor de buena ley, a cuenta del envejecimiento de los dos personajes protagonistas, con el drama que surge ante la constatación de la caducidad de la vida y las limitaciones de la edad, la consideración de que somos mortales. Lorre desarrolla con agilidad y frescura las tramas, que incluyen relaciones familiares y la aceptación de los demás con sus virtudes y defectos. Destaca la descripción de la amistad de Sandy y Norman, magníficamente interpretados por Michael Douglas –vuelven para él los tiempos seriales tras la lejana Las calles de San Francisco– y Alan Arkin. Y también la búsqueda de amores perdurables, a semejanza del que unió y sigue uniendo a Norman con Aileen –ésta sigue apareciendo a modo fantasmal, su marido sigue manteniendo conversaciones con ella, sobre todo a cuenta de su desastrosa hija Phoebe, de la que estaban distanciados–. La serie cuenta con un equipo de directores expertos en comedia –entre ellos Andy Tennant y Daniel Petrie–, que saben mantener un nivel medianamente elegante con las bromas de tipo sexual, o en relación a la próstata de Sandy. El recurso de las clases de teatro como subtexto de temas de fondo, o para enriquecer a los personajes, se revela tremendamente eficaz.

7/10
Un golpe con estilo

2017 | Going in Style

Mientras Joe le echa en cara a un empleado las condiciones engañosas de la hipoteca de la casa donde vive con su hija y su nieta, unos atracadores irrumpen en la sucursal bancaria, desvalijando la caja. Poco después descubre que su antigua empresa le ha congelado el plan de pensiones, por los que propone a sus dos mejores amigos,Willie y Al, jubilados en su misma situación, un plan para dar un golpe, semejante al de los ladrones a los que ha visto actuar. Remake del film homónimo, al menos en lo que respecta al título original, Going in Style, de 1979, lograda comedia dramática al servicio de tres grandísimos veteranos de entonces, George Burns, Art Carney y Lee Strasberg. Aquí les sustituyen otros tantos actores maduros, que han logrado sortear el convertirse en viejas glorias desempleadas, pues pese a su avanzada edad Michael Caine (en la trilogía de Batman), Morgan Freeman (Ben-Hur) y Alan Arkin (Argo) ejercen habitualmente como secundarios de lujo. Juntos reúnen el talento suficiente como para levantar un guión convencional, pese a haber sido revisado por Theodore Melfi, autor de la memorable St. Vincent. Éste cuenta al menos con la suficiente dosis de crítica social, pues denuncia el trato injusto a la tercera edad, en el caso concreto de Estados Unidos, donde el que no tiene un plan privado de pensiones está perdido. También se pone en solfa la poca claridad hacia sus clientes de algunos bancos, que maquillan los datos a la hora de explicar un producto financiero a quienes lo desconocen por completo, o por su edad parecen fáciles de engañar. Resulta sencillo que el espectador se ponga en su contra, sintonizando con los ladrones, por lo que se pasa por alto que la realización de Zach Braff (Algo en común), no pase de correcta. Al excepcional trío de ases que encabeza el reparto le acompañan profesionales de categoría, como el cada vez más olvidado Matt Dillon, el siempre resultón Christopher Lloyd, doctor de Regreso al futuro, y hasta la legendaria Ann-Margret, en un papel breve, pero que permite recordar el buen hacer de la inolvidable hija de Bette Davis en Un gángster para un milagro.

6/10
Navidades, ¿bien o en familia?

2015 | Love the Coopers

Charlotte y Sam Cooper han decidido poner punto final a su matrimonio, por una disputa referente a un viaje, pero deciden no hacer pública su decisión hasta una vez celebrada la Nochebuena con todos los suyos. Éstos preparan el encuentro con desigual entusiasmo... El título en español, Navidades, ¿bien o en familia? (traducción libre de Love the Coopers) deja bastante claro lo que se va a ver, la enésima sucesión de problemas y fricciones con los más cercanos, toneladas de cinismo de acuerdo con los tiempos que corren, y una constatación final de la (obvia) necesidad de unidad con los parientes, por encima de cualquier desavenencia. De la misma forma, esta cinta navideña ultratópica, en la que el perro ejerce como narrador, no llega a ser "perfectamente imperfecta", como se califica a la familia a lo largo del metraje, y también tiene aciertos dentro de sus errores. Sobran algunos toques escatológicos, y algún sentimentalismo facilón. Pero la realizadora Jessie Nelson, que no volvía a dar un golpe de claqueta desde Yo soy Sam, de 2001, apoyada en un guión del especialista en comedias románticas Steven Rogers (Kate & Leopold, Postdata: Te quiero) se arriesga a combinar la comedia con toques dramáticos, incluso reduciendo el ritmo en sucesiones de diálogos entre dos personajes (el anciano y la camarera, el soldado conservador y la rebelde, el policía y la mujer a la que acaba de detener), momentos en que el film gana bastante en intensidad, y muestra lo que podría haber sido, y que por desgracia no llega a rematar. También el reparto se puede calificar como irregular, pues casan bastante bien las 'parejas' Amanda Seyfried-Alan Arkin (lo mejor del film), o Diane Keaton-John Goodman, pero a una estupenda Olivia Wilde le habría hecho falta enfrente un actor de mayor entidad que el irregular Jake Lacy, en una subtrama de amor entre un republicano y una demócrata por otro lado bien resuelta, mientras que una correcta Marisa Tomei se resiente de tener como 'partenaire' a un Anthony Mackie que no acaba de dar con el personaje.

5/10
El chico del millón de dólares

2014 | Million Dollar Arm

Recreación de la historia real de J.B. Bernstein, representante de deportistas de élite. El chico del millón de dólares comienza cuando el protagonista está en horas bajas, después de que fracase su intento de que le contrate Popo, joven crack del béisbol. Mientras cambia los canales del televisor, topa con una retransmisión de cricket que le inspira una idea que podría reflotarle económicamente. Así, acaba viajando a La India para organizar un concurso en busca de jóvenes 'crickettistas', con el fin de reconvertirles en jugadores de béisbol en Estados Unidos. Topará con dos prometedores chicos... Enésimo film de béisbol sobre superación personal, El chico del millón de dólares también reivindica como suele ser bastante habitual en este tipo de cine los valores deportivos por encima de intereses comerciales. Podría ser una architípica cinta deportiva, pero Walt Disney ha acertado al encomendarle el guión a un peso pesado, Thomas McCarthy, con experiencia en el género por Win Win, ganamos todos, sobre el entrenador de un equipo de lucha escolar. Aquí su trabajo podría definirse como más convencional, pero se esfuerza por darle aires novedosos al desarrollo, centrándose en elementos como la adaptación de los jóvenes indios a la sociedad estadounidense, los intentos de Bernstein por arreglar su desordenada vida personal tras fijarse en su atractiva inquilina, etc. El libretista encuentra un aliado en el realizador del film, Craig Gillespie (autor de la 'indie' Lars y una chica de verdad), que también contribuye a darle cierta frescura al conjunto. Lo mejor, un reparto muy bien escogido. A Jon Hamm, el conocido Don Draper de Mad Men, le va al pelo un perdedor un tanto impresentable que transita hacia la madurez. Le secundan los ideales 'chicos del millón de dólares' Rinku Singh (La vida de Pi) y Dinesh Patel (Slumdog Millionaire), así como Bill Paxton (el entrenador que se hace cargo de ellos). Sobresale especialmente a pesar de la brevedad de su papel el veteranísimo Alan Arkin, ojeador en apariencia un tanto perezoso.

6/10
Tipos legales

2013 | Stand Up Guys

Val acaba de salir de la cárcel tras un encierro que ha durado 28 años. Le aguarda su amigo Doc, que ha recibido el desagradable encargo de matarle, un capo gangsteril quiere venganza pues culpa a Val de la muerte de su hijo. Pero la noche es larga, Doc no tiene tan claro lo que debe hacer, y de momento se impone recuperar los días de juerga de antaño, y unir a la “fiesta” a Hirsch, otro colega con los achaques compartidos de la tercera edad. Reunir a tres grandes y veteranos actores con Oscar como Al Pacino, Christopher Walken y Alan Arkin no hace, necesariamente, una buena película. Tipos legales podía haber sido una entretenida cinta gangsteril con puntos de comedia negra surrealista a lo Quentin Tarantino, que reivindica la amistad y la ancianidad. Pero querer no es poder y se queda en una cinta pesadita y reiterativa, donde las gracias recurrentes sobre viagra y sexo, con prostitutas comprensivas, cansan. Siempre se puede destacar algún acierto parcial, ciertas ocurrencias como la agradable camarera que sirve a Doc cada día, o la escena del confesonario, pero dominan los lugares comunes, como la venganza de la mujer desnuda. Al final se nota demasiado la bisoñez del director Fisher Stevens y el guionista Noah Haidle, a los que les falta un hervor.

4/10
El increíble Burt Wonderstone

2013 | The Incredible Burt Wonderstone

Los estelares magos Burt Wonderstone (Steve Carell) y Anton Marvelton (Steve Buscemi) han gobernado Las Vegas durante años con ilusiones tan grandes como el creciente ego de Burt. Pero últimamente la mayor decepción del dúo es su amistad pública, ya que en secreto se odian. Además se enfrentan a la competencia feroz del guerrillero de calle el mago Steve Gray (Jim Carrey), que consigue oleadas de seguidores con cada maniobra escandalosa, a pesar de que su show pareciese rancio. Pero todavía hay una oportunidad de salvar el acto, tanto en el escenario como fuera, si Burt consigue estar en contacto con lo que le hizo amar la magia en un principio. Olivia Wilde, Alan Arkin y James Gandolfi ni también protagonizan esta comedia maravillosa.

La gran revancha

2013 | Grudge Match

Película que parte de una idea de enorme gancho. La gran revancha reúne a los dos pesos pesados del cine pugilístico del último tramo del siglo XX, Robert De Niro, que fue Jake LaMotta, en Toro salvaje, de 1980, y la estrella que triunfó como actor y guionista con Rocky, en 1976, un Sylvester Stallone que últimamente parece triunfar únicamente repitiendo la fórmula 'reunión de viejas glorias', como en Los mercenarios y secuelas. La gran revancha sigue el periplo de Henry Razor Sharp (Stallone) y Billy Kid McDonnen (De Niro), dos púgiles de Pittsburgh que mantuvieron una enconada rivalidad treinta años atrás, hasta que el primero se retiró inesperadamente del ring, antes de poder mantener un tercer combate con el otro, que desempataría, tras una victoria de cada uno. Ambos se reencuentran cuando Dante Slate, Jr., el hijo de un tramposo promotor con el que trabajaron en el pasado, les ficha para prestar su imagen para un videojuego de boxeo, pero acaban a puñetazo limpio. Un vídeo casero de lo sucedido triunfa en la red, lo que revive su popularidad nacional, así que Slate decide organizar una pelea que desnivele la balanza. Poco cabe esperar de una cinta rodada por el rutinario especialista en comedias Peter Segal (50 primeras citas, Ejecutivo agresivo), que cuenta con guionistas televisivos de medio pelo, que además apuestan por un tono disparatado, y aluvión de palabras groseras. Pero a pesar de que su duración cercana a las dos horas se hace desmedida, La gran revancha mantiene el interés, está llena de momentos hilarantes –especialmente los diálogos rudos en los que los dos actores principales se descalifican mutuamente–, y hasta tiene cierto fondo, en torno a la importancia de la familia, y aunque éste resulta predecible, otorga al film una mínima entidad. Sin hacer grandes alardes, De Niro se toma La gran revancha un poco más en serio que la mayoría de comedias que interpreta en las últimas décadas, mientras que el poco versátil Stallone retoma el único registro que se le da bien. Además, el film cuenta como secundarios con la siempre convincente Kim Basinger, y con Alan Arkin, hilarante a pesar de que repite el mismo papel de viejo verde al que tanto jugo le sacó en Pequeña Miss Sunshine. El principio de los títulos de crédito contiene un memorable cameo deportivo.

5/10
Los Muppets

2012 | The Muppets

El gran Jim Henson (Cristal oscuro) creó en 1964 a Los Muppets, personajes anteriormente conocidos en España como Los Teleñecos. Walt Disney adquirió en 2004 los derechos de todos los personajes de Henson, y la compañía anunció que Miss Piggy, la Rana Gustavo y compañía protagonizarían una película de primer nivel. Aunque se ha hecho de rogar, finalmente ha llegado a las pantallas. Un magnate malvado planea derribar el teatro donde los Teleñecos grababan su popular show televisivo, porque en el subsuelo espera encontrar petróleo. Con ayuda de Walter, un apasionado fan del programa, su hermano y la novia de éste, la Rana Gustavo tratará de reunir a sus antiguos compañeros, ahora dispersos en ocupaciones variopintas, con la idea de poner en marcha un telemaratón para recaudar el dinero necesario para salvar su antiguo local. Jason Segel, conocido por la serie Cómo conocí a vuestra madre, ha sido el gran impulsor del film, en el que ejerce como coguionista, productor ejecutivo, y además es el protagonista junto con Amy Adams. Se nota que estamos ante un programa televisivo de media hora del que han sacado un largometraje, lo que no resulta fácil. Sin embargo se acierta a la hora de apelar a la nostalgia de quienes fueron niños cuando los personajes se hicieron populares, pues por ejemplo aparece la sintonía del programa y el célebre tema musical "Maná, maná". Además, los personajes protagonizan gags graciosos, algunos metacinematográficos, y están arropados por divertidos cameos de famosos como Jack Black, Selena Gomez, Whoopi Goldberg, Alan Arkin, Zach Galifianakis, Neil Patrick Harris, John Krasinski y hasta –brevemente– el veterano Mickey Rooney. En cines se estrena con el atractivo acompañamiento del genial corto de Pixar titulado Pequeño Gran Buzz.

5/10
Argo

2012 | Argo

Argo, dirigida por Ben Affleck, es una buena película, tiene todas las papeletas para estar esta año en los Oscar. Entre los productores, además de Affleck, figura George Clooney. El film se basa en un caso real, una parte no excesivamente conocida de la crisis de los rehenes de la embajada americana en Irán, acontecida en 1979, en plena revolución del ayatollah Jomeini. Que gran parte del personal diplomático fue retenido y humillado durante cerca de un año, y que la tristemente célebre operación de “ResCarter” fue un fracaso sí suena. Pero el film se centra en seis personas que lograron salir de la legación y refugiarse en la embajada canadiense. Ante la falta de opciones para sacarles del país, un agente de la CIA alumbra la peregrina idea de simular que un equipo de cine canadiense, aliado con Hollywood, anda buscando localizaciones para una desopilante película de corte fantástico titulada precisamente “Argo”. El guión de Argo es obra del desconocido Chris Terrio, y Ben Affleck sabe dar al relato un aire setentero, lleno de emoción, pero también de las justas dosis de humor. El tempo es perfecto: la presentación al público de los antecedentes, las opciones de rescate, los preparativos, el caldeado ambiente en las calles de Teherán, las dudas de la administración Carter, la vida en la embajada canadiense... El riesgo de tomar este caso particular y dejar orillada la gran crisis de la embajada americana se sortea con éxito. Quizá el clímax es excesivo, muy peliculero y hollywoodiense, pero en general tenemos una de esas grandes producciones de las que puede enorgullecerse con razón el cine americano y con las que el espectador empatiza enseguida. El reparto es sencillamente perfecto, componen unos personajes creíbles, tanto en el mundo de los espías -el propio Affleck y Bryan Cranston...- como en el de Hollywood -John Goodman y Alan Arkin- y el diplomático -Tate Donovan, Victor Garber y Clea DuVall, entre otros-.

7/10
Timo bajo cero

2011 | The Convincer

Mickey es un agente de seguros en el frío Wisconsin, con muy pocos escrúpulos a la hora de vender sus pólizas. Cuando trata de convencer a un anciano algo chocho, potencial cliente, para que le contrate un seguro, descubre que tiene entre sus pertenencias un violín cuyo enorme valor ignora. Tratará de engañar al viejo para hacerse con el instrumento, pero sus planes se complican con un cadáver de por medio. Jill Sprecher es una directora que tiene en su haber dos películas muy interesantes, Esperando la hora y Vidas contadas, pero que llevaba diez años sin entregar un nuevo film. Ahora, de nuevo con su hermana Karen como coguionista, entrega una comedia negra de timos con moraleja, que recuerda lejanamente a Fargo por su paisaje invernal nevado, y por su protagonista, un perdedor nato, al que si algo le puede salir mal, le saldrá peor, y que tiene la mala pata de aliarse con un asesino psicópata de comportamiento impredecible. Greg Kinnear encarna bien al vendedor de seguros, y está rodeado de un magnífico plantel de secundarios, donde brilla Alan Arkin como el viejo excéntrico y cuya cabeza ya no funciona como antaño. Quizá el giro final resulta algo precipitado, con un montón de detalles para atar cabos que resulta difícil seguir, pero la película se ve con agrado, y tiene buen ritmo.

5/10
El cambiazo

2011 | The Change-Up

Dave (Jason Bateman) y Mitch (Ryan Reynolds) son dos amigos íntimos que no pueden ser más distintos. Dave es abogado de éxito en una gran bufete, está casado con una bella mujer y tiene tres hijos pequeños. Mitch, en cambio, es un niño grande que vive como un animal, eludiendo cualquier responsabilidad y beneficiándose a toda chica que le ponga a tiro. Una noche que salen para ver un partido en un bar y tomar unas copas, hablan de que cada uno quisiera tener la vida del otro. Mientras están frente a una fuente con la estatua de una diosa griega hablando este tema se produce un hecho extraordinario: sus cuerpos se intercambian, de modo que cada uno tendrá que vivir obligatoriamente la vida del otro. Producto palomitero, ligero y hollywoodiense pero cuyo planteamiento tiene nula originalidad. El tema del intercambio de personalidades se ha visto ya numerosas veces, con diferentes resultados. Aquí la supuesta novedad es que el director David Dobkin, especializado en películas chuscas al estilo De boda en boda o Fred Claus. El hermano gamberro de Santa Claus, quiere servir una comedia para adultos, con temática frívola, mucho lenguaje soez y varias escenas subidas de tono, que pretenden hacer reír, pero que resultan a menudo demasiado fáciles y burdas, por decirlo con palabras amables. Por lo demás, el desenlace es previsible y cualquier espectador podría adivinar que toda la fábula tiene como objetivo conducir a una moraleja final donde se descartará el egoísmo y reinará la amistad, la aceptación de la propia vida, el amor por la familia, etc. Hay por supuesto algunos momentos de humor blanco y divertido (sobre todo las escenas relacionadas con los niños) y una labor actoral más o menos aceptable, con un amplio elenco de rostros conocidos.

4/10
Asuntos de familia

2009 | City Island

La vida privada de Pippa Lee

2009 | The Private Lives of Pippa Lee

Pippa se ha trasladado a vivir con Herb, su marido, a una zona residencial donde domina la gente mayor. El propio Herb, editor, es ya un anciano, que saca bastantes años a su esposa. Mujer complaciente, Pippa trata de agradar siempre a las personas de su entorno. Pero no siempre ha sido así. Mientras somos testigos de su evolución en la actualidad, sucesivos flash-backs nos la muestran primero niña con su neurótica madre, influencia mayor que la del padre, pastor de una iglesia cristiana. Y siguen esas "vidas privadas", que incluyen la estancia, siendo una jovencita, en casa de su tía lesbiana Kate, con la curiosa influencia de la compañera fotógrafa de piso, de gustos sadomasoquistas, o la entrada en su existencia de Herb, en una época en que se atiborraba a pastillas. Rebecca Miller, guionista, directora y autora de la novela "Las vidas privadas de Pippa Lee" –por uno de esos caprichos incomprensibles, la distribuidora española ha singularizado "las vidas privadas"– entrega una historia que gira alrededor de Pippa Lee, con elementos tragicómicos de gran patetismo, que recuerdan a las películas de Noah Baumbach (Una historia de Brooklyn, Margot y la boda), por citar ejemplos recientes en que se describen familias desestructuradas y personajes egocéntricos, y al mismo tiempo con buena cabeza. El hecho de que la protagonista sea sonámbula se convierte en metáfora de tantos "ejemplares" humanos que andan por la vida con los ojos cerrados, sin vivir la vida plenamente. Miller maneja bien la compleja estructura argumental, pero lo que nos entrega resulta bastante deprimente. Pinta gracias a un atinado reparto –estupendos Robin Wright Penn y Alan Arkin– una variada galería de personajes, donde llama la atención el desequilibrio dominante, se echa en falta alguien medianamente normal. Los momentos fuertes, sobre todo la muerte, sirven para el acercamiento catártico, pero queda la duda al espectador de si tal efecto tendrá su prolongación en el tiempo.

6/10
Una pareja de tres

2008 | Marley & Me

Simpatiquísima película basada en el libro autobiográfico de John Grogan. La trama arranca con éste y Jennifer recién casados, ambos periodistas, que deciden mudarse a Florida, un clima cálido, dispuestos a ejercer allí su profesión. Ella tiene un puesto estupendo en un periódico, él logra por los pelos ocuparse de las noticias locales en otro diario. Aconsejado por su amigo Sebastian, que tiene el reporterismo en las venas, y es un ligón empedernido, John decide regalar a Jennifer un perro, con idea de dilatar el deseo expresado por ella de tener hijos. Y en efecto, se incorpora al hogar Marley, un perro tremendo, tremendo, que lo muerte todo y lo rompe todo, pero que se hace querer por el joven matrimonio. Además, es la ocasión de que John descubra su talento como columnista, tarea que su jefe le encarga de rebote, y que le sirve para pergeñar artículos sobre su vida doméstica, con Marley siempre muy presente, que enseguida se hacen tremendamente populares. El tiempo irá pasando, y formar una familia se convierte en prioridad. Llegará un hijo, y las cosas van a cambiar. Se hacen necesarios los sacrificios, la familia va creciendo y hay que renunciar a cosas para ejercer “el oficio más difícil del mundo” -así se dice en la película-, el de ser padre. David Frankel ya conectó con el público en El diablo viste de Prada. Aquí logra esa misma conexión, porque su historia es completamente universal, y se puede empatizar con ella. El cineasta, que maneja un sólido guión de Scott Frank y Don Roos, aborda la increíble aventura de formar una familia, mucho más arriesgada y apasionante que la vivida por Sebastian, enviado especial del New York Times en lugares en conflicto. Puede que John haya tenido que prescindir de un desarrollo profesional en esa línea, o que el compromiso de Jennifer de volcarse en el hogar tenga un precio alto, pero se insiste -y se apuntala bien- en la idea que se trata de una aventura tremendamente gratificante, porque se apoya en el sólido fundamento del amor y de la entrega. Contiene el film momentos muy divertidos, Owen Wilson y Jennifer Aniston bordan sus papeles, porque combinan el humor, con una buena caracterización de los momentos en que están desbordados. Y hay buenos secundarios, una inesperada Kathleen Turner, un eficaz Eric Dane y un estupendo Alan Arkin. Frankel maneja muy bien un vertiginoso pasaje en que encadena lo que sería un montón de divertidas columnas de John. Muchos dirán que la gran estrella de la película es Marley, el perro, y no les faltará razón, aunque en honor a la verdad hay que decir que parece que hasta 22 canes fueron usados para el papel. El caso es que el perro se convierte en un miembro más de la familia, y se hace querer, no es de esos chuchos insoportables que a veces se cuelan en las películas, y que sólo se dedican a hacer monerías. El afecto que padres e hijos cobran por Marley es comprensible y no resulta desmesurado, Frankel lo sabe mantener en los términos justos de quienes, en el caso de los padres, han pasado tantas cosas junto al animal. De los sacrificios a que obliga el compromiso familiar es muy representativo ese collar, regalo de John a Jennifer, que se traga Marley. La posterior espera y desmenuzamiento de los excrementos con una manguera, es una adecuada metáfora de cómo, las cosas que merecen la pena, exigen pasar por algunas tribulaciones.

6/10
Sunshine Cleaning

2008 | Sunshine Cleaning

La familia Lorkowski. Un padre y dos hermanas treintañeras. Sus vidas son difíciles en la ciudad de Nuevo México donde viven. Rose se dedica limpiar casas, es madre soltera y arrastra desde hace años una relación adúltera con el padre del niño, un amor de instituto que acabó casándose con otra. Norah es algunos años menor que Rose y lleva a rastras una existencia sin orden ni concierto, por lo que es despedida de todos los precarios empleos que consigue. Por su parte, Joe dedica la mayor parte del tiempo a cuidar de su nieto y es un hombre más bien tirando a serio y sin planes de futuro. Entonces, en un momento de especiales necesidades económicas para Rose, surge la posibilidad de montar un curioso negocio que consiste en limpiar las casas donde ha tenido lugar una muerte o un crimen. Ni que decir tiene que el trabajo es desagradable, pues aunque se lleva a cabo cuando ya se han llevado el cadáver, la mayoría de las veces se trata de muertes sangrientas, en lugares infectos, etc. Rose y su hermana Norah fundarán la empresa Sunshine Cleaning y empezarán a conocer el negocio. La película va de menos a más, y finalmente deja muy buen sabor de boca. Y es que después de una primera media hora dubitativa, y que hace presagiar un film sin ideas, con lugares comunes y de corte nihilista, el engranaje de la familia Lorkowski acaba enderezándose con fuerza y tomando forma hasta desembocar en una historia como Dios manda. De modo que, tras la deprimente Sylvia, la directora Christine Jeffs sale airosa con su siguiente film, bastante más optimista, cinco años después. Mucho tiene que ver el aire tragicómico e independiente que aporta a la narración y el estupendo y comedido guión de la debutante Megan Holley (una mujer a tener en cuenta), repleto de pequeños detalles llenos de verismo, de pura realidad. El film está producido por gran parte del equipo responsable de Pequeña Miss Sunshine, y ciertamente Sunshine Cleaning tiene, además del título, claras similitudes con ese famoso film premiado con el Oscar al mejor guión. Aparte de la puesta en escena y la presencia del formidable Alan Arkin, esta película indaga igualmente en las relaciones familiares problemáticas y en cómo las dificultades, sin desaparecer, pueden superarse con amor y entrega a los demás. Los corazones rotos pueden seguir latiendo y luchando en una familia unida. Mención especialísima merece el reparto, con la fantástica Emily Blunt y sobre todo con Amy Adams, quien lleva el peso de la trama con su papel de Rose. Su ternura, ingenuidad, tristeza, amor y alegría son increíblemente transparentes y tan luminosos como el nombre de su empresa.

6/10
Superagente 86 De película

2008 | Get Smart

El productor Charles Roven recupera al personaje de la célebre serie de televisión Superagente 86, creada por el cómico Mel Brooks y emitida con gran éxito durante el lustro de 1965-1970. Por primera vez el agente Maxwell Smart es interpretado por un actor distinto de Don Adams, pues si bien se han hecho otras versiones de sus aventuras en 1989 y 1995, el simpático actor neoyorquino también estuvo presente en ellas. El film sigue el mismo esquema de la serie, con la agencia de espías Control, encargada de salvaguardar la seguridad del gobierno de Estados Unidos, y con la organización criminal oponente, KAOS. Aquí el agente Maxwell Smart es un experto y prestigioso analista de Control, anque él lo que desea es vivir la acción de cerca, luchar cuerpo a cuerpo y sobre el terreno. La oportunidad para cumplir sus sueño le llegará cuando aparezca la atractiva agente 99, cuya aparición coincide con un serio aviso de atentado contra el presidente de los Estados Unidos. Estamos ante un divertido producto, ideal para no pensar y dejar que la sonrisa florezca en el rostro. Gran culpa de que la cosa funcione está en el reparto encabezado por Steve Carell. Este tipo tiene gracia, caramba. Su humor es muy físico, gestual, basado en gags rápidos y muy tontorrones, que recuerdan al slapstick. Lo cierto es que pone unas caras y hace unos movimientos tan ridículos que surten efecto. Le acompañan con soltura una simpática Anne Hathaway, en alza tras El diablo viste de Prada, y unos cuantos secundarios muy apañados, como Alan Arkin o el forzudo The Rock. El director Peter Segal, especialista en comedias de no muy altos vuelos (Ejecutivo agresivo, El clan de los rompehuesos), asciende esta vez un peldaño con una agradable película –aunque no memorable, todo hay que decirlo–, que pese a algunos altibajos se ve con agrado. Destacan los efectos especiales y las frecuentes escenas de acción, rodadas con pericia. Los más nostálgicos reconocerán además los homenajes a la serie (los coches, el vestuario, etc.) y a las películas estilo James Bond. Funcionan con eficacia tambén los divertidos cameos de Bill Murray (absolutamente surrealista) y del veterano James Caan, que encarna al bobo presidente americano.

5/10
Expediente Anwar

2007 | Rendition

El público no está para guerras. Al menos el estadounidense, aunque no parece que tampoco el resto del mundo esté respondiendo bien a las películas que describen la situación creada tras los ataques terroristas del 11-S, y las posteriores guerras en Afganistán e Irak. A diferencia de lo que ocurrió con Vietnam, se han están realizando películas durante el conflicto, y no a su final, y ninguna de ellas ha sido considerada memorable, ni por el público ni por la crítica. La que nos ocupa en estas líneas no constituye la excepción. Un atentado con terrorista suicida de por medio se lleva por delante a 19 personas, además de causar numerosos heridos. El objetivo era uno de los jefes de la policía egipcia, que ha salido indemne. No ha corrido la misma suerte un diplomático americano del servicio secreto, cuyo automóvil pasaba casualmente junto al lugar de los hechos. La CIA y adláteres enseguida se ponen en marcha, buscando culpables, sospechosos, posibles cooperadores materiales del atentado... Y un ingeniero químico egipcio, Amwar El-Ibrahimi, que está casado con una ciudadana estadounidense, y tiene un hijo y otro en camino, tiene la mala suerte de convertirse en sospechoso; al parecer su teléfono móvil recibió una llamada de un conocido terrorista. Aplicando la ley antiterrorista vigente en EE.UU. tras el 11-S, que permite retener a sospechosos de terrorismo por tiempo indefinido y sin asistencia legal, Anwar es detenido y trasladado a un remoto lugar, donde es sometido a torturas para lograr arrancarle una confesión de culpabilidad. El sudafricano Gavin Hood ya dio pruebas de sus inquietudes políticas al tramar el tema de violencia juvenil en su país en Tsotsi, Oscar al mejor film extranjero. Aquí, dejando a un lado el problema muy real del terrorismo del nuevo milenio y las modernas guerras, emplea toda su artillería en mostrarse extremadamente crítico con el modo en que EE.UU. está afrontando la cuestión, como señala el muy explícito título original del film, "Rendición". En efecto, considera el cineasta, que maneja un guión de Kelley Sane, que el no-respeto de los derechos humanos equivale a perder la guerra antes de haber empezado a librarla. El problema es que, aparte de la simplificación, lo que nos cuenta no emociona, hay un ritmo cansino, poco dinámico. La trama juega a varias bandas, mostrando las dudas sobre la tortura del personaje de Jake Gyllenhaal; la lucha tenaz de Reese Witherspoon por dar con su marido; el pragmatismo a distintos niveles del senador Alan Arkin, de su ayudante Peter Sarsgaard, y de la responsable de seguridad Meryl Streep; la resistencia del torturado Omar Metwally; y las vicisitudes del policía egipcio, cuya hija está relacionada sin saberlo con un islamista radical. Y así, se pasa de escenas repletas de sadismo, a otras donde imperan las lágrimas o el cinismo, sin demasiada habilidad, hasta perpetrar una pirueta final, que no deberíamos desvelar, aunque sí señalarla como trampa indigna, que no resulta ninguna gran sorpresa, y que lo único que hace es alimentar la ceremonia de la confusión. A mal final (el comentado) sí hay mal principio (se nos antoja endeble que se pueda detener a alguien con tan poco, la premisa del film).

4/10
Santa Claus 3

2006 | The Santa Clause 3: The Escape Clause

Contra todo pronóstico, en 1994 triunfaba en las carteleras ¡Vaya Santa Claus!, protagonizada por el histriónico Tim Allen. El discretísimo guión giraba en torno a un ejecutivo de una empresa juguetera, elegido para sustituir a Santa Claus. Mucho después, en 2002, alguien tuvo la idea de filmar Santa Claus 2, secuela un poco más imaginativa que el original, lo que no era difícil. Como las taquillas siguen respondiendo, la saga amenaza con eternizarse al estilo James Bond. De momento, Tim Allen protagonizó esta tercera parte. En esta ocasión, el nuevo Santa recibe una buena noticia: su mujer está embarazada de un nuevo retoño. Para celebrarlo, los Claus invitan a sus suegros a pasar las vacaciones navideñas con ellos, en el Polo Norte, pese a que no debe revelar la ubicación secreta de su guarida. Mientras tanto, el malvado Jack Frost trama un plan para hacerse con el control del Polo Norte. Si con sus predecesoras se deleitó más o menos a un público familiar que sólo buscaba un título amable en torno a la Navidad y a Papa Noel, la nueva entrega dejará a los espectadores tan fríos como si hubieran estado en el Polo Norte. Se incorpora al reparto el histriónico Martin Short, que en su papel de Jack Frost sobreactúa incluso más que Tim Allen.

2/10
Pequeña Miss Sunshine

2006 | Little Miss Sunshine

Los Hoover son cualquier cosa menos una familia normal. A no ser que 'normal' en los tiempos que corren signifique gente con serios problemas personales. Richard, el cabeza de familia, se cree un lince de los negocios, pero una de sus iniciativas puede que sea mera quimera y termine frustrándole; su esposa Sheryl es bastante equilibrada, pero las taras de los que tiene alrededor le afectan; Frank, hermano de Sheryl, homosexual estudioso de Proust con ínfulas de intelectual, está roto por dentro y ha intentado suicidarse; el abuelo, padre de Richard, tiene una mentalidad infantil y gamberra algo pasada de rosca; Dwayne, el hijo adolescente, ha hecho la promesa de no hablar hasta que ingrese en una academia de pilotos. Todos compartirán un fin de semana viajando en furgoneta con motivo de que Abigail, la hija pequeña, es finalista de un concurso de misses. Esta tragicomedia es un pequeño milagro, porque maneja material explosivo: un estupendo guión de Michael Arndt, que el matrimonio novato en la dirección de ficción, Jonathan Dayton y Valerie Faris, sabe llevar a buen puerto, sin que les estalle en las narices. Hay un delicado equilibrio a la hora de tratar temas serios –la muerte, el fracaso, la explotación infantil, la familia…– con una óptica humorística y tierna. El film retrata las miserias de los componentes del clan –atinadísimo reparto– sin aprobarlas; simplemente dice que están ahí, que todos tenemos defectos, y que al igual que esa vieja furgoneta con problemas para arrancar, debemos aprender a convivir con ellos y luchar por superarlos. Hay momentos hermosos en su emotividad, y puestos a destacar uno, el modo en que se resuelve la cabezonería de Dwayne en un momento dado, que no quiere subir a la furgoneta, resulta sobresaliente en su concepción.

8/10
Firewall

2006 | Firewall

Jack Stanfield es el veterano experto en seguridad informática de un importante banco. Con sus potentes 'cortafuegos', ningún 'pirata' parece atreverse a entrar en el sistema de la entidad financiera. Y eso que las nuevas generaciones llegan pisando fuerte con ideas novedosas, a las que Jack, hombre prudente, se muestra reacio. En cualquier caso, el modo en que unos desaprensivos van a intentar robar el banco va a ser relativamente convencional, nada de recursos a la ultimísima alta tecnología. Una banda comandada por Bill Cox toma como rehenes a la familia de Jack. Si éste desea que sus seres queridos permanezcan a salvo, deberá colaborar realizando una transferencia informática de cien millones de dólares a determinada cuenta de las islas Caimán. Aunque Jack sigue las instrucciones del chantaje, no está claro que los ladrones tengan intención de que los Stanfield sobrevivan al robo. Harrison Ford repite el papel de hombre bueno de acción, que hará lo que sea para salvaguardar la integridad de los suyos, presente en títulos como Juego de patriotas o La sombra del diablo. Quizá ese 'déjà vu' es el que ha pesado en la tibia acogida del film por parte del público. Y no obstante se trata de un thriller lleno de ritmo y tensión, en que la trama de la familia rehén recuerda al clásico de William Wyler Horas desesperadas (o su remake de Michael Cimino, 37 horas desesperadas). Y es que la idea del 'falso culpable' –otro tipo de personaje que Ford ya ha encarnado, en El fugitivo– siempre funciona, y despierta la empatía del espectador. Algún momento está especialmente logrado, como el modo en que Jack engatusa a Bill, cambiando de sitio la microcámara con la que los ladrones siguen todos sus pasos.

6/10
Eros

2005 | Eros

Film que incluye tres mediometrajes en torno al "eros", amor y sexo, y su confusión. Si a Antonioni se le nota la edad, y Soderbergh juega demasiado al experimentalismo, siempre queda Kar Wai, sin duda lo mejor de la cinta.

5/10
Noel

2004 | Noel

Chazz Palminteri es conocido sobre todo por su faceta de actor duro, pero aquí se pone tras la cámara para contar varias historias cruzadas en vísperas de Navidad. La publicista que sufre porque su madre padece alzheimer, los novios que rompen, el camarero tronado, el tipo cuya mayor ilusión es pasar las fiestas… ¡en un hospital! Todo sirve para componer una galería de tipos humanos interesante, encarnados por un magnífico plantel de actores, donde se deja ver nuestra ‘Pe’ Cruz.

5/10
Traición en el Pentágono

2003 | The Pentagon Papers

Los amantes de las teorías conspiratorias están de enhorabuena. Este telefilm narra las vicisitudes de Daniel Ellberg, un trabajador del Pentágono, que da con unos papeles supersecretos que detallan el porqué de muchas de las actuaciones del gobierno norteamericano durante la guerra de Vietnam. El reparto cuenta con buenos actores (Spader, Forlani, Giamatti, Arkin), algunos de los cuales prometían triunfar en la pantalla, y luego, sin que sepamos por qué, no han logrado despegar.

4/10
La pareja del año

2001 | America's Sweethearts

Gwen (Catherine Zeta-Jones) es una superestrella de Hollywood, guapa y caprichosa, que cuenta con la eficaz ayuda de su hermana Kiki (Julia Roberts). Divorciada del también actor Eddie (John Cusack), con el que ha hecho filmes de enorme éxito en taquilla, se encuentra en plena promoción de su última película conjunta. Pero para nada desea volver a encontrarse con su esposo. Lo malo es que el excéntrico director de la película, que tiene en su poder la única copia de la misma, desea mostrarla directamente a la prensa, sin la aprobación del jefe del estudio. El veterano jefe de prensa Lee (Billy Crystal) debe lidiar con tan delicada situación: reunir a los dos actores, y distraer a los periodistas mientras consigue al fin la película. Para volver a la dirección tras más de diez años de ausencia, Joe Roth ha escogido una comedia al estilo clásico ­–el director cita como referencias las películas de Frank Capra y Preston Sturges–, ambientada en el mundo del cine. Definida como “un cuento de hadas”, en el guión ha intervenido el mismísimo Billy Crystal. No se trata de la primera vez que Roberts hace una película de “cine dentro del cine”, pues en Notting Hill daba vida a una actriz de la gran pantalla; pero en este caso, le toca hacer de patito feo, auténtica Cenicienta que a pesar de su atractiva personalidad, se encuentra a la sombra de su dominante hermana, Zeta-Jones, ella sí estrella cinematográfica.

4/10
Vidas contadas

2001 | Thirteen Conversations About One Thing

Vidas por aquí, vidas por allá. Un abogado joven y triunfador; una joven limpiadora; el frustrado jefe de una compañía de seguros; un egocéntrico profesor universitario… Y más, más gente, junto a lo que ha sido y lo que podría haber sido de sus vidas, amores y desamores incluidos, si no hubiera ocurrido tal o cual cosa. Jill Sprecher ya sorprendió con la estupenda Esperando la hora, película coescrita, como ésta, con su hermana Karen. Aquí vuelve a demostrar su agudeza a la hora de captar tipos humanos diversos y sus relaciones. Las habilidad de las chicas Sprecher es dibujar personajes y situaciones creíbles, y demostrar que, a pesar de que existen hechos incontrolables en nuestras vidas, lo que sí está al alcance de todos es repartir amor, regalar una sonrisa. Lo demuestra sobre todo ese empleado de mediana edad, injustamente despedido de su empresa, y al que los sucesos contrarios no logran borrarle la sonrisa que habitualmente adorna su rostro. Cuenta Jill que se ha basado en un hecho que le ocurrió a ella: La película, coral, ofrece magníficos trabajos de los actores. Entre los conocidos destacan Matthew McConaughey, John Turturro, Amy Irving y Alan Arkin.

7/10
Ilusiones de un mentiroso

1999 | Jakob the Liar

1944. Jakob sobrevive como puede en un ghetto judío en Polonia. Un día recibe casualmente noticias frescas del frente, y todo el mundo se cree que la información procede de una radio oculta. Como tal radio no existe, y la gente le apremia, Jakob empieza a inventar noticias: consignas, el avance de los soviéticos... Esta tarea la compatibiliza con el cuidado de una niña de 10 años, que escapó milagrosamente del tren que la conducía a Austchwitz. Estamos ante el remake de un film alemán de 1975 que fue candidato al Oscar a la mejor película extranjera. La meta es dar un tono dramático y realista a la historia; una meta menos arriesgada que la pirueta tragicómica y poética de La vida es bella, pero igualmente interesante. Peter Kassovitz dirige con pies de plomo para no meter la pata y ofender a alguien por un posible tratamiento frívolo del holocausto. Y además de contar las esperanzas que Jakob transmite (curiosa paradoja en el infierno del campo de concentración: para traer esperanza, hay que mentir), se muestra de modo muy sentido la amistad entre el protagonista y una niña. La idea de que en medio del horror puede surgir lo mejor del hombre es sin duda sugerente. Robin Williams compone uno de sus "papeles serios", aunque se reserva unos cuantos momentos de humor, en los que se encuentra muy a sus anchas. Quizá el mejor es aquel en que simula poner en marcha la radio, que empieza a emitir un discurso de Churchill.

5/10
Suburbios de Beverly Hills

1998 | Slums of Beverly Hills

Vivian y su familia viven en los suburbios de Beverly Hills. Se mudan cada vez que las condiciones económicas no les permiten continuar en la misma casa. Todos tienen que echar una mano, incluyendo a los miembros que no están bajo el mismo techo. Vivian está acostumbrada a bregar con todos sus parientes, pero ahora es una adolescente y tiene ganas de descubrir cosas de la vida sin tener que estar pendiente constantemente de su peculiar familia. Entre los secundarios destaca la presencia de la veterana Rita Moreno, ganadora del Oscar por West Side Story.

4/10
Cuatro días en septiembre

1997 | O que é isso companheiro?

Charles Burke, embajador estadounidense en Brasil, fue secuestrado en septiembre del año 1969 por unos revolucionarios, liderados por Fernando, que estaban organizados bajo el comando MR-8, contrario a la dictadura militar. La película es una adaptación de la obra 'A por otra, compañero', que escribió el mismo Fernando Gabeira cuando estuvo exiliado en Suecia, diez años después de los hechos. La cinta narra esos cuatro días de cautiverio que pasó el embajador y recoge las impresiones del gobierno, de la opinión pública, los actos que tuvieron lugar, las medidas que se llevaron a cabo... así como el mismo plan de secuestro. Algunas tramas están metidas con calzador, y resueltas de manera algo torpe, como la del romance del terrorista; pero de todos modos, se puede decir que el brasileño Bruno Barreto dirige con buen ritmo este drama político. Cuenta con un guión de Leopoldo Serran que resulta interesante pues plantea semejanzas entre el embajador y el secuestrador. La película fue nominada al Oscar en 1998 en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

5/10
Gattaca

1997 | Gattaca

En los tiempos de Gattaca la genética se ha adueñado del mundo. Ahora los niños nacen tal y como sus padres los quieren: son niños a la carta. Sólo los hombres genéticamente perfectos tienen la oportunidad de conseguir los trabajos más prestigiosos. Vincent es un joven que no tiene esa suerte ya que él fue concebido de modo natural y no es perfecto. Pero eso no supondrá un problema para sus objetivos. Está dispuesto a hacer todo aquello que sea posible para poder formar parte de Gattaca y llevar a cabo su sueño: ser piloto espacial. Con unas grandes interpretaciones, entre las que destaca la de Jude Law, esta película ofrece una profunda reflexion acerca del futuro de las tecnologías y del peligro de apartarse de la naturaleza y de dar más importancia a las cualidades que a las personas. La ambientanción es tan fría como perfecta para mostrar en qué se ha convertido la tierra. Cine del bueno, con guión y dirección de Andrew Niccol, responsable también del libreto de El show de Truman.

7/10
Un asesino algo especial

1997 | Grosse Pointe Blank

Martin Blank es un joven asesino a sueldo que tiene un nuevo trabajito entre manos en la ciudad de Detroit. Allí también se celebra su reunión de antiguos alumnos, donde acude Debi, un amor de instituto. Entre negocios, policías que andan tras él, y la chica de sus sueños –enfadada por dejarle plantada la última vez–, Martin deberá sortear como pueda cada situación. Comedia de acción donde el protagonista es un sicario, pero también un tipo bueno en el fondo, que opta por reformar su vida, empezando por pedir perdón a la novia que dejó tiempo atrás. Buen ritmo y situaciones divertidas a cargo de John Cusack, Minnie Driver, Dan Aykroyd y Alan Arkin, entre otros.

4/10
Mother Night

1996 | Mother Night

El dramaturgo norteamericano Howard Campbell ha vivido casi siempre en Alemania. Allí conoció a la mujer con quien se casó. En los años de la II Guerra Mundial recibe la proposición de actuar como espía para la causa aliada. De modo que transmite información en clave valiéndose de sus discursos radiofónicos de apoyo a los nazis, donde se autodenomina, no sin ironía, el "último americano libre". Acabada la guerra y muerta su esposa, se convierte en un apestado —la misión que cumplió debe quedar en secreto—, sin ganas de vivir. Se alternan imágenes en blanco y negro de Campbell en prisión –donde escribe su increíble historia, a la espera de ser juzgado como criminal de guerra–, con otras –la mayoría– en color, que resumen su vida. Podía haber sido un entretenido film de espionaje; pero Mother Night es, sobre todo, y conscientemente, una película oscura, pesimista y desesperanzada, que dibuja un personaje –bien encarnado por Nick Nolte– para el que la existencia no parece tener ningún sentido. Campbell actúa como espía no movido por altos ideales, ni siquiera por dinero. Únicamente le atrae –y resulta difícil de creer: es lo más débil del film– interpretar en la vida real un personaje fingido. Asegura el protagonista que la única nación que le interesa es la "nación de dos" que forman él y su mujer, aunque tampoco le explica a su amada sus peligrosas actividades, que pueden poner en peligro la vida de ambos. Cuando muera ella, Campbell se convertirá en un espectro. Lo mejor de la dirección funcional de Keith Gordon –que adapta una novela del habitualmente deprimente Kurt Vonnegut Jr.– es la escena que muestra al protagonista detenido en la calle, como una estatua, mientras la gente le rodea para no tropezar, símbolo poderoso del vacío que domina su entera existencia.

4/10
Días de fortuna

1995 | Steal Big, Steal Little

Andy García interpreta a dos hermanos gemelos. Nadie es capaz de distinguir a Rubén y a Robbie por su físico. Pero sus personalidades son completamente diferentes. Rubén lleva una vida normal y corriente junto a su familia y sus amigos, mientras que Robbie es un egoísta que sería capaz de pasar por encima de cualquiera para obtener lo que desea. Mona (Holland Taylor), la madre adoptiva de los gemelos, acaba de fallecer. Rubén es el heredero de su rancho Fortuna. Los planes de Rubén son seguir las ideas de su madre, manteniendo vivo su espíritu en la tierra que les vio crecer. A Robbie no le gusta la idea y elabora un plan para echar a su hermano del rancho. Su objetivo es levantar una urbanización de lujo y forrarse de dinero. Rubén vuelve con su mujer después de haber atravesado una mala racha, y esto le será de gran ayuda para vencer a su malvado hermano y a su equipo de especuladores sin escrúpulos. Una entretenida comedia en la que el enredo se mezcla con el romanticismo. Contiene una carga didáctica sobre la fidelidad a uno mismo y el verdadero valor del dinero. Andy García realiza una interpretación aceptable en un papel en el que está obligado a desdoblarse. Resulta un completo cambio de género para Andrew Davis, el director de El fugitivo.

5/10
El puño de Dios

1994 | Doomsday Gun

Durante los años 80, Irán se convirtió en un país con un ejército muy poderoso. Debido a su afán expansionista, comenzó una guerra con sus vecinos del sur, los irakíes. Aún quedaban unos años para que Irak invadiese Kuwait, y Estados Unidos era un aliado de Sadam Hussein, que ya dirigía los designios de Irak. Gerald Bull (Frank Langella) es un prestigioso experto en armamento, al que se le encarga el diseño de una poderosa arma. El destinatario es Sadam Hussein, que le da toda su confianza. De esta forma, Bull viaja a Irak para comenzar la construcción de un poderoso cañón, capaz de sentenciar el signo de la guerra. Una película sin más pretensiones que la acción bélica, con la excusa de la construcción del arma más poderosa del mundo. Realizada tres años después de la primera Guerra del Golfo, cuenta con el morbo del personaje de Hussein, el prototipo de malo para los estadounidenses en los últimos tiempos. La acción es continua y la tensión se mantiene a base de disparos y bombardeos.

4/10
Un muchacho llamado Norte

1994 | North

Tras éxitos indiscutibles como Algunos hombres buenos, Cuando Harry encontró a Sally, Misery o La princesa prometida, Rob Reiner se permitió el riesgo de dirigir y producir Un muchacho llamado Norte, un proyecto personal, difícil de encajar en un género concreto. Ello podría explicar la tibia acogida que tuvo el film. La trama, nada desdeñable, basada en una novela de Alan Zweibel ‑ha escrito el guión y figura también como productor‑, tiene algo de comedia, de fábula, de suspense...: si se mira bien, no está tan lejos de las coordenadas por las que se mueve la filmografía de Reiner. Norte (Elijah Wood) es el hijo que, por sus cualidades, muchos padres desearían tener: deportista y buen estudiante; destaca en el teatro; sus amigos y profesores le aprecian... El problema para él son precisamente sus progenitores. Inmersos en el egoísmo de sus problemas personales, no le prestan la más mínima atención. La situación llega al extremo de que Norte acude a un abogado que le buscará unos nuevos padres, los padres perfectos que él se merece. El caso de Norte conmociona al mundo entero, y cartas de posibles candidatos llegan al chico de los cuatro puntos cardinales. Norte viajará a distintos países para conocerlos: le acompañará en su búsqueda un misterioso personaje (Bruce Willis), a modo de peculiar ángel de la guarda. Reiner dirige con habilidad esta agradable película, un cuento de aura a veces mágica, y hasta surrealista. Lo hace transmitiendo una idea clara a padres e hijos: ambas partes han de esforzarse para que su relación funcione. Sin didactismos aburridos, el director imprime ritmo a la historia, que avanza fluidamente. Los posibles padres con que va topando Norte, de diferentes nacionalidades y tradiciones -una pléyade de actores de lujo, haciendo su cameo-, y el creciente poder de un movimiento político de niños, desatan situaciones divertidas; a la vez, Norte va madurando en su singular aventura. Reiner supera además con originalidad el escollo de que el final de la historia sea previsible.

6/10
Cuando llega el otoño

1993 | Indian Summer

Convertidos en treintañeros, ocho amigos vuelven a reunirse para recordar el mejor verano de sus vidas en el campamento de Tamakwa. Tragicomedia nostálgica que rememora el espíritu de los 70.

3/10
Glengarry Glen Ross (Éxito a cualquier precio)

1992 | Glengarry Glen Ross

En Chicago, la empresa Glengarry se dedica al negocio inmobiliario. Varios de sus trabajadores se deben enfrentar a un jefe recién llegado que les impone una nueva y agresiva estrategia para hacer frente a la cada día más terrible competencia del sector. De esta forma, su plan consiste en regalar un Cadillac al vendedor estrella y en echar a la calle al resto. Esto llevará al límite la competitividad entre los propios compañeros y la situación se vuelve demasiado tensa. Incluso se produce el robo de las nuevas fichas de clientes, aquellos con más posibilidades de compra. Inevitablemente, todos tienden a engañar a los demás. James Foley consiguió una desgarrante adaptación del magnífico texto teatral de David Mamet (director de largometrajes prestigiosos como Casa de juegos o El caso Winslow), en la que éste reflexionaba sobre la gran competitividad, en algunos casos extrema, que fomentan algunas empresas modernas entre sus empleados, dividiéndoles en ganadores y perdedores. Foley no oculta el origen teatral del texto, y consiguio a los mejores actores, incluso para los papeles secundarios. Así, probablemente la mejor actuación corre a cargo del mítico Jack Lemmon, en un corto papel de vendedor atosigado por la nueva táctica de la empresa. Al Pacino, Ed Harris, Kevin Spacey, Alan Arkin y Jonathan Pryce realizan, como es habitual unos excelentes trabajos, pero la gran sorpresa la dio Alec Baldwin, como el agresivo y neurótico jefe recién llegado.

7/10
Rocketeer

1991 | Rocketeer

Producción llena de acción, aventuras e impresionantes efectos especiales. Estamos en el Hollywood de los años 30. Cliff Secord (Bill Campbell) es un piloto de aviones que casualmente consigue un extraordinario artefacto ideado por un inventor. Se trata de una especie de mochila metálica que permite al usuario volar por el cielo como si fuera un cohete humano. Sin embargo, un malvado espía (Timothy Dalton) se propone robarla para llevar a cabo sus malévolos planes. El protagonista se verá envuelto en una trama criminal extremadamente peligrosa que le dará la oportunidad de convertirse en héroe. Entretenida película al más puro estilo Hollywood, con personajes de carne y hueso, muy verosímiles y que hace gala de un acertado sentido del humor. Aventuras de las buenas basadas en un cómic, con música del especialista James Horner (Braveheart, Titanic).

6/10
Habana

1990 | Havana

Jack Weil es un jugador profesional de cartas que llega a La Habana, en plena revolución castrista. Con su dinero en juego, el conflicto político en las calles y una hermosa mujer que le seduce, el desencantado Jack Weil se enfrentará a un amor prohibido que no puede rechazar. La película es emotiva, romántica y tiene una música preciosa de Dave Grusin que fue nominada al Oscar. Sydney Pollack (Tal como éramos, Tootsie) dirige don mucho oficio a Robert Redford y Lena Olin (El quinto hombre, Chocolat) en este drama donde destaca la fotografía suave y cálida. Sin embargo, el conjunto no acaba de funcionar debido a un exceso melodramático que parece algo impostado. En su día se quiso ver un paralelismo con Casablanca, pero cualquier parecido no hace sino acentuar sus kilométricas diferencias.

4/10
Coupe de Ville

1990 | Coupe de Ville

Tres hermanos que no se llevan especialmente se reúnen tras cinco años sin verse, su padre les ha encomendado que traigan un coche que van a regalar a la madre por su cumpleaños. El viaje les servirá para recuperar el tiempo perdido y así conocerse y quererse un poco más. Agridulce road-movie sobre las relaciones fraternales.

5/10
Eduardo Manostijeras

1990 | Edward Scissorhands

Una mujer mayor cuenta a sus nietos una historia. Ellos piensan que se trata de un cuento, pero en realidad está basado en una historia real. Un inventor vivía en un castillo en la cima de una colina y había creado un ser vivo llamado Eduardo. Era un joven atractivo, pero tenía un grave defecto, en lugar de manos tenía unas tijeras de metal. Tras la muerte de su creador, Eduardo se queda solo en el castillo, hasta que una vendedora a domicilio se lo lleva a su casa a vivir con su familia. Uno de los títulos esenciales del ecléctico Tim Burton (Batman, Ed Wood). Se trata de una especie de versión moderna de Frankenstein, de Mary Shelley, pues un extrafalario inventor da vida a un ser sensible y bondadoso, que en lugar de dedos tiene tijeras, lo que conducirá su vida hasta la tragedia. Se da la paradoja de que el científico muere poco antes de poder ponerle las manos de verdad que le había construido. Sus características principales son una surrealista puesta en escena, espléndidas interpretaciones y cierta crítica a la frivolidad de la sociedad moderna. Lo mejor es el tono, que recuerda al de los cuentos infantiles y la bella banda sonora de Danny Elfman, colaborador habitual de Tim Burton en títulos como Batman, Mars Attacks o Pesadilla antes de Navidad. Con este filme el realizador de Bitelchus se consagró como el más imaginativo, sobre todo en el aspecto visual, de los directores del Hollywood de los 90. Del reparto destaca el joven Johnny Deep, en uno de sus primeros éxitos y la secundaria habitual del cine de Woody Allen Diane Wiest, ganadora de dos Oscar.

6/10
Escape final (La escapada de Sobibor)

1987 | Escape from Sobibor

1944, en el Campo de Concentración y Exterminio de Sobibor. Leon, uno de los prisioneros, se ha convertido en el líder natural. Ante las atrocidades de los nazis, ha pensado en un plan para sacar fuera a un grupo de 10 a 20 prisioneros. Film televisivo superior a la media de este tipo de productos, pues tiene un presupuesto holgado y un reparto de primera. Se basa en un libro que reconstruye la historia real de los sucesos acaecidos en Sobibor.

6/10
Un hombre en apuros

1986 | Big Trouble

Esta comedia fue el último trabajo como director de John Cassavettes. Arkin es un agente de seguros que quiere reunir el dinero necesario para mandar a sus tres hijos a estudiar fuera. Para ello, se mete en un plan para cobrar la póliza de un seguro de vida, pero, una serie de acontecimeintos inesperados hacen complicar las cosas. 

6/10
El golfo de San Francisco

1981 | Chu Chu and the Philly Flash

Comedia amable acerca de dos sin-techo, uno antiguo jugador de béisbol, la otra cómica, que acabaron volviéndose alcohólicos, En la calle encuentran unos importantes documentos por cuya devolución esperan obtener una propina, pero lo que que reciben es verse involucrados en un lío monumental. Protagonizan Alan Arkin y Carol Burnett.

4/10
Loca noche de luna llena

1981 | Full Moon High

Tony, líder del equipo de fútbol americano de su instituto, es perseguido por su antigua novia, Jane, que le acecha continuamente. En un viaje a Rumanía con su padre, Tony será mordido por una criatura parecida a un lobo y a su regreso se convertirá en licántropo cada vez que haya luna llena. Comedieta de terror, llena de escenas tontas y gags de cuchufleta pero que tienen su gracia, también por su aroma de cómica nostalgia ochentera. Tanto los efectos especiales como la tensión dejan bastante que desear; todo es liviano y humorístico, pero se deja ver. Protagoniza un joven Adam Arkin, hijo de Alan Arkin, que más tarde realizaría, además de actuar, amplias labores de dirección, sobre todo en series de televisión como Justified: La ley de Raylan o Hijos de la anarquía.

4/10
Simon

1980 | Simon

Un grupo de científicos contacta con Simon Mendelssohn, un profesor de psicología, para convertirle en objeto de un experimento de lavado de cerebro. Debut como director de Marhall Brickman, que acababa de escribir Manhattan y Annie Hall, junto a Woody Allen.

5/10
El mago de Lublin

1979 | The Magician of Lublin

Yasha Mazur es un mago judío, que trata de salir adelante con su espectáculo ambulante, en Polonia, a principios del siglo XX. Aunque está casado, Yasha mantiene relaciones con otras mujeres. Adaptación de una novela de Isaac Bashevis Singer, con un impecable trabajo de Alan Arkin, interpretando al protagonista.

5/10
Los suegros

1979 | The In-Laws

Un dentista conoce a su futuro suegro, que resulta ser un agente de la CIA que le pide ayuda para una misión en Centroamérica. Amena comedia donde destaca la pareja Alan Arkin-Peter Falk.

3/10
Se venden incendios

1977 | Fire Sale

Benny se va de viaje con Ruthie, su mujer, a Florida. Pero necesita a alguien que se encargue de su tienda mientras está fuera. Decide dejarle la responsabilidad a su hijo. Dirige Alan Arkin, que a pesar de que realiza una buena interpretación, no parece compaginar bien el hecho de estar en ambos lados de la cámara.

5/10
Elemental, Dr. Freud

1976 | The Seven-Per-Cent Solution

Desmitificador y heterodoxo film sobre la figura de Sherlock Homes, en la que el detective, totalmente paranoico, acude a visitar al célebre psicoanalista vienés Sigmound Freud para que le trate de su dependencia a la cocaína (cuya pureza es una "Solución al siete por ciento", que no es otra cosa que el título original del film). Antes de estar curado, Holmes debe hacer frente a un complejo caso en el que está involucrada una conocida actriz también aficionada a las drogas. Basado en una novela de Nicholas Meyer (después un más que notable director, con títulos como Los pasajeros del tiempo) que él mismo se encargó de escribir para el cine. Tanto dicho guión adaptado como el vestuario de Alan Barrett fueron candidatos al Oscar. Cuenta con una elaborada banda sonora de John Addison que capta a la perfección los comportamientos y descripciones de los personajes.

7/10
Una extraña pareja de polis

1974 | Freebie and the Bean

Freebie y Been no sólo son compañeros en su trabajo como agentes de policía, sino que también son grandes amigos. Llevan meses juntando pistas para meter entre rejas a Red Neyers, un peligroso mafioso, pero descubren que alguien ha contratado a un asesino a sueldo para eliminarle. Deberán evitar que el asesino cumpla su objetivo y arruine el trabajo que tanto tiempo les ha llevado. Enésima repetición del esquema de la pareja de policías de personalidades contrapuestas. Combina elementos de la comedia, el thriller, y el cine de acción. Inspiró una serie televisiva que apenas tuvo éxito.

5/10
Trampa 22

1970 | Catch 22

El director de Armas de mujer satiriza el cine bélico, a través de un piloto que, durante la Segunda Guerra Mundial, intenta desesperadamente hacerse pasar por loco, para que le retiren del servicio. Junto a Alan Arkin y Martin Balsam, destaca la presencia en el reparto del músico Art Garfunkel.

4/10
Popi

1969 | Popi

Abraham Rodríguez, portorriqueño viudo afincado en Nueva York, tiene que trabajar duramente para mantener a sus dos hijos y pagar el alquiler del apartamento. Desempeña cualquier trabajo que le ofrecen con tal de conseguir dinero. Una noche, debe ejercer de camarero durante una fiesta con unos millonarios cubanos. Decide aprovechar el acontecimiento para llevar a cabo un arriesgado plan. El todoterreno Alan Arkin realiza una excelente composición de un emigrante portorriqueño, en esta comedia dramática. El guión es lo suficientemente ingenioso.

5/10
El rey del peligro

1968 | Inspector Clouseau

Después de que Peter Sellers rehusara encarnar a Clouseau por tercera vez en 1968 (lo haría en 1975), su recambio fue Alan Arkin. Las comparaciones son odiosas, y se echa de menos a Blake Edwards tras la cámara, pero es una curiosidad digna de verse.

4/10
El corazón es un cazador solitario

1968 | The Heart Is a Lonely Hunter

John es un chico sordomudo que llega a un pueblo y en seguida conoce a Mick, una joven en plena crisis adolescente. A pesar de la dificultad para entenderse, ambos se hacen amigos rápidamente y juntos vivirán experiencias propias de la juventud, apoyándose el uno en el otro. Además, John empezará a sentirse atraído por ella. Film dirigido con estilo por Robert Ellis Miller, donde Alan Arkin fue nominado al Oscar al mejor actor y Sondra Locke a la mejor actriz secundaria. Se trata de una adaptación, algo libre, de la extraordinaria novela homónima de Carson McCullers.

4/10
Siete veces mujer

1967 | Woman Times Seven

Curioso proyecto del tándem italiano Vittorio De Sica-Cesare Zavattini, compuesto por siete minihistorias de desengaños amorosos que se desarrollan en París. El film está rodado en inglés, y los siete episodios tienen protagonista femenina común, Shirley MacLaine. La viuda cortejada por el médico que atendió a su difunto marido durante el entierro; la mujer que, descubierta la infidelidad de su marido, decide castigarle con la misma moneda, dispuesta a liarse con el primer tipo que encuentre; la azafata abordada por dos tipos en una convención, y que tienen una sesión "intelectual" con ella muy ligera de ropa; los frustrantes esfuerzos de una mujer por complacer a su egocéntrico marido escritor; la mujer contrariada porque alguien va a lucir el mismo vestido que ella en la ópera de París; la pareja de amantes adúlteros, dispuestos a rubricar su relación con un doble suicidio; y la mujer de vida anodina que, al observar con una amiga que las sigue un tipo, cree que se debe a su arrebatador atractivo. Con estos mimbres De Sica y Zavattini arman una cesta de inconfudible y agridulce sabor latino, con una MacLaine capaz de ofrecer una buena variedad de registros, y un estupendo plantel de actores secundarios.

6/10
Sola en la oscuridad

1967 | Wait Until Dark

El piso de una invidente (la siempre versátil Audrey Hepburn) es asaltada por un trío de narcotraficantes, que ocultaron droga en una muñeca que ha ido a parar allí por casualidad. Narrada prácticamente en una habitación cerrada (su procedencia teatral es clara), destaca su planificación y el excepcional manejo de la tensión narrativa, pese a alguna leve licencia poco verosímil. No apta para cardíacos.

6/10
Que vienen los rusos

1966 | The Russians Are Coming, The Russians Are Coming

Rodada en los mejores tiempos de la guerra fría, Que vienen los rusos es una simpática comedia que narra la divertida situación que se origina cuando un submarino ruso encalla en las costas americanas. Obligados a salir al exterior, los miembros de la tripulación del submarino soviético entran en contacto con los lugareños de un pueblecito norteamericano, que creen verse envueltos en una tercera Guerra Mundial. Norman Jewison dirige esta amable sátira de la guerra fría con acierto, logrando dibujar la sonrisa en la cara del espectador y en ocasiones arrancarle la carcajada, Cuenta para ello con un excelente reparto, destacando Alan Arkin como comandante del submarino (su interpretación le valió el globo de oro al mejor actor), Brian Keith, que está "tronchante" en su papel de ineficaz jefe de policía, y Jonathan Winters como su ayudante. El film obtuvo cuatro nominaciones a los oscars en las categorías de mejor película, mejor actor, mejor guión adaptado y montaje.

6/10
Se venden incendios

1977 | Fire Sale

Benny se va de viaje con Ruthie, su mujer, a Florida. Pero necesita a alguien que se encargue de su tienda mientras está fuera. Decide dejarle la responsabilidad a su hijo. Dirige Alan Arkin, que a pesar de que realiza una buena interpretación, no parece compaginar bien el hecho de estar en ambos lados de la cámara.

5/10

Últimos tráilers y vídeos